oem-capitulo-903
OEM - Capítulo 903
32494
903

Capítulo 903: Siete Estrellas contra Siete Demonios

Traductor: Crowli

Capítulo 903: Siete Estrellas contra Siete Demonios

Jun Moxie dijo sonriendo: "Si fueran otros miembros de las tres Tierras Santas los que estuvieran aquí, definitivamente sería cauteloso con las emboscadas y las artimañas. Pero ahora son ustedes tres a los que me enfrento, si se atreven a perder la cara haciendo cosas tan despreciables, no dudaré en perder la vida."

"¡Ja, ja! Qué chico!" Cheng Yinxiao estaba muy satisfecho. Aunque Jun Moxie sonaba insultante, en realidad estaba mostrando confianza hacia ellos. La confianza entre enemigos era algo muy valioso.

El Joven Maestro de los Nueve Infiernos miró a Jun Moxie y dijo con una voz siniestra: "Jun Moxie, esta vez he apostado mucho por ti. ¡No dejes que la pierda! ¿Qué confianza tienes?"

Jun Moxie respondió sorprendido: "Hay muchos talentos en las tres Tierras Sagradas y muchos de ellos son extremadamente poderosos. Hemos tenido suerte con las dos batallas anteriores. Es sólo el comienzo de la tercera; no hay forma de saberlo. Nuestros hombres están arriesgando sus vidas en estas batallas y tú estás apostando por ellos... ¿estás seguro de que esto es ético?"

"¿Por qué no? Es sólo la vida de unos pocos hombres; ¿cuánto valen siquiera?" El Joven Maestro de los Nueve Infiernos resopló. "¡Deberían haber esperado ser asesinados cuando te siguieron en tus expediciones! Además, ¡sólo estoy apostando por el resultado de la batalla, no por cuántos hombres morirán! ¡Estos hombres no son lo suficientemente dignos como para que yo apueste por sus vidas!"

Jun Moxie sonrió débilmente mientras en su interior estaba desconcertado. ¿Por qué el Joven Maestro de los Nueve Infiernos parece estar ayudándome desde que apareció? ¿Ha reconocido quién soy?”

"Jun Moxie, las formaciones que les has enseñado son realmente intrigantes..." Qu Wuhui resopló.

Jun Moxie se rió después de revelar una sonrisa avergonzada. "¡Me estás halagando! Cómo podría ser tan competente en el diseño de formaciones..."

"¿Oh? ¿Entonces quién les enseñó?" Cheng Yinxiao preguntó rápidamente.

"Es otra persona. Por cierto, ¿cuáles son tus apuestas?" Jun Moxie trató de divagar.

"¡No importa! ¡Definitivamente estás perdiendo esta batalla!" Qu Wuhui estaba obviamente molesto por la digresión de Jun Moxie. Puso los ojos en blanco y se dio la vuelta.

Jun Moxie respondió con calma. "Estoy seguro de que el resultado es todavía muy incierto. Ya veremos. Tengo que recordarte que ya he ganado dos batallas y si puedo ganar esta, estaré a medio camino de obtener el Loto Exquisito."

"¡No te preocupes! Ya lo hemos prometido. Tenemos más de mil años; estoy seguro de que somos creíbles".

"Por supuesto que no me preocupa... Pero es una pena que haya tan pocos de ustedes en las tres Tierras Sagradas que sean creíbles..."

"Acabas de decir que el resultado es aún incierto; ¡¿de qué sirve hablar de la apuesta?! ¿Crees que puedes dar la vuelta a la situación sólo con hablar en grande? Sinceramente, ¡tus siete subordinados están a medio camino de su desaparición! ¡Supongo que deberías empezar a preparar ataúdes para ellos y dejar de presumir por ahí!"

"¡La vida y la muerte son el destino! El Decimocuarto Joven Maestro tiene razón. Ya deben haberse preparado para lo peor cuando decidieron seguirme. Sólo me pregunto si sus hombres están preparados para ello". Jun Moxie sonrió. Sus palabras se habían vuelto más agresivas.

Justo mientras hablaban, los catorce hombres de la arena se enfrentaron.

La Formación de los Siete Demonios era abrumadora, ya que puso a los siete miembros del Destructor del Cielo y del Devorador de Espíritus en una situación casi irreversible.

Incluso el público apenas podía respirar.

Qu Wuhui no pudo evitar reírse sólo con una mirada. ¡Es una mierda si todavía podemos perder con semejante ventaja! Ah... Decimocuarto Joven Maestro... Admito que soy más débil que tú, pero verte comer mil lombrices de tierra definitivamente me hará despertarme por la noche riendo...

El Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos puso una rara mirada sombría mientras observaba cómo la arena se llenaba de partículas de polvo en el aire. Al darse cuenta de ello, Qu Wuhui se emocionó aún más. Sonrió y dijo: "Decimocuarto Joven Maestro, no te preocupes. Siempre dices que nunca has perdido una apuesta antes; quizás, todavía hay una oportunidad para volver". Sonaba tan sarcástico como siempre.

"Sí, efectivamente... aún no es el momento final. El resultado es todavía incierto..." El Joven Maestro de los Nueve Infiernos miró hacia atrás. "Si te esforzaras más en entrenar que en practicar cómo pelear con los demás, puede que ya me hubieras superado..."

Qu Wuhui se quedó atónito por un momento. Escupió molesto y decepcionado antes de volverse para observar la situación.

Sin duda, ¡este combate atrajo más atención que las dos batallas anteriores!

El Joven Maestro de los Nueve Infierno frunció el ceño mientras observaba. Después de un rato, pareció darse cuenta de algo mientras la oscuridad que se cernía sobre él se disipaba lentamente...

Cheng Yinxiao prestaba constantemente atención a las expresiones del Joven Maestro de los Nueve Infiernos. Sabía que el más observador de toda la arena era el Joven Maestro Nueve Infiernos.

En este momento, fue lo suficientemente sensible como para darse cuenta de que el Decimocuarto Joven Maestro se estaba relajando. No pudo evitar tensarse. "Decimocuarto Joven Maestro, ¿quién crees que ganará?"

El Decimocuarto Joven Maestro de los Nueve Infiernos suspiró y negó con la cabeza. "¡El resultado será extraño!"

"¿Extraño?" Todos los demás se giraron para mirarle. El resultado ahora parecía tan obvio, así que ¿cómo podría suceder algo "extraño"?

"La Formación de los Siete Demonios era realmente abrumadora y ya había constreñido el movimiento de su oponente. Desde este aspecto, parece que no hay duda de quién va a ganar... ¡pero hay tres puntos extraños y ni siquiera yo puedo encontrar una explicación todavía!" El Joven Maestro de los Nueve Infiernos miró a Jun Moxie con mucha curiosidad.

"¿Tres puntos extraños?" Todos los demás se tensaron y se volvieron hacia la arena.

Los reflejos de las espadas destellaron en sus rostros mientras las auras de las espadas bañaban la arena. Las siete espadas de la Formación de los Siete Demonios se habían entrelazado en una densa red, encerrando a los siete hombres de negro. Los siete hombres de negro eran como una pequeña flota luchando en una tormenta. Sorprendentemente, todavía eran capaces de evitar ser engullidos por las enormes olas...

Qu Wuhui se quedó mirando durante mucho tiempo antes de golpearse la frente. "¡Mierda! ¡Es otra extraña formación de siete!"

Al oír esto, Cheng Yinxiao y Qiao Ying también se dieron cuenta. ¡Los siete hombres de negro siempre estaban en una posición fija con respecto a los demás, sin importar lo que ocurriera!

¡Sus posiciones parecían poco razonables por sí mismas! Parecían puntos aleatorios que tenían poca conexión, ¡pero simplemente funcionaban como una formación que proporcionaba una defensa de primera categoría!

A estas alturas, ¡nadie era tan optimista! ¡Todos ellos eran expertos de alto nivel del mundo, y eran muy conscientes de que una defensa perfecta significaba ser invencible!

"¡El primer punto extraño es que nadie ha sido herido aún a pesar de estar todos tan juntos! Bajo un combate tan intenso, ¡ni siquiera nosotros podemos garantizar no ser heridos por ahora!"

Cheng Yinxiao y Qu Wuhui asintieron lentamente mientras reflexionaban.

"¡El segundo punto extraño es que sus armas ni siquiera se han tocado por ahora! Cada uno de ellos ha asestado ya más de mil golpes, ¡pero ninguna de sus armas se ha tocado!"

Los tres Guardianes se volvieron inmediatamente muy sombríos.

¡No era una buena señal! ¡Una tranquilidad como ésta era similar a la calma que precede a la tormenta! Cuando sus armas empezaran a entrar en contacto, ¡quizás sólo habría muerte y no simples heridas! ¡Ambas partes se estaban preparando para una fuerte explosión!

"En cuanto al último punto extraño... Lo justo es sucio y lo sucio es justo... la marea en el océano nunca es predecible... ¡qué interesante!" El Joven Maestro de los Nueve Infiernos miró a Jun Moxie y sonrió inquietantemente.


Comentarios del capítulo: (0)