dre-capitulo-102
DRE capitulo 102
28265
102

Xevent'ei, la estrella solitaria

—Ubicación: Sistema vitalis, colonia artificial Xevent'ei

——Fecha: 12 de marzo del 2554
———Hora aproximada: 11:34 AM

“... Finalmente hemos llegado a Xevent'ei” quién dijo esto fue Brendan【Su cabello, ahora café oscuro, tirando para gris cuelga con gentileza de su cabeza y se sienta en sus hombros】.

“No pareces entusiasmado” Ledia se acercó a Brendan con una sonrisa.

“No veo razón para estarlo” respondió él.

Ledia frunció su ceño, y suspiró al no entender la razón de carente emoción.

Simplemente no pudo comprender con lo que tienen frente a ellos que, ni siquiera se inmute.

Frente a ellos, a cientos de kilómetros de lejanía se extendió una titánica, no, incluso eso no basta para describir su tamaño.

Incluso un planeta como Júpiter se podría describir como insignificante al lado de esta impresionante esfera metálica.

Las celdas de la coraza son del tamaño de continentes enteros.

La inmensa cantidad de energía fluctuando en ésta provocó que ciertas partes brillaran, pareciendo venas para la propia esfera.

Y... Quizá esta comparación no sea errónea.

La nave de acercó a velocidades preocupantes que rápidamente se dispersan.

Aproximadamente tres pestañeos después se encontraron frente a una de las tantas celdas que componen la esfera.

De esta celda, una pequeña e insignificante pieza vió una abertura, que se expandió hasta dejar vía libre a aquella nave en la que Brendan y compañía se trasladan.

Una vez tocaron la zona de la coraza, cruzaron alrededor de dos kilómetros de grosor metálico antes de navegar sobre el interior de la esfera.

El lugar se vió bien iluminado, a pesar de la aparente falta de fuentes de luz.

Brendan abandonó la cubierta de mando, dirigiéndose a la cubierta principal, en la intemperie.

A pesar del aparente vacío, cuando sus pulmones aspiraron no fue un simple intercambio de energías.

En sus pulmones entró aire, oxígeno, bajo ningún concepto se le puede llamar con falsedad.

Los sonidos de sus músculos y su cuerpo se transmitieron por un medio legítimamente interpretable por las capacidades lingüísticas humanas sin la necesidad de un elemento ajeno.

Entonces enfocó su mirada sobre otra esfera metálica, una esfera llena de elementos en su superficie.

Desde bosques hasta ciudades, todo fue recreado en un ambiente que bien podría ser considerado perfecto.

Por encima de ellos, kilómetros de atmósfera, cubierta por una esfera metálica llena de venas.

A pesar de lo hermoso que se aprecia el exterior, la nave de Brendan siguió avanzando, adentrándose en la aparentemente interminable red de estaciones por debajo de la superficie.

Tras un largo viaje atracaron en una estación en particular.

Sobre el gran cartel de luces se estableció la leyenda “CityCenter&EnergyManagement”.

「... Me sigue descolocando que utilizen el término <ciudad>」.

Haciendo una seña a Ledia, Brendan desembarcó. Nadie bajó además de aquellos dos.

Sin prisas se dirigieron hacia las escaleras【que aparentan ser de mármol】.

Una persona tiró de la puerta, saliendo poco después.

【Como cualquier oficinista lleva un traje, de color blanco. Sus ojos fueron cubiertos con gafas cristalinas y su peinado es totalmente plano】.

Al verle, Brendan lo reconoció inmediatamente “¿No son éstas horas de trabajo?”.

Aquel hombre acomodó sus lentes y respondió “Incluso tú tomas descansos”.

“Demasiados... Desde que revertí el intento de centralizar la ogch, la oficina se siente muy vacía”.

“Hmph. Tu peor momento debe haber sido al convencer a la mayoría de los directores generales, algunas veces me molesta tener el mismo trabajo” El director general suspiró ligeramente.

Brendan levantó sus dedos medio e índice antes de decir con una sonrisa “Su pereza no se compara con su deseo de vivir”.

Ledia se llenó de confusión, revisando sus oídos.

“Esa... Fue tu estrategia” El director general suspiró “Cada vez te pareces más a Kran”.

Brendan regresó su mano dentro de los bolsillos de su pantalón.

“Juuu” Brendan alzó sus hombros “Existen diferencias fundamentales entre nosotros”.

Ledia sintió aún más confusión pero, sacudió su cabeza para deshacerse de sus pensamientos innecesarios.

Una de las venas en el techo fluctuó, formando una radiación de luz especial, produciendo el sonido de metal deformándose.

Brendan rodó sus ojos en aquella dirección lleno de desagrado.

“Veo que sigues sin apreciar éste lugar...” el director general acomodó sus lentes, observando directamente a Brendan.

“En efecto, la única razón por la que vine fue comprobar que no haya señales de Elecsias”.

El director general sonrió con malicia “¿Acaso tienes miedo de perdernos?”.

Brendan sonrió de la misma forma “Deberías ser tú el que tenga miedo de Elecsias”.

“Hnn... ¿Creés que tengo miedo de Swikan?”.

“No lo sé” Brendan sonrió “¿Le temes a un perro callejero?”.

“De igual forma ese perro callejero viene hacia Xevent'ei” el director general acomodó nuevamente sus gafas “Siempre puedes desaparecer”.

「Todavía sigue en investigación, no créo que vaya a revelar una sola cosa... sin embargo」.

Brendan asintió levemente “De hecho, creo que voy a esperar a Swikan”.

“Heh” el director general hizo enfasís en esa【e】recorriendo esa misma letra durante tres segundos “Brendan, el pulcro y orgulloso regente de la galaxia entrando en contacto con el mayor hijo de puta que ha visto este universo. Sin duda un espectáculo sin precedentes”.

El director general sacudió su cabeza con una sonrisa llena de burla, entonces se alejó lentamente mientras pronuncia casi susurrando “Si lo que buscas es investigar personalmente, te vas a decepcionar sin importar si encuentras la mayor pista posible”.

Paso seguido se fue con tanta tranquilidad que la conversación anterior pareciera no haber sucedido en lo absoluto.

Brendan suspiró, asintiendo hacia Ledia.

Ambos siguieron su camino, entrando en la estación.

Pasó inmediatamente por cada pasillo, ignorando los controles de seguridad hasta llegar a la capa más profunda.

Ahí cerró sus ojos, auras fluctuaron hacia Brendan, evitando a Ledia.

Asimiló las auras entrantes, decodificando su frecuencia.

Ledia observó como una polilla las luces que emite la máquina de la que provienen las auras.

Una vez terminado Brendan inició su marcha de regreso.

Ledia suspiró despidiéndose de las luces.

Regresaron a la primera capa de control, la salida está tan solo a unos metros.

En su lugar se dirigió a una puerta a mano derecha, el símbolo sobre la puerta se asemeja a un anillo con hélices.

Al entrar desaparecieron.

_Parte 2_

“¿Qué te diferencia de mí?” un hombre escupió, sus ojos rojos brillaron con fuerza, golpeando el corazón de una chica.

Se arrodilló, sintiendo que su corazón estuviera por estallar.

El hombre apoyó su pie derecho contra la cabeza de la chica “Responde, ¿Qué nos diferencia?”.

La chica luchó por respirar mientras sus pulmones pierden fuerza.

El hombre presionó sin piedad la cabeza de la chica, provocando un enorme dolor en la totalidad de su cabeza, un poco más y quizá sus huesos cederían...

“Tú... Tú... Has sido elegido por dios y yo...” dijo aquella chica con una voz seca y débil.

Los ojos de aquel hombre se llenaron de aburrimiento “¿Tú qué?”.

“Yo... No soy más que un perro que vive felizmente con sus sobras y... Nació para servirle” abandonó toda dignidad cuando se enfrentó a la muerte...

El hombre retiró su pie, rodando sus ojos “Ésta fue tu primer ofensa, por tanto lo pasaré por alto pero. ¡No te atrevas a dañar mi vehículo nuevamente!”.

“Sí... Mi señor, Swikan”.

“Una posesión no debe referirse a su dueño como lo haría otro ser humano” Swikan rodó nuevamente sus ojos hacia ella, esta vez no brillaron, simplemente movió su mano.

La chica sintió que su cuerpo se volvió extremadamente pesado en un instante, cayó adherida al suelo.

No importa cuánto intentase levantarse, ni uno solo de sus músculos se movió.

“Reflexiona sobre tus acciones” Swikan se marchó lentamente.

La chica susurró “Mis disculpas, Amo”.

Swikan sonrió con malicia, mientras se aleja.

Sin embargo, su sonrisa desapareció al ver a una persona en específico.

_Parte 3_

“Fuuu” Ledia espiró ligeramente al sentir sus piernas sacudirse.

En un instante se encontraron en medio de una plaza.

Las personas que les rodean apenas y reaccionaron al verles, el mundo siguió girando sin prestarles atención.

“Hm, hm, hn, huh” Los ojos de Ledia se llenaron de brillo mientras observó las cosas que les rodearon.

Al contemplar una tienda con el nombre “Rarezas de ayer y hoy” no pudo evitar separarse de Brendan.

Cómo una polilla que encontró una fuente de luz.

Cuando observó tras de si, se encontró con la situación de que Ledia ya no estaba.

Suspiró, siguiendo su camino.

Recorriendo aquellas interminables calles, sintió una enorme soledad.

Las personas a su alrededor, envueltas en su propia esfera no prestaron ninguna atención.

¿Cuál diferencia hay entre ésto y caminar sobre una calle abandonada?

Mientras pasaba por frente a un estacionamiento, un estruendo resonó tras una pared, irrumpiendo sus pensamientos.

Rápidamente se deformó y no tardó en separarse.

Una pieza del tamaño de una persona fue despedida con gran presión.

Este trozo se dirigió a Brendan, sin embargo, no estuvo siquiera cerca de golpearle.

Cuando levantó sus dedos derechos medio e índice frente a su rostro, la pieza se dirigió contra el suelo por la propia dirección de la energía liberada.

Tan solo un segundo después, una gran presión gravitatoria surgió en ese mismo punto, multiplicando la fuerza del impacto.

El suelo, creado con acero de tipo siete cedió fácilmente, como si fuera menos que una gelatina.

Entonces, Brendan fue capaz de enfocar las figuras que estaban tras la pieza.

Un hombre【joven, por apariencia no mayor de 25 años, vistiendo un traje negro, de apariencia sombría, su cabello negro fluyó en el viento con orgullo, sus ojos rojos y relucientes mostraron decepción】.

Su pie derecho presionó contra el rostro de otro hombre, de mediana edad【por apariencia de 40 años, vistiendo ropa holgada】.

Esa fue una imagen instantánea, algo que solo pudo lograr con su percepción mejorada.

En el instante que le siguió, aquella persona que recibió el golpe ya se había convertido en un charco de sangre.

“Descansa en las llamas del mundo”.

Las palabras de aquella persona fueron indiferentes del todo.

Brendan tragó saliva al observar a aquel hombre “Swikan...”.

Swikan volvió su rostro hacia Brendan, sorprendido por su presencia “¿Hn?”.

Cuando cruzaron miradas, el mundo se dispersó y sus auras comenzaron una lucha.

Tiñendose de realeza y divinidad explotaron, luchando por consumir al otro.

『Septima ley: separación』❈Tercer decreto: extracción❈.

Ambas auras se fortalecieron, cubriendo todo lo perceptible, adentrándose en su enemigo.

El aura de Brendan fue imbuida en una ley fundamental y aquella de Swikan fue inyectada con un decreto divino.

Se deformaron mientras asimilaron el inmenso poder concedido.

El aura de Brendan adquirió la forma de una cuchilla, mientras que la de Swikan tomó la figura de un taladro.

Sus auras colisionaron con fuerza, exprimiendo los comandos y... Colapsaron.

Brendan sintió un pinchazo en su mente, observó sin mediar palabra como la conexión fue cortada.

Swikan entrecerró sus ojos... 「Éste es tu límite después de todo... Elec」 Después sonrió brevemente “Su majestad, que alegría ser capaz de presenciarle”.

Brendan suspiró, reprimiendo su confusión. Se acercó a Swikan y estiró su mano “Un gusto verte en persona Swikan”.

Swikan rodó sus ojos hasta la mano tendida de Brendan, suspendida sobre el aire claramente espera algo.

Sonrió ligeramente mientras dirigió su mano, estrechando la mano de Brendan.

Ambos asumieron una postura desafiante, observando fríamente al otro.

Nadie hizo movimiento alguno, la tensión en el aire amenazó con aplastar al mundo.

Entonces, Ledia llegó corriendo hacia Brendan, con un abrazo le mostró aquella pieza de colección que acababa de comprar “¡Mira, mira, una figura del rey Kathos!”.

“Jeh” Swikan rodó sus ojos hasta llegar a una tienda departamental y se retiró volviendo su cuerpo en aquella dirección.

Brendan bajó su mirada, con los ojos abiertos en su totalidad.

Al ver a Ledia se relajó “¿En serio? ¡Quiero verlo!”.

Ledia sonrió “Puedes apostar por ello”.

Mientras Ledia aprecia su figura de Kathos, el rostro de Brendan se tensó 「... Un decreto divino... Como mínimo es un alto mando」.

Incapaz de hacer nada dejó las cosas como estaban, centrándose en Ledia.

Al ver a Ledia y su vivaz sonrisa se sintió... Lejano 「Es como si... Fuéramos de dos mundos distintos」.

Swikan suspiró al cruzar la puerta de la tienda departamental 「Una ley fundamental... ¿Cuánto has pervertido tu camino? Brendan...」.

Fijó su mirada en un mueble artesanal, al ver el precio frunció el ceño 「Espero que... Te destruyas a ti mismo por tu propia senda」.


Comentarios del capítulo: (0)


dre-capitulo-103
DRE capitulo 103
28473
103

La grieta que comenzó su pasado

Dos muertos bailan en un terreno cubierto de incesantes llamas negras.

Con cada paso sus ojos excretan llamas azules mientras sus miradas muertas pierden color.

El mundo se desvaneció, el niño que observaba aquella escena se encontró en el portal de una residencia.

Observando el cielo estrellado y la gran aura con forma de grieta que cubre el cielo.

Sus ojos grises se ciñeron en el suelo, observando confundido aquella grieta.

En la tenue oscuridad de la noche observó a niños jugando, se apoyó sobre el barandal y los contempló, no observando a criaturas interesantes.

Mientras golpea el barandal con su dedo índice, el sonido fue pausado.

Lentamente.

El tiempo transcurre a una velocidad indistinguible, como si no avanzara en lo absoluto.

Es posible que realmente no haya avances reales, solo observa ciclos, el desarrollo es distinto pero, fundamentalmente no hay diferencia.

Eventualmente se detuvo, sus manos acarician suavemente las flores que se extienden desde el jardín.

Su suave textura fue lo único que llegó a entretenerlo, en el inmenso aburrimiento de observar algo tan predecible.

Quiso moverse del lugar, buscar algo más entretenido e, incluso llegar a intregrarse.

Por desgracia sintió su cuerpo pesado, sin ganas de realizar acción alguna.

A punto de dormir nuevamente, como si una fuerza externa le empujara a la barandilla.

Su vista se desvaneció.

Al volver en si mismo, baba se extendió desde sus suaves labios hasta la barandilla, de esta cae gota por gota sobre el jardín.

La noche ya se asentó en el mundo, una oscuridad solitaria se encontró frente a él.

Tan solo teniendo la luz de la luna como su guía. La grieta en el cielo gozó de un flagrante e impetuoso fulgor, inmaculado e impalpable,

No obstante, en una inconmensurable ironía, su luz no se refleja en el mundo.

Suspiró, poco o nada podría imaginar lo que significa.

Se retiró, adentrándose en su hogar, las luces apagadas no supusieron la menor molestia.

Sopesando su cansado cuerpo tomó rumbo hacia la vacía cocina.

Presionó varios botones en un tubo que sobresale de una forma peculiar.

Entonces dejó que el tiempo fluyera...

Cuando se enteró, su comida ya estaba servida.

Sujetó el tazón mientras se trasladó a la mesa.

Al tomar asiento, comenzó a comer sin más, no fue veloz, de forma sorprendente fue lento, de un hipnótico y repetitivo movimiento, cercano a ser automático.

El tiempo sin embargo, no apremia su paciencia. El reloj frente al marco del comedor avanzó impasible.

Eventualmente se dirigió a du cuarto, donde recostó se fatigado cuerpo sobre la cama, hundiendo su mente en un profundo sueño.

...

...

Al despertar no hubo nada distinto, por lo menos esa fue su impresión antes de abandonar su hogar.

Al estar en plena calle contempló un suceso que jamás habría observado con anterioridad.

De la cabeza de cada persona se extiende una línea ondulante de coloración blanquecina.

Titilantes y débiles, fue la impresión que exhiben.

Todas las líneas se dirigen hacia aquella grieta que tan comúnmente observaba.

Algo que daba por sentado.

Extendió sus manos al cielo, intentando tocar aquella grieta, tan cercana y lejana.

Absurdo, no fue un concepto que rodease este acto.

Sin bajar sus manos volvió su rostro hacia una persona que camina suavemente, a pocos pasos de este mismo.

Sus labios se retorcieron momentáneamente “¿Qué es esa grieta en el cielo?”.

Aquella persona alzó su rostro con duda, no observó una sola obstrucción en aquel vasto cielo.

Apartó su mirada, siguiendo su camino “Deberías desactivar tu vaat cuando viajas”.

Una simple sentencia, las implicaciones de la misma se sintieron como una bala que atravesó su mente.

Entonces comprendió y vió con ojos distintos aquella grieta.

Sus ojos han sido abiertos y su mente desvinculada de la confianza.

No obstante se mantuvo en silencio.

Por mucho que quisiese zanjar el asunto, de sus manos escapa la más mínima pista.

Solo queda dejarlo en manos del azar.

...

...

Los días transcurrieron con normalidad, su figura insignificante que se movía a través de la corriente se vió agobiada aunque, impecable.

Incluso fantasmal.

Contemplando un álbum y sus contenidos, aquellos ojos ligeramente color bronce se apagaron.

En ningúna página se encontraba a si mismo, al igual que un fantasma, sin el menor registro.

Una figura sombría sin retrato, realmente digno de algo tan imperceptible.

En sus ojos no residió tristeza alguna, tampoco rencor. Más bien una decepción desmesurada e inclusive perniciosa.

Quizá fue un momento oportuno para suspirar, no obstante llegó a percibir que simplemente no lo amerita.

Algo tan simple y mundano no sería capaz de merecer un suspiro sincero.

Por el rabillo del ojo advirtió un segundo fantasma.

「... ¿Cuál era su nombre?」. Ironía pura, dos figuras fantasmales tan parecidas no reconocieron a su contraparte.

Sus labios se retorcieron ligeramente, se encontraba a punto de mostrar su interés cuando, un ligero estruendo desmarcó su atención.

Un golpeteo algo simple, una luz cegadora proveniente de ojos perlados.

“¿¡Un pozo de deseos!?”.

Aquellos suaves y amigables labios transmitieron.

Las figuras fantasmales fueron indistinguibles, sin ser punto de interés alguno.

Con sus ojos adheridos sobre aquello que amerita su genuina atención.

No obstante, una de las figuras destacó una mínima sonrisa.

Algo tan común se vio extraño en su rostro, poco acomodado a esta misma expresión. Inclusive escalofriante.

La otra figura que parecía rodeada de un muro propio, haciendo cualquier interés ajeno nada más que un sueño ilusorio, desplazó ligeramente sus ojos cuando vió el infimo cambio en su semejante.

El mundo de sombras emanando de sus cuerpos se atenuó, antes de volver brutalmente a su poder anterior.

De hecho, uno de ellos se volvió aún más denso.

Mientras la sonrisa se desvanecía en aquel abismo, el otro simplemente alejó las sombras con un suave suspiro.

...

...

...

Al transcurrir los días reunió la información que necesitaba.

Se preparó para aquel viaje, nada lejano en realidad. Mas sin embargo tan alejado de su mundo presente.

...

...

Finalmente, frente al pozo contempló intrigado un agujero muy profundo, no puede observar el fondo, a pesar de ser mediodía.

Lanzó una moneda y esperó, 5 segundos transcurrieron sin siquiera poder oír el golpe de la moneda, 10 segundos después simplemente se volvió a la senda tras de si.

Entonces observó, una enorme cantidad de hilos blancos, en su mayoría intensos salió del pozo y en el extremo de estos comenzó a surgir el objeto que pidió.

Su sorpresa fue enorme, sintió un cambio en su interior. Un hilo tenue surgió de si mismo, conectando con el objeto.

Mientras los hilos transportan el objeto, fue capaz de contemplar aquel hilo que se fortalecía al disminuir el espacio entre estos.

Un nuevo cambio, su mente hizo sinapsis como nunca antes, en consecuencia el hilo comenzó a desaparecer.

El objeto que sostienen los hilos dejó de existir en aquel momento y aquellos hilos blancos se retiraron a la profunda oscuridad.

En el rostro de aquel niño entre confusión y una gran marea de ideas colisionando, brilló una poderosa semilla de comprensión.

Una sonrisa de tensión germinó en su rostro, poco o nada podría contener su conmoción a pesar de preveer lo que ocurriría.

Sin embargo, cubrió la parte inferior de su rostro con su mano derecha.

「Esto significa que...」. Sus ojos perdieron color, transformando su vista en monótona.

Repentinamente sintió como si el mundo hubiera cambiado a sus ojos y una parte de su ser murió.

Se recordó a si mismo imaginando que podría hacer, las cosas que fácilmente podría lograr...

Pero eso solo era su imaginación.

La realidad donde todo su ser intentaba encontrar un balance... Fue muy pesada para si mismo.

No pudo verlo de ojos presentes o lejanos, simplemente fue confuso y doloroso.

_Parte 2_

Indistinguible, dos piezas aparentemente iguales se sobreponen, lo que se apreciaría como una sola pieza, lentamente se distorsiona.

「Jack... ¿Me escuchas?」.

「Fuerte y claro」.

「Parece que Drym puede ser de utilidad realmente」.

「Yi... No seas así con ella, pensé que ya te habías acostumbrado a su presencia」.

「Jack... ¿Acaso caíste bajo los encantos de Drym?」.

「Sé valorar a un aliado como ella, además observa con perspectiva, ¿O me dirás que eres culpable de aquellos actos que cometiste siendo un infante?」.

「... Yo no llegué a ser un infante...」.

「¿Tenías que arruinarlo? En fin, tu entiendes a lo que me refiero. No debes despreciarla por algo que fue cuando no existía como ente」.

「¿Qué tan lejos han llegado? ¿Acaso la proteges a capa y escudo porque disfrutas con ella todas las noches?」.

「... Aún si desease estar con ella de esa manera, primero le daría un cuerpo...」.

「Jajajaja, pensé que era claro que lo último fue broma」.

「Hmm... No siento que seamos tan parecidos」.

「Claro que no, piensas demasiado usando la lógica. Tienes que añadir una pizca de emociones para comprender acciones, comparto tus recuerdos pero, no soy tú, es imposible que me identifique menos con tu personalidad. Lentamente nos iremos desviando basados en la perspectiva」.

「Entonces... Planeas evolucionar en ámbito comedico」.

「Jack... Me sorprende lo artificial y robótico que suenas en ciertos aspectos」.

「¿Es eso así? Supongo que no eres ni serás la única persona que piensa eso」.

「Bah, no importa. Deberías intentar mejorar en tu comprensión sobre la parte sentimental」.

「Llevo intentando hacer eso desde hace tanto tiempo... Tú deberías saberlo bien」.

「Bueno, deberías intentarlo con más fuerza, por Kelly」.

「¿Realmente creés que ella va a venir?」.

「Aunque para una persona común cien años representen una gran parte de su esperanza de vida, considerando la perspectiva del tiempo que debería tener sobre aquellos cien años no son adecuados para apagar la llama en su corazón」.

「No me refería a eso, aún y en el caso de que sobreviva esos cien años, nada asegura que haya cultivado hasta una etapa óptima para viajar sin el océano que poseo. Además de que no dejé la más mínima pista o guía, creo tener el suficiente coraje y entendimiento para enfrentar su enamoramiento de frente... Sin embargo es absurdamente incierto si nos volveremos a encontrar」.

「Simplemente ten fé en que va a ocurrir」.

「Me haces preguntarme si realmente Drym siguió mis instrucciones」.

「Lo hizo, deberías preocuparte más bien de no crear más, todavía no conocemos el límite de tu cerebro」.

「Probablemente sea varias veces mayor」.

「Tambien es posible que no... En fin, encontré una extraña formación flotando, quiero examinarla así que... ¿Adiós?」.

「Está bien...」.

Jack cerró uno de sus ojos al sentir un pinchazo, la conexión de sus mentes se desvaneció.

El mundo a su alrededor se dibujó en tonos grises.

Estaba por hacer un gesto cuando, sintió una presencia materializarse a su lado.

“Así que me quieres como compañera” dijo Drym con una dulce sonrisa.

“¿Cuánto escuchaste exactamente?” ya sabía que esperar, apoyó su rostro sobre su mano derecha.

Drym frotó su dedo índice derecho contra sus labios “Supongo que todo” entonces sonrió “¿Quieres hacer que sus palabras sean realidad?”.

“...” El rostro de Jack apenas se movió “Incontables han sido las veces que me he negado, e inmenso será el número de veces que lo haga. Si realmente deseas que ocurra, deberías intentarlo en un momento en el que esté inestable”.

Drym suspiró profundamente “Eso parece poco probable pero...” comenzó a babear mientras observa a Jack, su figura se afiló a sus ojos, rodeado de un aura tétrica “Verte más frío y reflexivo sería tan... Hehe~”.

“... ¿Podrías dejar de moverte así?” Jack suspiró al ver como se retorcía, sintió un escalofrío al pensar en las fantasías que cruzan por la mente de Drym.


Comentarios del capítulo: (0)