oem-capitulo-577
OEM - Capítulo 577
28321
577

¿Los trucos no funcionan? ¡Usa la fuerza entonces!

Traductor: Crowli

Capítulo 577: ¿Los trucos no funcionan? ¡Usa la fuerza entonces!

Mientras uno de ellos se esforzaba por enseñar, el otro hacía lo posible por aprender. En un corto periodo de tiempo, la mejora de Mei Xueyan era extremadamente grande. Como experta de alto nivel, sus habilidades extremadamente completas eran muy útiles ahora. Sólo necesitaba practicar cualquier movimiento una vez y dominaría su esencia.

Además, el trineo era fácil de aprender, especialmente para los expertos como Mei Xueyan, cuyo cuerpo era mucho más flexible que el de la gente normal, ligero y con la ayuda de su habilidad para volar. En pocos días, no sería sorprendente que superara a Jun Moxie...

Sin embargo, incluso cuando Mei Xueyan había aprendido los movimientos, fingió que no lo había hecho y le pidió a Jun Moxie que le enseñara una vez más, como una joven que coquetea con su amante. Jun Moxie no la desenmascaró y así los dos se quedaron felizmente absortos en el proceso...

En la naturaleza, de repente se sintió como si fuera primavera...

Incluso los penetrantes vientos fríos del invierno parecían haberse vuelto más amistosos...

Sus sombras se entrelazaban en el bosque de un lado a otro hasta que caía la noche y dos estrellas fugaces se deslizaban por el cielo nocturno, dejando delicadas estelas tras de sí, desplazándose entre las montañas y los bosques.

Mei Xueyan dominaba por fin todas las técnicas del esquí. Como una niña con un juguete nuevo, quería incansablemente que Jun Moxie practicara con ella alegremente...

La noche había caído y Jun Moxie eligió un cañón ligeramente arriesgado, con una altura de unos cuatrocientos o quinientos pies, que estaba apilado con nieve y parecía una llanura plana; una vez que la gente normal cayera en él, era probable que muriera, pero para Jun Moxie y Mei Xueyan, no era amenazante en absoluto. En su lugar, saltaron emocionados...

Dentro de las capas de nieve, Jun Moxie utilizó sus habilidades espirituales. Usando su palma para presionar silenciosamente contra la nieve circundante, comprimió la nieve que se endureció, haciendo gradualmente un espacio aislado que era del tamaño de dos habitaciones; aunque era extremadamente frío afuera, era sorprendentemente cálido en esta habitación, hecha de paredes de nieve, que estaba a varias decenas de pies de la cima del cañón. Era una habitación hecha por ellos mismos que apareció de la nada.

Las habilidades Xuan de ambos eran fuertes y supuestamente no debían preocuparse por los problemas de respiración, pero Jun Moxie aún así recogió algunos bambúes largos del bosque, los conectó entre sí, utilizó su energía espiritual para abrir las uniones y luego atravesó un extremo a través de la nieve para obtener aire fresco en la nieve. Aunque todavía estaba un poco sofocante; era mucho mejor que antes.

Mei Xueyan se sorprendió al ver la obra maestra de Jun Moxie y no pudo evitar elogiarlo, "Después de tantos años, no he pensado que pudiera hacer esto cuando está nevando... sólo usando tus dos manos, hiciste una cosa así, qué gran manera de ahorrar energía y es tan interesante; ¡Nada en este mundo es imposible, es sólo si puedes pensarlo!"

Mientras hablaba, miró a Jun Moxie con sus grandes ojos brillantes y dijo ligeramente exigente: "Pero... Joven Maestro Jun, ¿me dejaras dormir en este montón de nieve?"

"¡De ninguna manera! Aunque no te importe, ¡me dolerá el corazón!", dijo Jun Moxie con seguridad y una expresión seria.

"Entonces... ¿qué debemos hacer?", Mei Xueyan miró a los dos. Ella sacó una pequeña bolsa pero Jun Moxie se fue con las manos vacías sin siquiera traer su espada... y mucho menos una manta...

"¡Los cavernícolas tienen sus maneras!", dijo Jun Moxie en secreto y luego sonrió con orgullo, estiró sus manos y actuó de forma extraña antes de levantar la voz: "¡Aparece!"

Inmediatamente, dos enormes abrigos de oso blanco aparecieron en sus manos. Jun Moxie levantó las cejas con orgullo: "¿Qué tal esto?".

"¿No son los abrigos de piel de oso que compró el idiota de Oso Grande? ¿Cómo acabaron contigo?", Mei Xueyan no pudo evitar enfadarse y a la vez reírse ante la mención de que Oso Grande comprara los abrigos de piel de oso; quién sabía lo que estaba pensando ese día, como el Rey Oso, realmente compró abrigos de piel de oso... sobre esto, Jun Moxie realmente admiró la táctica de ventas utilizada por la tienda...

¡Un genio de las ventas! Un vendedor de primera, perfecto para ampliar el mercado objetivo...

"Esto es gracias a ti, ya que después de que ese viejo oso fuera regañado por ti, no se atrevió a llevárselos, así que me benefició. Mira esta calidad, definitivamente de alto grado...", Jun Moxie rió felizmente mientras se aprovechaba de la situación y se beneficiaba a sí mismo.

Mei Xueyan se disgustó y dijo sarcásticamente: "Qué beneficio. No entiendo, ¡ese viejo oso derrochador se gastó el dinero que le diste! Parece como si hubieras ganado mucho, ¿qué clase de lógica es esa?".

Jun Moxie respondió con confianza: "Es tu lógica la que tiene un problema. Verás, es como si a menudo tomara estofado de serpiente de Cazadora Verde. En este mundo, ¿quién puede comer estofado de serpiente otorgado por la Reina Serpiente? ¿Quién puede llevar abrigos de piel de oso comprados personalmente por el Rey Oso? Sólo basándome en esto, ¡soy el único! Estoy orgulloso de ello".

Mei Xueyan se echó a reír. No se puede negar que se trataba de una broma. Aparte de Oso Grande, este idiota cuyo cerebro estaba mal conectado, los reyes de otros animales realmente no harían tales cosas. Aunque Jun Moxie también recibió serpientes de Cazadora Verde, fueron las trampas utilizadas por Cazadora Verde para matarlo. Las dos situaciones eran muy diferentes...

En efecto, ¡podría ser histórico!

Colocó fácilmente los abrigos sobre la nieve sólida, uno para el suelo, otro como manta, perfecto. Jun Moxie le indicó cortésmente: "Amorcito, se está haciendo tarde, por favor, vete a la cama, seguro que dormirás bien".

"¿Oh? ¿Sólo estas dos piezas? ¿Y tú?", Mei Xueyan abrió los ojos.

"Estoy bien, puedo luchar contra el frío, sólo déjame congelarme; ¡por ti, estoy dispuesta a soportar el frío! Es culpa mía por no haberme preparado lo suficiente y haber traído sólo dos abrigos... por tu reputación, yo... ¡estoy bien!", los globos oculares de Jun Moxie revolotearon como si se arrepintiera. Sería estupendo si Mei Xueyan dijera "¿Qué tal si... nos acostamos juntos?", él aceptaría con gusto pero actuaría como si no estuviera dispuesto y diría: "Hmm...  esta bien".

Mei Xueyan dudó un rato y dijo con pesar: "Ya que eres tan magnánimo y considerado, puedes congelarte fuera entonces". ¿Cómo podía Mei Xueyan no darse cuenta de las intenciones de Jun Moxie? ¡No había manera de que ella le dejara salirse con la suya!

"Qué..."

Las palabras de Mei Xueyan sorprendieron a Jun Moxie, que se quedó mirando sorprendido mientras se le caía la mandíbula.

Mei Xueyan no se molestó y decidió quitarse el abrigo exterior, revelando la forma de su cuerpo curvilíneo por debajo antes de acurrucarse rápidamente entre los dos abrigos, disfrutando de la calidad de la piel suave y el calor. No pudo evitar dejar escapar un suspiro y dijo: "Es tan cálido..."

Jun Moxie se molestó, ¿cómo no iba a ser cálido?

Después de un rato, Jun Moxie se abrazó a sus brazos y empezó a temblar y sus dientes empezaron a castañear, haciendo ruido; robó una mirada a Mei Xueyan que tenía los ojos cerrados, probablemente dormida...

El Joven Maestro Jun respiró profundamente y se decidió. De repente, empezó a trotar, golpeando con el pie en el suelo mientras decía: "Hace tanto frío, me estoy congelando... urgh... oh Dios mío, mi mano está congelada, mis piernas también... incluso mi hermano pequeño también lo está, que alguien me salve, que me dé algo de calor y se lo agradeceré el resto de mi vida..."

Mei Xueyan hizo oídos sordos y siguió produciendo ronquidos...

"¡Por qué eres tan desalmada!", se quejó el Joven Maestro Jun, "Sin mencionar a los demás, cuando un hombre actúa así, la mujer debería levantar tímidamente la manta y preguntar: ¿te quiere acostar? ¿Por qué no me pasa a mí? Parece que esa frase en las películas es inventada. No, es una broma".

Sin embargo, el Joven Maestro Jun descuidó que debería haber pensado, basándose en sus habilidades actuales, que no sólo en un ambiente cálido en la nieve, estaría bien incluso si fuera arrojado al témpano Xuan durante un mes; si Mei Xueyan no podía darse cuenta de que estaba actuando, sería demasiado ingenua...

En el espacio nevado, a medida que pasaba el tiempo, un aroma concentrado comenzó a difundirse alrededor. En el espacio casi sellado, el aroma corporal femenino de Mei Xueyan parecía extra refrescante...

Jun Moxie respiró profundamente varias veces mientras su diafragma se calentaba cada vez más. No podía aprovecharse de ella y, sin embargo, hacía que aún se sonrojara más. El espacio no estaba frío y, de hecho, estaba bastante caliente...

Finalmente, el Joven Maestro Jun se decidió y se quitó el abrigo exterior. Haciendo caso omiso de todo lo demás, se deslizó entre los abrigos de piel de oso. Sin embargo, cuando acababa de levantar las mantas, Mei Xueyan abrió repentinamente los ojos y preguntó con severidad: "¿Qué estás haciendo?"

Jun Moxie se quedó boquiabierto mientras la mano que sujetaba las mantas se congelaba. Le habían pillado in fraganti...

"Xueyan... ya ves, tengo mucho frío, por favor, apiádate de mí. No es fácil sobrevivir en la naturaleza...", suplicó Jun Moxie.

Mei Xueyan soltó una risita, sin saber si enfadarse o reírse: Puedo apiadarme de ti, pero así, mi castidad está en juego... ¿cómo te atreves a pedirlo? Dijo con firmeza: "¡Por qué no parece que tengas frio, entonces no! Ve a quedarte en un rincón".

¡Antes de la noche para consumar nuestro matrimonio, no permitiré que te saltes mi línea de fondo!

Jun Moxie se rió y, de repente, ejerció algo de fuerza y dobló la espalda, obligando a meterse entre las sábanas. Mei Xueyan se incorporó con rabia y dijo: "Eres realmente un desvergonzado. Cuando tus trucos no funcionan, ¿empiezas a usar la fuerza? ¿Crees que puedo encarcelarte en la Jaula del Mundo durante una noche?

Jun Moxie se rió descaradamente: "Ya que tú también sabes que mis trucos no funcionan, entonces, ¿qué debería hacer sino usar la fuerza? Si puedes soportar ponerme las manos encima, ¡adelante! ¡No me importa!", dijo mientras subconscientemente estiraba las piernas y decía satisfactoriamente: "Qué bien".

Mei Xueyan se quedó sin palabras ante la desvergüenza y el comportamiento canalla de esta persona, así que se levantó y dijo: "Muy bien, entonces puedes dormir solo".

Jun Moxie empezó a asustarse y se abrazó a su cintura, y sonriendo dijo: "En realidad este abrigo de oso es bastante grande, digno del Rey Oso. No nos apretará en absoluto a los dos. Ya que estamos fuera y no tenemos otra opción, confórmate con el por esta noche".

Mei Xueyan seguía pensando pero Jun Moxie se giró de repente y la atacó de golpe.

Mei Xueyan luchó pero su boca estaba bloqueada... después de un largo rato, Jun Moxie levantó la cabeza con orgullo y habló con condescendencia: "¿Me vas a dejar dormir?".

Mei Xueyan se sonrojó. Aunque estaba ligeramente confundida, negó firmemente con la cabeza;

"¡No creo que pueda derrotarte!" Jun Moxie se inclinó aún más... y volvió a preguntar: "¿Sí o no?"

"... N... no..."

"Una vez más..."

Tras una pausa... "¿Sí o no?"

“…”

"Tomaré tu silencio como un consentimiento, ¡de todos modos eso es lo que he decidido!", el Joven Maestro Jun sonrió con orgullo.

"¡No! ¡No significa no!", Mei Xueyan estaba decidida a no ceder a sus amenazas. Hizo un puchero de determinación.

"Hmph... Veré cuánto tiempo puedes perseverar. Parece que si no pruebo algo más duro, no cederás...", Jun Moxie se rió malamente y, de repente, volvió a bloquear sus labios y chupó con todas sus fuerzas. Esta vez, sus dos manos se pusieron a recorrer su cuerpo, pasando por todas las curvas, tocando y frotando, probando todos los medios...


Comentarios del capítulo: (0)


oem-capitulo-578
OEM - Capítulo 578
28322
578

Tus pensamientos son demasiado sucios......

Traductor: Crowli

Capítulo 578: Tus pensamientos son demasiado sucios......

Mei Xueyan sintió que su corazón palpitaba y no pudo controlarse más mientras dejaba salir un gemido cuando las manos de este tipo se separaron de repente, una se deslizó bajo su ropa y agarró su pecho sin que nada separara su mano de su piel, y la otra mano se deslizó hacia abajo para agarrar firmemente sus alegres nalgas...

Esto se sintió mucho más fuerte que cuando la tocó a través de la ropa. Todo el cuerpo de Mei Xueyan se debilitó y empezó a temblar bajo su contacto. Quiso usar su energía para contraatacar, pero por razones desconocidas, no pudo sacar ni una pizca de su normalmente invencible energía. Lo único que sentía eran las manos de aquel tipo explorando su cuerpo y su respiración se aceleraba. Quería rogarle que la dejara salir, pero su boca estaba bloqueada por la de él. Quiso apartarlo, pero se dio cuenta de que sus brazos se habían enredado inconscientemente en su cuello...

Sus dos grandes manos recorriendo su delicado cuerpo la hacían arder. Aunque hacía todo lo posible por resistirse, no pudo evitar soltar un tímido gemido. Como Mei Xueyan era todavía virgen, era la primera vez que experimentaba la cosa más tentadora del mundo. Cómo no iba a perder el sentido...

Los ojos de Jun Moxie ardían de deseo sexual. Levantó la cabeza y dejó de invadir temporalmente su boca mientras sus dos manos seguían frotando los pechos de Mei Xueyan, y preguntó: "¿Puedo...?".

Los ojos de Mei Xueyan estaban desenfocados y su boca ligeramente abierta mientras respiraba con dificultad, incapaz de decir nada y sólo asintió tímidamente... Lo miraba intensamente pero en esas circunstancias tan románticas, parecía como si estuviera coqueteando suavemente con él...

Jun Moxie estaba eufórico y sacó sus dos manos, dispuesto a quitarse la ropa y verla desnuda; sin embargo, Mei Xueyan escapó de su abrazo. Aunque seguía apretada bajo él, se sobrepuso con fuerza a sus impulsos y dijo suavemente: "Ahora no. Las Tres Tierras Sagradas aún vienen tras nosotros... si... afecta nuestra fuerza..."

Estas palabras fueron como un cubo de agua fría que salpicó a Jun Moxie, apagando sus ardientes deseos sexuales.

Sí, era un momento crítico ya que sus vidas seguían en peligro. Si Mei Xueyan perdía su virginidad en esta coyuntura crítica, definitivamente se vería gravemente afectada e incluso podría resultar herida o... Jun Moxie no estaba dispuesto a ver nada de esto.

Dejó escapar un profundo suspiro y los ojos de Jun Moxie se iluminaron de repente. Respiró profundamente unas cuantas veces, cogió un poco de nieve del suelo y se la frotó en la cara. Se sintió refrescado por el frescor y tembló un poco. Por fin estaba despierto.

Jun Moxie se sintió aliviado por dentro y sonrió mientras se burlaba de ella: "Oye, tus pensamientos no son puros... sólo me refería a dormir, no a hacer otra cosa... en qué estabas pensando, vaya, ¿por qué piensas en esas cosas? Estoy tan sorprendido..."

Mei Xueyan echaba humo y señalaba a Jun Moxie con tanta rabia que no podía decir nada más que: "¡Tú! Qué lujurioso, tú... cómo... tú...", casi vomitó sangre ya que fuiste tú quien se abalanzó sobre mi y ahora dices que mis pensamientos son sucios... Pensando en esto, Mei Xueyan se sintió avergonzada y a la vez enfadada, queriendo caer con él en el acto...

El Joven Maestro Jun se asustó. Sabiendo que había llevado su broma demasiado lejos, dijo rápidamente pero con cuidado un montón de cosas buenas, pero Mei Xueyan continuó ignorándolo fríamente. El Joven Maestro Jun quiso probar algunas tácticas de gángster, pero fue expulsado despiadadamente. Parecía que si usaba más medios furtivos, la Bella Mei lo invitaría a pasar un tiempo en la Jaula del Mundo...

Después de un rato más, escuchó a Mei Xueyan decir fríamente: "¿No querías emboscar a la gente de las Tres Tierras Sagradas? Ahora que estamos escondidos aquí, ¿cómo podemos emboscarlos?"

Jun Moxie se sintió aliviado: Parece que esta chica no está realmente enfadada. Se recompuso y dijo: "En este momento, todavía deben estar buscando un lugar adecuado para la emboscada; según lo que sé, no está lejos de nosotros. Hay un camino a lo largo de un valle con dos altas montañas a sus dos lados, un valle en forma de calabaza. Los puntos de entrada son estrechos con un amplio espacio en el medio. Si hay gente que vigila los puntos de entrada y está decidida a aniquilar a los emboscados, por muy poderosos que sean éstos, sería muy difícil escapar indemnes. Especialmente porque se ha acumulado una gran cantidad de nieve en el valle, los movimientos se vieron obstaculizados y el entorno era desventajoso. Por lo tanto, basándome en ello, no importa a quién envíen primero, ¡escogerán ese lugar!"

"¿Hmm? ¿Realmente no había otra salida mejor?", Mei Xueyan también se sintió aliviada al no tener que regatear ese incómodo tema con él, pero aún permanecía inexpresiva como si Jun Moxie le debiera una gran suma de dinero... la expresión de un deudor.

"¡Definitivamente tendremos que pasar por ese camino!", continuó Jun Moxie, "¡También estoy contemplando cómo podemos contra-emboscarlos! Anoche descansamos lo suficiente y esta noche nos quedaremos aquí. ¡Les hemos dado suficiente tiempo para prepararse! ¡A no ser que no tuvieran intención de enfrentarse contigo, a estas horas, las Tres Tierras Sagradas se habrían adelantado mucho a nosotros y habrían completado su preparación! Esta espera fue para que ambas partes crearan la oportunidad perfecta. Si no la valoran, deben ser demasiado estúpidos..."

Mei Xueyan frunció el ceño. Si era así, no se le ocurría ninguna forma de cruzar el camino a menos que lo hicieran por la fuerza. Sin embargo, si entraban a la fuerza, ¡tendrían que pagar un alto precio!

"¡No importa quién ataque, tendremos que enfrentarnos a una temible tropa de al menos diez expertos de nivel superior al Gran Maestro y 20 Gran Maestros!", de repente surgió una mirada asesina en el rostro de Jun Moxie, "¡Con sus habilidades, si nos enfrentamos a ellos por la fuerza, ya sea intencionadamente o no, es seguro que seremos derrotados! Así que, en ese momento, ¡debes escucharme! No actúes por tu cuenta y, sobre todo, ¡note arriesgues! ¡Sé lo que estoy haciendo y me aseguraré de que sufran grandes pérdidas!"

Mei Xueyan asintió sus palabras, pero preguntó preocupada: "Ya que tienes confianza, ¿por qué no elegiste atacarles por la noche? Con la ayuda del cielo nocturno, ¿no sería más fácil?"

Jun Moxie se rió disimuladamente y dijo: "Por eso eres una aficionada. Con tanta nieve cubriendo toda la montaña, ¿qué diferencia hay entre nuestra capacidad de ver de día y de noche? No olvides que sus habilidades no están en absoluto por debajo de las nuestras. Por lo tanto, ¡no tenemos que actuar sólo de noche! De hecho, por la noche podría ser peor para nosotros; ¡ellos serán más cautelosos por la noche! ¡Será más difícil atacarlos!

"Tienes razón", Mei Xueyan asintió en silencio. No se había dado cuenta en absoluto de que el ritmo entre los dos había sido controlado por Jun Moxie. Además, sin saberlo, también se volvió más obediente frente a Jun Moxie...

Jun Moxie estalló de repente en carcajadas y dijo: "Además, tienen tanto miedo de que nos escabullamos, así que después de encontrar un lugar así, ¿no lo vigilarán de cerca? El viento y la nieve son tan duros esta noche. Los atormentará bastante. ¡Eso es bueno, les estamos dando la oportunidad de endurecerse! Honestamente, quiero quedarme aquí unos días más y luego ir. ¡Esto es muy cómodo!

Mei Xueyan finalmente no pudo contener la risa y dijo: "Eres tan mezquino".

"¡Tú, cómo es eso de ser mezquino, esto se llama ser inteligente!", dijo Jun Moxie con arrogancia, "¡Cada pequeña decisión puede determinar nuestra victoria! ¡Esta es nuestra tradición en la familia Jun!"

Mei Xueyan soltó una risita, sonriendo ampliamente y olvidando la infelicidad anterior.

La bella Mei se había quitado el abrigo y sólo un ajustado vestido blanco cubría su alto y esbelto cuerpo que se estremecía en la parte delantera del pecho junto con su risa. Jun Moxie se quedó mirando este espectáculo y sintió un movimiento en sus fosas nasales mientras casi le salía sangre por ellas...

¡Esta seductora le estaba quitando la vida!

Si fuera extremadamente curvilínea, Jun Moxie probablemente no se sentiría tan atraído, pero el cuerpo de Mei Xueyan estaba fuertemente abrazado y temblaba sólo un poco, lo que añadía algunos efectos graciosos y de ensueño. Esto hizo que Jun Moxie la encontrara aún más irresistible...

Mei Xueyan se dio cuenta agudamente de su extrañeza y le puso los ojos en blanco con fastidio; sus ojos la miraban con mucho amor mientras los deseos de Jun Moxie llegaban al cielo como si se convirtiera en un lobo, listo para atrapar a su presa...

"Xueyan... ¡qué tal si realmente les dejamos esperar unos días! Podemos quedarnos aquí; no será demasiado tarde para esperar a que te recuperes antes de irnos", Jun Moxie se acercó disimuladamente, con la saliva saliendo de su boca, tratando descaradamente de discutir el asunto.

"¿Recuperar? Me he recuperado hace mucho tiempo. No estoy lesionada, ¿de qué estás hablando?", a Mei Xueyan le pareció extraño y se volvió a mirarlo sorprendida.

Jun Moxie sonrió pervertidamente y dijo avergonzado: "Sólo tenemos que quedarnos aquí unos días y serás herida..."

Al instante, ¡ella comprendió lo que él quería decir!

Mei Xueyan se sonrojó, sintiéndose tímida pero enfadada y a la vez avergonzada. Estaba tan enfadada que podía hacer cualquier cosa, así que primero gritó: "¡Estás muerto! Jaula del Mundo".

Luego usó una pierna y le dio una patada para sacarlo de la manta de piel de oso, "¡Largo!"

Usó toda su fuerza...

Jun Moxie gimió y se agachó de dolor como un langostino cocido. Su trasero se enfrentó a ella como guardia frontal mientras su cabeza y sus piernas casi se tocaban mientras salía volando a la velocidad del rayo. Se estrelló contra las paredes de nieve, dejando un gran agujero redondo de profundidad desconocida y desapareció en él.

Después de un largo rato, Jun Moxie salió del agujero adolorido, con aspecto pálido: "Xueyan... ¡tu única patada me dejó a doscientos metros! Estoy desahuciado, ahora me he torcido la espalda, me he lesionado los órganos, con una herida tan grave... Puedo tratar a los demás pero ahora no puedo tratarme a mí mismo, pero si estás dispuesto a echarme una mano, todo irá bien... Si estás dispuesto a probar el método de doble-cultivo conmigo, me recuperaré muy rápido..."

"¡Método de doble-cultivo tu cabeza! ¡Jaula del Mundo!", Mei Xueyan seguía enfadada y su rostro estaba enrojecido por la ira. Sin pensarlo más, le dio otra patada. Antes de que Jun Moxie pudiera suplicar perdón, fue enviado volando y desapareció en el agujero una vez más...

A la mañana siguiente.

Jun Moxie salió del agujero con ojos de panda, jadeando. Aunque estaba protegiendo a una gran belleza y sólo estaban ellos dos en la pequeña habitación, no pasó nada... Además, le dieron una paliza, no sólo una vez. Esto era una tortura...

No sólo estaba sufriendo por contener sus deseos, sino que estaba doblemente herido, física y mentalmente... ¡Jun Moxie juró! Después de que esto terminara y terminara de lidiar con el ataque de las Tres Tierras Sagradas, si había alguna oportunidad, ¡definitivamente acabaría con esta chica! ¡De ninguna manera se apaciguaría!

Mientras pensaba cómo desahogar su ira, decidió desahogarse primero con los Grandes Maestros de las Tres Tierras Sagradas.


Comentarios del capítulo: (0)