oem-capitulo-853
OEM - Capítulo 853
30419
853

¿Por qué eres tan difícil de complacer?

Traductor: Crowli

Capítulo 853: ¿Por qué eres tan difícil de complacer?

Jun Moxie agitó la mano y llamó al camarero, ordenando casualmente algunos platos sin siquiera mirar el precio. Pidió directamente una enorme mesa de platos, haciendo que el camarero celebrara internamente mientras traía una tetera antes de correr a la cocina para informar a los cocineros.

Aquel apuesto joven maestro era obviamente una persona rica ah, esta vez, su comisión sería seguramente enorme. Pero quien hubiera pensado que este joven maestro de aspecto rico era en realidad una cáscara vacía. No sólo no tenía dinero para pagar toda la mesa de comida, ¡ni siquiera tenía dinero para pagar un solo plato!

"¿Cómo te llamas?" El hombre de túnica negra miró a Jun Moxie y preguntó con una expresión inexpresiva. ¡Jun Moxie se dio cuenta de que este tipo realmente había logrado cultivar a un nivel tan alto que incluso la mirada de sus ojos podía cambiar a voluntad!

"¿Es realmente necesario pedir un nombre? Los nombres no son más que símbolos, ¡qué sentido tiene pasar por tantas molestias!" Jun Moxie le miró exasperado. "¿Qué tan bueno sería simplemente tomar un buen trago? Después de beber, tú sigues tu camino y yo el mío. ¿No es más sencillo?"

"¡Tonterías! ¿Usaste tu sentido espiritual para sondear a este Joven Maestro y me seguiste como una mosca, todo para tomar un trago conmigo? ¿Crees que este Joven Maestro es un idiota?" El hombre de la túnica negra dijo con frialdad. "Deja de hacerte el tonto con este Joven Maestro. ¿Qué es lo que quieres? Dilo rápido".

"De acuerdo, de acuerdo, hablaré con sinceridad. No hay necesidad de levantar la voz y hablar tan dominantemente". Jun Moxie sonrió de manera elegante, pretenciosa.

Aunque el hombre de túnica negra se comportaba con frialdad, su interés seguía despertando mientras preguntaba: "¿Cuál es la razón?"

Jun Moxie extendió sus manos y habló. "A decir verdad, es así: desde el momento en que te vi por primera vez, descubrí que eres como una luciérnaga en la oscuridad, que irradia una luz llamativa. Aunque estabas entre un mar de gente, un hombre destacado como tú, sobresalía como una grulla entre un grupo de gallinas, sin importar a dónde fueras. Tu esplendor individual era tan grande que me hacía sentir increíblemente asombrado e impresionado... Tu deslumbrante resplandor me hacía sentir desmayado, y sentía que si no podía invitarte a una copa, sería un gran crimen, el más grave de los pecados. Ni siquiera tres vidas de arrepentimiento serían capaces de describir el desgarrador remordimiento que habría sentido si eso ocurriera... Así que, aunque no tenía dinero, estaba decidido a invitarte a una copa..."

"¡Para!" La fría expresión del hombre de la túnica negra finalmente se rompió, y sus ojos sin emoción se movieron. Levantó la cabeza, puso los ojos en blanco y miró al techo durante un largo rato, pareciendo que estaba a punto de desmayarse. Finalmente, sacudió la cabeza varias veces y golpeó la mesa. "¡Cosa de bribones! ¿De qué carajo estás hablando? ¿Son esas las palabras de un humano?"

"¿No me he expresado con suficiente claridad? Básicamente quise decir... ¡tú y yo estamos predestinados! Nuestro destino ha durado muchas vidas; en la última vida, yo era un hombre y tú una mujer..." Jun Moxie dijo con total seriedad, su tono era profundo y emotivo. Una mirada de veracidad brillaba en sus ojos mientras continuaba con convicción: "... ¡Eras mi mujer!"

"¡El pedo de tu madre! ¿Por qué no te vas y te mueres?" La paciencia cultivada durante miles de años y la reserva de sí mismo del hombre de la túnica negra desaparecieron por completo en un instante mientras juraba incoherencias. Su rostro ya se había vuelto tan oscuro como el fondo de un wok. Incluso desde los brazos que había colocado sobre la mesa, se podía ver una capa de piel de gallina que salía lentamente. La estructura de su cuerpo, normalmente estable como una montaña, temblaba como si estuviera sentado en un congelador...

"Sé que tienes tus dudas, pero es la verdad". Jun Moxie sacudió la cabeza y dijo. "Si no me crees, puedes ir allí y preguntar. Aunque todos nuestros parientes de la última vida ya no están, sus almas siguen allí. Si puedes ir a preguntarles, ¡seguro que te darán una respuesta! De esta manera, deberías creerme ahora, ¿verdad? ¡Mi persona predestinada!"

¿Ir a preguntar? ¡¿Así que debo matarme primero y luego ir al inframundo a buscar las respuestas?! ¿Persona predestinada? ¡Persona predestinada! El hombre de la túnica negra que estaba al borde del colapso se agarró a los dos lados de la mesa, sus venas se abultaron peligrosamente mientras apretaba los dientes con fuerza. Sus ojos brillaban con fuego, e incluso su respiración se había vuelto pesada y entrecortada. "Pequeño bribón, ¿crees que es muy divertido jugar con este Joven Maestro? ¿Sabes cómo se escribe la palabra muerte?"

Sus venas a lo largo de las sienes palpitaban fuertemente mientras hablaba, ¡y sus ojos se enfurecían!

Habían pasado más de mil años, y nunca nadie había sido capaz de enfadarle hasta tal punto; no importaba cuándo, siempre había mantenido una actitud elegante como la de un príncipe sin mancha. Incluso cuando era perseguido por todo el mundo, esto no había cambiado en absoluto. Incluso cuando se enfrentaba a una situación de muerte casi segura, seguía saludando con elegancia. Pero después de conocer a este mocoso hoy, ¡este estado mental suyo se había hecho completamente pedazos! ¡¿Cómo podía ser su estado mental tan inestable?!

Pero, las palabras de ese tipo eran simplemente demasiado... repugnantes... ¿quién puede soportarlo?

"Mírate... Ya dije que no había un propósito específico, pero querías que lo dijera. Ahora que lo he dicho... ¡no me crees!" Jun Moxie se encogió de hombros con impotencia. "¿Por qué eres tan difícil de complacer?"

Después de decir eso, entrecerró los ojos y continuó. "Además... incluso si realmente tengo un motivo, ¿pensaste que te lo diría sólo porque lo preguntaste? ¿No eres demasiado ingenuo0? Aunque la gente ingenua es bonita, es todo un reto incluso sobrevivir en este complicado mundo. Tu fuerza no es mala, ¡pero no es suficiente para lidiar con los esquemas del mundo pugilístico! Deberías escucharme..." Jun Moxie aconsejó seriamente.

El hombre de la túnica negra escupió de repente una larga bocanada de aire. Este aliento se prolongó durante cinco minutos enteros, hasta que las palabras de Jun Moxie se quedaron atascadas en su boca, y su pelo y sus mangas se agitaron detrás de él como un celestial. Se podía ver que la ira de esta persona ya se había reprimido hasta un nivel muy superior al que una persona normal podría soportar...

Cuando terminó, golpeó fuertemente la mesa, gritando: "¡Camarero! ¿Por qué aún no se ha servido la comida? ¿Será que ahora van a los campos a plantar los granos? Date prisa".

Giró la cabeza sin mirar a Jun Moxie. ¡Sentía que si volvía a mirar esa detestable cara de mariquita, no podría evitar arriesgarse a empeorar sus pesadas heridas para arrancarle la lengua a esa pequeña criatura!

Se sintió increíblemente exasperado en su corazón. Este anciano ha vivido más de mil años, ¡pero nunca había visto a una persona tan ruin! ¡Qué hijo de puta... exasperante!

Tú eras el hombre y yo la mujer en nuestra vida pasada... ¡Este Joven Maestro te va a joder! ¡Sólo con los mil años de edad de este Joven Maestro, debería ser más que suficiente para que tu mocoso viva más de 10 vidas...!

El hombre de la túnica negra puso los ojos en blanco. ¡Todo esto fue demasiado repentino, y sintió que era un grave error! Si hubiera sabido que se encontraría con un personaje así, habría preferido permanecer sellado bajo tierra durante otros 500 años...

"Hohoho... er, pequeño hermano", Jun Moxie se rió con los pelos de punta, preguntando, "¿cuál es tu estimado nombre?"

"¡¿Pequeño... hermano?!" El rostro del hombre de túnica negra se llenó instantáneamente de líneas negras. Apretando los dientes con fuerza y aspirando una profunda bocanada de aire frío, escupió. "¡¿Qué coño?! ¡Incluso el antepasado de tu antepasado no tiene las calificaciones para llamar a este Joven Maestro hermano pequeño! ¡¿Entiendes?!"

"De acuerdo, lo entiendo, lo entiendo; es sólo una forma de dirigirse. ¿Por qué estás tan molesto de nuevo... entonces... este viejo hermano, cuál es tu edad?" Jun Moxie cambió sus palabras y dijo con una sonrisa amistosa.

El hombre de la túnica negra se golpeó la cabeza contra la mesa y se agarró el pelo con ambas manos, aparentemente sin aliento por la ira. De su boca salieron débiles sonidos sibilantes mientras rechinaba los dientes. "¡¿Puedes cerrar la maldita boca?! ¡¿Te vas a morir si no hablas?!"

"Naturalmente está bien no hablar. Pero no debería estar relacionado con el nivel de la vida y la muerte, ¿verdad? ¿Podría ser que este viejo hermano todavía no está contento con esta forma de dirigirse? Entonces, ¿qué tal hermano menor? ¿Viejo amigo? ¿Cuál te gusta más?... No me mires con esos ojos tan fieros; el corazón de éste late locamente por ello... En realidad, la comida de esta Sala Tanguan es realmente muy buena. La última vez que estuve aquí, ese sabor... ah, es realmente delicioso... la última vez fue el gusto de otra persona y eso fue simplemente agradable. Esta vez, es mi turno de hacer el tratamiento, pero no he traído ninguna plata..."

Jun Moxie no paraba de hablar, su boca no paraba de preguntar con ansiedad. "Er... aunque dije que iba a pagar hoy... pero tú... ¿realmente no trajiste dinero? Dinero, es decir, monedas de plata, de bronce, papel moneda, u oro también está bien... ¿realmente no trajiste nada?"

El hombre de túnica negra levantó ligeramente la cabeza y la golpeó contra la mesa repetidamente, todo ello acompañado de suspiros impotentes al borde de las lágrimas...

"Está bien, está bien... no hay necesidad de sentirse tan triste..." Jun Moxie le dio unas palmaditas en el pecho y le consoló. "¡Relájate! ¿No es sólo una comida? Además, olvidarse de traer algunas platas no es ningún asunto embarazoso. Todo el mundo lo ha experimentado antes. Ya he dicho que estoy tratando, así que no te acusarán de ser un holgazán gratuito. Déjame decirte que la última vez que estuve..."

El hombre de la túnica negra levantó la cabeza con rostro abatido y miró al Joven Maestro Jun, como si contemplara una alta montaña con asombro y gran admiración. De repente, agarró las manos de Jun Moxie y gritó con lágrimas en los ojos. "Hermano mayor... te llamaré hermano mayor, ¿de acuerdo? Esta vida... durante más de 1.300 años, nunca he estado convencido con nadie antes. Pero hoy, estoy realmente convencido por ti... ¿podrías cerrar la boca? ¡¿Cerrar la boca?! ¡Mi querido hermano mayor ah ah ah ah!"

Al final de su frase, el hombre de la túnica negra ya estaba aullando y golpeando su cabeza contra la mesa de forma desquiciada... un espectáculo tan doloroso, que cualquiera que lo viera sentiría una oleada de lástima surgir de sus corazones. Este hombre parecía alguien cuyo crisantemo acababa de ser maltratado por una banda de Bestias Xuan. Y esas Bestias Xuan eran todas criaturas enormes y poderosas como osos, leones, tigres, elefantes y demás...

Su voz era simplemente demasiado fuerte, y ahora mismo era todavía una hora punta de comida para el restaurante. En un instante, todos los comensales de la Sala Tanguan giraron la cabeza para mirar, rascándose la cabeza con confusión. ¿Qué era todo esto de los hermanos mayores y menores? ¿Qué está pasando para causar tal conmoción?

Jun Moxie se aclaró la garganta secamente por un momento, se levantó y cerró los puños a la multitud mientras explicaba. "Mis disculpas a todos, mi hermano es autista. Está bien normalmente y es una buena persona..."

Al decir esto, un coro de 'OHHH' sonó en el restaurante.

"¡Tú eres el autista! ¡Toda tu familia es autista!" El hombre de la túnica negra agitó sus mangas y rugió, con la cara pintada de ira, todo su cuerpo se tambaleaba como un crisantemo que parpadea en el viento...

Estaba realmente enfadado hasta un punto extremo...


Comentarios del capítulo: (1)


Jajajajajajajajjajjajajajajajajajj +oo

0

oem-capitulo-854
OEM - Capítulo 854
30420
854

Comprensión del Verdadero Ser, ¡Origen!

Traductor: Crowli

Capítulo 854: Comprensión del Verdadero Ser, ¡Origen!

Todo el mundo debería haberlo adivinado ya; este hombre de túnica negra era precisamente el experto infame en todo el continente, el lunático número uno bajo los cielos: ¡el Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos!

Pero este legendario lunático número uno bajo los cielos estaba actualmente al borde de las lágrimas, ¡deprimido más allá de las palabras!

¡Después de la batalla en Tianfa, este lunático número uno se había ganado realmente el título de experto número uno! Al ser emboscado por tantos santos e incluso por los frenéticos ataques de los emperadores santos, ¡aunque estaba debilitado, aún sobrevivía a sus gravísimas heridas!

Como mínimo, querer recuperar su fuerza original era un asunto imposible... ¡Así que, aunque tenía una gran falta de voluntad en su corazón, sólo podía esconderse para recuperarse, con la esperanza de volver a dominar el mundo lo antes posible!

Pero después de sólo un mes, una cierta canción se extendió repentinamente de forma alocada por todo el continente, y con una velocidad aterradora, ¡rápidamente en la boca de todos en el Continente Xuanxuan!

Este Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos no decía ser un "Joven Maestro" por nada. ¡También era un febril entusiasta de la música! De hecho, su arma personal era un extraño instrumento musical hecho con Cuchillas de Escarcha de los Nueve Infiernos fundidas que parecía un cruce entre una cítara y un guqin...

¡Esa canción era algo que incluso él consideraba "música divina"!

A partir de esto, se podía saber hasta qué punto le gustaba la buena música.

Cuando sólo iba por la mitad de esta "Canción de la Risa Orgullosa en el Mundo Pugilístico", la proclamó inmediatamente como música de los cielos. Estaba tan encantado con ella hasta el punto de que incluso renunció a la comida y la bebida, pasando todo el tiempo reflexionando sobre ella. Pero lo más insoportable era que, independientemente de dónde se difundiera, nunca era la versión completa... siempre le faltaba algo en comparación con el original. Esto hizo que el entusiasta de la música, el Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos, se sintiera muy deprimido.

Después de indagar, finalmente confirmó que esta canción se originó primero en esta Ciudad Crisantemo. Al mismo tiempo, había una leyenda que decía que un encantador joven maestro de túnica blanca no manchado por la suciedad del mundo estaba tocando esta canción y cantando en lo alto de la Sala Tanguan cuando tuvo lugar una batalla impactante para el cielo. Derrotando a dos estimados expertos venerables y a un gran número de cultivadores, se marchó de forma extremadamente elegante, cantando y cabalgando por las nubes como un inmortal...

En una sola noche, aquel misterioso joven de túnica blanca se había convertido en un ídolo en los corazones de todas las mujeres del mundo...

Por lo que parece, ¡incluso se había convertido en el ídolo del Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos!

Pero el Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos también comprendió que debido a ese joven de túnica blanca, las tres Tierras Sagradas también enviarían a innumerables expertos de nivel máximo y los reunirían en Ciudad Crisantemo. Aunque sus heridas habían mejorado, seguían siendo excesivamente pesadas. No tenía la capacidad de entablar una lucha real. Pero después de considerarlo cuidadosamente, decidió hacer el viaje.

Sin duda, las tres Tierras Sagradas se estaban reuniendo allí para enfrentarse a ese misterioso joven de túnica blanca. Si realmente tenían éxito, la “Canción del Orgulloso y Sonriente Vagabundo" se convertiría en el canto del cisne del joven.

En otras palabras, a partir de ese momento, sería imposible seguir escuchando la versión original... ¡Para un entusiasta de la música como el Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos, esto era un pensamiento insoportable!

Así que vino. Aparte de eso, el Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos confiaba en que mientras no revelara sus rastros y utilizara alguna de sus técnicas Xuan únicas, incluso si todos los personajes de nivel ancestral de las tres Tierras Sagradas y la Mansión de la Niebla Ilusoria se alinearan frente a él, ¡no lo reconocerían!

Así que, aunque no podía atacar, ¡no estaba muy preocupado por su seguridad!

¡Hoy era en realidad el primer día que pisaba la Ciudad Crisantemo! Y hacía menos de una hora que había entrado en esta 'Meca de la Música', dirigiéndose a la famosa Sala Tanguan, fantaseando con conocer al ídolo en su corazón... ¿Qué clase de persona era este talento musical que podía hacer una canción como la "Canción del Orgulloso y Sonriente Vagabundo"?

Pero, ¿quién iba a pensar que antes de tener la oportunidad de conocer a su ídolo, se toparía con un personaje tan bajo?

Un tipo bajo cuya habilidad y edad eran lo suficientemente altas como para sorprenderle incluso a él, ¡cuya boca era tan exasperante que le hacía querer arrancarse el pelo!

No estaba claro qué le pasaba por la cabeza al chico, para seguirle así de repente sin motivo aparente. Había intentado quitárselo de encima, pero era imposible quitárselo de encima. Entonces, después de competir durante todo el viaje, pudo confirmar que el pequeño no era definitivamente simple. Al menos, ¡éste tenía las calificaciones para compartir la misma mesa con él!

Entonces, sintió cierta curiosidad por el chico. ¿Quién es? ¿Qué quiere? Y lo más importante, ¿reconoció mi verdadera identidad? ¿Por qué fijó sus ojos en mí en primer lugar? ¿Podría ser que hubiera algún fallo en mi ocultación?

Así que el Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos aceptó la invitación del pequeño. Ya que iba a ir a la Sala Tanguan de todos modos, y alguien se ofrecía para tratar, ¿por qué no iba a ir? El Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos no creía que este joven que tenía delante pudiera hacerle nada de todos modos.

Pero ahora mismo, ¡se arrepentía de verdad! En este momento, sintió que aceptar la invitación de este joven era el peor error que había cometido en estos últimos 1.300 años.

Si el tiempo pudiera rebobinarse... este Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos preferiría recibir una dura paliza que compartir mesa con esta persona... no, ¡ni siquiera habría intercambiado una sola palabra con él!

Era realmente demasiado... ¡tormentoso!

Por lo que recordaba, sólo le había pedido un nombre a ese despreciable sujeto. Al final, los asuntos que se derivaban de esa única pregunta casi lo habían hecho colapsar... Si hubiera hecho algunas preguntas más... ¡el Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos sintió que todo su cuerpo temblaba intensamente por el mero hecho de pensar en eso!

Aterrador ah...

Lo más aterrador era que ahora mismo, no podía usar ni una sola onza de Xuan Qi.

Ahora mismo, estaba en el centro de la Ciudad Crisantemo, el lugar donde los problemas eran más propensos a ocurrir. Todos los expertos de las tres Tierras Sagradas estaban reunidos aquí; si fuera en el pasado, no temería nada aunque su identidad fuera expuesta. Pero como su fuerza aún no se había recuperado, ¡no se atrevía a revelarse!

Aunque él y las tres Tierras Sagradas tenían un gran odio entre ellos, si había que elegir entre destruirlos o salvarse a sí mismo, definitivamente elegiría preservar su propia vida.

Los personajes más fuertes aquí ahora eran todos expertos de nivel Santo. La mayoría de ellos eran viejos enemigos que no descansarían hasta que él estuviera muerto. En cuanto expusiera la más mínima aura, se abalanzarían sobre él y lo rodearían por completo, haciéndolo pedazos.

Con su fuerza actual, por no hablar de derrotarlos, ¡incluso escapar era un problema!

Pero si no utilizaba sus habilidades, querer deshacerse de esa implacable mosca que tenía delante...

¡era simplemente un sueño imposible!

¡Así de simple, el Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos cayó en una situación trágica!

¡Y era una situación muy trágica!

¡Una situación trágica sin precedentes que nunca había encontrado desde el día en que nació!

¡En este momento, el Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos tenía un sentimiento miserable como si fuera un dragón que había caído en una zanja, o un tigre expulsado de una montaña!

Incluso cuando la mesa estaba completamente llena de comida, este lunático número uno bajo los cielos aún no se había librado de ese miserable estado. Mirando los ojos de Jun Moxie, ¡parecía que estaba esperando comerse a alguien vivo!

"Adelante, por favor come, por favor come, no hay necesidad de ser cortés"; Jun Moxie hizo un gesto cálido. Juzgando desde el punto de vista de un buen anfitrión, Jun Moxie definitivamente tendría una puntuación extremadamente alta. Pero su siguiente frase hizo que el Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos sintiera el impulso de voltear la mesa con rabia: "... En cualquier caso, no hemos traído dinero, así que es un "cena y corre"... keke, también podríamos comer. Date prisa, habrá comida si tu boca es rápida. Si tu boca es lenta, no habrá nada..."

El Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos acababa de coger sus palillos y casi escupió el vino que tenía en la boca mientras miraba a Jun Moxie exasperado. "Este Joven Maestro es bastante curioso... ¿puedes ser aún más descarado?"

"No digas tonterías ah, ¿cómo es de desvergonzado este Joven Maestro? Este Joven Maestro quería invitarte a una comida de buena voluntad, ¿y tú realmente manchas mi nombre así? ¡Es realmente difícil llevarse bien contigo! Sin embargo, ya que lo has pedido, este Joven Maestro seguirá siendo generoso y te enseñará un par de cosas. ¡Esta cosa llamada desvergüenza es realmente algo sin límite! El arte de la desvergüenza es en realidad un amplio camino que lleva al cielo; ¡es un campo de estudio importante que es fácil de aprender pero difícil de dominar! Es algo que merece toda una vida de investigación y experimentación, que uno podría explorar, crear y aprender sin cesar. Tenemos que perseverar en nuestra búsqueda de este conocimiento, estudiando y aprendiendo con seriedad... ¡Siempre debemos esforzarnos por avanzar hacia mayores reinos de desvergüenza! Por supuesto, este Joven Maestro es sólo un principiante en este campo; ¿cómo podrías decir que este Joven Maestro está siendo desvergonzado...?" Jun Moxie gesticuló con gracia y explicó, como si estuviera recitando un poema.

"Ai... no hay necesidad de continuar, ¡ya he sido testigo de la cima más alta de este campo de estudio por tu parte! Creo que en este campo de especialización, tus logros ya han superado a los antiguos y asombrado a los contemporáneos, sin precedentes y sin parangón en la historia, sin nuca antes visto..." El Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos suspiró de manera sincera. Agarrando la jarra de vino, se la llevó a la boca y tragó a grandes tragos. Su rostro era la viva imagen de las palabras "no hay pena tan grande como la desesperación". Además de beber, no tenía ganas de coger ni un solo trozo de comida de la mesa.

Sin ningún apetito, obligarse a comer no sería diferente de comer cera. En ese caso, ¡más vale no comer!

Jun Moxie se rió secretamente en su corazón, pero su sentido espiritual estaba observando agudamente cada acción de la persona que tenía enfrente, comparándola con su propio entendimiento en su corazón.

Ahora mismo, ya estaba seguro de que esta persona era el Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos. Además, podía decir que las heridas del Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos obviamente no se habían recuperado todavía. De lo contrario, ¿cómo se atrevería Jun Moxie a comportarse tan escandalosamente frente a él? Este era un conocido lunático, si aún le quedaban fuerzas, ¡una sola bofetada sería capaz de convertirlo en pasta de carne! Aunque el Joven Maestro Jun nunca pensó a la ligera en sí mismo, todavía reconocía la impactante fuerza del Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos.

Pero ahora, ya no tenía esos escrúpulos. Jun Moxie naturalmente no expondría su verdadera identidad. Todas esas tonterías y conversaciones al azar de antes se hicieron realmente con un propósito. De lo contrario, con el carácter de Jun Moxie, ¿cómo podría hacer algo que sólo proporcionara una alegría temporal pero que dejara tras de sí enormes problemas?

Pero después de esta ronda de interacción, Jun Moxie descubrió que el Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos no era en realidad tan impetuoso y explosivo como lo describían las historias.

El Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos no tenía aires de grandeza, ni tampoco aires de prepotencia.

En realidad, ¡este era también el mismo tipo de reino que Jun Moxie perseguía!

También era la razón de sus interminables tonterías de antes.

¡Porque estaba consultando y comprendiendo!

Cada movimiento y expresión del Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos, representaba sus logros. ¡Y este logro también estaba guiando a Jun Moxie en su comprensión, paso a paso!

Cada paso dado por una persona desde la pobreza hasta el éxito, era en realidad un proceso. Sin estatus y poder, uno se comportaría de cierta manera. Pero una vez que alcanzaban el éxito, incluso las personas más humildes tenían momentos en los que se olvidaban de sí mismas.

Esta es la naturaleza humana, y no hay nada que decir en contra de ella.

Por eso la gente de ese nivel solía perseguir cosas como la clase, el porte y todas las cosas que podían mostrar las llamadas "cualidades internas" de uno.

Ya sea que se trate de ser distante o indiferente al mundo, o arrogante y dominante, ¡todo era una especie de máscara! Los llamados comportamientos aristocráticos eran exactamente así. Persiguiendo a propósito tales cosas, aunque uno las obtuviera, ¡sólo acabaría perdiendo su verdadero ser!

Sólo dando un paso más allá de ese nivel se podía alcanzar la verdadera cima, comenzando a reconocer lo que realmente querían. Y la gente de ese nivel siempre utilizaba sus verdaderos sentimientos para enfrentarse al mundo, pasara lo que pasara.

Si querían llorar, lloraban. Si querían reír, reían. No había máscaras, ni hipocresía. Eso era lo que realmente significaba volver a la sencillez. Volver a la simplicidad con las artes marciales, ¡conseguir el mismo objetivo con diferentes medios!

¡Pero volver a la simplicidad con el verdadero carácter de uno era el verdadero reino trascendente! ¡Sólo el actual Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos era el mejor ejemplo de un ser tan natural! ¡Este tipo de reino, cuando se combina con el retorno a la simplicidad con las artes marciales, formaría el verdadero experto!

¡Tales personas sobresalientes eran realmente raras! ¡En todo el planeta, puede que ni siquiera haya una persona que logre tal nivel de armonización, incluso en varios miles de años!

¡Este era el verdadero nivel de auto logro! Incluso el propio Joven Maestro Jun no había alcanzado tal nivel.

Desde el curso de la historia conocida, el Joven Maestro Jun sólo sabía de dos personas, como máximo, que habían alcanzado tal reino. La primera, fue el Primer Joven Maestro de los Nueve Infiernos, que había alcanzado un nivel aún más alto que trascendía incluso los reinos de retorno al estado natural. En cuanto a la otra persona, ¡era este Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos frente a él!

Aunque el Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos todavía estaba lejos del nivel del Primer Joven Maestro de los Nueve Infiernos, ¡todavía estaba realmente en ese reino!

Jun Moxie quería ver, ¿hasta dónde había llegado en ese tipo de reino? ¿Podía realmente fusionar su verdadero yo y sus artes marciales de tal manera que ambos fueran una parte de sí mismo en el sentido más natural? ¿Y qué tan lejos estaba de ese reino? ¿Estaba al alcance de la mano, o seguía siendo algo lejano?

Desde que oyó hablar de las hazañas de los Jóvenes Maestros de los Nueve Infiernos, Jun Moxie tenía una débil comprensión; ¡independientemente de si eran alabanzas o desprecios, siempre que se hablaba de los Jóvenes Maestros de los Nueve Infiernos, independientemente de quién fuera, la evaluación era siempre la misma!

Tanto si se les consideraba como locos, salvajes o prepotentes, ¡estas personas siempre eran fieles a sí mismas!

Debido a esto, Jun Moxie pensó en algo: ¿podría ser que esto fuera el resultado de algún tipo de técnica de cultivo especial? Así que después de tener este pensamiento, entró especialmente en la Pagoda de Hongjun y buscó en la base de datos de información. ¡Al final, llegó a una conclusión que lo dejó impactado más allá de las palabras!

¡Realmente existía tal reino!

¡Este reino se llamaba "Verdadero Yo"!

Si uno ni siquiera tenía su "Verdadero Yo", ya fuera que lo tirara o lo perdiera... ¿qué sentido tenía hablar de cultivar la inmortalidad? ¿Qué sentido tenía hablar de "romper el vacío y alcanzar el gran dao"? ¡Así que incluso en las enseñanzas daoístas, había algo llamado origen!

Así que la verdadera razón por la que el Joven Maestro Jun se acercó al Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos fue porque, aparte de obtener la oportunidad de encontrarse con el Primer Joven Maestro de los Nueve Infiernos, ¡sólo existía el Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos!

Por eso, hoy había intentado todo tipo de trucos para despertar las emociones del Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos. Intentaba comprender este "origen" observando las reacciones del Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos.

A medida que las emociones del Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos se volvían más y más volátiles y algo fuera de control, la comprensión de Jun Moxie también mejoraba. De hecho, ¡un avance estaba incluso cerca!

Verdadero Yo, Origen. ¡Así que es así!


Comentarios del capítulo: (0)