oem-capitulo-1177
OEM - Capítulo 1177
35421
1177

Capítulo 1177: ¡Corazón roto!

Traductor: Crowli

Capítulo 1177: ¡Corazón roto!

Todos los miembros del clan del oso se arrodillaron en el suelo, levantando la cabeza para mirar a Mei Xueyan, pero nadie respondió. Todos bajaron la cabeza al mismo tiempo. Un sollozo incontrolable se escuchó desde la garganta de alguien...

"De seis mil hermanos, ¿por qué quedan tan pocos? Díganme, ¿a dónde ha ido el resto? ¿Fueron a buscar al enemigo?"

Mei Xueyan miró confundida a todos estos hermanos que estaban cubiertos de heridas, murmurando alguna razón que ni ella misma creería. Pero aún así, nadie respondió. Mei Xueyan, de repente, gritó afligida. "¿Por qué no me responden? ¿Dónde están los demás? ¿A dónde han ido? ¡¿Eh?! ¿Dónde está el Rey Águila? ¿Dónde está el Rey Oso? ¿Dónde murieron los dos tontos absurdos? ¡Habla ah! ¡Respóndanme ah!"

Mei Xueyan ya no tenía su calma habitual, nada de ese aire del Señor de Tianfa. Estaba prácticamente al borde de la histeria...

Una figura destelló y Jun Moxie aterrizó junto a Mei Xueyan, con el rostro incoloro.

Los guerreros permanecieron en silencio, pero se abrieron paso uniformemente.

Jun Moxie se movió y se puso justo delante de Mei Xueyan, bloqueando su vista. Miró tranquilamente a Mei Xueyan y dijo con voz temblorosa: "Xueyan..."

"¡Apártate!" Mei Xueyan levantó la cabeza con rabia. Era como si el fuego estuviera a punto de brotar de sus hermosos ojos. "¡Jun Moxie! Hazte a un lado!"

Al ver que Jun Moxie no mostraba intenciones de moverse, mirándola con una mirada tierna y compasiva, Mei Xueyan se enfureció por completo. "¡Apártate!", gritó.

¡La dulce y tranquila Mei Xueyan, ahora mismo, tenía todas las intenciones de iniciar una pelea si había algún desacuerdo!

¡Quiero ir a ver a mi hermano! ¡Nadie puede detenerme!

Jun Moxie suspiró interiormente, bajando la cabeza. Pero seguía sin rechistar. Si Xueyan puede desahogarse con mi cuerpo, ¡entonces que se desahogue conmigo!

Mei Xueyan se quedó atónita por un momento. Entonces, de repente pasó volando por delante de Jun Moxie a gran velocidad...

Entonces, se escuchó un grito de dolor desgarrador desde detrás de Jun Moxie.

"¡¡¡AH!!!" Mei Xueyan gritó hacia el cielo. Todo el Qi de su cuerpo estalló de repente. Sus gritos afligidos y lúgubres eran tan dolorosos que todos los que escucharon su voz se vieron afectados por el dolor que estaba sufriendo. Aunque no supieran lo que había pasado, podían sentir claramente... cómo era tener el corazón destrozado...

En el centro del círculo, el cuerpo gravemente dañado de Rey Águila yacía en silencio en el suelo. A su lado, Rey Oso estaba cubierto de sangre fresca, con la comisura de los labios manchada de la suya. Yacía justo al lado de Rey Águila.

La única diferencia era que el cuerpo de Rey Águila no presentaba ningún signo vital. Mientras que Rey Oso seguía respirando débilmente...

El grito de dolor de Mei Xueyan hizo que Oso Grande, que había caído en un estado de semiinconsciencia debido a la extrema pena, se despertara de repente. En el momento en que se despertó, vomitó de repente una bocanada de sangre, pero se levantó de un salto y miró a su alrededor con una mirada frenética. "¡Hermana Mayor! ¡La hermana mayor está aquí! Deprisa, deprisa... Deprisa... ¡Salva a Águila Pequeña! Rápido, salva a Águila Pequeña!..."

Imploró incoherentemente en un frenesí. Mei Xueyan estaba justo delante de él, pero era como si no lo viera.

"Pequeña Águila..." Fue como si a Mei Xueyan le cayera un rayo: su pequeña figura empezó a temblar violentamente. Las lágrimas empezaron a brotar de sus ojos, a lo largo de sus bellas mejillas, y hacia abajo.

Se acercó lentamente, con suavidad, sus movimientos eran inusualmente suaves y lentos, como si temiera perturbar el profundo sueño de su hermano pequeño.

Paso a paso, eran sólo un par de pasos, pero a Mei Xueyan le costó toda su fuerza llegar finalmente junto a Rey Águila. Se puso lentamente en cuclillas y su dedo tembloroso acarició suavemente la fría mejilla de Rey Águila. Murmuró: "Pequeña Águila... La hermana mayor está aquí, la hermana mayor ya está aquí para verte; no tengas miedo, la hermana mayor está aquí, no... tengas miedo..."

Mei Xueyan extendió sus manos, recogiendo poco a poco el cuerpo de Rey Águila que ya se había enfriado en sus brazos, abrazándolo con fuerza. "Hermanito... ¿por qué eres siempre tan travieso? El suelo está tan frío, tan sucio, ¿no es incómodo estar tumbado en él? Date prisa, levántate. La hermana mayor te llevará..."

Su prístina túnica blanca se manchó de sangre al instante. El cuerpo del Rey Águila era enorme. Mei Xueyan lo había cargado en su abrazo, pero sus dos piernas aún se arrastraban por el suelo. Ella lo cargó y caminó hacia adelante aturdida. "¡Aguila pequeña, hermano! La hermana mayor te llevará a casa, te llevará a casa... No tengas miedo, sé bueno..."

De repente, tropezó, pero recuperó el equilibrio obstinadamente, utilizando todas sus fuerzas para mantener el cuerpo en equilibrio. Un rubor cubrió su rostro, y una bocanada de sangre brotó de su boca. Acababa de levantar el pie para dar otro paso cuando sus dos piernas cedieron. Se derrumbó en el suelo, con los ojos cerrados. Se había desmayado.

Aunque Mei Xueyan se había desmayado, sus manos seguían abrazadas al cuerpo de su hermano con fuerza, negándose a soltarlo.

Había un dicho común que decía que una hermana era como una madre. En la familia de Tianfa, como Hermana Mayor, Mei Xueyan era como la madre de todos los demás Reyes Bestia y posiblemente incluso más.

Todos estos hermanos eran más jóvenes que ella. Mei Xueyan los había criado desde jóvenes, y cada paso en su crecimiento le había costado a Mei Xueyan un gran esfuerzo.

Desde un polluelo hasta un Rey del Cielo, Mei Xueyan había sido testigo de toda su vida.

Cada vez que se caían, Mei Xueyan los levantaba de nuevo; cada éxito, Mei Xueyan celebraba su alegría; cada logro provenía de la devota guía de Mei Xueyan.

Y siempre que estos hermanos tenían algo triste o alegre que compartir, la primera persona en la que pensaban era esta hermana mayor.

Sin embargo, hoy, el Rey Águila yacía en los brazos de Mei Xueyan, completamente frío y rígido. ¡Incapaz de escuchar las llamadas de la Hermana Mayor que más admiraba nunca más!

¡Mei Xueyan sintió como si su corazón se rompiera en pedazos! ¡Rompiéndose en pedazos!

Después de un largo rato, Mei Xueyan recuperó la conciencia y se dio cuenta de que estaba apoyada en Jun Moxie.

Jun Moxie la miraba, con sus profundos ojos llenos de dolor y ternura, ¡pero su aura asesina rezumaba!

"¡Hermana mayor! Hermana mayor..." El Oso Grande gritó, arrojándose ante Mei Xueyan y haciendo una reverencia alocada. "¡Hermana mayor! Por favor, mátame, no quiero vivir más, realmente no quiero vivir más... Águila Pequeña, el Noveno Hermano, el Noveno Hermano murió por salvarme... No protegí al Noveno Hermano adecuadamente e incluso me convertí en una carga para él, ¡merezco morir! ¡El que debería morir soy yo ah! Por qué no morí yo en su lugar ah..."

Todo el cuerpo del Rey Oso se convulsionaba. De repente se arrodilló en posición vertical y se abofeteó a sí mismo. "¡Te mataré a golpes, te mataré a golpes! ¡Maldito oso, has causado la muerte de mi noveno hermano! Mi noveno hermano ah..." Usó tanta fuerza que no tardó en convertir su cabeza en un desastre sangriento.

Mei Xueyan miraba al cielo sin vida, con una mirada perdida. Después de un largo rato, finalmente bajó la cabeza y sus pupilas empezaron a enfocar de nuevo. Miró al Rey Águila en sus brazos con cariño y no pudo evitar que las lágrimas calientes fluyeran.

Luego levantó la cabeza y miró al Rey Oso, con la voz aún temblorosa, pero inusualmente decidida. "¡Levántate!"

Oso Grande siguió sollozando, como si ya no tuviera huesos en el cuerpo...

"¡Un hombre de verdad derrama sangre y no lágrimas! ¡Levántate! ¡Levántate como un hombre de verdad! Oso Grande, ¡no me hagas despreciarte!" Las lágrimas seguían corriendo por las mejillas de Mei Xueyan, pero su voz había recuperado la calma. "Dijiste antes que el noveno hermano murió por salvarte; ¡entonces no deseo que la persona a la que murió salvando sea un cobarde sin carácter como tú ahora!  ¡Sino su muerte habría sido en vano!"

Ordenó Mei Xueyan. "¡Oso Grande! Levántate en este momento!"

¡Esta dura orden hizo temblar el suelo bajo los pies de todos!

¡El cuerpo de Oso Grande se sacudió y salió disparado hacia sus pies, poniéndose de pie!

Mei Xueyan le miró con los ojos inyectados en sangre y dijo en voz baja: "¡El noveno hermano murió, murió por ti! ¿Qué haces? Dímelo".

Oso Grande apretó los dientes y respondió sin pensar. "¡Si muero en esta batalla, naturalmente me reuniré con el noveno hermano! Incluso si logro sobrevivir por un golpe de suerte, ¡iré a buscarlo cuando la guerra haya terminado! ¡Incluso en el infierno, yo, Oso Grande, sigo siendo el cuarto hermano del noveno hermano! Como lo será siempre!"

¡Pa! Mei Xueyan estaba tan furiosa que todo su cuerpo temblaba. Primero, le dio una fuerte bofetada, haciéndole girar. Pero no fue suficiente para desahogar su ira, ¡así que le dio una fuerte patada en el pecho!

Entonces, el fornido cuerpo de Oso Grande salió disparado y aterrizó pesadamente en el suelo.

"¡Bien! ¡Excelente! ¡Oso Grande, eres bueno! Realmente bueno!" La voz de Mei Xueyan tembló mientras asentía fuertemente con la cabeza. "¡El noveno hermano te ha salvado la vida dando la suya; resulta que todo era para que te suicidaras para unirte a él! Jaja, Oso Grande, ¡eres capaz! ¡Eres realmente capaz! Eres verdaderamente leal a tu hermano, ¡ah! Te respeto!"

Siguió lloviendo puñetazos y patadas con cada frase que decía. Dejando a Oso Grande rodando por el suelo, con sangre fresca brotando de su boca. ¡Pero Mei Xueyan no mostró ninguna piedad! ¡Cada golpe era despiadado!

Incluso Jun Moxie se apartó de la vista. Nunca había visto a Mei Xueyan lanzar un temperamento tan grande. Pero la situación actual era una que Jun Moxie no debía interrumpir, una en la que ni siquiera podía mediar.

Finalmente, Mei Xueyan cogió a Oso Grande por el pecho y lo tiró al suelo. Lo arrastró como si arrastrara un perro muerto hasta el cuerpo de Rey Águila. Lo soltó y gritó con dureza. "¡Pídele a la pequeña águila! ¡Pregúntale al noveno hermano! ¿Por qué te salvó? ¿Por qué te salvó aunque tuviera que jugarse su propia vida? Oso Grande, ¡tu vida fue intercambiada por el noveno hermano con la suya! ¡Pregúntale si está dispuesto a que mueras! ¿Tu vida sigue siendo tuya? ¡¿Tienes derecho a decidir?!"

Oso Grande miró la cara de Rey Águila y sollozó, antes de quedarse atónito.

"Si crees que no has defraudado al noveno hermano al morir, ¡entonces puedes morir ahora!" Mei Xueyan lo fulminó con la mirada. "¡Definitivamente no te detendré!"

Clang. Ella lanzó un sable frente al Rey Oso.

Oso Grande levantó repentinamente su cabeza, con una mirada ferviente en sus ojos mientras miraba esta hoja brillante. Sus ojos brillaron.


Comentarios del capítulo: (0)


oem-capitulo-1178
OEM - Capítulo 1178
35422
1178

Capítulo 1178: ¡Los hermanos siempre están cerca!

Traductor: Crowli

Capítulo 1178: ¡Los hermanos siempre están cerca!

"¡Muere ah! ¡Ve y muere! Muere ah, ¡por qué no te mueres, ah!" Mei Xueyan le miró fríamente. A pesar de que su cuerpo temblaba y las lágrimas caían sin cesar, habló con decisión. "¿Por qué aun no estas muerto? ¿Será que no tienes huevos para hacerlo? ¿Quieres que lo haga yo? No hay problema, ¡dime! No me interesa un hermano de mierda como tú".

Ahora mismo, Jun Moxie estaba un poco ansioso. Las palabras de Xueyan estaban siendo demasiado. Oso Grande tenía un temperamento tan cándido, que moriría por el bien de su hermano si se lo pidieran, si realmente lo hiciera...

"¡Yo... no quiero morir más!" Oso Grande se calmó de repente. Se levantó lentamente, con los ojos completamente calmados.

"¿No vas a morir más?" Mei Xueyan lo miró y dijo sin emoción. "¿Así que ahora decides no morir? ¿Planeas hacer algo en la batalla? ¿Es morir para salvar a Grulla Larga? Entonces el Rey Grulla morirá por salvar al Rey Tigre, entonces Rey Tigre morirá por... entonces el último morirá por salvarme a mí, ¡entonces me suicidaré! ¡Entonces moriremos! ¡Y nos reuniremos de nuevo en el Infierno! ¡Qué grande es eso ah! ¿Estabas pensando en esto?"

El cuerpo de Oso Grande se sacudió, miró suplicante a Mei Xueyan y gritó: "Hermana Mayor, tú... te lo ruego, no digas eso... ¡Yo... me siento horrible! Me siento horrible, ¡ah! Por favor, deja de decir más..."

Efectivamente, Mei Xueyan se había dado cuenta por completo de lo que planeaba el Rey Oso. Por supuesto que no deseaba que todos murieran, ¡pero ya estaba deseando la muerte!

Desde el momento en que Rey Águila murió por salvar a Rey Oso, ¡Oso Grande ya no tenía ningún apego persistente por el mundo! En ese momento, ya no quería vivir más. Pero no podía morir en ese momento.

Además, el Rey Oso seguía preocupado por sus propios hermanos. ¡Así que decidió trabajar aún más duro en la próxima batalla, apostando todo por proteger a sus hermanos para que pudieran seguir viviendo! No importaba el precio. Al igual que lo que Rey Águila había hecho por él...

Entonces, si podía morir por salvar a su hermano, ¡también podría morir en paz!

¡No dejar que la hermandad jurada de Tianfa caiga en vano!

Pero cuando Mei Xueyan lo dijo de esta manera, Oso Grande sintió de repente escalofríos. El miedo y el pánico crecían en él. De hecho, ¡ya tenía el corazón destrozado por la muerte de Rey Águila por salvarse a sí mismo! Entonces, si hubiera muerto por los otros hermanos, ¿no estarían ellos sintiendo lo mismo que él ahora? ¿Preferirían morir a seguir viviendo?

¡Todos entenderían lo mismo cuando se pusieran en el lugar de otro!

Entonces, ¿podría ser realmente como lo que dijo Hermana Mayor? ¿Todos mueren? ¡¿Y todos nos reunimos en el Infierno?!

No, no deseo eso, ¡no debe ser así!

Pero...

Si mi propio hermano está en peligro, ¿se supone que debo simplemente mirar?

¡No! ¡Ni siquiera puedo hacer eso! ¿Cómo puedo hacer eso?

El Rey Oso se sentía tan conflictivo que ni siquiera sabía qué decir.

"Nunca ha habido ningún intercambio entre hermanos". Jun Moxie dijo. "El Rey Águila se sacrificó por ti. Sus intenciones definitivamente no eran que tú le devolvieras el favor. ¿No me digas que en tu corazón, hacer cosas por tus hermanos no es algo que deberías hacer?

"¡Deberías! ¿Entiendes? ¡Eso es lo que os hace hermanos! Tu hermano, ¡hacer cosas por ti es lo que debería hacer! Relativamente, hacer cosas por tu hermano, no importa lo que sea, es algo que debería esperarse". Jun Moxie dijo. "El dolor y el daño son inevitables. Pero por el bien de garantizar tu seguridad, incluso si es la muerte, ¡el Rey Águila lo hizo voluntariamente! ¡Lo que realmente deberías hacer es no morir por tu hermano! ¡Sino vivir más por su bien! ¡Haz más cosas en su nombre!

"Si un día, mueres por salvar a tu hermano, aunque nos llenaremos de dolor, ¡también nos alegraremos por ti! ¡Porque te fuiste de manera heroica! ¡Con tranquilidad! ¡Sin ningún tipo de reparo! Al igual que la pequeña águila en este momento!"

Jun Moxie habló solemnemente. "¡Debemos dejar que nuestros hermanos se sientan orgullosos porque estamos viviendo felizmente; aunque hayan muerto, debemos hacer sonreír a nuestros hermanos!"

"Sí, debería. ¡Estoy dispuesto a hacer cualquier cosa por mi hermano! ¡No tengo miedo a la muerte! Pero tengo miedo de que mi hermano se sienta decepcionado". Oso Grande giró la cabeza y miró a Rey Águila. "Pero... Noveno... se ha ido para siempre".

"Noveno no se ha ido. Los hermanos permanecerán para siempre en nuestros corazones!" Jun Moxie respiró profundamente. "Hasta el día en que mueras de viejo, tu hermano, ya sea el Rey Águila, tu Hermana Mayor, yo, o cualquiera de los otros hermanos que no están presentes aquí, ¡siempre te acompañaremos! Aunque ya hayan fallecido, siguen existiendo en tu corazón. ¡Siempre te acompañarán! Mientras sigas vivo, tu corazón permanece, ¡y tus hermanos están cerca!"

"Ahora lo entiendo". El Rey Oso no pudo evitar secarse las lágrimas mientras sollozaba. "¡Todavía estoy vivo, mi corazón permanece, mis hermanos están cerca! El águila pequeña está por aquí!"

"¡Eso es, así que debes seguir viviendo como es debido, por el Rey Águila! ¡Porque su mayor deseo antes de morir era que vivieras! ¡Él sólo quiere que sigas viviendo correctamente! No debes decepcionarlo. ¡Y el resto del Clan del Águila también necesita tu apoyo! ¡No debes morir! Si mueres tan débilmente, entonces realmente habrás defraudado a la pequeña águila".

Oso Grande permaneció en silencio, pero sus ojos apagados finalmente recuperaron un poco de vida.

"¡Y una cosa más, la sangre de nuestros hermanos no debe ser derramada en vano! A quien nos haga sangrar, lo condenaremos!" Jun Moxie dijo con dureza. "Oso Grande, debes prepararte, debemos recuperarlo todo con capital e intereses, ¡múltiples veces!

"¡Sí! ¡Cómo puede ser que la sangre de mis hermanos sea derramada en vano! ¡No lo será, pase lo que pase! Haz que esa escoria grotesca se extinga". Un brillo vengativo llenó los ojos de Oso Grande.

Entonces, de repente se dio la vuelta, corriendo, buscando por todas partes, recogiendo con cuidado todos los trozos de carne de Rey Águila que estaban esparcidos por todas partes...

Y Mei Xueyan estaba haciendo lo mismo...

Todos los demás guerreros oso también buscaban por todas partes.

Querían restaurar el cuerpo de su hermano que ya se había ido. Para que su hermano pudiera terminar su último viaje con honor.

Finalmente, terminaron de recogerlo todo. Mei Xueyan se arrancó un mechón de pelo de la cabeza. Luego, hizo que Jun Moxie usara el Poder del Oro para crear una aguja. La enhebró cuidadosamente y comenzó a coser a su hermano, cosiendo cada trozo de carne y plumas.

Estaba así de concentrada, cada puntada era tan suave y con gran familiaridad. Al igual que había utilizado la aguja y el hilo para ayudar a coser la ropa de Rey Águila desde aquella vez que Rey Águila adoptó por primera vez la forma humana y rompió accidentalmente la ropa que llevaba por primera vez.

Todavía podía recordar al pequeño águila arrugando su cara, sintiéndose molesto por la ropa. Todavía podía recordar que incluso se rió y le pellizcó la nariz ganchuda, burlándose de él...

Ahora, la situación era similar, pero ella sentía una pena tan grande...

Mientras cosía, Mei Xueyan preguntó en voz baja. "Esa águila de sangre que apareció antes en el cielo, ¿era el movimiento definitivo tabú del clan del águila, "Grito de Sangre de los Nueve Firmamentos, Cielo Ardiente Colapsando la Tierra, Alma de Águila Xuan "?"

Oso Grande olfateó y asintió con fuerza.

"Entonces... ¿los ocho... mayores?"

Oso Grande giró la cabeza, sin hablar, ¡sus lágrimas se derramaban!

En ese momento, esa enorme complexión parecía una hoja caída por el viento.

"Entonces... ¿sus cuerpos?" El corazón de Mei Xueyan se hundió, preguntando en voz baja.

"Detonados... todos... detonados..." Oso Grande respondió con voz nasal. Se puso en cuclillas, abrazándose la cabeza con ambas manos para reprimir sus sollozos.

La mano de Mei Xueyan se detuvo de golpe. Levantó la cabeza, permaneciendo en silencio, antes de bajarla para continuar con su trabajo. Aunque no hizo ni un solo ruido, las lágrimas caían silenciosamente, aterrizando en el frío cuerpo de Rey Águila...

¡Mei Xueyan se había entumecido claramente por el dolor del corazón! Sus manos seguían moviéndose automáticamente, no quería pensar, no soportaba pensar, y no se atrevía a pensar más; su largo y sedoso pelo caía hacia abajo, tapando su cara, y también la inmensa pena por la que estaba pasando.

¡Soportar todo eso sola!

Jun Moxie dejó escapar un largo suspiro, levantándose con las manos a la espalda. Con toda su inteligencia, tampoco sabía cómo consolarla en este momento.

Los fuertes vientos seguían soplando, la túnica y el viento de Jun Moxie se agitaban con el viento. En su preocupación, también sentía una extrema sensación de pena y melancolía.

Hermano... los pocos hermanos que reconocía en este mundo. ¡Ahora, uno de ellos había muerto en la batalla, justo delante de él!

¿Habrá... aún más... después?

¡Puede que Mei Xueyan haya recuperado la conciencia rápidamente, pero Jun Moxie sabía claramente que el corazón de Mei Xueyan estaba completamente roto! ¡Ahora mismo, Mei Xueyan sólo se estaba controlando a la fuerza!

Como Señor de Tianfa, no tenía derecho a perder su autocontrol ante sus subordinados. ¡No importa cuando, ella debe permanecer imperturbable!

¡Sólo de esta manera, ella puede dar a sus subordinados la confianza!

Ya había vomitado sangre y se había desmayado de extrema pena. ¡La presión mental sobre los guerreros era ya enorme!

Ahora, Mei Xueyan no podía perder la compostura.

¡Si deseaba llorar, sólo podía esperar al silencio de la noche para dejar caer sus lágrimas, a solas, en secreto! ¡Pero a la mañana siguiente, seguía siendo el Señor de Tianfa cuando se presentaba ante todos los demás!

¡Poderosa, poderosa, invencible!

¡El corazón de Jun Moxie dolía! ¡Tanto que no podía respirar!

Siempre había apreciado a todos los hermanos de Tianfa. No sólo los pocos hermanos del Rey Bestia, ¡Jun Moxie se sentía más cercano y querido incluso con las Bestias Xuan ordinarias que con los humanos! Las honestas Bestias Xuan, las Bestias Xuan con los corazones más puros, eran mucho más dignas de amistad que los humanos.

La muerte del Rey Águila también dejó a Jun Moxie con el corazón tan roto que se desmayó por un momento.

Pero Mei Xueyan acababa de desmayarse, Jun Moxie sabía que no debía perder ni un ápice de su autocontrol. Si ambos se vieran abrumados por la pena al mismo tiempo, los Guerreros Oso estarían definitivamente en un lío, ¡y perderían completamente el control de la situación!

Si realmente se diera el caso, sería realmente un gran lío. Aunque consiguieran arreglarlo, los corazones de los hombres eran inestables, y luchando con este tipo de mentalidad, ¡estarían en peligro de aniquilación en cualquier momento! ¡Debido a la debilidad de sus Reyes, no podían ver ninguna esperanza de victoria!

De pie en el viento, observando el campo de batalla que estaba lleno del hedor de la sangre, aunque Jun Moxie tenía el corazón duro, se hizo una pregunta: ¿Valió la pena?

¿Valió la pena?

Esta era sin duda una pregunta muy difícil de responder.

Aunque había afirmado que no le importaban las vidas comunes del mundo, y el Continente Xuanxuan no tenía nada que ver con él, no era un héroe, pero... aunque dijera que no le importaba, ¿cómo podía realmente no hacerlo? Después de todo, ¡sus propios hermanos todavía estaban en este continente!

Y sus propios parientes, amigos y personas por las que se preocupaba.

¿Cómo podría no preocuparse?

Tal vez no se preocupara tanto por la gente del continente Xuanxuan, pero ¿cómo iba a permitir que esas grotescas razas extrañas entraran en el continente a su antojo?

Pero si realmente no les dejaba entrar, ¡la Mansión del Monarca Malvado y las Bestias Xuan de Tianfa tendrían que pagar un alto precio por ello! ¡Especialmente con el inesperado percance de las fuerzas de las tres Tierras Sagradas! Un precio así, ¡Jun Moxie no podía pagarlo! ¡Y no podía soportarlo! ¡Y no estaba dispuesto a hacerlo!


Comentarios del capítulo: (0)