atg-capitulo-1936
ATG - Capítulo 1936
33739
1939

Capítulo 1936: Sonata de la Calamidad

Traductor: Crowli

Capítulo 1936: Sonata de la Calamidad

Los cinco dedos abiertos de Mo Beichen se cerraron de forma feroz y, en un instante, fue como si todo el espacio del cielo y la tierra se hubiera desgarrado y comprimido.

La cúpula gris del cielo se derrumbó, y el enorme Cuerpo de Dragón del Emperador Dragón del Principio Absoluto fue destruido por esta fuerza aterradora que superaba completamente su percepción.

En pocos momentos, ya había quedado gravemente herido más allá de la batalla contra la Región Divina del Oeste.

En este mismo momento, supo que estaba en un estado de muerte inquebrantable... y que el poder que se le infligía era uno que no debería existir en absoluto en este mundo.

¡¡Roar!!

Este Rugido de Dragón fue mucho más lúgubre y estremecedor que el anterior...

Ordenó a todos los Dragones del Principio Absoluto que se mantuvieran alejados, advirtiendo a los Espíritus del Principio Absoluto de la calamidad que se avecinaba, mientras continuaba despertando toda su Energía del Dragón del Principio Absoluto y blandiendo sus garras desafiantes ante la calamidad extranjera.

Cien millas... mil millas... diez mil millas......

Su cuerpo fue destrozado capa por capa, y la velocidad a la que cayó se volvió cada vez más lenta e impotente.

Finalmente, su Cuerpo de Dragón se detuvo en el aire y se detuvo frente a Mo Beichen, que todavía estaba a trescientos metros de distancia... 

Entonces, se rompió en varios pedazos y cayó impotente.

El grito del Emperador Dragón también había desaparecido en el Reino de Dios del Principio Absoluto.

Incluso con su orgullosa Resistencia de Dragón, todavía fue incapaz de tocar la feroz sombra que vino del Abismo.

En la batalla contra la Región del Oeste, fue gravemente herido por Long Bai y luchó contra varios Dioses Dragón, pero no cayó

Después de la muerte de Long Bai, se convirtió en el Dragón más fuerte del mundo.

Pero hoy, antes de que pudiera tocar a su oponente, fue trágicamente asesinado.

¡Boom!

El último del Poder del Dragón barrió la arena y el viento durante kilómetros, pero sólo levantó mechones de pelo y las esquinas de su ropa.

Mo Beichen bajó el brazo sin prisa y soltó un bufido bajo: "No es una mala voluntad. Desgraciadamente, el orgullo de los Dragones los hace inadecuados como perros falderos para guiar el camino, sólo como piedras para tropezar".

"Antes de darle la bienvenida al Emperador del Abismo, lo que tenemos que hacer es..."

¡¡¡SHAK!!!

Justo en este momento, sonó un chillido incomparablemente agudo. 

La voz de Mo Beichen se detuvo de repente y su mirada se volvió de repente.

Incluso su cuerpo estaba experimentando un instante anormal de turbulencia.

Esto se debió a que el aura que estaba ejerciendo sobre las dos personas en la distancia fue realmente rota por un aura inusualmente aguda.

El espacio cerrado de repente se sacudió violentamente.

Jun Xilei tropezó y cayó pesadamente al suelo...

Al mismo tiempo, un rayo de espada atravesó el aire y golpeó el Jade Mundial en su cintura.

El Jade Mundial se hizo añicos, provocando un destello de Luz Divina Carmesí.

"¿¡Mm!?"

La mirada de Mo Beichen vaciló, como si no pudiera creer que realmente hubiera alguien en este mundo que pudiera destrozar con fuerza su represión.

Sin embargo, inmediatamente movió la palma de la mano y la brecha en su aura desapareció en un instante, presionando fuertemente una vez más.

¡Oh!

Jun Xilei dejó escapar un gemido ahogado cuando la presionó una vez más.

Apretó los dientes y giró la cabeza con todas sus fuerzas...

Sus ojos estaban llenos de miedo y dolor sin fin.

Jun Wuming todavía estaba allí con arrogancia.

A pesar de que su aura había aumentado varias veces, todavía no podía hacer que se arrodillara.

Su cabello blanco pálido se agitaba lentamente con el viento, y todo su cuerpo estaba cubierto por una capa de luz blanca tenue...

Y cada hebra de luz blanca contenía miles de Energías de Espada.

Un sinfín de Sombras de Espadas bailaron en sus ojos envejecidos.

Intención... de la Espada

Estas dos palabras, que estaban llenas de ilusión y desesperación, aparecieron en el corazón, el alma y los ojos de Jun Xilei...

La escena que había sucedido en ese instante quedó grabada para siempre en su vida.

"Después de todos los problemas y desgracias del mundo, surgió otra calamidad".

La suave voz de Jun Wuming sonó en sus oídos: "Lei'er, no importa lo que suceda en el futuro, debes vivir sin importar que".

Sha ~

La figura de Jun Wuming se volvió ilusoria.

Su cabello, carne, sangre, huesos, voluntad y alma se transformaron en decenas de miles de rayos de espada que atravesaron el aura de Mo Beichen.

Mo Beichen de repente se inclinó hacia atrás y su expresión cambió por primera vez.

Mientras tanto, una Luz Divina Carmesí ya había envuelto el cuerpo de Jun Xilei.

Abrió y cerró los labios, pero antes de que pudiera pronunciar una sola palabra, ya había desaparecido.

"¿Eh?"

La mirada de Mo Beichen se movió ligeramente cuando su figura atravesó el espacio y apareció en la posición anterior de Jun Xilei casi instantáneamente.

Entonces, sus cejas se hundieron de repente.

Sin embargo, apenas tocó ningún rastro espacial que acababa de ser teletransportado.

A su alrededor, los Rayos de la Espada se entrelazaron en una vasta e ilusoria Formación de Espada.

Mientras bailaban en el aire, se dispersaron lentamente por el mundo.

Era solo que la escena del Soberano de la Espada usando su propio cuerpo no pudo aparecer a los ojos de nadie en el mundo actual.

"Señor Caballero, ¿que pasó?"

Las personas llamadas "Zhaoguang" y "Zhaoming" lo siguieron rápidamente.

Notaron el cambio en la expresión de Mo Beichen y preguntaron en voz baja.

Mo Beichen balanceó su brazo y dijo con indiferencia: "Ese viejo realmente atravesó mi aura con su aura de Espada. En cuanto a esa chica, el Poder Espacial que la envió fuera era algo extraño. De hecho, no pude encontrar ningún rastro de teletransportación".

"¡Hmph! Parece que los seres vivos de este mundo no son tan inútiles".

"Jeje". Nan Zhaoming soltó una carcajada: "Podrían haber sido la guía para que el Abismo se apoderara de este mundo, sin embargo, renunciaron a este honor supremo a costa de unos días más de vida, qué tontos".

Mo Beichen se dio la vuelta y barrió con la mirada a los seis: "Encuentra la salida de este Reino. Fuera de la salida hay un lugar llamado Reino de Dios..."

"¡Y ahí está nuestra verdadera patria! Y todo un mundo nuevo que nos pertenecerá en el futuro".

"Como caballeros y futuros caballeros, sabén la gran responsabilidad y el honor que recae sobre nosotros en este momento".

Abrió los brazos, sus ojos ardían como antorchas mientras gruñía: "Despejen las barreras y controlen los mundos. Entonces, ¡que este mundo se incline en sumisión para recibir la llegada del Emperador del Abismo!"

 ............

Caizhi estaba sentada paralizada en el suelo de la sala en la planta baja, respirando con dificultad.

Después de luchar con toda su fuerza durante seis horas completas, ya estaba completamente exhausta.

Por el otro lado, Yun Che se acercó como si nada hubiera pasado y se sentó frente a ella. Dijo con una sonrisa: "Como se esperaba de mi Caizhi, tu Poder de Espada se está volviendo más poderoso. Siento que todos los huesos de mi cuerpo están a punto de romperse".

Caizhi le lanzó una mirada de reojo y resopló: "Tus huesos son más duros que tu piel. No tengo la capacidad de romperlos".

Yun Che fingió estar serio mientras tocaba la piel de su rostro. Entonces, de repente dijo: "Caizhi, ya no hay nadie en este mundo con quien tengas que tratar personalmente. ¿Por qué te has estado cultivando tan duro estos últimos años?"

Caizhi se quedó atónita por un momento antes de responder: "Probablemente sea porque quiero alcanzar la altura del Hermano Mayor en ese entonces".

Yun Che murmuró para sí mismo por un momento antes de decir: "Siento que la actual tu ya deberías haber superado a tu hermano".

"¡Todavía no es suficiente!" Los ojos de Caizhi se enfocaron y su tono estaba lleno de odio: "Al menos un día, podré usar mi propia fuerza para golpear ferozmente a esa mujer Qianye... ¡Hmph!"

Yun Che negó con la cabeza y se rió: "Lo sabía..."

Los pecados que Qianye Ying'er había cometido hace tantos años...

Ahora se habían convertido en su mayor dolor de cabeza.

Después de su batalla con la Región Divina del Oeste, Caizhi ya no sentía una intención asesina tan intensa hacia Qianye Ying'er como antes.

Sin embargo, esto no significaba que su odio se hubiera desvanecido.

Cada vez que Caizhi se encontraba con Qianye Ying'er, la mirada en sus ojos y el choque de sus Auras hacía que su cuero cabelludo se entumeciera.

"¡Continuemos!"

Caizhi se puso de pie en este momento y la Espada Diabólica del Lobo Celestial apareció una vez más en su pequeña y exquisita mano.

Miró frente a ella y dijo de una manera muy seria: "La Espada Sin Corazón de la Herida Celestial es extremadamente grande, pero debe ser impulsado por una erupción de odio... Debo encontrar una manera de modificarlo para poder estar a la altura del nombre del Dios de la Estrella del Lobo Celestial que dejó mi hermano mayor".

"¡Bien!" Yun Che también se puso de pie y extendió su brazo.

Pero antes de que pudiera aparecer la Espada del Emperador Diablo del Azote Celestial, el delicado cuerpo de Caizhi tembló de repente.

Después de eso, la Luz Divina que se había reunido en sus ojos estrellados se disipó repentinamente e incluso la Energía Profunda en su cuerpo de repente se quedó en silencio.

"¿Qué ocurre?"

Las cejas de Yun Che se fruncieron mientras se apresuraba a preguntar.

Los labios de Caizhi se separaron mientras murmuraba suavemente con incredulidad: "El Emperador Dragón del Principio Absoluto... ha muerto..."

"¿¡Que mier*a!?" El shock apareció en el rostro de Yun Che.

Yan Yi, Yan Er y Yan San estaban sentados en cuclillas frente al Gran Salón Imperial Yun, mirando hacia adelante ociosamente.

"Suspiro". Yan San dejó escapar un suspiro tembloroso: "Ha pasado mucho tiempo desde que maté a alguien. Me empiezan a picar los huesos. ¿Cuándo terminarán estos días?"

"Hablas demasiado, viejo fantasma", dijo Yan Er con voz oscura: "¿Quieres que el Maestro te devuelva al Mar de Huesos de la Oscuridad Eterna?"

El cuello arrugado de Yan San se encogió de repente.

Una figura que portaba el poder de un emperador se acercó rápidamente a ellos.

Era el mismo Emperador Xuanyuan de la Región del Sur.

Cuando levantó los ojos para enfrentarse a los Tres Ancestros Yama, su aura de Emperador Dios de la Región del Sur se debilitó instantáneamente en más de la mitad. Incluso se inclinó apresuradamente y dijo: "Tres Ancestros Yama, Xuanyuan tiene un asunto importante que discutir con el Emperador Yun. Espero..."

Antes de que pudiera terminar de hablar, Yan San ya había dicho con una voz ronca y espantosa: "El Maestro se encuentra actualmente en cultivo a puerta cerrada. No verá a nadie durante los próximos dos meses. Por favor, vete".

"Pero..."

"¡Piérdete!"

"Ah... Sí, sí, sí".

El Poder Diabólico de los Tres Ancestros Yama era tan aterrador que incluso el poderoso Emperador Xuanyuan tembló de miedo.-

No se atrevió a pronunciar una palabra más mientras se retiraba apresuradamente antes de darse la vuelta y volar.

Dos horas más tarde, Cang Shitian llegó en el aire y entró en la Ciudad Imperial Yun.

El Cang Shitian actual ya no era la misma persona que era en el pasado.

Su título de Ejecutor Comandante en Jefe había permitido que su posición en el Reino de Dios superase levemente a la de los Emperadores Dios.

Incluso cuando se enfrentaba a los Tres Ancestros Yama, seguía tan tranquilo y sereno como siempre.

No estaba tan aterrorizado como el Emperador Xuanyuan.

"Mayores Ancestros Yama, Shitian tiene un asunto importante que discutir con el Emperador Yun. ¿Está el Emperador Yun en el palacio?"

"El Maestro actualmente se está cultivando en reclusión. No verá a nadie en los últimos dos meses. Largate".

Yan San ni siquiera se molestó en abrir los ojos mientras repetía esas palabras de una manera sombría e impotente.

"Entonces no te molestaré más. Adios".

Sin otra palabra, Cang Shitian se dio la vuelta y se fue.

"¡Tch!" Yan San escupió con odio: "¿Realmente no hay nadie que se revele? Les estoy hablando con ferocidad. Quiero divertirme un poco".

Yan San acababa de terminar de maldecir cuando el espacio frente a él de repente parpadeó en rojo, y una figura cayó bruscamente y se estrelló contra el suelo.

Se arrodilló en el suelo y perdió su alma por varias respiraciones antes de despertar repentinamente de una pesadilla.

Abruptamente levantó la cabeza y vio a los Tres Ancestros Yama que eran demasiado obvios.

De repente se puso de pie y voló hacia los tres.

Las lágrimas fluyeron de las esquinas de sus ojos a los dos lados de su figura.

Cuando se acercó a los tres, se tambaleó y se arrodilló en el suelo, pero ya era demasiado tarde para ponerse de pie.

Con una voz sollozante, gritó: "Yun Che... Dónde está Yun Che... quiero verlo"

"¡Cómo te atreves!" Yan San, que originalmente parecía que estaba a punto de quedarse dormido, inmediatamente abrió mucho los ojos y maldijo: "¿De dónde vino esta pequeña mocosa? ¿Cómo te atreves a llamar al Maestro por su nombre..."

Antes de que pudiera decir todo, recibió una patada en las nalgas, y el resto de sus palabras fueron devueltas al estómago.

Después de apartar a Yan San de una patada, Yan Yi siguió con una regañina: "¡Estás jodidamente ciego! Es una mujer".

Al escuchar la palabra "mujer", Yan San se puso cuerdo al instante, y las palabras que estaba a punto de maldecir se contuvieron una vez más.

Aunque no era una Concubina del Emperador, pero una mujer que podía descender directamente a la Ciudad Imperial Yun... ¡¿como podría ser una mujer común?!

"Pequeña", dijo Yan Er 'amablemente': "El Maestro está recientemente cultivando en reclusión, no quiere ser molestado, visítalo mas tarde".

"¡No, no puedo!" Jun Xilei movió su cuerpo hacia adelante y sacudió su cabeza violentamente: "Debo verlo de inmediato, ¡¿dónde está... dónde está... Yun Che... ¡¿Donde está... Yun Che?!"


Comentarios del capítulo: (9)


Yo pensaba que la novela iba a terminar pronto cuando apareciera Jazmín, pero se vienen más problemas y no sé cómo le va hacer Yun Che para hacerse más fuerte y...

...Ver más
8

Esto se puso interesante, solo espero que yun che no pierda todo lo que consiguio

5

Parece que le estan complicando la existencia mas de lo que imaginaba la diosa ancestral...

5

atg-capitulo-1937
ATG - Capítulo 1937
34992
1940

Capítulo 1937: La noche ha terminado

Traductor: Crowli

Capítulo 1937: La noche ha terminado

Si fuera cualquier otro, habría sido pateado a mil millas de distancia por uno de los Tres Ancestros Yama. Pero cuando se enfrentaron a Jun Xilei, solo pudieron bloquearla con cuidado, sin atreverse a hacer ningún movimiento precipitado, para no incurrir en más desgracias injustificadas.

"¿La pequeña Soberana de la Espada?"

Yan Yi estaba a punto de decir algo cuando el susurro de Caizhi vino detrás de él. El Aura de Yun Che también apareció en su percepción.

Cuando Yun Che y Caizhi dieron un paso adelante, los Tres Ancestros Yama se sintieron instantáneamente aliviados y rápidamente liberaron su bloqueo en Jun Xilei.

En el momento en que vio a Yun Che, el corazón confundido de Jun Xilei se rompió al instante, no podía importarle menos, tropezó hacia Yun Che y sus manos frías agarraron las solapas de su pecho: "¡Yun Che! ¡Date prisa y huye! ¡Huye! ¡No puedes morir en absoluto!"

"!?" Las cejas de Yun Che, que se habían unido con consternación, se hundieron al instante.

Con la fuerza actual de Yun Che y todo lo que controlaba bajo su palma, por no hablar de morir, no había ni siquiera una amenaza decente en este mundo.

Las palabras de Jun Xilei solo sonarían como una broma para cualquier persona en su sano juicio.

La repentina desaparición del Emperador Dragón del Comienzo Absoluto le había causado grandes dudas y había terminado su entrenamiento con Caizhi por adelantado. Los ojos y el aura de Jun Xilei frente a él estaban tan deformes que parecían anormales, y esto, junto con sus palabras, hizo que las dudas en su corazón se convirtieran en una incomodidad incontrolable.

Alargó la mano y la apoyó en el hombro de Jun Xilei, mirándola a los ojos y le dijo: "Qué ha pasado, cuéntamelo despacio".

El aura de Yun Che no pudo calmar rápidamente la confusión en el corazón y el alma de Jun Xilei, y sus ojos temblaron mientras dejaba salir una voz rota y difícil: "La gente del Abismo de la Nada, el Emperador Dragón del Comienzo Absoluto... ha muerto... mi Maestro incluso..."

Habiendo sido golpeada previamente por la presión extremadamente aterradora y el shock hasta el punto de casi colapsar el alma, la mención de su Maestro en este momento sólo causó que la pena surgiera, causando que instantáneamente sollozara incontrolablemente.

Las lágrimas cayeron como lluvia, pero ella seguía siendo la Joven Soberana de la Espada, y su cabeza colgó hacia abajo mientras sollozaba y temblaba: "Mira mis recuerdos".

Su Mar del Alma estaba casi completamente abierto frente a Yun Che.

Esto fue bajo un dolor extremo, sin embargo, también debido a una confianza que se originó en su subconsciente más profundo.

"¿Sabes cómo murió el Emperador Dragón del Comienzo Absoluto?" Caizhi dio un paso feroz hacia adelante.

Yun Che levantó su mano para bloquear a Caizhi, y la palma de su mano presionada sobre el hombro de Jun Xilei se tensó ligeramente mientras un toque de Poder del Alma invadía lentamente el desprevenido Mar del Alma de Jun Xilei.

Los recuerdos de Jun Xilei de hace 30 minutos se reflejaron instantáneamente en la conciencia de Yun Che en un momento de silencio sepulcral, y entonces, sus pupilas se contrajeron lentamente poco a poco, su Aura se apretó en silencio, y sus rasgos inalterados se extendieron rápidamente en un shock tremendo.

"¡¿Qué está pasando?!"

El cambio en el Aura de Yun Che fue tan drástico que hizo que el corazón de Caizhi, ya algo perturbado, se apretara de repente.

Sin hablar, Yun Che levantó la palma de la mano y tocó con las yemas de los dedos la frente de Caizhi, vertiendo en silencio los recuerdos que acababa de apresar en su Mar del Alma.

En un instante, el Aura de Caizhi fue como si hubiera sido tomada por mil guadañas, congelada hasta la muerte.

Con un movimiento, abrumó al Soberano de la Espada y su discípula, y con otro movimiento, aniquiló al Emperador Dragón del Comienzo Absoluto.

Figuras extrañas, visiones extrañas, palabras extrañas, poder extraño.

Ya sea Yun Che o Caizhi, todos ellos eran personas que ahora están en el nivel más alto del mundo actual y conocían claramente los límites del poder que se podía alcanzar en el mundo actual.

¡Conocían claramente los límites del poder que se podía alcanzar en el mundo actual, y por lo tanto sabían sin lugar a dudas que el poder que provenía de la memoria de Jun Xilei estaba claramente más allá o mucho más allá de los límites del mundo actual!

¡¡Era un poder aterrador que no debería existir en absoluto en este mundo!!

La conmoción en el corazón de Caizhi era inigualable, fue un colapso de la percepción, y junto con este colapso hubo un cambio repentino y drástico en el cielo y la tierra que claramente fue provocado por Yun Che.

"¿Cómo es esto posible?", murmuró Caizhi, perdida en sus pensamientos, con el cuerpo temblando como sus ojos.

"El Abismo..." Yun Che miró al frente, sus manos se tensaron inconscientemente.

La repentina muerte del Emperador Dragón del Comienzo Absoluto les había conmocionado a él y a Caizhi, pero nunca habrían podido imaginar que lo que había desencadenado todo aquello era una existencia más allá de su conocimiento.

El Abismo

El Acceso.

El Polvo del Abismo

El Emperador del Abismo

Los Caballeros del Abismo

Los Pioneros de la Nueva Era

La verdadera escala de los Dioses,

Palabra tras palabra de la memoria de Jun Xilei se estrelló contra el Mar del Alma de Yun Che, el sonido aterrorizó al mundo, cada palabra como un colapso celestial.

"¡Huye! ¡Debes huir!"

La palma de Jun Xilei seguía agarrando a Yun Che, dejando escapar una voz sollozante casi suplicante: "Vete a un lugar donde nadie pueda encontrarte, esa gente son monstruos, sólo tú no puedes morir, tú eres la única esperanza para el futuro".

Aunque su Alma ya estaba confundida, asustada y con el espíritu casi destrozado, seguía teniendo claro lo que significaba para este mundo la aparición de esos "Monstruos".

Yun Che no dijo nada, miró al frente, y el terrible silencio duró mucho tiempo, los Tres Ancestros Yama sintieron tan profundamente la extraña Aura que no se atrevieron a respirar un solo aliento.

Finalmente, Yun Che empujó suavemente a Jun Xilei, y frente a él, una Formación Profunda de Transmisión de Sonido se extendió silenciosamente, y con ella, su voz tranquila y pesada sonó.

"Meiyin, usa inmediatamente el Perforador Mundial para traer a la Emperatriz Diablo, Xuanyin, Qianying, Cang Shitian, Qi Tianli y Qinglong".

La voz hizo una pausa repentina, y Yun Che volvió a girar la boca: "Espera, guarda el Poder del Perforador Mundial tanto como sea posible, y trae solo a la Emperatriz Diablo a la Ciudad Imperial Yun rápidamente".

Cuando terminó la transmisión de sonido, Shui Meiyin no preguntó ni una palabra más. Las palabras y la forma de hablar de Yun Che fueron suficientes para que ella comprendiera al instante que había ocurrido un asunto grave.

Una respiración, dos respiraciones, tres respiraciones.

El Aura Divina Carmesí brilló débilmente, y las figuras de Shui Meiyin y Chi Wuyao ya estaban presentes frente a ellos.

"¿Qué pasó?"

En el primer instante, Chi Wuyao ya había percibido la atmósfera anormal. En particular, los rostros de Yun Che y Caizhi mostraban una oscuridad que nunca antes había visto.

"La efímera paz, ha terminado".

Yun Che dejó escapar un inquietante suspiro, transfiriendo los recuerdos de Jun Xilei a Chi Wuyao y Shui Meiyin.

Cuando el shock era demasiado fuerte, tanto que la cognición y la percepción se vieron momentáneamente superadas, lo que se desencadenaba no era un movimiento dramático de las emociones, sino el cegamiento y la pérdida de la voz.

Por primera vez, la Mente Diabólica suprema de Chi Wuyao, y su respiración y su Aura y su Alma se congelaron durante mucho tiempo.

"Emperatriz Diablo", habló Yun Che: "Quiero escuchar tu juicio".

"..." "Los Ojos Diabólicos de Chi Wuyao se movieron ligeramente y luego los cerraron lentamente durante mucho tiempo sin decir nada.

Los cortos recuerdos, las cortas palabras, las escasas siete personas hicieron que su poderosa Alma Demoníaca se disipara de la manera más larga y deliberada.

"El Abismo de la Nada", dijo Shui Meiyin con un susurro: "Ellos realmente salieron del Abismo de la Nada, un Abismo que supuestamente convertía todo en la nada".

"¿Podrían estar equivocados los registros, que siempre hubo otro mundo bajo el Abismo?"

"Los registros no están equivocados". Yun Che dijo con voz profunda: "Hace apenas un año, tuve una conversación con la conciencia de la Diosa Ancestral".

"¿!?" Los ojos cerrados de Chi Wuyao se movieron de repente. Shui Meiyin, Jun Xilei y Caizhi estaban todos conmocionadas.

Diosa Ancestral, era una existencia suprema en el sentido absoluto. La conmoción que provocaron estas dos palabras era de imaginar.

En la situación actual, tuvo que decir este secreto que quería guardar para siempre en su corazón porque ya no había más opciones: "Ella me dijo que el mundo en el que estamos hoy no es un mundo completo de Caos, ya que ella separó la vida y la destrucción del Caos original para crear un mundo que pudiera dar lugar a muchos seres".

"Este mundo en el que estamos es el mundo de la Vida. El Abismo, en cambio, es el mundo de la Destrucción. Los poderes que convierten todo en nada en los Registros son los poderes originales de la Destrucción. Los dos mundos están conectados por el Reino de Dios del Comienzo Absoluto, y el equilibrio de la vida y la muerte existe".

"Pero al final de la feroz guerra entre los Dioses y los Diablos, la voluntad de la Diosa Ancestral, que nunca se había disipado del todo, notó por casualidad una clara anormalidad en el mundo del Caos, donde la Energía del Camino Divino, la Energía Espiritual de los Dioses y la Energía Oscura de los Diablos fluían inexplicablemente en una sola dirección."

"El Abismo de la Nada".

"También fue entonces cuando se sorprendió al darse cuenta de que las Leyes que había dado al Abismo de la Nada en el momento de su creación, después de un período de tiempo extremadamente largo y el impacto de la viciosa guerra entre los Dioses y los Diablos, en realidad parecían tener una brecha y se derrumbaron rápidamente, llegando a desprenderse por completo de las Leyes originales hasta tal punto que la voluntad restante de la Diosa Ancestral ni siquiera pudo detectarla".

"Es decir", dijo Shui Meiyin con voz muy baja: "A partir de ese momento, o quizá incluso antes, el Abismo de la Nada, que se había desprendido de sus Leyes originales, ya no era el Abismo de la Nada que sólo destruía... En cambio, podría haber formado gradualmente sus propias Leyes, su propio mundo".

"..." Yun Che no pudo responder. ¿Qué pasaría con el Abismo de la Nada que estaba libre de las Leyes de la Diosa Ancestral, y era algo a lo que ni siquiera la Voluntad de la Diosa Ancestral podía dar respuesta?

Y lo que a ella le preocupaba era que el Abismo de la Nada fuera de control retrocediera hacia el mundo de la Vida con el Poder de la Destrucción, y por eso había elegido renacer a través de mil vidas de Reencarnación.

Sin embargo, Yun Che nunca podría haber imaginado que la Calamidad del Abismo que preocupaba a la Voluntad de la Diosa Ancestral aparecería tan rápidamente, pero de una manera que no era un retroceso del Poder de la Destrucción, sino una salida del Abismo.

¡Con la aparición de siete monstruos que eran realmente aterradores para el mundo actual!

"Ahora, no es el momento de rastrear el origen. No importa lo asombroso o extraño que haya detrás de esto, ya no importa".

Chi Wuyao finalmente habló, sus Ojos Diabólicos se abrieron y lo que liberaron fue la luz oscura más profunda hasta el momento.

Todas las miradas se centraron en ella.

Chi Wuyao dijo lentamente: "Los forasteros no dan miedo, lo que da miedo es que tienen un poder con el que no podemos competir en absoluto".

Ella enfatizó con palabras un poco incómodas: "El Aura solo hizo que el Soberano de la Espada se congelara, y en solo unas pocas respiraciones, lograron exterminar al Emperador Dragón sin darle la oportunidad de resistir".

"Lo que es aún más aterrador que eso es que estos forasteros, albergan un odio a este mundo".

Con un suspiro, escupió suavemente las palabras lentas y reprimidas de su corazón: "El mundo fuera de este mundo es realmente absurdo".

Sí, era absurdo. Era como una pesadilla que había descendido repentinamente al mundo sin ningún preludio, sin ninguna señal divina en absoluto.

En el fondo, los Tres Ancestros Yan se miraron entre sí, estupefactos y sorprendidos.

Aunque eran esclavos bajo los pies de Yun Che, su conocimiento del mundo estaba intacto más allá de sus Marcas de Esclavos. Habiendo vivido durante cientos de miles de años, nunca habían oído hablar de ningún mundo fuera del mundo, independientemente de lo que supieran o grabaran.

"Odio..." Recordando las imágenes y las voces en la memoria de Jun Xilei, más allá de la emoción y la euforia desatadas por el hombre a la cabeza del grupo, había en efecto un odio aterrador, una venganza y una crueldad en la forma en que mató al Emperador Dragón del Comienzo Absoluto.

"Es decir", dijo Shui Meiyin lentamente: "¿Están aquí para la Destrucción?"

"No", dijo Chi Wuyao, pero negó con la cabeza: "Por lo que han dicho, quieren ser Gobernantes, no Destructores. Por lo tanto, su odio fue contenido, y aunque mataron al Emperador Dragón, nunca mataron al Soberano de la Espada y a su Discípula porque lo que necesitaban más que un desahogo momentáneo era un 'guía'".

Las palabras "Emperador del Abismo" golpearon la conciencia de Chi Wuyao, pesando lo suficiente como para ahogarla profundamente.

¡Estas siete figuras aterradoras sólo eran los pioneros!

Aunque sólo era un leve recuerdo de Jun Xilei , el temor que estas siete aterradoras personas tenían por el "Emperador del Abismo" era tan profundo que se podía percibir claramente.

¿Qué clase de ser es ese?

Los ojos de Shui Meiyin seguían oscuros, sin un atisbo de luz por las palabras de Chi Wuyao, y dijo en voz baja: "Si vienen a Destruir o a Gobernar, nos da igual. Si el Reino de Dios cae en sus manos, otros pueden elegir someterse, pero el Emperador actual, inevitablemente tendrá que..."

Ella levantó los ojos para mirar a Yun Che y rodeó su manga con los dedos; "Lo que dijo la Joven Soberana de la Espada es correcto, Hermano Mayor Yun Che, sólo podemos refugiarnos por un tiempo. Mientras el Hermano Mayor Yun Che esté cerca, no importa lo aterradores que sean, en el futuro el Hermano Mayor Yun Che podrá crear infinitas posibilidades".

Shui Meiyin tenía razón, cualquiera podría rendirse. Pero sólo el Emperador, aunque doblara la rodilla, acabaría siendo ejecutado.

"Refúgiate por ahora", fue ya la palabra más eufemística que se le ocurrió a Shui Meiyin.

"¡Huye, huye! Y nunca, nunca seas precipitado". Las mejillas de Jun Xie estaban manchadas de lágrimas y su cuerpo todavía temblaba ligeramente, se veía patética, temerosa y, sin embargo, increíblemente sobria. Habiendo soportado personalmente la presión de esas siete personas, sabía mejor que nadie que era absolutamente imposible que Yun Che resistiera también ese poder.

Chi Wuyao  no dijo nada más y sus Ojos Diabólicos miraron fijamente a Yun Che: "La decisión es tuya. Sé que aunque tu decisión sea en contra mía, no puedo detenerte".

¡¡WOOSH!!

En cuanto las palabras salieron de su boca, el corazón de todos tartamudeó de repente.

Sobre el cielo distante, se escuchó un gemido continuo, como si todo el cielo y la tierra, el mundo entero, de repente comenzara a temblar levemente durante mucho tiempo sin descanso.

Yun Che, Chi Wuyao, Caizhi, Shui Meiyin, Jun Xilei, los Tres Ancestros Yama, y otras innumerables personas poderosas del Reino de Dios, sus ojos fueron atraídos por una irresistible fuerza invisible, y todos ellos se volvieron repentinamente hacia el cielo distante, el lugar donde se encontraba el Reino de Dios del Comienzo Absoluto.

"Ya salieron...", dijo Jun Xilei mientras estaba perdida en sus pensamientos.

Lo que ondulaba a su alrededor era el miedo de todo el Reino de Dios. Chi Wuyao exhaló en voz baja: "Parece que ni siquiera te queda mucho tiempo para considerar y dudar".


Comentarios del capítulo: (2)


Por fin ha vuelto, haber cuánto se tendrá que esperar esta vez para el siguiente cap.

2

Solo falta que uno de ellos tenga la semilla como tesoro y de alguna manera yun che la obtenga, o que la diosa ancestral le de tadas sus reencarnaciones restant...

...Ver más
1