issth-capitulo-754
ISSTH - Capítulo 754
28655
756

La historia de Chen Fan

Traductor: Crowli

Capítulo 754: La historia de Chen Fan

El Caldero del Rayo aplastó al Dragón Espada en medio de increíbles sonidos retumbantes, luego golpeó la formación de hechizos de la Secta de la Espada Solitaria de frente.

Las ondas se extendieron por el aire, y desde la perspectiva de los cultivadores en el exterior, la Secta de la Espada Solitaria se distorsionó y parecía que podría romperse en cualquier momento. Dentro de la secta, los tres Patriarcas temblaron y tosieron sangre.

En cuanto a las decenas de miles de discípulos de la Secta de la Espada Solitaria, también temblaron y sus rostros estaban pálidos mientras escupían sangre.

"¡¡Segunda formación de hechizos!!" gritó el Señor Jian, su voz resonó en toda la secta. Inmediatamente, decenas de miles de discípulos sacaron píldoras medicinales para consumir.

Sabían en el fondo de sus corazones que esta batalla determinaría si la Secta de la Espada Solitaria sobrevivía o era destruida. Si su formación de hechizos pudiera mantenerse, entonces podrían continuar sellados en su montaña. Si no podía aguantar... entonces eso significaba que la Secta de la Espada Solitaria sería eliminada del Dominio del Sur.

Por supuesto, también existía la posibilidad de rendirse.

A medida que las fuerzas de la Secta de la Espada Solitaria desataron todo el alcance de su poder, innumerables rayos de espada aparecieron desde el interior del suelo, las montañas y los edificios; de todos los rincones de la secta.

Había más de 100,000 de ellos, y volaron para rodear toda la secta, como una tempestad. Mientras la tempestad se desataba, las espadas comenzaron a fusionarse, formando la impactante imagen... ¡de una gigantesca gran espada!

Tenía más de 30,000 metros de largo, y toda la Secta de la Espada Solitaria cabía dentro de ella. Esencialmente era un escudo en forma de espada.

La expresión de Meng Hao era la misma de siempre mientras gesticulaba en el aire. El Caldero de Rayos se encogió y volvió a él. Cuando tocó su palma, instantáneamente fue rodeado por un rayo.

"¡Rompe esa formación!" dijo con frialdad. El Patriarca de la Secta Escarcha Dorada y el 3er Patriarca del Clan Li cargaron inmediatamente hacia adelante. A medida que se acercaban al escudo de la espada, agitaban las manos, lo que provocaba que el poder máximo de la base de cultivo de Búsqueda Dao explotara. Las explosiones resonaron cuando decenas de miles de discípulos de la Secta Demonio de Sangre también lanzaron ataques. Las habilidades divinas y las técnicas mágicas descendieron como lluvia, golpeando la gran formación de hechizos de la Secta de la Espada Solitaria.

Meng Hao envió sus pensamientos para controlar su segundo yo verdadero, que apareció de repente junto con la Espada del Tiempo de Madera, y luego inmediatamente se lanzó a la refriega.

El poder combinado de decenas de miles de cultivadores, que incluían tres bases de cultivo en la cima de la Búsqueda de Dao, se estrelló contra la formación de hechizos. Al instante, la gran espada de la Secta de la Espada Solitaria se estremeció y luego comenzó a romperse.

Meng Hao flotaba en el aire, mirando la escena con frialdad.

Las explosiones llenaron el aire durante una hora completa, después de lo cual la gran espada de la Secta de la Espada Solitaria no pudo resistir más. Muchas de las espadas que componían la formación de espadas comenzaron a colapsar. Una vez que la formación del hechizo ya no estaba completa, su desaparición solo podría acelerarse.

Al final, se produjo una gran explosión, en la que se rompió la formación del hechizo. Las espadas voladoras se hicieron añicos, enviándolas a volar. La gran formación de hechizos de la Secta de la Espada Solitaria ahora tenía una gran brecha abierta, visible a través de la cual se encontraba la verdadera Secta de la Espada Solitaria. Se podían ver decenas de miles de discípulos con el rostro pálido, así como a los tres desesperados Patriarcas Separadores del Espíritu.

¡Boom!

El segundo ser verdadero de Meng Hao entró en la brecha. Con los ojos destellando, estiró las manos hacia la izquierda y la derecha, haciendo que los crujidos resonaran. La brecha se abrió aún más, hasta que la formación del hechizo fue completamente destruida.

Al mismo tiempo, los discípulos de la Secta Demonio de Sangre cargaron como una nube de sangre, listos para masacrar a toda la Secta de la Espada Solitaria.

En su desesperación, los discípulos de la Secta de la Espada Solitaria ni siquiera pudieron reunir la voluntad para resistir. Era imposible decir quién lo hizo primero, pero todos empezaron a arrodillarse y a inclinarse.

"¡Me Rindo! ¡Quiero rendirme!"

"¡Nos rendimos!"

De los tres expertos en Separación del Espíritu de rostro pálido, dos se rieron amargamente y estaban a punto de expresar su propia rendición, cuando de repente, los ojos del Señor Jian parpadearon. Rápidamente realizó una pequeña teletransportación, reapareciendo a cierta distancia junto al hombre de mediana edad sin espada y una jarra de alcohol.

Tan pronto como reapareció, su mano se extendió y se aferró a la parte superior de la cabeza del hombre. Los ojos del Señor Jian se llenaron de locura y salvajismo.

"¡¡MENG HAO!!" Él gritó. “Este es tu Hermano Mayor de la Secta Confianza, Chen Fan. Sé que es tu amigo íntimo, así que si te atreves a hacer un solo movimiento, lo mataré, ¡incluso si eso significa que yo también moriré!"

Este desarrollo hizo que los discípulos de la Secta Demonio de Sangre se detuvieran en seco y miraran con frialdad al Señor Jian. Incluso los discípulos de la Secta de la Espada Solitaria se quedaron boquiabiertos en estado de shock. Ninguno de ellos parecía feliz en lo más mínimo y, de hecho, sus rostros palidecieron como la muerte.

Esto fue especialmente cierto en el caso de los otros dos Patriarcas de la Separación del Espíritu, que fueron tomados por sorpresa por completo. Sabían que no eran rival para la Secta Demonio de Sangre. Su intento fallido de defenderse hace unos momentos fue una clara evidencia de eso.

¡Rendirse era su única opción!

Y, sin embargo, el Señor Jian de repente hizo este truco, arrastrando a toda la Secta de la Espada Solitaria junto con él para provocar la maldición Meng Hao. Los rostros de los dos Patriarcas cayeron instantáneamente.

"¡¡Señor Jian, no debes hacer esto!!"

"Señor Jian, usted..."

La expresión del Señor Jian se volvió aún más cruel. Miró la cabeza de Chen Fan por un momento, luego volvió a las fuerzas de la Secta Demonio de Sangre y a Meng Hao.

“¡Meng Hao, dame la Marioneta Inmortal de la Secta de la Espada Solitaria! Todo lo que quiero es la Marioneta Inmortal. ¡Una vez que la tenga en la mano, no dañaré ni un pelo de la cabeza de Chen Fan!"

Cuando Meng Hao vio por primera vez a Chen Fan nuevamente en los Lagos Dao Antiguos, pudo decir que estaba en una mala situación. Había querido ayudarlo, pero podía decir que Chen Fan ya estaba muerto por dentro. De hecho, había venido a la Secta de la Espada Solitaria este día con dos propósitos. Una fue la venganza por la Secta Demonio de Sangre. El otro era su preocupación por Chen Fan.

"¿Estas loco?" respondió Meng Hao, su rostro sombrío.

"¿¡Y qué si estoy loco!?" El Señor Jian rugió en respuesta, con los ojos inyectados en sangre. “Solo quiero la Marioneta Inmortal. ¡Dámela y lo dejaré ir!"

El rostro de Chen Fan estaba pálido mientras miraba a Meng Hao. No dijo nada, pero estaba sonriendo. Era la misma sonrisa que había usado cuando se reunió con Meng Hao hace tantos años en el Dominio del Sur. 

"Hermano Menor, has crecido..." Eso era lo que había dicho todos esos años atrás. Ahora, tenía la misma sonrisa, y Meng Hao casi podía sentir al mismo Hermano Mayor animado que recordaba de la Secta Confianza, el mismo Chen Fan que estaba tan concentrado en perseguir el Dao.

Aparentemente en un instante, habían pasado cientos de años y Chen Fan había cambiado. Lo único que quedó fueron las emociones forjadas entre ellos en la Secta Confianza.

"Meng Hao", dijo el Señor Jian, con los ojos llenos de malicia, "puedes ser alto y poderoso ahora, ¡pero la vida de tu hermano mayor ha estado llena de amargura!" Cuando vio la expresión sombría en el rostro de Meng Hao, se relajó un poco. Al principio, le preocupaba que a Meng Hao no le importara si Chen Fan vivía o moría. Con la esperanza de fomentar más lástima por parte de Meng Hao, continuó con frialdad.

“Este Chen Fan fue una vez un Elegido en la Secta de la Espada Solitaria, e incluso fue una de las Siete Espadas. Desafortunadamente... ¡nunca debería haberse enamorado de Shan Ling!”

“Shan Ling era la encarnación de una roca de montaña, y aparte del precioso tesoro heredado, ¡ella era el preciado tesoro más importante de la Secta de la Espada Solitaria!

“¡No se le permitió fomentar emociones o deseos carnales! Si lo hiciera, ya no sería un espíritu y se separaría de la roca. ¡Eso afectaría el destino de toda la Secta de la Espada Solitaria! Después de todo... según la leyenda, ¡esa roca vino de la Novena Montaña!"

Mientras Sir Jian hablaba, Meng Hao recordó la primera vez que había venido a la Secta de la Espada Solitaria y la hermosa mujer que había visto flotando montaña abajo. [Shan Ling se introdujo en el capítulo 180 . Su nombre significa literalmente "espíritu de la montaña"] 

“Chen Fan violó las reglas de la secta. Huyó con la roca, alterando el destino y huyendo con Shan Ling. Al final, la Secta de la Espada Solitaria los capturó…. Entonces, gracias a Chen Fan, su maestro... "

"¡Suficiente!" rugió Chen Fan. Sus ojos se abrieron de golpe y estaban llenos de sangre.

El corazón de Meng Hao tembló. Conocía a Chen Fan desde hacía años, y esta era la primera vez que lo veía tan emocional. Había dolor en sus ojos, incluso locura, del tipo que hizo que Meng Hao recordara su propio estado cuando vio el alma desencarnada de Xu Qing en la Secta del Tamiz Negro.

"¿Suficiente?" dijo el Señor Jian. “¿Cómo es suficiente? Cuando llegó el momento de que la furia de la secta cayera sobre ti, tu maestro tomó tu lugar. Su base de cultivo quedó paralizada y quedó reducido a un mortal, que fue así como murió.”

“En cuanto a ti, si Shan Ling no hubiera amenazado con destruirse a sí misma y a la roca…. Bueno, al final, hizo un arreglo con la secta para pasar el resto de la eternidad como una roca, para nunca despertar, ¡todo para salvar tu miserable vida! "

"¡SUFICIENTE! No más…." Chen Fan estaba temblando y las lágrimas corrían por sus mejillas. Aunque su expresión era de intenso dolor, sonrió amargamente. Sus ojos parecían cada vez más desanimados.

Nunca jamás podría olvidar cómo su maestro se paró frente a él, inclinó la cabeza hacia la secta y dijo: “Él es mi aprendiz. Aceptaré la responsabilidad por su error."

Había visto con los ojos muy abiertos cómo la base de cultivo de su maestro fue paralizada. El hombre que una vez había sido un poderoso experto del Alma Naciente, se convirtió en un anciano, un mortal. Hasta el día de su muerte, su maestro no se quejó ni una sola vez. Al contrario, era tan cálido y gentil como siempre. Desafortunadamente, eso solo hizo que el dolor de Chen Fan aumentara, un sentimiento que fue suficiente para llevarlo a la locura.

El hijo de su maestro odiaba a Chen Fan con pasión, que era otra cosa que le hacía desear poder simplemente morir.

Chen Fan estaba lleno de odio. Odiaba ser impotente para cambiar cualquiera de las cosas que habían sucedido, y odiaba a la Secta de la Espada Solitaria por ser demasiado insensible.

Quería morir.

Y sin embargo… no podía dejar de pensar en ella.

Lo único que quedaba por hacer era beber. En sus sueños de borrachera, podría regresar a los maravillosos tiempos del pasado.

Había defraudado a su maestro. Había defraudado a Shan Ling. Había decepcionado a cualquiera que tuviera algo que ver con él.

Meng Hao se quedó allí, taciturno. Ahora que entendía lo que le había sucedido a Chen Fan, se dio cuenta de cómo alguien que alguna vez había sido tan animado y lleno de temple, podía hundirse en tal depresión.

“Suficiente…” murmuró Chen Fan amargamente, inclinando la cabeza… “Te lo ruego, por favor… suficiente…. Por favor…."

El Señor Jian se rió con frialdad. “Si no fuera por las acciones de Shan Ling, ¿de verdad crees que podrías haber cometido un crimen tan atroz y haber salido con nada más que un Alma Naciente destrozada? ¿Crees que el único precio a pagar hubiera sido la incapacidad de pasar a la siguiente etapa de cultivo?”

“Tu existencia no es más que una herramienta que la secta puede usar para influir en Shan Ling. Desafortunadamente... la guerra con la Secta Demonio de Sangre cambió las cosas de manera demasiado inesperada." El Señor Jian luego miró a Meng Hao. “Solo el Patriarca sabía cómo controlar la roca. De lo contrario, nunca habrías podido atravesar nuestra formación de hechizos tan fácilmente." Al ver que Meng Hao parecía estar cada vez más concentrado en sus palabras, el Señor Jian comenzó a creer que su control de la situación estaba creciendo. Volvió a mirar a Chen Fan.

“Tú solo condujiste a tu Maestro a la muerte y arruinaste a tu amada. ¿Y todavía dices 'suficiente'?"

"¡CIERRA LA BOCA!" rugió Meng Hao. Su voz resonó como un trueno y sus ojos brillaron con intención asesina. Sus palabras hicieron que las pupilas del Señor Jian se contrajeran y su corazón se paralizara. Inmediatamente comenzó a apretar su mano derecha.

Sin embargo, fue en este momento exacto cuando el Caldero de Rayos en la mano de Meng Hao brilló.

¡Transposición de Desplazamiento de Forma!

¡Lo que cambió de posición no fue el Señor Jian, sino Chen Fan!


Comentarios del capítulo: (0)


issth-capitulo-755
ISSTH - Capítulo 755
28656
757

Oro para que encuentres la felicidad.

Traductor: Crowli

Capítulo 755: Oro para que encuentres la felicidad.

Cuando el Caldero de Rayos en la mano de Meng Hao comenzó a brillar con luces brillantes y luego emitió un sonido retumbante, la cara del Señor Jian cayó y un mal sentimiento brotó en su corazón. Sin la menor vacilación, apretó con la mano, planeando clavar sus dedos en la cabeza de Chen Fan, hiriéndolo como una amenaza para Meng Hao.

Sin embargo, en el instante en que sus dedos comenzaron a moverse, un poder increíblemente impactante regresó a su mano. Era como si lo que estuviera exprimiendo no fuera carne y sangre, sino un hierro al rojo vivo. La reacción violenta del poder hizo que se sintiera como si agujas le fueran clavadas en la palma de la mano. El Señor Jian estaba completamente conmocionado.

Al mismo tiempo, se sorprendió al descubrir que, en lugar de mirar a Meng Hao como lo había estado todo este tiempo, ahora estaba mirando a Chen Fan.

Con el corazón latiendo con fuerza, miró lentamente hacia abajo para ver su mano apoyada en la cabeza de Meng Hao.

Sus ojos se agrandaron y su cuero cabelludo se entumeció. Inmediatamente respondió, asustado fuera de si mismo.

"¿¡¿¡¿¡Qué habilidad divina es esa!?!?!?" El Señor Jian estaba completamente asombrado y también aterrorizado. Se mordió la punta de la lengua y escupió un poco de sangre la cual uso para huir incluso más rápido que antes.

"¿Tratando de huir?" Dijo Meng Hao, sus ojos parpadeando con intención asesina. Señaló con su dedo índice izquierdo, y su segundo yo verdadero inmediatamente desató la Espada del Tiempo de Madera. Incluso si Sir Jian pudiera moverse más rápido, aún no sería suficiente para escapar de la Espada del Tiempo de Madera.

Estuvo sobre él en un abrir y cerrar de ojos, haciendo que todo lo que lo rodeaba se retorciera y distorsionara. Para su sorpresa, el Señor Jian comenzó a marchitarse rápidamente. Dejó escapar un grito miserable, tras el cual la Espada del Tiempo de Madera lo apuñaló directamente en la cabeza.

¡Asesinado de un solo ataque!

Ordenado y eficiente, no descuidado en lo más mínimo. El cuerpo del Señor Jian se marchito, su Divinidad Naciente se desvaneció. Mientras caía, casi parecía como si hubieran pasado diez mil años; rápidamente se convirtió en nada más que polvo flotando en el viento.

No quedaba nada que indicara que alguna vez lo había estado. Estaba completa y absolutamente... muerto.

Los otros dos expertos en Separación del Espíritu de la Secta de la Espada Solitaria, junto con las decenas de miles de otros discípulos, quedaron conmocionados en completo silencio. Sus rostros eran de un blanco pálido, y apenas había pasado un momento antes de que uno de los expertos en la Separación del Espíritu se sobresaltara y luego se arrodillara para hacer una reverencia.

"¡Príncipe de Sangre, deseamos rendirnos ante la Secta Demonio de Sangre!"

Los otros discípulos inmediatamente cayeron de rodillas, sus corazones latían con fuerza y ​​sus voces temblaban mientras gritaban: "¡Saludos, Príncipe de Sangre!"

A pesar del miedo en sus voces, había decenas de miles de ellos, y el sonido de sus gritos formó una onda de sonido que se extendió en todas direcciones.

Meng Hao no respondió. En cambio, volvió a mirar a Chen Fan. El rostro de Chen Fan estaba abatido, lleno de una expresión que delataba su falta de interés por la vida. Para él, la vida era un dolor del que deseaba librarse.

El corazón de Meng Hao latía de dolor al pensar en el hermano mayor que existía en sus recuerdos. Esa persona no se veía así. Esa persona buscaba de todo corazón el Dao y tenía grandes ambiciones. Aunque a veces podía ser un poco estirado y tenso, era un héroe que nunca dudó ni por un momento en pararse frente a Meng Hao y protegerlo de cualquier peligro.

Ese Chen Fan vio a Meng Hao como un Hermano Menor, alguien a quien necesitaba cuidar después de que su secta desapareciera. Era un Hermano Mayor que incluso se preocupaba de que Meng Hao encontrara una esposa.

"Hermano Mayor…." Dijo Meng Hao con voz suave.

Chen Fan guardó silencio por un momento antes de mirar lentamente a Meng Hao. Después de un momento, forzó una sonrisa en su rostro.

“Hermano Menor, has crecido…. Finalmente puedo dejar de preocuparme…. ¿Tienes algo de tiempo ahora mismo? Si es así, bebamos un poco."

Meng Hao asintió de inmediato, agitando una mano para despedir a los discípulos de la Secta de la Espada Solitaria y a los discípulos de la Secta Demonio de Sangre. Todos dejaron la secta y esperaron afuera, con las piernas cruzadas.

Toda la Secta de la Espada Solitaria estaba en silencio. Meng Hao y Chen Fan se sentaron en el pico de la montaña, debajo de la extraña roca. Chen Fan sacó una jarra de alcohol, que le entregó a Meng Hao.

Se podía ver una mirada compleja en los ojos de Meng Hao, pero no estaba seguro de cómo comenzar a dar consejos, por lo que simplemente aceptó la jarra y tomó un trago largo.

El alcohol era fuerte y quemaba como fuego mientras se deslizaba por su garganta.

Chen Fan miró la roca y dijo en voz baja: "Ella es tu cuñada."

Meng Hao se sentó allí en silencio.

Mientras Chen Fan continuaba, las lágrimas comenzaron a correr por su rostro.

“Nos prometimos mutuamente que, dado que el camino hacia la inmortalidad estaba lleno de tantos obstáculos y giros y vueltas imprevistas, sería mejor pasar nuestras vidas juntos.

“Ella está durmiendo ahora, y puede que no se despierte en esta vida. Pero, de nuevo, tal vez lo haga…. Me quedaré aquí para acompañarla. Ese fue nuestro acuerdo.”

“Dejé caer a mi maestro. No era digno de él..." Chen Fan parecía un anciano. Más y más lágrimas corrían por su rostro.

Rara vez lloró, ni siquiera cuando él y Shan Ling fueron capturados y llevador de regreso a la secta. Cuando Shan Ling tomó la decisión de dormir, había lágrimas en su corazón, pero no salieron. La primera vez que lloró de verdad fue cuando su maestro aceptó el castigo por él.

La segunda vez que lloró fue cuando murió su maestro.

La tercera vez fue aquí, frente a Meng Hao.

"Hermano Mayor…." comenzó Meng Hao, pero no estaba seguro de qué debía decir, así que dejó de hablar. Después de un momento, una mirada determinada apareció en sus ojos. De repente, levantó la mano derecha y una gota de sangre se formó lentamente en la punta de su dedo.

Cuando apareció la gota de sangre, su rostro se puso un poco pálido. Apareció un brillo centelleante de color sangre, y los ojos de Chen Fan se abrieron como platos. Después de un momento, sus ojos brillaron al darse cuenta y se puso de pie.

Con expresión severa, gritó: “¡Hermano Menor! ¿¡Qué crees que estás haciendo!? ¡Detente este instante!"

“Hermano Mayor, no puedo hacer mucho para ayudarte. Lo único que puedo hacer es ayudarte a restaurar tu base de cultivo. De esa manera, aumentará tu longevidad y podrás... podrás tener más tiempo para quedarte con tu amada." Con eso, hizo un gesto con el dedo. Su sangre se disparó instantáneamente hacia adelante y se fusionó con la frente de Chen Fan.

Chen Fan tembló. Años atrás, su Alma Naciente había sido dañada, agrietada; en este momento, sin embargo, el tiempo parecía correr al revés. Su Alma Naciente absorbió la sangre y las grietas se sellaron.

La sangre no solo contenía parte de la fuerza vital de Meng Hao, también contenía parte del poder de su estrato Eterno. Fue ese poder el que permitió restaurar la base de cultivo de Chen Fan.

Por supuesto, Meng Hao solo tenía unas pocas gotas de sangre vital. Si se deshiciera de muchas, lo que era Eterno dentro de él dejaría de existir.

Pero Chen Fan era su hermano mayor. La amistad que se había formado entre ellos dos, y todo lo que había sucedido desde entonces, hizo que Meng Hao ni siquiera dudara. Si no le diera su sangre vital a Chen Fan, eso significaría... que él no era Meng Hao.

Chen Fan comenzó a temblar y, después de un momento, tosió una gran bocanada de sangre cuando su Alma Naciente reapareció instantáneamente como nueva. Ahora que tenía un Alma Naciente nuevamente, su base de cultivo aumentó y su cabello de sal y pimienta se volvió negro.

Sus rasgos envejecidos una vez más se volvieron jóvenes y heroicos, y ya no parecía un anciano. Era de mediana edad y estaba lleno de energía.

Ahora se parecía más al Chen Fan que Meng Hao recordaba.

Chen Fan miró boquiabierto a Meng Hao. "Hermano Menor, tú..."

"No hay necesidad de hablar de eso", dijo Meng Hao en voz baja. "Eres mi Hermano Mayor..."

Chen Fan se mordió la lengua y, después de un largo momento, asintió lentamente. Tomó la jarra de alcohol, miró la roca y empezó a beber.

El cielo se oscureció poco a poco y, finalmente, salió la luna. Cuando el sol del amanecer asomó su cabeza por el horizonte, Meng Hao tomó la iniciativa de iniciar una conversación. Él y Chen Fan comenzaron a charlar sobre la Secta Confianza y todas las cosas que habían sucedido después de eso en el Dominio del Sur. Hablaron de todas las cosas maravillosas del pasado.

Cuando el sol estaba alto en el cielo, Meng Hao se puso de pie.

“Hermano Mayor, tengo que irme ahora…. Si alguna vez te cansas de estar aquí, siempre puedes encontrarme en la Secta Demonio de Sangre."

Chen Fan no respondió al principio. Miró la roca y la mujer que descansaba dentro con los ojos cerrados.

“Has crecido”, dijo en voz baja, “y tu Hermano Mayor ha envejecido…. No te preocupes por mi. Sigues tu camino…. y yo seguiré el mío. Me quedaré aquí con ella hasta el día en que cierre los ojos para siempre.”

“Cuando llegue ese día, Hermano Menor… ¿podrías enterrarme aquí? De esa manera puedo ver salir el sol y ponerse con ella para siempre. Si hay otra vida después de esta… encontraré este lugar de nuevo. Vida tras vida... esperaré hasta el día en que se despierte." Se volvió para mirar profundamente a los ojos de Meng Hao.

“Hermano Menor… cuídate. Tu Hermano Mayor no es bueno en muchas cosas, así que todo lo que puedo hacer... es rezar para que encuentres la felicidad. ¡Espero que tu camino... te lleve a la grandeza!"

Meng Hao miró a Chen Fan, y su rostro estaba lleno de una variedad de emociones complejas. También tenía un sentimiento indescriptible en su corazón que lo llevó a creer que nunca olvidaría a esa persona de la Secta Confianza que estaba tan concentrada en perseguir el Dao. Nunca olvidaría a la persona que estaba frente a él para protegerlo. Tampoco sería capaz de olvidar nunca... al Hermano Mayor de ahora, que estaba allí murmurando suavemente su historia.

"Hermano Mayor... cuídate", dijo Meng Hao en voz baja. Juntó las manos y se inclinó profundamente, luego se volvió y se fue, suspirando por dentro.

Chen Fan se sentó con las piernas cruzadas y vio a Meng Hao irse.

“Ling'er, es mi Hermano Menor. En mi corazón, él es familia…. No tengo mucha familia, solo él y la Hermana Menor Xu. Solo ellos dos.”

"Si todavía tienes algo de conciencia del mundo exterior, oremos juntos para que encuentren la felicidad..."

Meng Hao salió volando de la Secta de la Espada Solitaria. Tan pronto como apareció, los discípulos de la Secta de la Espada Solitaria y los cultivadores de la Secta Demonio de Sangre se pusieron de pie, con expresiones de profundo respeto.

Meng Hao miró a la Secta de la Espada Solitaria y luego dijo: “Produzcan hebras de sus almas y hagan juramentos de sangre. Después de eso, puedes permanecer aquí y convertirse en una rama auxiliar de la Secta Demonio de Sangre. Todo permanecerá como estaba antes, aunque sus fichas de jade, registros antiguos y elementos heredados serán entregados a la Secta Demonio de Sangre.”

“De ahora en adelante, no existe una Secta de la Espada Solitaria en el Dominio del Sur, solo una rama auxiliar de la Secta del Demonio de Sangre.”

“El hombre que sentado debajo de la roca en la cima de la montaña es mi Hermano Mayor Chen Fan. A nadie se le permite pisar ni medio paso en esa montaña. Nadie puede desobedecerlo en lo más mínimo."

Los discípulos de la Secta de la Espada Solitaria expresaron su acuerdo. Desde el momento en que acordaron rendirse, estaban preparados para que sucediera algo como esto. Sus hilos de alma y juramentos de sangre fueron organizados por la Secta Demonio de Sangre, luego se transformaron en un desliz de alma, que fue entregado a Meng Hao. A continuación, se eliminaron los elementos mágicos y los registros antiguos de su tesoreria, así como sus elementos heredados.

Finalmente, algunos discípulos de la Secta Demonio de Sangre fueron estacionados en la secta de forma permanente. Después….

Meng Hao movió su manga y la Secta Demonio de Sangre se elevó a los cielos.

Su próximo objetivo era... ¡la Secta Escarcha Dorada!

En cuanto a su segundo yo verdadero, ya había desaparecido, enviado a un lugar diferente por Meng Hao.


Comentarios del capítulo: (0)