atg-capitulo-1883
ATG - Capítulo 1883
32641
1886

Capítulo 1883 - Estrella Polar Azul

Traductor: Crowli

Capítulo 1883 - Xue Xin Polar Azul

Estrella Polar Azul, Continente Cielo Profundo, Imperio Fénix Divino.

En esta Tierra Prohibida del Fénix Divino al que nadie podía acercarse, había una enorme Formación Carmesí.

Dentro de la Formación, las llamas que se agitaban eran suficientes para quemar todo el Imperio del Fénix Divino hasta los cimientos.

A pesar de que la Formación aisló las llamas ardientes, todavía hizo que el cielo pareciera teñido de sangre.

¡Rumble!

Mientras las Llamas del Fénix se entrelazaban entre sí, un fuerte y claro grito de fénix atravesó el aire.

Después de eso, el mar de llamas se rompió y un rayo de luz ardiente voló muy lejos.

Cuando las llamas de su cuerpo se extinguieron rápidamente, apareció la figura de una joven esbelta y delicada.

Frente a ella, la luz del Fénix también se apagó, revelando la figura de una mujer de belleza indescriptible.

Las ropas rojas de su cuerpo se hundieron, y las llamas rojas de sus manos nevadas también se apagaron lentamente, sus labios se inclinaron hacia arriba en una ligera sonrisa que fue suficiente para encantar instantáneamente a todos los seres: "Muy bien. Wuxin, ya que tu estado de ánimo ha cambiado, la Oda Mundial del Fénix ha progresado rápidamente en los últimos seis meses. Ya no habrá nada que enseñarte después de eso".

Justo cuando terminó de hablar, de repente se levantó un viento abrasador.

Yun Wuxin estaba claramente acercándose al final de su Fuerza Profunda, pero las Llamas del Fénix en su cuerpo todavía se encendían obstinadamente: "Maestra, yo... todavía puedo continuar".

La sonrisa de Feng Xue'er se desvaneció levemente cuando dijo en voz baja: "Has estado trabajando tan duro recientemente, ¿estás pensando en ir al Reino de Dios para buscar a tu padre de nuevo?"

"¡No!" Yun Wuxin apretó los puños y los dientes de jade: "Solo quiero... golpearlo más fuerte cuando regrese... ¡cuanto más fuerte sea mi golpe, mejor!"

Feng Xue'er sacudió la cabeza.

Ella se acercó lentamente a Yun Wuxin y dijo con una sonrisa que no era una sonrisa: "Wuxin, cuando lo veas, definitivamente estarás tan emocionada que no podrás soportar golpearlo. Dado que ya has decidido esperar obedientemente su regreso, no debes complicarte tanto las cosas. Después de todo, pasado mañana es tu vigésimo cumpleaños. Si te haces daño accidentalmente, muchas personas sentirán dolor en su corazón".

"¡Hmph!" Yun Wuxin bajó sus hermosos ojos y se mordió ligeramente los labios: "No es que pueda verlo... y mucho menos que se le rompa el corazón".

Feng Xue’er: "..."

"Maestra" Yun Wuxin levantó su delicada cabeza y de repente preguntó en voz baja: "Han pasado cinco años y todavía no ha regresado. Usted... realmente... ¿no está resentida?"

"En absoluto".

La respuesta de Feng Xue'er no contenía la más mínima vacilación... Fue una palabra suave y gentil, pero solo contenía una profunda preocupación, ni siquiera un indicio de culpa y resentimiento.

"¿En absoluto…?" Yun Wuxin murmuró suavemente.

"En absoluto".

La respuesta de Feng Xue’er aún fue tranquila y gentil. Dijo lentamente: "Porque hay una cosa de la que estoy muy segura. Sin mencionar solo cinco años, incluso cien años, incluso mil años... eso solo podría significar que está atado por algo que no tiene elección más que seguir, y que definitivamente no nos abandonó .

Yun Wuxin se quedó atónita por un momento antes de decir en voz baja: "Mi madre piensa lo mismo, y la Maestra también... En lo que respecta al Padre, ¿por qué se vuelven tan estúpidas?"

Feng Xue'er sonrió levemente mientras negaba con la cabeza y decía: "Por mí, él no dudó en lanzarse al Arca Profunda Primordial... En ese entonces, en el Reino de las Pruebas del Dios Dragón, cada paso que daba estaba lleno de vida y muerte. Pero a pesar de que estaba a solo medio paso de la muerte, no estuvo dispuesto a dejar ir a tu madre".

"Todo el amor, el odio y los rencores en este mundo tienen sus propias razones. Tu madre y yo sabemos muy bien qué tipo de persona es tu padre. Dices que somos estúpidas, pero de hecho, en muchos aspectos, tu padre es la persona más estúpida de este mundo... Es por eso que tantas mujeres están dispuestas a enamorarse de él durante toda su vida".

"..." Mientras decía esas palabras en voz baja, la visión de Feng Xue’er de repente se volvió borrosa, y su par de hermosos ojos de fénix rápidamente se volvió brumoso como un sueño.

"¿Maestra?" Yun Wuxin levantó la cabeza con asombro cuando sintió que el aura de su Maestra de repente se volvía algo caótica. "¿Estás... estás preocupada por él de nuevo?"

Feng Xue’er inconscientemente extendió su mano y agarró la muñeca de Yun Wuxin.

Era como si estuviera tratando de encontrar un apoyo real en medio de la confusión.

"Wuxin, definitivamente recibirás el mejor regalo para tu vigésimo cumpleaños".

"Mientras sea un regalo de la Maestra, no importa lo que sea, yo lo haré..."

El susurro en sus oídos era como un sueño, y su aura descontrolada hizo subir el vestido carmesí de Feng Xue’er y rozó su mejilla.

En este momento, su corazón y su alma de repente se sacudieron violentamente, y su cuerpo retrocedió casi antes de su intención.

Una figura apareció de repente en la Formación del Fénix que aisló todo.

Seguía vestido de blanco y su cabello negro era tan oscuro como la noche.

Sus cejas eran como espadas, pero sus ojos eran tan gentiles que parecían poder filtrarse directamente en su corazón.

Todo era como un recuerdo, como era hace tantos años.

Era como si se hubieran separado ayer.

Sus pies realmente estaban pisando el suelo de la Estrella Polar Azul, y la figura de Feng Xue’er y Yun Wuxin estaba a solo unos centímetros de él en su línea de visión.

A pesar de que ya había imaginado este momento innumerables veces en su corazón, la agitación en su alma seguía siendo tan intensa que podía perder el control en cualquier momento.

Lentamente, estiró los brazos mientras sus labios se movían suavemente: "Xue’er, Wuxin... estoy de vuelta".

"..." Todo el cuerpo de Yun Wuxin se congeló en su lugar y ella no reaccionó en absoluto.

Feng Xue’er dio un paso adelante, pero se detuvo allí.

Su mano nevada presionó contra el hombro ligeramente tembloroso de Yun Wuxin mientras la empujaba suavemente.

Una brisa cálida pasó, empujando a la aturdida Yun Wuxin hacia adelante y aterrizando pesadamente en el pecho de Yun Che.

Yun Che se cruzó de brazos y abrazó con fuerza a Yun Wuxin frente a su pecho...

En este momento, fue como si el calor del mundo entero se derramara en todo su cuerpo.

Todo el dolor y la crueldad que había experimentado a lo largo de los años se habían convertido en nubes que nunca volverían a perforar su alma.

Una respiración...

Dos respiraciones...

Yun Wuxin de repente comenzó a luchar.

Sus manos fuertemente apretadas comenzaron a martillear caóticamente, acompañadas de un gemido igualmente caótico.

Los brazos de Yun Che se apretaron suave y firmemente a su alrededor.

Sin importar cuánto luchara ella, él no le permitió escapar de su abrazo.

Finalmente, las luchas de Yun Wuxin se debilitaron.

Sus manos se detuvieron en la cintura de Yun Che mientras apoyaba su delicada cabeza contra su pecho.

Sus caóticos gemidos se convirtieron en un llanto incontrolable...

Todas las emociones que había acumulado a lo largo de los años fueron encendidas por este amargo grito.

Ya no tenía fuerzas para luchar.

Todo su cuerpo se quedó completamente paralizado frente al pecho de su padre, y comenzó a gemir desenfrenadamente.

Los cinco años de preocupación, dolor, miedo, culpa... se transformaron en perlas de jade que caían locamente y que rápidamente empapó el pecho de Yun Che.

La actual Yun Wuxin ya no era esa joven inmadura de entonces.

Como la única hija de Yun Che y con su Cultivo del Camino Divino, no había duda de que ocupaba una posición suprema en la Estrella Polar Azul que todos los seres vivos admiraban y veneraban.

Frente a su familia, ella era gentil y elegante.

A los ojos del mundo, era tan fría y distante como su madre, lo que hacía que la gente la mirara desde lejos, temiendo que sus miradas fueran blasfemas.

Y frente a su padre, parecía haberse vuelto la niña de entonces, llorando amargamente.

Feng Xue’er se acercó lentamente mientras miraba el rostro de Yun Che...

Finalmente, su mirada se posó en sus ojos.

Después de cinco años, no parecía haber cambiado en absoluto.

Pero…

En el pasado, sus ojos eran como el vasto cielo nocturno estrellado, profundo y misterioso, haciéndola sentir curiosa y perdida.

Pero ahora, sus ojos, que todavía estaban completamente negros, eran como interminables agujeros negros en el cielo estrellado.

Con solo un pensamiento, instantáneamente podría succionar todas las almas del mundo.

De repente le dolió el corazón...

No podía imaginar lo que había sucedido en los últimos cinco años para que él cambiara tan drásticamente en tan poco tiempo.

De repente se dio cuenta de que una mano ya le había agarrado la muñeca con fuerza.

Cuando sus ojos se encontraron, su gentil mirada tenía un profundo sentimiento de culpa: "Xue’er, todos estos años... les he hecho preocuparse otra vez".

Feng Xue’er negó ligeramente con la cabeza.

Sus hermosos ojos estaban empañados y sus labios de jade sonrieron levemente: “El hecho de que hayas vuelto sano y salvo ha superado todo en este mundo. El Abuelo... Padre, Madre... Nosotros... todos estamos bien".

"Si...", respondió Yun Che con cierta dificultad.

Luego, hizo todo lo posible por disimular el temblor que acompañaba a su voz.

Levantó el brazo y tomó la mejilla de Yun Wuxin con una mano.

Miró su hermoso rostro que ya estaba cubierto de lágrimas y dijo en voz baja: "Mi Wuxin también ha crecido".

Desde el momento en que nació hasta que cumplió los veinte años, cada año, una niña tendría un crecimiento y una transformación incomparablemente hermosos.

Este fue uno de los milagros más hermosos que la naturaleza otorgó al mundo.

Pero... se había perdido diecisiete años completos.

Y se perdieron para siempre.

Nunca se recuperarían.

El rostro de Yun Wuxin estaba completamente cubierto de lágrimas, e incluso su cuerpo estaba casi flácido y débil por el llanto.

Claramente tenía el estómago lleno de resentimiento e ira, y claramente quería darle una buena paliza con todas sus fuerzas cuando lo viera.

Sin embargo, cuando miró a su padre, que estaba tan cerca de ella y no estaba dispuesto a dejarla ir, solo había alegría en su corazón.

Aparte de llorar incontrolablemente… no había nada más.

"¿Te... irás... otra vez...?"

Incluso el gemido que finalmente escapó de sus labios no era el sonido de enojo que había esperado demasiadas veces, sino el miedo de que se fuera de nuevo.

Yun Che, lenta pero firmemente, negó con la cabeza: "No. Nunca más. Lo prometo".

"Uuu... tch..." Yun Wuxin hizo todo lo posible para detener sus llantos: "Tus promesas... nunca... las cumples..."

"..." Yun Che sintió una puñalada en su corazón.

Sus labios temblaron cuando miró a los ojos de Yun Wuxin y dijo con una voz incomparablemente suave: "Confía en mí una vez más, ¿de acuerdo? Porque esta vez, no hay nada en este mundo que pueda obligarme a dejarte".

* * *

En el cielo distante se alzaban las figuras de dos mujeres.

"Parece que nuestra visita fue realmente innecesaria", dijo Chi Wuyao con una leve sonrisa en su rostro: “En este momento de reunión, nosotras dos solo somos una carga. Dejemos el asunto de nuestra visita para el cumpleaños de Wuxin".

Tan pronto como terminó de hablar, suspiró y dijo: "Esa pequeña Wuxin ya ha crecido mucho".

Qianye Ying’er, que estaba a su lado, no respondió.

Chi Wuyao miró hacia un lado: "No te habrá tocado de repente, ¿verdad?"

"..." La punta de las cejas de Qianye Ying’er se movió un poco.

Estaba claro que acababa de volver a sus sentidos.

Ella dijo con frialdad: "Algunas personas tratan a sus hijas como tesoros, mientras que otras pueden tirarlas como zapatos gastados. La naturaleza humana es algo tan interesante".

"Lo que es aún más interesante es que he pasado toda mi vida tratando de convertirme en alguien como Qianye Fantian, sin embargo, en estos pocos años, he hecho todo lo posible para aferrarme a Yun Che". Qianye Ying’er resopló levemente: "Creo que a los ojos del mundo... incluyéndote a ti, yo, la ex 'Diosa', soy prácticamente la mujer más extraña del mundo".

"No." Chi Wuyao negó con la cabeza: "Nunca te convertirás realmente en alguien como Qianye Fantian".

Qianye Ying’er: "?"

Chi Wuyao dijo en voz baja: "Qianye Fantian mató a tu madre porque tenías sentimientos extremadamente profundos por ella. Usaste menos de mil años para convertirte en la incomparable Diosa del Monarca Brahma. También fue para obtener la aprobación de Qianye Fantian y salvar su vida que voluntariamente permitiste que Yun Che te dejara una marca de esclavo".

"Es obvio que tu indiferencia y crueldad solo se aplica a los demás, pero te preocupas profundamente por las personas que realmente valoras".

"Como dice el dicho, los ríos y las montañas son fáciles de cambiar, pero la propia naturaleza es difícil de cambiar. El carácter y los ideales de una persona pueden cambiar repentinamente drásticamente, pero la naturaleza de uno, y mucho menos un período corto de tiempo, no cambiará mucho incluso después de un período largo. Por lo tanto, incluso si no sucediera nada después de eso, aún sería imposible que te convirtieras en un villano sin escrúpulos como Qianye Fantian, quien renunciaría a todo por su propio beneficio".

"Tome a Yun Che por ejemplo. Las cosas que vivió fueron consideradas las más trágicas. Aun así, su naturaleza principal nunca ha cambiado realmente".

Cuando dijo esto, la sonrisa de Chi Wuyao de repente se puso rígida.

Pensó en alguien... a quien todavía no podía entender o dejar ir.

Sólo ella era la que había cambiado por completo.

"¡Diciendo más palabras santurronas de nuevo!" Qianye Ying'er dijo en un tono molesto.

"..." Chi Wuyao estaba pensando en Xia Qingyue.

"Déjame hacerte una pregunta", dijo de repente Qianye Ying’er.

"¿Mn?" Chi Wuyao inclinó ligeramente la cabeza.

"¿Qué crees que pasaría... si entre él y yo, por ejemplo, tuvieramos un hijo?"

La voz de Qianye Ying’er fue un poco vacilante y sus ojos dorados también habían perdido inconscientemente el enfoque.

Chi Wuyao sonrió: “Si quieres saber la respuesta, entonces da a luz primeramente. A pesar de que lo que sucedió en ese entonces fue un poco lamentable, al menos tú y él todavía tienen tiempo y oportunidades ilimitadas. Ya no necesitas recordar esos dolores innecesarios".

Chi Wuyao miró a Yun Wuxin, que lloraba amargamente en el abrazo de su padre.

No pudo evitar dejar escapar un suspiro de alivio cuando pensó en esa "Xi’er" que su padre ni siquiera había conocido.

Solo esperaba que solo ella y Mu Xuanyin supieran sobre este asunto.

“¡Hmph! No soy tan irrazonable ", dijo Qianye Ying’er con un bufido.

Frunció el ceño cuando sintió que la figura de Chi Wuyao se alejaba repentinamente. "¿Adónde vas?"

"Este diminuto planeta de los Reinos Inferiores fue creado en realidad por el Dios Maligno y la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial. Hay muchos Dioses Verdaderos que quedaron atrás, y fueron los legados de estos Dioses los que hicieron que Yun Che se convirtiera en lo que es hoy".

"Con tales existencias, por supuesto que tengo que usar mis ojos para echar un buen vistazo a cada rincón de este planeta".

La voz diabólica de Chi Wuyao se desvaneció en la distancia.

Sin embargo, Qianye Ying’er no la acompañó.

Siguió mirando a Yun Che desde lejos, sin aparecer ni salir.


Comentarios del capítulo: (4)


Noo000oo necesito mas capitulos

3

Gracias por el capitulo.

2

Gracias por la traducción, toca esperar un mes hasta que Mars actualicé, ni modo :'v

1