ed-capitulo-1774
ED - Capítulo 1774
33849
1774

Capítulo 1774: Feto Dao Prenatal

Traductor: Crowli

Capítulo 1774: Feto Dao Prenatal

Cuando Li Qiye volvió a la mesa de apuestas, Li Langxuan vio su material dao elegido y se sorprendió: "Tu elección es realmente inesperada. Este material dao del abeto rojo es el más común en los trece continentes. El fuego del trueno se produce con la armonización del cielo y la tierra, por lo que muchas raíces de estos árboles dan lugar a fetos dao. Sin embargo, la mayoría de estos fetos dao son Adornos Blancos. La posibilidad de obtener los grados superiores es lamentablemente baja. Parece que esta vez te la juegas de verdad o confías plenamente en tu visión".

Li Langxuan estaba muy contento de hablar con un tasador mortal. Cuando dos tasadores hablaban de materiales dao, solía aparecer una extraña sensación de familiaridad y cercanía.

"La gente dice que no es divertido no confiar en la suerte cuando se juega. La sorpresa agradable es la parte estimulante". Li Qiye sonrió y dijo: "Eso es lo que estoy haciendo. Si sale algo bueno, los corazones empezarán a palpitar".

"Si ese es el caso, espero que la suerte esté de tu lado". Li Langxuan siguió siendo cordial con un tasador capaz.

"Jajaja, si puede mantener su vida de perro después de perder sus brazos y ojos, entonces la suerte está realmente de su lado". El príncipe hizo una mueca y no trató de ocultar su sed de sangre en absoluto.

"Empecemos, yo iré primero". Bajo la supervisión de los tasadores del taller, Li Langxuan sacó su cuchillo para cortar la pieza elegida.

"Xsss, Xsss, Xsss..." Se produjeron oleadas de ruidos de corte. Li Langxuan tenía bastante experiencia con su cuchillo, por lo que se ganó grandes elogios de los profesionales que estaban cerca. Este tipo estaba dotado tanto para valorar como para cortar.

El material se volvió cada vez más brillante, con capas similares al jade que se desprendían. Parecía que el aceite se estaba filtrando y creando el acabado brillante.

"Es un buen feto dao, creo que será uno defensivo". Muchos sabían que algo sorprendente estaba a punto de salir. 

Las rodajas se hicieron más finas ya que el cuchillo estaba a punto de alcanzar el feto dao. Una tenue luz desde el interior penetró en la fina capa.

"¡Ahora sí es un tesoro!" Gritó un experimentado tasador.

"¡Ja, definitivamente es un feto de Otorgamiento del Cielo, miserable mortal, tiembla ahora!". El príncipe estalló en carcajadas.

Li Qiye estaba tranquilo a diferencia del príncipe, pero los tres que estaban a su lado se preocuparon. Cuanto mejor era el tesoro, menos posibilidades tenía Li Qiye de ganar.

"¡Boom!" Langxuan finalmente sacó el feto dao completo. Cuando lo colocó en la mesa de apuestas, emitió un claro brillo consistente en rayos parecidos a los de un taladro que deslumbró a toda la multitud.

Era un escudo del tamaño de la palma de la mano, una buena base para crear un artefacto defensivo.

"Otorgamiento del Cielo en forma de feto de escudo. Definitivamente es el mejor grado entre los fetos postnatales". Un experto comentó.

"Es increíble, Joven Noble Li, ¿venderás este feto?" Un maestro de secta se emocionó y quiso comprar el feto escudo.

El Otorgamiento del Cielo era el rango más alto de los fetos postnatales.

El príncipe se volvió hacia Li Qiye y sonrió cruelmente: "Mortal, ¿te vas a cortar los brazos o tengo que hacerlo yo por ti? Aunque no lo haré sin dolor".

Li Qiye volvió a ignorar al príncipe mientras el grupo se quedaba atónito ante el feto de Otorgamiento del Cielo. Este era el rango más fino; el resultado, la derrota de Li Qiye, ya estaba decidido.

El corazón de Xiaoshan pendía de un hilo. Era impotente aunque quisiera ayudarle, porque no podían resistirse a un personaje del nivel del príncipe heredero.

"Sólo tengo suerte". Langxuan lanzó un suspiro de alivio y ahuecó el puño hacia Li Qiye. Su actitud era mucho mejor que la del príncipe mandón.

Confiaba en producir un feto Marcial Naranja y no esperaba tener la fortuna de conseguir el mejor grado. Su victoria estaba asegurada debido a esto.

"Es hora de probar mi suerte entonces". Li Qiye no se inmutó y sonrió.

Dicho esto, comenzó a cortar con gran delicadeza.

"¿Ese tipo quiere invertir la marea con un material dao del abeto rojo? La posibilidad es menor que la de ser golpeado por un meteorito". Un tasador sacudió la cabeza tras ver la negativa de Li Qiye a rendirse.

"Un abeto rojo aún puede producir un buen feto dao aunque la probabilidad sea baja. Sin embargo, incluso si uno tuviera la suficiente suerte, el mejor resultado sólo será un feto Marcial Naranja. No hay ninguna posibilidad de ganar cuando el Joven Noble Li había conseguido un Otorgamiento del Cielo". Otro experto añadió.

El príncipe sonrió siniestramente después de ver esto, confiado en el resultado: "Adelante, tómate tu tiempo para retrasar tu inevitable derrota".

"Xssss..." Las capas de madera se desprendieron y se esparcieron como polvos de carbón. No había ningún acabado brillante. Cualquiera que estuviera en el negocio ya podía ver que era un feto de Adorno Blanco.

"Esta pieza de madera no tiene brillo. En efecto, ha sido quemada por el fuego del trueno. Su área de armonización es demasiado superficial, eso es un Adorno Blanco con seguridad". Afirmó sin optimismo un tasador experimentado.

El grupo de Shen Xiaoshan se puso más pálido después de escuchar los comentarios de estos tasadores. Sentían que Li Qiye ya había perdido.

Un maestro de secta sacudió la cabeza con un matiz de arrepentimiento: "Se acabó. Un tasador mortal es un gran logro, pero ya no puede serlo sin sus manos".

Algunos entre la multitud estaban realmente lamentando la pérdida de un talento.

"¡Boom!" Li Qiye finalmente terminó de sacar el feto completo.

Un aura de caos impregnó la mesa como si se hubiera desenterrado una mina subterránea. El poder del reino del Soberano Dao apareció con un toque de origen.

"¿Qué está pasando?" Esta atmósfera caótica conmocionó a los cultivadores cercanos.

"¡Es un feto dao prenatal!" Los experimentados tasadores supieron enseguida lo que ocurría. Se acercaron para observar cuidadosamente la energía del caos dentro del feto.

Vieron un feto espada que yacía allí, envuelto en un océano de espesa energía del caos. Nadie se atrevía a subestimar este pequeño feto porque ya contenía el poder del nivel de Soberano Dao.

"¡Un feto dao prenatal de nivel Soberano Dao y grado Marcial Naranja!" Concluyó un evaluador.

La multitud estaba asombrada después de escuchar esto.

"¿Un feto prenatal de un abeto rojo? Eso es increíble. He cortado muchos de ellos antes". Un cultivador que solía ser un tasador afirmó conmocionado.

Debido a que los materiales dao del abeto rojo eran abundantes y más baratos en el mercado, mucha gente aprendió el arte de la tasación con estos materiales. 

La mayoría de ellos resultaban ser fetos de Adorno Blanco. Los casos más raros daban como resultado fetos de la Fuerza Violeta.


Comentarios del capítulo: (0)


ed-capitulo-1775
ED - Capítulo 1775
33850
1775

Capítulo 1775: Rangos del Feto Dao

Traductor: Crowli

Capítulo 1775: Rangos del Feto Dao

La masa llovía continuamente cumplidos sobre este feto prenatal. No era tan raro en los trece continentes, pero uno proveniente de un abeto rojo era una historia diferente.

Los fetos Dao también se dividían en prenatales y postnatales; los primeros eran mucho más fuertes. Sin embargo, los prenatales comenzaban en el Soberano Dao y los de incrustación dorada en el cultivo y grado más bajo.

La mayor diferencia era que los fetos prenatales ya tenían el caos y las energías primordiales. Para simplificar, el propio feto se había cultivado.

Los fetos postnatales no tenían ninguna y partían de cero. Tras fusionarse con metales y minerales divinos para convertirse en un arma dao, su cultivo aumentaba con su maestro o creador.

Así, después de que el cultivador alcanzara el Soberano Dao, su arma también alcanzaría el Soberano Dao y disfrutaría del poder de este reino.

Este no era el caso de los fetos prenatales. Después de salir, ya tenía el poder de este reino y seguiría creciendo con su maestro después de convertirse en un arma.

Por ejemplo, un feto prenatal de Soberano Dao todavía tendría el poder de un Soberano Dao, incluso si su usuario está en un reino más débil. Cuando el usuario se volviera más fuerte que un soberano, el arma crecería proporcionalmente más fuerte.

En resumen, su usuario y un arma prenatal tendrían el doble de poder en el mismo reino frente a un arma postnatal, ya que había dos cultivos superpuestos para el primer caso. Esta era la razón por la que las armas prenatales eran superiores y mucho más preciadas. Todos los cultivadores poderosos elegían fetos prenatales.

Por lo tanto, el feto actual de Li Qiye era el más bajo de todos los fetos prenatales de Incrustación Dorada y Soberano Dao.

"Tu perspicacia es asombrosa. Estoy realmente impresionado". Li Langxuan ahuecó el puño y alabó.

Esto no era simple suerte, estaba claramente basado en la habilidad.

Li Qiye sonrió y cogió despreocupadamente las tres armas de Sabio Dao colocadas para la apuesta por el príncipe heredero.

"¡Espera un momento!" El príncipe sostuvo las armas y gritó.

Li Qiye le miró y dijo rotundamente: "No apuestes si no puedes manejar la pérdida con elegancia".

"¿Quién dice que eres el ganador?" Pronunció el príncipe: "La Dotación del Cielo es más alta que la Marcial Naranja. Cuando el feto postnatal de Otorgamiento del Cielo alcance el Soberano Dao, ¡quién sabe cuál será el más fuerte!"

Este era el caso en términos de calidad, pero la fuerza real de ambos en el mismo cultivo era difícil de medir. Podría depender de las habilidades de los usuarios.

"¿Es así?" Li Qiye sonrió y dijo: "En efecto, hay un argumento a favor de las armas dao resultantes, pero estamos hablando de fetos dao, no de armas. Si ni siquiera puedes entender esto, deja de apostar y humillarte".

"¡Tú!" La expresión del príncipe se volvió fea. Estaba entrando en pánico después de perder, aunque la victoria y la tortura del mortal estaban tan cerca, así que había olvidado esto.

"Su Alteza, en términos de fetos dao, uno prenatal tiene un precio más alto que uno postnatal en el taller". Le recordó Langxuan.

El Otorgamiento del Cielo postnatal requería gestación y refinamiento antes de hacerse más fuerte. Sin embargo, un prenatal ya era poderoso desde el principio; esto justificaba el precio más alto.

"Este joven noble ganó la partida. El feto prenatal es más caro". Un tasador del taller tomó la decisión.

En esta sala de juego, la decisión del taller era la ley y reconocida por todos.

"Dile a la gente primero la próxima vez si eres tan mal perdedor". Li Qiye entregó casualmente las tres armas a Shen Xiaoshan antes de volver a burlarse del príncipe.

Su grupo estaba aturdido. Su alma abandonó su cuerpo antes porque pensaban que Li Qiye estaba seguro de perder y no esperaban un cambio tan grande. Además, estas armas del Sabio Dao estaban más allá de su imaginación, pero ahora, ella podía sentir su considerable peso en sus manos.

Ella era el foco de admiración de la multitud desde que Li Qiye recompensó a sus seguidores y tiró estas armas como si fueran meros repollos. Seguir a un maestro así era lo mejor del mundo.

"¡Iremos de nuevo!" El príncipe estaba lívido y golpeó la mesa.

No esperaba perder dos veces seguidas y ser humillado por un mortal como este.

"¿Y ahora qué? No me interesa algo pequeño, ve a lo grande". Li Qiye dijo rotundamente.

"¡Tu cabeza!" El príncipe dijo en voz alta con un brillo asesino: "¡Si pierdes, quiero tu cabeza!"

"¿También vas a apostar tu cabeza?". Li Qiye sonrió, con la intención de tomarse su tiempo con el tipo que había perdido la calma.

"Mi cabeza es demasiado prestigiosa para un mortal como tú. Di el precio que vale tu cabeza y lo apostaré". Afirmó el príncipe con arrogancia.

Naturalmente, el príncipe no quería apostar su propia cabeza y rebajar su estatus al nivel de los mortales. A sus ojos, sólo el dinero era suficiente.

Li Qiye sonrió, el pez ha vuelto a morder el anzuelo, no hay manera de que se baje ahora. Le dijo a Li Langxuan: "Ya que todos te llaman genio tasador, ¿cuánto crees que vale tu vida?".

A Langxuan le pilló desprevenido la repentina pregunta. Se recompuso antes de decir la verdad: "En mi opinión personal, mi vida no tiene precio, pero si es por una apuesta, ¡alrededor de 50.000.000 de Piedras del Caos Celestial Dao!".

Esta era definitivamente una suma exorbitante. Un gran poder no podía necesariamente producir este número. Por supuesto, era una cuestión diferente si lo valía o no, pero como genio tasador, su declaración era justificable.

"Bien, es raro que tenga ganas de jugar. También soy un gran negocio, aquí está mi precio, 10.000.000 de Piedras del Caos Celestial Dao. Apuesta esa cantidad y jugaré contigo". Li Qiye sonrió alegremente.

Todos los expertos presentes jadearon después de escuchar esta monstruosa estimación. Shen Xiaoxian y la gente como ella ni siquiera se atrevían a pensar en esta cantidad inalcanzable.

"Piensas demasiado en ti mismo, ¿10.000.000 de Piedras del Caos Celestial Dao? Creo que incluso 10.000.000 de Piedras del Caos Dao Celestiales es demasiado alto para tu vida!" El príncipe frunció el ceño.

"Si lo valgo o no es asunto mío. ¿Quién fue el que dijo que podía poner el precio antes? Ah, supongo que sólo estabas presumiendo todo el tiempo. No te equivoques y te enfades por ello, es demasiado embarazoso. Además, sólo son 10.000.000 de Piedras del Caos Celestial Dao, supongo que el País del Fénix Celestial debería cambiar su nombre por el de Gallina si ni siquiera puede pagar esta cantidad. Vuelve a tu pueblo, no vuelvas a hacer cabriolas por aquí". Li Qiye abofeteó verbalmente al príncipe.

El príncipe se puso rojo y sólo soltó su propuesta por rabia. No esperaba que este mortal anunciara un precio tan escandaloso.


Comentarios del capítulo: (0)