atg-capitulo-1787
ATG - Capítulo 1787
28387
1790

La Caída del Emperador Dios del Mar del Sur

Traductor: Crowli

Capítulo 1787 - La Caída del Emperador Dios del Mar del Sur

El ataque de Cang Shitian fue extremadamente cruel y feroz, sin la menor reserva, odiando el hecho de no poder magullar directamente los huesos de Nan Wansheng y enterrarlo en la muerte eterna.

Añadiendo más heridas además de las heridas graves, esto fue una traición en una situación desesperada para Nan Wansheng. Sin embargo, dentro de sus pupilas, la ira y el dolor duraron solo un momento, y al final no se pudo ver ni un atisbo de sorpresa.

"Jeje... Jejeje" Nan Wansheng sonrió en voz baja, sus cinco dedos se estiraron lentamente, como si quisiera agarrar la garganta de Cang Shitian, pero no pudo acercarse ni un centímetro más debido al estremecimiento de perder el control.

"Digno de ti..." Su respiración era floja, pero el sonido de sus dientes cortantes todavía llevaban una presión imperial que sacudía el alma: "El Emperador Dios Cang Shitian, sin embargo está dispuesto a ser reducido a un lacayo de los Diablos... ahora tendrás que soportar... ¡la vergüenza para toda la eternidad!"

Cang Shaitian no se aferró a la ira, las comisuras de su boca sonrieron débilmente, por primera vez en su vida, miró a Nan Wansheng con una mirada de superación, desprecio y lástima, esta escena, que originalmente era sólo una fantasía imposible para él, se presentó ahora de esta manera realista, tal placer retorcido era simplemente crujiente e intenso.

"Un perro que puede caminar siempre es mejor que un perro muerto, ¿verdad?" Sonrió y dijo: "Además, después de esta 'catástrofe'... oh no, debería llamarlo la 'Batalla del Derribo de los Cielos', el futuro Maestro del Reino de Dios, el que defina la bondad y la rectitud, ya sea un Humano o un Diablo, la elección de este Rey, sea que me convierta en una vergüenza para toda la eternidad, o en la gloria de diez mil generaciones... ¡todavía son inciertas!"

"Desafortunadamente, ni siquiera tienes las calificaciones para presenciar todo esto... ¡Jeje, jajajaja!"

¡¡Boom!!

Con un giro de la muñeca de Cang Shitian, el poder que penetró a Nan Wansheng explotó violentamente, y su poder extremadamente feroz de Emperador Dios destruyó el cuerpo de Nan Wansheng hasta que se retorció y deformó, y los huesos y meridianos de todo su cuerpo se rompieron y desintegraron locamente.

"Hihhh... ¡ahhhhhh!"

Los ojos de Nan Wansheng se llenaron de sangre y dejó escapar un extraño rugido que era peor que el de una bestia salvaje. En este momento, su odio por Cang Shitian era como si fuera mayor que el de Yun Che.

"Cang Shitian, este Rey te arrastrará al infierno incluso si tengo que pulverizar... ¡mi cuerpo intentándolo!"

Con un odio y rabia extremas, Nan Wansheng reunió directamente toda la protección y resistencia de su cuerpo, ni siquiera prestó atención a las aterradoras garras demoníacas de Yan San, su cuerpo se retorció violentamente con una magnitud autodestructiva, y un manto dorada cubrió directamente a Cang Shitian.

Era como si se tratara de un Aura Divina del Mar del Sur que brillaba desde toda la sangre que le quedaba a Nan Wansheng, portando un brillo desesperado y trágico.

¡El Emperador Dios del Mar del Sur, incluso gravemente herido, todavía seguía siendo el Emperador Dios del Mar del Sur!

En el momento en que el aura dorada brilló, el alma de Cang Shitian palpitó ferozmente. No había esperado que el golpe desesperado de Nan Wansheng se estrellara contra él, y mucho menos que aún pudiera explotar con tal poder en este estado, la parte superior de su cuerpo se inclinó hacia atrás y su rostro cambió ligeramente cuando el poder de sus manos se desintegró y se vio obligado a retroceder varios kilómetros.

Aunque estaba ileso, pero ser forzado por Nan Wansheng en este estado ya era bastante feo para él.

"Jej..."

Una mueca burlona apareció en el rostro Nan Wansheng... Entonces, una frialdad que se filtró directamente al fondo de su alma vino desde la parte trasera, y como ya no podía ni siquiera doblar su cuerpo, mucho menos podía resistirlo.

¡Boom!

Las garras fantasmales de Yan San golpearon firmemente la espalda de Nan Wansheng y una niebla negra explotó sobre él.

Los ojos de Nan Wansheng se volvieron oscuros y su cuerpo se volvió incomparablemente frío, tanto que no podía sentir el más mínimo dolor.

El Mar del Sur, en realidad terminó en manos de este Rey...

Que final tan miserable y lamentable...

Este Rey... no está dispuesto...

Bajo el poder de Yan San, el medio muerto Nan Wansheng cayó hacia abajo como una estrella. Aunque no murió, ya no tenía el poder y la voluntad de resistir, y claramente se había resignado completamente a su destino.

“¡Mi Rey!” Un gran rugido de dolor resonó sobre la desmoronada Ciudad Real del Mar del Sur, y la trayectoria de la caída del Emperador Dios del Mar del Sur cortó severamente su último sueño de esperanza.

En la distancia, las auras circundantes del Emperador Xuanyuan y del Emperador Ziwei se volvieron más y más desordenadas, y su manía interior era como una gran ola fuera de control.

Obviamente, Cang Shitian estaba a la altura de su nombre. Y una vez que esta presentación fue aceptada por Yun Che, fue equivalente a obtener un talismán salvavidas para él y el Reino del Mar Azure de las Diez Direcciones.

El fin del Mar del Sur era irreversible, y aunque fueran Emperadores Dioses, era absolutamente imposible que resistieran a un conjunto tan terrorífico de la Región Divina del Norte.

La crueldad del Maestro Diablo aún asustaba sus almas, y Cang Shitian ya se había "rendido" frente a ellos, por lo que si no hacían algo, temían que fuera demasiado tarde.

Con los dientes apretados ferozmente, el Emperador Xuanyuan abrió sus cinco dedos y liberó su Aura de Espada a su alrededor.

Pero en el siguiente instante, sus hombros fueron firmemente presionados, y el Emperador Zi Wei lo miró, negando lentamente con la cabeza.

"Xuanyuan", dijo el Emperador Ziwei en voz baja, con decisión: "Por el bien de nuestros Reinos, podemos soportar la humillación por un tiempo... ¡pero no debemos perder todo! Una vez que hagamos un movimiento, ¡no habrá ningún lugar adonde mirar atrás! Incluso si los Diablos de la Región Divina del Norte son masacrados por el Clan del Dios Dragón en el futuro, ¡esta mancha nunca será limpiada!"

Las comisuras de sus cejas se encogieron, y las palmas del Emperador Xuanyuan se apretaron de nuevo, seguidas por el colapso de su Aura de Espada, y finalmente no hizo ningún movimiento.

En este momento, la tierra estalló repentinamente, y Nan Guizhong, quien había sido aplastado contra el suelo, se elevó hacia el cielo. Su gran mano marchita agarró firmemente a Nan Wansheng, y una fuerza se precipitó directamente en su cuerpo y alma, sacudiendo su sangre y alma en silencio.

"Wansheng", dijo Nan Guizhong con lentitud: "Ya que eres el Emperador Dios del Mar del Sur, no estás calificado para morir... Esta fue la primera advertencia que te di cuando te entregué el trono en ese entonces, ¿lo has olvidado?"

Nan Wansheng abrió sus ojos manchados de sangre y soltó un susurro bajo y doloroso: "Padre... Real..."

Antes de que terminara de susurrar, las pupilas de sus ojos se dilataron repentinamente... porque un poco de aura dorada desapareció de repente en la zona del pecho de Nan Guizhong, como una fugaz luz residual de jade.

"No... Padre Real...", la cara y la voz de Nan Wansheng se volvieron incomparablemente dolorosas, demasiado dolorosas con cada palabra que decía.

"Jade del Colapso del Dios del Mar" murmuró Qianye Wugu.

“Ai, ¿por qué molestarse en hacer esto?” Qianye Bingzhu suspiró, con la fuerza de Nan Guizhong, no era en absoluto imposible que escapara si lo hacía con todas sus fuerzas.

Mirando hacia atrás, Gu Zhu también dijo en voz baja: "Jade del Colapso del Dios del Mar".

Qianye Ying'er frunció el ceño ligeramente, se rió entre dientes y dijo sarcásticamente: "La luz de fondo ya no es fuerte, ¿qué puede hacer?".

En la distancia, la mirada de los dos últimos Dioses del Mar que estaban peleando contra Yan Er y Yan Wu mostraron una mirada sombría y triste.

El Jade del Colapso del Dios del Mar era una técnica que quemaba la vitalidad perteneciente a la Línea de Sangre del Dios del Mar, una vez desatada, no habría vida en diez muertes, era un contraataque final para los desesperados Dioses del Mar cuando se encontraban en una situación desesperada y sin esperanza.

Todos los grandes reinos conocían la existencia del Jade del Colapso del Dios del Mar. Pero, ¿quién iba a pensar que el Reino de Dios del Mar del Sur se encontraría un día con una situación tan desesperada en la que serían enterrados junto con sus vidas?

Bajo el Jade del Colapso del Dios del Mar, la vitalidad, venas profundas y el alma de Nan Guizhong colapsaron por completo. Su fuerza que se había debilitado casi a la mitad de repente se elevó como el cielo, y en un abrir y cerrar de ojos, rompió a través del límite de su estado máximo.

El viento y las nubes se estancaron, el cielo y la tierra temblaron, y el poder desesperado del ex Emperador Dios del Mar del Sur fue indudablemente poderoso al extremo...

Sin embargo, las cuatro personas que estaban frente a él eran Qianye Wugu, Qianye Bingzhu, Caizhi y el Emperador Dragón del Principio Absoluto.

Frente a ellos, el aura divina que Nan Guizhong logró desatar quemando hasta lo ultimo de su vida aún siguió mostrando una sombría oscuridad.

"Como dicta el destino, viejo amigo, los tiempos de hoy ya no son nuestros". Qianye Bingzhu suspiró y actuó primero. Su poder del Monarca Brahma se dirigió tanto al padre como al hijo del Mar del Sur sin compasión.

Nan Guizhong no dudó en quemar su vida, cualquiera hubiera pensado que bajo la desesperación, quería morir y llevarse consigo una ola de Diablos.

Sin embargo, ante el poder de Qianye Bingzhu, no respondió, sino que su figura cayó en picada, con una fuerza más allá del límite, llevando a Nan Wansheng a las ruinas de la Ciudad Real del Mar del Sur de abajo.

"...?" Qianye Bingzhu frunció el ceño ligeramente.

"¿Eh?", Qianye Ying'er estaba perpleja, de repente pensó en algo, y gritó: "¡Es la Formación Ilusoria del Mar Celestial! ¡Deténganlo!"

Cuanto más poderoso era el Reino Estelar, más poderoso era su método de escape.

La Formación Ilusoria del Mar Celestial del Reino de Dios del Mar del Sur era una Formación Espacial que ningún forastero había visto nunca, pero en los registros, su capacidad de teletransporte espacial podía ser tan instantánea como la Piedra Ilusoria del Vacío, ya que no dejaría ningún rastro de seguimiento.

Sin embargo, los registros también mencionan que la Formación Ilusoria del Mar Celestial son dos formaciones que se hacen eco entre sí. Nadie sabe dónde está la otra formación, y también es poco probable que el Mar del Sur dejara que extraños conocieran de su paradero.

Si la Formación Ilusoria del Mar Celestial eran tan imposibles de rastrear como estaba escrito, entonces una vez que padre e hijo escaparan, sería una aguja en un pajar rastrearlos.

¡¡Boom!!

Como una tormenta eléctrica, Qianye Bingzhu y Qianye Wugu atacaron al mismo tiempo, y el poder de los dos Emperadores Brahma se fusionó inexorablemente, atravesando el espacio y volando hacia abajo.

Por otro lado, la reacción de Caizhi pareció ser un poco más lenta, e incluso el Emperador Dragón del Principio Absoluto bajo su control no hizo un movimiento de inmediato.

Miró a Nan Guizhong y Nan Wansheng, que caían a gran velocidad, y sus ojos de noche estrellada brillaron débilmente con una luz malvada.

Cuando la fuerte presión se abatió sobre ellos, Nan Guizhong no retrocedió, y el poder que había intercambiado con su vida ardiente floreció en un aura dorada cegadora, encontrándose con el poder de los dos grandes Ancestros Brahma detrás.

¡¡Boom!!

Miles de millas de espacio colapsaron al unísono, el cielo y la tierra se cubrieron de grietas negras como el carbón, los cuerpos enteros de Qianye Bingzhu y Qianye Wugu se agitaron violentamente mientras eran sacudidos provocando que fueran enviados hacia tras, y Cang Shaitian, que estaba a punto de acercarse, fue incluso sacudido de la misma forma.

Flechas de sangre brotaron salvajemente de la boca de Nan Guizhong, pero no dejó que su aura decayera ni un poco, y su velocidad no se debilitó en lo más mínimo... Un golpe hizo retroceder a los dos Ancestros Brahma, un movimiento de orgullo que sólo tuvo este momento en su vida.

La velocidad a la que quemó su vida fue tan rápida que los dos grandes Ancestros Brahma se vieron obligados a retirarse porque ya no podían detenerlo. Con un golpe de palma de Nan Guizhong, bajo la destrozada Ciudad Real del Mar del Sur, una Formación Profunda que había estado en silencio durante incontables años se movió repentinamente, brillando con una luz incomparablemente pura.

¡Formación Ilusoria del Mar Celestial!

Con un empujón de la palma de la mano, Nan Guizhong vio finalmente cómo Nan Wansheng salía disparado hacia la formación y era engullido por el aura blanca.

"Wansheng, escucha, no estás calificado para morir. ¡Incluso si solo puedes esconderte en la oscuridad como un perro desconsolado durante mucho tiempo en el futuro, debes vivir!"

El Arma del Legado Divino del Mar del Sur estaba en posesión de Nan Wangsheng. Aunque el Reino de Dios del Mar del Sur se derrumbaría por completo hoy, mientras él siguiera vivo, ¡habría un momento en el que el Mar del Sur volvería a acercarse a los cielos otra vez!

"Padre Real…"

La figura y la voz de Nan Wansheng quedaron completamente atrapadas en la luz blanca, e incluso su aura desapareció.

Al igual que como decían los registros, se teletransportó instantáneamente sin dejar rastro.

La luz blanca se disipó, y la Formación Ilusoria del Mar Celestial que había perdido su poder se derrumbó directamente bajo la última palma de Nan Guizhong.

"..." En la distancia, las cejas de Yun Che se hundieron profundamente, y su aura sombría repentinamente liberada hizo que Yan Yi temblara involuntariamente.

Aunque Nan Wansheng había sido gravemente herido hasta el punto de morir, su escape fue un desastre después de todo.

Es más, en todo el Mar del Sur, la persona a la que más deseaba y más ansiaba matar era él.

Pero...

"Je... jeje" La figura de Nan Guizhong se hundió lentamente, con una sonrisa ronca en la boca.

La fuerza al quemar su vida en su cuerpo no se disipó, pero en lugar de retroceder ante ella, se resignó a su destino y cerró los ojos.

La calamidad de la aniquilación permitiría a veces, en cambio, que una persona creciera de verdad.

No había podido salvar al Mar del Sur de los hombres de Yun Che, pero al menos, había salvado la semilla más íntima del Mar del Sur.

***

En una Region Estelar lejana, en un planeta caliente y seco, estéril, sin un centímetro de hierba.

El aura era turbia y desagradable, los elementos eran incomparablemente finos y ni siquiera se podía sentir la presencia de seres vivos.

Este planeta estaba situado en las fronteras del Reino de Dios, por lo que ningún Practicante Profundo se molestaría en poner un pie en él. En el norte de este planeta olvidado, una cordillera fracturada brilló repentinamente con una luz blanca pura, y una figura manchada de sangre salió despedida de la luz blanca.

Nan Wansheng estaba tumbado en el suelo, con los ojos como los de un lobo enojado…

Un odio infinito llenaba cada célula de su cuerpo.

Lentamente, se puso en pie. Era el Emperador Dios del Mar del Sur, y aunque se quedara sin nada, seguía siendo una existencia aterradora. El poder que Nan Guizhong había perdido finalmente por él había incluso repuesto en gran medida su vitalidad.

"¡Yun... Che!", Susurró entre sus labios, mezclados con sangre y dientes rotos: "Este Rey... definitivamente..."

El sonido cesó bruscamente, el mundo se volvió de repente incomparablemente silencioso y el aire se volvió de repente incomparablemente frío.

Su cuerpo ya no podía moverse, y ya no podía percibir nada más que la frialdad.

Un aura azul tan clara como un sueño recorrió su corazón, y en otro instante explotó con un frío helado aterradoramente abrumador, sellando cada órgano y cada gota de sangre de todo su cuerpo, hasta su alma y su voluntad.

Todo fue sin previo aviso, sin aura, y ni siquiera sabía cómo había sido penetrado por esa aura azul.

Con la visión borrosa, completamente fija e incapaz de moverse, reflejó lentamente la figura de una mujer tan hermosa como una ilusión inmortal, su cuerpo estaba lleno de un aura fría, y cada hebra de su cabello brillaba con un frío azul helado.

Ding ~

Este fue el último sonido que escuchó en esta vida, la frialdad que penetró su cuerpo estalló por completo. Su cuerpo, el cuerpo una vez indestructible de Emperador Dios, se convirtió en pedazos de hielo esparcidos bajo este hielo ilusorio y aterrador.

Al final, solo su cabeza permaneció intacta, cayendo fríamente desde el aire.

En el último momento de su vida, como un flashback, vio claramente el rostro de la mujer.

Esa persona fuera de la Estrella Polar Azul... que claramente había muerto...

Cómo……

Boom.

La cabeza cayó al suelo con un  ‘pof’, como el de la cabeza de un mortal.

En el frío y mortífero silencio, Mu Xuanyin avanzó lentamente, sin que sus ojos de hielo se movieran.

Al fin y al cabo, la venganza era suya.


mode_commentComentario de Crowli

Aun seguimos esperando a que mars vuelva a publicar capítulos regularmente u.u


Comentarios del capítulo: (4)


Nunca perdí la fe de un nuevo capitulo y valió la pena revisar cada día esta página, muy interesante capitulo, yo por un momento acepte que el emperador escapar...

...Ver más
2

Mu xuanyin, Mi Diosa, Mi Reina, Mi Amor Ya quiero ver su reencuentro con Yun Che Gracias por el Cap >.<

3

acaba de salir el 1788.

0

atg-capitulo-1788
ATG - Capítulo 1788
28426
1791

Escena Final

Traductor: Crowli

Capítulo 1788 - Escena Final

Al guardar la Espada de la Princesa de la Nieve, los dedos de jade de Mu Xuanyin se deslizaron, y el Espacio de Almacenamiento que acompañaba a Nan Wansheng se rompió inmediatamente al no tener fuerzas para resistir, dispersando una gran área de extraña luz profunda.

El más insignificante de ellos era un tesoro sin igual que nunca sería encontrado por la gente normal. Cuando aparecieron estos extraños tesoros, la luz y el aura de todo el planeta cambiaron drásticamente, y la tierra tembló violentamente, como si ya no pudiera soportar la poderosa aura liberada por estos extraños tesoros.

Los ojos de Mu Xuanyin se posaron en un aura dorada que flotaba en el aire. Esta aura dorada no era deslumbrante, sino extremadamente clara y pura.

Claramente era el aura del alma separada de la fuente del alma, ya que cuando se separaba, causaba un trauma en el origen del alma.

¡Lo único que podía ser protegido por el Emperador Dios del Mar del Sur a tal precio, sin duda, era algo vital de la Línea de Sangre del Mar del Sur… el Núcleo del Mar del Sur!

Mu Xuanyin extendió lentamente la mano y congeló y aprisionó la cabeza de Nan Wansheng y el artefacto de origen divino del Mar del Sur directamente en una luz azul hielo, y luego su figura se desvaneció y se ocultó silenciosamente.

Hasta que incluso el último rastro de aura fría desapareciera, no encontrándose ningún rastro de que ella hubiera aparecido aquí en primer lugar.

----

Acosta de quemar su vida, envió lejos al gravemente herido Nan Wansheng.

Nan Guizhong finalmente parecía no tener mas nada que hacer en este mundo. Su alma estaba en caos y sus viejos ojos cerrados, sin echar un vistazo a la Ciudad Real, que había sido destruida en un infierno oscuro.

Después de la mitad de su vida como Emperador, antes de su muerte, dejó su última esperanza para el Mar del Sur, pensando que no había avergonzado al Mar del Sur y a sus Ancestros, ya que ahora el futuro del Mar del Sur dependía del destino.

Los dos Dioses del Mar que luchaban con el Ancestro Yama, así como los Ancianos, los Guardias y los Practicantes Profundos del Mar del Sur que luchaban a muerte abajo, todos tenían sus espíritus sacudidos. Esto para ellos fue sin duda una esperanza en medio de la oscuridad, y una esperanza infinita, incluso su convicción que se estaba desmoronando comenzó a renacer.

“El Mar del Sur es Eterno e Indestructible… ¡Aunque perezcamos, nuestra fuerza… renacerá bajo el estandarte del Emperador!” Un Dios del Mar, gravemente herido, rugió violentamente con la fuerza de todo su cuerpo.

“¡El día en que el rey regrese será el día en que ustedes, diablos, perecerán!”

Los brazos del otro Dios del Mar estaban rotos, pero su voz era espeluznante y aguda, y cada palabra agitaba los corazones y las almas de todos los Practicantes Profundos del Mar del Sur y su resistencia originalmente debilitada se multiplicó al instante, luchando cada uno por su vida.

Así es, esto era la esperanza.

No había nada más valioso para el Mar del Sur en este momento.

Sólo que este lujo sólo duró unos pocos suspiros.

Ding…

Un agudo e incomparable sonido de rotura resonó en el Mar del Alma de Nan Guizhong y de los dos Dioses del Mar, provocando que la ferviente sangre que acababan de agitar se enfriara y colapsara en un instante.

El Cristal del Alma se rompió, Nan Wangsheng... él... había muerto.

Los ojos cerrados de Nan Guizhong se abrieron finalmente con fiereza, sólo que la luz de sus ojos estaba nublada, tan gris que sus pupilas eran casi invisibles.

Los dos Dioses del Mar también se quedaron petrificados en el aire al mismo tiempo, sus cuerpos temblaron en el frío del hielo, como si hubieran caído en la más profunda y oscura prisión de hielo.

Nan Guizhong finalmente levantó un poco la cabeza, su viejo rostro se oscureció hasta la desesperación extrema.

Sus dedos se alzaron temblorosos, señalando a Yun Che por encima del cielo, y de su boca salió un arduo murmullo bajo: “Tú… realmente…”

“Jej… jeje…” Nan Guizhong se rió de repente, su risa era extraordinariamente sombría: “El poder más fuerte de nuestro Mar del Sur fue contrarrestado por ti... nuestra última retirada estuvo hace mucho tiempo en tus cálculos… Maestro Diablo de la Región Divina del Norte… tú… realmente... eres lo suficientemente despiadado…”

Yun Che: “…?”

“¿Oh?” Una mirada de consternación cruzó débilmente el rostro de Qianye Ying'er, sus ojos barrieron a Nan Guizhong y los dos Dioses del Mar, y dijo en voz baja: “¿Podría ser que… Nan Wangsheng esté muerto?”

¿Alguien había interceptado la formación?

De repente, volvió los ojos y miró a Caizhi, que se había mostrado indiferente ante la desaparición de Nan Wansheng.

“Ya que es así, deshagámonos de él”. Qianye Bingzhu extendió la palma de su mano hacia Nan Guizhong.

“No hay necesidad de molestarse”. Nan Guizhong dijo con indiferencia, sus viejos ojos miraron hacia abajo, y a su vista, la antes próspera y gloriosa Ciudad Real del Mar del Sur se había manchado de sangre y se estaba convirtiendo en ruina y cenizas. Tal vez en este momento, hubiera preferido haber muerto un año antes realmente, al menos entonces, sus recuerdos de toda la vida del Reino Rey del Mar del Sur serían todo un orgullo.

“Huyan”. Su voz era pesada y larga, como la de una campana oxidada de diez mil años de antigüedad: “En este Reino de Dios actual, ya no existe el Mar del Sur, y su voluntad, ya no pertenece al Mar del Sur… huyan… huyan… por lo menos, salven sus vidas ustedes mismos.”

Cuando sus palabras cayeron, levantó su palma, y su palma recogió lo último del Poder Divino del Mar del Sur y rompió su propia alma con fuerza.

¡Boom!

Un estruendo sordo resonó en las profundidades de las almas de todos los practicantes profundos del Mar del Sur.

Y el último brillo de luz desapareció de los ojos de Nan Guizhong, su cuerpo cayó lentamente… y colapsaron todas las esperanzas de los practicantes profundos del Mar del Sur que acababan de levantar sus esperanzas nuevamente.

Ola tras ola de desesperación vino después de este poco de esperanza.

Sin duda, las últimas palabras de Nan Guizhong les dijeron que Nan Wansheng, que acababa de huir… la última esperanza que le quedaba al Mar del Sur, se había desvanecido en un instante.

Su espíritu de lucha, fe y voluntad se derrumbaron por completo. Cuando el antiguo Emperador Dios anunció personalmente la desaparición del Mar del Sur, ya no pertenecían ni tenían motivos para resistir.

“El… Mar… del… Sur… ya… no… existe…”

Los dos Dioses del Mar murmuraron exactamente lo mismo, y sus ojos se encontraron, pero no tenían el más mínimo color excepto por un gris vacío.

¡¡Boom!!

Dos grupos de aura dorada inusualmente ardiente explotaron en el aire, y lo último del poder de los Dioses del Mar irrumpió en sus cuerpos, convirtiéndose en un aura divina que los mataría...

Quizás, esto era lo último que podían hacer florecer en su completa desesperación.

El último de los Dioses del Mar que estaba en completo shock fue Nan Qianqiu, quien estaba siendo sostenido por las manos de Yan Yi, su cabeza colgaba y sus extremidades caían, incapaz de siquiera suplicar por la muerte.

Los dos Emperadores estaban muertos, y los dos Dioses del Mar que estaban luchando hasta el final también optaron por exterminarse a sí mismos… El ultimo rastro de fe de los practicantes profundos del Mar del Sur, e incluso aquellos Ancianos y Guardias con un estatus extremadamente alto, colapsó por completo y no quedó nada para apoyarlos.

Aturdidos, llorando, desesperados… aquellos del Mar del Sur que ya estaban en una gran desventaja colapsaron. Ya no tenían ganas de luchar y comenzaron a huir con toda sus fuerzas, porque ahora, lo ultimo que tenian que proteger era su propia vida.

El Emperador Dragón del Principio Absoluto, manchado de sangre, con cada movimiento de sus alas de Dragón, enterraba a innumerables practicantes profundos del Mar del Sur.

Los Yama y los Demonios Yama estaban aún más llenos de resentimiento y placer sádico hacia los practicantes profundos de la Región Divina del Sur, ya que sus ataques no llevaban la más mínima piedad y con unas pocas docenas de ellos, abrieron un purgatorio de muerte en esta tierra de destrucción.

La vista de la Ciudad Real del Mar del Sur se había convertido en un verdadero infierno sangriento, las voces eran interminables aullidos de desesperación, pero Yan Tianxiao orgullosamente miró hacia abajo con sus pupilas oscuras, y no había ni siquiera una pizca de lástima y arrepentimiento, sólo placer interminable… su odio y resentimiento contra las tres Regiones Divinas había estado durante mucho tiempo en lo mas profundo de su alma, y la había heredado por casi un millón de años.

“Seguro, esa aparente Formación de Teletransportación también estuvo bajo el control del Maestro Diablo desde hace tiempo.” La comisura de la boca de Yan Tianxiao sonrió sarcásticamente, mientras que en su interior, sentía cada vez más admiración por Yun Che y su indescriptible fuerza, y con un destello, llegó al lado de Yun Che y dobló las rodillas e inclinó la cabeza: “Maestro Diablo, aunque hay mucha gente restante del Mar del Sur, todos están desmotivados para luchar y están huyendo en las ocho direcciones, ¿deberíamos exterminarlos?”

Con la derrota de los practicantes profundos del Mar del Sur, el ataque de la Raza Dragón del Principio Absoluto se ralentizó significativamente, y tanto Qianye Wugu como Qianye Bingzhu se quedaron quietos frente al cadáver de Nan Guizhong, sin hacer nada.

“¡Como dije, no debe quedar ni una hebra del linaje del Mar del Sur!” La voz de Yun Che era helada: “Sin embargo, con el mísero número de personas que has traído, sería una tontería exterminarlos.”

Para ocultar su paradero, Yan Tianxiao sólo había traído a los Yama y Demonios Yama con él, y aunque todos ellos tenían el poder de un Maestro Divino extremadamente aterrador, después de todo, eran muy pocos, y era realmente tonto querer exterminar todo el linaje del Mar del Sur de esta manera.

“¿Qué quiere decir el Maestro Diablo?” Yan Tianxiao pidió instrucciones.

“Solo maten a todos hasta la frontera del Mar del Sur. En cuanto a los demas…” Una luz oscura y fantasmal brilló en los ojos de Yun Che: “Ya tengo a otro para ese trabajo”.

----

Región Divina del Este, Reino de Dios del Cielo Eterno.

Desde que Yun Che se marchó a la Región Divina del Sur, aunque Chi Wuyao no mostró su preocupación en lo más mínimo, siempre había estado un poco inquieta estos días.

Cuando Yun Che estaba a su lado, podía disimular cualquier exageración que hiciera, pero ahora que estaban separados entre la Región Divina del Este y del Sur, no podía estar completamente tranquila, ya que sus manos no podían alcanzarlo.

El único consuelo era Mu Xuanyin, que estaba escondida en la Región Divina del Sur, y Qianye Ying’er, que lo había seguido en silencio con los dos Ancestros Brahma y Gu Zhu.

Una fragante brisa pasó ligeramente, y una sombra colorida como una luz ilusoria apareció frente a la encantadora Chi Wuyao, Huajin se arrodilló y dijo con su voz ligeramente urgente: “Maestra, en la Región Divina del Sur…”

“¿Qué pasó?” Chi Wuyao se levantó bruscamente, y no pudo evitar hacer que la tranquila Hua Jin entrara un poco en panico.

Hua Jin calmó un poco su respiración y dijo: “En la ceremonia del Príncipe del Mar del Sur, el Maestro Diablo torturó y mató al Dios Dragón de las Cenizas, uno de los Nueve Dioses Dragón del Clan del Dios Dragón”.

Una frase corta, pero cada palabra era absolutamente impactante, especialmente, Hua Jin enfatizó la palabra “mató”.

“……” Las cejas de Chi Wuayo se fruncieron ligeramente, pero no dijo nada.

Hua Jin continuó: “Esta noticia se esta propagando extremadamente rápido, obviamente el Mar del Sur está ayudando activamente en este asunto, no tardará mucho en que todo el mundo lo sepa”.

“Los Dioses Dragón tienen una conexión entre si, y si el Dios Dragón de las Cenizas realmente ha muerto, los otros ocho Dioses Dragón serán los primeros en saberlo. Y ahora no es en absoluto un buen momento para provocar al Reino del Dios Dragón…”, murmuró Chi Wuyao: “¿Pero por qué él mataría a un Dios Dragón?”

De repente, levantó las cejas y susurró: “¡Puede ser que esté usando esto para inducir miedo en el Mar del Sur y obligarles a usar el Gran Cañón del Dios del Mar!”

“¿El Gran Cañón del Dios del Mar? Que es…” Hua Jin levantó la cabeza y preguntó inconscientemente.

“Si eso es cierto, entonces yo… todavía subestimé su locura por la venganza después de todo.” Los ojos de Chi Wuyao se cerraron ligeramente, luego dio un suspiro tranquilo, algo perdida en sus pensamientos y se dijo a sí misma: “Pensé que después del asunto de Ying’er, él al menos…”

Hua Jin escuchó con aparente comprensión y preguntó: “Maestra, el bando del Reino del Dios Dragón debe estar furioso, incluso sin la orden del Monarca Dragón, es imposible que permanezcan en silencio. Qué debemos hacer ahora, por favor, dé su orden, Maestra”.

Después de un breve momento de silencio, los ojos de Chi Wuyao se abrieron, sus oscuras pupilas eran tan profundas como un mar oscuro: “Envía órdenes a Tian Muyi y a Tian Guhu, haz que movilicen inmediatamente al menos cincuenta reinos estelares estacionados en los reinos occidentales de la Región Divina del Este, haz que abandonen sus guardias, liderados por todos los Reyes del Reino, y que se dirijan inmediatamente al norte y regresen a la Región Divina del Norte, ¡cuanto más rápido mejor!”

En este momento, tenía que hacer todo lo posible para distraer la atención del Reino del Dios Dragón, para ganar tanto tiempo como sea posible.

“¡Sí!” Aunque Hua Jin estaba sorprendida en su corazón, no hizo ninguna pregunta detallada y se dispuso a marcharse.

“¡Espera!” Chi Wuyao pensó de repente en algo y levantó su brazo de jade, fijándolo en el aire.

“Las órdenes permanecen sin cambios, pero dejemos que Tian Muyi y Tian Guhu esperen por ahora”. La voz de Chi Wuyao parecía estar hablando con Hua Jin, pero también parecía estar hablando consigo misma: “Espera unas horas más a tener algo más de información de la Región Divina del Sur, quizás haya alguna sorpresa”.

“Hay otra posibilidad…”, murmuró: “Con un Dios Dragón muerto, quizás el Monarca Dragón también pueda sentirlo.”

¡De ser así, el Monarca Dragón que se había “alejado” regresaría al Reino del Dios Dragón inmediatamente!


mode_commentComentario de Crowli

Espero que mars vuelva a subir los capítulos regularmente.
Pueden leer em manhua en Contra Los Dioses - Sky Mangas


Comentarios del capítulo: (5)


Esto va muy bien, el monarca dragon de seguro encuentra algo y le complica más las cosa a yun che, o puede que venga algo peor que el monarca dragon?Gracias por...

...Ver más
1

gracias por los capitulos... me parece que tendre que empezar a ponerle los cuernos a las novelas que sigo....

1

Gracias por los capitulos.

0