oem-capitulo-477
OEM - Capítulo 477
27931
477

El romance de Tang Yuan

Traductor: Crowli

Capítulo 477: El romance de Tang Yuan

La cara de Sun Xiaomei estaba cubierta de acné y pus. Los granos y las verrugas se habían extendido por su rostro como un bosque. Ya no parecía el rostro de una mujer. De hecho, no parecía el rostro de una persona. Solo el blanco y negro de sus ojos se podía ver en su rostro. Sin embargo, estaban mirando ferozmente a Tang Yuan, y parecía como si estuvieran a punto de disparar llamas.

—¡Oh Dios mío!— El rostro de Jun Moxie reveló una expresión falsa de miedo. Había intentado que pareciera que había visto un fantasma.

Sun Xiaomei casi pateó sus pies con ira ya que esos dos hombres odiosos se burlaban de ella. El físico de la Joven Dama Sun se había transformado en su totalidad, pero su temperamento innato no había cambiado ni un poco. Ella había tenido algo de miedo del joven maestro Jun cuando le llovieron maldiciones después de ese asunto con la princesa Ling Meng. Pero, se había burlado de su apariencia en este momento. Y eso era algo que no podía soportar. Entonces, se elevó por encima de sus miedos y gritó: —¿Ustedes dos desean cortejar a la muerte? ¡Se están burlando de mí en lugar de pensar en formas de ayudarme! ¿Necesitan una paliza?

—Je je... Nos hemos atrevido a burlarnos de tu cara. Pero, esto indica que tenemos una cura para eso; no nos burlaríamos de ti de otra manera. La joven dama Sun es muy inteligente. ¿Cómo es posible que no vea esto?— Jun Moxie chasqueó la lengua e inclinó la cabeza mientras la miraba. Luego habló: —¡Sin embargo, la belleza actual de la Joven Dama es una vista demasiado rara! Entonces, necesito apreciarla con mucho cuidado. Después de todo, es posible que no pueda apreciarla despues...

Sun Xiaomei se enojó y se puso ansiosa. Se cubrió la cara y empezó a patear. Entonces, la Joven Dama de repente dejó volar su pierna mientras golpeaba con el pie, y pateó el trasero de Tang Yuan, —¡Gordo Tang! Traes a tu hermano aquí, y se burla de mí después de mirarme. ¡Y eso también en mi cara! ¡¿Qué crees que soy?!

Tang Yuan gritó al recibir la patada. Luego apretó su trasero y grito: —Tercer Joven Maestro, ¡por favor comienza rápido! ¡Ten piedad de mí, hermano! Esta bruja me ha estado volviendo loco estos últimos días. Incluso mi alegre y gran apetito ha comenzado a marchitarse...

Jun Moxie se rió con picardía cuando resonó el sonido de los chasquidos de sus dedos. Él sonrió y dijo, —Wow... ella es genuinamente alguien con una cara diabólica pero un cuerpo angelical...

Tang Yuan huyó en un instante, —Voy a arreglar ese asunto con respecto a las monedas de oro y plata para la subasta. El Tercer Joven Maestro te tratará... lenta y constantemente. Y estoy seguro de que deshará de tu enfermedad con la ayuda de sus medicamentos.

—¡Maldita sea! ¿Me vas a dejar a tu esposa así? Debes sentirte muy feliz...— Jun Moxie dejó escapar un grito de horror. Después de todo, lo habían dejado para enfrentar ese rostro aterrador por su cuenta. El coraje de Jun Moxie ciertamente podría elevarse a los cielos en días normales. Sin embargo, incluso sus nervios habían comenzado a fallarle en este momento...

—Ja, ja... no intimidarás a la esposa de tu amigo. ¿No puedo tener tanta fe en el Joven Maestro? ¡Me habría sentido un poco incómodo por dejarla con un pervertido como tú si su rostro estuviera bien! ¡Pero ahora!... depende de tu habilidad... —La voz de Tang Yuan hizo eco desde la distancia. Sin embargo, había llegado tan lejos que sus últimas palabras ni siquiera llegaron a sus oídos...

—¡Es una pérdida tan terrible!— Jun Moxie suspiró. Chasqueó los dedos y dejó escapar un silbido bajo. Luego, dijo mientras su cuerpo avanzaba, —Ven aquí chica. Deja que este hermano eche un vistazo a...

Se escuchó un “whoosh” cuando un cuchillo destello; casi le corta los dedos a Jun Moxie...

Jun Moxie se rió mientras lo esquivaba.

—¡Eres una chica muy violenta! ¡El Gordo tendrá un futuro muy feliz

….

Jun Moxie terminó el tratamiento de Sun Xiaomei después de un tiempo. La enfermedad de Sun Xiaomei no era tan grave a decir verdad. Después de todo, era simplemente un caso de desequilibrio hormonal. No había ningún lugar de donde se pudiera drenar el veneno. Por lo tanto, se había acumulado en su rostro. Ciertamente fue una enfermedad incurable en lo que respecta a la medicina de esa época. Pero fue algo fácil para Jun Moxie.

Este problema no se puede comparar con el de su tercer tío... o incluso con el viejo Dugu. De hecho, esto fue pan comido.

Movilizo el Arte de Desbloquear la Fortuna del Cielo, y el aura pura viajó a los meridianos sobre el cuello de Sun Xiaomei. Luego, empujó hacia su rostro. Se sintió fría en su rostro cuando esto sucedió. De hecho, fue una sensación muy placentera. Pero, esta sensación placentera duró solo un momento. Después de eso, de repente sintió un dolor punzante... como si decenas de miles de hormigas se arrastraran por su rostro.

Los granos en la cara de Sun Xiaomei habían estallado cuando Jun Moxie retiró la mano. Sin embargo, una gran cantidad de pus había salido de su rostro como resultado. Jun Moxie estiró su mano varias veces. Pero, se sintió demasiado avergonzado para hacerlo él mismo. Por lo tanto, la misma jovencita Sun consiguió un poco de agua para lavarse la cara.

Sun Xiaomei trató de lavarse la cara con agua fría. Sin embargo, las arrugas de su rostro la hacían sentirse muy incómoda. Los muchos granos que ya se habían estallado también habían comenzado a picar muy severamente. Y, finalmente, no pudo evitar rasguñarlos. Pero, la Joven Dama no pudo evitar sentir la fina capa de piel allí mientras hacía esto. Luego abrió los ojos y vio que casi se había despegado toda la capa de piel de su rostro...

Era una capa de piel sucia.

Sun Xiaomei gritó de miedo y la tiró. Pero no pudo evitar sentir su rostro. Se sorprendió gratamente al darse cuenta de que su rostro se había vuelto bastante suave ahora. Entonces, se lavó la cara lo más rápido que pudo y saltó para mirarse en el espejo. El rostro de la mujer en el espejo todavía tenía algunas manchas rojas. Pero, la superficie de la cara estaba bastante clara. Su rostro no era tan terrible como antes. De hecho, era celestial incluso...

La piel brillante quedó expuesta en gran parte de su rostro.

¡Funcionó tan rápido!

Sun Xiaomei miró aturdida el espejo.

Pasó mucho tiempo antes de que dos corrientes de lágrimas corrieran por su rostro.

Jun Moxie había estado parado detrás de ella. Suspiró y dijo: —Tenemos que hacer esto al menos dos veces más... Entonces, tu rostro se transformará en la hermosa flor que debería haber sido. De hecho, estoy seguro de que para entonces se agregaría otra flor al incomparable y hermoso jardín jardín de la Ciudad Tianxiang para entonces. Te incluirán con Xiaoyi y la Princesa Ling Meng, una flor de primavera. ¡Alguien sin rival! Serás transformada al trescientos por ciento. Pero, es una pena que una mujer tan hermosa es la prometida de Tang Yuan. Mi espíritu se desvanece al ver este desequilibrio. Esta es una perdida. Pero haré de una mujer hermosa como tú mi nonagésima novena concubina si vienes conmigo.

El pretexto de Jun Moxie para salvar a alguien de una situación desesperada se estaba volviendo 'cada vez más excesivo'. La primera mitad de su discurso fue agradable de escuchar. Pero, la segunda parte del discurso del hombre fue muy brutal.

—¡Vete al infierno!— Sun Xiaomei de repente olvidó que estaba emocionada. Luego golpeó sin piedad a su benefactor con sus puños y su pierna vestida de bordado ya que se estaba burlando de ella.

Jun Moxie se rió alegremente.

Sun Xiaomei de repente dio un largo suspiro después de que pasó un tiempo. Luego dijo: —Joven... Maestro Jun, no hay suficientes palabras para agradecerle. Pero usted es el hermano del Gordo. Así que no diré mucho más. Solo deseo pedirle una cosa. El peso del Gordo— … ¿Hay alguna posibilidad de reducirlo? Estoy preocupada por la salud del Gordo. Una vez que cumpla los treinta… 

¡Esta maldita pareja es demasiado! Primero me ocupé del rostro de esta mujer. ¡Y ella simplemente se da la vuelta y me pide que reduzca el peso de ese tipo!

—Es muy peligroso... Pero, tendrás que hacer que trabaje con todo lo que tiene si quieres que pierda peso—, este problema también se había convertido en un dolor de cabeza para Jun Moxie_. ¿Cómo puede ese tipo perder peso de la forma en que come? ¡Come carne, bebe sopa y come cien dumplings en un día! ¿A este tipo todavía se le puede llamar hombre? Y, ¿puede bajar de peso…? ¡Eso es una fantasía!_

—¡Por favor... debes ayudarlo a perder peso! Es seguro que morirá si continúa aumentando de peso—, Sun Xiaomei levantó seriamente la cabeza y miró preocupada a Jun Moxie. —El Gordo una vez dijo... que él personalmente tomaría la iniciativa de cancelar nuestro compromiso si mi rostro se recupera. No importa cómo sea. ¡Es un buen hombre a mis ojos! ¡Yo... yo... deseo estar con él! Deseo vivir mi vida con ese hombre… ¡Quiero envejecer con él!

Incluso se sonrojó un poco al pronunciar esas palabras.

¿El Gordo es un buen hombre?

¿Cuándo ese Gordo se volvió tan noble?

¿No es esto como un cuento de hadas?

Jun Moxie se quedó atónito. Se frunció un poco las cejas y preguntó en voz baja: —Sería difícil hacer que el Gordo pierda peso. Y no es agradable a la vista. Sin embargo, tu rostro ha sido restaurado. De hecho, ahora eres en una belleza que puede derribar ciudades. Además, el Gordo está dispuesto a cancelar su compromiso contigo. Entonces, ¿por qué no tomas tu libertad? Después de todo, podrías encontrar fácilmente a un hombre que se vea mejor que el Gordo. ¡Todos somos conocidos aquí, pero lo que digo es verdad!

—Jun Moxie, el Gordo sonó muy sincero y honesto cuando habló sobre romper nuestro compromiso. Sin embargo, siento que tu suenas...

Sun Xiaomei volvió a su estado tranquilo habitual. Se secó las lágrimas y miró a Jun Moxie, —¿Me estás poniendo a prueba? ¿Te parezco una mujer voluble e infiel? ¿Soy así?

—Ah... eso...— Jun Moxie estaba algo avergonzado. Se frotó la nariz y no respondió nada.

—Tang Yuan es gordo, y su apariencia no es sobresaliente. De hecho, estoy seguro de que ninguna mujer lo encontrará atractivo. Y yo soy igual. Pero, Tang Yuan se comporta como un hombre de verdad incluso si está ¡Gordo! Y me alegro de esto. Me resistí a la decisión de mi padre cuando supe que me iba a comprometer con Tang Yuan. Le dije que no me casaría con un hombre gordo tan notorio. finalmente hice las paces con el hecho de que soy muy fea y no pude conseguir un gran marido. ¡Pero he cambiado de opinión después de conocerlo durante estos últimos meses!

Sun Xiaomei habló en voz baja y le dio una mirada significativa con sus ojos borrosos, —No importa si es bueno o malo... ¡Me he decidido por él si es un buen hombre o un tirano! Seré perfectamente feliz siendo la Sra. Tang, pierda peso o no. Me convertiré en la esposa de un funcionario si se convierte en funcionario. Y lo acompañaré a los almacenes si se convierte en empresario. ¡De hecho, me quedaré junto a el incluso si se convierte en mendigo!

—¡El Gordo es un buen hombre y le tengo cariño! —Sun Xiaomei levantó la cabeza para mirar a Jun Moxie. Luego habló lentamente: —No importa si es rico o pobre... o guapo o feo. ¡Deseo acompañarlo durante toda esta vida! De hecho, preferiría que mi apariencia no se arreglara si perturba nuestro matrimonio. Después de todo, podremos permanecer juntos si ambos tenemos una gran deficiencia en nuestra apariencia...

Todas las mujeres aprecian su apariencia. Sun Xiaomei habia sido fea la mayor parte de su vida. Sin embargo, alguien como ella nunca renunciaría a la oportunidad de transformar repentinamente su apariencia en la de una mujer hermosa. Pero, Sun Xiaomei estaba lista para renunciar a su belleza por un hombre feo que casi no tenía cualidades positivas. ¿Quién no se conmovería emocionalmente por esto?


mode_commentComentario de Crowli

Estamos publicando el manhua de OEM → Monarca Malvado de Otro Mundo – Sky Mangas
Gracias por leer.


Comentarios del capítulo: (1)


Si este comentario tiene 10 likes subo 4 capítulos más.

8

oem-capitulo-478
OEM - Capítulo 478
27936
478

¡Desecha novecientos millones, pero no pierdas la cabeza!

Traductor: Crowli

Capítulo 478: ¡Desecha novecientos millones, pero no pierdas la cabeza!

—¡Bien! Has hablado muy bien—, dijo Jun Moxie con solemnidad. No pudo evitar aplaudir. Caminó dos pasos y habló de manera profunda: —Este Jun Moxie te agradece por mi hermano, cuñada.

Después de eso, Jun Moxie se dio la vuelta y salió con pasos largos. Estaba feliz por dentro; sintió genuina felicidad por Tang Yuan.

—Me convertiré en la esposa de un funcionario si él se convierte en funcionario. Y, lo acompañaré a los almacenes si se convierte en empresario. De hecho, me quedaré a su lado y golpearé a los perros con un garrote si ¡se convierte en mendigo! — Todo hombre sueña con este tipo de amor. ¡La vida del Gordo Tang nunca será en vano desde que encontró este amor!

—¡Todavía no me has dicho si hay alguna manera de hacer que pierda peso!— Sun Xiaomei gritó ansiosamente desde atrás.

Jun Moxie se detuvo de espaldas a ella. Luego levantó la mano y dio una señal de “pulgar hacia arriba”. Luego, se rió de buena gana, —¡Siempre haré lo que he prometido! ¡Nada en este mundo es imposible para este Jun Moxie! ¡Sin embargo, no debes sentir pena por él cuando llegue el momento y lo veas sufrir! ¡Espero que siempre recuerdes lo que dijiste hoy! ¡Me lo he tomado en serio!

Sun Xiaomei se quedó allí mientras la figura de Jun Moxie desaparecía de allí. Ella resopló y dijo: —¿Para qué fue eso? ¿¡Espero que siempre recuerdes lo que dijiste hoy!? ¿Te lo has tomado en serio? ¿Crees que me estoy tomando esto a la ligera? ¿Crees que bromeo con mis sentimientos? ¡Esto es realmente ridículo! No soy un hombre, ¡pero aún asumo la responsabilidad en mi corazón!

….

Tang Yuan no se mordió la lengua mientras ordenaba a la gente. Las órdenes volaban incesantemente de su boca de una manera suave. Después de eso, Hai Chenfeng organizó la mano de obra del Salón Aristocrático. Cada uno de ellos obedeció las órdenes y se fue rápidamente. Y utilizaron cualquier medio para viajar a todos los rincones del continente según la orden de Tang Yuan.

Jun Moxie también escuchó algunas palabras. Podía escuchar a Tang Yuan hablar de que las píldoras templadoras de huesos estaban dirigidas hacia las Familias Xuan del continente. Después de todo, estas píldoras templadoras de huesos fueron hechas a medida para esas Familias Xuan y militares.

El objetivo principal de Tang Yuan era bastante claro.

Sin embargo, a las lejanas Familias Xuan les resultaría difícil transportar su oro y plata hasta aquí... Pero, Jun Moxie de repente tuvo una idea_: Estas personas pueden traer sus billetes de plata a la Ciudad Tianxiang. Y pueden intercambiarlos aquí. ¿No podríamos obtener ganancias saqueándolos? Por ejemplo, un billete de plata por valor de mil monedas de plata sólo equivaldría a ochocientas monedas de plata. Jeje, esta es una gran oportunidad…_

Los compromisos relacionados con el trabajo de Tang Yuan llegaron a su fin después de mucho tiempo. Solo Song Shang y Hai Chenfeng permanecieron con él en este momento. Jun Moxie estaba apoyado contra la puerta. La expresión de Tang Yuan era sombría en este momento. Luego, sus ojos se movieron hacia Hai Chenfeng y Song Shang. Y una expresión solemne se extendió por su rostro cuando dijo lentamente: —Quiero hacer un anuncio importante.

Hai Chenfeng y Song Shang pusieron los ojos en blanco. Después de todo, se harían cargo de un trabajo amargo cada vez que Tang Yuan hablaba así. Y parecía que esta vez tampoco sería una excepción.

—Tenemos que lanzar un ataque decisivo contra la Familia Huang de la Ciudad Dorada del Este. Debemos atacarlos desde todos los lados, ya sea por tierra o por agua. Usen todo lo que hay en nuestro arsenal. E incluso las cosas que no tenemos. Utilicen tanto métodos claros como oscuros. No escatime ningún costo. Ignoren cualquier daño colateral. ¡Pero debemos destruir a esa familia lo más rápido posible! — Tang Yuan enfatizó cada palabra.

—Hai Chenfeng, le pido que haga uso de sus contactos. Póngase en contacto con las administraciones de las bandas en el bajo mundo dentro de la Ciudad Dorada del Este. Comete los delitos que sean necesarios; cause conmoción, amenace, secuestre y chantajee a la Familia Huang de la Ciudad Dorada del Este. ¡Mata a cualquier funcionario de la Ciudad Dorada del Este que se atreva a ayudar a la Familia Huang! ¡Me ocuparé de cada consecuencia!

La cara regordeta de Tang Yuan tenía una mirada asesina rara vez vista. Él sonrió y dijo con frialdad: —Espera hasta que la familia Huang esté en una situación difícil. ¡Y tráemelos cuando eso suceda!

—¿Cuál es la cantidad estimada de fondos que espera gastar en esto?— Hai Chenfeng frunció el ceño. Preguntó en un tono preocupado, —Debe mencionarse que este es un ataque total contra una familia razonablemente poderosa. ¿Puede nuestro Salón Aristocrático pagar los gastos de terminar con esto en un corto período de tiempo?

Se preguntó en secreto; Este tipo suele sonreír como Buda. Entonces, ¿qué ofensa cometió la Familia Huang de la Ciudad Dorada del Este contra Tang Yuan para obligarlo a conspirar contra ellos como un lobo hambriento?

Esta familia Huang realmente es desafortunada...

—Te estoy empleando junto con todos los recursos del Salón Aristocrático para este asunto. ¡Y usaré los recursos de la Familia Tang si eso no es suficiente! ¡Después de todo, soy el futuro sucesor de la Familia Tang! — una luz extremadamente cruel brilló en los ojos de Tang Yan mientras respondía en voz baja.

—Joven maestro Tang, ¿el joven maestro Jun está al tanto de este asunto?— Song Shang frunció el ceño.

—Lo sé. ¡Y apoyo esto con todas mis fuerzas! ¡Todo se hará según las órdenes de Tang Yuan! ¡Tang Yuan es el principal propietario del Salón Aristocrático! Y sus órdenes son de suma importancia. No es necesario que lo cuestione, ¡no deben cuestionarlo! — Jun Moxie pronunció en voz baja. Había estado apoyado en la puerta, pero no había pronunciado una palabra hasta ahora. Por tanto, nadie había notado su presencia.

Hai Chenfeng y Song Shang se levantaron rápidamente para saludarlo.

—Lo haremos. ¡No hay problema si ese es el caso!— Hai Chenfeng se calmó y avanzó. Luego, calculó todo de antemano y comenzó a hacer simulaciones en su cabeza, —Tengo una pregunta más que hacer. ¿Por qué estás haciendo esto?

—¿Por qué estoy haciendo esto? ¿Por qué tengo que justificarlo? — Los músculos de la cara de Tang Yuan se contrajeron. Rechinó los dientes mientras respondía.

—Ciertamente no necesitas dar razones—, Jun Moxie entró lentamente. Miró a Tang Yuan, —Pero... déjame recordarte, Gordo. Podemos volvernos locos, podemos actuar de una manera malvada, y ¡podemos ignorar a todos en este mundo! Incluso podemos mirar a las personas como si fueran pajitas. ¡Pero no debemos perder la conciencia!

—Debemos tomar represalias, ¡pero no podemos ser excesivos! ¡Alguien nos ha provocado, y ciertamente los mataremos en respuesta! Sin embargo, cada crimen tiene su perpetrador. La Familia Huang no ha educado bien a su gente. Pero, los demás son inocentes en este asunto. Solo estamos desahogando tu ira. Y espero que lo entiendas. Dijiste que querías mirarlos cuando estén en su peor estado. ¡Quiero... que lo entiendas! ¡Pero no te detendré si vas y matas a las nueve generaciones de su familia!

Jun Moxie continuó lentamente, —¡Y eso es porque eres mi hermano! ¡Incluso te acompañaré a las profundidades del infierno!

La cara de Tang Yuan se convulsionó de dolor. Luego se llenó lentamente de una sensación de tristeza mientras permanecía en silencio. Pasó mucho tiempo antes de que hablara con voz ronca: —No te preocupes... solo quiero que sepan que todos pagarán el precio incluso si uno de ellos comete un error, ¡no solo esa persona! Obviamente no me importa aniquilarlos si no entienden esto.

Jun Moxie se rió entre dientes y le dio una palmada en el hombro. Pero no habló más.

—Solo intento desahogar mi enojo. De hecho, también sabes que solo intento desahogar mi enojo. Pero, ¿estás dispuesto a darme novecientos millones por eso? ¿Estas dispuesto a darme todo lo que tenemos? — Tang Yuan estaba algo conmovido emocionalmente.

—¡Eso es porque eres mi hermano! ¡Entonces, estoy dispuesto a acompañarte en esta locura! Después de todo, ¿pueden novecientos millones comprarme un nuevo Tang Yuan? ¡Me retiraré de esto si pueden!— Jun Moxie sonrió.

Tang Yuan de repente se volvió y se rió. Sin embargo, se atragantó un poco con la emoción y tosió mientras lo hacía...

Song Shang y Hai Chenfeng se miraron. Sus ojos desmentían el hecho de que también eran un poco sentimentales.

¿Tirar novecientos millones para que tu hermano pueda desahogar su ira y dar un suspiro de alivio? ¿Qué tipo de hermandad es esta? ¿Cuántos hermanos desde la antigüedad estuvieron dispuestos a desechar novecientos millones por sus hermanos?

¿El emperador? ¿Incluso lo haría él? ¡Nunca!

¡Estos son novecientos millones! ¡No son nueve millones, ni noventa millones! ¡Incluso el tesoro público de una gran nación como Tianxiang no gana cien millones en un año entero!

¡El tesoro público de Tianxiang no ganaría tanto en ni siquiera diez años! Y, ¿el Emperador gastaría toda esa suma de dinero en una persona… arriesgaría su propia vida por un amigo…? ¿Gastaría toda su fortuna en un amigo? ¿Gastar novecientos millones de plata? ¡Podrías construir una ciudad entera con tanto dinero!

¡Nadie ha hecho esto desde la antigüedad!

No dijeron nada. En cambio, salieron silenciosamente para arreglar lo que el Gordo les había ordenado que hicieran. En consecuencia, solo los dos hermanos permanecieron allí.

Jun Moxie habló desde atrás con una voz débil cuando se fueron: —Cada uno de ustedes debe tomar una píldora templadora de huesos primero. Sentirán los efectos. ¡Y estoy seguro de que mejorará mucho sus habilidades!

Hai Chengeng y Song Shang estaban encantados con esto. Entonces, agradecieron al unísono.

Tang Yuan finalmente suspiró aliviado cuando vio a los dos hombres irse. Sin embargo, de repente pareció que había agotado sus fuerzas. Se sentó paralizado en su silla. Y se había cubierto la cara con las manos...

Tang Yuan se levantó de un salto después de un corto período de tiempo y miró furtivamente a su alrededor. Después de eso, fue hacia la puerta y asomó la cabeza. Luego, se acercó a la ventana para cerrarla. Y aprovechó esta oportunidad para secarse los ojos con las mangas. Pensó que Jun Moxie no lo había visto. Pero, Jun Moxie había visto eso a pesar de que Tang Yuan no sabía que lo habia notado...

—¿Qué estás haciendo? ¿Por qué estás actuando como un fantasma furtivo?— Jun Moxie lo miró. —No te preocupes. Incluso un experto Xuan Divino Supremo o un Gran Maestro no podrían escucharnos mientras yo esté aquí.

—¡Eso es bueno!— Tang Yuan se movió misteriosamente. —Algo parece estar mal últimamente, Tercer Joven Maestro.

—¿Qué pasa?— Jun Moxie arqueó las cejas.

—Hay algo mal con la Familia Imperial. Se puede decir que algo anda mal con el Emperador—. La respiración de Tang Yuan se había vuelto algo apresurada, —Joven Maestro, todo estaba preparado para ti en el momento en que dejaste la Ciudad Celestial Sur. De hecho, habían preparado todo con anticipación, y te tendrían una emboscada en las puertas de la ciudad. Sin embargo, te embarcaste en una ola de asesinatos en tu regreso. Y mataste a todos los que te tendieron una emboscada. Después de eso, tomaste las propiedades de la familia Meng. Básicamente, mataste a todos los que habían lanzado esos ataques contra ti. Luego, más de treinta funcionarios del gobierno murieron de una manera extraña y misteriosa. Estoy seguro de que vería su mano detrás de estos hechos incluso si usara mis rodillas para pensar. Intentaría procesarlo y confiscar sus pertenencias por los enormes crímenes que cometiste. Entonces, ¿no te parece extraño que aún no hayamos visto al Emperador hacer ningún movimiento?

—¿Debería encontrar esto extraño?— Jun Moxie puso su mano en su barbilla y asumió la postura de un gran 'pensador'.

—¡Sin embargo, el Emperador ni siquiera te ha invitado a la Corte Imperial desde que regresaste!— Tang Yuan dijo en un tono profundamente preocupado: —Tienes que estar mentalmente preparado para esto, Tercer Joven Maestro. La Familia Jun está floreciendo en este momento. Pero es posible que no puedas hacer nada si él quiere deshacerse de ella. ¡Después de todo, la fuerza de una nación entera no es algo contra lo que un individuo pueda competir!

—¡Tomaré nota de eso!— La expresión de Jun Moxie se volvió cada vez menos seria.


Comentarios del capítulo: (0)