rmji-capitulo-815
RMJI - Capítulo 815
37675
815

Capítulo 815: Luces de Esencia del Gran Norte

Traductor: Draggnel

Capítulo 815: Luces de Esencia del Gran Norte

Cuando el Marqués Nanlong y Lu Weiying vieron a Han Li sacar el Anillo Yin Yang, inmediatamente se desdibujaron y aparecieron cerca de él con expresiones solemnes. Parecía que querían que Han Li tomara la delantera.

Han Li sostuvo el anillo en su mano y sopló una niebla de esencia Qi azul sobre él. En un parpadeo de luz negra, el Qi azul fue absorbido limpiamente por el anillo. Después, voló por encima de la cabeza de Han Li y permaneció inmóvil mientras flotaba sobre él.

Han Li levantó la mano y golpeó el anillo con un sello de hechizo. El Anillo Yin Yang tembló y empezó a fluctuar en tamaño antes de crecer hasta unos veinte metros de ancho.

"¡Adelante!" Han Li apuntó al anillo y pronunció la orden. Soltando un extraño zumbido, el enorme anillo comenzó a saltar hacia adelante.

El Marqués Nanlong y Lu Weiying contemplaron la siguiente escena con una expresión solemne. Cuando el enorme anillo atravesó las incontables líneas de luz que flotaban en el aire, se produjo una escena inconcebible.

Las líneas de luz ondulaban como el agua alterada. En el instante en que el enorme anillo atravesó las luces, parpadeó con luz negra e hizo que las líneas de luz se distorsionaran a su alrededor, creando un pasaje a través de ellas.

Cuando el grupo vio esto, todos sonrieron con alivio.

Sin embargo, Han Li seguía sintiendo curiosidad por el poder de las Luces de Esencia del Gran Norte. Después de pensarlo, golpeó su bolsa de almacenamiento y sacó una perla azul del tamaño de un puño, una herramienta mágica defensiva de alto grado que había adquirido en el pasado. 

Sosteniéndola en la mano, Han Li vertió un poco de poder espiritual en ella, haciendo que surgiera una barrera de luz azul a su alrededor. Con un movimiento de su mano, la perla salió disparada hacia delante. En cuanto la perla de luz azul entró en las Luces de Esencia del Gran Norte, las líneas plateadas se dirigieron hacia ella como si hubieran visto una presa.

Estas finas líneas penetraron en la perla de luz azul desde todos los ángulos como si no hubiera nada. Poco después, las líneas plateadas chispearon y la perla se quemó, dejando tras de sí un hermoso destello que acabó por desvanecerse para dejar al descubierto las líneas plateadas que quedaban.

Han Li entrecerró los ojos y sus compañeros de partido se volvieron hoscos al verlas.

La expresión de Han Li siguió siendo normal y agitó la mano. El enorme anillo volvió a volar por encima de ellos y descendió silenciosamente, cubriéndolos por todos lados. Después, una barrera de luz negra surgió del anillo y envolvió a los tres cultivadores.

"¡Vamos!" Dicho esto, Han Li se adelantó y empezó a mover el Anillo Yin Yang.

El Marqués Nanlong y Lu Weiying no se atrevieron a retrasarse lo más mínimo mientras estaban dentro de la barrera y siguieron de cerca a Han Li. Aunque el anillo ofrecía protección contra las Luces de Esencia del Gran Norte, no se atrevieron a levantar ninguna defensa adicional y arriesgarse a provocarlas. En cuanto a Han Li, mantenía una apariencia tranquila, pero aún se sentía algo preocupado.

Una vez que el enorme anillo entró en las Luces de Esencia del Gran Norte, las luces se separaron como se esperaba y dejaron paso a la barrera de luz negra. Han Li sintió alivio al ver esto y se giró para ver que los miembros de su grupo también se habían relajado.

Han Li sonrió y avanzó lentamente con el Anillo Yin Yang.

...

En una zona del Valle de la Cascada del Diablo cubierta de nieve y hielo, había un grupo de cultivadores de la Secta Espíritu Fantasma vestidos de negro que estaban usando sus diversos tesoros mágicos para luchar contra un lagarto gigante.

Flotando cerca estaba el anciano de tez pálida apellidado Zhong. Estaba flotando en el aire mientras observaba a los cultivadores de la Formación del Núcleo luchar con frenesí.

Al ver que los siete discípulos de la secta no eran capaces de despachar a la bestia antigua después de un tiempo, frunció el ceño y entró en acción personalmente.

El Anciano Zhong formó un gesto de encantamiento con sus manos y de su cuerpo surgieron innumerables hebras de Qi negro como el carbón. A continuación, se condensaron para formar un dragón de color negro azabache que cargó contra el lagarto con una fuerza abrumadora.

Poco después, una enorme red de luz verde oscura brilló detrás de ella y envolvió al dragón de las inundaciones y al lagarto. A continuación, innumerables bolas de fuego verdes del tamaño de un puño se condensaron desde la red y llovieron sobre la bestia lagarto con una estruendosa explosión. Una luz negra entrelazada con llamas verdes iluminó la zona y se desvaneció un momento después para revelar un cadáver de lagarto carbonizado. 

El Anciano Zhong barrió con su manga y alejó a la antigua bestia más de treinta metros en un vendaval, revelando una grieta en el hielo que había debajo. La grieta conducía hacia abajo, revelando un pasaje debajo de ella que brillaba con una tenue luz blanca.

"¡Adelante!" El Anciano Zhong ordenó sombríamente. Entonces salió disparado hacia el pasaje en un borrón negro y los otros cultivadores de la Secta Espíritu Fantasma le siguieron sin dudar.

Wang Chan y Yan Ruyan estaban entre el grupo de discípulos, pero Wang Tiangu y el Maestro de la Secta Espíritu Fantasma no aparecían por ningún lado. 

Pronto, todos los cultivadores de la Secta Espíritu Fantasma entraron en la grieta del hielo y la escena sobre el suelo se calmó de nuevo. Sin embargo, la nieve seguía cayendo y una capa de hielo se congeló sobre el cuerpo de la bestia antigua, convirtiéndolo en un montículo de nieve sin importancia. 

...

En el bosque que la Secta Espíritu Fantasma había visitado por primera vez, Espíritu Violeta observó lo que parecía ser un pequeño montículo familiar

Después de pasar el tiempo que tardó en terminar una taza de té perdida en sus pensamientos, levantó la cabeza para buscar algún árbol enorme a su alrededor. Luego, bajó la cabeza para mirar el montículo de tierra que tenía debajo antes de lanzar un rayo de luz blanca hacia el montículo con un movimiento de su dedo.

Con un peng apagado, apareció un agujero de tres metros de ancho en la tierra frente a ella. La ceniza gris se esparció por el agujero, revelando un agujero húmedo con raíces de árbol chamuscadas.

Con una sonrisa en su rostro, Espíritu Violeta murmuró: "Esto debería ser. La Secta Espíritu Fantasma fue capaz de encontrarlo mucho más rápido que yo. Sin embargo, no esperaban que alguien buscara sus huellas. Se fueron con tanta prisa que dejaron un rastro detrás".

Con un movimiento de la manga, la fosa de tierra se volvió a enterrar y ella sacó un talismán azul. Después, caminó una vez alrededor de los grandes árboles cercanos y lo pegó en uno de ellos. Entonces, en un parpadeo de luz azul, el talismán se hundió en el árbol y desapareció sin dejar rastro. Una vez terminado el talismán, voló después de confirmar su dirección.

...

En un enorme cañón, un viejo daoísta miraba la restricción de varios colores que tenía delante y murmuraba para sí mismo. Detrás de él había dos marionetas de aspecto diabólico que permanecían inmóviles.

En el otro extremo del cañón, había una masa de luz carmesí que vacilaba continuamente. Era uno de los pasadizos hacia las profundidades del valle. El camino era corto pero estaba lleno de varias restricciones antiguas formidables. Aunque el viejo Daoísta era hábil con las formaciones de hechizos, era probable que no fuera capaz de disolver las restricciones en poco tiempo.

Tal vez por falta de tiempo para encontrar otra entrada o por la necesidad inmediata de entrar en las profundidades del valle, comenzó a probar las restricciones pero permaneció indeciso.

"¿Qué? ¿Siente el Daoísta Cristal Celestial que no puede enfrentarse a las restricciones solo? ¿Qué tal si le ayudo?" De repente, el viejo Daoísta oyó una voz sombría que hablaba desde detrás de él.

El anciano era el Daoísta Cristal Celestial que había intercambiado las piedras de alma con Han Li en Ciudad Cielo Elevado. En cuanto a las dos marionetas diabólicas que estaban detrás de él, eran dos de las marionetas antiguas que había reparado, cada una con el poder de un cultivador de Alma Naciente temprana. Cuando probó su poder, le costó un gran esfuerzo someter a una de ellas. Con estos sirvientes a su cargo, había reunido el valor para entrar en el Valle de la Cascada del Diablo en busca de un tesoro.

En ese momento, el Daoísta Cristal Celestial se giró rápidamente, sobresaltado al escuchar una voz que hablaba por detrás. A unos doscientos metros detrás de él, había varios cultivadores de túnica verde flotando silenciosamente en el aire. El que hablaba era el principal hombre de túnica verde que tenía una expresión sombría y un largo vello facial.

Cuando el Daoísta Cristal Celestial los examinó, sintió que su corazón se desplomaba. Estos hombres eran todos cultivadores de Alma Naciente.

Con dificultad para reprimir el asombro en su corazón, sonrió irónicamente y dijo: "Así que era el Compañero Daoísta Dongmen de la Secta Espíritu Controlador. No reconozco a estos otros Compañeros Daoístas. ¿Son también ancianos de su secta?" 

El Maestro de la Secta Espíritu Controlador Dongmen Tu miró a las dos marionetas diabólicas y dijo: "Deberías considerarlos como tales por el momento. Además, esas dos marionetas detrás de ti parecen excepcionales. Su poder no puede ser subestimado".

El Daoísta Cristal Celestial dijo con cautela: "El compañero Daoísta Dongmen debe estar bromeando. ¿Cómo pueden estas míseras marionetas llamar tu atención? Sin embargo, ¿cómo piensas compararte conmigo?"

Dongmen Tu miró fijamente al viejo Daoísta y dijo: "Aunque he residido en la Secta del Espíritu Controlador durante mucho tiempo, no he tenido mucho contacto con el exterior. A pesar de ello, he oído hablar de su reputación como maestro de formación de hechizos. Por más que me falte, también he estudiado algo de las formaciones de hechizos. Solos, nos llevaría demasiado tiempo romper las restricciones, pero juntos, las probabilidades serán mucho mayores".

Cuando el Daoísta Cristal Celestial le escuchó, frunció el ceño pensativo y aún parecía indeciso.

La expresión de Dongmen Tu se volvió sombría, pero se mantuvo paciente mientras decía: "¿Qué? ¿Cree el Compañero Daoísta Cristal Celestial que voy a ser un lastre? ¿Qué tal esto? Hagamos que nuestra cooperación se limite a disolver las restricciones. Después de eso iremos por caminos separados y no te pondré las cosas difíciles sin razón. Y no olvides que aunque puedas romper las restricciones tú solo, te llevará demasiado tiempo. En las profundidades del valle es donde es más probable encontrar tesoros, pero me temo que serán barridos por los demás para cuando llegues al interior. Según mis conocimientos, este camino para entrar en las profundidades del valle ha sido bien estudiado por otros maestros de formación de hechizos."

Cuando el Daoísta Cristal Celestial escuchó esto, su corazón se agitó y levantó la cabeza para mirar a los otros cinco cultivadores de túnica verde que estaban detrás de él. 

Finalmente asintió y dijo: "Ya que hanhecho la oferta, aceptaré. Trabajaremos juntos para romper las restricciones, pero después de entrar en las profundidades del valle, nos ocuparemos de nuestros propios asuntos".

Dongmen Tu sonrió inmediatamente y dijo rápidamente: "¡Hehe! Eso será. Compañero Daoísta Cristal Celestial, por favor, quédate tranquilo. Dado el poder de tus dos marionetas, ¿cómo podría obligarte a hacer algo? Después de entrar en las profundidades, ¡dependeremos de la suerte en nuestra búsqueda de tesoros!"


Comentarios del capítulo: (0)


rmji-capitulo-816
RMJI - Capítulo 816
37676
816

Capítulo 816: Las profundidades del valle

Traductor: Draggnel

Capítulo 816: Las profundidades del valle

Al pie de un escarpado acantilado de tres kilómetros de altura, había una pequeña cueva de la que el grupo acababa de salir no hacía mucho. Después de echar un vistazo a todo lo que tenía delante, Han Li no pudo evitar poner una expresión peculiar y murmurar: "¿Esto son las profundidades del valle?". 

El Marqués Nanlong y Lu Weiying estaban uno al lado del otro mientras contemplaban la escena que tenían delante, ambos con expresiones extrañas. Había una enorme cordillera ante ellos con innumerables montañas de diversos tamaños que se extendían hasta donde alcanzaba la vista. Además, el mundo que les rodeaba tenía zonas que brillaban con luz de arco iris, tanto en el cielo como en la tierra.

Las áreas de luz arco iris variaban en tamaño, algunas alcanzaban varios kilómetros y cubrían el cielo, mientras que otras sólo tenían un metro de ancho y brillaban débilmente, pero en cualquier caso, todas eran extremadamente hermosas. Lo que causó el asombro de Han Li y los miembros de su grupo no fueron las nubes de luz, sino la naturaleza caótica del Qi espiritual que las rodeaba. Independientemente del atributo, el Qi se mezclaba y daba a la gente una sensación de inmensa inquietud, como si el propio mundo fuera a arremeter contra ellos con un solo movimiento en falso.

El Marqués Nanlong suspiró después de ordenar sus pensamientos y dijo: "Sin duda, aquí es donde lucharon los antiguos cultivadores. El Qi espiritual mundano está completamente destruido aquí y, como resultado, tendrá una influencia en todas nuestras técnicas."

Han Li sonrió irónicamente y señaló al cielo, diciendo: "Eso es sólo una preocupación secundaria. Eso es lo que va a ser más problemático".

A un kilómetro por encima de ellos en el cielo, había un grupo de arcos de luz blanca de más de tres metros de largo flotando allí. El Marqués Nanlong y Lu Weiying se sobresaltaron mucho cuando vieron claramente lo que eran.

Lu Weiying gritó asombrado: "¿Cómo puede haber tantas grietas espaciales? ¿Y cómo pueden vagar?"

La expresión del Marqués Nanlong también se volvió desagradable.

Después de notar el cambio de expresión del Marqués Nanlong, Han Li se rió y dijo: "Era de esperar. Dado que este era el campo de batalla de los cultivadores antiguos, debería haber más grietas espaciales aquí en comparación con el exterior. ¿Por qué si no habrían entrado tantos cultivadores de Alma Naciente para no volver nunca? Sólo podemos confiar en el mapa del Maestro Cang Kun sobre el camino a seguir o si no..."

"Las palabras del Hermano Han tienen sentido. Definitivamente no podemos arriesgarnos y salirnos del camino registrado. De lo contrario, podríamos encontrarnos con algunas grietas espaciales invisibles allí. Sin embargo, todavía hay mucho que temer de las grietas espaciales errantes, pero mientras les prestemos atención, no deberían suponer mucho peligro." Tras decir esto, el Marqués Nanlong recuperó la compostura.

Lu Weiying frunció el ceño con tensión mientras miraba otra zona llena de grietas espaciales. Mencionó pensativo: "Sin embargo, el número de estas grietas espaciales es más de diez veces mayor que el del exterior. Tus palabras sólo se aplican si las grietas espaciales invisibles no vagan también. Si las grietas espaciales invisibles vagan y se dispersan como las visibles, entonces el mapa del maestro Cang Kun podría no estar a salvo."

Cuando Han Li escuchó esto, se quedó atónito y giró la cabeza. Una luz azul brilló en sus ojos mientras miraba un área a más de trescientos metros de distancia, observando un vago arco de luz que flotaba inmóvil allí. Sólo se calmó después de observarlo durante un rato. 

Pero entonces, justo cuando reflexionaba sobre si debía o no filtrar esta información a los miembros de su grupo, el Marqués Nanlong habló con vacilación, como si malinterpretara la reflexión de Han Li como una preocupación: "No hay necesidad de que ustedes, Compañeros Daoístas, esten preocupados. El Maestro Cang Kun mencionó que las grietas espaciales invisibles no se mueven en sus registros". 

Los ánimos de Lu Weiying se despertaron y preguntó con suspicacia: "¿Está seguro el Hermano Nanlong? ¿Cómo se enteró el maestro Cang Kun?"

El Marqués Nanlong miró a los dos y dijo con calma: "El hermano Lu debería darse cuenta de que en el pasado, el maestro Cang Kun sufrió graves heridas. Lo que debería cuestionarse es cómo fue capaz de salir a salvo del Valle Cascada del Diablo. Confiando en una técnica que había cultivado, fue capaz de percibir las localizaciones de las grietas espaciales antes de dejar el valle. ¿Cómo, si no, podría haber salido con heridas tan graves?"

Al oír esto, Lu Weiying sintió una oleada de alivio: "¿Existen tales técnicas en este mundo? En ese caso, no fue debido a la suerte que el Maestro Cang Kun pudo escapar del Valle de la Cascada del Diablo."

La expresión de Han Li también se agitó y suspiró aliviado. Las preocupaciones del Marqués Nanlong se desvanecieron al ver esto, ya que había temido que los miembros de su grupo tuvieran la intención de retirarse. Le preocupaba especialmente Han Li, a quien le resultaba inmensamente difícil leer. Dado que Han Li sería la fuerza principal en la lucha contra el Sapo Antiguo de la Llama, necesitaba convencerle de que siguiera adelante.

Con una expresión severa, el Marqués Nanlong dijo entonces: "Vamos. Según los registros, no podemos volar demasiado rápido, así que será un día de viaje hasta que lleguemos al nido del Sapo Antiguo de la Llama. Tengan cuidado en el camino".

Han Li sonrió débilmente y dijo: "El Compañero Daoísta Nanlong debe preocuparse de cuidar de sí mismo, el Compañero Daoísta Lu y yo nos cuidaremos". 

Lu Weiying asintió con la cabeza.

Satisfecho, el Marqués Nanlong dijo: "Entonces pongámonos en marcha. Ya hemos perdido bastante tiempo". Entonces se orientó y se envolvió en una bola de luz antes de salir volando lentamente. 

Han Li y Lu Weiying se miraron y también levantaron el vuelo. Siguieron de cerca al Marqués Nanlong sin desviarse ni un paso de su camino, ya que cualquier desviación podría llevarles a una grieta espacial o a una restricción antigua. Por ello, el grupo fue muy cuidadoso.

El camino recorrido era increíblemente extraño. Había veces que iba en línea recta y otras en las que se movía en un círculo completo. Pero independientemente del camino, se detenían cada dos horas y se aseguraban de su ubicación antes de seguir adelante. Además, el Marqués Nanlong no miró ninguna ficha de jade en el camino. Estaba claro que ya había memorizado el camino. 

Han Li mantenía una apariencia neutra, pero en el camino, estaba memorizando cada paso del camino de vuelta. Así, si se producía algún imprevisto, tendría un camino para huir por su vida. Supuso que Lu Weiying probablemente estaba haciendo lo mismo. Después de todo, los cultivadores que habían dominado las artes de cultivo elementales básicas adquirían una memoria perfecta. Esto hacía que recordar algunas direcciones fuera una tarea sin esfuerzo. 

Su vuelo continuó durante casi un día entero y no habían encontrado ningún peligro. Han Li se sintió tranquilo, creyendo que el marqués había adquirido la ruta genuina que el maestro Cang Kun había utilizado cuando viajaba por las profundidades del valle.

Mientras Han Li continuaba memorizando el camino mientras seguía al Marqués Nanlong, escaneaba diligentemente sus alrededores con su sentido espiritual. Calculó que habían pasado por al menos cuatro áreas que estaban protegidas con formidables restricciones a lo largo del camino. También había algunas áreas que parecían extrañas, pero no era capaz de determinar si eran formaciones de hechizos o anormalidades producidas por las fluctuaciones del Qi espiritual. 

Han Li sentía bastante curiosidad por estas zonas, ya que sabía que probablemente contenían tesoros dejados por antiguos cultivadores. Aunque se sentía ansioso por explorar estas áreas, se contuvo. 

Han Li poseía cierta comprensión de ciertas restricciones de los antiguos cultivadores, pero también sabía que eran increíblemente formidables, y sólo las grietas espaciales suponían un peligro mayor que las restricciones. Incluso con sus Ojos Espirituales Luminosos, capaces de ver a través de ellos, todavía había una posibilidad significativa de que provocara una restricción profunda. 

Actualmente, los tesoros antiguos comunes ya no le tentaban. Tras entrar en el valle, si conseguía el núcleo del Sapo Antiguo de la Llama, los tesoros remanentes del antiguo cultivador, la Fruta del Despertar Espiritual y la Polvo de Plata de Cola, obtendría enormes beneficios.

Teniendo en cuenta los beneficios e inconvenientes potenciales, Han Li abandonó cualquier intención de hacer algo peligroso. Entonces, su mirada se dirigió a Lu Weiying, ya que en ese momento llevaba una expresión hosca y de vez en cuando miraba a la distancia.

Han Li suspiró interiormente. Parecía que si el anciano no podía adquirir los objetos que quería de los restos de cultivador antiguo, lo más probable es que buscara en las profundidades del valle. No era una cuestión de codicia, sino de desesperación. Han Li sabía que si su vida también había llegado a su fin, se arriesgaría. Después de todo, si tenía éxito, su vida se prolongaría y su cultivo avanzaría.

Mientras Han Li consideraba esto, no pudo evitar mostrar un rastro de tristeza.

En ese momento, el Marqués Nanlong dejó de volar y miró hacia la zona que tenía delante, con una expresión vacilante. Han Li frunció el ceño al ver esto y sintió un leve temor. Miró a su alrededor e inmediatamente se quedó mirando la espalda del Marqués Nanlong en silencio.

Debajo de ellos había una pequeña montaña de más de trescientos metros de altura y totalmente anodina. Delante de ellos había una cordillera extremadamente alta.

El Marqués Nanlong había dicho claramente que tardarían un día de viaje en llegar al nido del Sapo Antiguo de la Llama, pero no habían volado tanto, así que estaba claro que ese no era su objetivo. 

Lu Weiying estaba desconcertado por esta repentina parada y preguntó con expresión de sorpresa: "Hermano Nanlong, ¿qué ha pasado? ¿Por qué no avanzamos?"

Cuando el Marqués Nanlong escuchó esto, se giró lentamente para mirar a los miembros de su grupo. Sonrió amargamente y dijo: "Parece que hemos encontrado un problema. Puede que tengamos que afrontar un poco de peligro".

La expresión de Lu Weiying se quedó en blanco y dijo desconcertado: "Hermano Nanlong, ¿qué quieres decir?".

Han Li se acarició la nariz pero permaneció en silencio. Sin embargo, mostraba una expresión curiosa.

"Compañeros Daoístas, ¿ven las dos montañas en la distancia?" El Marqués Nanlong señaló dos montañas que eran sorprendentemente parecidas.

"Por supuesto que sí. Tiene este problema algo que ver con ellas?" Preguntó asombrado Lu Weiying.

"Precisamente". El Marqués Nanlong habló con total seguridad.


Comentarios del capítulo: (0)