atg-capitulo-1788
ATG - Capítulo 1788
28426
1791

Escena Final

Traductor: Crowli

Capítulo 1788 - Escena Final

Al guardar la Espada de la Princesa de la Nieve, los dedos de jade de Mu Xuanyin se deslizaron, y el Espacio de Almacenamiento que acompañaba a Nan Wansheng se rompió inmediatamente al no tener fuerzas para resistir, dispersando una gran área de extraña luz profunda.

El más insignificante de ellos era un tesoro sin igual que nunca sería encontrado por la gente normal. Cuando aparecieron estos extraños tesoros, la luz y el aura de todo el planeta cambiaron drásticamente, y la tierra tembló violentamente, como si ya no pudiera soportar la poderosa aura liberada por estos extraños tesoros.

Los ojos de Mu Xuanyin se posaron en un aura dorada que flotaba en el aire. Esta aura dorada no era deslumbrante, sino extremadamente clara y pura.

Claramente era el aura del alma separada de la fuente del alma, ya que cuando se separaba, causaba un trauma en el origen del alma.

¡Lo único que podía ser protegido por el Emperador Dios del Mar del Sur a tal precio, sin duda, era algo vital de la Línea de Sangre del Mar del Sur… el Núcleo del Mar del Sur!

Mu Xuanyin extendió lentamente la mano y congeló y aprisionó la cabeza de Nan Wansheng y el artefacto de origen divino del Mar del Sur directamente en una luz azul hielo, y luego su figura se desvaneció y se ocultó silenciosamente.

Hasta que incluso el último rastro de aura fría desapareciera, no encontrándose ningún rastro de que ella hubiera aparecido aquí en primer lugar.

----

Acosta de quemar su vida, envió lejos al gravemente herido Nan Wansheng.

Nan Guizhong finalmente parecía no tener mas nada que hacer en este mundo. Su alma estaba en caos y sus viejos ojos cerrados, sin echar un vistazo a la Ciudad Real, que había sido destruida en un infierno oscuro.

Después de la mitad de su vida como Emperador, antes de su muerte, dejó su última esperanza para el Mar del Sur, pensando que no había avergonzado al Mar del Sur y a sus Ancestros, ya que ahora el futuro del Mar del Sur dependía del destino.

Los dos Dioses del Mar que luchaban con el Ancestro Yama, así como los Ancianos, los Guardias y los Practicantes Profundos del Mar del Sur que luchaban a muerte abajo, todos tenían sus espíritus sacudidos. Esto para ellos fue sin duda una esperanza en medio de la oscuridad, y una esperanza infinita, incluso su convicción que se estaba desmoronando comenzó a renacer.

“El Mar del Sur es Eterno e Indestructible… ¡Aunque perezcamos, nuestra fuerza… renacerá bajo el estandarte del Emperador!” Un Dios del Mar, gravemente herido, rugió violentamente con la fuerza de todo su cuerpo.

“¡El día en que el rey regrese será el día en que ustedes, diablos, perecerán!”

Los brazos del otro Dios del Mar estaban rotos, pero su voz era espeluznante y aguda, y cada palabra agitaba los corazones y las almas de todos los Practicantes Profundos del Mar del Sur y su resistencia originalmente debilitada se multiplicó al instante, luchando cada uno por su vida.

Así es, esto era la esperanza.

No había nada más valioso para el Mar del Sur en este momento.

Sólo que este lujo sólo duró unos pocos suspiros.

Ding…

Un agudo e incomparable sonido de rotura resonó en el Mar del Alma de Nan Guizhong y de los dos Dioses del Mar, provocando que la ferviente sangre que acababan de agitar se enfriara y colapsara en un instante.

El Cristal del Alma se rompió, Nan Wangsheng... él... había muerto.

Los ojos cerrados de Nan Guizhong se abrieron finalmente con fiereza, sólo que la luz de sus ojos estaba nublada, tan gris que sus pupilas eran casi invisibles.

Los dos Dioses del Mar también se quedaron petrificados en el aire al mismo tiempo, sus cuerpos temblaron en el frío del hielo, como si hubieran caído en la más profunda y oscura prisión de hielo.

Nan Guizhong finalmente levantó un poco la cabeza, su viejo rostro se oscureció hasta la desesperación extrema.

Sus dedos se alzaron temblorosos, señalando a Yun Che por encima del cielo, y de su boca salió un arduo murmullo bajo: “Tú… realmente…”

“Jej… jeje…” Nan Guizhong se rió de repente, su risa era extraordinariamente sombría: “El poder más fuerte de nuestro Mar del Sur fue contrarrestado por ti... nuestra última retirada estuvo hace mucho tiempo en tus cálculos… Maestro Diablo de la Región Divina del Norte… tú… realmente... eres lo suficientemente despiadado…”

Yun Che: “…?”

“¿Oh?” Una mirada de consternación cruzó débilmente el rostro de Qianye Ying'er, sus ojos barrieron a Nan Guizhong y los dos Dioses del Mar, y dijo en voz baja: “¿Podría ser que… Nan Wangsheng esté muerto?”

¿Alguien había interceptado la formación?

De repente, volvió los ojos y miró a Caizhi, que se había mostrado indiferente ante la desaparición de Nan Wansheng.

“Ya que es así, deshagámonos de él”. Qianye Bingzhu extendió la palma de su mano hacia Nan Guizhong.

“No hay necesidad de molestarse”. Nan Guizhong dijo con indiferencia, sus viejos ojos miraron hacia abajo, y a su vista, la antes próspera y gloriosa Ciudad Real del Mar del Sur se había manchado de sangre y se estaba convirtiendo en ruina y cenizas. Tal vez en este momento, hubiera preferido haber muerto un año antes realmente, al menos entonces, sus recuerdos de toda la vida del Reino Rey del Mar del Sur serían todo un orgullo.

“Huyan”. Su voz era pesada y larga, como la de una campana oxidada de diez mil años de antigüedad: “En este Reino de Dios actual, ya no existe el Mar del Sur, y su voluntad, ya no pertenece al Mar del Sur… huyan… huyan… por lo menos, salven sus vidas ustedes mismos.”

Cuando sus palabras cayeron, levantó su palma, y su palma recogió lo último del Poder Divino del Mar del Sur y rompió su propia alma con fuerza.

¡Boom!

Un estruendo sordo resonó en las profundidades de las almas de todos los practicantes profundos del Mar del Sur.

Y el último brillo de luz desapareció de los ojos de Nan Guizhong, su cuerpo cayó lentamente… y colapsaron todas las esperanzas de los practicantes profundos del Mar del Sur que acababan de levantar sus esperanzas nuevamente.

Ola tras ola de desesperación vino después de este poco de esperanza.

Sin duda, las últimas palabras de Nan Guizhong les dijeron que Nan Wansheng, que acababa de huir… la última esperanza que le quedaba al Mar del Sur, se había desvanecido en un instante.

Su espíritu de lucha, fe y voluntad se derrumbaron por completo. Cuando el antiguo Emperador Dios anunció personalmente la desaparición del Mar del Sur, ya no pertenecían ni tenían motivos para resistir.

“El… Mar… del… Sur… ya… no… existe…”

Los dos Dioses del Mar murmuraron exactamente lo mismo, y sus ojos se encontraron, pero no tenían el más mínimo color excepto por un gris vacío.

¡¡Boom!!

Dos grupos de aura dorada inusualmente ardiente explotaron en el aire, y lo último del poder de los Dioses del Mar irrumpió en sus cuerpos, convirtiéndose en un aura divina que los mataría...

Quizás, esto era lo último que podían hacer florecer en su completa desesperación.

El último de los Dioses del Mar que estaba en completo shock fue Nan Qianqiu, quien estaba siendo sostenido por las manos de Yan Yi, su cabeza colgaba y sus extremidades caían, incapaz de siquiera suplicar por la muerte.

Los dos Emperadores estaban muertos, y los dos Dioses del Mar que estaban luchando hasta el final también optaron por exterminarse a sí mismos… El ultimo rastro de fe de los practicantes profundos del Mar del Sur, e incluso aquellos Ancianos y Guardias con un estatus extremadamente alto, colapsó por completo y no quedó nada para apoyarlos.

Aturdidos, llorando, desesperados… aquellos del Mar del Sur que ya estaban en una gran desventaja colapsaron. Ya no tenían ganas de luchar y comenzaron a huir con toda sus fuerzas, porque ahora, lo ultimo que tenian que proteger era su propia vida.

El Emperador Dragón del Principio Absoluto, manchado de sangre, con cada movimiento de sus alas de Dragón, enterraba a innumerables practicantes profundos del Mar del Sur.

Los Yama y los Demonios Yama estaban aún más llenos de resentimiento y placer sádico hacia los practicantes profundos de la Región Divina del Sur, ya que sus ataques no llevaban la más mínima piedad y con unas pocas docenas de ellos, abrieron un purgatorio de muerte en esta tierra de destrucción.

La vista de la Ciudad Real del Mar del Sur se había convertido en un verdadero infierno sangriento, las voces eran interminables aullidos de desesperación, pero Yan Tianxiao orgullosamente miró hacia abajo con sus pupilas oscuras, y no había ni siquiera una pizca de lástima y arrepentimiento, sólo placer interminable… su odio y resentimiento contra las tres Regiones Divinas había estado durante mucho tiempo en lo mas profundo de su alma, y la había heredado por casi un millón de años.

“Seguro, esa aparente Formación de Teletransportación también estuvo bajo el control del Maestro Diablo desde hace tiempo.” La comisura de la boca de Yan Tianxiao sonrió sarcásticamente, mientras que en su interior, sentía cada vez más admiración por Yun Che y su indescriptible fuerza, y con un destello, llegó al lado de Yun Che y dobló las rodillas e inclinó la cabeza: “Maestro Diablo, aunque hay mucha gente restante del Mar del Sur, todos están desmotivados para luchar y están huyendo en las ocho direcciones, ¿deberíamos exterminarlos?”

Con la derrota de los practicantes profundos del Mar del Sur, el ataque de la Raza Dragón del Principio Absoluto se ralentizó significativamente, y tanto Qianye Wugu como Qianye Bingzhu se quedaron quietos frente al cadáver de Nan Guizhong, sin hacer nada.

“¡Como dije, no debe quedar ni una hebra del linaje del Mar del Sur!” La voz de Yun Che era helada: “Sin embargo, con el mísero número de personas que has traído, sería una tontería exterminarlos.”

Para ocultar su paradero, Yan Tianxiao sólo había traído a los Yama y Demonios Yama con él, y aunque todos ellos tenían el poder de un Maestro Divino extremadamente aterrador, después de todo, eran muy pocos, y era realmente tonto querer exterminar todo el linaje del Mar del Sur de esta manera.

“¿Qué quiere decir el Maestro Diablo?” Yan Tianxiao pidió instrucciones.

“Solo maten a todos hasta la frontera del Mar del Sur. En cuanto a los demas…” Una luz oscura y fantasmal brilló en los ojos de Yun Che: “Ya tengo a otro para ese trabajo”.

----

Región Divina del Este, Reino de Dios del Cielo Eterno.

Desde que Yun Che se marchó a la Región Divina del Sur, aunque Chi Wuyao no mostró su preocupación en lo más mínimo, siempre había estado un poco inquieta estos días.

Cuando Yun Che estaba a su lado, podía disimular cualquier exageración que hiciera, pero ahora que estaban separados entre la Región Divina del Este y del Sur, no podía estar completamente tranquila, ya que sus manos no podían alcanzarlo.

El único consuelo era Mu Xuanyin, que estaba escondida en la Región Divina del Sur, y Qianye Ying’er, que lo había seguido en silencio con los dos Ancestros Brahma y Gu Zhu.

Una fragante brisa pasó ligeramente, y una sombra colorida como una luz ilusoria apareció frente a la encantadora Chi Wuyao, Huajin se arrodilló y dijo con su voz ligeramente urgente: “Maestra, en la Región Divina del Sur…”

“¿Qué pasó?” Chi Wuyao se levantó bruscamente, y no pudo evitar hacer que la tranquila Hua Jin entrara un poco en panico.

Hua Jin calmó un poco su respiración y dijo: “En la ceremonia del Príncipe del Mar del Sur, el Maestro Diablo torturó y mató al Dios Dragón de las Cenizas, uno de los Nueve Dioses Dragón del Clan del Dios Dragón”.

Una frase corta, pero cada palabra era absolutamente impactante, especialmente, Hua Jin enfatizó la palabra “mató”.

“……” Las cejas de Chi Wuayo se fruncieron ligeramente, pero no dijo nada.

Hua Jin continuó: “Esta noticia se esta propagando extremadamente rápido, obviamente el Mar del Sur está ayudando activamente en este asunto, no tardará mucho en que todo el mundo lo sepa”.

“Los Dioses Dragón tienen una conexión entre si, y si el Dios Dragón de las Cenizas realmente ha muerto, los otros ocho Dioses Dragón serán los primeros en saberlo. Y ahora no es en absoluto un buen momento para provocar al Reino del Dios Dragón…”, murmuró Chi Wuyao: “¿Pero por qué él mataría a un Dios Dragón?”

De repente, levantó las cejas y susurró: “¡Puede ser que esté usando esto para inducir miedo en el Mar del Sur y obligarles a usar el Gran Cañón del Dios del Mar!”

“¿El Gran Cañón del Dios del Mar? Que es…” Hua Jin levantó la cabeza y preguntó inconscientemente.

“Si eso es cierto, entonces yo… todavía subestimé su locura por la venganza después de todo.” Los ojos de Chi Wuyao se cerraron ligeramente, luego dio un suspiro tranquilo, algo perdida en sus pensamientos y se dijo a sí misma: “Pensé que después del asunto de Ying’er, él al menos…”

Hua Jin escuchó con aparente comprensión y preguntó: “Maestra, el bando del Reino del Dios Dragón debe estar furioso, incluso sin la orden del Monarca Dragón, es imposible que permanezcan en silencio. Qué debemos hacer ahora, por favor, dé su orden, Maestra”.

Después de un breve momento de silencio, los ojos de Chi Wuyao se abrieron, sus oscuras pupilas eran tan profundas como un mar oscuro: “Envía órdenes a Tian Muyi y a Tian Guhu, haz que movilicen inmediatamente al menos cincuenta reinos estelares estacionados en los reinos occidentales de la Región Divina del Este, haz que abandonen sus guardias, liderados por todos los Reyes del Reino, y que se dirijan inmediatamente al norte y regresen a la Región Divina del Norte, ¡cuanto más rápido mejor!”

En este momento, tenía que hacer todo lo posible para distraer la atención del Reino del Dios Dragón, para ganar tanto tiempo como sea posible.

“¡Sí!” Aunque Hua Jin estaba sorprendida en su corazón, no hizo ninguna pregunta detallada y se dispuso a marcharse.

“¡Espera!” Chi Wuyao pensó de repente en algo y levantó su brazo de jade, fijándolo en el aire.

“Las órdenes permanecen sin cambios, pero dejemos que Tian Muyi y Tian Guhu esperen por ahora”. La voz de Chi Wuyao parecía estar hablando con Hua Jin, pero también parecía estar hablando consigo misma: “Espera unas horas más a tener algo más de información de la Región Divina del Sur, quizás haya alguna sorpresa”.

“Hay otra posibilidad…”, murmuró: “Con un Dios Dragón muerto, quizás el Monarca Dragón también pueda sentirlo.”

¡De ser así, el Monarca Dragón que se había “alejado” regresaría al Reino del Dios Dragón inmediatamente!


mode_commentComentario de Crowli

Espero que mars vuelva a subir los capítulos regularmente.
Pueden leer em manhua en Contra Los Dioses - Sky Mangas


Comentarios del capítulo: (5)


Esto va muy bien, el monarca dragon de seguro encuentra algo y le complica más las cosa a yun che, o puede que venga algo peor que el monarca dragon?Gracias por...

...Ver más
1

gracias por los capitulos... me parece que tendre que empezar a ponerle los cuernos a las novelas que sigo....

1

Gracias por los capitulos.

0

atg-capitulo-1789
ATG - Capítulo 1789
28511
1792

Las Herencias de la Emperatriz Diablo

Traductor: Crowli

Capítulo 1789 - Herencias de la Emperatriz Diablo

La Ciudad Real del Mar del Sur quedó completamente reducida a ruinas, sin que se viera nada de su antigua grandeza y poderosa gloria.

Hasta donde se podía ver, había innumerables huesos y cadáveres ensangrentados, y la oscura y profunda luz seguía devorando todo a su alrededor, y a lo lejos, se oían las voces de desesperación y los lamentos de los practicantes profundos del Mar del Sur mientras huían, como el humo que cubría las ruinas del Mar del Sur, sin saber cuándo se disiparía por completo.

Tal vez, algunas personas habían imaginado que el Reino de Dios del Mar del Sur, que era tan dominante en la Región Divina del Sur, también tendría un día de declive, pero nadie había pensado que se derrumbaría hasta este punto en un solo día.

El propio Yun Che tampoco lo hubiera pensado.

Mientras contemplaba el humo y el polvo, los ojos de Yun Che seguían siendo fríos y penetrantes, y ni su rostro ni su corazón mostraban rastros de demasiado placer.

Al fin y al cabo, por muy minuciosa y trágica que fuera la venganza, no podría recuperar todo lo perdido, y mucho menos borrar el resentimiento hacia su propia ingenuidad e incompetencia del principio.

Con un destello de aura negra, Qianye Ying’er regresó al lado de Yun Che, mientras los ojos de éste seguían mirando distante a la lejana Caizhi, que tenía los pies sobre el Emperador Dragón, flameando orgullosamente en el aire.

"El remoto y antiguo Clan Dragón, que no se entrometió en el mundo mundano, no solo estuvo dispuesto a romper ese hecho hoy, sino que también estuvo dispuesto a convertirse en una raza pecadora manchada de sangre, así que, ¿por qué no pides lo que quieres? Podrías decirlo directamente." Qianye Ying'er dijo: "Con tu ayuda hoy, cualquier solicitud que tengas, te aseguro que nuestro Maestro Diablo no será tacaño".

El Emperador Dragón del Comienzo Absoluto levantó la cabeza, y su voz imperial transmitió una majestuosidad de los tiempos antiguos: "Todas nuestras acciones de hoy solo fueron en obediencia a las órdenes de nuestra Maestra."

Pero estas palabras no estaban dirigidas en respuesta a Qianye Ying’er, sus majestuosos ojos de dragón estaban fijos en el cuerpo de Yun Che: "Maestro Diablo, hoy le hemos ayudado a matar a sus enemigos y no nos arrepentimos por ello, pero en última instancia, espero que sin importar lo que pase en el futuro, puedas ser amable con los seres inocentes.”

Las palabras “ayudar a matar a sus enemigos” salieron de la boca del Emperador Dragón del Principio Absoluto, indicando que tanto su salida del Reino de Dios del Principio Absoluto, como su matanza a la gente del Reino de Dios del Mar del Sur, no era el deseo de su corazón, sino que no podían desobedecer las órdenes de su Maestra.

Todas las miradas de la multitud se posaron en Caizhi, por no hablar de los demás, incluso los tres Emperadores Dios: Shitian, Xuanyuan y Ziwei temblaron violentamente en sus corazones. ¡No podían imaginar cómo la ahora diabolizada Diosa de la Estrella del Lobo Celestial había hecho que este poderoso e incomparable Clan Dragón del Principio Absoluto se sometiera!

Caizhi levantó la mano, y la punta de la Espada del Lobo Celestial parpadeó débilmente en rojo mientras volvía a aparecer ese extraño espacio.

En un instante, se desató una tormenta, las sombras de los Dragones danzaron, y todos los Dragones del Principio Absoluto volaron de vuelta al espacio del otro mundo en orden, y en unas pocas respiraciones, incluido el Emperador Dragón del Principio Absoluto, ya no había sombra de ninguno de ellos, e incluso el aura, también, se disipó rápidamente en el aire.

La enorme sensación de opresión desapareció, y todos sintieron como si diez mil montañas hubieran sido levantadas de sus cuerpos, dando un fuerte suspiro de alivio. Qianye Ying’er miró a Caizhi y susurró: "En ese caso, ¿fuiste tú quien rompió la Formación Profunda de Teletransportación del Mar Ilusorio antes de tiempo, e hiciste que alguien matara a Nan Wansheng dejándolo abandonado en la otra formación por adelantado?"

Cuando Caizhi guardó la Espada del Lobo Celestial, se dio la vuelta con ojos fríos y sin pronunciar una palabra, se alejó instantáneamente.

“¡Caizhi!” Los ojos de Yun Che temblaron y su cuerpo casi precedió a su voluntad, yendo directamente tras ella a toda velocidad.

Los tres grandes Emperadores Dios: Shitian, Xuanyuan y Ziwei habían permanecido inmóviles…, y por primera vez, estaban siendo completamente ignorados. Todos tenían un aspecto diferente, pero ninguno intentó irse.

Sin las órdenes de Yun Che, los Tres Ancestros Yama no hicieron ningún movimiento, pero sus auras estaban firmemente fijadas en los tres Emperadores Dios.

Al sentir el aura de Yun Che acercándose sobre su cuerpo, Caizhi no disminuyó la velocidad, sino que volvió a aumentarla, intentando escapar con todas sus fuerzas.

“¡Caizhi!”

El corazón de Yun Che se apresuró, y su “Hades” se abrió instantáneamente, aumentando su velocidad.

Aunque el avance de Caizhi a lo largo de los años fue monstruoso, su velocidad no lo era, por lo que tampoco era rival para Yun Che en su estado máximo. Rápidamente, su pequeña mano fue sujetada con fuerza por Yun Che, tras lo cual el cuerpo de Yun Che se giró y  sujetó ese exquisito y suave cuerpo con fuerza contra su pecho.

“…… ¡Suéltame!” Su cuerpo estaba firmemente unido alrededor del cuerpo de Yun Che, cálido y dominante, pero los ojos oscuros de Caizhi seguían siendo fríos, y luchó violentamente pero no pudo liberarse.

“¡No lo haré!” Yun Che cerró ligeramente los ojos, su barbilla tocaba su pelo negro que había crecido hasta sus caderas, esta vez, no volvería a soltar a esta chica de sus brazos.

Caizhi frunció ligeramente el ceño, un aura oscura en sus ojos brilló de repente, y el poder del Lobo Celestial en su cuerpo estalló violentamente.

¡Boom!

El poder del Lobo Celestial ya era abrumador, y ahora era aún más insondable, bajo este poder que era suficiente para colapsar el cielo, el espacio circundante se hizo añicos, el pecho de Yun Che se hundió violentamente, y hubo un sonido punzante de dislocación de huesos proveniente de ambos brazos… pero aún asi se aferró a su esbelta cintura con un agarre mortal, sin querer soltarla ni un poco.

“¡Tú!” Un destello de pánico atravesó finalmente sus ojos estrellados, y el poder y el aura que acababan de surgir también se dispersaron por el miedo.

Mientras todo su cuerpo sufría un fuerte dolor, y sus brazos estaban rotos, las comisuras de los labios de Yun Che revelaron una sonrisa, y su voz incluso llevaba una suavidad que había perdido hace mucho tiempo: “Caizhi, pase lo que pase, esta vez no te dejaré escapar de nuevo.”

“Suéltame”. Dijo las mismas palabras, pero su lucha ya no fue tan dura, mordiendo ligeramente sus labios, sus ojos se volvieron fríos de nuevo: “Yun Che, has vuelto desde el abismo de la desesperación hasta aquí, lo que has soportado lo sabes mejor que nadie, por lo que si no quieres volver a caer en el abismo de la desesperación, entonces…”

“¿Porque eres la Estrella Solitaria del Diablo Celestial?” Yun Che sonrió.

“……” Respirando con algo de dificultad, Caizhi susurró: “Madre, tía, hermana mayor… y tú, todos los que estuvieron cerca de mí, todos los que me trataron bien nunca han terminado bien. Ahora que sabes eso… ¡todavía no me sueltas!”

“¿Por qué debería dejarte ir?” Yun Che sonrió: “Hoy en día, soy el Diablo más malvado de este mundo, y si realmente eres una Estrella Solitaria del Diablo Celestial, entonces también eres una estrella destinada a pertenecer sólo a mí”.

Caizhi: “……”

“Nunca olvides que eres mi esposa, mi última familia en este mundo. Hemos dado nuestros respetos al cielo y a la tierra, hemos dado nuestros respetos a nuestros ancestros, Jazmín es testigo de esto, hemos intercambiado votos… de nuestros lazos conyugales, y nunca escaparás de ello en esta vida.”

“Pero ahora, ¿realmente quieres escapar?” El brazo de Yun Che se tensó un poco más, y sus labios presionaron suavemente la nuca de Caizhi, y un ligero temblor ocurrió en el cuerpo de la joven: “Si realmente quieres romper conmigo, ¿porque viniste a la Región Divina del Sur por mí?”

“No… seas presuntuoso.” La cálida exhalación que salía de su níveo cuello hizo que todo su cuerpo se inundara de una sensación de hormigueo e impotencia, poco a poco no quería liberarse, pero esta reticencia la hizo entrar en pánico aún más, y sus dientes de jade quisieron apretar de nuevo mientras decía con fuerza: “Yun Che, haré todo lo posible por ayudarte a vengarte, ya que tu venganza también es la mía. Pero ya dije en el Reino de Dios del Principio Absoluto que no me quedaría a tu lado, no tienes que intentar…”

“¡Aaaah!” Una voz delicada sonó fuera de lugar, y la figura de Qianye Ying’er apareció de forma modesta mientras entrecerraba los ojos y decía: “Si es por mí, no es la gran cosa, donde aparezcas en el futuro, me esconderé muy lejos.”

Los ojos de Caizhi se enfriaron de repente, y su cuerpo se retorció violentamente, pero no pudo escapar de los brazos de Yun Che.

“Qianye”, la voz de Caizhi era extremadamente fría: “Me he estado conteniendo de hacer un movimiento contra ti porque eres más o menos útil para él, ¡pero te lo repito… no intentes provocarme de nuevo!”

“Para poder aprovechar a los aterradores dragones del Clan Dragón del Principio Absoluto con el Poder del Lobo Celestial, quitarme la vida podría considerarse simple”. Sin embargo, Qianye Ying’er se acercó lentamente, y sus ojos dorados se encontraron inflexiblemente con la mirada de Caizhi: “Pero para que una figura tan aterradora crea realmente en el dicho de la Estrella Solitaria del Diablo Celestial. Seguro que, después de todo, sigues siendo una niña con un corazón infantil que está atrapada en sus propias fantasías”.

“¡Estás cortejando la muerte!” Una intensión asesina brotó de Caizhi.

Sin embargo, Qianye Ying’er se dio la vuelta y dijo lentamente: “Pequeña Lobo Celestial, si ni siquiera te atreves a coexistir temporalmente con tus enemigos, ¿de dónde sacaras la fuerza para vengarte de mí? Y…”

Su tono se tornó ligeramente: “Yun Che no permitió que Chi Wuyao la acompañara esta vez cuando vino al Mar del Sur, ni me informó, lo seguí hasta aquí en secreto, la razón de ello, debiste haberla visto claramente.”

El aura asesina de Cazhi se detuvo.

“Chi Wuyao siempre está planeando antes de hacer algo, él no.” Qianye Ying’er continuó, sin saber si estaba hablando con Caizhi o con Yun Che: “Si el poder del Dios Maligno puede vencer al Poder Divino del Gran Cañón del Dios del Mar, él no lo sabía con seguridad, y las consecuencias del fracaso, incluso con esos tres viejos Diablos Yama presentes, solo les esperaría la muerte.”

“Incluso si consiguieran superar el Gran Cañón del Dios del Mar, con la profundidad del Mar del Sur y los tres Emperadores Dios de la Región Divina del Sur que también estaban presentes, más un Nan Guizhong que había estado escondido durante muchos años, el resultado de hoy sería igualmente desconocido.”

“Cada paso dado en este viaje al Mar del Sur fue una apuesta.” Qianye Ying’er mantuvo su postura de espaldas, como si no quisiera que Yun Che viera su expresión: “En aquel entonces, en la Región Divina del Norte, él estaba lleno de odio, y debajo de ese odio había un deseo de morir… casi todas sus acciones me decían que después de tomar su venganza, definitivamente elegiría suicidarse.”

"Más tarde, su deseo de morir se borró. Pero ahora, como pudiste ver, al enfrentarse verdaderamente a esas personas a las que odia hasta la médula, no dudo en arriesgar su vida."

"No hay necesidad de decir más.” Yun Che dijo: “Un plan perfecto e impecable nunca existe en este mundo. Cuando se trata de existencias como el Reino de Dios del Mar del Sur, atraparlos con la guardia baja es mucho mejor a planificar y moverte después, estoy seguro de eso."

“No te pedí que hablaras.” Qianye Ying’er le devolvió la mirada y le dirigió a Yun Che una mirada feroz, luego miró a Caizhi: “Pequeña Lobo Celestial, como puedes ver, no hay forma de que Chi Wuyao y yo lo mantengamos a raya, pero si estuvieras a su lado, podría ser más o menos honesto. Después de todo…”

Qianye Ying’er volvió a darse la vuelta: “¡Son una pareja que ha adorado al cielo y a la tierra, que ha adorado a sus ancestros, con Jazmín como testigo, y que han intercambiado votos…!”

Con un ligero bufido, Qianye Ying’er se alejó rápidamente.

“Caizhi, no es necesario tomar sus palabras demasiado a pecho.” Yun Che dijo: “El yo actual es muy consciente de la vida, es que frente a un oponente como el Mar del Sur, es imposible que exista una contramedida sin riesgo. La verdad es que si estuve apostado, pero mi intuición me dijo que no fallaríamos.”

“…” Después de un silencio bastante largo, Caizhi extendió suavemente su mano sobre el pecho de Yun Che, y esta vez, finalmente dejó lentamente los brazos de Yun Che.

“De acuerdo, me quedaré”. Susurró, sin saber cuál de las palabras de Yun Che o de Qianye Ying’er la había tocado: “La existencia de Qianye es algo que puedo tolerar por ahora también.”

Ella levantó la cabeza de repente y lo miró con sus ojos que abrigaban una oscuridad infinita: "La venganza lo es todo para ti y todo para mí, por nuestro objetivo común, cualquier otra cosa, lo puedo aceptar."

Sin embargo, Yun Che negó suavemente con la cabeza: “La venganza es lo que debo hacer, pero no es todo para mi. En mi todo, también te incluyo a ti.”

“¡Hmph!” Esas palabras que bastaron para emocionar el corazón se encontraron con un frío bufido de Caizhi: “Ya no soy la Caizhi de entonces, sino el Lobo Celestial que está lleno de odio. Deberías haberle dicho más estas palabras a mi hermana en aquel entonces.”

“…” Yun Che se quedó aturdido por un momento, su voz se ralentizó mientras decía suavemente: "Es porque sé lo doloroso y odioso que es perder a alguien que yo... nunca me permitiré perderte de nuevo."

Mientras hablaba, la pequeña mano de Caizhi había vuelto a ser sujetada con fuerza por Yun Che, con mucha firmeza y seguridad, para que no se apartara.

Los ojos estrellados de Caizhi tuvieron un momentáneo temblor.

¿Tiene miedo de perderme por la encomienda de mi hermana, o… realmente me ve como su esposa…?

“Vamos.”

Yun Che la levantó flotando en el aire y voló en la dirección de la que había venido. Todavía había demasiadas cosas que debían resolverse en la Ciudad Real del Mar del Sur.

“¿No vas a preguntarme sobre el Clan Dragón del Principio Absoluto?” dijo Caizhi.

Yun Che sonrió: “Lo reconozco, ese es el Poder del Perforador del Mundo. La Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial realmente te buscó en aquel entonces, y debieron llevarse bien durante un tiempo.”

La luz carmesí de la punta de la Espada del Lobo Celestial se liberó, floreciendo en un extraño e incomparable espacio de otro mundo, y saliendo volando los Dragones del Principio Absoluto que habían habitado el Reino de Dios del Principio Absoluto durante años. La luz carmesí cegadora, y el extraño espacio que desafiaba la percepción del espacio del mundo normal, provenían claramente del poder del Perforador del Mundo.

También estaba el altísimo nivel diablo y avance del poder de Caizhi en estos pocos años, lo más razonable, o posiblemente la única explicación, era la intervención de la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial.

“Así es.” Cai Zhi miró al frente, su pequeña mano parecía seguir olvidando liberarse de la palma de Yun Che: “Después de que la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial regresara al mundo, me encontró en el Reino de Dios del Principio Absoluto muy pronto. Porque en ese momento, tuve una mutación de poder debido a tu 'muerte' y a la diabolización de mi hermana, y como Emperatriz Diablo, ella pudo percibir muy fácilmente mi poder mutado.”

“Pero en ese momento, sólo me miró de lejos y no me prestó atención. Hasta que… se me apareció un día por voluntad propia y me dijo que había decidido dejar el mundo actual y volver al más allá del Caos Primordial.”

“……” Yun Che no dijo nada y escuchó su narración. En ese momento, debería haber estado en la Estrella Polar Azul.

“Ella dijo que creía en tus palabras, y estaba más que dispuesta a creer y obedecer la elección y los deseos del Dios Maligno. Pero… no podía confiar en la humanidad.”

“Así que, antes de marcharse, tuvo que dejar unos cuantos movimientos ocultos para ti, para que no cayeras en una posible perdición. Y yo, por mi parte, soy uno de ellos.”

Los ojos de Caizhi se oscurecieron aún más por unos momentos. Los temores de la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial se cumplieron plenamente… y en el primer momento en que salió del Caos Primordial.

“Ella ha puesto un Sello Diabólico en todo el Clan Dragón del Principio Absoluto, y ha puesto una Fuente Diabólica especial dentro de mí. Si llegara el día que temía, y liberaba la Fuente Diabólica, podría acelerar la diabolización y la fusión de mi poder del Lobo Celestial, a la vez que podría aprovechar el Clan Dragón del Principio Absoluto a voluntad”.

“Después de eso, inyectó una pequeña cantidad del poder espacial del Perforador del Mundo en mi espada, permitiéndome llevar fácilmente al Clan Dragón del Principio Absoluto a mi lado”.

Caizhi invocó la Espada Sagrada del Lobo Celestial, y una luz carmesí apareció ligeramente por encima de la cabeza del lobo en la punta de la espada.

Dado que el poder del Perforador del Mundo en manos de la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial ya no era mucho, el poder grabado en la Espada Sagrada del Lobo Celestial fue naturalmente extra débil, pero debería ser suficiente para existir durante mucho tiempo.

“Si... estoy seguro de que así es.” Yun Che dejó escapar un murmullo bajo, con el corazón infinitamente deprimido.

Recordó claramente que la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial le había dicho entonces con incomparable seriedad que no le ayudaría a deshacerse de sus enemigos o de los peligros ocultos antes de abandonar el Caos Primordial, y que, pasara lo que pasara en el futuro, tendría que enfrentarse a ello con su propio poder, que estaría a la altura de la aprobación del Dios Maligno y de la dignidad del poder del Dios Maligno.

Es cierto que no le despejó las posibles crisis a la vista, pero en secreto, le dejó mucho, mucho…

Tal vez, hay más.

Al igual que un anciano que era frío y duro en la superficie, pero que en realidad escondía demasiado amor hacia su nieto.

"Mujeres, ¿de verdad les gusta decir una cosa y luego hacer otra?" Yun Che dijo inconscientemente, y mientras hablaba para sí mismo, la figura de Xia Qingyue parpadeó inexplicablemente en su mente.

Pero sólo por un momento, y rápidamente fue borrado de su memoria.

Era porque esta figura, este nombre, ya no estaba calificado para aparecer siquiera en su memoria.

“¿Ah?” Caizhi lo miró, aparentemente desconcertada, guardó la Espada Sagrada del Lobo Celestial y dijo: “Obviamente la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial lejos de imaginar y parecer tan terriblemente desesperada, por el contrario… parecía que sí era sincera con el Dios Maligno, de lo contrario no te habría tratado así solo porque llevas su poder.”

“Hmm.” Yun Che asintió con la cabeza. Sin embargo, comprendía muy bien en su corazón que, en comparación con él, a quien la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial estaba más unida y quería proteger más era a Hong’er y a You’er.


mode_commentComentario de Crowli

Es todo por el mes u.u


Comentarios del capítulo: (2)


Cuando leí sobre el perforador del mundo me aterre, pero solo es una parte de su poder, hay una pequeña posibilidad que el verdadero perforador del mundo este e...

...Ver más
2

Muchas gracias por el capítulo... La larga espera valió la pena

1