atg-capitulo-1789
ATG - Capítulo 1789
28511
1792

Las Herencias de la Emperatriz Diablo

Traductor: Crowli

Capítulo 1789 - Herencias de la Emperatriz Diablo

La Ciudad Real del Mar del Sur quedó completamente reducida a ruinas, sin que se viera nada de su antigua grandeza y poderosa gloria.

Hasta donde se podía ver, había innumerables huesos y cadáveres ensangrentados, y la oscura y profunda luz seguía devorando todo a su alrededor, y a lo lejos, se oían las voces de desesperación y los lamentos de los practicantes profundos del Mar del Sur mientras huían, como el humo que cubría las ruinas del Mar del Sur, sin saber cuándo se disiparía por completo.

Tal vez, algunas personas habían imaginado que el Reino de Dios del Mar del Sur, que era tan dominante en la Región Divina del Sur, también tendría un día de declive, pero nadie había pensado que se derrumbaría hasta este punto en un solo día.

El propio Yun Che tampoco lo hubiera pensado.

Mientras contemplaba el humo y el polvo, los ojos de Yun Che seguían siendo fríos y penetrantes, y ni su rostro ni su corazón mostraban rastros de demasiado placer.

Al fin y al cabo, por muy minuciosa y trágica que fuera la venganza, no podría recuperar todo lo perdido, y mucho menos borrar el resentimiento hacia su propia ingenuidad e incompetencia del principio.

Con un destello de aura negra, Qianye Ying’er regresó al lado de Yun Che, mientras los ojos de éste seguían mirando distante a la lejana Caizhi, que tenía los pies sobre el Emperador Dragón, flameando orgullosamente en el aire.

"El remoto y antiguo Clan Dragón, que no se entrometió en el mundo mundano, no solo estuvo dispuesto a romper ese hecho hoy, sino que también estuvo dispuesto a convertirse en una raza pecadora manchada de sangre, así que, ¿por qué no pides lo que quieres? Podrías decirlo directamente." Qianye Ying'er dijo: "Con tu ayuda hoy, cualquier solicitud que tengas, te aseguro que nuestro Maestro Diablo no será tacaño".

El Emperador Dragón del Comienzo Absoluto levantó la cabeza, y su voz imperial transmitió una majestuosidad de los tiempos antiguos: "Todas nuestras acciones de hoy solo fueron en obediencia a las órdenes de nuestra Maestra."

Pero estas palabras no estaban dirigidas en respuesta a Qianye Ying’er, sus majestuosos ojos de dragón estaban fijos en el cuerpo de Yun Che: "Maestro Diablo, hoy le hemos ayudado a matar a sus enemigos y no nos arrepentimos por ello, pero en última instancia, espero que sin importar lo que pase en el futuro, puedas ser amable con los seres inocentes.”

Las palabras “ayudar a matar a sus enemigos” salieron de la boca del Emperador Dragón del Principio Absoluto, indicando que tanto su salida del Reino de Dios del Principio Absoluto, como su matanza a la gente del Reino de Dios del Mar del Sur, no era el deseo de su corazón, sino que no podían desobedecer las órdenes de su Maestra.

Todas las miradas de la multitud se posaron en Caizhi, por no hablar de los demás, incluso los tres Emperadores Dios: Shitian, Xuanyuan y Ziwei temblaron violentamente en sus corazones. ¡No podían imaginar cómo la ahora diabolizada Diosa de la Estrella del Lobo Celestial había hecho que este poderoso e incomparable Clan Dragón del Principio Absoluto se sometiera!

Caizhi levantó la mano, y la punta de la Espada del Lobo Celestial parpadeó débilmente en rojo mientras volvía a aparecer ese extraño espacio.

En un instante, se desató una tormenta, las sombras de los Dragones danzaron, y todos los Dragones del Principio Absoluto volaron de vuelta al espacio del otro mundo en orden, y en unas pocas respiraciones, incluido el Emperador Dragón del Principio Absoluto, ya no había sombra de ninguno de ellos, e incluso el aura, también, se disipó rápidamente en el aire.

La enorme sensación de opresión desapareció, y todos sintieron como si diez mil montañas hubieran sido levantadas de sus cuerpos, dando un fuerte suspiro de alivio. Qianye Ying’er miró a Caizhi y susurró: "En ese caso, ¿fuiste tú quien rompió la Formación Profunda de Teletransportación del Mar Ilusorio antes de tiempo, e hiciste que alguien matara a Nan Wansheng dejándolo abandonado en la otra formación por adelantado?"

Cuando Caizhi guardó la Espada del Lobo Celestial, se dio la vuelta con ojos fríos y sin pronunciar una palabra, se alejó instantáneamente.

“¡Caizhi!” Los ojos de Yun Che temblaron y su cuerpo casi precedió a su voluntad, yendo directamente tras ella a toda velocidad.

Los tres grandes Emperadores Dios: Shitian, Xuanyuan y Ziwei habían permanecido inmóviles…, y por primera vez, estaban siendo completamente ignorados. Todos tenían un aspecto diferente, pero ninguno intentó irse.

Sin las órdenes de Yun Che, los Tres Ancestros Yama no hicieron ningún movimiento, pero sus auras estaban firmemente fijadas en los tres Emperadores Dios.

Al sentir el aura de Yun Che acercándose sobre su cuerpo, Caizhi no disminuyó la velocidad, sino que volvió a aumentarla, intentando escapar con todas sus fuerzas.

“¡Caizhi!”

El corazón de Yun Che se apresuró, y su “Hades” se abrió instantáneamente, aumentando su velocidad.

Aunque el avance de Caizhi a lo largo de los años fue monstruoso, su velocidad no lo era, por lo que tampoco era rival para Yun Che en su estado máximo. Rápidamente, su pequeña mano fue sujetada con fuerza por Yun Che, tras lo cual el cuerpo de Yun Che se giró y  sujetó ese exquisito y suave cuerpo con fuerza contra su pecho.

“…… ¡Suéltame!” Su cuerpo estaba firmemente unido alrededor del cuerpo de Yun Che, cálido y dominante, pero los ojos oscuros de Caizhi seguían siendo fríos, y luchó violentamente pero no pudo liberarse.

“¡No lo haré!” Yun Che cerró ligeramente los ojos, su barbilla tocaba su pelo negro que había crecido hasta sus caderas, esta vez, no volvería a soltar a esta chica de sus brazos.

Caizhi frunció ligeramente el ceño, un aura oscura en sus ojos brilló de repente, y el poder del Lobo Celestial en su cuerpo estalló violentamente.

¡Boom!

El poder del Lobo Celestial ya era abrumador, y ahora era aún más insondable, bajo este poder que era suficiente para colapsar el cielo, el espacio circundante se hizo añicos, el pecho de Yun Che se hundió violentamente, y hubo un sonido punzante de dislocación de huesos proveniente de ambos brazos… pero aún asi se aferró a su esbelta cintura con un agarre mortal, sin querer soltarla ni un poco.

“¡Tú!” Un destello de pánico atravesó finalmente sus ojos estrellados, y el poder y el aura que acababan de surgir también se dispersaron por el miedo.

Mientras todo su cuerpo sufría un fuerte dolor, y sus brazos estaban rotos, las comisuras de los labios de Yun Che revelaron una sonrisa, y su voz incluso llevaba una suavidad que había perdido hace mucho tiempo: “Caizhi, pase lo que pase, esta vez no te dejaré escapar de nuevo.”

“Suéltame”. Dijo las mismas palabras, pero su lucha ya no fue tan dura, mordiendo ligeramente sus labios, sus ojos se volvieron fríos de nuevo: “Yun Che, has vuelto desde el abismo de la desesperación hasta aquí, lo que has soportado lo sabes mejor que nadie, por lo que si no quieres volver a caer en el abismo de la desesperación, entonces…”

“¿Porque eres la Estrella Solitaria del Diablo Celestial?” Yun Che sonrió.

“……” Respirando con algo de dificultad, Caizhi susurró: “Madre, tía, hermana mayor… y tú, todos los que estuvieron cerca de mí, todos los que me trataron bien nunca han terminado bien. Ahora que sabes eso… ¡todavía no me sueltas!”

“¿Por qué debería dejarte ir?” Yun Che sonrió: “Hoy en día, soy el Diablo más malvado de este mundo, y si realmente eres una Estrella Solitaria del Diablo Celestial, entonces también eres una estrella destinada a pertenecer sólo a mí”.

Caizhi: “……”

“Nunca olvides que eres mi esposa, mi última familia en este mundo. Hemos dado nuestros respetos al cielo y a la tierra, hemos dado nuestros respetos a nuestros ancestros, Jazmín es testigo de esto, hemos intercambiado votos… de nuestros lazos conyugales, y nunca escaparás de ello en esta vida.”

“Pero ahora, ¿realmente quieres escapar?” El brazo de Yun Che se tensó un poco más, y sus labios presionaron suavemente la nuca de Caizhi, y un ligero temblor ocurrió en el cuerpo de la joven: “Si realmente quieres romper conmigo, ¿porque viniste a la Región Divina del Sur por mí?”

“No… seas presuntuoso.” La cálida exhalación que salía de su níveo cuello hizo que todo su cuerpo se inundara de una sensación de hormigueo e impotencia, poco a poco no quería liberarse, pero esta reticencia la hizo entrar en pánico aún más, y sus dientes de jade quisieron apretar de nuevo mientras decía con fuerza: “Yun Che, haré todo lo posible por ayudarte a vengarte, ya que tu venganza también es la mía. Pero ya dije en el Reino de Dios del Principio Absoluto que no me quedaría a tu lado, no tienes que intentar…”

“¡Aaaah!” Una voz delicada sonó fuera de lugar, y la figura de Qianye Ying’er apareció de forma modesta mientras entrecerraba los ojos y decía: “Si es por mí, no es la gran cosa, donde aparezcas en el futuro, me esconderé muy lejos.”

Los ojos de Caizhi se enfriaron de repente, y su cuerpo se retorció violentamente, pero no pudo escapar de los brazos de Yun Che.

“Qianye”, la voz de Caizhi era extremadamente fría: “Me he estado conteniendo de hacer un movimiento contra ti porque eres más o menos útil para él, ¡pero te lo repito… no intentes provocarme de nuevo!”

“Para poder aprovechar a los aterradores dragones del Clan Dragón del Principio Absoluto con el Poder del Lobo Celestial, quitarme la vida podría considerarse simple”. Sin embargo, Qianye Ying’er se acercó lentamente, y sus ojos dorados se encontraron inflexiblemente con la mirada de Caizhi: “Pero para que una figura tan aterradora crea realmente en el dicho de la Estrella Solitaria del Diablo Celestial. Seguro que, después de todo, sigues siendo una niña con un corazón infantil que está atrapada en sus propias fantasías”.

“¡Estás cortejando la muerte!” Una intensión asesina brotó de Caizhi.

Sin embargo, Qianye Ying’er se dio la vuelta y dijo lentamente: “Pequeña Lobo Celestial, si ni siquiera te atreves a coexistir temporalmente con tus enemigos, ¿de dónde sacaras la fuerza para vengarte de mí? Y…”

Su tono se tornó ligeramente: “Yun Che no permitió que Chi Wuyao la acompañara esta vez cuando vino al Mar del Sur, ni me informó, lo seguí hasta aquí en secreto, la razón de ello, debiste haberla visto claramente.”

El aura asesina de Cazhi se detuvo.

“Chi Wuyao siempre está planeando antes de hacer algo, él no.” Qianye Ying’er continuó, sin saber si estaba hablando con Caizhi o con Yun Che: “Si el poder del Dios Maligno puede vencer al Poder Divino del Gran Cañón del Dios del Mar, él no lo sabía con seguridad, y las consecuencias del fracaso, incluso con esos tres viejos Diablos Yama presentes, solo les esperaría la muerte.”

“Incluso si consiguieran superar el Gran Cañón del Dios del Mar, con la profundidad del Mar del Sur y los tres Emperadores Dios de la Región Divina del Sur que también estaban presentes, más un Nan Guizhong que había estado escondido durante muchos años, el resultado de hoy sería igualmente desconocido.”

“Cada paso dado en este viaje al Mar del Sur fue una apuesta.” Qianye Ying’er mantuvo su postura de espaldas, como si no quisiera que Yun Che viera su expresión: “En aquel entonces, en la Región Divina del Norte, él estaba lleno de odio, y debajo de ese odio había un deseo de morir… casi todas sus acciones me decían que después de tomar su venganza, definitivamente elegiría suicidarse.”

"Más tarde, su deseo de morir se borró. Pero ahora, como pudiste ver, al enfrentarse verdaderamente a esas personas a las que odia hasta la médula, no dudo en arriesgar su vida."

"No hay necesidad de decir más.” Yun Che dijo: “Un plan perfecto e impecable nunca existe en este mundo. Cuando se trata de existencias como el Reino de Dios del Mar del Sur, atraparlos con la guardia baja es mucho mejor a planificar y moverte después, estoy seguro de eso."

“No te pedí que hablaras.” Qianye Ying’er le devolvió la mirada y le dirigió a Yun Che una mirada feroz, luego miró a Caizhi: “Pequeña Lobo Celestial, como puedes ver, no hay forma de que Chi Wuyao y yo lo mantengamos a raya, pero si estuvieras a su lado, podría ser más o menos honesto. Después de todo…”

Qianye Ying’er volvió a darse la vuelta: “¡Son una pareja que ha adorado al cielo y a la tierra, que ha adorado a sus ancestros, con Jazmín como testigo, y que han intercambiado votos…!”

Con un ligero bufido, Qianye Ying’er se alejó rápidamente.

“Caizhi, no es necesario tomar sus palabras demasiado a pecho.” Yun Che dijo: “El yo actual es muy consciente de la vida, es que frente a un oponente como el Mar del Sur, es imposible que exista una contramedida sin riesgo. La verdad es que si estuve apostado, pero mi intuición me dijo que no fallaríamos.”

“…” Después de un silencio bastante largo, Caizhi extendió suavemente su mano sobre el pecho de Yun Che, y esta vez, finalmente dejó lentamente los brazos de Yun Che.

“De acuerdo, me quedaré”. Susurró, sin saber cuál de las palabras de Yun Che o de Qianye Ying’er la había tocado: “La existencia de Qianye es algo que puedo tolerar por ahora también.”

Ella levantó la cabeza de repente y lo miró con sus ojos que abrigaban una oscuridad infinita: "La venganza lo es todo para ti y todo para mí, por nuestro objetivo común, cualquier otra cosa, lo puedo aceptar."

Sin embargo, Yun Che negó suavemente con la cabeza: “La venganza es lo que debo hacer, pero no es todo para mi. En mi todo, también te incluyo a ti.”

“¡Hmph!” Esas palabras que bastaron para emocionar el corazón se encontraron con un frío bufido de Caizhi: “Ya no soy la Caizhi de entonces, sino el Lobo Celestial que está lleno de odio. Deberías haberle dicho más estas palabras a mi hermana en aquel entonces.”

“…” Yun Che se quedó aturdido por un momento, su voz se ralentizó mientras decía suavemente: "Es porque sé lo doloroso y odioso que es perder a alguien que yo... nunca me permitiré perderte de nuevo."

Mientras hablaba, la pequeña mano de Caizhi había vuelto a ser sujetada con fuerza por Yun Che, con mucha firmeza y seguridad, para que no se apartara.

Los ojos estrellados de Caizhi tuvieron un momentáneo temblor.

¿Tiene miedo de perderme por la encomienda de mi hermana, o… realmente me ve como su esposa…?

“Vamos.”

Yun Che la levantó flotando en el aire y voló en la dirección de la que había venido. Todavía había demasiadas cosas que debían resolverse en la Ciudad Real del Mar del Sur.

“¿No vas a preguntarme sobre el Clan Dragón del Principio Absoluto?” dijo Caizhi.

Yun Che sonrió: “Lo reconozco, ese es el Poder del Perforador del Mundo. La Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial realmente te buscó en aquel entonces, y debieron llevarse bien durante un tiempo.”

La luz carmesí de la punta de la Espada del Lobo Celestial se liberó, floreciendo en un extraño e incomparable espacio de otro mundo, y saliendo volando los Dragones del Principio Absoluto que habían habitado el Reino de Dios del Principio Absoluto durante años. La luz carmesí cegadora, y el extraño espacio que desafiaba la percepción del espacio del mundo normal, provenían claramente del poder del Perforador del Mundo.

También estaba el altísimo nivel diablo y avance del poder de Caizhi en estos pocos años, lo más razonable, o posiblemente la única explicación, era la intervención de la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial.

“Así es.” Cai Zhi miró al frente, su pequeña mano parecía seguir olvidando liberarse de la palma de Yun Che: “Después de que la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial regresara al mundo, me encontró en el Reino de Dios del Principio Absoluto muy pronto. Porque en ese momento, tuve una mutación de poder debido a tu 'muerte' y a la diabolización de mi hermana, y como Emperatriz Diablo, ella pudo percibir muy fácilmente mi poder mutado.”

“Pero en ese momento, sólo me miró de lejos y no me prestó atención. Hasta que… se me apareció un día por voluntad propia y me dijo que había decidido dejar el mundo actual y volver al más allá del Caos Primordial.”

“……” Yun Che no dijo nada y escuchó su narración. En ese momento, debería haber estado en la Estrella Polar Azul.

“Ella dijo que creía en tus palabras, y estaba más que dispuesta a creer y obedecer la elección y los deseos del Dios Maligno. Pero… no podía confiar en la humanidad.”

“Así que, antes de marcharse, tuvo que dejar unos cuantos movimientos ocultos para ti, para que no cayeras en una posible perdición. Y yo, por mi parte, soy uno de ellos.”

Los ojos de Caizhi se oscurecieron aún más por unos momentos. Los temores de la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial se cumplieron plenamente… y en el primer momento en que salió del Caos Primordial.

“Ella ha puesto un Sello Diabólico en todo el Clan Dragón del Principio Absoluto, y ha puesto una Fuente Diabólica especial dentro de mí. Si llegara el día que temía, y liberaba la Fuente Diabólica, podría acelerar la diabolización y la fusión de mi poder del Lobo Celestial, a la vez que podría aprovechar el Clan Dragón del Principio Absoluto a voluntad”.

“Después de eso, inyectó una pequeña cantidad del poder espacial del Perforador del Mundo en mi espada, permitiéndome llevar fácilmente al Clan Dragón del Principio Absoluto a mi lado”.

Caizhi invocó la Espada Sagrada del Lobo Celestial, y una luz carmesí apareció ligeramente por encima de la cabeza del lobo en la punta de la espada.

Dado que el poder del Perforador del Mundo en manos de la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial ya no era mucho, el poder grabado en la Espada Sagrada del Lobo Celestial fue naturalmente extra débil, pero debería ser suficiente para existir durante mucho tiempo.

“Si... estoy seguro de que así es.” Yun Che dejó escapar un murmullo bajo, con el corazón infinitamente deprimido.

Recordó claramente que la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial le había dicho entonces con incomparable seriedad que no le ayudaría a deshacerse de sus enemigos o de los peligros ocultos antes de abandonar el Caos Primordial, y que, pasara lo que pasara en el futuro, tendría que enfrentarse a ello con su propio poder, que estaría a la altura de la aprobación del Dios Maligno y de la dignidad del poder del Dios Maligno.

Es cierto que no le despejó las posibles crisis a la vista, pero en secreto, le dejó mucho, mucho…

Tal vez, hay más.

Al igual que un anciano que era frío y duro en la superficie, pero que en realidad escondía demasiado amor hacia su nieto.

"Mujeres, ¿de verdad les gusta decir una cosa y luego hacer otra?" Yun Che dijo inconscientemente, y mientras hablaba para sí mismo, la figura de Xia Qingyue parpadeó inexplicablemente en su mente.

Pero sólo por un momento, y rápidamente fue borrado de su memoria.

Era porque esta figura, este nombre, ya no estaba calificado para aparecer siquiera en su memoria.

“¿Ah?” Caizhi lo miró, aparentemente desconcertada, guardó la Espada Sagrada del Lobo Celestial y dijo: “Obviamente la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial lejos de imaginar y parecer tan terriblemente desesperada, por el contrario… parecía que sí era sincera con el Dios Maligno, de lo contrario no te habría tratado así solo porque llevas su poder.”

“Hmm.” Yun Che asintió con la cabeza. Sin embargo, comprendía muy bien en su corazón que, en comparación con él, a quien la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial estaba más unida y quería proteger más era a Hong’er y a You’er.


mode_commentComentario de Crowli

Es todo por el mes u.u


Comentarios del capítulo: (2)


Cuando leí sobre el perforador del mundo me aterre, pero solo es una parte de su poder, hay una pequeña posibilidad que el verdadero perforador del mundo este e...

...Ver más
2

Muchas gracias por el capítulo... La larga espera valió la pena

1

atg-capitulo-1790
ATG - Capítulo 1790
28624
1793

La elección de los Emperadores Dios

Traductor: Crowli

Capítulo 1790: La elección de los Emperadores Dios

"Caizhi, ¿por qué viniste a la Región Divina del Sur?", Preguntó Yun Che. Probablemente sabía la respuesta, pero aún quería escuchar a Caizhi decirlo en persona.

Caizhi dijo leve y débilmente: “Con el lado de la Región Divina del Este siendo sorprendida por ustedes, además de la enorme inclinación de la Región Divina del Este hacia la Región Divina del Norte, supuse que la batalla de la Región Divina del Este no debería necesitar mi ayuda, y luego de la Región Divina del Este, estaba segura que definitivamente seguirá la Región Divina del Sur.”

“Es solo que no esperaba que fuera tan pronto”. Caizhi miró a Yun Che, con sus mejillas todavía infantiles, pero con una indiferencia y determinación completamente diferentes a las de antes: "Había pensado en liderar gradualmente disturbios civiles en la Región Divina del Sur en la oscuridad, pero tú… estabas tan impaciente que viniste aquí en persona.”

La Región Divina del Este aún no se había estabilizado, y la Región Divina del Oeste era aún más impredecible, por lo que su llegada a la Región Divina del Sur fue realmente “impaciente”.

“¿Entonces fuiste tú quien manipuló la Formación de Teletransportación del Mar del Sur en ese momento?" Yun Che preguntó… De repente, pareció pensar en algo y sus cejas se movieron levemente.

“Con el poder del Perforador del Mundo grabado en la Espada Sagrada del Lobo Celestial, rastrear la ubicación del otro núcleo de la Formación de Teletransportación del Mar del Sur fue muy fácil.” Caizhi dijo fríamente: “Si el Mar del Sur se viera forzado a una situación desesperada, la persona más probable a utilizar la Formación sería Nan Wansheng, y si escapara en ella, entonces sería teletransportado aún lugar donde solo le esperaría la muerte”.

"¿Quién es la persona que esperó fuera de la formación y mató a Nan Wansheng?" Yun Che preguntó de repente.

"Por supuesto que alguien del Clan Dragón del Principio..." dijo Caizhi a medias, pero al percibir de repente los ojos obviamente diferentes de Yun Che, fue incapaz de decir la segunda mitad de la frase.

“El aura del Clan Dragón del Principio Absoluto es especial, y si apareciera en el Reino de Dios antes de tiempo, sería fácilmente detectado.” Yun Che dijo lentamente: “Después de todo, Nan Wangsheng es la persona número uno en la Región Divina del Sur, incluso gravemente herido y cerca de la muerte, para exterminarlo en tan poco tiempo, el único entre el Clan Dragón del Principio Absoluto capaz de tal hazaña sería probablemente el Emperador Dragón del Principio Absoluto.”

“Y el Emperador Dragón del Principio Absoluto ha estado bajo tus pies desde el principio”. Miro a Caizhi mientras reflexionaba en su mente: “¿Quién demonios fue entonces?”

"Hmph", dijo Caizhi: "No necesitas saberlo".

"Mm..." Yun Che apretó la palma de Caizhi y sonrió: "Bien, entonces no preguntaré".

Después de que Nan Wansheng desapareciera, Nan Guizhong cambió su expresión drásticamente tres respiraciones después de eso... En tres respiraciones, ¿cuántas personas entre el cielo y la tierra podrían matar al gravemente herido Nan Wansheng...?

Caizhi no quiso decirlo, y Yun Che ciertamente no quería forzarla, pero siguió pensado en silencio este asunto.

...

De vuelta en el cielo sobre la Ciudad Real del Mar del Sur, el humo negro como el carbón seguía girando y elevándose, engullendo el mar de sangre que se extendía por el cielo.

Yan Tianxiao ya había regresado, y rápidamente se inclinó hacia adelante: “Maestro Diablo, los restantes villanos del Mar del Sur han huido todos fuera del reino, hemos seguido las órdenes del Maestro Diablo y no los hemos perseguido más”.

"Bien", asintió Yun Che.

Yan Tianxiao miró a Caizhi al lado de Yun Che. Sus labios se movieron ligeramente, pero se contuvo de hacer más preguntas.

Al ver a Yun Che y Caizhi cogidos de la mano con fuerza, los Tres Ancestros Yama suspiraron en su corazón.

Una maestra más a quien tenemos que servir con cuidado…

Qianye Ying'er curvó los labios ligeramente, pero no dijo nada para molestar a Caizhi.

Nan Qianqiu todavía estaba siendo llevado en las manos de Yan Yi agarrándose la cabeza.

No estaba completamente inconsciente, y vio con sus propios ojos el final de Nan Guizhong con su autodestrucción, vio con sus propios ojos la muerte de los Dioses del Mar uno por uno, y fue testigo del colapso de la Ciudad Real en un mar de sangre… Estaba en una especie de terror y desesperación que no podía ser descrito en ninguna palabra.

La feroz aura de Yan Yi era como diez mil agujas de acero completas que atravesaban cada rincón de su cuerpo, cada momento era peor que la muerte, pero no podía luchar, ni siquiera podía soltar un gemido de desesperación, sólo los poros de todo su cuerpo se contraían en espasmos incomparablemente violentos.

No sabía por qué seguía vivo… obviamente tenía miedo de la muerte, pero en este momento sólo quería morir para acabar con esta sombría pesadilla.

Cang Shitian, que se había quedado solo durante mucho tiempo, de repente dio un paso adelante en este momento, y con eso, realmente se arrodilló sobre una rodilla frente a Yun Che, con su cabeza colgando profundamente, y gritó fuertemente: “¡El Maestro Diablo es el mejor, yo, Cang Shitian, el Rey del Reino del Mar Azure de las Diez Direcciones, ¡felicito al Maestro Diablo por atravesar al Mar del Sur y establecer su dominio en la Región Divina del Sur! Este Cang Shitian desea dar la bienvenida al Maestro Diablo como Emperador Dios de la Región Divina del Sur y servir bajo el estandarte del Maestro Diablo a partir de ahora. Estoy a su disposición, por favor, acépteme.”

Si uno no lo hubiera escuchado con sus propios oídos, nadie creería jamás que esas palabras habían provenido de la boca de un Emperador Dios de la Región Divina del Sur.

El Emperador Xuanyuan y el Emperador Ziwei se miraron simultáneamente con los ojos bien abiertos y sus diez dedos temblaron, sintiéndose doblemente humillados por ser de la misma Región Divina del Sur que él.

“¿Eh?” La mirada de Yun Che se desvió y miró débilmente a Cang Shitian antes patear de repente con un pie.

Esta patada iba dirigida directamente a la cara de Cang Shitian... que era la línea de fondo de la dignidad de cualquier persona y que nadie se dejaría patear allí. Mucho menos un Emperador Dios que despreciaba a todos.

Pero las comisuras de los labios de Cang Shitian se crisparon ligeramente, y no lo esquivó, incluso reuniendo el aura de su cuerpo hacia abajo.

¡Boom!

Esta patada golpeó sin piedad a Cang Shitian en la cara, y al instante, el puente de la nariz de Cang Shitian se quebró, sus incisivos se rompieron, y dos columnas de sangre brotaron de sus fosas nasales.

El cuerpo del Emperador Dios Shitian rodó en el aire durante varios metros, y cuando aterrizó, siguió presentando la misma postura arrodillada que antes, dejando que la sangre fluyera de su rostro mientras bajaba la cabeza y decía: “Le agradezco al Maestro Diablo por su afecto.”

“¡Cang… Cang Shitian!” El Emperador Xuanyuan señaló con el dedo a Cang Shitian, con los músculos de la cara crispados, incapaz de hablar durante mucho tiempo.

Para sobrevivir, aunque vergonzoso, era comprensible. Pero él, Cang Shitian, el mundialmente famoso Emperador Dios Shitian, se había rebajado hasta tal punto… Ya no había una palabra de vergüenza para describirlo.

"Je", se burló Yun Che: "¿No es este el Emperador Dios Shitian de la Región Divina del Sur? ¿Por qué de repente te volviste como un perro?"

Con comentarios tan humillantes, Cang Shitian no cambió de rostro y dijo con voz pesada: “Ya que he decidido inclinarme ante el Maestro Diablo, lo serviré como un perro o un caballo”.

“Ay” Se escuchó un leve suspiro fantasmal, era Qianye Wugu.

Incluso él, que despreciaba la vida, no podía aceptar que un Emperador Dios doblara repentinamente sus rodillas y perdiera su dignidad. Cerró los ojos y dijo: “El miedo a la muerte es una naturaleza de los seres humanos. Pero con su dignidad de Emperador Dios, cargas con la gloria y la desgracia del Reino del Mar Azure de las Diez Direcciones, entonces ¿por qué te rebajarías de esta forma?”

"Jaja", Cang Shitian dejó escapar una extraña sonrisa ante las palabras de Qianye Wugu.

Levantó la cabeza y su mirada era también bastante simple: “Es mejor vivir que morir en vano. Y… ¿cómo sabes que este Rey no quiere realmente estar bajo el Maestro Diablo?”

"..." Qianye Wugu frunció el ceño ligeramente, y Yun Che también entrecerró los ojos.

"¡Cang Shitian!", El emperador Ziwei finalmente no pudo contenerse más y rugió: “¡Eres tan temeroso de la muerte y estas dispuesto a ser un perro, has perdido toda tu dignidad! ¡Ya no eres digno de ser el Emperador del Mar Azure de las Diez Direcciones, y mucho menos Emperador Dios de mi Región Divina del Sur… me avergüenzas!”

El Emperador Xuanyuan levantó rápidamente su mano, deteniendo las palabras del Emperador Ziwei.

"Jajajaja". Cang Shitian se rió y dijo sin prisa: “La vida es demasiado aburrida y sosa. Cien años, mil años, diez mil años… Este Rey lleva no sé cuántos años sin encontrar una diversión decente.”

“Pero ahora, el cielo y la tierra han cambiado de color.” Cang Shitian se reía, y en lugar de miedo y humillación, su risa conllevaba unos retorcidos momentos de placer: “¡Siguiendo al Maestro Diablo podríamos ser capaces de poner este cielo y tierra patas arriba y crear un nuevo mundo completamente diferente!”

“¿Hay algo más interesante en el mundo que esto?” Giró ferozmente la cabeza, y su mirada ardía mientras miraba fijamente al Emperador Xuanyuan y al Emperador Ziwei: “En una era así, tal oportunidad nunca se ha visto en la historia del Reino de Dios, esto es un regalo celestial, ¡¿cómo puede este Rey perdérselo?! De este modo, este Rey no habrá desperdiciado su camino en este mundo humano sin interés, ¡jejeje!”

"Tú..." El Emperador Xuanyuan señaló a Cang Shitian y dijo con voz temblorosa: "¡Realmente... eres un lunático!"

Cang Shitian actuaba como un loco, nunca seguía la moral humana normal, incluso el Reino de Dios de hace diez mil años hizo circular su titulo de “loco”. No fue hasta hoy que la gente realmente supo lo loco que estaba este hombre.

Nadie sabe si estas fueron palabras que vinieron realmente del corazón de Cang Shitian, pero después de la destrucción del Mar del Sur, cualquiera… especialmente los Emperadores Dios de la Región Divina del Sur que fueron testigos de todo, ya no podían negar que la Región Divina del Norte liderada por el Maestro Diablo Yun Che tenía el potencial de derrocar todo bajo el cielo.

¡Incluso con la existencia más poderosa del Reino de Dios actual, el Reino del Dios Dragón!

“Jeje, ¿inclinarse ante este Maestro Diablo sólo porque es interesante? Es una respuesta bastante torpe”. Yun Che rió fría y débilmente: “Cang Shitian, en aquel entonces fuera de la Estrella Polar Azul, fuiste uno de los que nos golpeó a mí y a mi Maestra, ¿crees que este Maestro Diablo te dejará libre hoy?”

Cang Shitian miró fijamente a Yun Che y dijo en voz baja: "Este Rey no le guarda rencor al Maestro Diablo, lo que hice en ese momento y lo que hago hoy es solo lo que creo yo, es la elección más correcta."

“Después de que el Maestro Diablo atraviese la Región Divina del Sur, lo siguiente que tendrá que enfrentar es la Región Divina del Oeste. Aunque el poder del Maestro Diablo es abrumador, me temo que no podrá subestimar la Región Divina del Oeste. De esta manera, un Emperador Dios que está decidido a luchar por su vida y un  Emperador Dios que está dispuesto a ser un perro leal, así como todo el Reino del Mar Azure de las Diez Direcciones… tan grande como el Maestro Diablo sea, definitivamente hará la elección más sabia incluso si tiene odio y resentimiento hacia este Rey.”

Yun Che levantó la cabeza con orgullo y lo miró con frialdad: "¿Le estás enseñando a este Maestro Diablo a hacer las cosas?"

"¿Cómo me atrevería?", Dijo Cang Shitian, levantando la palma de la mano y sonriendo levemente: “Acabo de arrodillarme y he herido gravemente a Nan Wansheng, como han atestiguado todos. Si el Maestro Diablo está decidido a matarme, bien podría hacerlo después de la batalla con la Región Divina del Oeste, ¡después de haberme utilizado!”

Los ojos de Yun Che se entrecerraron de nuevo.

“El Maestro Diablo nunca había puesto un pie en la Región Divina del Sur, y la Región Divina del Norte también debe saber muy poco sobre la Región Divina del Sur. Ahora que el Maestro Diablo ha derrotado a la Región Divina del Sur, pero para barrer la vasta Región Divina del Sur, me temo que se necesitarán muchos días. Pero si tiene a este Rey como guía, definitivamente obtendremos el doble de resultados con la mitad de esfuerzo, e incluso si la Región Divina del Oeste se mueve repentinamente de forma dramática, podremos lidiar con ella con facilidad”.

"..." Después de algunas palabras, todos miraron los ojos del Emperador Dios lunático con algunos cambios más sutiles.

“Ahh”. Qianye Wugu dejó escapar otro suspiro, y luego susurró para sí mismo: “Parece que este viejo realmente ha subestimado a este descendiente del Mar Azure”.

Las comisuras de la boca de Yun Che parecieron sonreír, pero todos pudieron percibir con inconfundible claridad que su aura asesina hacia Cang Shitian había desaparecido de repente.

No respondió a Cang Shitian, pero de repente volvió la cabeza, y sus pupilas oscuras traspasaron al Emperador Xuanyuan y al Emperador Ziwei en la distancia: “¿Qué pasa con ustedes dos?”

Los rostros de los dos Emperadores Dios se ensombrecieron por un momento, y el Emperador Xuanyuan dio un paso adelante y dijo con voz profunda: “Poderoso Maestro Diablo, este Xuanyuan le rinde sus respetos.”

Tomó un ligero respiro y continuó: “Mientras el Maestro Diablo no ofenda mi Reino Xuanyuan, este Xuanyuan nunca será un enemigo del Maestro Diablo. Con estas palabras, este Xuanyuan puede jurarlo por su espada.”

Con Xuanyuan al frente, la presión en el corazón del Emperador Ziwei se redujo considerablemente, y dijo: “¡Yo, el Emperador Dios Ziwei, también prometo que no ofenderé activamente a la Región Divina del Norte!”

La oscuridad se cernía en el aire, pero tuvieron que retroceder. Esta era ya una opción casi impotente y humillante para los dos Emperadores Dios… pero, al menos, todavía se aferraron a lo último de su dignidad como Emperadores Dios, sin arrastrarse como lo había hecho Cang Shitian.

"Jej..." Yun Che dejó escapar una mueca de desprecio ante las palabras del Emperador Xuanyuan y Ziwei.

El viento diabólico se arremolinó, y dentro de su risa baja había una burla infinita. Su mirada se desvió ligeramente, mirando claramente a los dos Emperadores Dios, pero fue como mirar de reojo a dos grillos extremadamente rastreros y ridículos: “Ustedes, ¿están negociando con este Maestro Diablo?”

El aura y los ojos de Yun Che hicieron que los dos Emperadores Dios se sintieran extremadamente incómodos, y el Emperador Xuanyuan dijo con voz profunda: “Maestro Diablo, la Región Divina del Sur es el lugar raíz de nuestros Reinos Xuanyuan y Ziwei, y también es el lugar que debemos vigilar. Ahora que el Maestro Diablo ha llegado, estamos haciendo este tipo de promesa, que ya es una concesión que nunca se ha hecho antes”.

El Emperador Ziwei continuó: “El Maestro Diablo seguramente se enfrentará a la fuerte presión de la Región Divina del Oeste en cualquier momento. Los dos reinos que están decididos a morir como enemigos, frente a los dos reinos que han prometido retirarse y quedarse fuera… con lo sabio que es el Maestro Diablo, debe saber elegir”.

Estas palabras eran exactamente las mismas que dijo Cang Shitian anteriormente. Pero Cang Shitian sonrió levemente en este momento, mostrando un poco de burla.

"Esta vasta Región Divina del Sur es una tierra tan humilde, que incluso sus Emperadores Dios son unos tontos tan ingenuos y ridículos".

La mirada de Yun Che se movió ligeramente, y de repente los cielos y la tierra se oscurecieron, las sombras fantasmales de los Tres Ancestros Yama habían rodeado a los dos Emperadores Dios, como si la tenebrosa aura diabólica de lo más profundo del infierno fuera liberada al mismo tiempo, penetrando instantáneamente el alma y entrando en los huesos, haciendo que los dos Emperadores Dios temblaran sin control.

"Maestro Diablo, usted..." La espada del Emperador Xuanyuan zumbó en su mano, pero no se atrevió a sacarla.

“Cang Shitian ha desechado su propia dignidad y está dispuesto a ser un perro leal, así que desde que se convirtió en el perro de este Maestro Diablo, ciertamente tiene las calificaciones para decir una que otra cosa”. Los ojos estrechos de Yun Che se inclinaron: “Pero, ¿Qué son ustedes dos? ¿También son dignos de hablarle a este Maestro Diablo?”

El Emperador Xuanyuan y el Emperador Ziwei se estremecieron al mismo tiempo.

“En aquel momento, ustedes pisotearon la bondad de este Maestro Diablo. Y hoy, han ayudado al Mar del Sur a lidiar con este Maestro Diablo. Este Maestro Diablo nunca ha hecho un movimiento contra ustedes antes, dejando sus vidas de perros en paz, ¿y aún osaron ir en mi contra?"

"Tienen muchas agallas."

Obviamente, habiendo esperado que Yun Che actuara así, por lo que los ojos del Emperador Xuanyuan y del Emperador Ziwei en cambio se volvieron unos grados más fríos y decididos. El Emperador Xuanyuan dijo: “Maestro Diablo, reconocemos que la fuerza de la Región Divina del Norte supera con creces toda predicción. Sin embargo, la Región Divina del Oeste es diferente de mi Región Divina del Sur, acaba de matar al Dios Dragón de la Ceniza, ¡el Reino del Dios Dragón debe estar movilizándose ahora mismo!”

“Si nos retiramos, el Maestro Diablo no tendrá preocupaciones en la Región Divina del Sur, de lo contrario… si son atacados por ambos lados, me temo que será un millón de veces peor para el Maestro Diablo.”

El Emperador Ziwei miró directamente a Yun Che, expresando plenamente la majestuosidad de un Emperador Dios, y dijo seriamente: “Pensando en la paz de los Reinos Xuanyuan y Ziwei, ya es un millón de veces mas vergonzoso para nosotros retroceder hasta este punto, y también es diez mil veces más beneficioso para el Maestro Diablo. Pero si nosotros dos somos obligados a ponernos de rodillas ante el Maestro Diablo como lo hizo Cang Shitian…”

La voz se detuvo.

Entonces los ojos del Emperador Ziwei florecieron con un aura púrpura, y el aura a su alrededor se curvó ligeramente, como si estuviera dispuesto a luchar por su vida: “¡Aunque los dos seamos enterrados aquí hoy, nunca nos doblegaremos! Cuando el Maestro Diablo luche contra la Región Divina del Oeste, los Reinos Ziwei y Xuanyuan también serán las afiladas cuchillas que irán contra la espalda del Maestro Diablo.”

"Muy bien", respondió Yun Che con indiferencia, y luego se volvió: "Entonces mueran".

“Mátenlos, luego arrasen con los Reinos Xuanyuan y Ziwei.”

Cuando Yun Che dio la orden, los Tres Ancestros Yama no dudaron ni un momento, y al instante cargaron salvajemente como tres perros rabiosos, con sus tres garras fantasmales oscuras abriendo tres abismos diabólicos negros como el carbón, bloqueando todo el espacio alrededor de los dos Emperadores Dios.

Nunca soñaron que Yun Che emitiría directamente una orden de matar. Los dos Emperadores Dios que estaban atónitos fueron aplastados en el dominio oscuro abierto por los Tres Ancestros Yama. Yan Tianxiao y los Fantasmas Yama también se movieron con ellos, y los feroces estallidos de poder de los Fantasmas Yama se fusionaron en una red diabólica que devoró toda la luz, extendiendo un dominio de bloqueo del que incluso los Emperadores Dios no tenían forma de escapar.

El Dominio de la Espada del Emperador Xuanyuan y el aura púrpura del Emperador Ziwei estallaron al mismo tiempo, pero estos dos Emperadores Dios se enfrentaban al poder de los Tres Ancestros Yama y los Fantasmas Yama, además de los Dos Ancestros Brahma que no habían hecho ningún movimiento, Qianye Ying’er, Gu Zu, Yun Che, Caizhi… y Cang Shitian, que acababa de perder su dignidad.

Se enfrentaban a una situación verdaderamente desesperada y su vía de escape ahora había sido sellada.

Se aferraron con fuerza al campo, con los dientes apretados, pero el Emperador Xuanyuan ya no pudo mantener la calma y dijo con voz profunda: “Maestro Diablo, ya hemos retrocedido diez mil pasos, ¿realmente quieres que los peces mueran y la red se rompa?”

La noticia de la trágica muerte del Dios Dragón de la Ceniza debe haberse extendido a lo largo y ancho, y la furia y las represalias del Reino del Dios Dragón no tardarían en llegar. Bajo este tipo de situación, estaban seguros de que Yun Che definitivamente no quería dos enemigos igual de fuertes. Por lo tanto, tuvieron suficiente confianza en la “negociación” con Yun Che.

Pero para su sorpresa...

Antes de que pudieran obtener una respuesta de Yun Che, de repente se oyó una risa fuerte y salvaje en sus oídos.

"Jajajaja... jajajajajaja!"

La persona que se rió salvajemente fue Cang Shitian, sus músculos faciales temblaron salvajemente, y se inclinó hacia adelante y hacia atrás mientras reía, como si hubiera visto la escena más cómica del mundo.

"¡Cang Shitian!" La frustración y la ansiedad interminables se convirtieron en ira, y el Emperador Ziwei apretó los dientes y dijo: “¡Perro loco e irrespetuoso… todavía tienes la cara para reírte!”

"¡Ja... jajaja... jajajaja!" Cang Shitian se frotó la mano en el pecho, inclinándose hacia delante y hacia atrás, le costó mucho detener su risa salvaje. Luego giró los ojos sin prisa y miró a los dos Emperadores Xuanyuan y Ziwei con una mirada casi despectiva: "Qué manera de morir antes que ceder, qué manera de ser tan orgulloso, tsk tsk tsk."

Cang Shitian negó con la cabeza y lentamente sonrió en un arco ridículo: “Xuanyuan, Ziwei, al menos han sido Emperadores Dios durante más de 20.000 años, sus cerebros no están tan corrompidos como para perder la memoria, ¿verdad? No creo que hayan olvidado quién salvó este Reino de Dios en aquel entonces, ¿verdad? Así como la clase de caras que pusieron cuando el Maestro Diablo fue perseguido por los reinos en aquel entonces, ¿verdad?”

La complexión del Emperador Xuanyuan y el Emperador Ziwei cambió ligeramente al mismo tiempo.

“¡Está muy bien que quieran engañar a esos tontos de poca monta con sus miradas de “morir antes que ceder”, pero delante del Maestro Diablo… ustedes simplemente son los payasos más cómicos y vergonzosos de este mundo! ¡Jajajajaja!”

"¡Oh, no, no, no!" Cang Shitian se rió salvajemente, y luego dijo de inmediato: “La verdad de la salvación del Maestro Diablo en aquel entonces es básicamente conocida por todos en la Región Divina del Sur hoy en día, así que tal vez a los ojos de esas personas tontas, estas miradas suyas son sólo la cara de un payaso. ¡¿Cómo se atreven a tratar de negociar con el Maestro Diablo, de dónde han sacado tal cara… jajajaja!”

"¡Cang... Shi... Tian...!" El Emperador Xuanyuan y el Emperador Ziwei apretaron los dientes, sus voces temblaron y sus ojos estaban llenos de ira... Pero no había duda de que las palabras de Cang Shitian eran como puñales, atravesando sus almas.

La verdad de ese año que los Emperadores Dios prometieron mantener firmemente oculto. Después de que Yun Che expusiera la energía de la oscuridad, todos querían deshacerse de él por… razones similares, obligando a esta persona que acababa de salvar el mundo a un callejón sin salida, y también destruyendo el planeta del que procedía, destruyendo todo lo que tenía.

En lo que respecta a la naturaleza humana, un millón de palabras ingratas no alcanzarían a describir este comportamiento.… Ellos mismos lo sabían. Por lo tanto, lo triste era que no tenían forma de refutar las palabras de Cang Shitian. También era cierto que no estaban capacitados para hablar de cara y dignidad delante de Yun Che.

Pensando en ello en este momento, su "arrogancia" y su "morir antes que ceder" fueron realmente muy divertidos.

Yun Che les dio la espalda, sin molestarse en dar una segunda mirada al Emperador Xuanyuan y al Emperador Ziwei, dejando sólo una fría palabra: “¡Mátenlos!”

Con una sola orden, a medida que los rostros de los Tres Ancestros Yama se volvían más y más horribles, la presión sobre el Emperador Xuanyuan y el Emperador Ziwei aumentaba vertiginosamente.

En ese momento, Cang Shitian volvió a hablar. Admiró las feas expresiones de los dos Emperadores Dios, y dijo lentamente: “Emperador Xuanyuan, Emperador Ziwei, ustedes dos son viejos y sus oídos están casi sordos, por lo que supongo que fue por eso que no escucharon la advertencia anterior de este Rey, así que no seré tímido en recordárselos una vez más.”

“Para ser enemigos del Reino del Dios Dragón, en el futuro, incluso si el peor resultado sucede, el Reino del Dios Dragón como mucho abolirá su imperio y lisiara su cultivo, dejándoles con el estigma de un linaje de pecadores, y eso con el fin de mantener la cáscara de su rectitud. En cuanto a exterminar sus reinos, obviamente no lo harán.”

"Y hay innumerables maneras, innumerables oportunidades para lavar lentamente algo como la vergüenza. No importa cuánto caiga el linaje, mientras el poder del legado divino permanezca, siempre habrá un momento para volver a brillar de nuevo.”

“Pero si son enemigos del Maestro Diablo…” la palma de Cang Shitian se levantó y su dedo meñique colgó hacia abajo: “Si sus viejos ojos no están ciegos, lo que le pasó al Mar del Sur también le podría pasar a sus reinos.”


mode_commentComentario de Crowli

Ujuuu capítulito extra


Comentarios del capítulo: (1)


Espero que yun che no termine la novela muriendo

0