atg-capitulo-1901
ATG - Capítulo 1901
33144
1904

Capítulo 1901: Viajando (5)

Traductor: Crowli

Capítulo 1901: Viajando (5)

"Contéstame una pregunta".

Las palabras de Yun Che cambiaron de repente, todavía con la mirada fija, pero sus ojos ligeramente congelados parecieron transformarse en un cielo estrellado comprimido.

Cang Shuhe abrió los labios: "¿Quiere Su Majestad preguntar qué clase de corazón tiene esta Concubina para Su Majestad?"

Sus suaves palabras como el agua golpearon el corazón de Yun Che que estaba a punto de salir, y asintió: "Quiero escuchar la verdad".

Cang Shuhe no contestó directamente.

La fragante brisa lo atacó ligeramente mientras se acercaba lentamente al cuerpo de Yun Che, sin embargo, se inclinó y colocó sus manos, que eran aún más blancas que el impecable jade, suavemente sobre las rodillas de Yun Che.

Sus ojos también habían adoptado una postura inclinada mientras miraba directamente a Yun Che.

"Su Majestad pensó una vez que mis emociones estaban dispersas y que ya no sabía qué era la alegría, la ira, la tristeza o la felicidad, y que había enterrado por completo los sentimientos entre hombres y mujeres. Incluso si me considerara sinceramente como la Concubina de Su Majestad, no recibiría ningún comentario que viniera del amor y el corazón. Así que bien podría ser indiferente... Su Majestad cree que este es también el mejor estado para mí. No es necesario que pretenda ser afectuoso, me obligue a sonreír y pretenda ser acogedor".

"..." Yun Che siempre había pensado de esta manera.

Antes de hoy, siempre había creído que Cang Shuhe era alguien que había cortado todos sus sentimientos.

Aunque tenía una apariencia extremadamente hermosa y un encanto único que era difícil de describir con palabras, cultivar sentimientos con ella solo sería hacer el ridículo.

Él era el Gobernante de las Cuatro Regiones e incluso tiene a la Reina Dragón y a la Diosa. ¿¡Cómo podría permitirse hacer eso!?

"Habían pasado diez mil años desde la última vez que había visto la luz del día. Una razón es porque estaba gravemente enferma y la otra es porque el Emperador Dios del Mar del Sur me obligó a hacerlo. Como resultado, en términos de emociones, es posible que ya tenga algunas distorsiones que no puedo detectar. Las cosas que he derramado también deberían ser diferentes a las de la gente común. Incluso siento una profunda aversión por los hombres que he enterrado profundamente en mi corazón durante mucho tiempo".

"Pero..."

La luz de sus ojos estaba ligeramente empañada, y su voz era tan lenta como la niebla, saliendo de los labios de Cang Shuhe, que estaba cerca y era tan delicada como una cereza: "No importa si no me cree, Su Majestad.... la primera vez que lo vi, supe que sería mi eternidad para el resto de mi vida".

Yun Che estaba un poco aturdido.

Sus ojos gradualmente se volvieron nebulosos mientras hablaba: "¿Sabe Su Majestad qué es lo más poderoso y aterrador de usted mismo?"

"..." La punta de la nariz de Yun Che se movió inconscientemente.

A pesar de que tenía una piel extremadamente gruesa y no le tenía miedo a nada, todavía estaba bastante avergonzado de responder a esta pregunta con sinceridad.

"A los ojos de esta Concubina, no es un poder invencible, ni es una herencia incomparable. Sino sus... ojos".

Los ojos del Emperador Yun se entrecerraron por un momento: "¿Mmm?"

"Aunque las palabras de Ruiyi son muy ofensivas e irrespetuosas, hay una afirmación que es un hecho irrefutable". Cang Shuhe sonrió levemente. "El Emperador tiene menos de sesenta años. En términos del nivel de Emperadores, usted es muy joven".

En toda la historia del Reino de Dios, solo había dos personas que habían llegado al Reino del Emperador Dios con menos de los sesenta años.

Uno era Yun Che, el otro era Xia Qingyue.

"Sin embargo, Su Majestad fue una vez pacífico y ordinario. Se hundió en el abismo y llego orgulloso hasta la cima. Una vez salvó al mundo del peligro y otra vez cayó en un charco de sangre..."

"En el corto lapso de unas pocas docenas de años, las vicisitudes de la vida que ha experimentado son cosas con las que otros no se pueden comparar en un millón de vidas. El mundo que se condensa en tus ojos contiene los colores más profundos, especiales y aterradores".

“Con el corazón y el alma fríos y solitarios de esta Concubina, así como su miedo a los hombres, definitivamente sería incomparablemente difícil para ella enamorarse de cualquier hombre. En cuanto a Su Majestad... cuando miré por un instante el color de tus ojos, a pesar de que sabía que sería peligroso hasta el punto en que sería difícil para mi regresar, todavía hacía que la gente sintiera curiosidad al querer... acercarse... explorar... y  hundirse en... lo más profundo...”

La vida de Cang Shuhe siempre había sido una sin luz y fría, pero Yun Che había experimentado los altibajos de esta ola oceánica incomparablemente enorme una vez en solo unas pocas décadas.

También fue por esto que la atracción de Yun Che por Cang Shuhe fue más letal que las otras mujeres.

Yun Che recordó vagamente que Chi Wuyao había dicho algo similar cuando estaban en la Región Divina del Norte. Sin embargo, ella no fue tan sencilla como Cang Shuhe.

Pero ahora quería encontrar un espejo y estudiar qué cosas escandalosas se escondían en sus propios ojos.

Mirándolo, Cang Shuhe murmuró: "Si llega un día en que su alteza se enfrente a una mujer poderosa que es difícil de someter, no lo olvides, en comparación con la fuerza, tus ojos, que son muy fáciles de hacer que la gente sienta curiosidad y caiga en ellos, son la mejor arma".

Yun Che retiró la mirada y dijo en un tono incomparablemente serio: "¿No es mi cara lo más útil?"

Las cejas lunares de Cang Shuhe se relajaron ligeramente mientras fruncía los labios y sonreía: "Ya que Su Majestad lo dice, así debe ser".

Yun Che bajó la mirada y luego tomó suavemente las manos de jade que estaban sobre sus rodillas.

Sus dedos instantáneamente se sintieron como si estuvieran tocando la nieve, y eran suaves y atractivos.

"Té, comida, libros y música... Cualquiera puede hacerse un nombre y estar orgulloso de sus logros en la vida. Sin embargo, unas manos tan perfectas pueden alcanzar la cima de la perfección. Pensando en ello con cuidado, es bastante desgarrador".

Ella negó con la cabeza suavemente: "En el pasado, me sentía deprimida. Solo trabajando duro y hundiendo mi corazón en esto, el tiempo puede ir más rápido. Y ahora, estoy bastante contenta". Cang Shuhe hizo una pausa por un momento y de repente dijo con una sonrisa: "¿Le gustaría a Su Majestad intentar aprender a cocinar conmigo?"

"¿Yo? ¿Cocinar? "

En la mente de Yun Che, estas dos palabras no tenían ninguna relación con él. Él respondió directamente: "Que broma más ridícula".

Cang Shuhe dijo: "En el Mundo Antiguo, el Cultivo Profundo siempre ha sido primordial, y entre los deseos comunes, el deseo del Camino Profundo, el deseo de poder, el deseo de lujuria... y el deseo de comida siempre se descartan en el fondo y no se cuidan"-

“Sin embargo, los seis deseos de una persona, el apetito, incluso si el deseo de uno se ignora deliberadamente, seguirá estando en la naturaleza de uno. Una vez que uno se despierta por un deseo intenso, la atracción hacia la propia voluntad puede no ser más débil que los deseos del mundo mortal".

Las palabras de Cang Shuhe no fueron sin razón, pero Yun Che aún lo encontraba divertido: "No tengo ningún interés en la cocina. Además, eres mi Concubina Imperial. Contigo a mi lado, ¿por qué tendría que hacerlo personalmente?"

"Estoy muy feliz de escuchar eso, Su Majestad", dijo Shuhe. "Sin embargo, no me queda mucho tiempo para acompañar a Su Majestad".

Yun Che: “…”

"Además, a los ojos de esta sirvienta, Su Majestad es la persona con el mayor talento en este camino. Como resultado... es realmente difícil para mí reprimir este pensamiento".

"¿Yo? ¿El más talentoso?" La esquina de la boca de Yun Che se movió levemente. "¿Cómo es que no lo sabía?"

"Hay diferentes tipos de hojas de té en las mismas hojas de té, pero hay cien tipos diferentes de fragancias. Cocer al vapor, cocinar, asar, freír, guisar, pegar, hornear, estofar, asar, hervir, quemar, cocinar... Hay miles de variaciones".

"Aparte de las recetas y técnicas que se pueden enseñar directamente y comprender gradualmente, la parte central y más difícil es la selección de los ingredientes y... el control exquisito del fuego".

"Por lo que sabe esta Concubina, su alteza es extremadamente competente en el Camino de la Medicina y también ha recibido un regalo de los Espíritus del Bosque. Todos los árboles del mundo son conocidos por usted, y con solo confiar en el aura, se puede saber la calidad y la edad del interior. Y la Perla del Veneno Celestial que controla Su Majestad, en los registros antiguos, tiene el poder de purificación y refinación más extremo del mundo".

"Como resultado, Su Majestad puede alcanzar fácilmente el pináculo que otros no pueden esperar alcanzar. Incluso yo no puedo compararme con Su Majestad".

Yun Che: "Emmm..."

Eso era cierto, pero usar la Habilidad de la Perla del Veneno Celestial para cocinar...

He Ling era completamente obediente con él, por lo que naturalmente no se opondría.

Sin embargo, si el antiguo Espíritu del Veneno Celestial se enterara, probablemente estaría tan enojado que volvería a la vida.

Cang Shuhe continuó: "En cuanto al control de las llamas, ¿quién en este mundo puede compararse con su alteza?"

Justo cuando estaba a punto de rechazar la idea de Cang Shuhe, que no era compatible con su propio carácter de nacimiento, sus siguientes palabras apuñalaron fuertemente su corazón.

"¿No quiere Su Majestad que su hija, su familia y sus Concubinas disfruten de la comida más deliciosa del mundo en cualquier momento... y sean manjares cocinados personalmente por usted?"

Las palabras que estaban a punto de salir de su boca fueron tragadas en su corazón. 

En su lugar había un sentimiento profundo.

La mirada de sorpresa, elogio y desbordante felicidad de Yun Wuxin todavía estaba fresca en su mente.

 En ese momento, incluso se había sentido bastante celoso.

En silencio, miró su palma...

Había pasado mucho tiempo desde que había regresado a la Estrella Polar Azul, pero la profunda culpa y la auto-culpa por su hija aún emergían constantemente en su corazón.

Estaba esforzándose por pensar en todo tipo de formas de compensarlo.

Quería convertirse en un mejor padre.

No solo fue involuntario, sino también extremadamente maravilloso para todas las bellezas de la familia y para todos.

Además, fácilmente podría alcanzar un reino que otros nunca podrían alcanzar en toda su vida…

No parecía tan difícil.

El cambio en la mirada de Yun Che hizo que Cang Shuhe sonriera dulcemente: "Entonces, ¿Su Majestad quiere intentarlo? Quizás Su Majestad descubra otro mundo maravilloso más allá de sus expectativas".

Pasaron varias horas de espera antes de que Yun Wuxin volviera a entrar en su dormitorio, seguida por Ruiyi, que estaba llena de aprensión.

Tras el impulso, ya se estaba arrepintiendo

"Padre, he vuelto", dijo Yun Wuxin con una cara llena de alegría. Estaba claro que se lo estaba pasando bien.

Después de gritar, miró a su padre y a Cang Shuhe en el pasillo y dejó escapar un suave "eek" de sus labios.

Yun Che y Cang Shuhe estaban parados uno al lado del otro, a solo medio cuerpo de distancia.

Lo que más sorprendió a Yun Wuxin fue el cambio en el Aura de su Padre.

Quizás fue la vigilancia de un objeto externo, o quizás fue el orgullo de un Emperador.

Cuando había forasteros alrededor, siempre habría un Aura de aislamiento invisible alrededor de su Padre, aislándolo por completo del contacto de otras Auras.

Incluso si la llevara a caminar por la bulliciosa ciudad, su cuerpo no estaría manchado por el Aura de los demás.

Y al interactuar con su madre, esta capa de aislamiento se dispersaría naturalmente.

A pesar de que su Cultivo en el Camino Profundo estaba lejos de comprender el reino de su padre, todavía podía sentir vagamente que el Aura aislada de su Padre no era deliberada, sino una reacción natural de su cuerpo durante estos años.

Cuando se enfrentó a Cang Shuhe antes, su aura de aislamiento siempre había existido.

Pero ahora había desaparecido.

Cuando los dos estaban cerca el uno del otro, sus auras se tocaban.

Ella todavía tenía esa hermosa sonrisa en sus labios. Fue suave pero encantadora.

"¿A dónde fuiste a jugar?" Yun Che preguntó mientras levantaba la cabeza para mirarla.

En realidad, su Percepción Espiritual había estado siguiendo a Yun Wuxin todo el tiempo porque estaba demasiado preocupado por su seguridad.

"La ropa del Reino del Mar Profundo es realmente demasiado hermosa. No pude evitar probármela. Además, realmente quiero ver a la Tía Shuhe usándola".

Después de que terminó de hablar, ya no tenía la intención de revelarle a su padre las ropas que había obtenido. Sus ojos brillantes se movieron de un lado a otro entre Yun Che y Cang Shuhe antes de preguntar débilmente: "¿Debería... no haber regresado?"

Yun Che inmediatamente vio a través de los pensamientos de su hija: "Date prisa y ven, no corras más".

Podía decir que a ella le gustaba Cang Shuhe a pesar de que era su primer encuentro.

"Ruiyi, entra", dijo Cang Shuhe en voz baja.

Ruiyi, que estaba detrás de ella, no sintió la mirada de Yun Che, ni sintió su intención asesina.

Al escuchar las palabras de Cang Shuhe, finalmente bajó la cabeza y caminó lentamente hacia adelante.

En este momento, Yun Che de repente levantó la cabeza y miró directamente a Ruiyi: "Te daré la oportunidad de disculparte. Arrodíllate."

Ruiyi de repente se mordió el labio.

Ella sintió la cálida mirada de Cang Shuhe y no quería decepcionar a Yun Wuxin.

Lentamente se arrodilló y bajó la cabeza mientras decía: "Las palabras de esta sirvienta fueron imprudentes y groseras. Espero que el emperador Yun pueda perdonarme".

“¿Imprudente y grosera? ¿Significa eso que no crees que hayas dicho nada malo?" La mirada de Yun Che bajó fríamente.

"…" Ruiyi bajó la cabeza y se mordió los labios.

Ella no negó ni suplicó misericordia.

"Si no estás dispuesta a disculparte, entonces también puedes mantener la boca cerrada para siempre". La mirada de Yun Che se inclinó hacia un lado: "¿De verdad crees que estás orgullosa de tus huesos y que no hay nada malo en cada palabra? Entonces podría decirte una cosa".

"Dijiste que mientras equipaba a la Concubina Shuhe con el Poder Divino del Mar Profundo, también dañé fuertemente su longevidad".

"¿¡Entonces cómo sabes que no puedo extender su vida!?" Esta breve oración hizo que Ruiyi, que no estaba dispuesta a ceder a la intención asesina de Yun Che, levantara repentinamente la cabeza.

"¿Qué has dicho...?" Estaba emocionada, sorprendida, y no se atrevía a creer: "¿Usted... realmente tiene una solución?"

“¡Hmph! Si yo, el Emperador Yun, dejara que mi Concubina muriera prematuramente, ¿¡no se burlaría el mundo de mí por ser un incompetente!?" Yun Che dijo con un resoplido frío: "Después de todo, eres un Maestro Divino en la Etapa Media, pero en realidad estás usando tu conocimiento superficial para minimizar mi poder. ¡Qué tonta y ridícula!"

Sin embargo, Ruiyi no se sintió enojada ni humillada en absoluto.

Las lágrimas brotaron de sus ojos y su actitud y tono ya no fueron arrogantes. "Esta sirvienta sabe que estaba equivocada... ¡Si Su Majestad puede dejar que la señorita tenga una buena vida, esta sirvienta estará a merced de Su Majestad!"

"¡Ridículo, puedo hacer lo que quiera contigo!" Yun Che inclinó los ojos con frialdad.

Ruiyi se quedó allí aturdida.

Mientras miraba el rostro enojado de Yun Che, temía que esta ira que nació debido a ella implicara a Cang Shuhe. Después de eso, dijo con un rostro lleno de determinación: "Esta sirvienta era ignorante e imprudente. Ella se creía infalible y cometió un error imperdonable... Mientras pueda apaciguar la ira del Emperador, esta sirvienta definitivamente no se quejará si se la castiga de cualquier manera para enmendar su error".

"¡Bien!"

La voz de Yun Che seguía siendo fría y penetrante: "Has acompañado a la Concubina Shuhe durante miles de años, y el crimen de hoy es también por su injusticia. Si te mato, me temo que el corazón de la Concubina Shuhe se pondría triste, y no vale la pena hacerlo por ti, una sirvienta".

"He cambiado de opinión y voy a quedarme aquí en el Mar Profundo por un período más largo, alojándome temporalmente en este Palacio del Mar Profundo".

"Ya que estás tan ansiosa por enmendar tus errores", levantó lentamente la mano, con las puntas de los dedos ligeramente colgantes señalando a Ruiyi: "Entonces esta noche, me servirás en la cama".


Comentarios del capítulo: (0)


atg-capitulo-1902
ATG - Capítulo 1902
33145
1905

Capítulo 1902: Viajando (6)

Traductor: Crowli

Capítulo 1902: Viajando (6)

La breve frase hizo que Ruiyi se congelara en su camino, y la determinación que había inundado su rostro de jade se convirtió rápidamente en sorpresa y desconcierto.

Yun Wuxin, que estaba pensando en cómo suplicar por la vida de Ruiyi, también se quedó boquiabierta, y entonces, su corazón se elevó repentina e inexplicablemente con anticipación y emoción...

¡Llegó! ¡Llegó!

¡El "otro lado" de mi Padre!

Por el contrario, Cang Shuhe tenía una sonrisa en los labios y sacudió ligeramente la cabeza.

"Esto... yo... yo... ¿Cómo... puedo..."

Obviamente, nunca antes se había enfrentado a una situación así, y Ruiyi, que era de lengua afilada, no sabía qué hacer y hablaba de forma incoherente.

"Esto no es una pregunta, es una orden. Solo puedes obedecer o morir”, dijo Yun Che con voz profunda.

Recuperándose de su aturdimiento, Ruiyi no se atrevió a ver los ojos de Cang Shuhe. Ella negó con la cabeza vigorosamente: "No... ¡No! La Señorita ni siquiera se ha reunido contigo... ¿Cómo puedo... Cómo puedo..."

"¡Je! Hace un momento, dijiste que por el bien de tu Joven Señorita, no te quejarías en absoluto de ningún castigo. Y este es el castigo, pero realmente es una bendición otorgada a ti. Sin embargo, le temes hasta este punto. ¡¿Es esta tu supuesta disculpa y lealtad a la Concubina Imperial?!"

La voz de Yun Che se volvió severa.

Ruiyi, que se había mostrado obstinadamente sin miedo al aura asesina de Yun Che, estaba ahora a punto de llorar.

Aunque Cang Shuhe llevaba más de un año como Concubina Imperial, nunca había compartido la cama con Yun Che.

Si ella fuera favorecida por Yun Che ... ¿cómo enfrentaría a Cang Shuhe en el futuro?

"Emperador Yun, tú... puedes castigar a tu sirvienta como quieras, excepto... solo que este asunto... ¡realmente no puedes... realmente no puedes!" Sacudió la cabeza con todas sus fuerzas, pero las lágrimas de miedo aún brotaban de sus ojos.

"Su Majestad, ella sabe su error, déjela ir por ahora", aconsejó Cang Shuhe en voz baja.

"Hmph, tú lo pediste". Yun Che dio un resoplido bajo. Cuando vio los ojos llorosos de Ruiyi, su corazón se sintió incomparablemente cómodo. Cuanto más feroz era una mujer, más profunda sería su debilidad. Sin lugar a dudas, la debilidad de Ruiyi era Cang Shuhe... Lloraba cada vez que la tocaba.

"Ruiyi, puedes irte primero".

Cang Shuhe dijo suavemente esto y Ruiyi se fue apresuradamente como si hubiera recibido una amnistía.

Sin embargo, no se atrevió a ver la mirada de Cang Shuhe hasta que salió de la cámara.

Yun Wuxin vio como la figura de Ruiyi desaparecía en la distancia... Sintió una profunda simpatía por ella.

"Cuanto más terca es una mujer, más puede despertar el deseo de los hombres de intimidarla y humillarla. Así que incluso Su Majestad no es una excepción", dijo Cang Shuhe con una sonrisa.

Ella no usó "castigo", sino "intimidación". Fue bastante sutil.

"¿Ella?" El rostro de Yun Che estaba lleno de desdén: "No importa lo terca que sea, ¿puede ser más terca que Qianying?"

"Hablando de la Señora Ying, tengo mucha curiosidad por una cosa". Shuhe se dio la vuelta con una mirada superficial. "Entre la Señora Ying y Su Majestad, ¿quién es el cazador y quién es la presa?"

"No hace falta preguntar, por supuesto que el cazador..."

A la mitad de sus palabras, Yun Che de repente dejó de hablar. Luego, se quedó allí aturdido. De repente, estaba absorto en sus pensamientos y, por un momento, no estaba seguro de cómo responder.

Sin esperar la respuesta de Yun Che, Cang Shuhe extendió la mano y cubrió un pequeño cuenco de jade con su mano. Luego, miró a Yun Wuxin y dijo: "Wuxin, prueba esta sopa".

Yun Wuxin inmediatamente lo tomó y dijo emocionada: "¿La Tía Shuhe lo hizo? ¿La Tía Ruiyi dijo que la Tía Shuhe hace una sopa lo suficientemente deliciosa como para que el Alma salga del cuerpo?" 

Con una sonrisa, Cang Shuhe dijo: "Lo sabrás después de probarlo. Tienes que beberlo despacio".

Yun Wuxin tomó con entusiasmo el cuenco de jade. Justo cuando estaba a punto de tocar sus labios, sintió la mirada de su Padre sobre ella. Estaba llena de un calor anormal y... ¿nerviosismo?

"..." Los movimientos de Yun Wuxin se volvieron un poco lentos. Luego, inclinó ligeramente el cuenco de jade y una corriente cálida fluyó hacia su boca.

Yun Che estaba a punto de preguntar cómo era el sabor cuando descubrió que Yun Wuxin no se detuvo después de probarlo. En cambio, inclinó su blanco como la nieve cuello levemente y bebió todo lentamente.

Después de que terminó de beber, el cuenco de jade se detuvo en sus labios por un tiempo antes de dejarlo lentamente.

No quedó ni una sola gota en el cuenco de jade.

"Mn..." La mirada de Yun Che era indiferente y su rostro estaba tranquilo.

Preguntó muy casualmente: "¿Cómo sabe?"

Yun Wuxin frunció ligeramente los labios como si estuviera saboreando el regusto: "Es muy delicioso, pero tiene un... sabor extraño".

"¿Sabor extraño?" Las cejas de Yun Che temblaron: "¿Qué sabor extraño?"

"Déjame pensar en ello..." Yun Wuxin lo pensó seriamente por un momento antes de que de repente rompiera a sonreír: "Llamémoslo... sabor de Padre".

Yun Che se quedó atónito por un momento antes de comenzar a reír también: "Jaja, como se esperaba. La diferencia es tan grande que puedes adivinarlo en un instante".

"No", dijo Cang Shuhe con una sonrisa: "Solo han sido de cuatro a seis horas de intentos, y ya has hecho mucho. Su Majestad es digno de ser el hombre más notable del mundo".

"..." Yun Wuxin mantuvo una sonrisa en su rostro.

Había tantas cosas en su corazón que quería decir, pero no podía decir una sola palabra.

En ese tazón de sopa, además del "sabor de padre", también había un toque de... su propia y tenue salinidad.

Sabía cuánto la adoraba su padre.

También sabía que la profunda culpa y la auto-culpa siempre habían estado en su corazón.

Después de saber todo lo que su Padre había experimentado durante todos esos años, ¿cómo podía todavía culparlo o resentirse de él en lo más mínimo?

Solo había un dolor de corazón extremadamente profundo...

Pero él mismo siempre estaba dispuesto a dejarse llevar y buscar el perdón de sí mismo.

Ya era un Emperador supremo, pero siempre estaba tratando de compensarlo.

Para convertirse en un padre más perfecto, estaba dispuesto a renunciar a todo lo que tenía.

Padre, ya soy la hija más afortunada y feliz de este Mundo...

Todavía tengo que ver el Mundo entero, pero esto es de lo único de lo que estoy absolutamente segura.

Región Divina del Este, Reino de Dios del Monarca Brahma.

Una capa de barrera dorada se separó y Qianye Ying'er salió de ella.

La luz brillante se reflejaba en su alma fría e indiferente, pero su rostro era tan hermoso como una ilusión inmortal.

Su largo cabello dorado se balanceaba junto con su figura curvilínea mientras caminaba, y todo su ser era tan hermoso que era irreal.

Incluso la luz del cielo se atenuó de vergüenza cuando apareció.

Una joven con un vestido amarillo se acercó apresuradamente e hizo una reverencia.

"Le doy la bienvenida a la Maestra que acaba de salir de reclusión".

Qianye Ying'er claramente acababa de terminar su cultivo.

Su piel era tan blanca como la porcelana, y la fina capa de sudor de su cuerpo parecía estar cubierta por una capa de luz de luna vidriada.

Esto hizo que el corazón de la joven latiera violentamente y no se atreviera a mirarla más.

Esta vez, el tiempo que pasó en reclusión no fue mucho.

Fueron solo dos meses, pero su progreso aún era aceptable.

A pesar de que ya estaba en el Reino Maestro Divino de Rango Diez, todavía poseía la sangre de un Emperador Diablo y todavía tenía un margen considerable de mejora.

El límite que podría alcanzar en el futuro definitivamente superaría a Qianye Fantian.

"Yueying, ¿ha sucedido algo importante en los últimos dos meses?" Preguntó Qianye Ying'er.

"Todo ha ido bien", respondió Yueying: "Los Reyes Brahma ya han seleccionado a seis niños extremadamente talentosos de su generación más joven que tienen la oportunidad de obtener el reconocimiento del Poder Divino del Monarca Brahma. Solo están esperando que la Maestra seleccione al primero para ser cultivado..."

“…La condición del Viejo Maestro también ha superado mis expectativas. El Viejo Maestro dijo personalmente el mes pasado que en uno o dos años más, su fuerza profunda podría recuperarse a su punto máximo. Es solo que ha perdido el setenta por ciento de su vida útil y está destinado a no poder recuperarse de eso".

"…Y una cosa más, hace un tiempo, hubo un grupo de traidores que se alzó en el poder en el oeste. Eran los restos de la Secta de los Aleros Sagrados, y todos han sido capturados. Originalmente, queríamos entregarlos al Reino de la Luz Esmaltada, pero ya que la Maestra salió de la reclusión, serán tratados de acuerdo con los deseos de la Maestra".

"¿La Secta de los Aleros Sagrados? Hmph, esta secta realmente está llena de ridículos e idiotas”, dijo Qianye Ying'er con voz fría y burlona: "Lísialos a todos y luego desterrarlos a un Reino Estelar deshabitado donde puedan valerse por sí mismos".

"¿Eh?" Yueying estaba aturdida.

"¿Qué? ¿Alguna objeción?"

"No, esta sirvienta no se atreve". Yueying inclinó apresuradamente la cabeza: "Esta sirvienta pasará la orden de inmediato".

Cuando Qianye Ying'er todavía era la Diosa del Monarca Brahma, Yueying había sido su asistente.

En el pasado, y ni hablar de traidores, Qianye Ying'er solía matar a personas que no le eran útiles sin dudarlo.

Pero ahora, solo los lisiaría y exiliaría.

Yueying estaba a punto de irse cuando Qianye Ying'er de repente la llamó: "Espera".

"¿Hay algo más, Maestra?" Yueying se dio la vuelta apresuradamente.

"¿Dónde están Yun Che y Wuxin ahora en la Región Divina del Oeste?" Preguntó Qianye Ying'er.

Ya habían pasado cuatro meses y, de acuerdo con su viaje predeterminado, actualmente deberían estar en la Región Divina del Oeste.

"Maestra, el Emperador Yun y la Princesa se encuentran actualmente en la Región del Sur", respondió Yue Ying.

"¿La Región del Sur?" Qianye Ying'er frunció el ceño ligeramente: "¿Por qué todavía está en la Región del Sur? ¿Paso algo?"

Yueying dijo apresuradamente: "El Poder Divino del Emperador Yun no tiene paralelo, entonces, ¿cómo podría haber accidentes? Es solo que... el Emperador Yun se ha quedado en el Reino del Mar Profundo de las Diez Direcciones por un período de tiempo un poco más largo... Ya ha pasado más de un mes y todavía no se ha ido".

“…” Qianye Ying'er estaba desconcertada al principio, pero sus cejas doradas de repente se hundieron como lunas crecientes.

"¿Podría ser... Cang...Shuhe?"

"Sí..." Yueying respondió con inquietud: "De acuerdo con las noticias del Reino del Mar Profundo de las Diez Direcciones, este mes ella ha estado en... la misma cama que el Emperador Yun..."

¡Crunch!

El sonido claro de los dientes rechinando y el repentino escalofrío hicieron que Yueying se detuviera en pánico.

"Como pensé...", dijo Qianye Ying'er mientras apretaba los dientes: "¡Esa mujer... realmente no era una buena persona!"

¡Estaba molesta con Cang Shuhe, y aún más molesta con Nan Wansheng!

¡Esa basura!

Se le llamaba el Emperador Dios Número Uno de la Región Sur, y sin embargo no podía ni siquiera manejar a una mujer del Mar Profundo, ¡y siguió viviendo hasta el punto de incluso robarle a su hombre!

Había conservado a Yun Che durante más de un mes, pero no podía pensar en qué técnica seductora había usado Cang Shuhe.

En el pasado, la Qianye Ying'er en los ojos de Yueying estaba lleno de planes y beneficios.

Todo lo que hizo fue para convertirse en una poderosa Emperador Dios del Monarca Brahma.

Pero ahora, Qianye Ying'er ya era el Emperador Dios del Monarca Brahma, pero su mente estaba llena de Yun Che.

Cada vez que sucedía algo grande en el Reino, ella sería la única que no podría encontrar a su Emperador Dios...

Y no había necesidad de adivinar, ya que sabía que seguramente estaba al lado del Emperador Yun de nuevo.

Los pocos Reyes Brahma que quedaban eran todos extremadamente miserables e impotentes.

"Maestra, no tiene que tomárselo en serio", la consoló cuidadosamente Yueying: "En términos de apariencia y la relación entre el Emperador Yun y usted, ¿cómo podría compararse la Concubina Imperial Shuhe con usted? El Emperador Yun probablemente..."

"¡Piérdete!" Qianye Ying'er dijo con frialdad. “Esto es entre esa mujer y yo. No hace falta que opines ".

"Esta... esta sirvienta ha traspasado sus límites ... esta sirvienta se marchará". Yueying se disculpó apresuradamente antes de retirarse rápidamente.

"¡Espera!"

Qianye Ying'er le gritó de nuevo, la voz entre sus labios seguía temblando de rabia: "¡Maten a todos esos rebeldes de los Aleros Sagrados y arrojen sus cuerpos a la Cresta del Frío Brahma para alimentar a las Bestias Profundas!"

"…¡Sí!"

Después de un largo tiempo, los celos Qianye Ying'er todavía ardían.

"¡Tú, perro... ni siquiera pienses en ir hasta que te hayas quedado conmigo durante tres meses!"


Comentarios del capítulo: (2)


Me gusta mucho por donde va la novela Quianye ying'er es muy celosa jajaja. shuhe va a ser el nemesis de ying'er xD

2

Que risas con Qianying bien celosa.

0