atg-capitulo-1902
ATG - Capítulo 1902
33145
1905

Capítulo 1902: Viajando (6)

Traductor: Crowli

Capítulo 1902: Viajando (6)

La breve frase hizo que Ruiyi se congelara en su camino, y la determinación que había inundado su rostro de jade se convirtió rápidamente en sorpresa y desconcierto.

Yun Wuxin, que estaba pensando en cómo suplicar por la vida de Ruiyi, también se quedó boquiabierta, y entonces, su corazón se elevó repentina e inexplicablemente con anticipación y emoción...

¡Llegó! ¡Llegó!

¡El "otro lado" de mi Padre!

Por el contrario, Cang Shuhe tenía una sonrisa en los labios y sacudió ligeramente la cabeza.

"Esto... yo... yo... ¿Cómo... puedo..."

Obviamente, nunca antes se había enfrentado a una situación así, y Ruiyi, que era de lengua afilada, no sabía qué hacer y hablaba de forma incoherente.

"Esto no es una pregunta, es una orden. Solo puedes obedecer o morir”, dijo Yun Che con voz profunda.

Recuperándose de su aturdimiento, Ruiyi no se atrevió a ver los ojos de Cang Shuhe. Ella negó con la cabeza vigorosamente: "No... ¡No! La Señorita ni siquiera se ha reunido contigo... ¿Cómo puedo... Cómo puedo..."

"¡Je! Hace un momento, dijiste que por el bien de tu Joven Señorita, no te quejarías en absoluto de ningún castigo. Y este es el castigo, pero realmente es una bendición otorgada a ti. Sin embargo, le temes hasta este punto. ¡¿Es esta tu supuesta disculpa y lealtad a la Concubina Imperial?!"

La voz de Yun Che se volvió severa.

Ruiyi, que se había mostrado obstinadamente sin miedo al aura asesina de Yun Che, estaba ahora a punto de llorar.

Aunque Cang Shuhe llevaba más de un año como Concubina Imperial, nunca había compartido la cama con Yun Che.

Si ella fuera favorecida por Yun Che ... ¿cómo enfrentaría a Cang Shuhe en el futuro?

"Emperador Yun, tú... puedes castigar a tu sirvienta como quieras, excepto... solo que este asunto... ¡realmente no puedes... realmente no puedes!" Sacudió la cabeza con todas sus fuerzas, pero las lágrimas de miedo aún brotaban de sus ojos.

"Su Majestad, ella sabe su error, déjela ir por ahora", aconsejó Cang Shuhe en voz baja.

"Hmph, tú lo pediste". Yun Che dio un resoplido bajo. Cuando vio los ojos llorosos de Ruiyi, su corazón se sintió incomparablemente cómodo. Cuanto más feroz era una mujer, más profunda sería su debilidad. Sin lugar a dudas, la debilidad de Ruiyi era Cang Shuhe... Lloraba cada vez que la tocaba.

"Ruiyi, puedes irte primero".

Cang Shuhe dijo suavemente esto y Ruiyi se fue apresuradamente como si hubiera recibido una amnistía.

Sin embargo, no se atrevió a ver la mirada de Cang Shuhe hasta que salió de la cámara.

Yun Wuxin vio como la figura de Ruiyi desaparecía en la distancia... Sintió una profunda simpatía por ella.

"Cuanto más terca es una mujer, más puede despertar el deseo de los hombres de intimidarla y humillarla. Así que incluso Su Majestad no es una excepción", dijo Cang Shuhe con una sonrisa.

Ella no usó "castigo", sino "intimidación". Fue bastante sutil.

"¿Ella?" El rostro de Yun Che estaba lleno de desdén: "No importa lo terca que sea, ¿puede ser más terca que Qianying?"

"Hablando de la Señora Ying, tengo mucha curiosidad por una cosa". Shuhe se dio la vuelta con una mirada superficial. "Entre la Señora Ying y Su Majestad, ¿quién es el cazador y quién es la presa?"

"No hace falta preguntar, por supuesto que el cazador..."

A la mitad de sus palabras, Yun Che de repente dejó de hablar. Luego, se quedó allí aturdido. De repente, estaba absorto en sus pensamientos y, por un momento, no estaba seguro de cómo responder.

Sin esperar la respuesta de Yun Che, Cang Shuhe extendió la mano y cubrió un pequeño cuenco de jade con su mano. Luego, miró a Yun Wuxin y dijo: "Wuxin, prueba esta sopa".

Yun Wuxin inmediatamente lo tomó y dijo emocionada: "¿La Tía Shuhe lo hizo? ¿La Tía Ruiyi dijo que la Tía Shuhe hace una sopa lo suficientemente deliciosa como para que el Alma salga del cuerpo?" 

Con una sonrisa, Cang Shuhe dijo: "Lo sabrás después de probarlo. Tienes que beberlo despacio".

Yun Wuxin tomó con entusiasmo el cuenco de jade. Justo cuando estaba a punto de tocar sus labios, sintió la mirada de su Padre sobre ella. Estaba llena de un calor anormal y... ¿nerviosismo?

"..." Los movimientos de Yun Wuxin se volvieron un poco lentos. Luego, inclinó ligeramente el cuenco de jade y una corriente cálida fluyó hacia su boca.

Yun Che estaba a punto de preguntar cómo era el sabor cuando descubrió que Yun Wuxin no se detuvo después de probarlo. En cambio, inclinó su blanco como la nieve cuello levemente y bebió todo lentamente.

Después de que terminó de beber, el cuenco de jade se detuvo en sus labios por un tiempo antes de dejarlo lentamente.

No quedó ni una sola gota en el cuenco de jade.

"Mn..." La mirada de Yun Che era indiferente y su rostro estaba tranquilo.

Preguntó muy casualmente: "¿Cómo sabe?"

Yun Wuxin frunció ligeramente los labios como si estuviera saboreando el regusto: "Es muy delicioso, pero tiene un... sabor extraño".

"¿Sabor extraño?" Las cejas de Yun Che temblaron: "¿Qué sabor extraño?"

"Déjame pensar en ello..." Yun Wuxin lo pensó seriamente por un momento antes de que de repente rompiera a sonreír: "Llamémoslo... sabor de Padre".

Yun Che se quedó atónito por un momento antes de comenzar a reír también: "Jaja, como se esperaba. La diferencia es tan grande que puedes adivinarlo en un instante".

"No", dijo Cang Shuhe con una sonrisa: "Solo han sido de cuatro a seis horas de intentos, y ya has hecho mucho. Su Majestad es digno de ser el hombre más notable del mundo".

"..." Yun Wuxin mantuvo una sonrisa en su rostro.

Había tantas cosas en su corazón que quería decir, pero no podía decir una sola palabra.

En ese tazón de sopa, además del "sabor de padre", también había un toque de... su propia y tenue salinidad.

Sabía cuánto la adoraba su padre.

También sabía que la profunda culpa y la auto-culpa siempre habían estado en su corazón.

Después de saber todo lo que su Padre había experimentado durante todos esos años, ¿cómo podía todavía culparlo o resentirse de él en lo más mínimo?

Solo había un dolor de corazón extremadamente profundo...

Pero él mismo siempre estaba dispuesto a dejarse llevar y buscar el perdón de sí mismo.

Ya era un Emperador supremo, pero siempre estaba tratando de compensarlo.

Para convertirse en un padre más perfecto, estaba dispuesto a renunciar a todo lo que tenía.

Padre, ya soy la hija más afortunada y feliz de este Mundo...

Todavía tengo que ver el Mundo entero, pero esto es de lo único de lo que estoy absolutamente segura.

Región Divina del Este, Reino de Dios del Monarca Brahma.

Una capa de barrera dorada se separó y Qianye Ying'er salió de ella.

La luz brillante se reflejaba en su alma fría e indiferente, pero su rostro era tan hermoso como una ilusión inmortal.

Su largo cabello dorado se balanceaba junto con su figura curvilínea mientras caminaba, y todo su ser era tan hermoso que era irreal.

Incluso la luz del cielo se atenuó de vergüenza cuando apareció.

Una joven con un vestido amarillo se acercó apresuradamente e hizo una reverencia.

"Le doy la bienvenida a la Maestra que acaba de salir de reclusión".

Qianye Ying'er claramente acababa de terminar su cultivo.

Su piel era tan blanca como la porcelana, y la fina capa de sudor de su cuerpo parecía estar cubierta por una capa de luz de luna vidriada.

Esto hizo que el corazón de la joven latiera violentamente y no se atreviera a mirarla más.

Esta vez, el tiempo que pasó en reclusión no fue mucho.

Fueron solo dos meses, pero su progreso aún era aceptable.

A pesar de que ya estaba en el Reino Maestro Divino de Rango Diez, todavía poseía la sangre de un Emperador Diablo y todavía tenía un margen considerable de mejora.

El límite que podría alcanzar en el futuro definitivamente superaría a Qianye Fantian.

"Yueying, ¿ha sucedido algo importante en los últimos dos meses?" Preguntó Qianye Ying'er.

"Todo ha ido bien", respondió Yueying: "Los Reyes Brahma ya han seleccionado a seis niños extremadamente talentosos de su generación más joven que tienen la oportunidad de obtener el reconocimiento del Poder Divino del Monarca Brahma. Solo están esperando que la Maestra seleccione al primero para ser cultivado..."

“…La condición del Viejo Maestro también ha superado mis expectativas. El Viejo Maestro dijo personalmente el mes pasado que en uno o dos años más, su fuerza profunda podría recuperarse a su punto máximo. Es solo que ha perdido el setenta por ciento de su vida útil y está destinado a no poder recuperarse de eso".

"…Y una cosa más, hace un tiempo, hubo un grupo de traidores que se alzó en el poder en el oeste. Eran los restos de la Secta de los Aleros Sagrados, y todos han sido capturados. Originalmente, queríamos entregarlos al Reino de la Luz Esmaltada, pero ya que la Maestra salió de la reclusión, serán tratados de acuerdo con los deseos de la Maestra".

"¿La Secta de los Aleros Sagrados? Hmph, esta secta realmente está llena de ridículos e idiotas”, dijo Qianye Ying'er con voz fría y burlona: "Lísialos a todos y luego desterrarlos a un Reino Estelar deshabitado donde puedan valerse por sí mismos".

"¿Eh?" Yueying estaba aturdida.

"¿Qué? ¿Alguna objeción?"

"No, esta sirvienta no se atreve". Yueying inclinó apresuradamente la cabeza: "Esta sirvienta pasará la orden de inmediato".

Cuando Qianye Ying'er todavía era la Diosa del Monarca Brahma, Yueying había sido su asistente.

En el pasado, y ni hablar de traidores, Qianye Ying'er solía matar a personas que no le eran útiles sin dudarlo.

Pero ahora, solo los lisiaría y exiliaría.

Yueying estaba a punto de irse cuando Qianye Ying'er de repente la llamó: "Espera".

"¿Hay algo más, Maestra?" Yueying se dio la vuelta apresuradamente.

"¿Dónde están Yun Che y Wuxin ahora en la Región Divina del Oeste?" Preguntó Qianye Ying'er.

Ya habían pasado cuatro meses y, de acuerdo con su viaje predeterminado, actualmente deberían estar en la Región Divina del Oeste.

"Maestra, el Emperador Yun y la Princesa se encuentran actualmente en la Región del Sur", respondió Yue Ying.

"¿La Región del Sur?" Qianye Ying'er frunció el ceño ligeramente: "¿Por qué todavía está en la Región del Sur? ¿Paso algo?"

Yueying dijo apresuradamente: "El Poder Divino del Emperador Yun no tiene paralelo, entonces, ¿cómo podría haber accidentes? Es solo que... el Emperador Yun se ha quedado en el Reino del Mar Profundo de las Diez Direcciones por un período de tiempo un poco más largo... Ya ha pasado más de un mes y todavía no se ha ido".

“…” Qianye Ying'er estaba desconcertada al principio, pero sus cejas doradas de repente se hundieron como lunas crecientes.

"¿Podría ser... Cang...Shuhe?"

"Sí..." Yueying respondió con inquietud: "De acuerdo con las noticias del Reino del Mar Profundo de las Diez Direcciones, este mes ella ha estado en... la misma cama que el Emperador Yun..."

¡Crunch!

El sonido claro de los dientes rechinando y el repentino escalofrío hicieron que Yueying se detuviera en pánico.

"Como pensé...", dijo Qianye Ying'er mientras apretaba los dientes: "¡Esa mujer... realmente no era una buena persona!"

¡Estaba molesta con Cang Shuhe, y aún más molesta con Nan Wansheng!

¡Esa basura!

Se le llamaba el Emperador Dios Número Uno de la Región Sur, y sin embargo no podía ni siquiera manejar a una mujer del Mar Profundo, ¡y siguió viviendo hasta el punto de incluso robarle a su hombre!

Había conservado a Yun Che durante más de un mes, pero no podía pensar en qué técnica seductora había usado Cang Shuhe.

En el pasado, la Qianye Ying'er en los ojos de Yueying estaba lleno de planes y beneficios.

Todo lo que hizo fue para convertirse en una poderosa Emperador Dios del Monarca Brahma.

Pero ahora, Qianye Ying'er ya era el Emperador Dios del Monarca Brahma, pero su mente estaba llena de Yun Che.

Cada vez que sucedía algo grande en el Reino, ella sería la única que no podría encontrar a su Emperador Dios...

Y no había necesidad de adivinar, ya que sabía que seguramente estaba al lado del Emperador Yun de nuevo.

Los pocos Reyes Brahma que quedaban eran todos extremadamente miserables e impotentes.

"Maestra, no tiene que tomárselo en serio", la consoló cuidadosamente Yueying: "En términos de apariencia y la relación entre el Emperador Yun y usted, ¿cómo podría compararse la Concubina Imperial Shuhe con usted? El Emperador Yun probablemente..."

"¡Piérdete!" Qianye Ying'er dijo con frialdad. “Esto es entre esa mujer y yo. No hace falta que opines ".

"Esta... esta sirvienta ha traspasado sus límites ... esta sirvienta se marchará". Yueying se disculpó apresuradamente antes de retirarse rápidamente.

"¡Espera!"

Qianye Ying'er le gritó de nuevo, la voz entre sus labios seguía temblando de rabia: "¡Maten a todos esos rebeldes de los Aleros Sagrados y arrojen sus cuerpos a la Cresta del Frío Brahma para alimentar a las Bestias Profundas!"

"…¡Sí!"

Después de un largo tiempo, los celos Qianye Ying'er todavía ardían.

"¡Tú, perro... ni siquiera pienses en ir hasta que te hayas quedado conmigo durante tres meses!"


Comentarios del capítulo: (2)


Me gusta mucho por donde va la novela Quianye ying'er es muy celosa jajaja. shuhe va a ser el nemesis de ying'er xD

2

Que risas con Qianying bien celosa.

0

atg-capitulo-1903
ATG - Capítulo 1903
33146
1906

Capítulo 1903: Viajando (7)

Traductor: Crowli

Capítulo 1903: Viajando (7)

Una pequeña Arca Profunda con un brillo de ensueño llevaba a Yun Che y a Yun Wuxin, volando bastante rápido hacia el Oeste.

Para adaptarse al máximo a la atmósfera del Reino de Dios, Yun Che había estado viajando por el vacío con Yun Wuxin durante los últimos meses, pero esta vez, al fin y al cabo, tenían que cruzar una Región, así que "tomaron prestado" un Arca Profunda de Cang Shuhe, de lo contrario habrían tardado siglos en llegar a la Región Divina del Oeste.

"Padre, ¿qué te dio exactamente la Tía Shuhe cuando nos despidió?" Yun Wuxin preguntó con curiosidad.

"Nada, solo un libro de recetas que ella misma escribió". Después de decir eso, Yun Che se burló casualmente: "Ella podría habermelo pasado directamente a mí con una impresión de alma, pero tuvo que usar un método tan rudimentario".

Yun Wuxin frunció los labios ligeramente: "No creo que ni siquiera entiendas los simples pensamientos de una mujer".

*Suspiro*

Yun Che dejó escapar un profundo suspiro: "Cuando una hija crece, a veces lo pone a uno un poco triste".

Yun Wuxin extendió su blanca palma hacia él: "No importa, quiero verlo".

"Veamos", dijo Yun Che sin mucha vacilación.

Con un empujón de su palma, un pergamino hecho de un material extraño que emitía una tenue luz azul flotó en la palma de Yun Wuxin.

Yun Wuxin lo abrió con cuidado y en solo un instante, los hermosos ojos de Yun Wuxin se habían vuelto mucho más brillantes.

No pudo evitar exclamar con admiración: "Es tan hermoso. Con solo mirar estas palabras, es una especie de deleite para los ojos".

No era solo la escritura...

Aunque a Yun Che no parecía importarle mucho esta receta, tenía muy claro en su corazón que cada plato grabado aquí era la esencia reunida por Cang Shuhe durante diez mil años.

Innumerables intentos, innumerables ajustes, innumerables momentos de concentración... y cada uno de ellos nunca había aparecido en el Mundo.

Especialmente en el último mes, las habilidades culinarias de Yun Che habían avanzado a pasos agigantados, y cada vez era más consciente de lo precioso que era este libro de recetas... que era simplemente comparable al Milagro Divino de la Vida en el Camino de la Medicina.

"La Tía Shuhe es tan bonita y es una Emperador Dios. Cada aspecto de ella se ve tan bien que está más allá de la imaginación. Es simplemente perfecta e irreal".

Suspiro por Cang Shuhe por enésima vez.

Su mirada se apartó de la escritura de Cang Shuhe a regañadientes cuando miró a Yun Che y dijo: "Padre, siento más que las mejores mujeres de este Mundo han sido tomadas por ti".

"¿Qué más si no?" Yun Che levantó la cabeza y dijo con orgullo: "¿Por qué no piensas en quién es tu padre?"

"Sin embargo, no menciones estos elogios sobre ella frente a la Tía Qianying".

"¿Eh? ¿Por qué?" Yun Wuxin acababa de hacer esta pregunta cuando entendió. 

Parpadeó a su padre: "Oh ... ¡Por supuesto que lo sé!"

"No le dejes saber tampoco sobre este libro de recetas". Yun Che extendió una mano para sostener su frente y dijo con un tono ligeramente impotente: "De lo contrario, definitivamente pedirá verlo, y entonces podría hacer algo extraño".

"Lo sé, lo sé".

Yun Che nunca había ocultado deliberadamente su paradero.

Para cuando llegaron a la Región Divina del Oeste, el Emperador Qilin ya estaba esperando allí.

En el momento en que vio a Yun Che, rápidamente dirigió a un grupo de Qilins para darle la bienvenida.

"Este Qi Tianli le da la bienvenida a la llegada del Emperador Yun y da la bienvenida a la Joven Princesa". Qi Tianli fue el primero en inclinarse, y cuando miró hacia Yun Wuxin, grabó firmemente su apariencia y aura en su corazón.

"Sabía que llegarías a esto".

Yun Che pasó junto a él, pero no lo ahuyentó directamente. En cambio, dijo con indiferencia: "Tianli, hablemos de la situación actual en la Región del Oeste. Dime las cosas más importantes".

"¡Sí!"

Qi Tianli se inclinó ligeramente mientras seguía a Yun Che. Hizo todo lo posible por mantener sus palabras lo más simples posible cuando dijo: "El Reino del Dragón Pecador ya ha sido controlado personalmente por la Emperatriz Imperial. Y todos los jóvenes del Dios Dragón bajo el perdón también han sido "debidamente" asentados..."

"Las inseguridades del Dragón Chi y Miriada de Manifestaciones han sido eliminadas, y el Reino del Dragón Hui está ahora en manos del Dragón Azul... la Concubina Qing".

El Emperador Qilin se secó en secreto el sudor frío que había cubierto instantáneamente su frente mientras continuaba: "El Departamento de la Orden, dirigido por el Comandante Qing Ruo, también se ha extendido al 80% de los Reinos Estelares Superiores y al 60% de los Reinos Estelares Medios...”

Con la muerte de Long Bai, Qi Tianli era el Emperador Dios más antiguo de la Región Divina del Oeste.

Trató a la Región Divina del Oeste con respeto.

Se podría decir que su comprensión supera a todos los demás en el mundo actual, y sus acciones fueron extremadamente minuciosas e impecables.

Después de escuchar la explicación simple y clara de Qi Tianli, Yun Che asintió con la cabeza en satisfacción: "Muy bien, pueden irse".

"Su Majestad". Qi Tianli no se fue de inmediato. En cambio, se inclinó y dijo: "No has ocultado tu paradero en el camino. Este viejo está preocupado de que alguien te moleste y habrá algunos que no conozcan la inmensidad del cielo y la tierra quienes aprovecharán la oportunidad para intentar asesinarte".

"Con el Poder Divino de su alteza, naturalmente no hay nadie que pueda acercarse. Solo tenemos miedo de molestar a la Joven Princesa. Si su alteza quiere, díganos adónde ir. Este viejo enviará inmediatamente a la gente a despejar el camino antes de tiempo".

"No hay necesidad." La expresión de Yun Che no cambió en lo más mínimo: “El propósito de mi viaje esta vez es llevar a mi hija a ver el mundo. Ya me he encontrado con esos intentos de asesinato ridículos más de diez veces, y ella ya está aburrida de verlos".

"Err... entonces... ¿puedo preguntar cuándo irá Su Majestad al Reino del Dragón Azul... para quedarse un rato?" Preguntó  Qi Tianli.

¡Tenía muy claro que el Emperador Yun se había quedado en el Reino del Mar Profundo de las Diez Direcciones durante más de un mes antes de llegar a la Región Divina del Oeste!

Sin embargo, Yun Che dijo: "He perdido algo de tiempo en la Región del Sur, así que no me quedaré en la Región del Oeste por mucho tiempo. No iré al Reino del Dragón Azul, así que supongo que la Emperador Dragón Azul tampoco quiere verme".

"Ah, esto..." El Emperador Qilin quería luchar un poco más.

"Wuxin, vamos".

Yun Che agarró la muñeca de Yun Wuxin e inmediatamente desapareció en la distancia, dejando atrás al Emperador Qilin, quien dejó escapar un largo suspiro.

"Hay que tomar la iniciativa, hay que tomar la iniciativa". Parloteó en voz baja: "Pero que el chico tome la iniciativa... ugh".

"Padre, ¿a dónde vamos ahora?"

Yun Che miró hacia adelante: "...Primero quiero hacer un viaje al Reino del Dios Dragón".

Yun Wuxin estaba a punto de hacer otra pregunta cuando escuchó un leve indicio de dolor en la voz de Yun Che.

Reino del Dios Dragón, Tierra Prohibida del Samsara.

Antes de irse la última vez, Yun Che había arrojado una Energía Profunda de Luz bastante densa aquí.

Así, cuando regresó esta vez, su mirada ya no estaba desolada.

La hierba verde proporcionaba sombra, las flores la decoraban y el ocasional gorjeo de pájaros e insectos amansaban la tierra...

Sin embargo, estaba destinado a que nunca pudiera regresar al sitio inmortal que era incluso más fantástico que su imaginación.

"Shen Xi, he venido a verte".

De pie frente a la lápida que él mismo había erigido, Yun Che la miró en silencio durante mucho tiempo.

Tras presentar sus respetos varias veces, Yun Wuxin acompañó en silencio a su padre.

"En ese entonces, usaste todo tipo de palabras y métodos para instarme a crecer, a superar a Long Bai, a superar todo en el mundo… Ahora, ya lo he hecho, pero no pude dejar que lo veas".

"De hecho, nunca podré averiguar cuál era tu razón para tratarme así".

"Ahh..." Yun Che dejó escapar un largo suspiro. Luego, miró hacia adelante y murmuró aturdido: "**[**Diferentes nubes y vientos turbulentos van y vienen alrededor del mundo, pero Xi continuará abrazando un millón de flores mientras descansa]".

Esta escena había pasado para siempre en su vida

Yun Wuxin levantó los ojos, "¿Es este el poema que el padre escribió para la Tía Shen Xi en aquel entonces?"

Yun Che murmuró en voz baja: “Yun para mí y Xi para ella. Fue su resplandor, la luz profunda que hizo grande este paraíso. Solo que yo sigo aquí, pero el resplandor de ella ya no".

Las cejas de Yun Wuxin se crisparon. Dudó por un buen rato antes de finalmente decir: “Realmente no entiendo los sentimientos entre padre y la Tía Shen Xi en ese entonces. Simplemente siento que las palabras de mi padre... son un poco frívolas. ¿No se enojará cuando las escuche?"

"Bueno, lo que has dicho es muy correcto".

Yun Che estuvo completamente de acuerdo con las palabras de Yun Wuxin.

Era como si le hubieran hablado directamente a su corazón.

“Es la mujer más hermosa que he visto en toda mi vida. Ella es incluso un poco mejor que Qianying y Wuyao. La conmoción que sentí cuando la conocí hace tantos años es algo que nunca podré olvidar por el resto de mi vida. También es algo que nunca volverá a suceder”.

Los labios de Yun Wuxin se separaron en estado de shock...

No podía imaginar qué tipo de belleza deslumbrante sería si superara a Yun Qianying y Chi Wuyao.

No es de extrañar que el Monarca Dragón estuviera tan obsesionado con ella.

Había estado enamorado de ella durante cientos de miles de años.

"Entonces supe que ella era la 'Reina Dragón' y la legendaria 'Diosa Reina Dragón' del mundo, pero luego descubrí aún más que la 'Reina Dragón' nunca había existido realmente, sino que era solo una ilusión que Long Bai había buscado pero no pudo lograr, engañando al mundo y engañándose a mí mismo".

"Sin embargo, Shen Xi se inclinó a mí, y fue ella quien tomó la iniciativa".

"En ese momento, había una duda muy profunda en mi corazón, y le tenía miedo a Long Bai... Pero más que eso, había una especie de complacencia". Yun Che negó con la cabeza burlándose de sí mismo: "Más tarde, confié en su gentileza y me volví aún más desenfrenado frente a ella. Estos dos poemas fueron de hecho una especie de espectáculo frívolo, pero ella no estaba enojada en ese momento. En cambio, reveló una rara sonrisa".

La sonrisa en su rostro en ese momento también estaba profundamente grabada en su alma.

Aunque solo habían pasado diez años desde entonces, ahora se sentía como un niño infantil y complaciente.

"Wuxin, si la hubieras visto, estarías completamente convencido de que una mujer como una hada existió realmente en este mundo. Es solo que... incluso la vida más perfecta siempre tendrá muchas impotencias y arrepentimientos que nunca se podrán compensar".

Los ojos de Yun Wuxin estaban llenos de anhelo.

A pesar de que la Región Divina del Oeste era la Región Divina más grande del Reino de Dios, Yun Che no llevó a Yun Wuxin a quedarse demasiado tiempo.

Tres meses después, ya habían dejado la Región Divina del Oeste y se dirigieron al Este.

Sin embargo, no se dirigieron directamente a la Región Divina del Este.

En cambio, habían entrado en el Reino de Dios del Principio Absoluto mientras pasaban por el Núcleo del Reino de Dios.

El cielo y la tierra grises y el aura antigua sin duda habían abierto un Mundo completamente diferente en la visión y el conocimiento de Yun Wuxin.

Yun Che llevó a Yun Wuxin más profundamente al Reino de Dios del Principio Absoluto mientras le explicaba la historia y las Razas de este lugar.

Había innumerables Bestias Feroces antiguas en el Reino de Dios del Principio Absoluto, e incluso los Maestros Divinos no se atrevieron a aventurarse precipitadamente en lo profundo del Reino de Dios del Principio Absoluto. 

Además, Yun Che era básicamente la única persona en todo el Mundo que podía llevar a Yun Wuxin, que acababa de entrar en el Camino Divino, al Reino de Dios del Principio Absoluto sin restricciones.

Nadie había podido tocar el final del Reino de Dios del Principio o Absoluto, pero tenía un lugar llamado Núcleo.

Después de visitar a los Dragones del Principio Absoluto, Yun Che llevó a Yun Wuxin al lugar "central" registrado en los registros.

"Se dice que el Abismo de la Nada es el centro del Reino de Dios del Principio Absoluto. Su esencia es un vacío extremadamente grande que puede reducir a la nada todo lo que cae en él, ya sean cosas vivas o muertas, incluso la energía, el espacio, el sonido o la luz. Así que, después de llegar allí, sólo debes observar desde lejos y nunca acercarte". 

A pesar de que estaba a su lado y Yun Wuxin no podría acercarse, Yun Che todavía le recordaba.

Mientras hablaba, la figura roja que había caído en el abismo apareció en su mente... y sacudió ligeramente la cabeza por un momento antes de poder disiparla.

"Tan poderoso como padre es, ¿no puedes acercarte también?" Preguntó Yun Wuxin.

"Por supuesto". Yun Che dijo: "Según los registros, en la lejana Era de los Dioses, cuando un Dios Verdadero perecía, el poder que escapaba de su cuerpo muerto causaba un cataclismo. Así, para sancionar a los Dioses que cometían pecados imperdonables, a menudo los sumergían en el Abismo de la Nada y simplemente se convertían en la nada, sin dolor ni secuelas".

"Incluso los antiguos Dioses Verdaderos pueden ser completamente aniquilados, y mucho menos yo".

"¿Tan aterrador?" Yun Wuxin se sorprendió profundamente, y de repente se le ocurrió una pregunta: "Entonces, ¿cuál es el poder que mantiene este Abismo de la Nada? Incluso los Dioses son fácilmente aniquilados... ¿no sería un poder que también superaría con creces el Reino de los Dioses?"

Durante el tiempo que había estado viajando con su padre, su comprensión del "reino" también se había vuelto más clara y profunda.

Yun Che sacudió la cabeza y se rió: "Esta es también una pregunta que ni siquiera los antiguos Dioses Verdaderos pueden responder. El Abismo de la Nada fue dejado por la Diosa Ancestral cuando creó el vasto mundo, y la única existencia que realmente conoce los misterios del Abismo de la Nada es la Diosa Ancestral que ha caído para siempre."

En este momento, la figura de Yun Che se detuvo de repente, y su mirada adoptó un aspecto extraño mientras miraba al frente.

"Padre, ¿qué pasa?" Yun Wuxin se detuvo y preguntó.

"No pensé encontrarme con un viejo amigo en este lugar". Yun Che dijo con una sonrisa: "Vamos, te llevaré a conocer a un viejo mayor muy respetado, así como a... una joven mayor que no tiene tan buen carácter".


Comentarios del capítulo: (0)