issth-capitulo-755
ISSTH - Capítulo 755
28656
757

Oro para que encuentres la felicidad.

Traductor: Crowli

Capítulo 755: Oro para que encuentres la felicidad.

Cuando el Caldero de Rayos en la mano de Meng Hao comenzó a brillar con luces brillantes y luego emitió un sonido retumbante, la cara del Señor Jian cayó y un mal sentimiento brotó en su corazón. Sin la menor vacilación, apretó con la mano, planeando clavar sus dedos en la cabeza de Chen Fan, hiriéndolo como una amenaza para Meng Hao.

Sin embargo, en el instante en que sus dedos comenzaron a moverse, un poder increíblemente impactante regresó a su mano. Era como si lo que estuviera exprimiendo no fuera carne y sangre, sino un hierro al rojo vivo. La reacción violenta del poder hizo que se sintiera como si agujas le fueran clavadas en la palma de la mano. El Señor Jian estaba completamente conmocionado.

Al mismo tiempo, se sorprendió al descubrir que, en lugar de mirar a Meng Hao como lo había estado todo este tiempo, ahora estaba mirando a Chen Fan.

Con el corazón latiendo con fuerza, miró lentamente hacia abajo para ver su mano apoyada en la cabeza de Meng Hao.

Sus ojos se agrandaron y su cuero cabelludo se entumeció. Inmediatamente respondió, asustado fuera de si mismo.

"¿¡¿¡¿¡Qué habilidad divina es esa!?!?!?" El Señor Jian estaba completamente asombrado y también aterrorizado. Se mordió la punta de la lengua y escupió un poco de sangre la cual uso para huir incluso más rápido que antes.

"¿Tratando de huir?" Dijo Meng Hao, sus ojos parpadeando con intención asesina. Señaló con su dedo índice izquierdo, y su segundo yo verdadero inmediatamente desató la Espada del Tiempo de Madera. Incluso si Sir Jian pudiera moverse más rápido, aún no sería suficiente para escapar de la Espada del Tiempo de Madera.

Estuvo sobre él en un abrir y cerrar de ojos, haciendo que todo lo que lo rodeaba se retorciera y distorsionara. Para su sorpresa, el Señor Jian comenzó a marchitarse rápidamente. Dejó escapar un grito miserable, tras el cual la Espada del Tiempo de Madera lo apuñaló directamente en la cabeza.

¡Asesinado de un solo ataque!

Ordenado y eficiente, no descuidado en lo más mínimo. El cuerpo del Señor Jian se marchito, su Divinidad Naciente se desvaneció. Mientras caía, casi parecía como si hubieran pasado diez mil años; rápidamente se convirtió en nada más que polvo flotando en el viento.

No quedaba nada que indicara que alguna vez lo había estado. Estaba completa y absolutamente... muerto.

Los otros dos expertos en Separación del Espíritu de la Secta de la Espada Solitaria, junto con las decenas de miles de otros discípulos, quedaron conmocionados en completo silencio. Sus rostros eran de un blanco pálido, y apenas había pasado un momento antes de que uno de los expertos en la Separación del Espíritu se sobresaltara y luego se arrodillara para hacer una reverencia.

"¡Príncipe de Sangre, deseamos rendirnos ante la Secta Demonio de Sangre!"

Los otros discípulos inmediatamente cayeron de rodillas, sus corazones latían con fuerza y ​​sus voces temblaban mientras gritaban: "¡Saludos, Príncipe de Sangre!"

A pesar del miedo en sus voces, había decenas de miles de ellos, y el sonido de sus gritos formó una onda de sonido que se extendió en todas direcciones.

Meng Hao no respondió. En cambio, volvió a mirar a Chen Fan. El rostro de Chen Fan estaba abatido, lleno de una expresión que delataba su falta de interés por la vida. Para él, la vida era un dolor del que deseaba librarse.

El corazón de Meng Hao latía de dolor al pensar en el hermano mayor que existía en sus recuerdos. Esa persona no se veía así. Esa persona buscaba de todo corazón el Dao y tenía grandes ambiciones. Aunque a veces podía ser un poco estirado y tenso, era un héroe que nunca dudó ni por un momento en pararse frente a Meng Hao y protegerlo de cualquier peligro.

Ese Chen Fan vio a Meng Hao como un Hermano Menor, alguien a quien necesitaba cuidar después de que su secta desapareciera. Era un Hermano Mayor que incluso se preocupaba de que Meng Hao encontrara una esposa.

"Hermano Mayor…." Dijo Meng Hao con voz suave.

Chen Fan guardó silencio por un momento antes de mirar lentamente a Meng Hao. Después de un momento, forzó una sonrisa en su rostro.

“Hermano Menor, has crecido…. Finalmente puedo dejar de preocuparme…. ¿Tienes algo de tiempo ahora mismo? Si es así, bebamos un poco."

Meng Hao asintió de inmediato, agitando una mano para despedir a los discípulos de la Secta de la Espada Solitaria y a los discípulos de la Secta Demonio de Sangre. Todos dejaron la secta y esperaron afuera, con las piernas cruzadas.

Toda la Secta de la Espada Solitaria estaba en silencio. Meng Hao y Chen Fan se sentaron en el pico de la montaña, debajo de la extraña roca. Chen Fan sacó una jarra de alcohol, que le entregó a Meng Hao.

Se podía ver una mirada compleja en los ojos de Meng Hao, pero no estaba seguro de cómo comenzar a dar consejos, por lo que simplemente aceptó la jarra y tomó un trago largo.

El alcohol era fuerte y quemaba como fuego mientras se deslizaba por su garganta.

Chen Fan miró la roca y dijo en voz baja: "Ella es tu cuñada."

Meng Hao se sentó allí en silencio.

Mientras Chen Fan continuaba, las lágrimas comenzaron a correr por su rostro.

“Nos prometimos mutuamente que, dado que el camino hacia la inmortalidad estaba lleno de tantos obstáculos y giros y vueltas imprevistas, sería mejor pasar nuestras vidas juntos.

“Ella está durmiendo ahora, y puede que no se despierte en esta vida. Pero, de nuevo, tal vez lo haga…. Me quedaré aquí para acompañarla. Ese fue nuestro acuerdo.”

“Dejé caer a mi maestro. No era digno de él..." Chen Fan parecía un anciano. Más y más lágrimas corrían por su rostro.

Rara vez lloró, ni siquiera cuando él y Shan Ling fueron capturados y llevador de regreso a la secta. Cuando Shan Ling tomó la decisión de dormir, había lágrimas en su corazón, pero no salieron. La primera vez que lloró de verdad fue cuando su maestro aceptó el castigo por él.

La segunda vez que lloró fue cuando murió su maestro.

La tercera vez fue aquí, frente a Meng Hao.

"Hermano Mayor…." comenzó Meng Hao, pero no estaba seguro de qué debía decir, así que dejó de hablar. Después de un momento, una mirada determinada apareció en sus ojos. De repente, levantó la mano derecha y una gota de sangre se formó lentamente en la punta de su dedo.

Cuando apareció la gota de sangre, su rostro se puso un poco pálido. Apareció un brillo centelleante de color sangre, y los ojos de Chen Fan se abrieron como platos. Después de un momento, sus ojos brillaron al darse cuenta y se puso de pie.

Con expresión severa, gritó: “¡Hermano Menor! ¿¡Qué crees que estás haciendo!? ¡Detente este instante!"

“Hermano Mayor, no puedo hacer mucho para ayudarte. Lo único que puedo hacer es ayudarte a restaurar tu base de cultivo. De esa manera, aumentará tu longevidad y podrás... podrás tener más tiempo para quedarte con tu amada." Con eso, hizo un gesto con el dedo. Su sangre se disparó instantáneamente hacia adelante y se fusionó con la frente de Chen Fan.

Chen Fan tembló. Años atrás, su Alma Naciente había sido dañada, agrietada; en este momento, sin embargo, el tiempo parecía correr al revés. Su Alma Naciente absorbió la sangre y las grietas se sellaron.

La sangre no solo contenía parte de la fuerza vital de Meng Hao, también contenía parte del poder de su estrato Eterno. Fue ese poder el que permitió restaurar la base de cultivo de Chen Fan.

Por supuesto, Meng Hao solo tenía unas pocas gotas de sangre vital. Si se deshiciera de muchas, lo que era Eterno dentro de él dejaría de existir.

Pero Chen Fan era su hermano mayor. La amistad que se había formado entre ellos dos, y todo lo que había sucedido desde entonces, hizo que Meng Hao ni siquiera dudara. Si no le diera su sangre vital a Chen Fan, eso significaría... que él no era Meng Hao.

Chen Fan comenzó a temblar y, después de un momento, tosió una gran bocanada de sangre cuando su Alma Naciente reapareció instantáneamente como nueva. Ahora que tenía un Alma Naciente nuevamente, su base de cultivo aumentó y su cabello de sal y pimienta se volvió negro.

Sus rasgos envejecidos una vez más se volvieron jóvenes y heroicos, y ya no parecía un anciano. Era de mediana edad y estaba lleno de energía.

Ahora se parecía más al Chen Fan que Meng Hao recordaba.

Chen Fan miró boquiabierto a Meng Hao. "Hermano Menor, tú..."

"No hay necesidad de hablar de eso", dijo Meng Hao en voz baja. "Eres mi Hermano Mayor..."

Chen Fan se mordió la lengua y, después de un largo momento, asintió lentamente. Tomó la jarra de alcohol, miró la roca y empezó a beber.

El cielo se oscureció poco a poco y, finalmente, salió la luna. Cuando el sol del amanecer asomó su cabeza por el horizonte, Meng Hao tomó la iniciativa de iniciar una conversación. Él y Chen Fan comenzaron a charlar sobre la Secta Confianza y todas las cosas que habían sucedido después de eso en el Dominio del Sur. Hablaron de todas las cosas maravillosas del pasado.

Cuando el sol estaba alto en el cielo, Meng Hao se puso de pie.

“Hermano Mayor, tengo que irme ahora…. Si alguna vez te cansas de estar aquí, siempre puedes encontrarme en la Secta Demonio de Sangre."

Chen Fan no respondió al principio. Miró la roca y la mujer que descansaba dentro con los ojos cerrados.

“Has crecido”, dijo en voz baja, “y tu Hermano Mayor ha envejecido…. No te preocupes por mi. Sigues tu camino…. y yo seguiré el mío. Me quedaré aquí con ella hasta el día en que cierre los ojos para siempre.”

“Cuando llegue ese día, Hermano Menor… ¿podrías enterrarme aquí? De esa manera puedo ver salir el sol y ponerse con ella para siempre. Si hay otra vida después de esta… encontraré este lugar de nuevo. Vida tras vida... esperaré hasta el día en que se despierte." Se volvió para mirar profundamente a los ojos de Meng Hao.

“Hermano Menor… cuídate. Tu Hermano Mayor no es bueno en muchas cosas, así que todo lo que puedo hacer... es rezar para que encuentres la felicidad. ¡Espero que tu camino... te lleve a la grandeza!"

Meng Hao miró a Chen Fan, y su rostro estaba lleno de una variedad de emociones complejas. También tenía un sentimiento indescriptible en su corazón que lo llevó a creer que nunca olvidaría a esa persona de la Secta Confianza que estaba tan concentrada en perseguir el Dao. Nunca olvidaría a la persona que estaba frente a él para protegerlo. Tampoco sería capaz de olvidar nunca... al Hermano Mayor de ahora, que estaba allí murmurando suavemente su historia.

"Hermano Mayor... cuídate", dijo Meng Hao en voz baja. Juntó las manos y se inclinó profundamente, luego se volvió y se fue, suspirando por dentro.

Chen Fan se sentó con las piernas cruzadas y vio a Meng Hao irse.

“Ling'er, es mi Hermano Menor. En mi corazón, él es familia…. No tengo mucha familia, solo él y la Hermana Menor Xu. Solo ellos dos.”

"Si todavía tienes algo de conciencia del mundo exterior, oremos juntos para que encuentren la felicidad..."

Meng Hao salió volando de la Secta de la Espada Solitaria. Tan pronto como apareció, los discípulos de la Secta de la Espada Solitaria y los cultivadores de la Secta Demonio de Sangre se pusieron de pie, con expresiones de profundo respeto.

Meng Hao miró a la Secta de la Espada Solitaria y luego dijo: “Produzcan hebras de sus almas y hagan juramentos de sangre. Después de eso, puedes permanecer aquí y convertirse en una rama auxiliar de la Secta Demonio de Sangre. Todo permanecerá como estaba antes, aunque sus fichas de jade, registros antiguos y elementos heredados serán entregados a la Secta Demonio de Sangre.”

“De ahora en adelante, no existe una Secta de la Espada Solitaria en el Dominio del Sur, solo una rama auxiliar de la Secta del Demonio de Sangre.”

“El hombre que sentado debajo de la roca en la cima de la montaña es mi Hermano Mayor Chen Fan. A nadie se le permite pisar ni medio paso en esa montaña. Nadie puede desobedecerlo en lo más mínimo."

Los discípulos de la Secta de la Espada Solitaria expresaron su acuerdo. Desde el momento en que acordaron rendirse, estaban preparados para que sucediera algo como esto. Sus hilos de alma y juramentos de sangre fueron organizados por la Secta Demonio de Sangre, luego se transformaron en un desliz de alma, que fue entregado a Meng Hao. A continuación, se eliminaron los elementos mágicos y los registros antiguos de su tesoreria, así como sus elementos heredados.

Finalmente, algunos discípulos de la Secta Demonio de Sangre fueron estacionados en la secta de forma permanente. Después….

Meng Hao movió su manga y la Secta Demonio de Sangre se elevó a los cielos.

Su próximo objetivo era... ¡la Secta Escarcha Dorada!

En cuanto a su segundo yo verdadero, ya había desaparecido, enviado a un lugar diferente por Meng Hao.


Comentarios del capítulo: (0)


issth-capitulo-756
ISSTH - Capítulo 756
28693
758

¡Gordo loco!

Traductor: Crowli

Capítulo 756: ¡Gordo loco!

En la Secta Escarcha Dorada, no importaba que toda la secta hubiera sido sellada. Los discípulos todavía se enfrentaban a decisiones difíciles.

¿Deberían seguir defendiendo su posición o deberían abandonar el Dominio del Sur...?

¿Deberían rendirse ante la Secta Demonio de Sangre o morir en batalla…?

La destrucción de la Secta del Tamiz Negro no fue nada asombroso. Sin embargo, la rendición de la Secta de la Espada Solitaria había sido presenciada por cientos de miles de cultivadores del Dominio del Sur. La noticia se había extendido desde hacía mucho tiempo, e incluso la Secta de la Escarcha Dorada sellada había recibido la noticia.

No pasó mucho tiempo para que la Secta Escarcha Dorada se alarmara increíblemente. Por supuesto, el menos alarmado de todos fue Li Fugui. Sin embargo, a pesar de su falta de alarma, todavía estaba bastante nervioso. Los últimos días lo encontraron suspirando de angustia y con una clara pérdida. 

La Secta Escarcha Dorada lo había tratado bien, muy bien, desde el principio. Le habían dado muchas hermosas y amadas compañeras, que lo dejaron exhausto, pero feliz…. Por otro lado, Meng Hao había sido su hermano desde sus días en la Secta Confianza.

Se habían unido a la secta juntos como discípulos de la Secta Exterior. Habían capturado pollos salvajes para comer e incluso habían dirigido juntos la tienda general. Meng Hao lo había cuidado, y eso era algo que nunca olvidaría.

Los dos eran verdaderamente hermanos.

Ahora, sin embargo, se encontraba en una situación incómoda y en realidad estaba algo confundido sobre qué hacer. Su hermano estaba en camino de destruir la Secta Escarcha Dorada, y no estaba seguro de cómo manejar la situación.

Unos días después de la rendición de la Secta de la Espada Solitaria, el único experto en Separación del Espíritu de la Secta de la Escarcha Dorada, junto con el maestro de Li Fugui, acudieron personalmente a él para discutir el asunto.

"¿Demandar por la paz?" Dijo el Gordo, boquiabierto ante el Patriarca de la Separación del Espíritu, que parecía bastante agotado.

“Estás en buenos términos con Meng Hao. Es el tipo de persona que... a pesar de ser cruel y despiadado, capaz de llevar a cabo horrendas masacres y con una base de cultivo insondablemente alta, sigue siendo... alguien que se preocupa por las amistades pasadas.”

“Podemos verificar eso por las noticias sobre la Secta de la Espada Solitaria. Basado en lo que sucedió con Chen Fan, es posible saber un poco sobre lo que está pensando Meng Hao.”

“Li Fugui, piénsalo. ¿Cómo te ha tratado la secta desde que te uniste? Ahora nos enfrentamos a una catástrofe inminente. ¡Con suerte, puedes dar un paso adelante con valentía y usar tu amistad con Meng Hao para ayudarnos a soportar esta tormenta!”

“La Secta Escarcha Dorada está dispuesta a rendirse. Nuestro único pedido es que no nos convirtamos en una rama auxiliar, ¡sino en aliados!”

“Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para cumplir con la Secta Demonio de Sangre, pero queremos preservar nuestras enseñanzas y doctrinas daoístas centrales, para que nuestra secta no sea borrada del Dominio del Sur. Quizás dentro de unos años, podamos volver a alcanzar la prominencia. Debemos luchar por esa oportunidad."

El único Patriarca de Separación del Espíritu de la Secta de la Escarcha Dorada juntó las manos y se inclinó profundamente ante Li Fugui. El maestro de Li Fugui se paró a un lado, mirándolo.

Li Fugui se quedó callado por un momento antes de asentir con seriedad.

Otro día de nerviosismo pasó para la Secta Escarcha Dorada. Finalmente, las nubes hervían fuera de la gran formación de hechizos de la secta, y aparecieron decenas de miles de rayos de luz. Eran como un imponente mar de sangre, de color rojo brillante mientras se disparaban hacia la Secta Escarcha Dorada.

Estos eran los discípulos de la Secta Demonio de Sangre. Habían destruido la Secta del Tamiz Negro y habían obligado a la Secta de la Espada Solitaria a hacer un juramento. Ahora, se volvieron hacia la Secta Escarcha Dorada, con sus corazones llenos de deseo de matar.

Detrás de ellos estaban los cultivadores rebeldes, incluso habia más que antes. Cientos de miles seguían a la Secta Demonio de Sangre a través del Dominio del Sur para dar testimonio.

Fuera de la Secta Escarcha Dorada había un área donde el aire no se ondulaba con las distorsiones de una formación de hechizos defensivos, ni había ninguna niebla envolvente. En cambio, una barrera de ilusión la protegía, revelando solo la imagen de una montaña estéril.

Tan pronto como los discípulos de la Secta Demonio de Sangre aparecieron en la escena, y antes de que pudieran reaccionar, se pudo ver un rayo de luz y la figura redonda del Gordo estaba allí en la montaña.

"¡No ataquen, no ataquen, soy yo!" gritó a todo pulmón. Ver a las decenas de miles de discípulos de la Secta Demonio de Sangre, y los cientos de miles de cultivadores rebeldes detrás de ellos, dejó al Gordo completamente asustado.

Meng Hao miró al Gordo y luego miró a la Secta Escarcha Dorada. Solo le tomó un momento descubrir qué estaba planeando la Secta Escarcha Dorada. Interiormente, ya había estado experimentando algunas dudas sobre cómo manejarlas.

El Gordo estaba aquí, y Meng Hao sabía que no importaba lo que le hiciera a la Secta Escarcha Dorada, afectaría negativamente al Gordo.

Al ver al Gordo aparecer de repente, Meng Hao agitó su manga, haciendo que el aire a su alrededor se distorsionara. Desapareció y luego reapareció frente al Gordo. Luego fueron rodeados por una borrosidad que impedía que cualquiera pudiera ver con claridad lo que estaba sucediendo.

Una leve sonrisa apareció en el rostro de Meng Hao. Miró la figura rechoncha del Gordo y luego se echó a reír a carcajadas. Gordo exhaló un suspiro de alivio y los dos se abrazaron.

Desafortunadamente, no pasó mucho tiempo para que la sonrisa de Meng Hao se volviera irónica.

"Tu barriga... es demasiado grande", dijo. Gordo estaba tan gordo que le costó abrazarlo.

“Sí, volví a engordar”, dijo Gordo, sonriendo y frotándose la cabeza. "Recientemente he estado pensando en intentar perder algo de peso." Miró más allá de Meng Hao hacia las decenas de miles de discípulos de la Secta Demonio de Sangre de aspecto asesino.

“Entonces, um…. Hermano mayor Meng Hao, ¿qué dices que nos ponemos manos a la obra?" Gordo parecía extremadamente nervioso.

"¿Oh?" respondió Meng Hao, parpadeando y mirando a Gordo con una sonrisa enigmática.

Gordo suspiró y luego se explicó directamente. “El Patriarca de la Separación del Espíritu de la secta me envió aquí para pedir la paz. ¿Qué tal si… no peleamos? La secta se rendirá siempre que puedan preservar sus enseñanzas y doctrinas daoístas fundamentales..."

Mientras los dos charlaban, los discípulos de la Secta Escarcha Dorada miraban nerviosos desde dentro de su secta, preguntándose cuál sería el resultado.

"Me pregunto si el hermano mayor Li tendrá éxito o no..."

“Meng Hao realmente valora la amistad. No debería tener dificultades para convencerlo."

“No se puede decir con seguridad. Meng Hao es el Príncipe de Sangre de la Secta Demonio de Sangre. Ha matado a innumerables personas y es completamente cruel y feroz. No hay forma de que esté de acuerdo con nuestras demandas tan fácilmente." Incluso mientras discutían el asunto, Meng Hao estaba escuchando a Gordo hacer sus demandas. Una sonrisa aún más amplia apareció en el rostro de Meng Hao.

"Gordo, estás trabajando tan duro para representar a la secta y pedir la paz, pero ¿qué te ha ofrecido la secta a cambio?"

Gordo se quedó boquiabierto por un momento, luego de repente se dio una palmada en el muslo. Una mirada de furia apareció en su rostro.

"¡Maldición! ¡Tienes razón! ¡¡Esos bastardos no me ofrecieron nada!! Muy bien, Meng Hao, no aceptes nada todavía. Voy a volver a la secta y dire que las negociaciones no van bien. Después de que le ofrezcan algo bueno a este Joven Maestro Gordo, volveré."

Meng Hao se rió entre dientes y negó con la cabeza. Luego movió su manga, haciendo que la borrosidad a su alrededor se desvaneciera. Cuando se aclaró, todos en el mundo exterior pudieron verlos a los dos.

El rostro de Meng Hao se oscureció y los ojos del Gordo brillaron. Al darse cuenta de que era hora de montar el show, se enfureció y luego rugió: "Meng Hao, ¿¡¿¡cómo puedes ser así!?!?"

Ardiendo de rabia, se volvió y se dirigió de regreso a la Secta Escarcha Dorada.

Los rostros de los cultivadores de la Secta Escarcha Dorada cayeron y sus corazones comenzaron a latir con fuerza.

Gordo regresó enojado a la secta e inmediatamente fue rodeado por discípulos de aspecto ansioso.

“¡Ya terminé con ese tonto! ¡Es todo!" gritó Gordo. “¡A Meng Hao no le importa en absoluto la amistad! ¡Estoy harto de intentar reconciliarme con él! " Escuchar el despotricar del Gordo hizo que los cultivadores de la Secta de la Escarcha Dorada se alarmaran aún más.

El único Patriarca de la Separación del Espíritu se acercó de inmediato y preguntó: "¿No estuvo de acuerdo?"

“¡Tan pronto como mencioné el asunto de demandar por la paz, me preguntó qué autoridad tenía para negociar por la secta! ¡¿¿¡¿Con qué autoridad?!?! ¡Soy un discípulo de la Secta Escarcha Dorada, maldita sea! ¡Qué insulto!” Mientras hablaba, los ojos de Gordo se movían de un lado a otro con astucia.

Los discípulos de la Secta de la Escarcha Dorada de los alrededores se habían estado reprimiendo durante demasiado tiempo. Habían puesto todas sus esperanzas en el Gordo, y ahora que había fallado, no podían reprimirse más.

" Bueno, si va a ser así, ¡entonces peleemos!"

"¡Si! ¡Sería mejor morir en batalla que ser insultado así! Incluso el Hermano Mayor Li no pudo hacer nada al respecto. ¡Luchemos!"

"¡¡LUCHEMOS!!"

Sus deseos de ir a la batalla se dispararon, y pronto, toda la secta se llenó de un aura asesina. La gente incluso comenzó a rotar las formaciones de hechizos de la secta para que estén listas para la batalla.

Gordo estaba estupefacto. Pensó que había dejado las cosas bastante obvias y se sorprendió de que nadie hubiera captado su significado oculto.

El Patriarca de la Separación del Espíritu se quedó allí en silencio, mirando a Meng Hao flotando en el aire en la distancia. Suspiró interiormente. No tenía ningún deseo de ir a la guerra; la Secta Escarcha Dorada ni siquiera se acercó a coincidir con la Secta Demonio de Sangre. Pero ahora… ¿qué otras opciones tenían?

Normalmente hablando, habría captado el mensaje oculto en las palabras de Li Fugui hace un momento. Sin embargo, estaba tan ansioso y alarmado que simplemente no se dio cuenta.

"¡Si vamos a pelear, entonces deberíamos dar el primer paso!" dijo el Patriarca de la Separación del Espíritu, apretando los dientes. "¡Pelear ahora y preocuparse de todo lo demás más tarde!"

Los ojos de Gordo se agrandaron y su corazón comenzó a latir con fuerza. Al darse cuenta de que las cosas se estaban saliendo de control, rápidamente dio un paso adelante.

“En realidad…” dijo. "Creo que todavía hay algo de esperanza..."

“Hermano Mayor Li, no hay necesidad de discutir más. ¡Vamos a pelear! "

"¡Si! Hermano Menor Li, nos han arrinconado. ¡La única opción ahora es luchar!"

“¡Les mostraremos quién es la Secta Escarcha Dorada! Puede que estemos arrinconados ahora, ¡pero todavía tenemos el poder para luchar!"

Gordo ahora estaba extremadamente nervioso. “¡Hola a todos, tienen que escucharme! Creo…."

"¡Li Fugui, no es necesario!" Dijo el cultivador de Separación del Espíritu, con los ojos fríos. “Cometí un error de juicio. Parece que tendremos que luchar primero antes de que podamos tener la oportunidad de cambiar esto. Discípulos, escuchen mi orden..." Se sacudió la manga y estaba a punto de dar órdenes cuando, de repente , Gordo levantó la cabeza y rugió.

“¡Patriarca, dame una oportunidad más! ¡Yo, Li Fugui, arriesgaré mi vida para asegurar la paz para la secta!" Estaba tan nervioso que tenía la garganta ronca.

Inmediatamente, todos se volvieron para mirarlo en estado de shock, incluso el Patriarca de la Separación del Espíritu.

Li Fugui se golpeó el pecho con tanta fuerza que le dolió, y las lágrimas brotaron de sus ojos.

"Eres un niño increíble", dijo el experto en Separación del Espíritu, claramente conmovido. “Tú... realmente no necesitas ponerte en tal peligro. ¡Lucharemos contra ellos y les mostraremos el verdadero poder de la Secta Escarcha Dorada! ¡Esa es nuestra única esperanza!" Con eso, se preparó para dar órdenes de combate.

Gordo estaba temblando y las venas de su frente se hinchaban. Una vez más, dejó escapar un poderoso rugido.

“No se preocupe, Patriarca. Soy un discípulo de la Secta Escarcha Dorada. ¡Incluso si muero de la muerte más cruel, ayudaré a la secta a superar esta crisis! Esta vez voy a simplemente decir que Meng Hao que soy un discípulo de la Secta Escarcha Dorada, y su futuro Príncipe Dorado. ¡Si no está de acuerdo con nuestros términos, me mataré justo en frente de él!" Con eso, voló por los aires, su rostro tranquilo e inquebrantable.

Un temblor recorrió al Patriarca de la Separación del Espíritu, y los otros discípulos se emocionaron por completo al ver el rostro empapado de lágrimas de Gordo y la calma frente a la muerte.

"Independientemente de si tienes éxito o no", dijo el Patriarca de la Separación del Espíritu, "¡¡ahora eres el Príncipe Dorado de la Secta Escarcha Dorada!!" En este punto, sintió que algo sospechoso estaba pasando, pero considerando la crisis en la que se encontraban, no podía concentrarse demasiado en eso.

Gordo inmediatamente comenzó a emocionarse. En su opinión, era el momento de llevar las cosas un poco más lejos, así que respiró hondo y luego se arrancó la parte superior de la bata, dejando al descubierto sus rollos de grasa. Con una expresión seria y llena de determinación de morir por su secta, gritó: “¡Patriarca, por favor, concédame un tatuaje titular!

"¡Por favor, talle los caracteres 'Príncipe Dorado de la Secta Escarcha Dorada' en mi espalda!"

El Patriarca de la Separación del Espíritu lo miró conmocionado y su rostro se crispó.


Comentarios del capítulo: (0)