rmji-capitulo-760
RMJI - Capítulo 760
35922
760

Capítulo 760: Los gusanos de seda de hielo y la esencia áurica

Traductor: Draggnel

Capítulo 760: Los gusanos de seda de hielo y la esencia áurica

Una vez que la mayoría de los demás se fueron, Diablo Concordia dijo sin expresión: "¡Hermano Marcial Joven, sígueme! Hay algo que debo decirte a solas". Luego salió de la sala sin volverse.

La mirada de Diablo Pieza de Nube vagó por un momento y le siguió en silencio después de algunas dudas. Parecía que temía mucho al gran hombre de túnica negra.

El Maestro Alcanzando el Sol esperó hasta que el Diablo Concordia y Diablo Pieza de Nube se marcharon antes de enfrentarse a Han Li y a la mujer pálida. "Compañeros Daoístas Han y Bai, tengamos una charla adecuada. ¿Qué os parece si primero echán un vistazo a los objetos que queréis y luego deciden si van a participar o no en las batallas apostadas? Este humilde Daoísta entiende su razonamiento. Después de todo, este asunto será extremadamente peligroso. Si no hay una recompensa adecuada, nadie se arriesgaría. Pero sin importar si estos artículos son de su satisfacción, espero que ustedes dos Compañeros Daoístas participen en las batallas apostadas".

Wei Wuya simplemente se paró a un lado y mantuvo sus manos detrás de su espalda. Estaba examinando tranquilamente a los dos.

Al oír al Maestro Alcanzando el Sol, Han Li no respondió. Más bien, la hermosa mujer pálida frunció el ceño y dijo: "Soy una mujer que recorre el camino solitario. No me importa si el Moulan invade el Sur Celestial o al revés. Si no fuera por tu mensaje hablando de este tema, no habría salido de la reclusión. Saquemos primero los asuntos feos del camino. Si lo que tienes no me satisface, me iré sin reservas".

El Maestro Alcanzando el Sol no se enfadó por sus frías palabras, y en su lugar respondió con un tono cálido: "Compañero Daoísta Bai, ¡no hay necesidad de esto! Aunque me equivoqué un poco por lo que pasó en el pasado, en realidad estaba haciendo lo mejor para ti".

La expresión de la mujer se hundió y resopló fríamente: "¡Yo soy quien juzga si se equivocó o no! Basta de hablar del pasado; saca el artículo".

Cuando Han Li escuchó esto, se sintió conmocionado a pesar de su exterior tranquilo. Esta mujer apellidada Bai parecía tener una disputa de algún tipo, quizás debido a una relación pasada. 

Cuando el Maestro Alcanzando el Sol vio la expresión de enfado de la mujer, sólo pudo sacudir la cabeza sin poder evitarlo y sacó una caja de jade blanco de su bolsa de almacenamiento.

Parecía bastante ordinaria, como si estuviera hecha de materiales comunes. Pero en el instante en que apareció, toda la habitación bajó de temperatura como si estuvieran en pleno invierno. Incluso Han Li, que hacía tiempo que no se inmutaba ante el clima, no pudo evitar sentirse mal ante semejante frío.

La mujer apellidada Bai reveló su excitación al sentir el frío glacial que emitía la caja.

En ese momento, el Maestro Alcanzando el Sol le ofreció sin palabras la caja de jade a la mujer. Después de tomarla en sus manos, la abrió, revelando claramente a Han Li.

Eran un par de capullos cristalinos transparentes. Emitían un rastro de Qi frío que hizo que Han Li frunciera el ceño. Parecían ser capullos de los Gusanos de Seda de Hielo, que ocupaban el último lugar en la lista de insectos exóticos.

Aunque este insecto exótico no era muy poderoso en la batalla, tiene una habilidad divina inconcebible que es difícil de encontrar. Si esta mujer realmente necesitaba estos insectos, era muy posible que aceptara luchar en la batalla apostada.

"¿Por qué son capullos? No están completamente crecidos". Para sorpresa de Han Li, la expresión de la mujer se volvió desagradable al verlos.

El Maestro Alcanzando el Sol respondió con una expresión tranquila: "Compañero Daoísta Bai, estos Gusanos de Seda de Hielo se encontraron a cien metros de profundidad dentro de una capa de hielo. No son comunes; son Gusanos de Seda Monarca de alto grado. Míralos con tu sentido espiritual. Verás que hay algo excepcional en ellos".

"¿Gusanos de seda monarca?" La expresión de la mujer se agitó y con duda pasó su sentido espiritual por los capullos. Un momento después, su expresión se relajó.

"¿Qué te parece? Mientras estos Gusanos de Seda Monarca estén todavía en sus capullos, deberían ser más que suficientes para tus usos".

Tras un momento de duda, la mujer guardó la caja y dijo: "Con esto, podré luchar en la batalla apostada".

El Maestro Alcanzando el Sol suspiró aliviado y sonrió: "Bien. Con las Artes de la Nube de Escarcha de la Compañera Daoísta Bai, será capaz de enfrentarse a esos insignificantes guerreros de hechizos en un solo movimiento".

Después, la mujer dijo inexpresivamente: "Me despido", antes de salir de la sala.

El Maestro Alcanzando el Sol sonrió amargamente y sacudió la cabeza. Al ver esto, Wei Wuya se rió y no dijo nada más.

Una vez que la mujer abandonó la sala, el Maestro Alcanzando el Sol se centró en Han Li y preguntó con una sonrisa: "Compañero Daoísta Han, ¿cuánta Esencia Áurica necesitas?".

Con intenciones completamente abiertas, Han Li dijo: "Requiero mucha. Se puede decir que cuanto más, mejor. Por supuesto, ya que la Esencia Áurica es bastante valiosa, siempre que ustedes dos Compañeros Daoístas me la den, la cambiaré por un precio equivalente. Definitivamente, no tendré que sufrir una pérdida".

El Maestro Alcanzando el Sol se rió. "Por el tono del Compañero Daoísta Han, parece que posee bastante riqueza. Sin embargo, el Compañero Daoísta Han debería saber que en nuestro reino, hay pocos objetos capaces de tentar al Compañero Daoísta Wei y a mí. De lo contrario, no habríamos renunciado a tantas de nuestras posesiones mundanas para esta guerra".

Han Li sonrió y no dijo nada más. En su lugar, Wei Wuya suspiró y habló de repente: "Compañero Daoísta Alcanzando el Sol, tu tono puede ser atrevido, pero el Compañero Daoísta Han fue capaz de escapar de un Sabio Divino Moulan con sólo un cultivo de etapa Alma Naciente temprana. No es un cultivador ordinario".

El Maestro Alcanzando el Sol dijo casualmente, "Hehe, he sido grosero. Pero independientemente de lo que el Compañero Daoísta Han planee usar para intercambiar la Esencia Áurica, qué tal si primero le echa un vistazo. Si el Compañero Daoísta realmente tiene un objeto que pueda tentarnos, no tendremos ningún inconveniente en cambiarlo por la totalidad de la Esencia Áurica".

Entonces sacó su bolsa de almacenamiento y una luz blanca voló hacia su palma, revelando tres trozos de roca dorada de varios tamaños que brillaban magníficamente. El Daoísta de mediana edad se los entregó a Han Li en un solo movimiento.

El corazón de Han Li palpitó al recibir directamente las rocas, y las examinó con deseo codicioso.

Los tres trozos, uno grande y dos pequeños, eran realmente Esencia Áurica. El más grande de los trozos era más o menos del mismo tamaño que el trozo que se subastó en la reunión comercial, del tamaño de una nuez. En cuanto a las piezas más pequeñas, eran de la mitad de ese tamaño. Esta cantidad de Esencia Áurica debería ser suficiente para infundir espadas voladoras tensómicas. Sin embargo, le faltaba algo de cantidad en comparación con lo que Han Li deseaba. A pesar de su expresión calmada, sus ojos delataban un rastro de decepción.

El Maestro Alcanzando el Sol se sorprendió un poco al ver esto. ¿Cuánta Esencia Áurica quería este hombre? Era bastante desconcertante. Con ese pensamiento, lanzó una mirada a Wei Wuya.

Habiendo visto la expresión de Han Li, también miró al Maestro Alcanzando el Sol y sacó tranquilamente de su manga un trozo de Esencia Áurica del tamaño de un puño.

Cuando Han Li vio un trozo tan grande de Esencia Áurica en la mano de Wei Wuya, se alegró. Aunque este trozo de Esencia Áurica no era suficiente para las setenta y dos espadas voladoras, con suerte, esto junto con tres trozos más pequeños debería ser suficiente para al menos la mitad de ellas. Con treinta y seis espadas voladoras apoyadas con la Técnica de Reflejo de Luz de Espada, sería suficiente para una Formación de Espada Aurica a pequeña escala.

Con emoción en su corazón, Han Li cogió el trozo de Esencia Áurica que Wei Wuya le lanzó. Después de examinarlo con una profunda respiración, dijo: "Aunque esto puede ser toda tu Esencia Áurica, todavía es algo escaso. Pero será suficiente para participar en la batalla apostada. Por favor, echa un vistazo a estos objetos y comprueba si son de tu agrado".

Después de guardar la Esencia Áurica, sacó dos cajas de jade de diferentes colores y las entregó por separado a Wei Wuya y al Maestro Alcanzando el Sol.

Cada uno de ellos tomó las cajas de jade y las abrió con indiferencia. Wei Wuya sopesó la caja en su mano antes de abrirla primero.

Una de las cajas tenía numerosas escamas escarlatas del tamaño de una uña. La otra caja tenía un caparazón de tortuga del tamaño de un puño. Los dos cultivadores de la etapa Alma Naciente tardía se quedaron sorprendidos por lo que vieron.

"¿Qué es esto?"

"¡Materiales de bestia demoníaca!"

Han Li explicó: "Eso es correcto. El Compañero Daoísta Wei tiene las escamas de un Dragón de Inundación Venenoso de grado ocho. En cuanto al Compañero Daoísta Alcanzando el Sol, posee el caparazón de una tortuga demoníaca de grado ocho. Aunque no me atrevo a decir que estos objetos son existencias que desafían al cielo, estos materiales demoníacos metamorfoseados se ven raramente en el Sur Celestial. Deberían ser más que suficientes para intercambiar por Esencia Áurica".

Aunque el tono de Han Li era tranquilo, tenía mucha confianza. Los materiales de bestia demoníaca de grado ocho eran extremadamente difíciles de conseguir incluso en los Mares de la Estrella Dispersa. Aunque muchos cultivadores se dirigían a los Mares de las Estrellas Exteriores, muy pocos eran capaces de ver bestias demoníacas de ese grado, y mucho menos de matar una.

Y en el Sur Celestial, las bestias demoníacas de grado siete y seis fueron asesinadas tan rápido como aparecieron. No queda ninguna que ascienda a la etapa de grado ocho. Y aparte de unas pocas áreas que controlan las grandes sectas, todas las demás áreas están desprovistas de bestias demoníacas de alto grado.

Aunque el Maestro Alcanzando el Sol fue capaz de recuperarse rápidamente de su shock, Wei Wuya no pudo evitar gritar encantado: "¡Las escamas de un Dragón Venenoso de Inundación de grado ocho!". 

Han Li se quedó atónito por un momento antes de recordar pronto que Wei Wuya cultivaba un arte de cultivo venenoso. Como el cuerpo de un Dragón Venenoso de Inundación es particularmente mortífero, estas escamas podrían tener otros usos milagrosos para él.

Justo cuando Han Li dudaba sobre qué decir, Wei Wuya extendió apresuradamente sus dedos y jugueteó con una de las escamas carmesí. Después de examinarlas cuidadosamente, empezó a reflexionar sobre lo que podía ganar.

El Maestro Alcanzando el Sol se sintió algo sorprendido por la pérdida de comportamiento de Wei Wuya. Pero después de que apareciera una extraña expresión en su rostro, sonrió a Han Li y dijo: "¡Hehe! Parece que el objeto del Compañero Daoísta Han es del agrado del Hermano Wei. Yo también estoy bastante interesado en el caparazón de tortuga. Si son verdaderos materiales de bestia demoníaca de grado ocho, serán un intercambio justo por la Esencia Áurica, ya que son materiales óptimos para refinar herramientas mágicas defensivas".

Aunque creía que las palabras de Han Li no eran falsas, al Daoísta portador de espada le resultaba difícil creer que un cultivador de Alma Naciente temprana fuera capaz de adquirir materiales de bestia demoníaca de grado ocho. Naturalmente, tenía que determinar si el caparazón de tortuga era auténtico o no.


Comentarios del capítulo: (1)


Gracias por los capítulos.

0

rmji-capitulo-761
RMJI - Capítulo 761
36123
761

Capítulo 761: La Palma de la Diosa Profunda

Traductor: Draggnel

Capítulo 761: La Palma de la Diosa Profunda

Justo cuando Han Li reflexionaba, escuchó un largo suspiro de Wei Wuya.

Wei Wuya guardó la caja de jade en un destello de luz y dijo felizmente: "No está mal. Es realmente la escama de un Dragón Venenoso de Inundación metamorfoseado. Es muy adecuado para mí. Hay esperanza de que mi tesoro mágico ascienda a un nivel completamente nuevo".

Después, levantó la cabeza para lanzar una mirada apreciativa a Han Li. "A decir verdad, es realmente sorprendente para mí que el Compañero Daoísta fuera capaz de producir tesoros tan raros. Estas escamas de Dragón de Inundación Venenosa son especialmente importantes para mí. Aunque todo lo que hemos hecho es comerciar por lo que hemos necesitado, el Compañero Daoísta Han aún debe participar en la batalla apostada en nombre del Sur Celestial. ¿Qué tal esto? Todavía tengo una última pieza de Esencia Áurica. Originalmente planeaba dársela a mis descendientes, pero ya que el Compañero Daoísta Han la requiere, te la daré a ti. De esta forma, no se me acusará de aprovecharme de ti". Con un movimiento de su mano, convocó un trozo de Esencia Áurica del tamaño de un huevo y se lo lanzó a Han Li.

Con la adición de este trozo de Esencia Áurica, tendría más que suficiente para templar las treinta y seis espadas voladoras. Sus objetivos de sacar estos materiales tan raros se habían logrado. Podría decirse que estos materiales demoníacos de grado ocho eran ligeramente más valiosos que la Esencia Áurica. Si se llevaran los materiales y aún así le hicieran luchar en la batalla apostada sin más compensación, sería bastante irracional.

Por supuesto, sus intenciones de actuar tan generosamente con Han Li eran obvias. Como cultivador de Alma Naciente, podía simplemente fingir que estaba de acuerdo y huir después de coger la Esencia Áurica. Si sólo se tratara de un intercambio común que no implicara la batalla apostada, no podrían hacer mucho más aparte de quejarse.

En ese momento, el Maestro Alcanzando el Sol terminó de evaluar el objeto y mostró una ligera sonrisa en su rostro. Parecía que estaba bastante satisfecho con el caparazón de tortuga. Sin embargo, cuando vio que Wei Wuya le daba otro trozo de Esencia Áurica, murmuró vacilante para sí mismo durante un momento antes de sacar un tallo de raíz amarillo de quince centímetros de largo que era tan grueso como un pulgar.

El Maestro Alcanzando el Sol dijo solemnemente: "Por el Qi espiritual de atributo madera que está rebosando de tu cuerpo, creo que el principal arte de cultivo del Compañero Daoísta es el de atributo madera. No tengo nada apropiado para darte, así que sólo puedo presentarte un pequeño trozo de tallo de raíz de una antigua palmera de ratán. Te será muy útil tanto si lo refinas para convertirlo en una herramienta mágica como si lo utilizas para alimentar el Qi espiritual de tu cuerpo con atributo de madera. Debería ser suficiente para compensar el caparazón de tortuga demoníaca de grado ocho".

Wei Wuya reveló una expresión de asombro cuando vio este objeto. "¡Yi! Eso es..."

Han Li se sintió inicialmente decepcionado, pero al ver el cambio de expresión de Wei Wuya, su mente se agitó pensando. ¿Una antigua palma de ratán? ¿Podría ser la Palma de la Diosa Profunda que el Dao Justo y el Dao Diablo deseaban resucitar con el Néctar de Vino del Árbol Raíz Espiritual? Han Li miró el objeto en su mano con asombro.

El Maestro Alcanzando el Sol no se sorprendió al ver que Wei Wuya reconocía este objeto. Dijo con calma: "Con el estatus del Hermano Han, debería conocer la Palma Diosa Profunda que apareció en este mundo. Es una pena que, a pesar de nuestros esfuerzos, no hayamos podido devolverla a la vida. Al final, sólo pudimos dividir los trozos de la palma de ratán con el Dao del Diablo y tratarlos como materiales de refinamiento de herramientas. Esta es una cuarta parte del tallo de la palma".

"¡La Palma de la Diosa Profunda!" Han Li cogió el tallo de raíz amarillo y murmuró para sí mismo con sorpresa.

Han Li se enteró de la Palma de la Diosa Profunda por varios registros antiguos. Ahora comprendía por qué los Dao Justos y el Diablos habían planeado resucitarla.

Las palmas de ratán inmortales eran sólo un clasificador general para estas plantas. Eran simplemente una raíz espiritual de tipo vid que resultaba útil.

Sin embargo, la Palma de la Diosa Profunda era diferente. Sólo unas pocas palmas de ratán antiguas tenían las calificaciones para ser nombradas como profundas. Las vides de ratán profundas pertenecían a un reino completamente diferente, y se crearon en tiempos de la antigüedad. Como tal, cualquier fruto o flor que produjera poseía efectos inconcebibles que desafiaban al cielo.

Sin embargo, la Palma de la Diosa Profunda era una de esas raíces que poseían efectos asombrosos, pero como había perecido hace mucho tiempo, su cáscara era indistinguible de otras palmas de ratán. Si no fuera por la explicación que se dejó en la antigua madriguera del cultivador donde se encontró, se habría asumido que era una cáscara de palma de ratán ordinaria. 

Al principio, se creía que era un tesoro precioso. Incluso los Justos y el Diablo Dao han luchado varias veces por la posesión del tesoro. Más tarde, el escalón superior del Dao Justo y del Diablo decidió ver primero si el ratán inmortal era capaz de resucitar. Después de todo, aunque resucitara, podrían pasar decenas de miles de años antes de que diera frutos o flores. 

Por ello, primero probaron varios métodos diferentes en sus intentos de devolverle la vida y más tarde utilizaron agua espiritual y leche para regarla. Incluso utilizaron Néctar de Vino del Árbol de Raíces Espirituales de las Montañas de la Nube del Sueño. Sin embargo, todos estos esfuerzos fueron en vano, ya que el ratán inmortal no dio señales de volver a la vida.

Con las esperanzas desvanecidas, el Dao Diablo y el Justo decidieron dividir el tallo y las ramas en decenas de piezas e incluso repartirlas entre cada parte. En cuanto a cómo el Maestro Alcanzando el Sol adquirió un trozo del tallo de raíz, se lo ofrecieron como tributo en un intento de ganarse el favor de él, el gran anciano de la Alianza del Dao Justo.

En cuanto a cómo lo reconoció Wei Wuya, él también tenía una sección del ratán inmortal, pero era sólo una pequeña porción de su rama. A través de una serie de intercambios, finalmente había llegado a las manos de Wei Wuya.

Dado que las piezas de la Palma de la Diosa Profunda no podían ser resucitadas, sólo podían usarse como materiales de grado superior en el mejor de los casos, lo que disminuía enormemente su valor desde el punto de vista del Maestro Alcanzando el Sol. Además, dado que era un material con atributos de madera y no era adecuado para sus propias artes de cultivo, se lo dio a Han Li sin mucha consideración.

Wei Wuya no tardó en darse cuenta de lo que el Maestro Alcanzando el Sol también pensaba, y su sorpresa desapareció pronto.

Aunque conocía el origen del tallo de raíz de ratán, Han Li sólo sintió una ligera decepción.

Actualmente no le faltaban materiales de refinamiento de herramientas de alto grado. Sólo deseaba adquirir más Esencia Áurica, y fue por esa razón por la que sacó los materiales de demonio de grado ocho. Ya que no tenía el tiempo para nutrir sus Espadas de Bambú de Enjambre de Nubes ni el poder espiritual para refinar un nuevo tesoro mágico, era mejor para él recibir tesoros antiguos si la Esencia Áurica estaba fuera de cuestión. Pero como el Maestro Alcanzando el Sol no poseía realmente ninguna esencia áurica, le ofreció el tallo de raíz de la Palma de la Diosa Profunda, algo que también era bastante valioso. Como resultado, Han Li simplemente cogió la caja sin decir nada más y miró en su interior.

Su plan actual era hacer uso de la pequeña botella verde cuando volviera a su residencia en la cueva e intentar madurar la palma de ratán. El líquido verde que nacía de la pequeña y misteriosa botella era insondable, e incluso era capaz de madurar los tres árboles divinos. Tal vez fuera capaz de crear el milagro de revivir la Palma de la Diosa Profunda. Aunque las posibilidades eran escasas, sería una enorme ganancia si tuviera éxito. Como resultado, su decepción inicial se desvaneció.

Antes de que Wei Wuya y el Maestro Alcanzando el Sol siguieran hablando, Han Li suspiró y dijo con tacto: "Ya que he adquirido la Esencia Áurica, naturalmente participaré en las batallas apostadas en siete días. Como la hora es tardía, regresaré primero. Debo hacer los preparativos para la próxima guerra".

El Maestro Alcanzando el Sol sonrió y dijo amablemente: "No pensé que el Compañero Daoísta Han tuviera un carácter tan impaciente. La guerra es importante, así que es natural que quiera prepararse. No te retendremos aquí más tiempo".

Han Li asintió rápidamente y les saludó antes de dirigirse rápidamente a la salida de la sala. Pero antes de que Han Li pudiera salir, Wei Wuya le miró con una expresión extraña y movió sus labios, enviando una serie de transmisiones de voz hacia él. "Compañero Daoísta Han, en nombre de estas Escamas de Dragón de Inundación Venenosa, pasaré por alto el asunto de que hayas robado al Compañero Daoísta Nangong. Como no estaba destinado a ser entre el Hada Nangong y mi sobrino, ¡no había nada que pudiera hacerse!"

Cuando Han Li escuchó esto, no pudo evitar pararse en seco. Entonces sintió una oleada de placer, y rápidamente salió del vestíbulo sin darse la vuelta. Una vez que Han Li ya no pudo ser visto, el Maestro Alcanzando el Sol y Wei Wuya se miraron en silencio.

Poco después, el Maestro Alcanzando el Sol dijo lentamente: "¿Qué te parece? Me parece realmente inconcebible que Han Li haya sacado materiales de bestia demoníaca de grado ocho. ¿Podría ser que en el tiempo que desapareció a través de la formación de transporte antigua, adquirió el legado completo de un cultivador antiguo? ¿Cómo, si no, pudo alcanzar la etapa de Alma Naciente temprana en tan poco tiempo? Por no hablar de los muchos tesoros que posee".

Wei Wuya sonrió irónicamente. "¡Es posible! Pero esto tiene poco que ver con nosotros. No es la única persona que ha heredado antiguas artes de cultivo y antiguos tesoros. Tener una oportunidad tan rara es un asunto verdaderamente envidiable. No me digas que estás pensando en matarlo para llevarte sus tesoros".

El Maestro Alcanzando el Sol se rió y sacudió la cabeza. "¿Matarlo? El hermano Wei sí que sabe contar un chiste. Y mucho menos en tiempos de guerra, esto tampoco se puede hacer en tiempos de paz. Basándome únicamente en su habilidad para escapar de un Sabio Divino Moulan, estaría provocando problemas sin obtener ningún beneficio. Además, sus tesoros pueden ser preciosos, pero ¿me permitirían avanzar a la etapa de Transformación de la Deidad? Además, la Unión del Dao Celestial y ese par de cultivadores no son fáciles de jugar".


Comentarios del capítulo: (0)