oem-capitulo-578
OEM - Capítulo 578
28322
578

Tus pensamientos son demasiado sucios......

Traductor: Crowli

Capítulo 578: Tus pensamientos son demasiado sucios......

Mei Xueyan sintió que su corazón palpitaba y no pudo controlarse más mientras dejaba salir un gemido cuando las manos de este tipo se separaron de repente, una se deslizó bajo su ropa y agarró su pecho sin que nada separara su mano de su piel, y la otra mano se deslizó hacia abajo para agarrar firmemente sus alegres nalgas...

Esto se sintió mucho más fuerte que cuando la tocó a través de la ropa. Todo el cuerpo de Mei Xueyan se debilitó y empezó a temblar bajo su contacto. Quiso usar su energía para contraatacar, pero por razones desconocidas, no pudo sacar ni una pizca de su normalmente invencible energía. Lo único que sentía eran las manos de aquel tipo explorando su cuerpo y su respiración se aceleraba. Quería rogarle que la dejara salir, pero su boca estaba bloqueada por la de él. Quiso apartarlo, pero se dio cuenta de que sus brazos se habían enredado inconscientemente en su cuello...

Sus dos grandes manos recorriendo su delicado cuerpo la hacían arder. Aunque hacía todo lo posible por resistirse, no pudo evitar soltar un tímido gemido. Como Mei Xueyan era todavía virgen, era la primera vez que experimentaba la cosa más tentadora del mundo. Cómo no iba a perder el sentido...

Los ojos de Jun Moxie ardían de deseo sexual. Levantó la cabeza y dejó de invadir temporalmente su boca mientras sus dos manos seguían frotando los pechos de Mei Xueyan, y preguntó: "¿Puedo...?".

Los ojos de Mei Xueyan estaban desenfocados y su boca ligeramente abierta mientras respiraba con dificultad, incapaz de decir nada y sólo asintió tímidamente... Lo miraba intensamente pero en esas circunstancias tan románticas, parecía como si estuviera coqueteando suavemente con él...

Jun Moxie estaba eufórico y sacó sus dos manos, dispuesto a quitarse la ropa y verla desnuda; sin embargo, Mei Xueyan escapó de su abrazo. Aunque seguía apretada bajo él, se sobrepuso con fuerza a sus impulsos y dijo suavemente: "Ahora no. Las Tres Tierras Sagradas aún vienen tras nosotros... si... afecta nuestra fuerza..."

Estas palabras fueron como un cubo de agua fría que salpicó a Jun Moxie, apagando sus ardientes deseos sexuales.

Sí, era un momento crítico ya que sus vidas seguían en peligro. Si Mei Xueyan perdía su virginidad en esta coyuntura crítica, definitivamente se vería gravemente afectada e incluso podría resultar herida o... Jun Moxie no estaba dispuesto a ver nada de esto.

Dejó escapar un profundo suspiro y los ojos de Jun Moxie se iluminaron de repente. Respiró profundamente unas cuantas veces, cogió un poco de nieve del suelo y se la frotó en la cara. Se sintió refrescado por el frescor y tembló un poco. Por fin estaba despierto.

Jun Moxie se sintió aliviado por dentro y sonrió mientras se burlaba de ella: "Oye, tus pensamientos no son puros... sólo me refería a dormir, no a hacer otra cosa... en qué estabas pensando, vaya, ¿por qué piensas en esas cosas? Estoy tan sorprendido..."

Mei Xueyan echaba humo y señalaba a Jun Moxie con tanta rabia que no podía decir nada más que: "¡Tú! Qué lujurioso, tú... cómo... tú...", casi vomitó sangre ya que fuiste tú quien se abalanzó sobre mi y ahora dices que mis pensamientos son sucios... Pensando en esto, Mei Xueyan se sintió avergonzada y a la vez enfadada, queriendo caer con él en el acto...

El Joven Maestro Jun se asustó. Sabiendo que había llevado su broma demasiado lejos, dijo rápidamente pero con cuidado un montón de cosas buenas, pero Mei Xueyan continuó ignorándolo fríamente. El Joven Maestro Jun quiso probar algunas tácticas de gángster, pero fue expulsado despiadadamente. Parecía que si usaba más medios furtivos, la Bella Mei lo invitaría a pasar un tiempo en la Jaula del Mundo...

Después de un rato más, escuchó a Mei Xueyan decir fríamente: "¿No querías emboscar a la gente de las Tres Tierras Sagradas? Ahora que estamos escondidos aquí, ¿cómo podemos emboscarlos?"

Jun Moxie se sintió aliviado: Parece que esta chica no está realmente enfadada. Se recompuso y dijo: "En este momento, todavía deben estar buscando un lugar adecuado para la emboscada; según lo que sé, no está lejos de nosotros. Hay un camino a lo largo de un valle con dos altas montañas a sus dos lados, un valle en forma de calabaza. Los puntos de entrada son estrechos con un amplio espacio en el medio. Si hay gente que vigila los puntos de entrada y está decidida a aniquilar a los emboscados, por muy poderosos que sean éstos, sería muy difícil escapar indemnes. Especialmente porque se ha acumulado una gran cantidad de nieve en el valle, los movimientos se vieron obstaculizados y el entorno era desventajoso. Por lo tanto, basándome en ello, no importa a quién envíen primero, ¡escogerán ese lugar!"

"¿Hmm? ¿Realmente no había otra salida mejor?", Mei Xueyan también se sintió aliviada al no tener que regatear ese incómodo tema con él, pero aún permanecía inexpresiva como si Jun Moxie le debiera una gran suma de dinero... la expresión de un deudor.

"¡Definitivamente tendremos que pasar por ese camino!", continuó Jun Moxie, "¡También estoy contemplando cómo podemos contra-emboscarlos! Anoche descansamos lo suficiente y esta noche nos quedaremos aquí. ¡Les hemos dado suficiente tiempo para prepararse! ¡A no ser que no tuvieran intención de enfrentarse contigo, a estas horas, las Tres Tierras Sagradas se habrían adelantado mucho a nosotros y habrían completado su preparación! Esta espera fue para que ambas partes crearan la oportunidad perfecta. Si no la valoran, deben ser demasiado estúpidos..."

Mei Xueyan frunció el ceño. Si era así, no se le ocurría ninguna forma de cruzar el camino a menos que lo hicieran por la fuerza. Sin embargo, si entraban a la fuerza, ¡tendrían que pagar un alto precio!

"¡No importa quién ataque, tendremos que enfrentarnos a una temible tropa de al menos diez expertos de nivel superior al Gran Maestro y 20 Gran Maestros!", de repente surgió una mirada asesina en el rostro de Jun Moxie, "¡Con sus habilidades, si nos enfrentamos a ellos por la fuerza, ya sea intencionadamente o no, es seguro que seremos derrotados! Así que, en ese momento, ¡debes escucharme! No actúes por tu cuenta y, sobre todo, ¡note arriesgues! ¡Sé lo que estoy haciendo y me aseguraré de que sufran grandes pérdidas!"

Mei Xueyan asintió sus palabras, pero preguntó preocupada: "Ya que tienes confianza, ¿por qué no elegiste atacarles por la noche? Con la ayuda del cielo nocturno, ¿no sería más fácil?"

Jun Moxie se rió disimuladamente y dijo: "Por eso eres una aficionada. Con tanta nieve cubriendo toda la montaña, ¿qué diferencia hay entre nuestra capacidad de ver de día y de noche? No olvides que sus habilidades no están en absoluto por debajo de las nuestras. Por lo tanto, ¡no tenemos que actuar sólo de noche! De hecho, por la noche podría ser peor para nosotros; ¡ellos serán más cautelosos por la noche! ¡Será más difícil atacarlos!

"Tienes razón", Mei Xueyan asintió en silencio. No se había dado cuenta en absoluto de que el ritmo entre los dos había sido controlado por Jun Moxie. Además, sin saberlo, también se volvió más obediente frente a Jun Moxie...

Jun Moxie estalló de repente en carcajadas y dijo: "Además, tienen tanto miedo de que nos escabullamos, así que después de encontrar un lugar así, ¿no lo vigilarán de cerca? El viento y la nieve son tan duros esta noche. Los atormentará bastante. ¡Eso es bueno, les estamos dando la oportunidad de endurecerse! Honestamente, quiero quedarme aquí unos días más y luego ir. ¡Esto es muy cómodo!

Mei Xueyan finalmente no pudo contener la risa y dijo: "Eres tan mezquino".

"¡Tú, cómo es eso de ser mezquino, esto se llama ser inteligente!", dijo Jun Moxie con arrogancia, "¡Cada pequeña decisión puede determinar nuestra victoria! ¡Esta es nuestra tradición en la familia Jun!"

Mei Xueyan soltó una risita, sonriendo ampliamente y olvidando la infelicidad anterior.

La bella Mei se había quitado el abrigo y sólo un ajustado vestido blanco cubría su alto y esbelto cuerpo que se estremecía en la parte delantera del pecho junto con su risa. Jun Moxie se quedó mirando este espectáculo y sintió un movimiento en sus fosas nasales mientras casi le salía sangre por ellas...

¡Esta seductora le estaba quitando la vida!

Si fuera extremadamente curvilínea, Jun Moxie probablemente no se sentiría tan atraído, pero el cuerpo de Mei Xueyan estaba fuertemente abrazado y temblaba sólo un poco, lo que añadía algunos efectos graciosos y de ensueño. Esto hizo que Jun Moxie la encontrara aún más irresistible...

Mei Xueyan se dio cuenta agudamente de su extrañeza y le puso los ojos en blanco con fastidio; sus ojos la miraban con mucho amor mientras los deseos de Jun Moxie llegaban al cielo como si se convirtiera en un lobo, listo para atrapar a su presa...

"Xueyan... ¡qué tal si realmente les dejamos esperar unos días! Podemos quedarnos aquí; no será demasiado tarde para esperar a que te recuperes antes de irnos", Jun Moxie se acercó disimuladamente, con la saliva saliendo de su boca, tratando descaradamente de discutir el asunto.

"¿Recuperar? Me he recuperado hace mucho tiempo. No estoy lesionada, ¿de qué estás hablando?", a Mei Xueyan le pareció extraño y se volvió a mirarlo sorprendida.

Jun Moxie sonrió pervertidamente y dijo avergonzado: "Sólo tenemos que quedarnos aquí unos días y serás herida..."

Al instante, ¡ella comprendió lo que él quería decir!

Mei Xueyan se sonrojó, sintiéndose tímida pero enfadada y a la vez avergonzada. Estaba tan enfadada que podía hacer cualquier cosa, así que primero gritó: "¡Estás muerto! Jaula del Mundo".

Luego usó una pierna y le dio una patada para sacarlo de la manta de piel de oso, "¡Largo!"

Usó toda su fuerza...

Jun Moxie gimió y se agachó de dolor como un langostino cocido. Su trasero se enfrentó a ella como guardia frontal mientras su cabeza y sus piernas casi se tocaban mientras salía volando a la velocidad del rayo. Se estrelló contra las paredes de nieve, dejando un gran agujero redondo de profundidad desconocida y desapareció en él.

Después de un largo rato, Jun Moxie salió del agujero adolorido, con aspecto pálido: "Xueyan... ¡tu única patada me dejó a doscientos metros! Estoy desahuciado, ahora me he torcido la espalda, me he lesionado los órganos, con una herida tan grave... Puedo tratar a los demás pero ahora no puedo tratarme a mí mismo, pero si estás dispuesto a echarme una mano, todo irá bien... Si estás dispuesto a probar el método de doble-cultivo conmigo, me recuperaré muy rápido..."

"¡Método de doble-cultivo tu cabeza! ¡Jaula del Mundo!", Mei Xueyan seguía enfadada y su rostro estaba enrojecido por la ira. Sin pensarlo más, le dio otra patada. Antes de que Jun Moxie pudiera suplicar perdón, fue enviado volando y desapareció en el agujero una vez más...

A la mañana siguiente.

Jun Moxie salió del agujero con ojos de panda, jadeando. Aunque estaba protegiendo a una gran belleza y sólo estaban ellos dos en la pequeña habitación, no pasó nada... Además, le dieron una paliza, no sólo una vez. Esto era una tortura...

No sólo estaba sufriendo por contener sus deseos, sino que estaba doblemente herido, física y mentalmente... ¡Jun Moxie juró! Después de que esto terminara y terminara de lidiar con el ataque de las Tres Tierras Sagradas, si había alguna oportunidad, ¡definitivamente acabaría con esta chica! ¡De ninguna manera se apaciguaría!

Mientras pensaba cómo desahogar su ira, decidió desahogarse primero con los Grandes Maestros de las Tres Tierras Sagradas.


Comentarios del capítulo: (0)


oem-capitulo-579
OEM - Capítulo 579
28323
579

¡Torturándolos hasta la muerte!

Traductor: Crowli

Capítulo 579: ¡Torturándolos hasta la muerte!

Entrada de calabaza.

¡Esta era una entrada topográfica muy singular!

Tal y como dijo Jun Moxie, los dos lados del acantilado se erigen hacia las nubes mientras que el medio tenía una depresión, ambos extremos eran muy estrechos, sólo permitían que tres personas se apretujaran de lado a lado.

La nieve se había acumulado entre el cañón. La ventisca había continuado durante los últimos días y el fuerte viento no había cesado. La nieve cubría la mayor parte del cañón y tenía al menos tres metros de profundidad...

En la entrada, Xiao Weicheng y algunos otros expertos que llevaban batas blancas, se apoyaron silenciosamente en una enorme piedra mientras observaban el camino.

"Xiao Wangzuo, ya hemos esperado durante todo un día y una noche, ¿por qué no han llegado todavía? ¿Habrá pasado ya?", preguntó seriamente un anciano de pelo blanco y barba que parecía una cola de rata.

"¡Definitivamente no! Esa pareja adúltera estuvo coqueteando y hablando dulcemente entre sí durante todo el viaje, ¿cómo pueden caminar tan rápido? ¿Quién sabe? Podrían estar escondidos en algún lugar disfrutando..." se burló otro hombre con barba.

"¿Ya? Hermano Liu, están viviendo un estilo de vida poco convencional y feliz y parece que los envidias, no me digas... ¿tienes sentimientos inmorales por la Venerable Mei?" Un tipo salió de repente de la nieve y exclamó.

"¡Hngh! ¡Sólo desprecio sus actos indecentes! Han ofendido la decencia social y no tienen ética. ¡Son una vergüenza para el pueblo y el mundo!" El hombre vulgar se puso rojo mientras intentaba defenderse.

"Deja de intentar explicarte. Tus ojos se iluminaron cuando la viste. Todos los hombres que estamos aquí podemos decir que sólo estás celoso de ellos. Como gran maestro, ¿ni siquiera tienes el valor de admitirlo?". Otro hombre resopló: "Hermano Liu, ¿deberíamos ayudarte a crear una oportunidad con ella? Pero debes tener cuidado. Si mueres encima del vientre de la Venerable Mei... serás famoso..."

"¡Tonterías!" el hombre vulgar miró y murmuró: "¡Puedo durar mucho tiempo!"

La multitud se rió. Cuando se discutía este tema, los hombres nunca se echaban atrás, no importaba si eran supremos o plebeyos.

De repente, Xiao Weicheng dijo en voz baja: "¡Prepárense todos! Ya están aquí".

Todos se reunieron y se levantaron con ánimo, un hilo de nerviosismo se extendió por el aire. Aunque antes se burlaban de ella, hacia la Venerable Mei le temían y respetaban. ¡Ella podría decidir fácilmente si los dejaba vivir o morir! Si no eran lo suficientemente precavidos, podrían morir en sus manos.

Todos miraron fijamente a la figura que se acercaba y se quedaron atónitos.

Desde la distancia, vieron a una mujer caminando hacia ellos tranquilamente, como si estuviera de vacaciones.

Pero, ¡sólo una figura!

¿Cómo puede ser sólo una persona? ¿Dónde está la otra? ¿A dónde ha ido Jun Moxie?

Al instante, todos empezaron a sentirse desconcertados. Pero es mejor así ya que la única persona que realmente querían matar era a Mei Xueyan. Sin Jun Moxie, tenían una preocupación menos. No tienen que preocuparse de que puedan herir accidentalmente a Jun Moxie haciendo que el viejo monstruo se enoje...

Pero, ya que Mei Xueyan habia llegado, ¿a dónde fue Jun Moxie?

La noche era cada vez más oscura y fría y el viento era cada vez más fuerte. Al pasar el viento por el estrecho hueco entre el cañón, creaba un inquietante sonido lúgubre. Era como si los fantasmas del infierno estuvieran aullando.

Los copos de nieve se arremolinaban desde el suelo formando nieblas nebulosas que bloqueaban completamente la vista de todos.

Por suerte, la niebla sólo duró un momento y se desvaneció lentamente. Pero al momento siguiente, empezó a nevar.

Xiao Weicheng era un maestro más allá del nivel Gran Maestro, con un aura poderosa. Pero en ese momento, se sentía tan nervioso que los músculos de su cuerpo se acalambraban. Contuvo la respiración mientras miraba la figura que se acercaba a él. Ella estaba caminando hacia ellos de forma seductora, como un leopardo que estuviera a punto de abalanzarse sobre su presa.

Las personas que estaban detrás de él se sintieron más ansiosas mientras esperaban en silencio.

¡Esta pelea, definitivamente sería aterradora!

¡Una vez que la Venerable Mei entrara en el cañón, lo que le esperaría sería la muerte! Como maestra más allá del Gran Maestro, si supiera que la muerte se acercaba a ella, desprendería una increíble cantidad de energía y todos eran muy conscientes de ello.

Aunque esta vez, la Ciudad Dorada había enviado a diez maestros más allá del nivel Gran Maestro, veinte Grandes Maestros que hacia un total de treinta expertos. Pero para matar realmente a Mei Xueyan, tendrían que sacrificar a la mitad de sus hombres y eso si tenían suerte.

Incluso tendrían que sacrificar a veinte hombres o más para morir con ella.

Incluso los pocos afortunados que sobrevivieran, podrían no ser capaces de retirarse en una sola pieza. ¡Las muertes estaban destinadas a suceder!

¡Un maestro entre los Grandes Maestros! Incluso las Tres Tierras Sagradas sólo están a la altura de la Venerable Mei. Puede que haya algunos que tengan cultivos más altos que ella, pero es sólo por un poco.

Además, Mei Xueyan poseía una velocidad aterradora contra la que nadie podía ganar.

Si no conseguían infligirle un daño grave en el primer ataque que se producirá cuando entre en el cañón, cuando se acerque a atacar, ese sería el comienzo de su catástrofe.

El viento se volvió más salvaje y la nieve más pesada...

El terreno que parecía estar en calma, en realidad contenía un montón de intenciones asesinas.

No había ninguna señal de que dentro del cañón se escondieran treinta grandes maestros.

Mientras Mei Xueyan continuaba caminando hacia el cañón, la atmósfera en su interior se hizo más pesada.

De repente, Mei Xueyan pareció percibir algo e inmediatamente dejó de caminar. Con sus hermosos ojos, escudriñó el cañón. Aunque los maestros sabían que ella no podía verlos, su corazón se encogió incondicionalmente... rápidamente calmaron sus almas en fuga y detuvieron su respiración. Como zombis, se escondieron bajo el suelo nevado.

Como maestro entre los Grandes Maestros, tenía una intuición muy fuerte, ante un peligro desconocido se volvía más sensible. Si ella hubiera percibido algo, todo su plan se arruinaría.

De repente, Mei Xueyan flotó en el aire y su grácil cuerpo estaba a más de tres metros del suelo. Con unas cuantas patadas suaves de sus delgados pies, se elevó otros tres metros más. Hizo un hermoso giro y unas cuantas patadas más antes de volar más alto en el aire...

Todos los que vieron esta escena jadearon incontroladamente un aire frío.

¿Esta es la capacidad de volar?

Nunca habían visto ni oído hablar de esta habilidad. Era algo que sólo el maestro de todos podía lograr.

Mei Xueyan escudriñó lentamente el cañón en el aire, mirando todo lo que había en un radio de diez millas. Aterrizó ligeramente en el suelo con un lento giro. Era como una diosa descendiendo del cielo, conmoviendo el corazón de todos.

Aparentemente no descubrió nada, ya que relajó su actitud cautelosa. Se dio la vuelta y echó un vistazo antes de dirigirse de nuevo al cañón.

¡Ya está aquí!

¡Por fin ha llegado!

Se estaba acercando lentamente a la entrada del cañón y estaba a sólo dos metros y medio. Si pasa estos dos metros, entrará en las puertas del infierno.

Viendo que Mei Xueyan todavía no tenía idea de lo que estaba pasando, se preguntaron si su intuición había perdido su eficacia. Mei Xueyan continuó con pasos ligeros y caminó elegantemente hacia el cañón. Incluso de vez en cuando extendía la mano para quitarse la nieve de la sien. Parecía haber bajado totalmente la guardia...

Mei Xueyan suspiró y se volvió para echar un vistazo, como si estuviera esperando a alguien. Caminó unos cuantos pasos más y se detuvo de repente. Se quedó parada en medio del camino sin moverse.

Los Grandes Maestros de la Ciudad Dorada estaban tan agitados que sus vasos sanguíneos estaban a punto de explotar. Pero, Mei Xueyan continuó de pie en medio del camino sin moverse...

¡Entra! ¡Entra más rápido! ¡Deberías entrar más rápido! ¡¿Por qué todavía no entras?!

¡Todo el mundo gritaba en su corazón, extremadamente devoto!

¡Oh, Dios mío! Es sólo un paso más, por qué te detienes...

¡Esto está poniendo a prueba nuestra estabilidad mental!

La distancia entre ellos no era ni corta ni larga, era una distancia incómoda. Si alguien en el cañón respirara profundamente, ¡Mei Xueyan lo habría descubierto! De hecho, si su corazón latiera más fuerte, Mei Xueyan lo descubriría.

Por ahora, Mei Xueyan seguía de pie fuera del cañón. Si descubría que algo no estaba bien, podía escapar inmediatamente. Con su velocidad, aunque todos atacaran al mismo tiempo, a lo sumo sólo podrían comer el polvo detrás de ella.

La situación era como un arco totalmente tensado. Con una actitud ignorante, Mei Xueyan tiró inconscientemente del arco hacia atrás, pero de repente se detuvo. No ejerció más fuerza pero tampoco soltó la flecha... simplemente se detuvo allí mismo...

¡Y la flecha representaba a los treinta maestros supremos de Ciudad Dorada!

Esperaron torpemente en su posición, sin atreverse a moverse ni un poco...

Finalmente, Mei Xueyan dio un paso adelante y todos se relajaron por un momento, pero justo cuando estaba a punto de entrar en el cañón... Mei Xueyan saltó y se sentó suavemente en la rama de un pino. Sus dos esbeltas piernas colgaban por encima mientras miraba el camino del que venía. Había dejado de avanzar totalmente...

¡Mierda!

Los treinta hombres riñeron en su corazón simultáneamente.

¿Qué es esto? ¿Está jugando con nosotros? ¡Si quieres venir, deberías venir rápido! ¡Si quieres irte, entonces vete rápido! Poniéndonos en una situación tan estresante, ¡¿qué es esto?!

Si Jun Moxie supiera lo que estaban pensando, lloraría y diría: "Hermanos, por fin han comprendido el dolor que he pasado estos últimos días. Esta mujer es una experta en meterse con la gente. Incluso la gente como nosotros, con una salud mental fuerte, se vuelve loca bajo sus manos... La flecha está en el arco, pero no la suelta. ¡Es una tortura! Ustedes no son los únicos que sufren, ¡yo tuve que aguantar hasta que me dolió el estómago!"

¡Pero Jun Moxie no estaba aquí!

¡El Maestro Jun estaba planeando su primer asesinato!


Comentarios del capítulo: (0)