atg-capitulo-1806
ATG - Capítulo 1806
29634
1809

Tres Mujeres

Traductor: Crowli

Capítulo 1806: Tres Mujeres

Después de abandonar la Región Divina del Este, las arcas profundas oscuras que ya no necesitaban ocultar sus rastros aumentaron su velocidad y volaron hacia la Región Divina del Sur.

Como resultado, hubo mucho pánico en la Región Divina del Sur, y todo el mundo estaba en peligro. Sin embargo, estas arcas profundas oscuras acabaron volando hacia el Reino del Mar Profundo de las Diez Direcciones de una forma excepcionalmente limpia y ordenada, y no atacaron ni invadieron los principales Reinos Estelares centrales como habían hecho en la Región Divina del Este.

Unos días más tarde, el poder de la Región Divina del Norte aún no mostraba signos de irradiarse hacia afuera desde el Reino del Mar Profundo de las Diez Direcciones, pero el pánico que se había extendido por casi todo el territorio de la Región Divina del Sur aún no se había disipado.

El núcleo del poder de la Región Divina del Norte se había desplazado de la Región Divina del Este a la Región Divina del Sur, lo que para los Reinos Estelares y los practicantes profundos de la Región Divina del Sur era como una cabeza colgando entre los dientes de un tigre feroz, nadie podía predecir cuándo se desbocaría y mordería.

La migración de poder de la Región Divina del Norte esta vez podría describirse como extremadamente minuciosa, encabezada por los Tres Reinos Rey: Luna Ardiente, Robo del Alma y Yama, y luego la fuerza media de los Reinos Estelares Superior y Medio, moviéndose hacia el sur en orden, aparentemente eligiendo abandonar directamente la Región Divina del Este, que ya se había inclinado y sometido, para evitar la furia del Reino del Dios Dragón de frente.

La última en llegar fue Chi Wuyao, seguido por las tres Brujas Jie Xin, Jie Ling y Huajin.

Cuando entró en el Reino de Dios del Mar Profundo, no sólo los Diablos de la Región Divina del Norte, sino también los practicantes profundos del Reino del Mar Profundo de las Diez Direcciones se apresuraron a adorar, sólo que los primeros estaban en reverencia, mientras que los segundos estaban en temor y adoración.

La Emperatriz Diablo de la Región Divina del Norte, Chi Wuyao, ¡esta era la mujer aterradora que había derrotado al Dios Dragón Número Uno y lo había dejado huyendo en vergüenza!

Las dos mujeres que estaban detrás de ella, que parecían frías y hermosas, eran las Brujas Gemelas que habían derrotado al Dios Dragón del Corazón Puro con el poder de las dos.

Hoy en día, sin importar si es la Región Divina del Este, Oeste o Sur, ¿quién se atrevería a no tener en cuenta la estatura de estas tres mujeres?

"Yo, Cang Shitian, el Rey del Reino del Mar Profundo de las Diez Direcciones, le doy mis mas profundos saludos a la Emperatriz Diablo. Por favor, sígame".

Con un fuerte grito de emoción y urgencia, Cang Shitian condujo a los Dioses del Mar a reunirse con él al frente, y desde la distancia, se inclinó respetuosamente y gritó: "El pode celestial de la Emperatriz Diablo ha conmocionado al mundo, y este Shitian se enteró de ello hace diez mil años. Hace unos días, finalmente vi la verdadera forma de la Emperatriz Diablo, e incluso un fuerte Dios Dragón como Destrucción Carmesí no es más que un insecto ante la Emperatriz Diablo".

"¡La única persona que puede ser la Emperatriz del Maestro Diablo es la Emperatriz Diablo; la única persona a la que se le puede confiar el cuerpo de la Emperatriz Diablo es al Maestro Diablo! Cuando la Emperatriz Diablo y el Maestro Diablo se unan, será el momento en que el cielo y la tierra cambien, ¡cuando las reglas se vuelquen!”

Los encantadores ojos bajo la niebla negra lanzaron una tenue mirada a Cang Shitian, y Chi Wuyao dijo tranquilamente: "He oído hablar del nombre del Emperador Dios Shitian de la Región Divina del Sur, y es cierto que realmente merece ser reconocido. Incluso este cumplido está al nivel de un Emperador Dios".

Cang Shitian inclinó la cabeza y dijo: "Los elogios de la Emperatriz Diablo, este Shitian se avergüenza de aceptarlo. Ya es una gran bendición que el Reino del Mar Profundo haya podido recibir la presencia del Maestro Diablo. Ahora que la Emperatriz Diablo ha venido, es realmente un evento raro en cien vidas..."

Antes de que terminara de hablar, de repente sintió un aura extremadamente pesada y opresiva que se acercaba desde atrás, y se inclinó antes de pensar en ello y dijo: "¡Le presento mis saludos al Maestro Diablo!"

Yun Che aterrizó desde el aire, con Qianye Ying'er a su lado y los Tres Ancestros Yama muy por detrás de él.

"Maestro Diablo", Chi Wuyao sonrió levemente, su delicada voz flotando en el aire, provocando que todos los que la escuchaban temblaran en sus almas y sus cuerpos casi colapsaran: "Pensar que con solo un viaje improvisado al Mar del Sur por invitación, realmente le daría la oportunidad de destruir todo el Mar del Sur, impactando a la Región Divina del Sur. Realmente me dio una gran sorpresa".

La mirada de Yun Che se posó en ella durante unos instantes, las palabras que había querido decir se las tragó, y dijo con una expresión plana: "Tú también me diste una gran sorpresa".

Chi Wuyao se movió con facilidad, y su esbelta figura se acercó a Yun Che: "El asunto de la destrucción del Dios Dragón de la Destrucción Carmesí fue una idea improvisada e iniciada por mi. Si el Maestro Diablo quiere castigarme en público, no tengo nada que decir".

Ella claramente estaba pidiendo ser castigada, pero cada palabra suya guiñaba el corazón y excitaba el alma. En el cuerpo de Cang Shitian parecía haberse encendido un fuego salvaje, por lo que rápidamente se concentró en su corazón, finalmente mordiéndose la punta de la lengua, antes de suprimir lentamente sus pensamientos pecaminosos, sin revelar ningún aspecto feo.

Todo su cuerpo todavía estaba hirviendo, pero el fondo de los ojos de Cang Shitian se llenaron de sorpresa.

Como se esperaba de la Emperatriz Diablo que destruyó la reputación de 200.000 años del Dios Dragón de la Destrucción Carmesí en una sola batalla, con sólo unas pocas palabras, ¡era tan aterradora!

Y lo que lo sorprendió aún más fue la reacción de Yun Che, ya que los labios de la mujer estaban casi tan cerca de la oreja de Yun Che, y cada palabra podía excitar directamente su corazón y su alma, pero apenas pudo ver ninguna agitación evidente en su expresión, sólo sus ojos se desviaron ligeramente.

"Nunca has fracasado en nada que hayas hecho personalmente". Yun Che dijo: "Esta vez es ciertamente igual. Aun así, no te ausentes tanto en el futuro, porque... no es necesario".

Chi Wuyao: "..."

Qianye Ying'er entrecerró los ojos... Cuando se trataba de "tomar una decisión sin autorización", nadie podía compararse con Yun Che.

Pero, ¿que lo dejó ser el Maestro Diablo?

Pero esta frase "no es necesario", o bien no quería que Chi Wuyao corriera más riesgos, o simplemente...

Yun Che dio unos pasos hacia delante, evitando la línea de visión directa de Chi Wuyao, y dijo: "El escenario del Reino del Mar Profundo de las Diez Direcciones es único, así que podrías echar un vistazo. Ve al salón principal en tres horas, tengo un gran anuncio que hacer".

Después de hablar, Yun Che se fue directamente.

¿Un gran anuncio?

Chi Wuyao se quedó en su lugar, pensativa.

Podría ser...

"¿Te lastimaste?", Dijo Qianye Ying'er.

"Sólo una pequeña e insignificante lesión", dijo Chi Wuyao despreocupadamente.

"Si es una lesión menor o no, hasta yo puedo verlo, y nada que decir de él".

Qianye Ying'er miró directamente a los ojos de Chi Wuyao detrás de la niebla negra: "Lo fuerte que es el Dios Dragón de la Destrucción Carmesí, debo tenerlo mucho más claro que tú. Tu Alma Diabólica especial no tiene parangón en el mundo, pero al final es demasiado débil, sin mencionar que todavía has dejado una hebra de esa débil Alma Diabólica en el cuerpo de Zhou Xuzi, por lo que enfrentándote al Dios Dragón de la Destrucción Carmesí, tus posibilidades de ganar solo habrían sido menos del diez por ciento".

"Tomar tal riesgo no es tu estilo".

"Posibilidades de ganar... Um". Estas dos palabras hicieron que Chi Wuyao suspirara.

Qianye Ying'er: "¿...?"

"Yun Qianying, ¿recuerdas lo que más nos preocupaba cuando salimos de la Región Divina del Norte?", Dijo de repente Chi Wuyao.

"El Reino del Dios Dragón", respondió directamente Qianye Ying'er.

 

Al principio, cuando atacaron la Región Divina del Este con el propósito de vengarse del Reino del Cielo Eterno, lo que más les preocupaba era que el Reino del Dios Dragón no siguiera las reglas habituales e interfiriera por la fuerza.

Esta preocupación no era en absoluto superflua. Durante el tiempo en que Yun Che estaba afligido por la perdición, los pensamientos asesinos que el Monarca Dragón mostró hacia Yun Che eran tan fuertes que resultaban algo anormales. Especialmente fuera de la Estrella Polar Azul, cuando atacaron a Yun Che y a Mu Xuanyin, fue el Monarca Dragón el más implacable y decisivo.

La razón de esto la conocieron después... ¡La "Reina Dragón", que era tan santa como un loto sin polvo, también se había acostado con Yun Che!

Incluso si el Monarca Dragón lo matara diez mil veces no necesariamente aliviaría su odio.

Sin embargo, este tipo de preocupación nunca había aparecido en el cuerpo de Yun Che. Muchas veces, lo que mostraba era incluso que no podía esperar a enfrentarse directamente al Reino del Dios Dragón.

Era como si a sus ojos, la amenaza del Reino del Dios Dragón no fuera todavía tan grande como lo fueron los Reinos Rey de la Región Divina del Este y la Región Divina del Sur.

Tanto Chi Wuyao como Qianye Ying'er percibieron claramente esta inquietante certeza.

"Por qué no tiene miedo del Reino del Dios Dragón, siempre he estado pensando en esta pregunta una y otra vez estos últimos meses". Chi Wuyao dijo lentamente.

En particular, la frase de Yun Che "no es necesario" expresó su indiferencia hacia el Reino del Dios Dragón aún más directamente.

"¿Sabes la respuesta?", Le preguntó a Qianye Ying'er.

"¿Supresión del Alma de Dragón?", Respondió Qianye Ying'er en tono interrogativo.

Chi Wuyao sonrió y negó con la cabeza: "Efectivamente, no lo sabes, pero no debe ser tan sencillo".

Qianye Ying'er puso sus manos en su pecho y dijo a la ligera: "Dije más de una vez que él ya no es el Yun Che que era en ese entonces. El de hoy tendrá reservas trate a quien trate. Hmph, incluso a esa pequeña esposa que acaba de recoger".

"Además, su frase ‘no es necesario’ no era para apuñalarte a propósito". Qianye Ying'er se rió muy ligeramente: "Después de recibir la noticia de que ibas a enfrentarte solo al Dios Dragón de la Destrucción Carmesí, todo el tiempo hasta que llegó la proyección de la Región Divina del Este, él estuvo agitado".

"¿Es eso así?" La inquietante niebla negra se volvió ligera y nebulosa, y las comisuras de los labios de la Emperatriz Diablo hicieron un ligero movimiento: "Pero lo que sorprendió aún más a esta Emperatriz fue que estas palabras realmente salieron de tu boca".

"Después de todo, yo también he estado cambiando". Qianye Ying'er miró hacia arriba: "Continúa con las ‘posibilidades de ganar’ que te interesan. Hpmh, para hacer que arriesgues incluso tu vida, parece que no tienes tanta confianza en la batalla contra la Región Divina del Oeste".

"Sí". Chi Wuyao no lo negó: "Después de salir de la Región Divina del Norte, cuanto más aprendía sobre el Reino del Dios Dragón y la Región Divina del Oeste bajo su liderazgo, más preocupada me sentía. Durante este tiempo, a través de Zhou Xuzi, me asomé más directamente al núcleo del Reino del Dios Dragón. Pronto llegué a la conclusión de que si nos enfrentáramos a la Región Divina del Oeste de frente, despojados de la presencia de Yun Che, combinando todo el poder que podemos reunir hoy... no tendríamos ninguna posibilidad de ganar".

"..." Qianye Ying'er no mostró ninguna sorpresa por la conclusión de Chi Wuyao.

"En este encuentro con el Dios Dragón de la Destrucción Carmesí, aunque la otra parte quedó en un estado miserable, yo también fui sacudida en gran medida. Francamente hablando, la fuerza del Dios Dragón de la Destrucción Carmesí excedió mi más alta predicción, siendo realmente capaz de herirme hasta este punto mientras estaba en un estado de Devoración del Alma por mí".

La expresión solemne y los ojos oscuros de Chi Wuyao no eran de ninguna manera autodescendientes o bromistas: "Había pensado que aunque el Dios Dragón de la Destrucción Carmesí fuera muy fuerte, no sería más fuerte que Yan Yi. Y la verdad es que está incluso por encima de Yan Yi".

"Jie Xin y Jie Ling que renacieron bajo la Calamidad de la Oscuridad Eterna, y con las dos combinadas, se comparan a Yan Tianxiao. Sin embargo, luchando contra el Dios Dragón del Corazón Puro, apenas pudieron herirla superficialmente bajo las frecuentes distracciones de la otra".

"En ese caso, tengo que volver a evaluar la fuerza de los otros Dioses Dragón".

Qianye Ying'er dijo: "Si estabas tan preocupada, ¿por qué no se lo has dicho todavía? También puedes usar esto para preguntarle cuál es su confianza contra el Reino del Dios Dragón, o para aliviar tu mente".

Chi Wuyao sonrió y negó con la cabeza.

"Debes saber claramente que yo nunca haría algo de lo que no estoy segura. Si yo fuera él, elegiría seguir hibernando en la Región Divina del Norte durante al menos mil años, mientras que él, en cambio, no pudo esperar ni cinco años".

"Sin embargo, también porque es él, por muy caprichoso que sea, está cualificado. Por lo tanto, no me opondré a nada de lo que determine. No quiero preguntarle algo qué no quiere decir, no quiero presionarlo. Y lo único que tengo que hacer es mejorar un poco las posibilidades a mi manera".

"Tú y yo no somos iguales".

 

"Así es como es". Los ojos de Qianye Yinger brillaron: "Pero todavía hay algunas diferencias. Ya sea que sea impulsivo o tranquilo, voluntarioso o reservado, en el futuro solo habrá un ganador y un perdedor, los que vivirán y los que morirán... Y aunque también estoy un poco preocupada. Pero no tengo tantos escrúpulos, porque sin importar cuál sea el resultado y el futuro, lo seguiré”.

"Incluso si finalmente acaba enterrado en el abismo y escrito en la página más pútrida de las crónicas del Reino de Dios, estaré junto a su nombre".

"Y a diferencia de ti, tienes el destino de toda la Región Divina del Norte sobre tus hombros. Así que tienes que considerar, y lo debes considerar, mucho más que yo".

Chi Wuyao giró su cabeza y miró a Qianye Ying'er durante un largo momento antes de decir significativamente: "Yun Qianying, en aquel entonces, esa Diosa del Monarca Brahma que podía acudir a cualquier medio insidioso para su propio beneficio, para estar realmente tan completamente dispuesta a caer en la subordinación de un hombre, esto es simplemente el más asombroso 'milagro' en la Región Divina del Este".

"Más que subordinado, ahora incluso si alguien me llamara a la cara que soy su juguete o esclava, no me enfadaría, e incluso podría sentir una extraña sensación de satisfacción".

Los ojos dorados de Qianye Ying'er se condensaron fijamente en la niebla mientras hablaba con una voz muy sensual que sonaba autoinsultante para cualquiera: "¿Dirías que es mi naturaleza ser asi, o que fui sometida secretamente a algún tipo de compulsión diabólica por él?".

Chi Wuyao sonrió levemente: "¿Cómo no va a ser esto una especie de suerte? Y... es el tipo de suerte más extravagante".

"... En resumen, confía en él". Qianye Ying'er dijo: "Con un corazón tan fuerte para la venganza, no saldría de la Región Divina del Norte sin la suficiente certeza. En lugar de preocuparse, tengo más ganas de saber que tipo de cartas usara el Monarca Dragón cuando el día de la batalla comience.

En ese momento, una presión lúgubre descendió del cielo, haciendo que las dos mujeres miraran de reojo al mismo tiempo.

La figura de Caizhi cayó lentamente, e incluso frente a las dos mujeres, Qianye Ying'er y Chi Wuyao, su cuerpo seguía pareciendo extraordinariamente delicado y hermoso.

Sus vestidos eran siempre de siete colores, como si simbolizaran algún tipo de obsesión que se negaba a abandonar. Sólo los cordones de su cintura y las borlas de su falda habían cambiado a negro intenso, y su rostro seguía siendo demasiado rosado y de un blanco lechoso impecable, como la primera vez que Yun Che la vio en aquel entonces.

Es solo que, en comparación con antes que parecía una muñeca finamente tallada, esta "muñeca" estaba ahora bañada en un color grisáceo y peligroso, añadiendo invisiblemente un encanto más diabólico.

“¿Estás herida?” Caizhi miró a Chi Wuyao, vagamente preocupada.

“Es sólo una pequeña lesión, no hay que preocuparse”. Chi Wuyao respiró levemente entre sus labios, incluso la pequeña Caizhi podía decirlo de un vistazo, parecía que su vitalidad estaba realmente dañada esta vez.

"¿Oh?" Qianye Ying'er miró ligeramente, su rostro estaba un poco sorprendido: "Estoy segura que nunca se habían visto antes, ¿por qué parece que se conocen muy bien?".

"¡Piérdete!", Dijo Caizhi con frialdad, y un aura asesina también obligó a Qianye Ying'er a querer irse.

Chi Wuyao dio un paso atrás en silencio, con una postura de no importarle este asunto.

"Oh, Pequeña Lobo Celestial". Qianye Ying'er no evadió inmediatamente esta vez, sino que suspiró en silencio, aflorando en su níveo rostro una expresión de impotencia, todavía hermosa y seductora: "Debiste escuchar todo lo que la Emperatriz Diablo y yo acabamos de decir~, me apegaré a Yun Che en esta vida, no importa si vivo o muero, ni siquiera él mismo podrá alejarme, y tú menos".

"Entonces, ¿deberíamos intentar pensar en una manera de vivir juntas pacíficamente?" Sus ojos dorados se volvieron ligeramente mientras las ondas se arremolinaban ligeramente: "Ten en cuenta que aún eres su esposa oficial, mientras estés dispuesta a coexistir pacíficamente, puedo retroceder, retroceder unos pasos más no me harán daño. Incluso llamarte hermana mayor... no me es imposible".

"¡Callate!" Los ojos de Caizhi se condensaron, y directamente suprimió los extraños pensamientos de Qianye Ying'er: "¡Has hecho daño a mi tía, a mi hermano y a mi hermana! ¡Nunca podré perdonarte! Después de derrotar al Reino del Dios Dragón, ¡definitivamente te mataré inmediatamente después de que no tengas más valor!"

"No estés tan desesperada". La voz de Qianye Ying'er mostró una ternura extremadamente rara: "El Lobo Celestial Xisu murió voluntariamente por mí y murió contento, y eso tú lo sabes muy bien".

"En cuanto a la Diosa de la Estrella de la Matanza Celestial, aunque usé la mano de Nan Wansheng para llevarla a una situación desesperada, finalmente no lo logré. Por el contrario, hice que se encontrara con Yun Che, que también te dio tu esposo actual".

"En ese caso, parece que deberías darme las gracias". Qianye Ying'er alargó sus dedos para despejar el cabello rubio que rodeaba su cuello, y el bajo murmullo entre sus labios parecía murmurar para sí misma: "Estar con una hermana por un lado y robar a la otra hermana por el otro lado... es cierto que él era una completa bestia antes de caer en manos de los Diablos".

"Tú ..." Las extrañas palabras de Qianye Ying'er confundieron a Caizhi por un momento.

"Tu tía murió por la estupidez de Yue Wuya y la insensibilidad de Xing Juekong; el Lobo Celestial Xisu murió voluntariamente por mí; la Diosa de la Estrella de la Matanza Celestial murió en manos de Zhou Xuzi. Deberías odiarme, pero aún así, no hasta el punto en que no se pueda resolver sin la muerte..."

"Si todavía no puedes deshacerte de esto y no puedes dejarlo ir..." Qianye Ying'er suspiró suavemente como si estuviera triste, y sus delgados dedos cayeron lentamente contra la ilusoria curva de belleza de su pecho: "En el peor de los casos, me quedaré quieta y dejaré que me golpees".

"......" Los ojos estrellados de Caizhi se estrecharon ligeramente, y la luz en sus ojos se convirtió gradualmente en una peligrosa aura oscura: "¿Estás segura?"

"Por supuesto que no... ¡Es una broma!"

¡¡Rumble!!

Una tormenta se arremolinó, y la figura de Qianye Ying'er ya estaba a kilómetros de distancia, pero su voz era extraordinariamente clara y distante: "Pequeña Lobo Celestial, si este cuerpo se rompe, el que más se afligirá será tu esposo. Al fin y al cabo, para él, soy el juguete más perfecto de este mundo, algo que tú, una niña que no puede permitirse madurar, nunca podrá sustituir, ¡jejejeje!"

¡Boom!

El aura diabólica y asesina de Caizhi estallaron al mismo tiempo, destrozando instantáneamente el suelo a mil metros. Pero justo cuando estaba a punto de volar, Chi Wuyao la agarró de la muñeca y la tiró suavemente hacia atrás.

"No es como si realmente pudieras hacerle algo, así que por qué ir tras ella". Chi Wuyao sonrió y negó con la cabeza. En términos de discusiones, no había manera de que diez Caizhis pudieran ser rival para Qianye Ying'er.

Los delicados pechos de Caizhi subieron y bajaron violentamente durante un rato, pero finalmente no la persiguió.

Después de un momento, finalmente se calmó, luego de repente volvió la cabeza y miró a Chi Wuyao.

Su piel era como la nieve y el hielo, blanca y lustrosa. Lo que siempre la envolvía era el nivel más alto de aura diabólica oscura del mundo, pero se veía apagado bajo la orgullosa luz de su piel nevada...

En cuanto a su cuerpo, era una especie de bulto exquisito que Caizhi no podía encontrar palabras para describir cuando buscaba en su cognición, una especie de tentación invasora del alma que parecía provenir de una Bruja. Tampoco había necesidad de hacer un gesto deliberado como mover los ojos o hablar, solo su presencia fue suficiente para encender el deseo de una persona... y luego quemar todo su razonamiento.

Ya sea hombre o mujer.

"..." Caizhi se volvió ferozmente, y sus pechos, que se habían calmado con facilidad, comenzaron a agitarse de nuevo en ráfagas durante mucho tiempo.

 

"¿Hmm?" Los ojos de Chi Wuyao parpadearon ligeramente, sorprendidos al admirar el níveo cuello de la joven que flotaba lentamente en una bruma de luz parecida a la de un arcoiris.

"Emperatriz Diablo, te quiero preguntar una cosa, y debes responder". Después de calmarse, miró al frente, con rostro solemne y tono tranquilo.

"Está bien", sonrió Chi Wuyao: "Puedes preguntar".

Caizhi abrió los labios y, antes de que pudiera pronunciar una palabra, su rostro se enrojeció rápidamente de color rosa pálido... hasta que una clara sensación de calidez se extendió desde sus mejillas hasta su corazón.

E incluso sus mejillas se separaron en un punto, y se mordió secretamente los labios antes de que la joven apretara la voz y dijera en el tono más serio y grave posible: "Cómo... cómo... puedo llegar a ser como tú".

En la última mitad de la oración, habló extremadamente rápido, y cuando terminó de hablar, sus tiernos labios también volvieron a morderse con fuerza, negándose mortalmente a volver a mirar los ojos de Chi Wuyao.

"..." Chi Wuyao abrió los labios levemente, y luego sonrió ligeramente. Se movió hacia adelante y susurró en el oído de Caizhi, "Esta pregunta, deberías hacérsela a él, que es quien más sabe".

"~! @ # ¥% ..." El cuerpo tenso de Caizhi pareció temblar durante unos instantes, y luego se retiró de repente, dejando unas palabras de odio: "Las mujeres como tú... son todas tan mezquinas, ¡¿eh?!"

Al verla huir por la espalda, Chi Wuyao se rió durante mucho tiempo y luego dijo en voz baja: "¿Que las mujeres como yo somos todas mezquinas? En teoría podría ser posible, ya que yo también fui quien te respondió la última vez".

...

El centro del Reino del Mar Profundo de las Diez Direcciones, sobre el cielo distante.

La voz de Tian Guhu se extendió bruscamente, llegando tan rápido como pudo, y en el momento en que su mirada tocó la figura de Yun Che, se arrodilló respetuosamente: "Yo, Tian Guhu, le presento mis respetos al Maestro Diablo, por favor, Maestro Diablo, ordéneme lo que sea".

"Convoca a todos los Reyes del Reino de Rango Superior y Medio", los ojos de Yun Che estaban más oscuros que nunca: "Dentro de tres horas, todos ellos deben presentarse en el Palacio Real del Mar Profundo. Este Maestro Diablo tiene un anuncio importante que decir".

El cuerpo de Tian Guhu se agitó violentamente y luego dejó escapar una voz temblorosa y emocionada: "¡Guhu cumplirá sus ordenes! ¡Con su permiso, me retiro!"


Comentarios del capítulo: (2)


Necesito más, esta historia es como la droga XD

3

Ya espero el siguiente

2

atg-capitulo-1807
ATG - Capítulo 1807
29641
1810

Finalmente la Espada Apunta a los Dioses Dragón

Traductor: Crowli

Capítulo 1807: Finalmente la Espada Apunta a los Dioses Dragón

Reino del Mar Profundo de las Diez Direcciones, centro del Palacio Real.

El aura aquí era solemne y opresiva, cada brizna de aire, cada centímetro de espacio parecía estar completamente bloqueado.

La Emperatriz Diablo, las Brujas, Caizhi, Qianye, los Ancestros Brahma, Gu Zhu, el Emperador Yama, los Diablos Yama, los Eclipses Lunares, y una serie de Reyes del Reino Superior y del Reino Medio del Norte liderados por Tian Muyi, Huo Tianxing y el Monarca Sagrado Víbora...

A excepción de Yun Che y los Tres Ancestros Yama, el núcleo del poder de la Región Divina del Norte se concentraba aquí.

El Emperador Dios Shitian, el Emperador Xuanyuan y el Emperador Ziwei parecían algo fuera de lugar en medio de ellos, y el aura oscura demasiado pesada hizo que los tres poderosos Emperadores Dios contuvieran la respiración durante mucho tiempo.

Después de una larga espera, se escuchó el sonido de unos pasos pesados y uniformes, que pasaban de lejos a cerca en un instante, pisando delante de la puerta principal del Palacio Real.

Hum--

Los Tres Emperadores Dios sólo sintieron como si algo explotara en sus oídos y en sus almas al mismo tiempo, y el aura solemne del Palacio Real se desintegró de repente mientras una multitud de figuras adoraban al unísono, todos arrodillados sobre una rodilla, con posturas extremadamente bajas, y la voz que salía de sus bocas transmitía una devoción sobrecogedora como si al que estuvieran adorando fuera un Dios.

"¡Presentamos nuestros saludos al Maestro Diablo!"

Los Tres Emperadores Dios: Shitian, Xuanyuan y Ziwei quedaron atónitos por un momento, y luego los siguieron apresuradamente en una profunda reverencia.

Esta escena bastante espantosa sorprendió a Caizhi, su pequeño pie derecho inconscientemente se movió un poco hacia adelante, sus ojos repentinamente miraron a Qianye Ying'er quien también estaba respetuosamente de pie en adoración, pero Chi Wuyao estaba sentada inmóvil, solo su rostro inclinado hacia arriba, muy orgullosa y solitaria, y también, de paso, miró a Qianye Ying'er con un poco de burla.

Yun Che avanzó lentamente, cada paso era claro para el alma. Detrás de él, los Tres Ancestros Yama lo siguieron en silencio como tres fantasmas, como las tres existencias más aterradoras del Norte, su tarea principal era proteger la seguridad de Yun Che.

Incluso si en algún momento se encontraran con la peor crisis posible, Chi Wuyao nunca recurriría al poder de los Tres Ancestros Yama siempre y cuando solo protejan a Yun Che.

El Palacio Real del Mar Profundo era inmenso, los pasos de Yun Che no eran lentos pero tampoco rápidos, y después de caminar durante mucho tiempo, todos los practicantes profundos del norte también habían mantenido una postura respetuosa de rodillas, ninguno de ellos levantó la cabeza ni la vista ni siquiera medio centímetro.

Como Emperadores Dios de un Reino Rey, Cang Shitian, el Emperador Xuanyuan y el Emperador Ziwei habían sido adorados por innumerables personas en sus vidas. Sin embargo, en ese momento, sus corazones se agitaron durante mucho tiempo.

Ninguna de las personas que se arrodillaban en el Palacio Real eran personajes ordinarios, desde los Emperadores Dios de la Región Divina del Norte hasta el Rey del Reino de Rango Medio más bajo.

Por no hablar de la Región Divina del Sur, incluso en la Región Divina del Oeste, donde el Reino del Dios Dragón ocupaba una posición absolutamente elevada, los otros cinco Emperadores Dios sólo necesitaban saludar ligeramente cuando veían al Monarca Dragón, y los Reyes del Reino Superior nunca llegarían a arrodillarse cuando se encontraban.

En resumen, como las Regiones Divinas del Sur y del Este, aunque el Reino de Dios del Mar del Sur y el Reino de Dios del Monarca Brahma eran los líderes respectivamente, no eran tan fuertes como para comandar los otros Reinos Estelares. El Monarca Dragón, por otro lado, podía liderar la movilización de otros Reinos Estelares en la Región Divina del Oeste liderados por los Cinco Reinos Rey....

Pero era absolutamente imposible conseguir una obediencia tan absoluta como la que tenía delante.

Esa postura respetuosa e inspiradora no dejaba lugar a dudas de que, a la orden de Yun Che, sacrificarían inmediatamente sus vidas por él de buena gana.

Pensando de repente en el trágico destino del norte durante todo un millón de años, los Tres Emperadores Dios dejaron gradualmente de estar tan sorprendidos, pero la conmoción en sus corazones se hizo más y más intensa.

Esta aterradora y abrumadora fe, lealtad y cohesión no podría ser alcanzada por las Regiones Divinas del Sur, del Este y del Oeste juntas.

La Región Divina del Norte podría utilizar todo tipo de medios para romper las creencias de los practicantes profundos de las otras Regiones Divinas, pero a su vez, si las Tres Regiones Divinas utilizaran exactamente los mismos medios para intentar romper la Región Divina del Norte... incluso con diez veces más de los medios, sería casi imposible producir el más mínimo efecto.

Esto quizás era lo más aterrador de la Región Divina del Norte

Dando la vuelta frente a la silla del emperador, Yun Che se sentó lentamente y dijo débilmente: "Levántense".

Sólo entonces los Emperadores y los Reyes se levantaron al unísono, pero siguieron manteniendo una postura inclinada y respetuosa, esperando escuchar las órdenes del Maestro Diablo.

"Este Maestro Diablo los ha convocado a todos aquí hoy para atender un asunto importante, un asunto que concierne al destino final de la Región Divina del Norte, concerniente a ustedes mismos y a sus futuras generaciones".

Sin embargo, esas palabras iniciales dejaron en alto los corazones de todos los presentes. Chi Wuyao y Qianye Ying'er fruncieron ligeramente el ceño al mismo tiempo. Los Tres Emperadores: Mar Profundo, Xuanyuan y Ziwei incluso contendieron la respiración, con los oídos bien aguzados, para no perderse una palabra.

Pero la mirada de Yun Che de repente se volvió en este momento, mirándolos a los tres.

“Xuanyuan, Ziwei, ¿por qué están aquí?” La voz de Yun Che era fría y era difícil distinguir sus emociones.

Cuando sus nombres fueron repentinamente pinchados, los corazones del Emperador Xuanyuan y del Emperador Ziwei se apretaron de repente mientras salían al mismo tiempo.

"Respondiendo al Maestro Diablo, nosotros dos...  escuchamos de la llegada de la Emperatriz Diablo y vinimos a presentar nuestros respetos justo cuando el Maestro Diablo dio una orden de convocatoria, por lo que también vinimos a escuchar respetuosamente".

"Las luchas internas en el Reino Micro Purpura ahora han disminuido. Todo lo que se necesita es una palabra del Maestro Diablo para definir todo y haremos nuestro mejor esfuerzo".

Los Dos Emperadores Dios, Xuanyuan y Ziwei, no hablaron en vano. Después de la lamentable derrota del Dios Dragón de la Destrucción Carmesí ante la Emperatriz Diablo, el impacto que sufrieron fue mucho más que el de la Región Divina del Oeste, el miedo a la oleada de la Región Divina del Norte y el colapso de la confianza en el Reino del Dios Dragón habían calmado la agitación interna tanto en el Reino Xuanyuan como en el Reino Micro Purpura.

Por lo tanto, al enterarse de la llegada de la Emperatriz Diablo, tanto el Emperador Xuanyuan como el Emperador Ziwei se apresuraron a presentar sus respetos en persona por primera vez. Después de todo, la posibilidad de que los Diablos gobiernen el Reino de Dios se había vuelto cada vez más probable en el futuro, y era imperativo rendir homenaje frente a ese aterrador Maestro Diablo lo antes posible, así como mezclarlo.

“Piérdanse”. Los ojos de Yun Che rebosaban de una sombría frialdad, y solo dio una breve declaración de expulsión sin ninguna explicación.

El Emperador Xuanyuan y el Emperador Ziwei sintieron un escalofrío en sus corazones, pero ambos se esforzaron por mantener su postura de Emperadores Dios y dijeron con calma: "¡Como ordene! Nos retiraremos de inmediato".

Cang Shitian también salió a toda prisa: "Los tres esperaremos fuera del Palacio Real, listos para escuchar las órdenes del Maestro Diablo".

"Tú quédate" Yun Che le lanzó una leve mirada a Cang Shitian.

Cang Shitian levantó la cabeza y respondió rápidamente, antes de retirarse a su asiento con una mirada intacta y halagada.

El Emperador Xuanyuan y el Emperador Ziwei se retiraron incómodamente, echando un vistazo a Cang Shaitian, con unos retorcidos sentimientos de celos surgiendo en sus corazones.

Cang Shitian fue el primero en jurar lealtad, el primero en arrodillarse y doblar la rodilla, y el primero en prometer completa fidelidad... Debido a eso, los dos Emperadores Dios habían aprendido una especie de regla de supervivencia completamente desconocida: 

¡Tienes que ser un perro faldero antes de que sea demasiado tarde!

En el silencio, Yun Che se levantó lentamente y miró a la audiencia.

"Desde que salimos del Norte, sólo han pasado unos pocos meses, pero ya hemos derramado la oscuridad que antes era difícil de ver sobre dos vastas Regiones Divinas que han amedrentado al Norte durante millones de años".

"Como habrán visto. El aparentemente próspero Reino de Dios no es más que un plato de arena disperso que será arrastrado por el viento. Los supuestos practicantes profundos justos que una vez temieron están todos podridos y son estúpidos, desagradecidos y codiciosos de la vida y la muerte, sus rodillas son débiles, sus almas están sucias, ¡y hasta su sangre apesta!"

En solo unas pocas palabras, el odio y el resentimiento de Yun Che hacia las Tres Regiones Divinas se desbordaron.

"¡Comparados con nosotros, los Diablos, son existencias humildes! Un Reino de Dios de un millón de años, pero indigno de soportar la invasión de la oscuridad durante sólo unos meses".

"La opresión interminable, la miseria y la desesperación de innumerables antepasados y compañeros de clan... todo esto, ¡es hora de recuperarlo, la oscuridad que estará destinada a ensombrecer el mundo!"

"Y a partir de este día, solo queda un último paso".

Yun Che giró la cabeza y señaló con los ojos hacia el oeste: "La Región Divina del Este colapsó y la Región Divina del Sur está en caos. Solo cuando el Reino del Dios Dragón en la Región Divina del Oeste sea destruido, será difícil reunir una fuerza para luchar contra mi Raza Diablo en este mundo".

"Y este último paso ya está al alcance de la mano".

Después de una breve pausa, las siguientes palabras de Yun Che podrían describirse como impactantes.

"¡A partir de hoy, reúnan todas las fuerzas disponibles, consoliden todos los recursos y entren en un estado completo de preparación para la batalla! ¡En quince días, atacaremos con fuerza el Reino del Dios Dragón!"

Desde los Ancestros Brahma y Yan Tianxiao hasta los Reyes de los Reinos Estelares, todos miraron conmocionados, sus miradas temblaban violentamente. En algunos casos, la sangre de todo su cuerpo estallaba en llamas, y un aura oscura bastante agitada se arremolinaba a su alrededor por la incontrolable excitación.

Las finas cejas de Caizhi se hundieron mientras miraba a Yun Che durante un rato, y luego miró a Chi Wuyao, sólo para descubrir que parecía tranquila, sin ningún rastro de sorpresa.

"Efectivamente..." Qianye Ying'er murmuró para sí misma en voz baja.

Después de que Yun Che dijera que "hay un gran anuncio", Qianye Ying'er y Chi Wuyao pensaron lo mismo. Porque para Yun Che, no había nada que pudiera describirse como un "gran anuncio" más que esto.

El solemne silencio se rompió y el aire fluyó con excitación, inquietud y confusión.

Sabían que el día en que se enfrentarían al Reino del Dios Dragón llegaría tarde o temprano.

Pero esto fue demasiado rápido, demasiado repentino, y completamente más allá de las expectativas de cualquiera de los presentes. En comparación con la emoción y el regocijo, hubo más sorpresa y conmoción... y gradualmente se convirtieron en dudas y confusión.

Yun Che barrió con sus ojos los asientos y dijo: "En este asunto, ¿todos ustedes tienen algo que decir?"

Yan Tianxiao se puso de pie y dijo: "Maestro Diablo, todos podemos estar aquí gracias a la guía del Maestro Diablo. El Maestro Diablo debe haber pensado mucho en esta decisión. Pero desde la visión superficial que los ojos de este Tianxiao pueden ver... este lado de la Región Divina del Sur solo está siendo disuadido temporalmente, no como la Región Divina del Este que está siendo aplastada en toda su extensión, con signos de rebelión en todas partes".

"Nuestra gente acaba de completar el traslado desde la Región Divina del Este a la Región Divina del Sur, el entorno es completamente desconocido, y tomará algún tiempo para que nuestros corazones se asienten, ¿no sería... un poco precipitado bajar directamente al Reino del Dios Dragón en esta situación?"

Lo que preguntó Yan Tianxiao era exactamente lo que le preocupaba a la mayoría. En la superficie, estaba cuestionando, pero en realidad, estaba acolchando obedientemente las palabras de Yun Che.

Yun Che no respondió y miró hacia donde estaba el Reino de Dios de la Luna Ardiente: "Daoqi, ¿tienes algo que decir?"

Fen Daoqi salió, y después de considerarlo un poco, dijo: "Respondiendo al Maestro Diablo, a Daoqi le gustaría escuchar primero la vista sagrada de la Emperatriz Diablo".

Todas las miradas se centraron en Chi Wuyao... pero, tras medio suspiro, se apartaron en una ráfaga de pánico, sin atreverse a levantar la cabeza de nuevo, y el aura de toda la sala se volvió varias veces más caótica con ello.

En toda la Región Divina del Norte, además de Yun Che, ¿quién se atrevería a mirar directamente a Chi Wuyao?

Chi Wuyao sonrió levemente y dijo directamente: "Las preocupaciones del Emperador Yama son correctas".

"Aunque todos ustedes no conozcan la fuerza del Reino del Dios Dragón, deberían saber un par de cosas. Una batalla contra el Reino del Dios Dragón sería definitivamente peligrosa y trágica. Y con lo que acaba de decir el Maestro Diablo, parece que tiene la intención de arrojar todo lo que tenemos en una batalla para determinar la vida o la muerte. En ese caso, hay que ser precavidos y prepararse para todo".

Así es, las primeras palabras de Yun Che fueron: "Este asunto concierne al destino final de la Región Divina del Norte, y los concierne a ustedes y a sus futuras generaciones".

Tal y como había dicho Chi Wuyao, no tenía intención de probar, luchar o apretar el gatillo contra el Reino del Dios Dragón, sino que realmente quería entrar en una batalla dándolo todo, ¡una batalla que determinaría la vida o la muerte!

El rostro caído de Cang Shitian se agitó, sus manos temblaron incontrolablemente. Estaba sorprendido por la locura de Yun Che, y aún más, no podía imaginar qué tipo de campo de batalla trágico sería.

"Pero, ¿qué es la prudencia, qué es la perfección?"

El tono de Chi Wuyao cambió repentinamente y su voz diabólica sonó lentamente: "Su voluntad de luchar por ustedes mismos, por su clan y por las generaciones futuras es la máxima prudencia; la sangre diabólica hirviendo en sus cuerpos, y la oscuridad completamente encendida, ¡es lo más perfecto!"

"¡Esta batalla es repentina para nosotros, pero será aún más repentina para el lado del Reino del Dios Dragón!"

"El gran movimiento de nuestra gente hacia el Sur es visto por el mundo como una muestra de debilidad para evitar las represalias del Reino del Dios Dragón. Como resultado, el Reino del Dios Dragón nunca esperará que lleguemos con un fuerte ataque antes de que nos hayamos mantenido firmes en el Sur. Esta clase de sorpresa será la primera espada afilada y oscura que atraviese el Reino del Dios Dragón".

"¡Y lo afilada que esté esta primera espada de la oscuridad dependerá de la determinación y el vigor que aún puedan quemar cuando nos enfrentemos a un enemigo tan fuerte como el Reino del Dios Dragón!"

La voz de la Emperatriz Diablo envolvió sus oídos y atravesó su alma, y la sala se calmó mientras la consternación y la confusión en los ojos de los practicantes profundos de la Región Divina del Norte se convirtieron rápidamente en una ardiente intención de batalla, y el poder profundo de la oscuridad que se arremolinaba alrededor de sus cuerpos se agitó sin saberlo como un fuego negro en ebullición.

¿Adecuada prudencia? ¿Preparación completa?

Las sucesivas victorias casi les habían hecho olvidar que en el momento en que salieron del Norte, ya habían decidido hacer todo lo posible...

Con el fin de volcar el trágico destino de la Región Divina del Norte, y para que la oscuridad finalmente pueda ser libre en los cielos y la tierra, hacía tiempo que estaban preparados para dar sus vidas y sus almas.


Comentarios del capítulo: (1)


0