issth-capitulo-440
ISSTH – Capítulo 440
27119
442

¡Trágico!

Traductor: Crowli

Capítulo 440: ¡Trágico!

Dentro del escudo, el rostro del Sacerdote de la Tribu del Cuervo Oscuro se puso pálido y comenzó a murmurar. “¡¡Una Flor Exótica, Corazón del Diablo!!”

“¡La Tribu de los Cinco Venenos quiere exterminar a las Cinco Tribus del Cuervo Divino, ¡tanto que están usando la Flor Exótica, Corazón del Diablo! ¡No deben verla! Mirarla hace que aparezca un Demonio en tu Corazón, que luego se transforma en una voluntad diabólica que te calcina…”

¡Cómo no podría entender que había sido derrotado desde el principio…! Jugó y fue derrotado. Sabía que algo estaba mal, pero no había sido capaz de juntar las piezas del rompecabezas.

Las Flores Exóticas, Corazón del Diablo eran raras. Durante la Separación del Espíritu, si un Cultivator tenía una flor así, las posibilidades de éxito aumentaban considerablemente, lo que la convertía en un tesoro extremadamente valioso.

Además, la flor en sí era extremadamente brutal. Cualquier persona debajo de la etapa de la Separación del Espíritu que la mirara, perdería virtualmente toda su fuerza de vida y luego sería quemado vivo por una voluntad diabólica. El resultado final, era siempre la muerte.

Sin embargo, de alguna manera, la flor era débil. Aunque era difícil para una persona defenderse contra ella, el escudo protector de la Tribu era suficiente para mantener su poder en el exterior. Ninguno de los miembros de la Tribu dentro de él, se vería afectado.

Sin embargo, tan pronto como la Flor Exótica, Corazón del Diablo apareció, todos en el campo de batalla de repente dejaron de moverse, con la excepción de los Antiguos Tótems Sagrados y la Araña Sagrada.

Después de consumir la píldora medicinal negra, los Cultivadores de la Rama de la Araña estaban temporalmente a salvo de los efectos de la flor. Sin embargo, fueron forzados a sentarse con las piernas cruzadas en meditación. Los miembros de las Cinco Tribus, por otro lado, comenzaron a gritar de dolor.

Casi de inmediato, más de trescientos miembros de las Cinco Tribus comenzaron a temblar. La sangre salía de sus ojos, nariz y boca, cuando algo parecido a un fuego invisible surgió en sus cuerpos, marchitándolos. Tardó solo un momento en extinguir su fuerza vital y sus cuerpos se transformaron en cadáveres disecados. En el último momento antes de su muerte, soltaron gritos trágicos y espeluznantes.

Después de eso, más y más miembros de la Tribu comenzaron a gritar y a morir. Fue una masacre, ningún enemigo hizo un solo ataque, y sin embargo la crueldad de la escena excedió cien veces la lucha anterior

Los miembros de las Cinco Tribus dentro del escudo observaron a sus compañeros muriendo, y solo pudieron temblar. Sus ojos se inyectaron de sangre, y aullaron de angustia. Desafortunadamente… no pudieron ir con ellos para proporcionarles ayuda.

Tan pronto como dejaran el escudo, ellos también morirían. No solo serían incapaces de ayudar a sus compañeros miembros de la Tribu, ¡sino que cargarían directo a la muerte!

El Gran Anciano de la Tribu del Cuervo Explorador estaba temblando, y tosió sangre mientras su cuerpo se secaba. Incluso los cultivadores del Alma Naciente fueron incapaces de evadirlo. Frente a él, vio una forma uniforme, riendo implacablemente mientras absorbía su fuerza vital y la consumía.

Cuando los miembros de las Cinco Tribus murieron, la luz negra que emanaba de la caja de madera de Zhao Youlan se hizo aún más intensa. Parecía que después de consumir suficiente sangre, se estaba volviendo violeta.

Todo iba según el plan de Zhao Youlan. La matanza, el ataque al escudo, todo había sido un ardid para atraer a los poderosos expertos. Una vez que estuvieran fuera del escudo… los exterminaría con la Flor Exótica, Corazón del Diablo.

Por el momento, el rostro de Zhao Youlan estaba pálido mientras sostenía en alto la Flor Exótica, Corazón del Diablo. Una extraña mirada apareció en su rostro mientras escupía una bocanada de sangre. Cuando la sangre salió volando, se transformó en hebras de Qi de Sangre, que se extendieron hacia todos los Cultivadores de la Rama de la Araña sentados meditando en el campo de batalla.

“Mayores del Alma Naciente”, dijo Zhao Youlan en voz baja, “No puedo eximirlos de los efectos de la Flor Exótica, Corazón del Diablo. Sin embargo, para todos los demás Cultivadores ordinarios, pueden moverse temporalmente gracias a mi Sangre del Corazón del Diablo.”

Con la excepción de los Cultivadores del Alma Naciente, todos los otros miembros de la Tribu en los que entró el Qi de Sangre se sacudieron de repente. Abrieron los ojos y la lucidez en ellos se transformó instantáneamente en salvajismo. Saltaron produciendo un poderoso rugido, y comenzaron a masacrar a los miembros de las Cinco Tribus circundantes, que ahora eran incapaces de defenderse.

Ahora la verdadera masacre había comenzado.

Gritos lastimosos podían escucharse desde el interior del escudo.

“¡NOOO!”

“Tribu de los Cinco Venenos, ¡ahora eres el archienemigo de la Tribu del Cuervo Divino! ¡¡¡Nosotros dos no podemos existir bajo el mismo cielo!!!”

Los miembros sobrevivientes de las Cinco Tribus dentro del escudo temblaban, y sus ojos estaban inyectados en sangre al sentir que sus corazones se desgarraban. No podían hacer nada más que observar, sin poder hacer nada, mientras los miembros de la Tribu que estaban fuera del escudo eran asesinados. El dolor desgarrador dentro de ellos, hizo que sus voces se llenaran de un dolor indescriptible.

En un abrir y cerrar de ojos, centenares de Cultivadores de las Cinco Tribus fueron brutalmente abatidos por la Rama de la Araña. En cuanto a Meng Hao, inmediatamente atrajo la atención de los Cultivadores de la Rama de la Araña. Sin embargo, la gran cantidad de Neo-Demonios que lo rodeaba los hizo titubear.

Fue en este momento que los tres Dragoneers abrieron sus ojos. Cuando vieron la posición actual de Meng Hao, se enloquecieron de alegría e inmediatamente enviaron a todas sus hordas Neo-Demoníacas para masacrarlo.

Fue de esta manera que los Cultivadores de la Rama de la Araña descendieron cruelmente sobre Meng Hao.

Éste estaba sentado allí meditando, con los ojos cerrados y su cuerpo temblando.

Sus treinta mil Neo-Demonios estaban situados a su alrededor en el campo de batalla. Todos ellos comenzaron a rugir. La Flor Exótica, Corazón del Diablo tuvo poco efecto sobre ellos. Por lo tanto, inmediatamente comenzaron a luchar contra los Cultivadores y los Neo-Demonios enemigos.

Instantáneamente, sonidos crecientes llenaron el aire, aunque Meng Hao fue incapaz de prestarle atención. Por el momento, su cuerpo temblaba, el Lirio de la Resurrección desató todo su poder contra él en su intento de apoderarse de su cuerpo. Por el contrario, Meng Hao estaba usando toda la fuerza que pudo reunir para reprimirlo.

Su lucha interna continuó. En este punto, el ochenta o noventa por ciento de los Cultivadores de las Cinco Tribus habían sido masacrados. La sangre empapaba el suelo que estaba lleno de cadáveres. Su hedor se elevó hacia el cielo. Las Cinco Tribus dentro del escudo sintieron que su odio por la Tribu de los Cinco Venenos crecía a un nivel indescriptible.

Fue en este punto que el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Explorador tosió una bocanada de sangre. Él rió amargamente mientras su cuerpo se secaba. Enfrentar a una Flor Exótica, Corazón del Diablo sin hacer preparaciones avanzadas, era algo a lo que incluso los Cultivadores del Alma Naciente tendrían dificultades de enfrentar. Ni siquiera podrían autodetonarse. Solo podían pararse allí y mientras eran consumidos por la Flor.

En el momento antes de morir, el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Explorador se mordió la punta de la lengua. Una luz verde comenzó a brillar de todos los Tótems en su cuerpo. Dañando fatalmente su propio cuerpo y su espíritu, envió parte de su fuerza de vida hacia el Sacerdote de la Tribu del Cuervo Explorador.

“¡No podemos… perecer aquí!”, Exclamó el Gran Padre. Siguió riendo amargamente mientras su cuerpo se secaba por completo. No fue capaz de liberarse, pero lo que pudo hacer fue impartir algo de su ilimitada fuerza de vida a su compañero miembro de la Tribu. La corriente de fuerza de vida entró en él. Desafortunadamente, tampoco fue capaz de liberarse del poder de la Flor Exótica, Corazón del Diablo. Fusionando su propia fuerza de vida con la del Gran Padre de la Tribu del Cuervo Explorador, la envió a la siguiente persona. Y así continuó…

El Gran Padre de la Tribu del Cuervo de Fuego, su Sacerdote, el Gran Anciano y otros Cultivadores del Alma Naciente fuera del escudo perecieron, más de diez en total.

Murieron riendo amargamente y con sus corazones llenos de rencor. Antes de marchitarse hasta la muerte, la última persona en la línea tomó toda la fuerza de vida combinada y se la pasó al experto más poderoso de las Cinco Tribus, el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado.

La fuerza vital se fusionó con el cuerpo del Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado, que actualmente lucha contra la Flor Exótica, Corazón del Diablo. Fue el obsequio final de sus compañeros miembros de la Tribu después de su muerte. Dentro de la fuerza de la vida también estaba su odio combinado contra la Tribu de los Cinco Venenos. Se combinó para formar una palabra.

“¡¡VENGANZA!!”

El Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado levantó la cabeza hacia el cielo y rugió. Sus ojos estaban completamente inyectados en sangre, pero en este momento, el poder de la restauración fluyó a través de él. Se libró del brillo de la Flor Exótica, Corazón del Diablo. Tosiendo una bocanada de sangre, sin vacilar, retrocedió a toda velocidad. Incluso cuando el poder de la Flor una vez más intentó envolverlo, él regresó a través del escudo e inmediatamente se sentó con las piernas cruzadas para sanarse. Su expresión era de extrema malevolencia, pero de hecho, su corazón se sentía como si se estuviera siendo destruido.

Bajo la tenue luz arrojada por la Flor Exótica, Corazón del Diablo, todos los miembros de las Cinco Tribus habían perecido a excepción de Meng Hao. El trágico giro de los acontecimientos hizo que los corazones de los miembros de la Tribu dentro del escudo se llenaran de pensamientos desesperados. La sombra del genocidio se cernió sobre ellos, y comenzaron a llorar.

A partir de ahora, las Cinco Tribus sólo tenían siete Cultivadores del Alma Naciente dentro del escudo, que inmediatamente fueron a montar guardia alrededor del Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado. No dijeron nada, pero dentro de su amargura, el odio hervía en sus corazones. El Sacerdote de la Tribu del Cuervo Oscuro se rió tristemente y luego murmuró para sí mismo: “Derrotados… completamente derrotados… “

De vuelta al exterior del escudo, Zhao Youlan abrió los ojos y miró el campo de batalla lleno y empapado de sangre. Cuando vio que el Gran Padre de la Tribu del Cuervo Soldado había escapado con vida, dejó escapar un suave suspiro. Una astilla de compasión apareció en sus ojos, pero ella rápidamente negó con la cabeza y desapareció. Entonces sus ojos, como los de un fénix, cayeron sobre Meng Hao, quien todavía estaba sentado con las piernas cruzadas en meditación.

“Cultivadores de la Rama de la Araña, ¡no retengan nada! ¡Cooperen con nuestros tres estimados Dragoneers para masacrar al Dragoneer de las Cinco Tribus!”

En respuesta a sus palabras, los más de tres mil cultivadores de la Rama de la Araña dispararon hacia Meng Hao. En cuanto a los Grandes Ancianos y los Sumos Sacerdotes, simplemente se sentaron allí con las piernas cruzadas. Teniendo en cuenta su estado, ignoraron por completo a Meng Hao, y en su lugar miraron con ojos brillantes al escudo protector de las Cinco Tribus.

“Mayores”, dijo Zhao Youlan en su voz suave, “por favor, ejerzan todo su poder para destruir el escudo. Permitiremos que el resplandor de la Flor Exótica, Corazón del Diablo brille en su interior, con lo cual concluirá la batalla de hoy. La Rama de la Araña ha sufrido pocas pérdidas y ha asegurado la victoria. Mi prueba de fuego ha terminado, y la Tribu puede ser notificada.”

Los auges llenaron el aire cuando los poderosos expertos de la Rama de la Araña, incluido el Sumo Sacerdote, lanzaron ataques contra el escudo. Mientras, los Neo-Demonios de Meng Hao lucharon ferozmente contra los tres Dragoneers y el resto de los tres mil Cultivadores que los rodeaban.

Las lesiones que estaban sufriendo se volvieron más severas, y la marea se estaba volviendo en su contra. Sin Meng Hao y su Qi Demoníaco, su destreza en la batalla se redujo significativamente.

El Escudo de las Cinco Tribus estaba retumbando y mostrando signos de romperse. En este punto, Gran Peludito dejó escapar un aullido triste y tosió un poco de sangre.

Justo cuando parecía que todo iba a salir mal, los ojos de Meng Hao se abrieron de repente. Estaban completamente inyectados en sangre e irradiaban una poderosa intención asesina. A pesar de la feroz lucha del Lirio de la Resurrección, Meng Hao una vez más había logrado suprimirlo.


Comentarios del capítulo: (0)


issth-capitulo-441
ISSTH – Capítulo 441
27120
443

¡Ejecución!

Traductor: Crowli

Capítulo 441: ¡Ejecución!

Tan pronto como Meng Hao reprimió al Lirio de la Resurrección, la Flor Exótica, Corazón del Diablo ya no tuvo ningún efecto sobre él. Quizás esto tenía algo que ver con el Lirio de la Resurrección, aunque era imposible decirlo con certeza.

En el instante en que Meng Hao abrió los ojos, sus Neo-Demonios emitieron poderosos rugidos. Los ojos de los tres Dragoneers se estrecharon y los corazones de los tres mil Cultivadores enemigos temblaron. Sin embargo, continuaron atacando tan implacablemente como antes.

Meng Hao miró a su alrededor pensativo. Vio los miles de cadáveres de los miembros de las Cinco Tribus, y también notó que el escudo estaba a punto de colapsar. De su grupo original de treinta mil Neo-Demonios, más de la mitad estaban muertos.

A pesar de que había sido testigo de la guerra desesperada en la Ciudad Santa de la Nieve, al ver esta escena, su corazón se llenó de la misma pena que el resto de las Cinco Tribus.

“Considerando que la batalla ha llegado a este punto, realmente debería irme…”, murmuró en voz baja. “Sin embargo… ¡No tengo ningún deseo de huir hoy!” Movió su mano derecha, y empujó la hacia abajo en el suelo.

“¡Qi Demoníaco, Arte de la Entrega Justa!” Inmediatamente, cantidades interminables de Qi Demoníaco estallaron en todas las direcciones. Luego agitó su mano, haciendo que el Qi invisible se fusionara instantáneamente con los más de diez mil Neo-Demonios que le quedaban.

Los cuerpos de los Neo-Demonios comenzaron a temblar. Los Demonsquitos crecieron varias veces su tamaño original y emitieron un aura impactante. Además de emanar Qi Demoníaco, apareció en ellos un aura de transmogrificación.

Bajo el poder de este aura, a los Demonsquitos de repente le crecieron un par de alas extra. ¡Además, de las colas de los mosquitos brotaron espigas verdes!

¡Verlos era increíblemente temible!

En cuanto a los Cuervos negros, temblaron y luego emitieron gritos feroces. Brillaban con una luz negra, y la ferocidad de sus auras crecía exponencialmente. No solo crecieron sus cuerpos, sino que aparecieron imágenes de fantasmas a su alrededor, formando imágenes impactantes, detrás de cada uno de los Cuervos Demoníacos.

Esta imagen fantasma fue el resultado de la transmogrificación, una especie de evolución. Con la imagen fantasma allí, era como si cada Cuervo tuviese dos fuerzas de vida.

Gran Peludito aulló en el cielo mientras su cuerpo alcanzaba los trescientos metros de largo. Él ya tenía Qi Demoníaco en su interior, pero esta adición no solo lo hizo crecer; su sangre comenzó a bombear más fuerte y la imagen de una luna apareció flotando sobre su cabeza. Bajo la luz de esta luna, su pelaje blanco se volvió plateado. ¡Ahora era un Lobo Plateado!

En cuanto a las arañas, soltaron gritos feroces cuando sus cuerpos se volvieron más poderosos y sus apariencias aún más salvajes. En sus partes posteriores, podían verse imágenes de rostros humanos. ¡Sus colmillos crecieron aún más hasta el punto que parecían pinzas gigantes!

Las escamas del cocodrilo rojo se hicieron más grandes, y su cabeza comenzó a cambiar de forma para parecerse más a la de un dragón. La carne en su espalda comenzó a abultarse y luego, de repente, aparecieron dos alas. Voló en el aire, ya no era un Cocodrilo, sino algo así como un Dragón Alado de la Lluvia Escarlata.

Aunque no tenía la imagen de un Dragón Alado de la Lluvia, su aura era extremadamente similar.

Rugiendo, el cuerpo del lagarto creció hasta que fue del tamaño de una pequeña montaña. El humo negro salió de su boca, como si el fuego ardiera en su vientre, listo para ser disparado.

Ahora parecía completamente diferente de lo que tenía antes; su aura era mucho más poderosa.

El Gigante Salvaje dejó escapar un intenso rugido cuando su cuerpo creció aún más. Levantó su mano en el aire y, sorprendentemente, un rayo descendió del cielo. Cuando el Gigante Salvaje lo agarró, se transformó en un látigo de relámpagos, impactante hasta el extremo.

Todos los Neo-Demonios experimentaron la transmogrificación. Tales cambios fueron cosas que desde la antigüedad sólo habían sucedido ocasionalmente en el Desierto Occidental. Ver todas estas transmogrificaciones ocurriendo simultáneamente no tenía precedentes.

La escena inmediatamente causó que los Neo-Demonios de los tres Dragoneers se sacudieran. Miradas de terror aparecieron en sus ojos y no se atrevieron a avanzar.

Las tres mil mentes de los Cultivadores de la Rama de la Araña se llenaron de un zumbido. Ver repentinamente a más de diez mil Neo-Demonios experimentar la transmogrificación que los convirtió en una horda mutada, los llenó de terror.

Los ojos de Zhao Youlan estaban muy abiertos y llenos de un brillante resplandor. La repentina explosión de poder de Meng Hao la dejó conmocionada.

No era solo ella. El Sumo Sacerdote de la Rama de las Araña y los Grandes Ancianos, quienes estaban actualmente atacando el escudo, repentinamente miraron hacia atrás. Cuando vieron a Meng Hao y a sus Neo-Demonios, sus corazones y sus mentes temblaron.

Las caras de los tres Dragoneers de la Rama de la Araña se llenaron de incredulidad y comenzaron a jadear. La conmoción llenó por completo sus corazones y emitieron roncos gritos de alarma.

“Gran… ¡Gran Dragoneer!”

“¡Es un gran Dragoneer! ¡Sólo los Grandes Dragoneers podrían manejar un temible Arte Secreto como ése!”

De repente, los ojos de Meng Hao los recorrieron, y sus caras se pusieron pálidas como la muerte. Con los cuellos adormecidos, se retiraron a toda velocidad.

Cuando comenzaron a retroceder, los Neo-Demonios de Meng Hao emitieron rugidos espantosos, y descendieron sobre los Cultivadores y los Neo-Demonios que los rodeaban.

En medio del estruendoso rugido, Meng Hao también avanzó con una velocidad increíble, utilizando un Destello de Sangre. Su cuerpo pareció desaparecer. Al hacerlo, todos los Neo-Demonios y Cultivadores, entre él y el más cercano de los tres Dragoneers, de repente explotaron en una nube de sangre y carne. Luego Meng Hao reapareció directamente frente al Dragoneer.

La velocidad con la que esto sucedió fue increíblemente impactante. No fue una teletransportación menor, sino más bien una ráfaga explosiva de velocidad en una corta distancia, dejando atrás un camino de destrucción y muerte.

“Tú…” La cara del Dragoneer cayó, y su mente se llenó de un zumbido. Estaba a punto de escapar cuando la mano de Meng Hao se movió y se cerró alrededor de su garganta. Un crujido resonó cuando Meng Hao, con su rostro completamente inexpresivo, aplastó el cuello del hombre.

Cuando dejó caer al Dragoneer, una enredadera cubierta de espinas emergió repentinamente del Gigante Salvaje, y de un solo bocado, se tragó el cuerpo del Dragoneer. La vid feroz comenzó a girar alrededor de Meng Hao, convirtiéndose en lo que parecía una gigantesca esfera de espinas que se movía en todas direcciones.

Esta única muerte instantáneamente sacudió todo el campo de batalla. Los rostros de dos de los Ancianos del Alma Naciente de la Rama de la Araña, que estaban atacando el escudo, se oscurecieron. Sin dudarlo, realizaron pequeñas teleportaciones para aparecer repentinamente cerca de Meng Hao.

En el momento en que reaparecieron, un grupo de Demonsquitos chillo en el aire para defender a Meng Hao. Los dos Ancianos del Alma Naciente unieron fuerzas para atacar, lo que instantáneamente derrotó a los Demonsquitos. Sin embargo, en ese momento, un brillo sangriento había aparecido alrededor de Meng Hao y una vez más usó el Destello de Sangre.

Esta vez, apareció junto al segundo Dragoneer que huía. Agitó su mano, causando que una luz dorada se moviera hacia adelante. El hombre gritó cuando la luz dorada rodeó completamente su cuerpo. Después de pasar el espacio de algunas respiraciones, la luz se desvaneció, revelando que el hombre había sido completamente convertido en oro. Lentamente se cayó del cielo.

El último Dragoneer era un anciano, estaba asustado por la ferocidad sin precedentes de Meng Hao. Inmediatamente comenzó a temblar violentamente.

“¡Sálvame!”, Gritó, disparando tan rápido como pudo hacia Zhao Youlan.

“¡Qué agallas increíbles!”, Gritó uno de los dos Cultivadores del Alma Naciente. El hecho de que Meng Hao había matado a otro Dragoneer de Rango 9 justo delante de ellos, los llenó de furia. Sus cuerpos destellaron, cuando una vez más dispararon contra Meng Hao, emanando una poderosa intención asesina. Incluso antes de acercarse a él, las habilidades divinas aparecieron mágicamente.

“Mis agallas son bastante ordinarias…” dijo Meng Hao a la ligera. Cuando los Ancianos del Alma Naciente se acercaron, él levantó su mano derecha y señaló hacia los dos. El Octavo Hechizo de Sellado de Demonios fue desatado inmediatamente. Hilos invisibles de Qi Demoníaco

dispararon hacia los dos hombres, atandolos instantáneamente.

Las caras de los dos expertos del Alma Naciente cayeron. Aunque no tomaría mucho tiempo para que el poder explosivo de sus bases de Cultivo los liberara, su breve momento de shock permitió a Meng Hao usar nuevamente el Destello de Sangre. Un brillo sangriento lo rodeó mientras disparaba hacia el Dragoneer final.

“¡Cómo te atreves!”, Gritó otro de los Ancianos del Alma Naciente. Inmediatamente se teletransportó lejos del escudo para aparecer junto al viejo Dragoneer. Rugiendo, realizó un gesto de encantamiento con su mano derecha, causando que un colorido resplandor se extendiera hacia Meng Hao.

“Nadie puede salvar a alguien que quiero matar”, dijo Meng Hao con calma. Sin vacilar, apretó la mano derecha en un puño y golpeó al experto del Alma Naciente.

Una explosión llenó el aire. El cuerpo de Meng Hao tembló y mientras retrocedia tres pasos. La cara del Experto en la etapa del Alma Naciente cayó, y la sangre salió de su boca. Retrocedió siete u ocho pasos, y sus ojos brillaron con incredulidad. Observó en estado de shock, como Meng Hao se acercaba al Dragoneer. Antes de que éste pudiera hacer algo, Meng Hao lo agarró por el cuello y lo aplastó.

Completamente rodeado por un ejército de miles, Meng Hao masacró a los tres Dragoneers. Ni siquiera tres Ancianos del Alma Naciente pudieron hacer algo para detenerlo. De hecho, uno de los Dragoneers había sido asesinado directamente frente a uno de los Ancianos en la etapa del Alma Naciente. Esta escena causó que todos estuvieran llenos de conmoción, no solo los Cultivadores de la Rama de la Araña, sino también los miembros de las Cinco Tribus dentro del escudo. ¡De repente su sangre comenzó a hervir mientras su desesperación se convertía en esperanza!

“¡Gran Maestro Meng!”

“¡Gran Maestro Meng!”

Los gritos resonaron desde dentro del escudo, llevando consigo la esperanza y la emoción de los miembros supervivientes de las Cinco Tribus.

Zhao Youlan estaba jadeando mientras miraba a Meng Hao. Sus acciones excedían por completo sus expectativas, y hasta ahora, se estaba convirtiendo en un factor crítico en la batalla.

“Gran Dragoneer… Uno que puede sacudir directamente a un Cultivador del Alma Naciente… ¡Este hombre tiene que morir!” A pesar de que surgió intención asesina en sus ojos, su corazón tembló y una sensación de grave peligro se apoderó de ella. ¡Eso fue porque acababa de ver los ojos de Meng Hao!

En este momento, la mirada de Meng Hao recorrió el campo de batalla, elevándose sobre el vasto abismo creado entre él y ella por los tres mil Cultivadores.

Su mirada estaba llena de intenciones asesinas. ¡Y estaba dirigida hacia ella!

“¿Él quiere matarme? Esos tres Dragoneers estaban demasiado cerca de él, lo que los convertía en objetivos fáciles. Está demasiado lejos de mí, además, hay tres mil Cultivadores entre nosotros. Tengo más de diez guardaespaldas, además del Sumo Sacerdote y los Ancianos. ¿Cómo exactamente… planea matarme?”


Comentarios del capítulo: (0)