sdg-capitulo-310
SDG - Capítulo 310
44532
310

Capítulo 310 – ¡Todavía está vivo!

Traductor: SolcarJ

Mientras el Joven Maestro Hua estaba siendo arrastrado... Muchas personas solo podían mirar. Sin embargo, nadie se movió.

Porque cada vez que alguien hacía el más mínimo movimiento, Ye Zifeng lo miraba fijamente.

¿Qué tipo de mirada es esa? Sólo una ligera coincidencia fue suficiente para enviar escalofríos por la columna vertebral.


–¡Ahhh! No. Deja de golpearme...

No mucho después desde la arboleda. Hubo un grito que fue más doloroso que la muerte de un cerdo.

Después de un tiempo. Fue más doloroso que antes.

–Oh, Dios mío Ye Zifeng, él...

Todos se miraron en silencio y tragaron saliva nerviosamente.

Después de un momento, Ye Zifeng se remangó la camisa y golpeó sus manos para sacudirse la tierra y el polvo. Salió del pequeño bosque con manchas de sangre en sus puños.

–Ye Zifeng. Podría estar el Joven Maestro Hua...

–Quédate tranquilo, todavía está vivo–. La respuesta de Ye Zifeng fue simple y concisa.

–Él todavía está vivo...

Fue una respuesta tan simple. Sin embargo, esto hizo que todos se sintieran aún más asombrados. Aspiraron una bocanada de aire frío.

¿Podría Ye Zifeng, originalmente, querer golpearlo hasta matarlo?

Todos pensaban que sí, sus corazones no podían evitar hundirse al mismo tiempo.

–Vámonos, vámonos rápido, no podemos darnos el lujo de causar este problema.

–Correcto.

–Sí, seamos inteligentes, date prisa y dispérsense.

Algunas de las personas que estaban ridiculizando a Ye Zifeng hace un momento, no se atrevieron a decir algo malo ahora, se dispersaron uno tras otro, temiendo que serían su objetivo.

¿Quién estaría dispuesto a ser el próximo Joven Maestro Hua? Eso sería cortejar a la muerte. Incluso el Jin Pengxiong de antes... También había escapado sin siquiera encontrarse cara a cara.

De esta manera... La multitud gradualmente se hizo más escasa.

En una noche estrellada, finalmente, estaba lo que deberían haber sido las estrellas. El entorno que los rodeaba estaba empezando a calmarse.

Qing Xuan sonrió dulcemente. Ella alcanzó a Ye Zifeng.

–Como tu espíritu marcial no puede despertar. Su estado de ánimo se volvió un tanto abatido. Por lo tanto resultó en descargarlo en el Joven Maestro Hua.

Ye Zifeng sonrió. Volvió la cabeza y la miró. –Mírate. Parece estar muy feliz de que esto suceda.

Qing Xuan levantó la nariz. Dijo con furia: – No me culpes por sentirme un poco feliz. Mi situación actual es el resultado de tu activación del Dao de la Purificación en mí antes. Ahora tendré que transitar en este camino auxiliar por el resto de mi vida. ¿No crees que tengo derecho a estar un poco feliz?

Ye Zifeng estaba un poco sorprendido por la mujer que hablaba con tanta franqueza. Se sentía algo indefenso

Qing Xuan se rió ligeramente: –En realidad. Solo bromeaba con usted. Estoy aquí para preguntarle en nombre del hermano mayor Xing Hui. Esta noche ¿Tiene algún lugar al que ir?

–Senior Hermano Hui.

Ye Zifeng se dio vuelta y vio una mirada impotente en el rostro de Xing Hui, una mirada que sólo un hombre entendería, ya lo sabía en su corazón.

¿Cómo podría Qing Xuan estar preguntando por Senior Xing Hui? Obviamente fue ella quien quiso preguntar.

Ye Zifeng negó con la cabeza y se echó a reír: –Sobre esto, no tengo a dónde ir.

Como no tenía un maestro... No había un lugar especial para descansar. Originalmente. Si Qing Xuan no lo hubiera mencionado, tenía la intención de ir al lugar donde estaban los discípulos de la secta exterior y gastar un poco de oro para pasar la noche.

Al escuchar esto, la expresión de Qing Xuan se convirtió en alegría. Sin embargo, en un instante... Su expresión volvió a la normalidad.

–Es una lástima no tener un lugar para vivir. Entonces... si no te importa, ven a nuestro Palacio del Espíritu Marcial. Luego podrás encontrar un lugar informal, como la casa del hermano mayor Xing Hui, simplemente entra.

–Yo...– Xing Hui se señaló a sí mismo sin poder hacer nada.

Qing Xuan miró profundamente a Ye Zifeng. Había un rastro de anticipación en sus hermosos ojos.

–¿Cómo es? Ye Zifeng.

Cuando salieron estas palabras los seniors y juniors del lado de Qing Xuan no pudieron aguantar más.

–¿Qué? Qing Xuan, ¿te has confundido? ¿Crees que nuestro Palacio del Espíritu Marcial es como una habitación de hotel donde cualquiera puede entrar y quedarse?

–Así es, y el Maestro odia tanto a Ye Zifeng que incluso un tonto puede verlo. ¿No harías enojar al Maestro al actuar así?

Qing Xuan fue persistente y no se rindió: –No puedes verlo, pero el hermano mayor Xing Hui y yo todavía podemos verlo. La relación entre Ye Zifeng y el maestro debería ser buena.

El Anciano Zhao todavía está en la sala de reuniones, decidiendo con otros Anciano sobre el plan de entrenamiento para Lui Bingqian y Ye Xueyi. De lo contrario, si escucha las palabras de Qing Xuan... En un ataque de rabia... incluso podría expulsar directamente a Qing Xuan de la secta.

Luego se volvió hacia Ye Zifeng y dijo: –Además, nuestro Maestro siempre ha sido experto en el Espíritu Marcial. Ya que has fallado en el despertar esta vez, puedes venir y buscar las razones de tu fracaso. Hay muchos libros disponibles al público sobre el Espíritu Marcial que puedes consultar.

–Oh–. Un libro sobre los espíritus marciales. Un rayo de luz cruzó los ojos de Ye Zifeng.

Lo que realmente atrajo la atención de Ye Zifeng fue todavía la última frase de Qing Xuan.

Después de todo, todavía hay muchos misterios sobre la Sombra Fantasma, ese Espíritu Marcial de forma humanoide, que vale la pena explorar por su cuenta.

–Está bien, Qing Xuan, lo decidí. Iré con ustedes esta noche.

– ¿De verdad?–. La cara de Qing Xuan se iluminó.

Ye Zifeng sonrió. –Por supuesto. Zifeng nunca miente cuando habla.

Hizo una pausa por un momento y continuó: –Pero me gustaría preguntar si hay alguna habitación independiente para que viva una persona.

–¿Quieres una habitación separada? ¿Por qué no quieres convivir con el hermano mayor Xing Hui? Sería más conveniente para mí ir a verte

Xing Hui no pudo evitar decir: –Qing Xuan, no vayas demasiado lejos. El Palacio del Espíritu Marcial tienes sus reglas. Está bien dejar que los discípulos de intercambio se queden en las habitaciones de invitados. Pero, vivir conmigo es ¡una violación de las reglas!

Qing Xuan sacó la lengua. Por eso dejó de bromear.

–Bueno, Ye Zifeng, entonces no hay mucho que decir, al hermano mayor le gusta ser correcto. Por supuesto, hay habitaciones individuales, así que sígueme, ven conmigo.

Antes Qing Xuan fue engañada por Ye Zifeng, pero el Dao de purificación que ella comprendió, e incluso ese Espíritu Marcial, Qing Feng, en términos de nivel, sigue siendo bastante alto.

Por lo tanto, incluso si es para mostrar gratitud, ella también quiere poder ayudar a Ye Zifeng en ciertos aspectos.

Sin embargo, su boca se negó a admitirlo.


Después de que Qing Xuan resolviera y convenciera a sus compañeros hermanos mayores, llevó a Ye Zifeng y caminó hacia una habitación remota.

–Abre la habitación de la Secta, enciende una vela y descubrirás que aunque esta habitación de invitados es pequeña, está completamente equipada.

–No está mal, no está mal. Las habitaciones de la Secta Profunda son mucho más impresionantes que las del Palacio de la Competencia Marcial–, dijo Ye Zifeng con una ligera sonrisa.

–Por supuesto, después de todo, esta es la secta más grande e indiscutible de la Ciudad Tiandao–, dijo.

Qing Xuan rió y continuó diciendo: –Hablando de eso, Ye Zifeng, ya es tarde, ¿todavía quieres estudiar libros sobre el Espíritu Marcial? ¿Por qué no esperamos hasta mañana?

Qing Xuan entendió que ella y Ye Zifeng estaban cansados después de dos días de arduo trabajo y aunque Ye Zifeng no había despertado su Espíritu Marcial, su cuerpo estaba casi en su límite.

–No, no es imposible que me despierte temprano mañana y el Anciano Zhao me saque a patadas. Debo aprovechar hoy y leer más–, dijo Ye Zifeng.

–Eso...

Qing Xuan miró a Ye Zifeng con cierta preocupación, luego negó con la cabeza y murmuró para sí misma: "Deja de preocuparte, no soy como Lui Bingqian y los demás, ¿por qué me preocupo tanto?"

Ella sonrió aliviada y, usando su energía espiritual, sacó varios libros sobre el Espíritu Marcial de un espacio dentro de su colgante de jade.

–Aquí tienes, Ye Zifeng. Colocaré todos estos libros sobre el Espíritu Marcial en la mesa–, dijo mientras se levantaba, pareciendo que iba a irse.

Ye Zifeng se sorprendió ligeramente y preguntó: –Espera, ¿solo estos pocos libros, Qing Xuan?

–¿Qué pasa? ¿Crees que puedes leer varios libros en una sola noche?– Esta vez fue Qing Xuan quien se sorprendió un poco.

Por lo general, incluso si el despertar del Espíritu Marcial falla, basta con leer algunos libros para consolarse. No es común ver a alguien como Ye Zifeng que planea quedarse despierto toda la noche para recuperar conocimientos.

–¿Hay algunos más...?

–Está bien–. Qing Xuan no pudo resistirse a él y tuvo que aceptar.

–Oh ... ¿hay algo más?

Qing Xuan se quedó atónita: –De ninguna manera, ¿no es suficiente?

–Olvídalo, hagamos esto, Qing Xuan, simplemente deja todos los libros del Espíritu Marcial que tengas. Después de leerlo, te lo devolveré.

–¿Realmente no quieres dormir?– Qing Xuan abrió los ojos, mirándolo sorprendida y sin palabras.

–Simplemente puedes entenderlo de esa manera.

Qing Xuan, sorprendida y un poco resignada, negó con la cabeza, sin entender qué le pasaba a la otra persona.

–Está bien, dejaré todos los libros sobre el Espíritu Marcial contigo. Pero Ye Zifeng, no te esfuerces demasiado, no te preocupes. Trabaja duro este tiempo y tendrás una buena oportunidad de despertar tu Espíritu Marcial el próximo año–, consoló Qing Xuan.

–Está bien, lo entiendo. Qing Xuan, deja los libros y ve a descansar temprano–, respondió Ye Zifeng con una ligera sonrisa.

–Bueno, entonces me voy y tú deberías descansar temprano también.

Qing Xuan puso sobre la mesa una pila de libros sobre el origen, clasificación, historia y usos del Espíritu Marcial.

Inmediatamente, se movió ligeramente, caminó hacia la entrada de la puerta y miró hacia atrás.

Vio que Ye Zifeng ya había abierto el primer libro y comenzó a leerlo de un vistazo. Su expresión era particularmente seria. Por su apariencia, parecía haber entrado rápidamente en un estado de lectura.

Al ver que la ignoraba, Qing Xuan suspiró levemente teniendo una sensación de pérdida.

Pero tampoco se atrevía a molestarlo más, después de todo, si fuera en ella en quien recae la responsabilidad de un "despertar fallido del Espíritu Marcial", seguramente se sentiría aún más frustrada y desanimada.

Entonces, al momento siguiente, abrió la puerta y se preparó para salir.

–Por cierto, Qing Xuan...

Qing Xuan se sorprendió cuando escuchó esto y luego respondió: –¿Qué, hay algo más?

–Muchas gracias por hoy...

–Tú...

Los ojos de Qing Xuan se iluminaron y una sonrisa brillante apareció en su rostro.


En la muerte de la noche. Una vela se está quemando.

Una persona, una mesa, una taza de té, un libro de espíritu marcial.

Ye Zifeng miró fijamente los libros sobre Espíritus Marciales, hojeándolos uno tras otro sin detenerse ni un momento.

Después de un período de tiempo desconocido.

De pronto, sus ojos se posaron en una página de cierto libro y como si hubiera encontrado algo, sus ojos se iluminaron de repente.

–Esto es genial, finalmente lo encontré.


mode_commentComentario de SolcarJ

Hey queridos chicuelos, chicuelas, chicueles, aquí SolcarJ de regreso a SkyNovels.
Únanse a mí en WhatsApp y Telegram. Allí están mis otros seguidores con quienes podrás disfrutar de charlas amenas sobre casi cualquier cosa.
También estoy yo… en vivo y en directo!

https://chat.whatsapp.com/CNGkN5G2QNU7MFIDSy8dAm

https://t.me/+foHWOxmTVvwyMWQx

Reacciones del Capítulo (2)


Comentarios del capítulo: (0)


sdg-capitulo-311
SDG - Capítulo 311
44720
311

Capítulo 311 – ¡El contrato de sangre definitivo!

Traductor: SolcarJ

–Espíritu Marcial de forma humanoide. De hecho hay registros en este continente...

En la cara de Ye Zifeng se reveló una sonrisa de complicidad.

Aunque en el libro del Espíritu Marcial... había muy pocos registros de un Espíritu Marcial con forma humana hasta el punto de ser muy raro.

Ser escaso no significa que no exista.

Después de hojearlo por un tiempo... La expresión de Ye Zifeng comenzó a ser cada vez más emocionada.

–Sombra Fantasma. Te dejaré venir aquí para respirar un poco de aire fresco–. Luego sonrió.

A medida que el sonido de su voz se desvanecía... gradualmente relajó su control sobre la Sombra Fantasma. Un poco de conciencia del alma se elevó lentamente desde el fondo de su corazón.

El Qi espiritual se reunió rápidamente en el centro de su palma. Una mano de jade suave y lisa tomó forma gradualmente. Era incomparablemente blanca. Era tan suave como el jade. No se podía evitar querer sostenerla.

Sin embargo, de repente... ocurrió un cambio.

Esta mano de jade acababa de completarse y atacó directamente la cara de Ye Zifeng. ¡Lo agarró por el cuello y lo empujó hacia el suelo!

Hubo un fuerte ruido. El suelo se agrietó, se había hecho un pequeño agujero en el medio del salón.

Por suerte, Ye Zifeng ya estaba preparado. Además, después de haber alcanzado el Reino Discípulo Marcial... Su cuerpo físico era mucho más poderoso de lo habitual. No sabía cuánto más fuerte se había vuelto.

Por lo tanto... Este aplastamiento sólo hizo que se sintiera un poco adormecido. No causó lesiones.

– ¿Ha estado encerrado tan poco tiempo y ya está enojada?

Ye Zifeng yacía de plano en el suelo. Su expresión no cambió en absoluto, miró a la belleza sin igual con una sonrisa.

Su piel de jade fue revelada. Exquisitos rasgos faciales. Un par de ojos fríos. La luz gélida se disparó en todas direcciones. Ella llevaba un vestido de nube que fluye a la antigua. Su fino cabello negro revoloteaba en el viento. Su pelo estaba atado en un moño.

Ella no respondió, solo continuó aferrándose a su garganta, aumentando la fuerza en sus manos.

–Si muero, tú también desaparecerás. Este asunto debería entenderlo muy bien–. En los ojos de Ye Zifeng una luz fría repentinamente pasó.

–Mocoso– la Sombra Fantasma se sobresaltó al escuchar esto. Las palabras de Ye Zifeng indudablemente habían golpeado su punto sensible.

Sin embargo. Aunque su cara bonita estaba llena de valentía la fuerza en sus manos ya había comenzado a relajarse.

La expresión de Ye Zifeng se volvió gradualmente fría, –¿O estas insinuando que quieres intentar la técnica del espíritu marcial de antes para comprobar si todavía existen restricciones ahora que está completamente despierta?

Las palabras de Ye Zifeng ejercieron una presión constante reprimiendo la confianza de la Sombra Fantasma, ella suspiró pesadamente y al final soltó su agarre.

Si quería resistirse en definitiva tendría que tener la certeza de resistir y ganar.

En cuanto a Ye Zifeng... Al parecer, no tenía la intención de darle ninguna esperanza. Y entonces... Él sonrió. Justo cuando estaba a punto de ponerse de pie...

–¿Quién te permitió levantarte?

Una luz feroz repentinamente brilló a través de los hermosos ojos de la Sombra Fantasma. Una vez más agarró la garganta de Ye Zifeng. Incluso sus uñas estaban incrustadas en el cuello de Ye Zifeng. Esto le hizo derramar un poco de sangre fresca.

Ella no estaba dispuesta.

–Mocoso, no seas demasiado orgulloso. Ahora que estoy acostumbrada a este cuerpo, tengo un completo despertar. En el futuro ni siquiera pienses en ordenarme otra vez. De lo contrario... Incluso si muero contigo... definitivamente no seré humillada por ti de nuevo.

La Sombra Fantasma tenía su orgullo. Si no fuera por Ye Zifeng no importa cómo se exprese también fue una de esas personas que pudo suprimir constantemente a los demás. Naturalmente, no estaba dispuesta a rendirse ante las ordenes de Ye Zifeng después de estar completamente despierta.

Ye Zifeng sonrió. La luz en sus ojos de repente se congeló. Escupió dos palabras.

–Reino Santo.

La Sombra Fantasma se sorprendió al escuchar esto. Su hermoso rostro estaba lleno de conmoción. Era como si se hubiera convertido en una roca. Inmóvil.

–Si no me equivoco–. Ye Zifeng notó su reacción. Sus ojos se iluminaron. Él se detuvo por un momento. Continuó: –Deberías... Deben ser del Renio Santo.

–Esto...

La Sombra Fantasma se quedó en silencio por un momento. Su voz temblaba ligeramente. –Tú... Pequeño demonio... ¿Cómo sabes la palabra 'Santo'?

–¿Quieres que hable? Déjame ir primero. Estás apretando mi garganta.

–Yo – la Sombra Fantasma estaba aturdida. En un instante no sabía si debía dejarlo ir.

–Si no retiras tu mano... Entonces lo haré yo mismo.

Ye Zifeng se rió. Mientras hablaba... Extendió su mano derecha tomando la delicada mano de jade de la Sombra Fantasma... Se soltó la garganta.

Y entonces se levantó lentamente.

La Sombra Fantasma lo miró fijo. Sus ojos brillaban con una luz fría: –Ya es suficiente. Pequeño demonio... Puedes decirlo ahora.

–En realidad, no necesito decirlo.

Ye Zifeng señaló el libro del Espíritu Marcial con una sonrisa: –Solo necesitas leerlo.

–¿Qué?– los hermosos ojos de la Sombra Fantasma revelaron una expresión de sorpresa.

Levantó la cabeza y miró a Ye Zifeng. Aunque sintió que era extraño, todavía caminó hacia el lado del escritorio. Ye Zifeng miró directamente al antiguo libro.

La expresión de Ye Zifeng se volvió seria. Se acercó y señaló una parte del libro antiguo. Dijo con indiferencia: –Eche un vistazo a esta página del 'Descripción General del Espíritu Marcial' aparecen las palabras 'Espíritu Marcial con forma humana'. Dicen que este es un tipo de Espíritu Marcial de Origen.

Él se detuvo por un momento y continuó: –También está ese libro, que narra la historia del despertar del Espíritu Marcial. Explica que algunos de sus orígenes vienen de diferentes campos de estrellas.

–No puede ser, tú... – la Sombra Fantasma se sorprendió, –¿Crees en la teoría de este libro?

En este Continente del Espíritu Marcial la mayoría de la gente creía que... El Continente del Espíritu Marcial era la totalidad del mundo. Muy pocas personas lo imaginarían. Había otros campos estelares fuera del continente.

–Absolutamente.

Ye Zifeng no tenía más remedio que creerlo. Porque para empezar, no era alguien del Continente del Espíritu Marcial. Si no ¿Cómo podría venir del Continente de la Tortuga Negra? llegando al Continente del Espíritu Marcial.

La Sombra Fantasma se quedó en silencio por un momento. De repente, se dio cuenta de que algo estaba mal.

–Mocoso... Aun así... Las palabras 'Santo' ¿Cómo adivinaste eso?

–En realidad... No se basa completamente en la especulación.

Ye Zifeng negó con la cabeza. Hubo una ligera pausa y luego, siete libros estaban dispuestos sobre la mesa.

–Mira...

Él recogió casualmente el primer libro: –Estos siete libros están entrelazados. No decía desde el principio que el espíritu marcial con forma humana provenía del reino Santo. Sin embargo... En cada libro, son más o menos recursivos. No es demasiado difícil poder llegar a esta conclusión avanzando capa tras capa.

La Sombra Fantasma se sorprendió un poco cuando escuchó esto: –Tú...

En su opinión este era un principio que solo podía comprenderse después de haber leído siete libros donde hay que seguir haciendo suposiciones audaces para llegar a esta conclusión... ¿Cómo podría no ser difícil?

Ye Zifeng tosió. Se aclaró la garganta: –¿Quieres oír toda la historia? Primer libro. Había un fragmento del espíritu marcial con forma humana, así como un segundo libro. Se trata de los pasos para despertar el espíritu marcial y el tercer libro...

–Pará, pará, pará. Es suficiente.

La Sombra Fantasma frunció el ceño. Él suspiró, –Finalmente entiendo.

Ye Zifeng sonrió, –En ese caso ¿Lo estás admitiendo? Vino del Reino Santo.

–YO

La expresión de la Sombra Fantasma cambió ligeramente. Y luego suspiró: –No es una cosa difícil de decir de todos modos. Simplemente sentí que... No estás calificado para que te diga la verdad.

–Entonces ahora...– Ye Zifeng sonrió débilmente. Sus ojos brillaron.

–Ya que puedes adivinar que soy un Espíritu Marcial del Reino Santo. Ya has demostrado tu fuerza. No tengo nada más que ocultar.

La Sombra Fantasma continuó con frialdad: –Pero, pequeño demonio no creas que puedes estar cerca de mí solo por adivinar mis antecedentes. Todavía digo lo mismo. No pienses que puedes humillarme en el futuro. De lo contrario. Definitivamente lo haré aunque perezca junto a ti.

Ye Zifeng sonrió con calma: –Decir constantemente que pereceremos juntos, aunque venga de una mujer... Realmente no es hermoso.

–Hermoso ¿Cuál es el uso de la belleza?

La Sombra Fantasma reveló una suave sonrisa: –Vine a este continente del Espíritu Marcial desde el Reino Santo. He estado encarcelada durante demasiado tiempo. Mientras alguien me pueda dar libertad... Incluso si implica arruinar mi apariencia ¿Y qué?

–Ya que tienes tanta determinación. Puedo ayudarte.

Ye Zifeng la miró. Él sonrió débilmente.

–Tú – los hermosos ojos de la Sombra Fantasma se ensancharon. Ella lo miró atónita. –¿Sabes lo que estás diciendo?

De repente, parecía haber pensado en algo. –Estás dispuesto a dejarme tomar tu cuerpo.

Ye Zifeng negó con la cabeza firmemente, –Por supuesto que no.

–Entonces, ¿de qué estás hablando?– la Sombra Fantasma puso los ojos en blanco molesta.

–Mire estos libros del Espíritu Marcial. Si incluso se dio a conocer la noticia de que eres del Reino Santo. ¿Crees que la posibilidad de liberarte realmente no existirá en ellos?

La bonita cara de la Sombra Fantasma de inmediato reveló una mirada de sorpresa: –¿Es esto verdad? ¿Qué debo hacer para recuperar mi libertad y no depender de los demás?

Ye Zifeng vio su expresión incrédula. Dio unos pasos adelante con una sonrisa. Levantó un extremo del libro del Espíritu Marcial.

–Es este libro...

El corazón de la Sombra Fantasma se estremeció. Apresuradamente dio un paso adelante. Quería agarrar el libro del Espíritu Marcial en las manos de Ye Zifeng.

Sin embargo, al ver las puntas de los dedos de Ye Zifeng, una llamarada roja repentina se elevó y en un abrir y cerrar de ojos encendió por completo este libro del Espíritu Marcial.

–¡No!– la Sombra Fantasma no pudo evitar gritar.

El fuego abrazador convirtió todo en cenizas. También había quemado toda la esperanza en el corazón de la Sombra Fantasma.

–Ye Zifeng. Bastardo

La Sombra Fantasma estaba extremadamente deprimida en su corazón. Era casi imposible hacer más.

Ella fulminó ferozmente a Ye Zifeng. Apretando el puño con fuerza era como si pudiera hacer un movimiento en cualquier momento.

Ye Zifeng sonrió, –No me mires así, además, quiero decirte que aunque ese libro de espíritu marcial ha desaparecido, el método registrado ya está en mi cabeza.

–Tú...– la Sombra Fantasma estaba un poco aturdida. Su puño cerrado se relajó un poco.

Ella se calmó un poco. Dijo enojada: –¡Tu, Ye Zifeng! ¿Me tomas por una niña de tres años? Claramente no hay ningún método en este libro que me permita ser libre, y tú insistes en que lo hay. ¿Crees que voy a caer en tu trampa?

–Como usted misma dijo, ha estado encarcelada durante mucho tiempo. Incluso está dispuesta a perder su belleza, lo que las mujeres valoran más, todo con la esperanza de recuperar tu libertad. Por lo tanto, hay algunos planes en los que estarías dispuesto a caer voluntariamente...

Ye Zifeng sonrió y miró a la Sombra Fantasma. –Es por eso que quiero usar esto como moneda de cambio y establecer un Contrato de sangre definitivo contigo.


mode_commentComentario de SolcarJ

Hey queridos chicuelos, chicuelas, chicueles, aquí SolcarJ de regreso a SkyNovels.
Únanse a mí en WhatsApp y Telegram. Allí están mis otros seguidores con quienes podrás disfrutar de charlas amenas sobre casi cualquier cosa.
También estoy yo… en vivo y en directo!

https://chat.whatsapp.com/CNGkN5G2QNU7MFIDSy8dAm

https://t.me/+foHWOxmTVvwyMWQx

Reacciones del Capítulo (1)


Comentarios del capítulo: (0)