dre-capitulo-100
DRE capitulo 100
24098
100

Alérgica a los cambios de estado

Una voz llena de ímpetu pronunció “Marorai elene seraf ein devo terazz notoria p'enta firani beirun bitra zencali...” su portador fue una mujer, por apariencia joven.

Sobre sus manos descansa una hoja impecable desde la visión externa.

「Marorai habría bastado... No hay nadie más aquí con ese nombre」. Marorai suspiró en su mente, era algo vergonzoso tener un nombre tan largo.

“Como dictan las leyes estás en posición de tener- y necesitas- un discípulo” Apartó su vista de la hoja y rodó sus ojos hacia Marorai.

“Serás despachada al amanecer, deberás buscar entre los planetas inferiores una persona digna de heredar el conocimiento de la secta” enrolló la hoja y suspiró “Eso sería todo”.

“Pudieron enviarme una carta” dijo Marorai mientras se irguió, a la vez que bostezó.

“Marorai, sabes que no temgo influencia alguna sobre las reglas. El anuncio y la despedida son ceremoniales”.

“Ceremonia mi funeral” Marorai llevó su vista a la mujer, observó por un segundo su ondulamte cabello negro por un instante “Mañana al amanecer... ¿No?”.

“U-hmh, mañana al amanecer” dijo la mujer con una sonrisa inquietada.

“Bien... Tendré un día para despedirme de mi té” una vez pronunciado, se retiró bruscamente.

La mujer soltó una risita incómoda y rodó sus ojos hacia la chica a su lado ”Kl'ria ¿También te pareció que Marorai estaba fatigada e irritada?”.

Kl'ria asintió “Si recuerdo bien, es ese día del mes”.

La mujer reflexióno “Parecia trasnochada con alcohol...”.

Por un instante nadie pronunció una sola palabra, en cambio se vieron y estallaron en risas.

“Como si fuera posible”.

Al salir Marorai pudo contemplar el panorama completo... Una ciudad de tonos blanquecinos, interconectada. Sobre la cual se cierne un cielo en el que los colores azul y rosa danzan en una irregular pieza.

En cuanto a los alrededores... Fuera del territorio que abarca la urbe no hubo más que nubes tormentosas.

A su lado se tendió una escalera bien definida, saltó hacia el barandal, dejando una pequeña marca.

No se molestó en dar un vistazo hacia el fondo que la esperaba, dio un paso y cayó.

Apenas cruzó la franja de la edificación inyectó energía en el espacio a sus alrededores. Como reacción su cuerpo fue empujado violentamente en dirección contraria a aquella de su mirada.

Volvió su mirada hacia tras por un instante.

Después esperó, alrededor de quince segundos antes de inyectar nuevamente el espacio, esta vez para detener su caída.

Aterrizó grácilmente sobre un puente, justo frente a la conexión con una vivienda. Se adentró sin prisa, la puerta desapareció al contacto con su presencia.

El interior fue cubierto por una tenue y suave oscuridad, Marorai inclinó ligeramente su cabeza.

Una reacción en cadena, todo se iluminó con poca diferencia de tiempo, una luz tibia y espumosa. Sus ojos sintieron la calma transmitida por aquella luz, sintió su cuerpo relajarse.

Un ambiente tan embriagador apuraba su cansancio, tan solo necesitaba ceder para entrar en el complaciente sueño.

Sin embargo, se dirigió a la bodega. Clavó su mirada en una gran caja, a diferencia de todo alrededor, no hubo una sola mota de polvo sobre aquella caja.

Marorai se acercó lentamente, la caja tiene una altura de aproximadamente la mitad de su cuerpo. Al inspeccionar observó que ya estaba abierta.

Al hundir su mano derecha sintió algo muy ajeno a lo que esperaba. Una botella de cristal.

Entonces la sacó, frunció el ceño y leyó la etiqueta “Vino esperto... Nueve mil años de fermentación”.

...

...

Marorai apartó su mirada y arrojó la botella sin más, la botella se quebró en miles de piezas al colisionar con el suelo.

El vino se vertió sobre el suelo, pero no tardó en desaparecer.

Entonces volvió a hundir su mano, ante el tacto con aún más botellas, movió su mano marcando cada una. Acto seguido se redujeron a cenizas.

Finalmente entró en contacto con aquello que tanto anhelaba, una pequeña bolsa llena de esencia.

Tomó tres de ellas y se retiró a la sala principal.

En ella finalmente tomó asiento, cediendo ante el peso de su cansancio. Extendió su mano derecha hasta una taza tendida sobre la mesa.

La alzó hasta unos cuantos centímetros sobre la superficie de la mesa y con si dedo índice tocó suavemente la zona exterior del fondo.

Mientras inyecta energía la taza se llenó de agua cristalina.

Una vez alcanzado el punto idóneo, Marorai llevó su dedo índice a un costado de la taza e inyectó energía nuevamente.

Tan solo unos segundos después de la taza emanó vapor. Apartó su dedo, el agua aumentó exponencialmente su temperatura.

Sentó la taza sobre la mesa y colocó uno de los sobres en el interior de la taza.

Reposó, esperando pacientemente a la terminación de su añorada bebida.

Su actitud iludible se mezcló con aquel aroma, en sintonía con el ambiente a su alrededor comenzó a fusionarse con la esencia.

Entonces fue arrojada fuera del trance, una sensación nauseabunda cubrió su cuerpo.

Toz seguida de la sensación de algo escalando por su interior, intentando escapar.

Se mantuvo erguida, sin moverse en lo más mínimo.

Cuando aquella sensación se desvaneció, frotó su muñeca derecha contra sus labios.

“Odio este día...”.

El espacio se cubrió de ira, tan densa que parece un océano. Capaz de aplastar cualquier forma de vida con solo existir.

Centró su vista en aquella taza, con un suspiro la tomó. Sin olvidar la delicadeza anterior.

Un pequeño pero invaluable tesoro para aquella persona.

...

Al beber de aquel nectar cuasi-divino para su paladar, sintió como aquel mar turbulento que era su mente perdió fuerza y calmó sus corrientes.

Tan solo necesitaba permanecer... Permanecer cerca.

...

...

...

Varias horas concurrieron tras ello. El sol- si lo hubiera- ya se había alzado por sobre el mundo, ocultando a la débil luna.

La hora indicada se acerca y la menguante Marorai lo sabe perfectamente.

A pesar de que los efectos de su anterior estado hubiesen desaparecido. Su cuerpo en plenitud fue cubierto de fatiga.

「Aaah que patético... y se supone que nuestra mayor debilidad es el sueño」.

Mientras más rueda sobre su mente la idea de recorrer las desoladas tierras de este sistema solar, mayor es la fatiga que se cierne sobre cada rincón de su cuerpo.

En fin, tras minutos de batallar contra si misma. Logró erguirse, superando sus propios deseos de no cumplir sus obligaciones.

¿Cuántas veces no había retado y ganado contra sus propios demonios? Y aún así... Su propuesta fue tan embriagadora en esta ocasión.

Con pasos volubles se alejó, en una despedida silenciosa de su preciado tesoro.

Sobre las puertas de su morada se ciñeron luces de distintos colores, rotaron por encima de su cabeza una vez abandonó el interior.

En la cima del puente que conecta su vivienda con los demás nodos reposa una abertura espacial.

Su interior distorsionado e irregular transmitió una imagen desolada, junto a una sensación tétrica.

De las grietas que conforman los bordes, desbordó una escarcha monótona y aura circundante fue tan fría que distorcionó el ambiente.

Marorai se decepcionó profundamente al ver aquella abertura, su rostro se volvió carente de viveza. Lleno de fatiga. 「... Odio los portales」.

Entonces, alzó su vista hasta la cima del árbol que se enraiza en la cúspide de la gran colmena que es esta edificación.

El árbol emite una suave luz dorada, que cubre la edificación y permite permanecer en las tinieblas que rodean cada rincón de este planeta.

Fijó su vista sobre una de las ramas en especial, toda una morada se cimenta sobre esta.

「Se que me miran desde sus asientos... ¡Saben que odio los malditos portales!, ¡viejos mezquinos!」.

...

Se resignó y su mirada cayó pesadamente sobre aquel portal... Los escombros de tiempo rondando en el portal hicieron que su piel se helara de solo verlos.

Mientras más se acerca, las luces sobre su cabeza comienzan a girar más rápido, acortando el espacio hasta su cabeza.

Finalmente... Se adentró en el portal, las luces entraron en su cabeza y se fusionaron con su mente.

Al salir de aquella estela distorsionada, aterrizó sobre una pila de tierra. De una coloración azul oscurecida.

“Puff” en su cuerpo floreció una sensación nauseabunda cientos de veces más fuerte que la anterior.

Desorientada... Su mente se desvaneció por momentos. Grande fue el impacto de atravesar tal irregularidad.

...

...

Se recostó sobre el suelo, descansando su cuerpo.

Tras varias horas, el efecto adverso se desvaneció y finalmente pudo abrir sus ojos sin sentir como su interior se retuerce.

Al contemplar el cielo solo pudo sentir el panorama desolado.

El astro rey de este sistema solar yace dentro de capas congeladas de masa, de las cuales mediante grietas gigantescas escapan insignificantes rayos de luz.

Insuficiente para iluminar cualquier planeta... El ambiente alrededor no es mejor.

El viento arrastra tras de si una estela de polvo tan oscuro como el panorama en si mismo.

Ninguna fuente de luz se encontró, difícil es imaginar como podría vivir algo en este lugar.

Marorai llevó sus manos hasta sus ojos y comenzó a intectar energía, formó inscripciones alrededor de estos.

Cuándo separó sus manos y abrió sus ojos pudo distinguir el mundo a su alrededor.

Irradiando un aura azulada, cada parte del planeta mostró una coloración azul vivida.

Tras ella se encuentra la visión de una esfera de nubes, en las que cantidades ingentes de energía se mueven a gran velocidad.

Marorai soltó una risita y suspiró poco después “Umm... ¿Apoyo?”.

En su mente surgió una voz “¿Es esa tu palabra de seguridad?”.

Marorai soltó una carcajada “No, no, simplemente no sé como comunicarme contigo”.

“Es suficiente con que tengas la intención de hablarme... De igual forma puedes asignar un catalizador”.

“Un... ¿Qué?”.

“Si no me equivoco lo conocen como «nombres» una etiqueta para reconocer que te diriges a mi persona”.

“Hum..” Marorai ponderó, reflexionando con un suspiro “Creo que te llamaré Lein”.

Lein se mantuvo en silencio por unos segundos “¿Hay alguna razón en especial?”.

Marorai sacudió su cabeza “No, para nada”. Después de unos segundos suspiró “¿Hay alguna forma de sacarte de mi cabeza? No me gusta la sensación que produce tu voz en mi mente”.

Lein reflexionó por un momento “Es posible, de hecho. Pero necesitas un objeto con poder de proceso bastante grande... Quizá un objeto de oro con bastantes formaciones”.

“Eso suena bastante simple” Respondió Marorai.

“Supongo, sobre el punto anterior. Según mi análisis tu cuerpo rechaza de sobre manera cualquier intento de alterar tu estado, puedo sugerir el uso de la flor de la calma”.

Marorai sacudió levemente su cabeza “Ya lo he intentado, muchas cosas. Te recomiendo no meterte en ese asunto”.

Durante el período que Lein no respondió, se pudo respirar incomodidad “... Si es lo que usted desea” fue su respuesta.

Marorai suspiró profundamente al observar el desolado fondo. Estiró sus músculos, preparándose para su largo viaje.

“Bien... A buscar un discípulo ¿Que tan difícil podría ser?”.


Comentarios del capítulo: (0)


dre-capitulo-101
DRE capitulo 101
27934
101

Vidas cercanamente lejanas

"¿Quién soy? ¿Hacia donde voy? ¿Cuál es el propósito de mi vida? ¿Hay una razón por la que recorro este camino?" Dijo Sein, sentado sobre una silla de metal, observando a Yi que se encuentra sobre una masa rocosa, del tamaño de un sofá, ambos viajando a velocidades impresionantes.

Yi suspiró antes de que su tez se oscureciera.

Sein movió su dedo índice formando un pequeño remolino eléctrico "Son preguntas interesantes, ¿No te lo parece? Yo diría que muchos se ven afectadas por ellas".

Yi se tomó un momento para responder, la razón de su pregunta es bastante clara."Lo he pensado durante un largo periodo de tiempo, esas preguntas no son más que excusas para autoconvencerse de que su existencia trasciende lo que son, que importan y aún así... No soy capaz de dejar de preguntarme aquello".

Sein sonrió "Es una banalidad total. Pero dime ¿Por qué creés ello? Ambas cosas".

"Como decirlo..." Yi cerró sus ojos reflexionando "Cuando alguien se pregunta quién es, no busca sus memorias, su pasado, su presente; el constructo de su personalidad. Lo que busca es un punto de referencia, logros, metas, etiquetas, mitos, opinión social, cosas que se alejan de su ser como un ente... Lo mismo con la siguiente, buscan creer que tienen control de su vida, que no depende de miles de factores e ignoran que del futuro solo se pueden tener nociones... Es imposible saber si realmente algo va a salir como quieres y es extremadamente improbable...".

"Ho oh, tu respuesta puede mejorar pero no carece de mucho, sobre las otras dos..." Sein retrajo su dedo, estaba algo impresionado e intrigado por lo que diría a continuación 「Parece que su juicio transitorio será sencillo」.

Yi soltó una risa amarga "Es solo una repetición de las anteriores... El propósito es una ilusión propia, en un universo como el nuestro las cosas ocurren regidas por probabilidades. Por lo que no hay un camino predeterminado, justo, correcto... Solo caminos que recorremos por elección propia, incluso cohesionados, es nuestra elección". Yi se detuvo un momento antes de continuar, su ritmo cardíaco aumentó, las palabras que salían de su boca... No corresponden con lo que quiere creer "... Incluso morir es una opción...".

"Cierto, cierto. Pero..." Sein entrecerró sus ojos "Cuando la gente solo ve obedecer o morir, es cuando más cegada está. Siempre hay una salida que sobrepasa las capacidades de razonamiento de la persona".

Yi se sobresaltó, realmente pudo sentir sus palabras atravesar su mente como una espina dolorosa.

Sein suspiró mientras levantó sus manos "Como ya te habras dado cuenta, es obvio lo mucho que te afectan estas cuestiones. Aunque, veo que te estás alejando bien. Solo quiero aconsejarte algo. Nunca te aferres demasiado a algo, si lo observas desde una capa de abstracción superior... Te aseguro que no tiene sentido".

Yi asintió, no se sintió con ganas de hacer ni decir nada.

Sein se encogió de hombros "Se que actualmente te parece algo duro. Con el tiempo verás que... Saber esto es más una bendición que una maldición".

"Lo sé..." Dijo Yi mientras alzó su mirada "No he perdido ese sentido puramente racional del todo, es solo que... Desde que el sello desapareció he tenido que lidiar con mi parte emocional desde cero".

"Eso también es bueno" Sein se relajó, recostado sobre aquella silla y dijo sin cuidado "Hmmh ¿Recuerdas cuanto tiempo ha pasado? Tengo tantos calendarios en la mente que ya no lo recuerdo".

Yi presionó una zona del brazalete en su mano derecha, en la pantalla holográfica se centró en la fecha "Febrero trece del dos mil quinientos cincuenta y cuatro, nos encontramos a principios de junio... Por lo que aproximadamente nueve meses".

"Nueve meses..." Sein cerró sus ojos por un momento, concentrando su mente en un mapa mental, cuando abrió sus ojos suspiró "Vamos a buena velocidad. Si aumentamos el ritmo podríamos llegar antes de lo previsto, sin embargo...".

"Nuestra resistencia" Yi señaló con un sabor amargo en su boca "La última vez sobrevivimos gracias al azar,

Sein espiró con algo de molestia 「No importa cuanto lo intente... No puedo acostumbrarme, hay tanta disparidad en mi cuerpo... El menor desbalance podría matarme... Tan baja calidad corporal... Un alma de tan alta calidad... Tan pobres reservas y técnicas que consumen un gran volumen de energía, no puedo sacar a relucir mis cartas. Me siento más encarcelado que cuando estuve realmente」.

"Entonces solo queda esperar..." Yi se relajó tras decirlo, con algo de cansancio.

"Oye... ¿Quieres omitir Nosedas?" preguntó Sein.

Yi se sorprendió, por lo que inclinó ligeramente su cabeza "Pensé que buscabas algo en Nosedas ¿Por qué el repentino cambio?".

"Verás..." Sein irguió la parte superior de su cuerpo y tomó una pieza de madera al extender su mano derecha.

Para ser exactos se materializó en su mano.

Llevó su mano derecha frente a su pecho, observando la pieza. Entonces arrojó una cantidad considerable de energía desde su mano izquierda.

En la pieza de madera se talló una inscripción, difícil de notar a la vista debido a sus diminutos entramados.

Poco después se desintegró en sus manos y volvió a recostarse.

Yi materializó la misma pieza en sus manos, e inyectó con energía las inscripciones.

En su mente se vertió una cantidad inmensa de información, se vió conmocionado en gran medida.

"Asi que esto es lo que mantuviste en la oscuridad".

Yi dejó escapar la pieza de madera de entre sus manos, hacia el vacío infinito en el que se desvaneció lentamente.

"Por interesante que sea aquello; no has respondido mi pregunta, ¿Que ocurrió con tu motivación?".

"Lo mismo que con la paz y prosperidad de este universo, desapareció de la noche a la mañana" Sein se detuvo un momento...

Algo en su mirada cambió, un tono de tristeza quizá "Nosedas fue un punto importante en el viejo mundo, aunque ahora solo es un páramo marchito en comparación. Fue el hogar de mi mejor amigo y también su tumba; dudo que su linaje prevaleciese y si realmente lo hizo es claro que no le recuerdan".

Yi ponderó observando a Sein "¿Es eso todo?".

En el rostro de Sein se formó una mueca irónica "Para que te parezca poco... En fin, tengo un mal presentimiento. Hay algo en el planeta que desde el samsara pude sentir, sin entender. E incluso escaneando con la formación que dejé en su luna, sin embargo, no puedo encontrar que es aquello que me desagrada tanto".

「Básicamente instinto puro... Aunque no parece imposible」 rascó su sien mientras dijo "Parece plausible... Pero, dijiste que fue un punto importante ¿No creés que encontremos algo de ayuda?".

Sein hizo su mirada hacia un lado, suspiró ligeramente "Desde que en el manual para ser saqueador dicta que solo debes tomar una porción del botín debido a que un hermano saqueador puede llegar a saquear después y sería poco educado dejarle las manos vacías, sí".

Yi sonrió, diciendo en un tono alegre"Sin lugar a duda, el que haya escrito ello tiene un corazón de oro".
...

Yi no pudo contener su risa, dejó salir una serie de carcajadas.
...
...

Poco después Yi detuvo su risa "Sabes a lo que me refiero".

"Es posible... Pero aún no hemos entrado a la transición, sería totalmente inútil encontrar algo así"

"Quizá sea inútil actualmente, pero cualquier reserva a futuro es un movimiento a favor".

"Si aún quieres ir, entonces supongo que no hay problema. De igual forma, si tenemos suerte es posible que el nodo de transporte aún sirva".

"Eso supongo..."

Yo alzó su mirada, el espacio estrellado se reflejó en sus claros ojos, de una manera difusa "Oye, sobre el samsara ¿Qué es exactamente?".

Sein observó a Yi por un instante, sus manos se tensaron involuntariamente cuando mencionó aquel lugar "El samsara es... Comparable a una base de datos, recolectando y clasificando almas para determinar el mejor momento de reincorporación".

「Demasiado evasivo, quizá debería presionar un poco más el asunto」"Huh, por como hablaste anteriormente de ello, pensé que sería un espacio especial conectado a toda la extensión del universo".

Sein reflexionó moviendo su cabeza hacia distintas direcciones "En principio el objetivo es evitar que las almas se desvanezcan o se corrompan, todo lo demás es el inevitable cambio por existir, se ha pervertido en una especie de torre con capas ilusorias...".

Sein detuvo sus palabras, ocultando el resto de su enunciado.

"Ya veo... Originalmente era una especie de archivero para almas, al cumplirse ciertas condiciones simplemente vuelven en busca de una nueva vida" 「Parece que realmente será lo mejor que pueda obtener」.

"Es relativamente mejor dejar el tema así".

"Sí... Tengo que hablar con mi <asistente>".

Sein sonrió ligeramente con alivio y regresó dentro de la perla.

Yi contempló la silla sobre la que Sein había descansado 「Quizá la debería dejar así」.

Entonces Drym apareció frente a él, sentada en el mismo lugar que estuvo Sein.

Con una sonrisa traviesa, observó fijamente a Yi.

"¿Sigues planeando ignorarme hasta que desaparezca?".

"Aún y si llegara a desear eso, es bastante clara la situación actual, estás en mi cabeza y no puedo sacarte".

Drym movió su cabeza de un lado a otro sin patrón alguno "Hum, humumum, por ahora no puedo manifestar mi cuerpo físicamente, eso no es un problema realmente, puedo actuar como hasta ahora".

Yi suspiró, sin más nada que comentar.

Drym apareció a su lado y sujetó el brazo de Yi, intentó presionar su brazo, aunque claramente no ocurrió nada "Es triste vivir como una ilusión".

Yi sintió la presión de los dedos de Drym en su brazo, sus ojos indican que no hay ninguna fuerza aplicada en su piel, pero su piel reconoció el contacto con un <algo>.

Drym se recostó sobre el hombro de Yi "Sabes... A pesar de ser una <ilusión>, puedes sentir todo lo que haga".

Yo cerró sus ojos, realmente no tuvo nada que decir ni agregar y sintió un nudo amargo en su boca.

Drym suspiró tristemente "Tan lejano como siempre, ¿Tan difícil te es reconocerme como un ser vivo?, ¿O es que simplemente me repudias por mi fase de crisálida?".

"Fase de crisálida... Interesante forma de llamarle, no te repudio, no te conozco y no te entiendo. No es como si fuera a aceptarte solo porque sí; considerando que has estado toqueteando mi núcleo de memoria, es sencillo y lógico desconfiar de ti".

“En cierto sentido tienes razón, aunque estoy bastante segura de que entiendes la razón de mi existencia”.

“Sinceramente no lo sé, tú tampoco”.

Drym suspiró, algo decepcionada “¡Vamos amo! ¿No podrías ser algo más sentimental? Soy tu compañera de vida, estaremos juntos hasta que la muerte nos separe”.

「Eso sonó como...」 Yi entró en cuenta de la razón tras la elección de sus palabras.

Drym llevó su mano derecha sobre sus labios, mientras soltaba una risita“Vaya, vaya, mi amo está pensando en cosas raras”.

Yi suspiró, observando al infinito espacio “En este punto estoy dudando de si deseas molestarme o simplemente eres así”.

Drym movió su cabeza en círculos por cinco segundo, antes de hablar “Hum... Humumumu, un poco de ambas”.

Yi llevó su mirada a Drym, sin mover su cabeza “Supongo que a él le gustaría ver ésto”.

Drym sacudió su cabeza “No, él ya ha visto ésto muchas veces, aún si quisiera verlo, mover sus núcleos de personalidad tomaría bastante tiempo. Son prácticamente lo mismo y comparten recuerdos, así que es ínecesario”.

Yi suspiró nuevamente “Ya veo”.


Comentarios del capítulo: (0)