eot-capitulo-254
EOT - Capítulo 254
28604
254

Arriba

Traductor: Crowli

Capítulo 254: Arriba

En la oficina del Ayuntamiento del alcalde de la Ciudad del Desierto, un hombre de mediana edad fruncía el ceño mientras hojeaba los documentos que había recibido hoy. El sonido de las páginas volteando llenaba la habitación. Como alcalde del área de reconstrucción, tenía que soportar una gran cantidad de estrés todos los días. En solo seis meses, el hombre de 35 años tuvo la frente llena de arrugas. También había perdido peso, su panza abultada durante el pre-apocalipsis no se veía ahora.

Las ventanas de la oficina estaban cubiertas por espesos papeles negros que mantenían la habitación caliente. El ventilador no ayudaba en absoluto, ya que estaba sudando sin parar. Debido a la falta de suministro de energía en el área de reconstrucción, incluso el líder de la ciudad no podía disfrutar del aire acondicionado en su oficina. La producción de tal lujo para el disfrute humano había sido frenada hace mucho tiempo.

Estaba garabateando instrucciones sobre los documentos de vez en cuando. De repente, su teléfono sonó inesperadamente. Él sacó su teléfono; era el director del centro de monitoreo de información. Su cuerpo se tensó, mientras miraba rápidamente el reloj en la pared, eran las 9 en punto de la tarde. Todos deberían estar fuera del trabajo en ese momento, ¿no? Tenía una mala corazonada sobre eso. Una llamada telefónica a esa hora solo significaría que podría haber habido un accidente.

Él contestó la llamada, luciendo descontento.

“¿Es eso lo que tienes para mí? ¿Cómo pudiste no haber visto eso venir?” Cuestionó el alcalde Wu.

“Esta no es la primera vez que eso sucede. No quiero escuchar tus excusas. ¡Adelante, díselo a las víctimas muertas! ¡Lo que necesito es una garantía!” En frustración, accidentalmente rompió el botón de su camisa al tirar de ella con ira. Después de rabieta, colgó. El alcalde sabía que no era del todo culpa del centro de monitoreo de seguridad, pero no tenían una mejor solución para el monitoreo subterráneo.

“Secretario Zhang, parece que ya es consciente de los sucesos actuales. Se ha cerrado el distrito y las tropas de guardias se están dirigiendo hacia allí. ¡Estamos evacuando a la gente lo más rápido posible!” Llamó para notificar al secretario del partido.

Luego colgó. Sintiéndose sediento, levantó su taza para tomar un poco de agua, pero se dio cuenta de que no había nada dentro. Estaba frustrado. Si eso hubiese sucedido hace medio año, la taza habría sido destruida al instante. Pero a lo largo de los últimos seis meses, se encontró con lo mismo muchas veces y ya había aprendido a controlarse. 

Un rato después, colocó la taza donde estaba y continuó hojeando los documentos. No mucho después, su teléfono estaba sonando nuevamente. Echó un vistazo, era el director del centro de monitoreo de información una vez más. Frunció el ceño y atendió la llamada de inmediato.

“¿Qué? ¿No es solo uno sino un grupo? ¿Cuántos son exactamente?” El alcalde Wu preguntó en voz alta, desconcertado por la noticia.

“¿Has informado al Secretario Zhang y al Maestro Liu?” Preguntó, con sudor frío goteando de su frente. Hubo un fuerte ruido procedente de no muy lejos, con grava golpeando las ventanas. Las copas tintineaban y el suelo temblaba. La puerta se abrió de par en par, era su secretario.

“Alcalde, no es seguro quedarse aquí más, debemos ir de inmediato a la casa segura.” Dijo su secretario, con toda seriedad.

“No, como alcalde, tengo que quedarme, deberías irte ahora.” El Alcalde Wu dudó antes de rechazar. Aunque estaba nervioso, tenía que mantener la calma. Como líder de la ciudad, si tuviese las bolas para huir, ese sería el final de su estatus político. O peor aún, tendría que perder la vida.

No era el momento de paz, sino más bien de caos. Por lo que sabía, había al menos mil personas que eran despedidas y asesinadas a lo largo de los años. Algunos de ellos incluso tenían un rango más alto que él.

“Me quedaré aquí para protegerlo.” Dijo su secretario, inexpresivo.

El Alcalde Wu asintió, se sentía aliviado. Sabía que su secretario no era simplemente un secretario sino una persona evolucionada de nivel cuatro. Para él, las bestias mutadas comunes serían como matar zancudos.

Más tarde, el teléfono no pareció dejar de sonar. Estaba dando instrucciones detrás de instrucciones. Sin que ellos se diesen cuenta, los disparos y los ruidos de los cañones se intensificaron. El aire se llenó con el olor a humo de las pistolas. La ciudad de primera línea era diferente al resto. Estaba a solo un paso de la guerra real, la última barricada protectora del área de reconstrucción.

Además de una variedad de poderosas armas de defensa, había un maestro que había estado estacionado en la ciudad por un período prolongado. Si los daños y el uso de los cañones no se hubiesen tenido en cuenta, 10 gusanos de las criptas del desierto o incluso una muchedumbre de bestias medianas y pequeñas podrían haberse manejado con facilidad. Pero tales instrucciones solo podrían usarse como la gota que colmaba el vaso, ya que había una gran responsabilidad política en eso.

Una bomba estalló no muy lejos del Ayuntamiento, seguida de un fuerte golpe. El polvo del edificio de madera fue esparcido por todos lados. Había un zumbido en los oídos del Alcalde Wu. Silenciosamente apretó sus puños, y sus palmas comenzaron a sudar.

Se quedó quieto al saber que todo este tiempo, había tenido suerte. Cuando los animales aparecieron por primera vez en el apocalipsis, él estaba de viaje en el Tíbet con su esposa e hijos. Cuando regresaban, fueron atrapados en el aeropuerto debido a algunos problemas de vuelo. Cuando notó que había algo mal, solicitó permiso por enfermedad en la unidad. Animó a su esposa a hacer lo mismo, y, por lo tanto, comenzaron a permanecer en el Tíbet durante mucho tiempo.

En el comienzo del apocalipsis, el Tíbet seguía siendo un lugar seguro para vivir. Cuando las otras provincias se derrumbaron, no había muchos cambios en el Tíbet. Fue solo cuando la gran inmigración comenzó que el Tíbet comenzó a ser más peligroso. Abordó con éxito el primer lote de la inmigración, y ese fue el punto de inflexión de su carrera. Como había una gran escasez en todos los puestos de trabajo, se le dio una gran oportunidad. Una promoción para trabajar de diputado ante el apocalipsis, se había convertido en el líder del departamento en tan solo un breve lapso de dos años.

De repente recordó el aviso que recibió de su superior. Se volteó hacia su secretario y preguntó: “¿Ya han llegado los sobrevivientes?”

El secretario negó con la cabeza “No he escuchado ninguna noticia sobre ellos.”

El Alcalde Wu frunció el ceño “Eso debería ser imposible, escuché que estarían aquí esta noche.”

“Tal vez estarán aquí más tarde, tal vez hayan tenido un accidente. ¿Quiénes son esas personas?” El secretario preguntó. Él pensaba que eran los parientes del alcalde. Eso ya había sucedido antes, pero a medida que los sobrevivientes se volvían cada vez menos, eso ya casi no ocurría.

“El mensaje provino de los superiores. Son como tú, humanos evolucionados. Escuché que son poderosos.” El alcalde Wu se lo dijo con toda honestidad. Tenían una relación cercana, ya que habían pasado por mucho en el pasado. Además, como ser humano evolucionado, su secretario era capaz de salvarlo durante tiempos críticos.

El secretario se puso un poco más serio. Quizás un nivel cuatro era poderoso para la mayoría de la gente, y su capacidad era equivalente a más de 10,000 personas en el área de reconstrucción. Los que podrían impresionar a su superior deberían ser al menos un nivel cinco o incluso un nivel seis.

“¡Déjame revisar!”


Comentarios del capítulo: (0)


eot-capitulo-255
EOT - Capítulo 255
28605
255

Entrada

Traductor: Crowli

Capítulo 255: Entrada

El alcalde Wu podía ver por su expresión facial que no estaba prestando atención a lo que estaba diciendo. Probablemente no informó al centinela que maneja los registros abajo. Pero él no dijo nada, ya que estaba acostumbrado a tal cosa desde hace mucho tiempo. Todo lo que hacía era asentir y decir: “Ve ahora y vuelve pronto.”

Después de que el secretario sin emociones saliese de la oficina, una sonrisa irónica se extendió sobre la cara del alcalde Wu.

El humano evolucionado había pertenecido a un grupo único, eran increíblemente fuertes y rebeldes. No importa cuánto intentasen esconderlo, tenían un odio indescriptible hacia la gente común. Algunos radicales incluso pensaban que estaban más allá de lo humano, siendo los elegidos y los salvadores del apocalipsis. Los ordinarios no eran dignos de liderarlos.

Parecía que las personas en el área de reconstrucción eran uno y estaban unidos en la superficie, pero internamente, había muchas contradicciones y política interna. Si no fuese por la guerra con la vida de todos en juego, ciertamente habría una guerra civil entre los humanos evolucionados y los ordinarios.

El sonido del bombardeo retumbaba como un trueno; el aire estaba lleno de un penetrante olor a humo.

“Luo Yuan, no te vayas, es demasiado peligroso.” Dijo Huang Jiahui a Luo Yuan, quien sostenía su espada con fuerza. “No nos permitieron ingresar a la ciudad, ¿por qué debería importarnos que ocurra algo allí ahora?” Wang Shishi dijo con certeza.

El comandante Xia estaba escuchando atentamente. Aunque su audición no era tan buena como la de Luo Yuan, por la densidad y el sonido del bombardeo, podía analizar aproximadamente lo que estaba sucediendo.

“Eso no debería ser un problema, tal ataque no será problema para una ciudad de primera línea altamente defensiva. Por lo que escucho, solo están usando algo pequeño, los grandes aún no se están utilizando.”

Si usasen artillerías pesadas, la cantidad de víctimas sería mayor. El comandante Xia pensó para sí mismo, con una expresión inusualmente tranquila. Soldados como él, que habían atravesado situaciones sangrientas, estaban muy acostumbrados a la muerte y, a menos que fuesen camaradas, las vidas de los extraños no eran más que números para él.

Luo Yuan suspiró y aflojó el agarre de su espada. Ese no era el desierto con el que estaba familiarizado, sino una verdadera guerra con bombas en todas partes. Los misiles caían como la lluvia, y si lo golpeaban, no había ninguna garantía de que estaría bien. Aunque era fuerte, su cuerpo aún estaba hecho de carne. Su Físico +14 podía manejar una bala normal, pero no las balas de rifle mejoradas de forma única del apocalipsis, y mucho menos un proyectil de artillería.

Entrar en el campo de batalla a toda prisa era demasiado peligroso. Estaban solemnes mientras escuchaban el sonido del bombardeo en silencio. Ninguno de ellos esperaba presenciar el ataque de una bestia mutada, incluso si podían entrar en el área de reconstrucción.

En ese momento, la puerta se abrió lentamente. Todos miraron la puerta en estado de shock. Pronto, un joven soldado corrió hacia ellos, “¡¿Hay alguien llamado Luo Yuan aquí?!”

“¡Sí, soy yo! ¿Qué pasa?” Preguntó Luo Yuan, sin dejar de estar sentado mientras lo miraba con dudas. Aunque entendía por qué fueron rechazados antes, era imposible volver a ser amables con ellos.

Extrañamente, el joven soldado era un manojo de nervios. Su corazón latía como una tormenta eléctrica, y dijo rápidamente: “Ustedes pueden entrar ahora, hay alguien quien quiere verlos.”

“Tú fuiste el que no nos dejó entrar, ¿pero ahora cambiaste de idea? ¿No tenemos que pasar primero por la cuarentena?” Wang Shishi preguntó sin pensar, ya que estaba visiblemente disgustada.

El joven soldado que fue bastante serio antes no entendía sus palabras cuando veía a esa bella dama. Evitaba el contacto visual, como lo haría si viese una bestia prehistórica.

“Shishi, no hagamos las cosas más difíciles para ese soldado. Como ahora estamos autorizados, entremos.” Dijo Luo Yuan. Aunque todavía era escéptico, sabía que no tenía sentido preguntarle a ese soldado, ya que la respuesta sería revelada pronto. Wang Shishi solo había querido desahogarse, pero después de escuchar lo que dijo Luo Yuan, ya no dijo una palabra más.

“Oh sí, ¿qué pasa con nuestras bestias de batalla? ¿Podemos llevarlas a la ciudad?” Preguntó Luo Yuan.

“Lo… lo siento, pero tenemos una regla, las bestias de batalla tendrán que ser colocadas en un área designada.” Dijo el soldado.

“Hay bestias fuertes en todas partes, ¿no las matarían por error?” Preguntó Luo Yuan. Las dos bestias de batalla lo habían estado siguiendo a través del apocalipsis, especialmente el lagarto gigante. Sin él, no habrían podido llegar al área de reconstrucción. Sería una pena que las matasen por error.

“No, después de haber pasado por la calificación del supervisor de la domesticación, los marcaremos e implantaremos un chip de identificación en sus cuerpos. Estarán protegidos por la ley, y todo lo que tendrán que hacer es pagar una tarifa cada mes.”

Luo Yuan asintió. Después de todo, la ciudad no era adecuada para las bestias gigantes. Estaba muy poblado, e incluso si las bestias gigantes no dañaban a nadie a propósito, con un tamaño tan grande, podríam lastimar a las personas por accidente si estuviesen vagando por ahí.

Acerca de la tarifa, no estaba preocupado en absoluto. Para un humano evolucionado como él, el dinero era solo un número. Luo Yuan hizo que el lagarto gigante y King kong permaneciesen donde estaban antes de seguir al soldado hacia la puerta. Un hombre de mediana edad en traje les saludó; ese era el secretario.

El secretario lo miró con el debido respeto y se inclinó un poco. No fue tan respetuoso cuando estuvo con el alcalde Wu. A sus ojos, Luo Yuan tenía un brillo ardiente que lo rodeaba. Sentía que estaba en llamas a medida que se acercaba. Bajó la vista de inmediato, ya que no se atrevía a mirarlo directamente a los ojos. Su habilidad era misteriosa y extraña. Podía ver el halo de una persona a través de los ojos. En pocas palabras, el halo de una persona común se vería tan débil como la luz de una vela, y en comparación, el halo de Luo Yuan era como un mini sol.

Nunca antes había visto un halo tan grande, aparte de aquellas bestias mutantes. Ahora se había encontrado con un humano evolucionado de nivel cinco, y el tamaño era incomparable. Era como comparar un sol abrasador y una luna tenue.

Antes de que Luo Yuan pudiese siquiera abrir la boca, dijo respetuosamente: “Hola, señor Luo, el alcalde quisiera verlo.” Luo Yuan era escéptico. Después de una breve reflexión, supo aproximadamente lo que estaba sucediendo y dijo: “Por favor, dirige el camino.”

Si el dinero le daba agallas a la gente, las habilidades daban la confianza para que la gente se volviese más audaz. Si fuese invitado por un VIP así en el pasado, estaría inquieto o ansioso, pero ahora, se sentía tan fresco como un pepino. Huo Dong y el resto apenas se vieron afectados también. Luchar en el cruel apocalipsis les había dado una sensación de paz, ya que habían perdido su miedo al poder.

Al secretario no pareció importarle, pero caminó con la cabeza baja mientras guiaba el camino. La ciudad del desierto era pequeña; probablemente era del tamaño de una ciudad antes del apocalipsis. Las casas a ambos lados eran bajas, la mayoría de ellas eran edificios de madera de dos a tres pisos. Apenas se podían ver ventanas.

Los caminos estaban llenos de baches, basura y barro. Algunas de las áreas estaban dañadas. Además, la carretera principal se estaba reparando con cemento, mientras que los edificios cercanos se habían derrumbado. Ese lugar era un desierto; por lo tanto, la base no era fuerte. Además, cuando estaban construyendo la ciudad, los detalles no eran una prioridad. Era fácil ver cómo una base tan básica podía dar lugar a un posible colapso.

Pasaron por un área industrial fuertemente custodiada. Bajo la luz de la luna, la cantidad masiva de artillería y vehículos blindados daba un ambiente escalofriante. Incluso si eran invadidos por gusanos de criptas, las armas no se veían afectadas en absoluto.

No había absolutamente ninguna luz en el área industrial. La única pobre luz de un resplandor que podían ver era una luz tenue a través del hueco de una puerta, que chocaba con los sonidos de la maquinaria, lo que mostraba cuán diligentemente trabajaban las fábricas, trabajando todo el día y toda la noche. 10 minutos después, Luo Yuan y su grupo entraron a un edificio de tres pisos.


Comentarios del capítulo: (1)


Nice

0