atg-capitulo-1934
ATG - Capítulo 1934
33364
1937

Capítulo 1934: Abismo de la Pesadilla (1)

Traductor: Crowli

Capítulo 1934: Abismo de la Pesadilla (1)

Mientras Xia Yuanba mostrara su relación con Yun Che, definitivamente asustaría a ese Rey de Reino Medio que sólo quería aceptarlo como su discípulo directo.

Pero él no quería. Este nuevo mundo era un nuevo Principio para él, e iba a crecer paso a paso con sus propios pies, trazando su propio camino.

"¡Bien!" Yun Che, naturalmente, respetó su elección. En los ojos de Xia Yuanba, vio un profundo resplandor oculto. Con el despertar gradual de sus Venas Divinas del Emperador Tiránico, su deseo de poder y el orgullo que lo acompañaba también se habían fortalecido.

Creía que no pasaría mucho tiempo antes de que pudiera escuchar la reputación de Xia Yuanba en todo el Reino de Dios.

"Yuanba, esto es para ti".

En la mano de Yun Che había un jade... que reflejaba una tenue luz roja, y era claramente el último Jade Mundial que llevaba consigo.

"Se llama Jade Mundial, llévalo en tu cuerpo y si te encuentras con una crisis insuperable en el futuro, no importa dónde estés, puede teletransportarte a la Ciudad Imperial Yun en tan sólo unas pocas respiraciones".

De los tres Jades Mundiales, uno fue entregado a Yun Wuxin, otro a Jun Xilei, y por último, eligió dejárselo a Xia Yuanba.

Ese objeto divino espacial equivalía a una vida extra, y nadie podía rechazarlo. Xia Yuanba agitó la mano: "No, no, he visto lo difícil que es viajar por el espacio del Reino de Dios. Un objeto tan valioso no debería desperdiciarse en mí, es mejor dejárselo a Wuxin".

"Además", dijo Xia Yuanba con un comportamiento serio: "Si realmente muero en el Reino de Dios un día, será mi destino, y no me arrepentiré de ello".

Esta vez, Yun Che no se dejó llevar por sus deseos, sino que sujetó firmemente el Jade Mundial a su cintura con su Poder Profundo.

"Yuanba, sé que tus próximos pasos serán rotundos y sin miedo, pero no quiero que estés demasiado decidido a luchar por tu vida. Si te pasa algo en el futuro... lo pasaré mal en mi vida".

"..." Xia Yuanba abrió la boca, y finalmente no volvió a rechazar este Jade Mundial.

Yun Che sonrió: "Deberías seguir llamándome cuñado como antes".

"¿Eh?" La reacción de Xia Yuanba ante esta afirmación fue mayor que todas las anteriores, su comportamiento estaba visiblemente emocionado: "¿De verdad... realmente puedo? Cuñado... eh, cuñado, ¿ya no odias tanto a mi hermana?"

"¿Odiar?" La mirada de Yun Che se volvió y dejó escapar una leve sonrisa: "No estoy capacitado para odiarla, nunca".

"??" Xia Yuanba estaba completamente desconcertado.

 

En todo el tiempo que había pasado viniendo al Reino de Dios, ya había sabido "todo" sobre su hermana. Después de todo, el nombre de Xia Qingyue era realmente conocido en el Reino de Dios... Sabía que su hermana era el Emperador Dios de la Luna, sabía que había intentado matar a Yun Che varias veces en aquel entonces, sabía que se había desvivido por destruir la Estrella Polar Azul con sus propias manos...

También sabía que fue Yun Che quien, con sus propias manos, le puso fin a su vida...

Cuando se reunieron esta vez, ya no llamó a Yun Che su cuñado, no porque no estuviera dispuesto, ni mucho menos resentido, sino porque sintió... que ya no estaba calificado.

"Lo que ella me dejó no es odio, sino una deuda que nunca podrá ser pagada".

Incapaz de explicarle demasiado a Xia Yuanba, le dio unas palmaditas en el hombro a Xia Yuanba y le dijo con incomparable seriedad: "Yuanba, en el futuro, cuando sea y donde sea que estés, asegúrate de tratarte bien. Recuerda una cosa, nunca le has debido a nadie, pero este mundo, sin embargo, te debe demasiado".

Cuando Yun Che se fue, Xia Yuanba se quedó aturdido, su corazón tembló durante mucho tiempo, y sus ojos de tigre también estuvieron nublados durante mucho tiempo.

Aunque Yun Che no lo había dicho del todo, sus palabras fueron suficientes para que Xia Yuanba comprendiera que su hermana no era la villana cruel y despiadada que se rumoreaba que era...

Aquel pesado nudo de corazón y de culpa se disipó en la demasiado violenta emoción.

…………

Continente Cielo Profundo, Ciudad Nube Flotante.

La mañana de la Secta Xiao fue tan pacífica como siempre.

Xiao Lingxi estaba ordenando tranquilamente una pieza de ropa. Estas prendas parecían un poco viejas y ocasionalmente rotas, pero estaban todas impecables.

Todo esto lo llevaba Yun Che cuando era joven. Ahora que Yun Che era el Emperador Yun y se vestía con las ropas más lujosas, ya no podía usarlas, pero Xiao Lingxi nunca quería tirarlas y a menudo las recogía y las doblaba.

En aquel entonces, el Yun Che que llevaba esta ropa era el Yun Che que le pertenecía sólo a ella.

Ahora, se encontraba en el lugar más alto del mundo, ya no dependía de ella y no podía estar a su lado en todo momento como antes. Hacía casi otro año que había llevado a Yun Wuxin con él en su viaje por el Reino de Dios y no se habían visto.

En este momento, su mano se detuvo y, de repente, sintió algo en su corazón y se dio la vuelta inconscientemente.

En su línea de visión, Yun Che estaba de pie, mirándola con pulso, quizás habiendo permanecido allí en silencio durante mucho tiempo.

"Pequeño Che". Xiao Lingxi gritó suavemente, pero antes de que pudiera decir algo, la figura en sus pupilas se acercó rápidamente, y luego la abrazó suavemente frente a su pecho.

"Ah..." Xiao Lingxi dejó escapar un suave grito y tras un breve momento de desorientación, sus brazos se cerraron suavemente alrededor de su espalda: "Has vuelto... y el viaje de Wuxin al Reino de Dios ¿ya terminó?"

"Todavía no". Yun Che respondió, con los ojos cerrados mientras la abrazaba con fuerza, sus brazos apretando suavemente.

"¿Eh? ¿Pasó algo?" Xiao Lingxi preguntó con cierta preocupación.

Yun Che negó con la cabeza: "No. Es solo que... de repente te echaba de menos en particular, así que he vuelto".

"...Hmm". Xiao Lingxi no preguntó nada más y respondió en voz muy baja.

Nunca se sabe qué tipo de "sorpresa" te dará el mundo en el próximo momento.

La mujer que tiene en sus brazos, la "Pequeña Tia" con la que creció, era la Reencarnación de la Diosa Ancestral...

Ella, una mortal, le había pedido a la Voluntad de la Diosa Ancestral que rehiciera las cosas para poder arreglarlas...

Tal vez esto sea lo más absurdo que ha ocurrido en todo el Vasto Mundo del Caos Primordial desde la creación.

No fue capaz de decir ninguna palabra adecuada, sino que se limitó a sujetar a Xiao Lingxi con firmeza y fuerza...

Cuando la Voluntad de la Diosa Ancestral se durmió, ya no tendrá esos "sueños" de trance y nunca sabrá quién es la Diosa Ancestral... solo siendo la Xiao Lingxi más pura.

Tras el final de esta vida, la Diosa Ancestral entrará en la siguiente Reencarnación. Después de fusionarse con la Voluntad Ancestral, "Xiao Lingxi" se convertirá en un recuerdo muy pequeño en la vida de la Diosa Ancestral, y la existencia de Yun Che sólo será un polvo ligeramente especial entre el cielo y la tierra, y ya no será posible tratarlo como este Mundo.

Y después de que su propia vida acabe, se extinguirá eternamente.

Está escrito en el Libro Antiguo del Dios Dragón que con el colapso del Pozo de la Reencarnación, "no habría más Reencarnación en este Mundo".

Con el colapso de la Era de los Dioses, también se cortó la Reencarnación. Su "reencarnación" fue un caso especial que fue posible gracias al Poder Divino Ancestral que usó para activar el Espejo de Samsara.

Con la Voluntad de la Diosa Ancestral dormida, este "caso especial" no se repetirá.

Entonces…

En esta única vida, estaba decidido a darle a la Diosa Ancestral... no, a su Lingxi la compañía de toda su vida.

…………

Otro año pasó de prisa.

Y este año, lo más grande que ocurrió en el Reino de Dios, no fue otra cosa que el Emperador Yun anunciando el establecimiento de una doble Emperatriz, tomando a Chi Wuyao como la Emperatriz Diablo, mientras que... selló póstumamente a la difunta Xia Qingyue como la Emperatriz Divina.

Al mismo tiempo, se anunció que la construcción del Reino Imperial quedaría en suspenso y que la fuerza de todos los Reinos se volcaría en la reconstrucción del Reino del Dios de la Luna.

Solo hubo un aviso, sin ninguna explicación, pero sin duda dio lugar a numerosas especulaciones y rumores.

Para los Dioses de la Luna y los Enviados Divinos de la Luna, este año fue como un sueño del que no habían despertado en mucho tiempo.

Después de varios años de inmersión y ocultación, el Emperador Yun no los recibió a pedradas, sino que los invitó a regresar...

Después de que el anterior Emperador fuera coronado póstumamente como la Emperatriz Divina, la reconstrucción del Reino del Dios de la Luna fue, como él había anunciado, una verdadera efusión de todo el poder que podía ser convocado.

Yun Che eligió personalmente el Reino Estelar más adecuado, y la velocidad de la reconstrucción, la enorme cantidad de mano de obra y los recursos vertidos, fueron todos tan grandes que superaron con creces la imaginación de todos los Dioses de la Luna.

En tan sólo un año, aunque la recién construida Ciudad de la Luna Divina no podía reproducir la Luz de la Luna que una vez estuvo en el cielo, había surgido un contorno claro.

Al mismo tiempo, Yun Che había pasado casi la mitad de este año en este recién nacido Reino del Dios de la Luna, observando con sus propios ojos en silencio como emergía gradualmente en el contorno de su memoria.

…………

Reino de Dios del Principio Absoluto, Abismo de la Nada.

¡Ding!

El espacio se desmoronó, pero lo que sonó fue sólo un suave timbre momentáneo.

Jun Xilei dobló lentamente su cuerpo, la Espada Sin Nombre detrás de ella no estaba desenvainada, pero el espacio circundante estaba lleno de luces de espada.

 

Durante los años que había estado en el Reino de Dios del Principio Absoluto, su poder profundo apenas había avanzado, pero su Dominio del Aura de la Espada de la Espada Extrema había comenzado a entrar en un reino misterioso muy diferente.

Al ver que su espada rompía el vacío sin dejar rastro, en el rostro de Jun Wu,ing apareció una sonrisa de alivio duradera.

Su rostro estaba sonrosado, su mirada clara, y parecía mucho más joven que el año pasado.

La figura de Jun Xilei cayó y se puso delante de Jun Wuming: "Maestro, por fin he... tocado de verdad ese reino del que hablabas".

"Jaja", sonrió Jun Wuming: "Tocaste este reino y solo tomó un poco más de tres mil años, mucho mejor que en los años dorados de tu Maestro. Tenerte como mi sucesor en esta vida es una gran bendición en mi vida".

"No, es la mayor fortuna de mi vida haber conocido a mi Maestro". Jun Xilei se inclinó.

"Para poder ver la escena de ahora, no me arrepiento de nada, este Maestro sólo puede darle un millón de gracias al cielo". Bajó los ojos, su sonrisa no disminuyó: "Nosotros, Maestro y Discípulo, también hemos llegado al momento de despedirnos".

"... !!!" Jun Xilei levantó la mirada bruscamente, sus ojos se llenaron de lágrimas al instante: "¿Maestro...?"

Jun Wuming levantó el brazo, su piel no se veía vieja, sino que estaba cubierta por un brillo de cristal.

La intención de la espada que había sido derramada con un golpe de su voluntad brotó en este momento como si fuera sustancial, como si supiera que estaba a punto de difundirse completamente entre el cielo y la tierra.

"No hay necesidad de estar triste", sonrió Jun Wuming: "Este Maestro se irá sin remordimientos. Estos últimos años, habiendo estado aquí conmigo, después de que me haya ido, es hora de que finalmente vayas tras la vida que quieres... para ser tan persistente y ardiente como lo eres con tu espada, y no dejarte ningún remordimiento".

Arrodillándose, Jun Xilei ya estaba llorando: "Esta Discípula... seguirá las enseñanzas... del Maestro"

Sopló una ráfaga de viento, pero con una inquietud que no debería estar aquí.

Jun Xilei estaba tan llena de dolor que no se dio cuenta.

Pero el inusual viento no se calmó después de su paso, sino que se agitó cada vez más al avanzar, y entonces, realmente provocó un temblor en el espacio.

Jun Xilei levantó los ojos con asombro, y sus pupilas, llenas de truenos y luz de espada, reflejaron claramente una pequeña grieta espacial tras otra.

"!?" La expresión de Jun Wuming, que era tan pacífica como un pino antiguo, también cambió en ese momento.

¡BOOM!

¡¡RUMBLE!!

¡¡¡RUMBLE RUMBLE RUMBLE RUMBLE RUMBLE!!!

La agitación espacial sólo duró unas breves respiraciones, seguidas de una aterradora explosión espacial.

¡Este era el Reino de Dios del Principio Absoluto, y este era el espacio cercano al Abismo de la Nada!

La línea de visión se distorsionó por el impacto, y las grietas espaciales se extendieron como locas... Este repentino y aterrador fenómeno fue una catástrofe espacial que solo había ocurrido... en la Batalla de los Dioses.

Sólo en este momento Jun Xilei se dio cuenta con horror de que este cambio repentino había irradiado realmente desde la dirección del Abismo de la Nada.

"¡Retírate!" Jun Wuming rugió en voz baja.

Como si despertara de un sueño, Jun Xilei se llevó a Jun Wuming con él y se desvaneció lejos... a gran velocidad, pero detrás de ellos, el espacio se derrumbó cada vez más violentamente, como una ola que quería devorar a todos los espíritus, y los siguió mortalmente...


Comentarios del capítulo: (2)


Gracias por los capitulos.

0

Perooooo ahora que está pasandaaaaaa 😵

Se agradecen los caps, besos 😘

0

atg-capitulo-1935
ATG - Capítulo 1935
33738
1938

Capítulo 1935: Abismo de la Pesadilla (2)

Traductor: Crowli

Capítulo 1935: Abismo de la Pesadilla (2)

A casi mil kilómetros de distancia, se produjo otro repentino estallido de sonido desde atrás, y el espacio agrietado se hizo añicos por completo, y todo lo que había en él se rompió en mil formas y pedazos diferentes.

La repentina erupción de la tribulación espacial parecía haberse detenido, ya que el sonido del espacio que estallaba y se desplomaba disminuyó rápidamente.

Jun Xilei, que aún no se había recuperado de la conmoción, bajó lentamente su cuerpo.

Giró su delicada cabeza... 

Y vio una Luz Profunda incomparablemente extraña que se elevaba hacia el cielo, penetrando directamente en el cielo blanco grisáceo del Reino de Dios del Principio Absoluto.

¡Y en el extremo inferior de esta Luz Profunda se conectaba... con el Abismo de la Nada que claramente se tragaría todo en la nada!

"¿Que es eso?"

Jun Xilei dejó escapar un susurro desconcertado.

Jun Wuming se dio la vuelta lentamente...

Sin embargo, su mirada no estaba en esa Luz Profunda. 

En cambio, estaba en el espacio alrededor del Abismo de la Nada que todavía estaba temblando y el polvo espeso que aún no se había dispersado.

A medida que el polvo se dispersaba lentamente, las sombras se levantaban lentamente una tras otra en su visión gradualmente clara.

"Este lugar..."

Sonó la voz de un hombre de mediana edad, su voz ronca, con un poco de dolor y aprensión: "¿Este lugar es..."

"Je... jejej..." Era la risa baja de otro hombre.

"Jejej..." Era la risa baja de otro hombre: "No puedo creer que sigamos vivos... Todo por culpa de este asqueroso Polvo del Abismo, aunque seguimos siendo nosotros después de todo... ¿eh?"

Sus voces se detuvieron y todas sus figuras de repente se congelaron en su lugar como si el tiempo se hubiera detenido repentinamente...

Después de eso, sus figuras comenzaron a temblar y dejaron escapar oleadas de rugidos desgarradores.

"No... esto no es Polvo del Abismo..."

"¡¡No es Polvo del Abismo...!!p ¡¡No es Polvo del Abismo!!"

El repentino rugido hizo que la visión de Jun Xilei se volviera negra y sus oídos se quedaran sordos.

Sus órganos internos se batieron violentamente y estuvo a punto de vomitar sangre.

¡Boom!

La figura del frente agitó los brazos y el polvo se dispersó instantáneamente, revelando siete figuras.

Estas siete personas eran caras completamente desconocidas.

Todos tenían diversos grados de lesiones en el cuerpo, pero no había ni un solo rastro de dolor en la cara.

Solo hubo una emoción extrema.

Y el Aura que estaban emitiendo...

Su vida estaba llegando a su fin, y todos sus pensamientos estaban vacíos...

Pero en este momento, las pupilas de Jun Wuming estaban constreñidas al extremo, como si estuviera soportando el mayor impacto de su vida por cincuenta mil años.

"Éxito... Lo hemos logrado. No hay Polvo del Abismo aquí ... ¡No hay Polvo del Abismo aquí! Jaja... Jajajaja... Jajajajaja...."

La risa salvaje sacudió tanto a Jun Xilei que su cuerpo se balanceó.

"¡Ve… vete!"

Jun Wuming dejó escapar una voz baja y temblorosa, pero Jun Xilei no reaccionó en lo más mínimo ante la oleada de su alma.

No solo su alma estaba temblando, sino que todo el mundo a su alrededor también temblaba levemente.

Un aura incómoda envolvió gradualmente todo el Reino de Dios del Principio Absoluto.

"Señor Caballero, el pasaje aún no está cerrado. ¡así que debemos enviar nuestras intenciones de vuelta inmediatamente! ¡Hágales saber a los Señores Emisarios Divinos que lo hemos logrado!"

El hombre al que se dirigió como "Señor Caballero" estaba vestido con una armadura blanda gris.

Tenía una estatura alta, pero las profundas cuencas de sus ojos emitían una luz fría extremadamente aterradora.

Comparado con él tipo cubierto de heridas, no había ni un solo rastro de sangre en su cuerpo.

"Hmph, no necesito que me lo recuerdes".

Su mirada recorrió lentamente su entorno.

No había emoción en su expresión ni en sus palabras, solo una frialdad aterradora: "La voluntad ya ha sido enviada de regreso, este 'pasaje' también debería ser..."

Boom—

Antes de que pudiera terminar de hablar, la luz blanca que atravesó el abismo y el cielo colapsó repentinamente.

El Abismo de la Nada también volvió a la calma en este momento, tan vasto e ilimitado como antes.

El pasaje desapareció, pero no afectó su entusiasmo que trascendió todo.

"Zhaoguang, Zhaoming, ¿cómo están sus heridas?" Preguntó el hombre de la armadura plateada con calma.

Las dos personas que fueron llamadas por él se movieron detrás de él y respondieron al mismo tiempo: "Comparado con esta magnífica hazaña de romper el Abismo, esta pequeña herida no es nada".

"Este lugar debería ser el Reino de Dios del Principio Absoluto registrado en los registros". El hombre con armadura plateada levantó lentamente la mano, como si estuviera abrazando un mundo completamente nuevo: "Un mundo sin Polvo del Abismo... un Mundo sin Polvo del Abismo en absoluto. Finalmente hemos esperado tanto este día. La nueva Era será hoy, y todos y cada uno de nosotros seremos los pioneros de esta nueva Era".

"¡En el futuro, nuestros nombres quedarán registrados para siempre!"

"Y este mundo es tan frágil como dicen los 'forasteros'".

Sus cinco dedos se curvaron y los deslizó suavemente por el aire.

Fue una acción tan simple que en realidad rompió el espacio como si fuera papel fino.

"Espacio débil, leyes débiles y... seres vivos débiles".

Su mirada se volvió de repente y vio a Jun Wuming y Jun Xilei.

También fue en este momento que Jun Xilei, que todavía estaba en estado de shock, dejó escapar un grito bajo.

Una presión incomparablemente pesada... 

Tan pesada que superó todo lo que había sentido en su vida, e incluso superó todo lo que había conocido, presionó sobre ella, provocando que se arrodillara instantáneamente.

Su rostro de jade estaba lleno de un dolor insoportable.

Su Cultivo estaba en la Etapa Intermedia del Reino Maestro Divino, y también poseía logros extremadamente profundos en el Camino de la Espada.

Incluso Yun Che, que era el ser más poderoso en la actualidad, no podría posiblemente reprimirla hasta tal punto con solo su aura.

Era como si el Mundo entero estuviera presionando su cuerpo.

Ese sentimiento de inferioridad incomparablemente intenso era como una hormiga frente a una montaña que era tan alta que era imposible ver su pico...

No pudo producir ni la más mínima resistencia, e incluso su fuerza de voluntad.

Ella era una Maestra Divina de Etapa Intermedia, y era la sucesora del Soberano de la Espada.

¿Quién se atrevería a creer o imaginar que tal poder aparecería realmente en este Mundo?

Jun Wuming permaneció de pie en el lugar.

Sin embargo, el sonido de sus huesos rompiéndose se podía escuchar desde su cuerpo, y era un sonido aterrador.

"¿Reino Maestro Divino?" Los ojos de la persona llamada "Zhaoguang" se entrecerraron levemente: “Según los “forasteros”, aquellos que pueden entrar en el Reino de Dios del Principio Absoluto son básicamente las existencias más elevadas en este Mundo. Parece que este es el caso".

Jun Xilei no podía entender lo que decían.

Su cuerpo temblaba incomparablemente violentamente, y su voluntad estaba canalizando desesperadamente su energía profunda y su intención de espada...

Pero al mismo tiempo, un miedo se había incrustado profundamente en sus huesos.

'Ellos... 

¿Quiénes son...?

Este...

Poder...'

¡Roar!

El Rugido de un Dragón que estremecía el Alma resonó en el aire.

Después de eso, el cielo se oscureció ligeramente cuando una figura gris gigantesca apareció desde la distancia.

Sus Alas de Dragón se extendieron ampliamente, cubriendo el cielo y el sol mientras miraba a las siete figuras frente al Abismo de la Nada.

"¿Quién se atreve a dañar el Reino de Dios del Principio Absoluto?"

El enorme sonido, el espacio colapsando y el aura extremadamente anormal habían alarmado por completo al Emperador del Reino de Dios del Principio Absoluto, el Emperador Dragón del Principio Absoluto, y lo hicieron aparecer personalmente aquí.

La Sombra del Dragón gigantesco y el poder abrumador del Dragón no sorprendieron en absoluto a las siete personas.

El hombre de la armadura plateada levantó lentamente el brazo y dijo con una voz tranquila pero arrogante: "Mi nombre es Mo Beichen. Soy un Caballero del Abismo que sirve al Emperador del Abismo y a los Emisarios Divinos. También soy unos de los primeros en salir del Abismo, un pionero por así decirlo".

"¡Todos ustedes son muy afortunados de ser los primeros en escuchar de nosotros! A partir de hoy, este Mundo será tomado por el Abismo. Como seres vivos de este Mundo, todos ustedes solo tienen dos opciones..."

"Someterse al Abismo o… ¡Morir!"

Era un nombre completamente desconocido.

En el Reino de Dios del Principio Absoluto, fuera del Reino de Dios del Principio Absoluto, nunca había habido un experto supremo con el apellido "Mo" en los registros de millones de años.

"Abismo..."

El Emperador Dragón del Principio Absoluto dejó escapar un largo Rugido de Dragón.

Había existido durante mucho tiempo, y el aura que sentía de estas siete personas era extremadamente desconocida y peligrosa.

No había energía que causara estragos, pero el espacio a su alrededor temblaba incontrolablemente.

Era como si el Mundo entero estuviera lleno de miedo e inquietud.

El aura del Reino de Dios del Principio Absoluto había estado calmada y tranquila desde tiempos inmemoriales.

Era simple y sin adornos, pero la corriente era indescriptiblemente extraña.

El enorme Sentido Divino del Emperador Dragón los tocó a los siete...

Las cuatro personas en la parte de atrás parecían haber experimentado un desastre y sus cuerpos estaban cubiertos de heridas.

Pero aun así, la Energía Profunda que liberaron todavía era tan fuerte que fue suficiente para conmocionar a todo el Reino de Dios...

Cualquiera de ellos estaba en la Cima del Reino Maestro Divino.

¡Incluso en su estado herido, la presión que exudaban no era menor que la de Long Bai!

¡La fuerza de Long Bai residía en el hecho de que era un Dragón que tenía la delgada Línea de Sangre del Dios Dragón! Su límite superior ya era más alto que el de todas las demás razas.

Y estas cuatro personas... ¡eran Humanos!

Yun Che era la única persona más fuerte que existía en este Mundo, y era el Emperador Supremo del Reino Imperial Yun...

¡Pero ahora, cuatro personas habían aparecido a la vez!

Cuando su Alma de Dragón se acercó a las dos personas frente a él, en realidad parecía haber entrado en contacto con una barrera indestructible…

No podía alcanzarlos.

Y en el frente... 

El hombre con armadura plateada que se hacía llamar "Mo Beichen" en realidad sufrió un espasmo instantáneo cuando su Alma de Dragón entró en contacto con él.

Era como si fuera una larva humilde que se acercaba ciegamente a una pitón gigante que podía tragarse los cielos.

En solo unas pocas respiraciones, se sorprendió hasta el punto de casi destrozar su Alma de Dragón.

"¿Viajeros extranjeros?" El Emperador Dragón del Principio Absoluto hizo su propio juicio mientras miraba el Abismo de la Nada: "Este no es un Mundo en el que deberías estar. Regresa. Este Mundo estará agradecido con ustedes si deciden irse en paz".

"Jej, jejejejej, jajajajajajaajja". Mo Beichen se rió a carcajadas.

No fue una risa ensordecedora, pero atravesó cada rincón del Reino de Dios del Principio Absoluto y despertó a innumerables seres vivientes de su silencio.

"¿Viajeros extranjeros? No, solo hemos regresado al lugar en el que deberíamos estar".

Volvió a levantar los brazos e hizo el gesto de abrazar el Mundo que tenía delante.

Había una expresión de intoxicación en su rostro...

También había un indicio de dolor en medio de la intoxicación.

"Un Mundo sin Polvo del Abismo, este si se puede llamar un Mundo tan puro y pacífico".

¡Hu!

El sonido del viento se elevó de repente, y la voz de Mo Beichen se llenó de repente con un toque de locura y crueldad: "Este es un Mundo que debería habernos pertenecido en primer lugar. ¿¡Sabes cuánto hemos sufrido... por el simple hecho de volver!?"

"Y sin embargo, ustedes, que pueden disfrutar de este mundo sin Polvo del Abismos, nos llamán extranjeros... ¡jajajaja!"

Cada palabra que sonaba en sus oídos era como un trueno que destrozaba el Alma.

El cuerpo de Jun Wuming se balanceó, pero todavía se quedó allí con orgullo sin arrodillarse...

Su mirada se desvió hacia la Piedra de Jade Carmesí que Yun Che unió a la cintura de Jun Xilei.

Sus dedos envejecidos se movieron levemente...

Pero no pudo liberar ni un rastro de energía de espada.

El cuerpo del Emperador Dragón del Principio Absoluto se sacudió violentamente como si hubiera sido engullido por un huracán.

Su Rugido de Dragón ya no pudo mantener su calma y dignidad.

"¿¡Quiénes son, de dónde son y cuáles son sus intenciones!?"

"Ruidoso". Los ojos de Mo Beichen se entrecerraron. "Este es un Mundo que no puede dar a luz a un dios. El Reino Maestro Divino es el límite, y probablemente seas el Emperador de este Mundo... Jejejeje".

"El Abismo está a punto de apoderarse de este Mundo. Es hora de que su era llegue a su fin. Tú, rey humilde, en mis manos... ¡serás el sacrificio para dar la bienvenida a esta nueva era!"

De repente, lo agarró con el brazo y, en un instante, los cielos y la tierra se volcaron.

El espacio se rompió como una onda rota, y se estrelló directamente contra el Emperador Dragón del Principio Absoluto que estaba en el cielo.

"¡¡Roar ~ ~ ~ !!"

Un estridente Rugido de Dragón llenó instantáneamente el aire cuando el poderoso Cuerpo de Dragón del Emperador Dragón del Principio Absoluto se retorció instantáneamente en un estado incomparablemente conmocionado.

La Sangre de Dragón llovió del cielo como una lluvia torrencial, acompañada por el sonido de los Huesos de Dragón rompiéndose, que era incluso más aterrador que los rayos profundos de los nueve cielos.

Las Escamas de Dragón volaron por el aire y su cuerpo gris se tiñó rápidamente de carmesí por la sangre carmesí.

Los gritos de dolor del Emperador Dragón del Principio Absoluto llevaron la ira de la Desesperación del Dragón.

El Emperador Dragón del Principio Absoluto luchó por salir del vórtice espacial, pero no hizo todo lo posible por huir.

En cambio, causó una tormenta de sangre de dragón y voló hacia las siete figuras que eran claramente pequeñas, pero incluso más oscuras que el Abismo sin fin.

"¿Resistiendote?" Las comisuras de la boca de Mo Beichen se inclinaron hacia arriba en un humilde arco de compasión: "Patéticos espíritus mortales que han olvidado hace tiempo lo que son las verdaderas escalas de los Dioses".

"¡Sé enterrado en la Gracia Divina... para la eternidad!"


Comentarios del capítulo: (0)