slrk-capitulo-116
SLRK - Capítulo 116
49688
116

Capítulo 116

Gulp, gulp, gulp.

El líquido pegajoso se arrastró por la garganta de Suho. El sabor era fétido y picante, pero era algo soportable. 'De todos modos, no es la primera vez que me enfrento a este tipo de veneno'.

A medida que consumía cada gota de veneno, los efectos pasivos que recibía, "Bendición de la plaga" de Que y "Longevidad dichosa" de Kandiaru, se activaban dentro de su cuerpo.

Ding.

[Se han detectado sustancias nocivas.]

["Buff: Desintoxicación" ha iniciado el tratamiento.]

[3, 2, 1… La desintoxicación se ha completado.]

[Se elimina "Efecto secundario: músculos dañados".]

Primero, los efectos secundarios fatales del veneno fueron neutralizados a través de la purificación.

Ding.

[Efecto "Escamas de hierro de Kasaka": Se ha reducido el daño físico un 20 %.]

Con solo los efectos positivos restantes, la defensa de Suho aumentó significativamente. La habilidad de tolerancia al dolor de Suho había aumentado recientemente su defensa en un 100 por ciento, por lo que con el veneno, ahora logró un aumento total del 120 por ciento. Con esto, se había convertido en un tanque absolutamente formidable, que no podía ser superado en ninguna parte.

Sin embargo, lo que más le gustó a Suho fue la posibilidad de usar el veneno de Kasaka en sus ataques.

[Desventaja: Veneno de Kasaka]

El veneno debilitó la fuerza muscular de los objetivos afectados en 35 puntos, disminuyendo esencialmente su poder y velocidad generales. Esta desventaja era mucho más potente que el efecto "Parálisis", que simplemente ralentizaba los movimientos.

'Esto definitivamente será útil', pensó Suho. Inmediatamente convocó a Que.

"Sí, Maestro"

"A partir de ahora, imbuye todos tus ataques con el veneno de Kasaka."

"Entendido"

¡Whoosh!

Ante esa orden, la punta de la lanza de Que quedó imbuida del veneno.

'Sería más efectivo disparar a Que como una flecha, como lo hice hoy, y aplicar el veneno a los oponentes al comienzo de la batalla'. Por supuesto, Que podría usarse sin el veneno para ocuparse de los objetivos más débiles.

'Fue inesperado, pero adquirí una gran habilidad'. Suho asintió, con expresión de satisfacción.

***

Mientras Suho estaba verificando sus recompensas, las secuelas del incidente de Euljiro se estaban resolviendo sin problemas.

Después de que las últimas bestias mágicas fueron aniquiladas, el pantano comenzó a encogerse y finalmente desapareció. Tan pronto como se garantizó la seguridad de la zona, los reporteros acudieron en masa a Euljiro para transmitir el resultado de la situación urgente al público.

Por supuesto, dependía de los cazadores de la Asociación manejar esta caótica situación.

"¡Oh, Seokhun, de Hunter Daily! ¿Quién disparó la flecha negra que de repente voló del cielo? ¿Qué habilidad usaron?"

"¡Esas dos flechas prácticamente derribaron al monstruo jefe por sí solas y resolvieron todo el incidente! ¿Cuál es tu comentario?"

"Espera un momento. Por favor, una pregunta a la vez..." Jaehyuk parecía angustiado cuando de repente se vio rodeado por los micrófonos de los reporteros.

'No tengo tiempo para esto'. Si bien debería estar persiguiendo a Thomas Andre, quien había desaparecido repentinamente, se sintió como si estuviera dirigiendo una conferencia de prensa.

Sin embargo, eso no significaba que pudiera ignorar la situación e irse. Formaba parte del grupo de cazadores de la Asociación más cercano a Euljiro, y era su deber ocuparse de las secuelas del incidente. Afortunadamente, la situación se reprimió rápidamente y hubo pocas víctimas. La tarea más apremiante ahora era repartir los cadáveres de las bestias mágicas.

"¡Yo maté a este!", gritó un cazador.

"¡Tonterías! ¡Mira, estas son heridas de mi habilidad!"

'Aquí es donde comienza el verdadero dolor de cabeza'. La cabeza de Jaehyuk ya palpitaba mientras observaba a los cazadores pelearse por los cadáveres de las bestias mágicas, cada uno reclamándolos como propios. Curiosamente, ninguno de ellos se atrevió a tocar a las bestias muertas por las dos flechas negras que habían volado a mitad de la batalla.

'La primera flecha entró como un rayo y mató al monstruo jefe, y la segunda fue como un cañón de asedio que casi drenó el pantano. Si bien la segunda flecha no es nada despreciable, el verdadero misterio es la primera...' Después de haber visto a innumerables cazadores arqueros durante su carrera, Jaehyuk reconoció el significado de la primera flecha. Los otros cazadores debieron sentir lo mismo, por lo que ninguno de ellos se atrevió a intervenir para reclamar la propiedad.

'Pareció cambiar de rumbo para poder disparar con precisión al monstruo jefe, como si tuviera ojos'. Jaehyuk no habría estado tan confundido si se tratara de un misil guiado. Si ese fuera el caso, seguiría un camino visible hasta que llegara a su objetivo.

'Pero se retorció y giró desde su arco, luego cayó sobre el monstruo jefe. ¿Qué cazador arquero posee tal habilidad? Nunca he visto algo así'.

Sin embargo, sus preguntas se resolvieron más rápido de lo esperado. El mejor arquero de Corea del Sur hizo su aparición de repente. El grupo de reporteros se quedó boquiabierto.

"¡Es Lim Taegyu!"

"¡El maestro del gremio del gremio de demonios!"

"¡Ah, así que fue él quien disparó la flecha!"

"¡Por supuesto, solo un arquero con la habilidad de Taegyu podría hacerlo!"

"¡¿Qué-qué?! Espera, ¿Qué está pasando?" Taegyu se sorprendió cuando los reporteros de repente se acercaron a él.

"¡Maestro del gremio Lim! ¡Maestro del gremio Lim!"

"Usted fue el que disparó la flecha hace un momento, ¿No es así, Sr. Lim?"

"¡Señor Lim! ¡Una palabra, por favor! Escuché que compensó a las familias afectadas por Lee Minsung..."

"¡Espera! ¡Por favor, una pregunta a la vez!" Incluso Taegyu, un cazador de rango S, estaba nervioso en tal situación.

Con una cara sombría, movió la cabeza en busca de Suho. Alcanzó a ver al joven cazador observando tranquilamente su situación desde un rincón lejano e inadvertido. '¡Maldito sea ese niño!'

Suho simplemente asintió con la cabeza a Taegyu con una sonrisa traviesa y cálida, como diciendo: "Estoy seguro de que sabes qué hacer, ¿verdad?"

'¿Es enserio?' Taegyu gimió para sí mismo. 'No quiere revelar su identidad, ¿Es eso? ¿A qué se debe todo el misterio? ¡Los niños de hoy en día, de verdad!'

Por supuesto, había una parte de él que lo entendía. Después de todo, la atención de los medios no aumentaría el valor de Suho, solo conduciría a mayores molestias. El valor real de un cazador era algo que ellos mismos elevaban, independientemente del reconocimiento de los demás. La estructura era simple: cuantas más bestias mágicas cazaras, más dinero ganarías. A menos, claro, que estuvieras buscando empleo en un gremio importante, o tal vez desarrollando tu imagen de marca para iniciar la tuya propia...

'Espera, espera'. Taegyu hizo una pausa. De repente se dio cuenta del mensaje que Suho estaba tratando de enviar con esa expresión.

'¿Está haciendo esto para mi beneficio...?' Taegyu declarando su participación en este incidente podría restaurar la imagen caída del Gremio de los Demonios, aunque solo sea ligeramente. Frente a las críticas dirigidas hacia ellos, esta fue una oportunidad para que el maestro del gremio del Gremio de los Demonios transmitiera su fuerza duradera a través de los medios de comunicación. 'Pero, ¿Por qué Suho llegaría a tales extremos por mí?'

En ese instante, una voz llegó a los oídos del desconcertado maestro del gremio. "Con esto, mi deuda está pagada."

Taegyu se estremeció como si le hubiera caído un rayo. Frenéticamente, miró a su alrededor, pero el dueño de la voz inquietantemente familiar no se veía por ninguna parte.

'¿Podría ser...? ¡Conozco esa voz!' ¡Era su desafortunado amigo, Lee Minsung, el hombre que había llevado al Gremio de los Demonios a su estado actual!

"¡¿Dónde estás?!" El repentino arrebato de Taegyu, aparentemente no espontáneo, dejó desconcertados a los reporteros que lo rodeaban. Pero ellos eran lo último en lo que pensaba. "¡Dónde estás! ¡Habla!".

De lo que no se dio cuenta fue de que su viejo amigo ya no existía en este mundo. Solo quedaba Que, el cazador ahora renacido como un soldado de las sombras.

En medio de las sombras de los grupos de reporteros, Que miró en silencio el rostro de su viejo amigo. Volvió a hablar, pero sus palabras no fueron una disculpa ni una expresión de arrepentimiento. Después de todo, Que no tenía intención de buscar el perdón. Ahora, simplemente estaba cumpliendo con un deber.

"El Gremio de Demonios tiene un libro de contabilidad oculto, un fondo de sobornos acumulado por el difunto Lee Minsung. Ese dinero es propiedad del Gremio de los Demonios y no puede ser tocado por nadie más que por el maestro del gremio. Te diré la ubicación y la contraseña de la cuenta..."

Los ojos de Taegyu se abrieron de par en par cuando fue informado de esta verdad oculta. Escuchó atentamente mientras Que recitaba en voz baja la contraseña de la cuenta secreta, repitiéndola varias veces hasta que pudo memorizarla.

***

"Gracias, Maestro."

"¿Ha terminado todo?"

"Sí. Ahora no me arrepiento".

Mientras Beru observaba a Que inclinarse respetuosamente ante Suho, gruñó: "Verdaderamente ingrato. Pensar que has concedido una riqueza tan grande a un amigo antes de ofrecérsela a nuestro Joven Monarca".

"Al principio tenía la intención de hacerlo, pero legalmente hablando, es imposible. Solo puede acceder a esa cuenta el maestro de gremio o el vicemaestro de gremio del Gremio de los Demonios".

Que miró a Suho con una expresión ligeramente tímida mientras se excusaba. Después de todo, si no se hubiera manejado de esta manera, el dinero se habría desvanecido en el aire después de la muerte de Lee Minsung. Incluso con el dinero, es posible que el Gremio de los Demonios no vuelva a su antigua gloria, pero podría extinguir los incendios inmediatos.

"Creo que he hecho lo suficiente", declaró finalmente Que. Ahora, sintió que podía dejar de lado cómodamente el nombre de Lee Minsung.

"Bien hecho". Suho asintió ante la expresión de alivio de Que, y él y Beru regresaron a la sombra de Suho con un swoosh.

En ese momento, el joven cazador vio a Thomas Andre a lo lejos, caminando penosamente hacia él. Al igual que Taegyu, Thomas parecía haber sido atrapado por reporteros molestos y finalmente se había liberado.

"Entonces, ¿Estas preparado ahora?" ladró el anciano cuando llegó a Suho.

El joven cazador asintió de inmediato. "Sí, señor"

Satisfecho con la respuesta nítida, una comisura de la boca de Thomas se torció. "Nos vamos mañana por la mañana". Dicho esto, se dio la vuelta y se dirigió de nuevo hacia Laura.

Una luz resuelta brilló en los ojos de Suho mientras observaba la retirada del hombre. 'Mañana'. Finalmente, buscaría a su madre desaparecida. 'Ahora, a la Mazmorra del Glaciar'.

"Oye, Suho." Sacudiéndose a los reporteros, Taegyu también se acercó a él. "Solo una pregunta... ¿Eres el único que va a entrar en la Mazmorra del Glaciar, o tus amigos también se unen?"

"¿Amigos míos?"

"Sí. Los miembros de tu gremio".

Suho pareció perplejo por un momento antes de reflexionar sobre la pregunta. Sin duda, Esil lo seguiría, pero no estaba seguro de si debía mencionar a Dogyoon. El otro cazador había estado viviendo a su sombra recientemente mientras entrenaba con Ammut. Cuando Suho entrara en la Mazmorra del Glaciar, también lo atraería.

"Mmm. Supongo que lo serán," contestó Suho.

"Hmph. ¿Es así? Bueno, supongo que estará bien, ya que Thomas Andre también se une," murmuró Taegyu para sí mismo antes de rascarse la cabeza y asentir. "Bueno, cuídate. Si tus cazadores están en peligro, asegúrate de protegerlos".

"Por supuesto. No hace falta decirlo..."

¡¿Eh?' Los ojos de Suho se abrieron de par en par cuando de repente tuvo una extraña sensación de déjà vu. Por un momento, creyó ver un rostro familiar superpuesto al de Taegyu.

'Espera... ¿Podría ser...?' "Oye, por casualidad..."

Justo cuando Suho estaba a punto de preguntar algo, Taegyu lo interrumpió. "Ah, y como acabo de recibir algo de dinero inesperado… estaba planeando vender un arco que tenía por algo de efectivo, pero te lo prestaré. Puedes usarlo en la Mazmorra del Glaciar y devolverlo más tarde".

"¿Un arco?"


Reacciones del Capítulo (0)

Comentarios del capítulo: (0)


slrk-capitulo-117
SLRK - Capitulo 117
49689
117

Capitulo 117

[Isla Facade]

Facade, conocida como la república más pequeña del mundo, era una isla en el Océano Pacífico. Era una pequeña nación independiente, con una de las poblaciones más pequeñas entre los estados miembros de las Naciones Unidas, y era casi tan grande como la isla hawaiana de Maui.

A pesar de su tamaño, Facade era un país bastante rico. La isla en sí estaba hecha de fosforita, producida por una acumulación de guano, o estiércol de aves y murciélagos rico en minerales. El simple hecho de extraer las grandes cantidades de mineral de fosforita enterrado en el lecho de la isla generó inmensas ganancias. Las ganancias eran aún mayores porque la pequeña población de la isla no era costosa de mantener.

Sin embargo, cuando ocurrió el Gran Cataclismo, el tamaño de la nación se convirtió en un problema. Una población más pequeña, naturalmente, significaba un menor número de cazadores despiertos. Cuando aparecieron las puertas en la isla, faltaba críticamente la única fuerza capaz de detenerlas.

Finalmente, sucedió: una ruptura de mazmorra. La isla fue rápidamente invadida por la niebla azul, sin posibilidad de resistirse. Se había convertido en una mazmorra de campo.

El presidente de Facade, sabiendo que iba un paso por detrás, gastó una enorme cantidad de dinero para contratar cazadores extranjeros como mercenarios. Lamentablemente, la situación ya se había vuelto irrevocablemente grave. De repente, los ciudadanos comunes con poca o ninguna aptitud de maná comenzaron a transformarse en quemaduras de niebla y a causar estragos. El día de la ruptura de la mazmorra marcó la caída de Facade.

"En aquel entonces, la información sobre las quemaduras de niebla y la aptitud de maná aún no se había extendido por todo el mundo". Laura estaba informando a Suho sobre la situación mientras volaban a Facade en el jet privado de Thomas. "Así es como Facade desapareció por completo como nación. Todavía hay algunos supervivientes viviendo allí, pero esencialmente, se han convertidos en refugiados en su propio país".

"El presidente sigue vivo, aunque no estoy seguro de si es buena suerte o mala", comentó Thomas mientras observaba tranquilamente las nubes pasar con los brazos cruzados.

Suho lo miró. "¿El presidente despertó como un cazador?"

"Lo hizo. Tuvo suerte en ese sentido. Pero lo primero que hizo fue matar a su propia familia, que se había convertido en quemaduras de niebla... Entonces, eso es mala suerte".

Suho decidió que era mejor no hacer más preguntas. De hecho, fue una situación trágica.

Laura se subió las gafas y continuó: "Es por eso que hoy en día los expertos dicen que lo más peligroso de una ruptura de mazmorra no son las bestias mágicas, sino la niebla azul que emana de la puerta misma".

Suho asintió con la cabeza. Había aprendido a través de la experiencia que las bestias mágicas no eran más que refugiados a la deriva a través de la grieta dimensional. Por supuesto, su naturaleza inherentemente salvaje los llevó a atacar instintivamente y aprovecharse de los humanos, pero el problema más fundamental era la niebla azul.

De repente le vino a la mente una conversación que Suho tuvo una vez con Beru y el Colmillo de Rakan.

"Esta niebla azul es magia extraterrestre. Se utiliza para romper por la fuerza las barreras dimensionales y crear grietas en el mundo".

"Correcto. Debido a esta niebla, el santuario en el que estaba terminó a la deriva a través de una grieta dimensional y conectándose con la Tierra".

"Al final, lo que quieren estos seres del espacio exterior es extender esta niebla por todo el mundo y desencadenar una grieta masiva. Quieren que su ejército cree un agujero enorme, lo suficientemente grande como para cruzar dimensiones".

'Ayer, vi bestias mágicas empapadas en niebla azul que se extendían por el área contaminada a medida que se movían'. El rostro de Suho estaba serio mientras recordaba cómo el área del pantano se expandía en tiempo real.

Fue una suerte que tantos cazadores estuvieran cerca en ese momento. Si no hubieran resuelto la situación rápidamente, habría llevado a la formación de una de las mazmorras de campo que había encontrado con frecuencia. Al menos esas mazmorras estaban rodeadas de forma segura con alambre de púas, y se tomaron precauciones para evitar que las bestias mágicas escaparan, asegurando que el área no se expandiera más. Últimamente, también hubo esfuerzos para usar el poder de las piedras de maná en el alambre para evitar que las bestias también se acercaran.

Pero Facade estaba rodeada por el mar, y ya había comenzado a erosionarse antes de que se pudiera desarrollar un alambre de púas tan especializado.

"Hemos llegado" anunció el piloto.

Poco después, el jet privado aterrizó finalmente en la costa de Facade. Cuando la puerta del avión se abrió, Suho fue recibido por un escalofrío penetrante.

¡Gasp!

"¿E-estamos aquí?" Rio Singh, que había estado tumbado durmiendo en el asiento de al lado, sintió el frío y se subió el antifaz.

"¿Por qué trajiste a este cazador?" Le preguntó Laura a Suho, señalando a Rio. "¿Estás trabajando con el Gremio Asura?"

"Estoy ayudando a Suho. Como intérprete". El cazador indio se presentó con confianza. Todavía era un poco torpe con el coreano, ya que lo había aprendido no hacía mucho tiempo, pero era fundamentalmente un erudito que dominaba otros cuatro idiomas.

'No puedo dejar que Sung Suho sea arrebatado por el Gremio de Carroñeros', pensó. El conocimiento del inglés era esencial para trabajar con el Gremio de Carroñeros, que estaba compuesto en su mayoría por estadounidenses, pero era un idioma que el propio Suho no conocía.

Por esta razón, Rio había solicitado insistentemente ser incluido en el equipo de expedición. 'Al fin y al cabo, si estamos con Thomas Andre, nuestra seguridad está garantizada. Solo me centraré en la interpretación y me aseguraré de que Sung Suho siga confiando en mi ayuda'. Sus ojos brillaban con la creencia de que su plan era infalible.

Sin embargo, había otro problema. Los miembros del Gremio de Carroñeros ya habían llegado y estaban acampando mientras esperaban a Thomas Andre.

"¡Maestro del gremio!"

"¡Está aquí!"

El llamado resonó en todo el campamento. Como para demostrar que merecían el nombre de "carroñeros", cada cazador tenía un aspecto feroz y un físico grande. Se agolparon alrededor de Thomas.

"¡Thomas! ¿Por qué llegas tan tarde?"

"Tranquilos, todos". El viejo maestro del gremio pateó al que había corrido primero. Con una mirada amenazante, se volvió lentamente para mirar a cada uno de los miembros del gremio, sonriendo. "¿Tienen frío?"

"¡¿Cómo pudiste preguntarnos eso?!"

"¿Cómo pudieron dejar que élites como nosotros nos congeláramos aquí afuera?"

"¡Podríamos estar ganando más dinero gestionando otra mazmorra ahora mismo!"

"¡Nos estamos muriendo aquí!"

Hubo un alboroto clamoroso, como si los cazadores hubieran estado esperando la oportunidad de quejarse. Todos los rostros estaban llenos de insatisfacción. Aún así, estaban un poco más templados de lo que estaban cuando corrieron por primera vez, probablemente preocupados de que Thomas le diera una patada a otro de ellos.

"¿Quiénes son los niños, jefe?", preguntó uno de los miembros, señalando a Suho y Rio. Los dos parecían bastante pequeños, especialmente intercalados entre las imponentes figuras de los cazadores de tesoros y su maestro del gremio.

Más miembros se unieron.

"¿Qué? ¿Nos hiciste esperar solo para que pudieras traer a estos tipos?"

"Se ven bastante débiles, ¿no?"

"Quizás... Están emitiendo maná de rango B, ¿no?"

"¿Y qué? Incluso con maná de rango B, ¿De qué servirían esos cuerpos escuálidos aquí?"

Los miembros del Gremio de Carroñeros, que ya habían estado allí durante días, fruncieron el ceño mientras examinaban a Suho y su compañero.

A pesar de recibir tales miradas, el cazador coreano no se inmutó. '¿De qué están hablando?' No entendía ni una palabra de inglés, pero solo por sus expresiones, podía sentir la atmósfera poco acogedora.

"Jefe, ¿de verdad nos hizo esperar con este frío por ellos?"

"¡Ah, vamos! ¿Qué es esta tontería? ¡Ay!" Las quejas de otro miembro del gremio fueron interrumpidas por una patada de Thomas.

Sus reacciones no fueron descabelladas. El fornido cazador que acababa de ser pateado se puso de pie, genuinamente enojado. "Jefe, no estoy bromeando. Esta es tu primera vez aquí, ¿verdad? Tienen que ser fuertes para mantener su resistencia en este frío. Llevamos tres días sintiendo que nuestra resistencia se agota".

"Así es. Hace mucho frío y ni siquiera estamos dentro de la mazmorra".

De hecho, el avión privado había aterrizado en las afueras de la mazmorra tipo campo, donde la erosión no había llegado por completo. Esencialmente, estaban justo en el borde del alambre de púas, si es que lo hubo. Pero incluso aquí, la zona se había transformado en un páramo gélido, como si estuvieran en la Antártida. La isla se había convertido en un glaciar.

"Traer a estos tipos a la Mazmorra del Glaciar solo será más problemático para nosotros. Nunca había visto a tipos así volver con vida".

"¿Qué hacen, de todos modos? Obviamente no son tanques. ¿Tal vez son traficantes de daños?" Un miembro del gremio miró la espada en la mano de Rio y se rió entre dientes. Entonces su mirada se desplazó hacia Suho. "¿Y por qué este no tiene armas? ¿Es un mago o algo así?"

"Um..." Thomas Andre pareció tener un poco de dificultad con la pregunta.

Realmente no le molestaba haber dejado a sus cazadores en el frío durante unos días. A pesar de sus lloriqueos, no eran débiles. Habían estado ocupados cazando bestias mágicas en los alrededores, cada uno desempeñando sus propias funciones. Pero dado que Suho era la razón por la que los mantenía esperando, presentarlo parecía bastante incómodo.

Afortunadamente, Laura intervino en el momento justo. "Este es el Cazador Sung Suho de Corea. Es un invocador de rango C".

"¿Eh?"

"¿Un invocador?"

"Dime que no acaba de decir eso".

Era evidente que la introducción los había desconcertado aún más.

Eventualmente, uno de los miembros gigantes del Gremio de Carroñeros no pudo contenerse más y caminó hacia Suho. Elevándose sobre el joven cazador, miró hacia abajo con desdén y apretó los dientes. "¿Un invocador, dices? ¿Qué invocas, chico? ¿Qué tal algunas polillas de fuego para ayudar con este resfriado, eh?"

Las escasas habilidades de inglés de Suho estaban resultando un problema. Le era imposible entender la pronunciación enojada del hombre.

Río, que estaba cerca, interpretó rápidamente. "Suho. ¿Puedes invocar?"

"¿Invocar? Ah, claro". En eso, Suho sacó la llave de la Mazmorra de las Sombras. "Sal fuera, Esil" dijo, introduciéndola en su sombra.

¡Swoosh!

"¿Me has llamado?" Apareció Esil.

Las miradas de desdén de los espectadores se transformaron en miradas de conmoción.

"¡¿Una persona?!"

"¡¿Él invoca gente?!"

"¡¿Qué diablos es esto?!" Thomas Andre estaba igualmente atónito.

Esil se había quedado en la Mazmorra de las Sombras de Suho durante su viaje en avión para evitar cualquier problema de visado de viaje. Aunque Jinho de alguna manera se las había arreglado para obtener el registro de cazador que necesitaba para su solicitud de gremio, Esil era fundamentalmente un demonio. Obtener una visa expedida fue un asunto bastante complejo y problemático.

"¿S-Suho? ¿Convocas a la gente? ¿Como familiares?" Incluso Rio, que había visto a Esil en Egipto, estaba completamente desconcertado cuando de repente salió de la sombra de Suho.

Esil también reconoció al cazador indio. "¿Qué es esto? ¿No es este el hombre que vi en la pirámide la última vez?"

"Tú... ¿Tu colega? ¿Una invocación? ¿Persona?" La mente de Río se estaba volviendo cada vez más confusa.

'Este es un gran problema', pensó mientras una sensación de crisis lo abrumaba. Ya no era el único intérprete.


Reacciones del Capítulo (0)

Comentarios del capítulo: (0)