ed-capitulo-1608
ED - Capítulo 1608
32621
1608

Capítulo 1608: El viejo misterio

Traductor: Crowli

Capítulo 1608: El viejo misterio

La matriarca sacudió la cabeza en respuesta: "Incluso si Gu Zun involucra a Inmortales del Remonte, no pueden detenerte en absoluto aunque utilicen todo su potencial".

"Esa secta necesita rezar por su propia fortuna. Si les crecen algunos ojos, pueden seguir sobreviviendo. Pero si sus ojos están en la nuca, entonces acabaré con ellos". Li Qiye sonrió tranquilamente.

La matriarca estaba acostumbrada a ese estilo. Para el mundo, Inmortal Naciente estaba lleno de expertos y podía considerarse el supremo de los nueve mundos. Sin embargo, para Li Qiye, sólo era una gran secta en el mejor de los casos. Podía destruirlos cuando quisiera. ¡Esta fue la razón por la que el Inmortal Naciente eligió no salir durante tres generaciones!

"La secta debe saber un poco sobre ti, ¿verdad?" Dijo.

Li Qiye le devolvió la sonrisa: "Viviste durante la generación del Emperador Inmortal Yin Tian, así que no entiendes completamente a Inmortal Naciente. Su estructura de poder no es simple. Tiene muchos reinos externos con una increíble cantidad de ciudadanos y quizás más de diez millones de discípulos".

Hizo una pequeña pausa antes de continuar: "Su estructura de poder, por decirlo de la manera más sencilla, está compuesta por cinco ramas. Es compleja y cambia en cada época. La rama que tenga ventaja estará al mando".

"Puede que sea así, pero ¿importa qué rama esté al mando? Ninguno de ellos debería intentar tocar tus bigotes, especialmente la rama del Emperador Inmortal Tun Ri y la del Emperador Inmortal Ba Mie. Los generales bajo sus alas deberían seguir siendo leales hacia ti". La matriarca dijo.

"Los tiempos están cambiando, lo mismo que el Inmortal Naciente. Además, Tun Ri y Ba Mie no son considerados mis alumnos ya que solo les ayudé y enseñé un poco." Li Qiye negó con la cabeza.

"Además, ellos tampoco tienen poder. Después de todo, la secta tiene sus propias reglas y ellos han hecho su pacto. Además, ya son viejos y puede que no tengan control sobre nada". Y se explayó.

"Si realmente desean oponerse a ti, entonces sólo son ranas bajo el pozo que buscan su propia destrucción". Afirmó.

Li Qiye reveló una débil sonrisa: "La posibilidad de que se suiciden es bastante alta. La influencia del Emperador Inmortal Ren Xian es grande, así que su rama debe ser bastante fuerte ahora".

Ella frunció el ceño en respuesta: "Hmm, ¿crees que el emperador todavía tenía rencores contra ti en ese entonces por lo que dejó algunos planes para oponerse a ti?"

"Ren Xian tiene un gran autocontrol. Independientemente de su origen y su línea de sangre, sigue siendo un emperador con la previsión necesaria para entender lo que debe y no debe hacerse. A pesar de sus grandes logros, sigue mostrando una gran moderación después de convertirse en emperador, ¡por eso quería el título, Ren Xian!" [1]

"Quiere quedar bien contigo además de mostrar su determinación contra su origen, así que su título hace alarde de un origen humano". La matriarca era consciente de las circunstancias.

En aquel entonces, Ren Xian era el candidato elegido de Inmortal Naciente para la Voluntad del Cielo. Sin embargo, debido a su línea de sangre, Li Qiye no estaba de acuerdo con esto, pero Inmortal Naciente estaba empeñado en tener un quinto emperador.

Tuvieron una pequeña pelea debido a esto, pero la secta finalmente hizo muchas promesas, incluso un juramento de sangre. El propio emperador era parte de esto.

Debido a todas las concesiones, Li Qiye optó por hacer la vista gorda a la competencia.

Durante esa generación, el joven emperador no defraudó a la secta. Arrasó con los nueve mundos y se hizo con el trono. Sin embargo, incluso después de hacerse invencible, mantuvo su promesa y siguió siendo muy respetuoso con el Cuervo Oscuro.

"Aunque no estaba de acuerdo con que se convirtiera en emperador, hizo un buen trabajo después. A pesar de su sinceridad, mantuvo su promesa y ejerció el autocontrol. No hizo ciertas cosas sólo porque era un emperador o porque su secta era Inmortal Naciente..."

"... Es difícil criticarlo en estos aspectos. El problema son sus descendientes. Ellos creen que Inmortal Naciente es el verdadero gobernante de los nueve mundos, y que su línea de sangre es la más poderosa y preciosa. Estas creencias los volvieron locos".

"Por lo tanto, se vieron obligados a aislarse, no se les permitió surgir durante la generación del Emperador Inmortal Qian Li". Dijo ella.

Ella no experimentó personalmente la prueba, pero había oído hablar de ella antes. En el pasado, algunas personas de las sectas hicieron en secreto algunas cosas con su línea de sangre e invocaron la ira del Cuervo Oscuro.

Registró con fuerza cada centímetro de Inmortal Naciente. La secta tembló ante su llegada y muchos peces gordos se vieron obligados a suicidarse. Al final, se aislaron del mundo. Esta fue la razón por la que tan pocos discípulos de la secta aparecieron durante las tres generaciones del Rey Dragón Negro.

"Un montón de idiotas siendo mordidos por su propia sangre, pensando que son los amos del mundo". Li Qiye dijo sin emoción.

"¿Mordidos?" Ella se sorprendió al escuchar esto: "¿Devorará su cuerpo eventualmente?".

Li Qiye negó con la cabeza: "No lo sé, pero cada vez se alejarán más de su propia raza mientras se acercan a la verdadera naturaleza de esta línea de sangre. Por eso la línea de sangre es tan aterradora. ¡Incluso la hebra más delgada podría tener una oportunidad de atavismo! Por eso esta raza era tan poderosa".

"¿Encontraste alguna pista cuando buscaste en la secta en aquel entonces?" Preguntó después de contemplar en silencio.

"Sólo un poco. Tenían una lealtad absoluta a Inmortal Naciente. Una vez que supieron que iba a husmear aún más, se suicidaron inmediatamente y destruyeron todo rastro. Sin embargo, sé que algunos de ellos ya intentaron experimentar con esta sangre". Li Qiye se rió.

"¿Realmente te lo ocultaron? Debe ser un gran problema entonces". Su expresión cambió ligeramente.

"Tiene algo que ver con un artefacto supremo". Los ojos de Li Qiye también se volvieron serios: "No está en el Inmortal Naciente, pero estoy seguro de que ha aparecido allí en secreto de vez en cuando. ¡Esa es la razón por la que estoy seguro de que el objeto está todavía en posesión de esta raza!"

Ella entendía vagamente lo que era el objeto porque Li Qiye lo había estado buscando cuando tenía el control de los nueve mundos.

"No importa, ya que al final no se me escapará". Li Qiye declaró con calma: "No me importa cuántas generaciones o lo bien que lo escondan, algún día lo tomare".

La matriarca sabía que Li Qiye había tendido una gran trampa y estaba preparada para que el enemigo cayera.

Después de un rato, dijo suavemente: "Su Excelencia, ¿por qué cedió entonces? Si te mantuvieras firme en contra de dejarles entrenar al Emperador Inmortal Ren Xian, no necesariamente se atreverían a hacerlo entonces".

Li Qiye reflexionó cuidadosamente sobre esta pregunta. Cerró los ojos y se recostó en la silla maestra como si estuviera durmiendo.

Finalmente abrió los ojos y respondió: "Nadie tiene realmente un corazón de hierro. O tal vez fue porque he matado a demasiada gente y entonces me volví de corazón blando".

Ella no contestó, sólo esperó a escucharle.

"A veces, en la oscuridad de la noche, he pensado si he masacrado a demasiada gente. Pero, por otra parte, nunca debería tener piedad en este asunto. Si los humanos o cualquiera de las razas tuvieran algo que ver con esto, debería masacrarlos". Dijo lentamente.

"Su Excelencia, tenía razón en esto. Sólo si se elimina esta sangre por completo, los nueve mundos tendrán paz. De lo contrario, la oscuridad seguirá cerniéndose sobre todos nosotros". La matriarca dijo solemnemente.

"Qingfeng, sé que siempre me has apoyado y escuchado. Pero, ¡nunca has sido testigo de los periodos en los que masacré los nueve mundos, cuando dejé que la sangre se filtrara profundamente en el suelo! Durante esos tiempos, algunos generales comenzaron a vacilar. Dime, ¿qué debería haber hecho con ellos?"

"Matar". Respondió sin dudar.

"Sí, y los maté". Li Qiye volvió a cerrar los ojos y dijo con amargura: "Ordenar personalmente la muerte de generales leales con innumerables hazañas meritorias... No es algo fácil para el corazón".

El silencio se apoderó de la sala. Después de un buen rato, suspiró suavemente: "Por lo tanto, soy un tirano, la mano oscura detrás de las cortinas. Soy alguien que sólo puede existir en la oscuridad. No soy un Emperador Inmortal, un faro de luz, sólo un carnicero sin corazón que ha masacrado los nueve mundos. Mis manos están manchadas con tanta sangre".

  1. Ren Xian = Hombre + Virtuoso/Digno. Este es un título difícil de traducir porque tiene significados e implicaciones subyacentes, no sólo para sonar bien

Comentarios del capítulo: (0)


ed-capitulo-1609
ED - Capítulo 1609
32622
1609

Capítulo 1609: Dieciocho cañones de cristal

Traductor: Crowli

Capítulo 1609: Dieciocho cañones de cristal

La monarca eligió cuidadosamente sus palabras: "No importa quién sea usted, Su Excelencia. ¡Eres alguien que carga con lo que nadie más se atreve! Los emperadores inmortales tienen sus generaciones brillantes, pero sólo cargan con un poder invencible, ¡no con el inmenso peso de los nueve mundos! ¿Quién es el que lo hace, manchado de infamia, pero sigue protegiendo los nueve mundos? No son los Emperadores Inmortales ni las miríadas de razas y poderes. Tú eres el vigilante, Su Excelencia, el que detiene la oscuridad. Tu existencia permite la brillante Era de los Emperadores".

Hizo una pausa antes de continuar: "Sin usted, la oscuridad volvería a aparecer tarde o temprano. Tú has estado haciendo tu trabajo, eliminando esta línea de sangre todo este tiempo, no los emperadores. Ellos eran ciertamente asombrosos y no se puede negar que también habían caminado por un camino pavimentado con huesos, pero ninguno cometió una masacre de tu magnitud. No es por su incapacidad, ¡es porque no querían hacerlo! Estaban enamorados de su propia reputación, no querían ser vilipendiados por la generación futura como un carnicero que masacra la inocencia..."

Un suspiro interrumpió su discurso: "Apreciaban demasiado esta reputación y temían que hacer actos malvados acabara con las críticas. Por ejemplo, matar a inocentes después de convertirse en emperadores. Muchos de ellos eran conscientes de que al principio de la Era de los Emperadores, esta línea de sangre seguía fluyendo en los nueve mundos. Se dispersaron con hibridaciones por todas partes. Con esta información, también sabían que la oscuridad vendría de nuevo, pero ¿por qué no hicieron una limpieza masiva? Todo se debe a su propio ensimismamiento. Debido a esto, todo el tiempo, tú eres el único que tiene que cargar con las maldiciones del mundo. Eres el único al que no le importa el respeto de los demás o si te temen o no. Debido a tu falta de segundas intenciones, eres capaz de corregir el gran error levantando tu espada de verdugo para cortar la línea de sangre".

Continuó con seriedad: "En efecto, fuiste un carnicero, la mano oscura detrás de las cortinas. Sin embargo, sin tu continua limpieza, ¿qué aspecto tendrían ahora los nueve mundos? Como tú has dicho, la sangre muerde. Con la más mínima incautación, la miríada de razas dejará de existir. Los humanos, los espíritus y los gólems dejarán de existir; sólo quedará una raza. No será sólo una oscuridad esclavizante, ya que en ese momento, todas las razas se habrán convertido en una sola".

"Por lo tanto, todas las criaturas de los nueve mundos deberían estar agradecidas contigo. Tus conquistas hicieron posible que vivieran hasta el presente. Pero tal vez tengas razón, nunca he experimentado una de estas grandes masacres. Sin embargo, puedo ver una cosa con certeza, el futuro de los nueve mundos sin ti. Por eso, te apoyaré. Si necesitas purgar el mundo una vez más, sólo dame la orden, ¡la llevaré a cabo sin vacilar!" 

Li Qiye parecía estar durmiendo en su silla. Después de un largo rato, se rió en respuesta: "La gente tiene derecho a su propia opinión. Cada general de entonces merecía este derecho. Algunas cosas no pueden ser forzadas en este mundo".

"En cada generación, el mundo siempre alabo a los emperadores y sus majestuosos logros. Sin embargo, maldijeron tu nombre sin intentar comprender tus hazañas. Aunque supieran de tu existencia, sólo reaccionarían con miedo. Esto se debe a su propia falta de previsión". Dijo ella.

"Déjalos". Li Qiye sonrió tranquilamente: "Ya que soy un carnicero, debería levantar mi espada contra los nueve mundos. La narración particular está bien". En este punto suspiró suavemente.

Como Cuervo Oscuro, no le importaban las palabras del mundo. Sin embargo, cuando sus leales y consumados generales se resistían a él, ¡dar personalmente la orden de matarlos era una elección involuntaria y dolorosa!

No obstante, alguien debía hacerlo tal y como había dicho la matriarca. Había que limpiar hasta la última gota de sangre o la oscuridad podría volver a aparecer.

La matriarca -su antigua camarada que había estado en el infierno y de vuelta con él- se quedó mirando a este hombre aparentemente ordinario. Ella sabía que él podría haber perdido los sentimientos debido a su corazón de dao de hierro, ¡había un dolor sustancial y recuerdos no deseados acechando debajo!

Por eso lo admiraba de verdad. Soportó en silencio el sufrimiento y la infamia para proteger los nueve mundos. Incluso los emperadores palidecían en comparación con sus sacrificios.

"Está bien hacer otra purga". Li Qiye se sentó y dijo: "Si el Inmortal Naciente quiere venir, entonces que lo haga. Quiero ver lo que tienen escondido en esta generación". Sus ojos brillaron con un destello frío.

El monarca estaba preparada para el baño de sangre que se avecinaba después de ver su expresión.

"Pero ya estoy un poco cansado de matar todo el tiempo". Li Qiye dijo con una sonrisa: "Tus dieciocho cañones de cristal no han sido utilizados durante mucho tiempo. Sácalo para probar su fuerza ahora. Matar una gallina con una hoja de buey es muy divertido".

"Los traeré aquí, Su Excelencia". Ella se alejó.

Un momento después, trajo dos cajas. Una era excesivamente grande mientras que la otra, de madera, era muy muy portátil.

Estaban protegidos con muchas capas de sellos, lo que indicaba el valor del contenido.

La matriarca abrió entonces los sellos y de el salieron penachos de luz brillante y translúcida.

En su interior había un cañón de gran tamaño hecho de cristales y decorado con poderosas runas. El material emitía un poder misterioso. Lo más extraño era que el cañón no era un solo barril, sino un grupo de diferentes tamaños.

"Los dieciocho cañones de cristal". Li Qiye sonrió después de verlo: "Este tipo de cristal es realmente el más fino. Sólo la Mina Inmortal de Cristal sería capaz de producirlos. Es una lástima que esos vejestorios sean demasiado tacaños".

Estos cañones eran el tesoro que definía al Clan Yu, su as. Incluso los que conocían su existencia en el clan no los habían visto antes en persona.

"Este es su amor por nosotros, utilizando materiales tan preciosos para fabricar esta arma sin igual para nuestro clan". Dijo ella.

"Sólo estaba aburrido y practicando". Li Qiye dijo con una sonrisa.

Los cañones no fueron creados con un método de esta época. Compartían el mismo origen que el Lanzador Hexa Engranaje del Lord el Inframundo, pero su propio arte de herrería se había perdido en la historia.

La principal diferencia era el tipo de material. El lanzador era mucho más valioso y los cañones se crearon después.

Después de crear el lanzador, Li Qiye rara vez volvió a utilizar este método de herrería, pero debido a las contribuciones de la matriarca y su marido, creó esta arma con algunos materiales a mano y se la dio.

También abrió el otro cajón. Este tenía una fila ordenada de diamantes rojos que servían de munición. Cada uno de ellos se asemejaba al propio sol con una llama espectacular.

"¡Uranio de llama de dragón!" Li Qiye miró cada diamante y sonrió: "Cargarlos y dispararlos será espectacular". 

"Su Excelencia, ha tenido que exprimir la esencia de un sol entero sólo para hacer estos diamantes". Dijo con emoción porque ya había visto el poder devastador de esta arma.


Comentarios del capítulo: (0)