sotr-capitulo-186
SOTR - Capitulo 186
37710
186

Lugares para la Caza de Otoño en el Reino del Laberinto

Traductor: Asura

Capítulo 186: Lugares para la Caza de Otoño en el Reino del Laberinto

Tian Shao vio que Jiang Chen parecía un poco perdido. No había estado en el Reino Skylaurel durante tanto tiempo y probablemente no tenía conocimiento previo sobre la Caza de Otoño en el Reino del Laberinto, por lo que Tian Shao explicó: “la Caza de Otoño es una ocasión festiva para los practicantes del Reino Skylaurel. Se lleva a cabo una vez cada cinco años. Casi todos los cultivadores en el nivel de maestro de Qi verdadero y superiores participarán”.

"¿Qué tiene de especial?"

“Este Reino del Laberinto es un lugar muy especial. Solo la Secta del Árbol Precioso tiene las coordenadas de su entrada. Pero incluso con las coordenadas, no es algo que la Secta del Árbol Precioso pueda abrir cuando quiera. El Reino del Laberinto suele abrirse una vez cada cinco años. Si no abandonas el Reino del Laberinto en un mes, quedarás atrapado en él para siempre".

"¿Para siempre?"

"Sí." Tian Shao asintió con la cabeza con resolución. "Para siempre."

“¿No abre una vez cada cinco años? Entonces, ¿todavía hay una posibilidad de regresar con vida?

Tian Shao sonrió, “Absolutamente no. Esto se debe a que el espacio dentro del Reino del Laberinto es diferente cada vez. El Reino del Laberinto ha existido dentro del Reino Skylaurel durante varios cientos de años y su diseño interior nunca se ha repetido. Esto significa que el Reino Laberinto que aparece cada vez es en realidad un mundo diferente”.

"¿Vaya?" Jiang Chen en realidad tenía un poco de curiosidad ahora. No había pensado que existiría un espacio independiente en un lugar pequeño como el Reino Skylaurel, mucho menos un espacio independiente que fluye.

Jiang Chen, naturalmente, sabía que este llamado Reino Laberinto era una grieta entre diferentes planos de existencia, la parte superpuesta de diferentes planos de existencia, o posiblemente alguna forma de desorden dentro del mismo plano de existencia.

Por lo general, había un ritmo muy definido en las operaciones de dicho espacio.

“Esta Caza de Otoño del Reino del Laberinto parece bastante interesante. Ahora tengo la barriga llena de teoría, pero me falta experiencia práctica. Esta caza de otoño es una oportunidad para probar mis teorías”.

Después de que sus pensamientos viajaron aquí, Jiang Chen preguntó: "Viejo Tian, ​​¿cómo se inscribe uno en esta Caza de Otoño del Reino del Laberinto?"

Tian Shao se llenó de alegría al escuchar estas palabras: “¿Quieres participar? Si quieres, no tienes que preocuparte por registrarte. El cuarto príncipe se encargará de todo por ti.”

"¿Vaya? ¿La gente común no puede inscribirse?

Tian Shao sonrió con tristeza: “Solo los nobles de segundo rango o superiores tienen derecho a participar. Quienes tengan derecho a participar también recibirán unas cuotas sobre la cantidad de seguidores que pueden traer. Es similar a participar en el banquete de cumpleaños de Tutor Ye, pero la  Caza de Otoño es a una escala mucho mayor que el banquete del viejo tutor. Al menos varios miles de personas participan cada vez”.

"¿Tantos?"

Tian Shao asintió, “Solo piénsalo. Tantos príncipes, hijos e hijas de nobles y cortesanos, descendientes de todos los duques, y discípulos de toda clase de facciones; realmente hay muchos lugares”.

"¿La Secta del Árbol Precioso enviará discípulos para participar?" Jiang Chen tenía bastante curiosidad por esto.

"Los discípulos internos de la Secta del Árbol Precioso no participarán, por lo que solo los discípulos externos de estos cuatro grandes sitios participarán en la Caza de Otoño del Reino del Laberinto".

Jiang Chen de repente entendió. Entonces, los cuatro grandes sitios solo cuentan cómo las afueras de la Secta del Árbol Precioso. Solo aquellos que realmente se entrenaron dentro de la Secta del Árbol Precioso fueron vistos como discípulos internos.

Los discípulos internos no participarán en la Caza de Otoño del Reino del Laberinto.

"¿Crees que es extraño que aunque la Secta del Árbol Precioso controla las coordenadas, ninguno de sus discípulos internos participa?" Tian Shao sonrió.

"De hecho, es un poco extraño". Jiang Chen asintió.

“La razón es en realidad muy simple. La Secta del Árbol Precioso tiene dos reinos laberínticos como este. El otro se llama el Reino del Laberinto del Acuario. Ese reino del laberinto tiene de tres a cinco veces el nivel de dificultad y peligro del Reino del Laberinto externo. El Reino del Laberinto de Acuario es lo que tiene verdadera atracción para los discípulos internos de la Secta del Árbol Precioso”.

Jiang Chen finalmente entendió. No era que los discípulos de la Secta del Árbol Precioso no estuvieran participando, sino que encontraron que el nivel de la Cacería de Otoño de esta vez estaba completamente por debajo de ellos.

Pero Jiang Chen no lo menospreció. No quería dejar pasar una oportunidad tan buena.

“Viejo Tian, ​​entonces pídele al cuarto príncipe que me guarde un lugar. Espera, si hay suficientes lugares, déjame otro también”.

Tian Shao sonrió y asintió con la cabeza antes de preguntar de repente: "¿Parecía haber visto al primer príncipe hace un momento?"

"Ach, ni siquiera te molestes en mencionar a una persona tan descerebrada". Jiang Chen agitó las manos, completamente desinteresado en el tema de Ye Dai.

Tian Shao se rió de buena gana. No había muchas personas en todo el Reino Skylaurel que se atrevieran a llamar al primer príncipe descerebrado. Jiang Chen era absolutamente el más joven y único de todos.

Después de despedir a Tian Shao, Jiang Chen pensó un poco y sintió que esta Caza de Otoño era una oportunidad para entrenar. Si pudiera encontrar algunas oportunidades durante las pruebas, seguramente podría aumentar en gran medida su fuerza de batalla y progresar en el camino del reino espiritual.

Dado que planeaba participar en la Caza de Otoño, naturalmente necesitaba hacer algunos preparativos.

Jiang Chen nunca peleó una batalla sin estar preparado de antemano.

Hizo una visita al Palacio Miríada de Tesoros y preparó algunas necesidades. También revisó a Jiang Yu. No solo se había asimilado completamente al Palacio de la Miríada de Tesoros en el lapso de un mes, sino que también fue ejemplar en el cumplimiento de su posición con sonido y color. Incluso un viejo excéntrico como Shi Xiaoyao lo consideró digno de elogio.

Jiang Chen se fue solo después de impartir algunas palabras de aliento. También planeó hacer un viaje al  Palacio del Sur. Después de llegar a su ubicación en la capital, se enteró de que Qiao Baishi había seguido al élder Ning de regreso a la sede del Palacio Sur. Se había ido hacía casi medio mes.

Jiang Chen compró algunas cosas en el mostrador antes de darse la vuelta para irse. Como Qiao Baishi no estaba presente, Jiang Chen tampoco quería quedarse.

Cuando estaba saliendo por la puerta principal, de repente escuchó una ronda de gritos: “Ya dije que la clínica pública terminó. Los alquimistas espirituales ya se han ido. Incluso si te arrodillas aquí hasta que te desmayes, no podremos ayudarte por mucho que queramos. Solo somos hombres de negocios y no sabemos cómo tratar a los pacientes”.

“Grandes señores asociados, por favor. Mira, incluso hemos preparado nuestra tarifa de diagnóstico. Por favor, ¿pueden hacer una excepción por nosotros?”

“Ai, digo, ¿qué no pueden ustedes dos entrar en razón? Ya que tiene la tarifa de diagnóstico, ¿por qué no vino cuando nuestro Palacio Sur estaba realizando la clínica pública?

“Ai, nos encontramos con algunos accidentes en nuestro camino hacia aquí y la tarifa de diagnóstico fue confiscada. Finalmente resolvimos el caso, pero la clínica pública ya había terminado para entonces. ¿No es solo nuestra mala suerte?” El hombre también estaba bastante abatido.

Jiang Chen entró al escuchar la voz del hombre y no pudo evitar gritar: "¿Tang Long?"

Este hombre fue el primer ciudadano del Reino Skylaurel que Jiang Chen conoció al ingresar al reino. Era ese Caballero Wyvern que había estado patrullando la frontera.

Cuando la persona escuchó a Jiang Chen decir su nombre, se sorprendió momentáneamente cuando volvió la cabeza, "¡Eres tú!"

Un rastro de incomodidad y vergüenza brilló en el rostro de Tang Long y parecía un poco avergonzado: “Escuché a mi mujer decir que trajo el Espíritu del Bosque  Negro aquí para pedir ayuda, pero se lo quitaron. Tú fuiste quien le echó una mano, pero eso hizo que te involucraras en el caso en su lugar.”

No era que Tang Long careciera de gratitud, sino que su estado era demasiado bajo para que él tuviera derecho a conocer información interna. Era solo un Caballero Wyvern en la patrulla fronteriza. Había una brecha demasiado grande entre él y la Guardia del Diente de Dragón.

Solo sabía esto. En cuanto a cómo se resolvió el caso y si su salvador había sido liberado, trató de saber el resultado, pero nadie le prestó atención.

Tang Long sabía que sus palabras no tenían mucho peso, por lo que se rindió después de un tiempo.

Cuando vio a Jiang Chen ahora, naturalmente se sintió un poco avergonzado y sintió que le debía algo a Jiang Chen.

Jiang Chen no conocía los pensamientos de Tang Long mientras sonreía: "¿Cómo es que tienes tiempo para volver a la capital esta vez?"

El rostro de Tang Long se oscureció, “Olvídalo, escuché que algo había sucedido en casa y abandoné mi puesto para regresar. He sido despedido por la guardia fronteriza ahora.

“Así es, ¿estás… estás bien? Escuché a mi mujer decir que estuviste involucrado en un caso y ofendiste al Palacio del Norte. ¿Estás bien?" Tang Long abrió mucho los ojos.

Era la brizna de hierba más baja de la capital. No tenía ni idea de la situación dentro de la capital, y ni siquiera había aclarado la identidad de Jiang Chen.

“¿No estoy bien? La Guardia del Diente de Dragón te devolvió el palo del Espíritu del Bosque  Negro, ¿verdad? ¿Qué estás haciendo?"

Tang Long se sintió muy aliviado después de ver que Jiang Chen estaba bien. “Este  Espíritu del Bosque  Negro fue lo que te pedí que trajeras la última vez para llegar a la clínica pública del Palacio del Sur. Quién hubiera pensado que llegué a tiempo, solo para que surgiera algo inesperado. Mi mujer dijo que si no hubiera sido por ti la última vez, probablemente los ladrones del Palacio del Norte la habrían matado a golpes.

“¿Para qué necesitan a la clínica pública? No parece que ustedes dos estén enfermos.

Tang Long suspiró: “Mi hermano menor es el que está enfermo. Le diagnosticaron parálisis cuando era joven y solo puede pasar sus días en una silla de ruedas. Estaba pensando que si pudiera pedirle ayuda a un alquimista espiritual, entonces tal vez podría ponerse de pie”.

Luego lanzó una mirada de resignación al tipo del Palacio Sur después de hablar.

El asociado obviamente conocía los antecedentes de Jiang Chen y su expresión cambió cuando comenzó a entrar en pánico: “¿Eres el joven maestro Chen? Joven maestro Chen, ¡realmente no es culpa nuestra! ¡La clínica pública terminó hace mucho tiempo y nosotros, los humildes asociados, no tenemos la capacidad de tratar a los pacientes!

Jiang Chen extendió las manos, “Está bien, está bien, no es asunto tuyo aquí. ¿A qué le temes?"

Era como si se hubiera quitado un gran peso del pecho del asociado. "Joven maestro Chen, ¿te gustaría venir a sentarte adentro?

"Olvídalo, puedes irte".

El joven asociado asintió e hizo una reverencia, sonriendo felizmente, “Sí, sí. Joven maestro Chen, entonces este se irá primero". Se alejó lo más rápido posible.

¿Qué tipo de persona era Jiang Chen? El joven asociado lo había visto con sus propios ojos, la forma en que Sir Bei sacó directamente a Zhang Meng del Palacio del Sur y lo golpeó hasta la muerte ese día en el área de transacciones.

Cuando abandonó el área de transacciones, había golpeado hasta la muerte a otro discípulo del Palacio del Norte.

¿Cómo podrían los discípulos del Palacio del Sur no conocer a alguien tan feroz como este?

Tang Long sintió extraño que el asociado temiera tanto a Jiang Chen. “Tú… ¿no acabas de llegar al Reino Skylaurel? ¿Por qué este asociado parece tenerle mucho miedo? No parece alguien que sea tan educado.”

Tang Long se sintió un poco sorprendido.

Jiang Chen sonrió. “Ven, te llevaré a un lugar. Tal vez allí podamos ayudar a tu hermano menor a encontrar un alquimista espiritual”.

Tang Long comenzó, "¿En serio?"

“¿Por qué te mentiría?" Jiang Chen sonrió. Tang Long era un hombre cálido y entusiasta y, de todos modos, Jiang Chen necesitaba hacer un viaje al valle de Qingyang y hablar con el anciano Fei sobre algo.

Por casualidad se encontró con Tang Long. Ayudarlo por conveniencia le permitiría a Jiang Chen pagar sus buenas intenciones al presentarle los detalles de la capital.

“Diré esto primero, solo tengo este palo de Espíritu del Bosque  Negro  para la tarifa de diagnóstico. No podré sacar nada si el precio es más alto. vender mi casa? Mi familia tiene solo tres chozas de paja deterioradas que nadie querría aunque se las diera”. Este Tang Long estaba bastante bien con los pies en la tierra; sus pensamientos también eran muy simples y sin adornos.

A Jiang Chen le gustaba interactuar con personas sencillas y sin adornos como él y sonrió: "¿Qué te preocupa? No te pediré que pagues ya que fui yo quien te trajo aquí. Sin mencionar que no se atreverían a tomar mi dinero”.

Tang Long era medio escéptico y medio creyente. Pensó que Jiang Chen era alguien que acababa de llegar al Reino Skylaurel. ¿Cómo podía hablar con un tono tan elevado? También tenía curiosidad al mismo tiempo, como alguien que había matado a un discípulo del Palacio del Norte, ¿cómo podía estar caminando descaradamente por las calles ahora?


Comentarios del capítulo: (0)


sotr-capitulo-187
SOTR - Capitulo 187
37761
187

El extraño discípulo de la secta

Traductor: Asura

Capítulo 187: El extraño discípulo de la secta

Cuando Jiang Chen llegó a la ubicación del valle de Qingyang en la capital con Tang Long y su esposa, el rostro de Tang Long se puso verde cuando leyó las palabras "Valle de Qingyang" en el letrero.

"Qing... ¿Valle de Qingyang?" Tang Long tartamudeó cuando sus piernas estaban como si hubieran sido clavadas en el suelo, sin querer dar un solo paso hacia adelante. Miró el letrero con temor, como si el letrero fuera a devorarlo.

"¿Qué ocurre?" Jiang Chen pensó que su reacción fue un poco extraña.

Tang Long tenía una mirada arrepentida en su rostro, “Hermano, ¿de dónde vienes? ¡Tus métodos simplemente están demasiado fuera de lugar! Esta es la ubicación del Valle de Qingyang, ¿no tienes miedo de ser secuestrado para ser un sirviente de medicina para ellos porque me trajiste aquí?

"¿Un sirviente de la medicina?" Jiang Chen no sabía si reír o llorar. ¡El líder más antiguo del Valle de Qingyang, el anciano Fei, ahora era legítimamente su sirviente de medicina!

Jiang Chen realmente no quería que eso sucediera, pero había sido el viejo Fei quien le había suplicado con una cara dura.

Entonces, ¿secuestrarlo para que sea un sirviente de medicina? ¡El viejo Fei primero necesitaría tener las agallas para aceptarlo como tal!

"No te preocupes, ¿te vendería?" Jiang Chen sonrió. "Vamos."

"No voy. ¡Tengo miedo!" Tang Long negó con la cabeza, estaba bastante decidido.

“¿De verdad no vas a ir? Entonces me voy a lavar las manos de tu asunto.”

Tang Long vaciló y levantó la cabeza para mirar el letrero nuevamente, como si luchara por una decisión difícil en su corazón.

"Entraré, pero primero, debes decirme quién eres". Un momento de brillantez golpeó repentinamente a Tang Long cuando hizo una pregunta extremadamente buena.

Justo cuando Jiang Chen lo encontraba irritante e hilarante, una voz de repente gritó detrás de él: "Jiang Chen".

Jiang Chen se dio la vuelta sorprendido y vio a un tipo vestido con una túnica negra y una capa de pie torpemente al costado de la puerta.

"¿Eres tú?" ¡Jiang Chen nunca hubiera pensado que la persona que lo llamaría sería el discípulo de la Secta del Árbol Precioso, Han Xianke! Este era el discípulo genio que se había enfrentado ferozmente con él en un combate verbal, e incluso había lanzado las palabras brutales de que si perdía con Jiang Chen, sería el perro de Jiang Chen.

Obviamente, Han Xianke lo encontraba un poco incómodo y también dudaba. Parecía querer hablar con Jiang Chen, pero también parecía tener dificultades para abrir la boca.

Jiang Chen era bastante indiferente. No se había tomado en serio las palabras de Han Xianke pronunciadas con ira. Los discípulos de la secta como Han Xianke eran todos así. Sus ojos estaban en la parte superior de sus cabezas y se colocaron por encima de todos los demás.

Jiang Chen no tenía una enemistad de sangre con él, por lo que no estaba particularmente dispuesto a ser despiadado con Han Xianke.

"Soy yo." Han Xianke todavía se acercó después de dudar durante mucho tiempo.

“¿Aún no has regresado a la secta del Árbol Precioso? ¿Qué haces con idiotas sin cerebro como Ye Dai en la flor de tu vida? Lo encuentro un desperdicio pobre incluso si no lo haces. Jiang Chen negó con la cabeza. ¿Cuándo tuvieron los discípulos de la secta tanto tiempo libre?

El rostro de Han Xianke se puso rojo como una remolacha, “Yo… yo en realidad no tengo ninguna relación con Ye Dai. Pagó un alto precio para invitarme aquí”.

“No es necesario que me expliques las cosas. No me tomé en serio nada de lo que sucedió ese día”. Jiang Chen estaba bastante sorprendido de que Han Xianke tomara la iniciativa de hablar con él.

Según el estilo típico de los discípulos de la secta, lo habrían odiado con pasión. Querrían exterminarlo, pisoteandolo como exige su estilo.
. Este Han Xianke en realidad lo estaba saludando primero. Esto realmente sorprendió a Jiang Chen.

"Ai..." Han Xianke suspiró. "No he vuelto a la secta, pero tampoco me he juntado con Ye Dai".

"¿Entonces, qué estás haciendo? ¿No me digas que quieres dejar la secta y reanudar una vida secular?”

“Yo… yo tampoco sé lo que quiero hacer. Quería encontrarte, pero no podía sacrificar mi rostro lo suficiente para hacerlo. Tuve que caminar al azar con la esperanza de encontrarme contigo, ¡y realmente lo hice!”.

"¿Qué quieres de mí? ¿Aún quieres pelear para determinar quién es mejor? Jiang Chen estaba completamente desconcertado por Han Xianke.

Él era un discípulo de la secta después de todo. ¿No podría comportarse como lo haría un discípulo de secta?

Jiang Chen se sintió poco acostumbrado a cómo actuaba Han Xianke. A los ojos de Jiang Chen, todos los discípulos de la secta tienen un aspecto malicioso y buscan venganza por los agravios más pequeños.

“Jiang Chen, pensé cuidadosamente después de irme ese día y me di cuenta de que no te odiaba en absoluto. Si insulto a los demás, seguro que me insultan a mí. Cuando fui humillado por ti ese día, me avergoncé a mí mismo. Y, cuando reflexioné cuidadosamente sobre sus palabras, ciertamente tenían mucho sentido. Los discípulos de secta no deberían usar el nombre de su secta para reprimir a otros, sino que deberían usar sus verdaderas habilidades para convencer a otros de su superioridad”.

Han Xianke se agitó más mientras hablaba: “Sentí que era más fuerte que el anciano Qingyang y lo humillé sin piedad para que no tuviera salida. Entonces, ya que eres más fuerte que yo, ¿no es normal que me humilles? Siendo este el caso, ¿qué razón tengo para no poder aceptar lo que me ha pasado? Comparando mis sentimientos con los de otras personas, de hecho estaba equivocado primero”.

Jiang Chen no lo habría encontrado extraño en absoluto si Han Xianke se hubiera lanzado a un combate a muerte sin restricciones.

Pero mientras Han Xianke regañaba una y otra vez, murmurando y reflexionando sobre sus acciones, Jiang Chen se sintió muy asombrado.

Casi quería sospechar que Han Xianke había fingido torturarse a sí mismo para ganarse la confianza de Jiang Chen porque Ye Dai le había dicho que lo hiciera.

Después de su cuidadosa observación, se dio cuenta de que esto no era un truco. Un genio de la secta como Han Xianke no era absolutamente alguien a quien Ye Dai pudiera obligar.

Además, Han Xianke tenía una cara deprimida. Era evidente que realmente había pasado el mes deambulando afuera. Si un discípulo de la secta fuera a actuar, definitivamente nunca podría producir un acto de abatimiento tan realista.

Lo más importante era que la capacidad perceptiva de la "Cabeza del psíquico" de Jiang Chen era extremadamente fuerte. Podía capturar claramente las verdaderas emociones detrás de las palabras de Han Xianke.

Han Xianke realmente estaba revelando sus sentimientos sinceros y hablando desde lo más profundo de su corazón.

Esto fue lo que más sorprendió a Jiang Chen. Nunca hubiera pensado que un discípulo de la secta con los ojos en la parte superior de su cabeza y sin  nadie a su vista, se volvería tan humilde después de una ronda de reveses.

Parecía que, aunque todos los discípulos de la secta ponían expresiones burlonas de superioridad sobre todos los demás, todavía poseían personalidades muy diferentes en el interior.
Han Xianke probablemente era uno de esos discípulos mimados pero no malos de corazón.

“Han Xianke, ya que dices estas cosas, parece que has sido algo iluminado. Eso no es necesariamente algo malo. Tal vez esta iluminación sea beneficiosa para usted en su futura cultivación. Si estás esperando a propósito que dé una explicación, está bien. Simplemente iba con la corriente ese día y no guardo rencor. No tengo ninguna enemistad de sangre contigo.

Jiang Chen tampoco era alguien que acosaba despiadadamente a los demás. Todavía era una persona amable hasta cierto punto, y dispuesto a coexistir pacíficamente con otras personas.

Si Han Xianke pudiera ver sus fallas y cambiar sus formas, entonces sería mucho más fuerte que cualquier discípulo de secta ordinario. Jiang Chen, naturalmente, no se detendría en los pequeños puntos de alguien que conocía sus fallas y estaba dispuesto a cambiar.

Cuando Han Xianke escuchó las palabras de Jiang Chen, todo su ser parecía muy revivido. "Jiang Chen, esto significa que no te he esperado un mes en vano".

"En realidad todavía esperaste en vano, porque realmente no pensé en eso, jaja". Jiang Chen sonrió.

“No, no fue en vano. Jiang Chen, aunque mis palabras ese día fueron un poco extremas, estoy dispuesto a cumplirlas. Seré tu seguidor a partir de ahora”.

Ese día, en el calor del momento, había dicho que sería el perro de Jiang Chen si perdía. Esas fueron palabras pronunciadas con ira.

Pero Han Xianke era una persona orgullosa. El orgullo de un discípulo de secta no lo dejaría huir de pagar después de una pérdida.

“¿Tomar a un genio de la secta como seguidor? ¿No tienes miedo de que los de tu secta me ahoguen en su saliva? Jiang Chen agitó las manos. “Ya dije que no seguiré con este asunto. Puedes volver con la conciencia tranquila y el corazón ligero”.

"No." Han Xianke negó con la cabeza con resolución. “Si no soy un hombre de palabra, ¿qué clase de genio de secta soy, Han Xianke? No solo engordaré por comer mis propias palabras, sino que el corazón de mi Dao marcial también se verá afectado. Si regreso así, estoy seguro de que caeré de mi posición en la Secta y seré exiliado a las ramas exteriores después de unos diez años. Jiang Chen, debes tomarme como seguidor. Lo digo en serio."

"Yo..." Jiang Chen descubrió que había sido derrotado. ¡Han Xianke había hablado en un círculo y finalmente llegó a la conclusión de que debía convertirse en un seguidor de Jiang Chen!

Tang Long, por otro lado, estaba completamente estupefacto. Si no hubiera estado con Jiang Chen todo el tiempo, casi habría sospechado que los dos estaban actuando.

¡Un genio discípulo de la secta le rogó a Jiang Chen que lo tomara como seguidor!

¡Este fue el discípulo genio de la Secta del Árbol Precioso!

El cerebro de Tang Long era un completo y confuso desastre. Sus pobres límites de comprensión eran completamente inútiles. Su conocimiento del mundo era absolutamente incapaz de dar sentido a la extraña escena que estaba sucediendo frente a él

En cuanto a Han Xianke, obviamente ya había tomado una decisión y no le importaba en absoluto que hubiera otros presentes

Solo tenía un pensamiento en este momento que era convertirse en seguidor de Jiang Chen. No podía engordar comiendo sus propias palabras ni podía convertirse en una tortuga que metía la cabeza en su caparazón.

"¿Qué tal si hablamos de este asunto más tarde?" Jiang Chen cambió el tema. “Tengo algo que hacer primero. Mira, tengo dos amigos conmigo a quienes llevaré al Valle de Qingyang para encontrar un alquimista espiritual para tratar a su hermano ".
” “¿Tratar una enfermedad? ¿Hay alguien en el valle de Qingyang que sea más hábil en eso que yo? Han Xianke no permitiría que Jiang Chen cambiara el tema en absoluto. "Aunque admito que tuve la culpa ese día, sigo insistiendo en que mi nivel es más alto que los del Valle de Qingyang".

Jiang Chen tampoco pudo negar esto. No estaba seguro de quién era mejor entre Han Xianke y el viejo Fei, pero en comparación con un hombre regordete de mediana edad, Han Xianke seguramente era mejor.

“¿Dónde está el paciente? ¿Estos dos? No están enfermos. Han Xianke los miró y pudo ver de inmediato que Tang Long y su esposa no estaban enfermos en absoluto.

Jiang Chen de repente tuvo una iluminación. ¿Buscas un  alquimista espiritual? Han Xianke estaba llamando a su puerta, y sería una pena no usar a alguien que había venido a buscar.

“Tang Long, si quieres que tu hermano se cure, tráelo aquí de inmediato y haz que Sir Han eche un vistazo. La gente común normalmente no tendría la oportunidad de conocer a un discípulo genio de la Secta del Árbol Precioso".

La mente de Tang Long estaba en blanco y no reaccionó hasta que Jiang Chen estuvo a punto de patearle el trasero. Inmediatamente se llenó de alegría y siguió asintiendo, corriendo en dirección a su casa.

"¿Él es tu amigo?" Han Xianke tenía curiosidad. ¿Cómo hizo Jiang Chen para hacer un amigo tan humilde?

“Un conocido casual. Es un tipo entusiasta.”
"¿Solo un conocido casual?" Han Xianke se sorprendió. Descubrió que podía ver cada vez menos a través de Jiang Chen.

Jiang Chen asintió. “Todavía necesito hacer un viaje al valle de Qingyang. ¿Vienes conmigo o esperarás aquí a Tang Long?

Han Xianke dudó y finalmente dijo: "Entonces, esperaré aquí".

Jiang Chen miró a este tipo y se rió con tristeza por dentro. ¡Qué día tan extraño! ¿Cómo se había topado con este tipo que murmuraba anormalmente? ¡Preferiría pelear contra Han Xianke que tener al tipo pegado a él como un caramelo!


Comentarios del capítulo: (0)