dre-capitulo-10
DRE capitulo 10
35262
10

Horas extra

En este punto la mayoría de las batallas finalizaron, aquellos que escaparon observan desde el relieve esperando que pudieran vencer al gigante...

Aquellos que se reunieron tras la lucha simplemente oscurecieron su tez. No dijeron nada, pero sus pensamientos son obvios.

De entre la multitud, dos niños formaron una sensación de esperanza bastante especial.

Y bebiendo una taza de té, Alice sonrió. Dejó la taza encima de la mesa, volteó su mirada hacia el campo derruido "Acabar con las moscas es algo normal. Ahora, comprobemos si eres digno de heredar las artes de mi clan...".

Tan firme como fuere posible, el gigante observó quieta y silenciosamente.

Esto dejó incómodo a Jack, no parece tener ansias de atacar. Aún así, es obvio que los ve como enemigos, pues su fijación es bastante clara.

Parece que el primero en moverse tendrá desventaja... O al menos eso pensaría bajo otra situación.

Sobre el papel, no hay forma de atravesar toda su armadura hasta el núcleo sin la ayuda de Brendan.

Suspiró antes de arrancar en contra del gigante, con una espada en su mano izquierda y una pistola en la derecha.

Antes de siquiera llegar había vaciado el cargador entero en distintos puntos del gigante, puntos que identificó como débiles. Sin embargo no sería tan fácil, las balas poco podrían hacer. Inmediatamente los agujeros se rellenaron con los diversos escombros que les rodean.

En respuesta a la agresión inicial, el gigante dirigió su puño hacia donde Jack está supuesto a pasar para llegar a él.

Con la percepción de Jack no fué en lo más mínimo complicado el concluir cual sería el momento preciso para saltar, creando un puente hacia la cabeza del gigante.

Alcanzó en un instante el hombro del gigante, apoyado en este balanceó su espada de fotones. Un corte basado en temperatura no contiene fuerza detrás por lo que simplemente descendió la anchura de la espada.

Para que la cabeza saliera volando pateó con todas sus fuerzas aquella figura peculiar.

El gigante no fue capaz de recuperar su cabeza a tiempo. Lo que resultó en este intentando reconstruirla.

Desde eso Jack concluyó la ubicación del núcleo en el pecho.

Corte tras corte avanzó en dirección al centro del pecho, no obstante. Aunado a la clara turbulencia provocada por sus movimientos en protesta, se adhirió el problema previsto de ser incapaz de atravesar los materiales internos.

Una batalla perdida desde el inicio, las capas internas simplemente no cedieron mientras que las capas externas dieron la peor de las oposiciones, enredándose nuevamente tras trozarlos.

Hasta la gota más insignificante de concentración se volvió de ayuda, reteniendo una posición desventajosa mediante un incesante asedio.

Tan absorto se encontró que la misma presencia de Brendan no representó cambio alguno en su alineamiento.

Fue el retumbar del arma lo que le expulsó del sueño lucido y procuró gritar a Brendan “¡Dispara! ¡Apunta al núcleo!”.

El rostro de Brendan mostró una clara indecisión, el despeje continúo de las capas exteriores implica su presencia. Por lo que claramente se vería afectado.

Por muy súper que uno se proclame no se es infinito, el ritmo de Jack comenzó a menguar pues su aguante se desmorona y ante esto la fuerza de oposición se incrementa.

Ante un enemigo debilitado lo más prudente es proceder con todo lo que puedas reunir.

Y así, cerrando sus ojos, prácticamente rezando por un buen final, Brendan apretó el gatillo.

Lo siguiente fue un impacto, la explosión vaporizó completamente las capas internas, fragmentando el núcleo.

Por su parte Jack se aferró a la cabeza que nuevamente quiso regresar a su cuerpo.

Claramente fue sacudido e impulsado en dirección contraria a la explosión. Teniendo a la cabeza como su escudo.

Apenas el núcleo partió de este mundo, el cuerpo del gigante se desmoronó en escombros, no fue la excepción para la cabeza, que resultó en chatarra sobre el cuerpo de Jack.

La única respuesta de Jack fue un pesado suspiro.

Kelly asistió a Zeke mientras ambos se acercaron a Jack.

Jack observó la pierna de Zeke “... Lo mejor será no perder el tiempo, reconstruirla con la tecnología de esta ciudad... Probablemente tome un día”.

“Era de esperarse” Respondió tras una risa seca.

Jack sacudió y los escombros en su ropa antes de tirar la gabardina al suelo “Realmente no sirve para el combate... Supongo que me quedaré con la apariencia clásica” hizo una seña a Brendan y Ledia antes de comenzar a avanzar.

En medio del fulgor de la batalla ignoraron lo que ahora era el panorama dominante.

Muerte, desesperación y miedo.

Cadáveres de aliados y enemigos decoran de forma macabra el suelo color bermellón, las víctimas lloran por lo perdido y las almas perturbadas tiemblan incapaces de extenderse, rezando por ser invisibles a los ojos enemigos.

A pesar del público nadie celebró su victoria.

“... Hace tiempo que no estaba en el frente, había olvidado la desesperanza que nubla a aquellos que huyeron de la muerte. Independientemente del resultado” Comentó Jack al observar el estado de las calles.

“Por ahora” Zeke suspiró “Es un estado temporal, eventualmente se sentirán agradecidos de seguir vivos”.

El par de mellizos que guardaron la esperanza desde el principio se encontraron frente a un cadáver.

El hermano observó erguido sin decir una sola palabra. En sus ojos se reflejó ausencia.

La hermana solloza sobre el cadáver.

Jack apenas les prestó atención alguna, no eran más que un detalle del panorama.

Hasta que, el hermano mayor se acercó y aló de la camisa de Jack débilmente.

“¿Qué ocurre?” Preguntó Jack sin darse la vuelta.

“...”.

Ante el silencio, Jack comenzó a avanzar.

La mano del niño se aferró a la camisa de Jack, mientras mueve su boca sin poder formar palabras.

“Escucha niño, yo—” Entonces escuchó aquella voz débil resonar en sus oídos

“Yo... Quiero unirme a la reserva infantil” Dijo el niño de forma vacilante. Prácticamente inaudible pero que, Jack escuchó claramente.

Jack se detuvo nuevamente y tras algunos segundos preguntó “¿Sabes lo que eso significa?”.

“Sí...”

Jack finalmente se dió la vuelta para observar al niño, suspiró para si mismo “Si entiendes las consecuencias... ¿Porqué quieres hacerlo?” entrecerró sus ojos.

“Por la misma razón que todos los demás lo hacen...Al que observaste es nuestro padre, nuestra madre murió hace años... Deberías saber lo que ocurre en colonias como éstas a huérfanos sin hogar”.

Jack hizo una seña al grupo para que nadie interfiera.

“Suenas demasiado calmado al respecto, especialmente para tu edad”.

“... ¿Eso te parece? Yo... No me siento para nada bien”.

“Sabes a lo que me refiero”.

El niño limpió sus ojos con sus muñecas “... Si... Si yo estuviera sumergido en el mismo estado que ella ¿Crees que estaríamos hablando? ¿Tendríamos algún futuro?”.

Jack le dió una palmadita en la cabeza al niño “Tienes razón. Ve por tu hermana”.

Mientras él se separó del grupo Jack observó reflexivo el llamamiento hacia su hermana.

「Éste sería el momento adecuado para alejarme lentamente... Sin embargo」 Cerró sus ojos, recordando lo que sufrió en sus primeros años enlistado.

Por otro lado fue más profundo, a recuerdos del pasado lejano. En un planeta olvidado y seco cada recurso es importante, los inútiles simplemente se pudren en la desgracia. Incluso él llegó a ver normal niños alimentándose de migajas en el suelo...

Rechinó sus dientes al pensar en el culpable de tal declive... En tan solo unos años el paraíso se convirtió en un infierno.

Con eso en mente esperó pacientemente.

Renuente a darle ese destino, habiendo visto de primera mano lo que le esperaría simplemente se resignó.

Cuando llegaron ambos la hermana solo mostró estar fuera de si misma.

El resto del viaje fue incómodo cuánto menos.

El silencio arrollador, el tono apagado de sus ojos y los pasos pesados fueron el ánimo de la retaguardia.

Jack suspiró en su interior nuevamente. Incluso después de tantos años le cuesta ver el rostro de un niño que ha perdido toda esperanza.

Nuevamente fueron recibidos sin gala alguna, no es sorprendente aunque sí decepcionante.

Al abrir la solitaria puerta, el contraste fue terrible.

En el interior, se extendió una cantidad de personas incontable a la vista.

Dentro del espacio libre, el grupo se transporta hasta la estación de atención en la que observan a Alice atendiendo a una chica.

La chica es despedida de la estación antes de que Alice hablase con ellos.

“¿En tan poco tiempo tuviste retoños? ¿Y quién es la afortunada? O tal vez desafortunada...”.

“Veo que sigue de buen humor tras todo esto” Jack hizo una seña con su rostro al espacio fuera de la estación mientras hablaba.

Alice retorció ligeramente sus labios “No hay necesidad de ser tan cortante. Si quieres ir al grano podrías simplemente haberme dado el reporte”.

Jack suspiró antes de sacar un sobre de dentro del bolsillo en su camisa.

Alice recibió el sobre, inmediatamente lo abrió.

Frunció el ceño antes de levantar su rostro hasta ver directamente a Jack “¿Cómo fue que tuviste tiempo de escribir esto?”.

“Uno tiene sus maneras”.

“...” Alice desvió su mirada hacia Kelly “Lleva a tu amigo al ala médica” Después observó a Brendan y Ledia “Lleven a los niños al centro recreativo”.

Con algo de incomodidad Brendan y Ledia se dirigieron a la puerta después que Kelly hubiera abandonado la estación.

Jack les detuvo en el último momento “Espera... Dame el desintegrador”.

Brendan levantó una ceja confundido pero, cedió el arma a Jack “Suerte” Dijo antes de alejarse.

El ruido de la puerta al cerrase fue lo único que dejaron atrás.

Ahora que el interior está sellado e invisible al exterior Jack alzó la voz.

“¿Y ahora?”.

Alice suspiró antes de tirarse al asiento “Subestimamos al enemigo pensando que sus únicas fuerzas son terrestres”.

“Ah, horas extra. Y del peor tipo” Dijo Jack frotando su frente.

“Preferiría que fueras lo más rápido posible. Están arrasando el norte”.

“Entonces me marcho” Jack abandonó la estación y no mucho después la alcaldía.

Lo cierto es que desde esta distancia pudo ver extremadamente bien el panorama...

Aves enormes oprimen la tierra desde las alturas. Como balas atraviesan el cielo... Y las viviendas.

Jack se congeló en ese mismo lugar. Sus manos se movieron inquietamente pero su cuerpo no respondió.

La figura de esas aves es idéntica a la de cuervos.

Sin embargo su comportamiento es absolutamente distinto, son simplemente máquinas asesinas.

Jack intentó calmarse a si mismo controlando su respiración. Aunque su alma se sacude en pavor, la resistencia que mostró le hizo recobrar la compostura.

Y entonces retomó la senda hacia el siguiente escenario.


Comentarios del capítulo: (0)


dre-capitulo-11
DRE capitulo 11
35433
11

Temor a correa

Ubicación: Marte, Ciudad desconocida, Distrito norte.

La longitud de aquellos cuervos roza los siete metros, su altura es mayor a la de un humano, probablemente dos metros y medio.

Sin duda su figura resulta imponente, la falta de movimientos incómoda y penetrante.

Jack tragó saliva pensando en cómo actuaría a continuación.

「... Dios, con la carga del desintegrador no sé si podré acabar con todos... Probablemente el tiempo que me tome ir de un lado a otro sea suficiente para las cargas, al menos eso espero」.

Apretó el desintegrador con fuerza.

Su dedo se movió de forma irregular varias veces antes de encender el desintegrador.

Arrancó hasta la pila de cadáveres más cercana a un cuervo en tierra, saltó dentro de esta y se ocultó entre los cuerpos. Cuando el cuervo expuso su pecho al acercarse a la pila de cuerpos, Jack disparó el desintegrador, eliminó una gran parte del cuerpo.

Dejó un agujero rectangular que atraviesa el cuerpo. Colapsó encima de Jack, tras lo cual usó el cadáver del cuervo como punto de apoyo para su siguiente movimiento.

Al menos ese era el plan, sin embargo, el cadáver del cuervo comenzó a desvanecerse en partículas oscuras.

"..." 「¿¡De qué están hechas estás cosas!?」 Jack se encontró consternado pues el efecto de desintegración es instantáneo, el desvanecimiento no es causado por el desintegrador.

Las partículas desprendidas del cuerpo fueron un camuflaje ineficaz pies alertaron a un cuervo vecino.

Este de acercó sin mucha cautela, más curioso que cuidadoso.

Antes que su cabeza pudiese atravesar la nube de partículas, toda la parte superior de su cuerpo se desvaneció.

Entre los dos cadáveres se volvió claro que la descomposición en partículas es causada por algo externo a su arma.

Como una bala, se lanzó hacia su siguiente objetivo.

La distancia no pequeña le permitió reaccionar, alzándose al vuelo. Sin embargo no alcanzó a alejarse.

Seguido de un poco notorio rayo, la mayor parte del cuerpo se desvaneció y los trozos en el aire fueron usadas como una escalera.

Al mismo tiempo que impactaron el suelo, plumas se incrustaron en el mismo lugar.

Su siguiente objetivo respondió a la ofensiva total con otra parecida.

Una ráfaga de plumas saltaron hacia Jack, debido a la movilidad reducida poco pudo hacer para lidiar con estas.

Rasgaron a través de su traje, algunas lograron atravesar su piel y se incrustaron.

Como era de esperarse disparó y rápidamente se deshizo de la amenaza.

"Tch" chasqueó su lengua. Sus pies se tensaron ante el riesgo de caer. Debido al repentino disparo no se alineó correctamente con su trayectoria.

No obstante tiempo para reponerse es lo que más le falta, un pico apunta hacia su brazo. Desprevenido del ataque forzó su cuerpo a dar media vuelta.

De la falta de balance y su poco margen de acción decidió abandonar los restos, con un salto se dirigió a las ruinas más cercanas.

El pico que nuevamente se abrió para arrebatar su brazo fue desintegrado sin demorarse.

Seguido del impacto en el suelo, los trozos de cuervo cayeron sobre él. Las plumas acumuladas a pesar de desvanecerse seguían en esos lugares, razón para que al aterrizar los trozos se encajasen aún más profundo.

Jack suspiró profundamente, su respiración se volvió inestable.

Realmente se sentía pesado, desganado perdió agarre sobre el arma.

「Realmente precipitado... Dios, siento que mi cuerpo de va a despedazar」 El crujir de las plumas desvaneciéndose fueron como explosiones en sus heridas.

Repentinamente un vendaval arrastró todo aquello que le cubría. Tomó control del arma nuevamente, tras una vuelta sobre si mismo disparó hacia el ave que produjo aquel vendaval.

"..." En el momento que diera la espalda sería apuñalado. Jack respiró profundamente antes de sacar un gel de su cinturón y colocarlo sobre sus heridas.

「Todo o nada」 Arrancó desde las ruinas con un vigor revitalizado, sus ojos nublados parecen verlo todo y a la vez nada.

Saltó tan alto como pudo y disparó apenas entrado el rango de alcance. Sin siquiera esperar haber aterrizado fijó su nueva ruta, una bandada que descendió a tierra para enfrentarle.

Ni llegado disparó nuevamente, lo que sucedió al cuerpo desvanecerse fue un ala barriendo en su dirección. Saltó sobre el ala y disparó al ave, tras ello da una voltereta, aterrizando sobre la espalda del siguiente no duda en disparar.

De esto resulta en una caída al suelo, rodando se abre camino hasta tener espacio libre, tras lo cual vuelve a disparar...Y otra vez, eliminó a dos de ellos que estaban juntos.

Una ráfaga de plumas le golpea como un huracán, cosa a la que no reaccionó en lo absoluto, en su lugar, siguió la masacre.

Tras eliminar al primero del grupo que libera sus plumas, salta con todo el impulso posible.

Aterrizó sobre la espalda del segundo, con la velocidad a la que impactó sobre el cuerpo bien pudo haberle matado, sin embargo, volvió a disparar.

Con la visibilidad de los siguientes dos realiza una barrida total.

La desintegradora fácilmente podría ser un crematorio en este instante debido a los contínuos disparos.

Nuevamente partió a una velocidad inhumana, ignorando totalmente el autocontrol.

Con sus sentidos al límite eliminó en una décima de segundo a tres cuervos que se encontraban juntos, disparó dos veces seguidas ante los que se encontraban uno tras del otro, tras eso saltó hacia un nuevo grupo mientras disparó al último de este mismo.

Aterriza como un meteorito y dispara a dos de ellos, sin embargo, uno de estos le golpea con su cola, mandándole a volar contra una roca.

Dispara a este y a uno distinto que quiso arremeter en su contra.

Finalmente se enfrentaría al último, sin embargo cuando estaba a punto de tirar del gatillo la claridad volvió a sus ojos.

Tosiendo intentó liberar los conductos respiratorios de la sangre.

Tiró del gatillo varias veces, no obstante nunca se accionó.

Antes que pudiera reaccionar la bestia arremetió en su contra, perforando su estómago.

Jack retrocedió varios pasos antes de caer sobre el suelo, vomitó sangre sobre si mismo.

Sacó su espada de fotones y con su conciencia desvaneciéndose la empuña en contra del cuervo.

Ante los gestos provocativos de Jack, el cuervo arremete nuevamente, lo cual provoca que su cuerpo sea cortado sin posibilidad de recuperación pues, el núcleo en su interior cae encima de Jack.

Incapaz de decir nada, con su boca y nariz ensangrentadas. Se aferró al núcleo y así su mente descansó.

Fuera de cualquier expectativa, del núcleo se extendió una luz negra. Tan intensa como cegadora se unió lentamente a su cuerpo.

✠ - ✠  

Toc. Toc.

Keo golpeteó suavemente la puerta frente a él "Señorita Beatrice, hemos avanzado en la investigación. Vengo a informar los puntos más relevantes".

Tras unos cuantos segundos de silencio pudo escuchar el puente magnético desactivarse.

Y así ante su visión se reveló la habitación, una voz no muy lejana declaró "Pasa".

Keo se adentró sin prisa alguna, tomó asiento en un sofá a la esquina, su espacio es de alrededor de tres personas y frente a este se encuentra una mesa de madera.

Beatrice asomó su rostro desde la cortina que separa la cocina "¿Quieres té?".

Keo levantó su mano , sacudiendola suavemente "Preferiría algo de café negro, si es que hay".

"Claro".

...

Tras unos cuantos minutos Beatrice se acercó a la mesa, colocando un plato con dos tazas.

Seguidamente tomó asiento del lado contrario a Keo, siguiendo la separación de un espacio en el sofá.

Tomó la taza de té y sopló suavemente, tras tomar un trago preguntó "¿Y bien?".

Keo agarró una cuchara de hierro y cuchareó la taza "Hemos hecho una gran variedad de pruebas".

Sopló la cuchara y bebió su contenido "Si hablamos de la composición es un completo misterio. Es una forma cristalizada, sin embargo, no podemos clasificarlo bajo ninguna etiqueta conocida".

Beatrice separó la taza de sus labios y cerró sus ojos "Entonces ¿Podemos dar por perdida esa sección?" Después de preguntar bebió otro trago.

"No necesariamente" Keo comenzó a batir el café con la cuchara "Es cierto que no coincide, no obstante. El propósito podría ayudar a desvelar algo del camino, hemos llegado a la conclusión de que es un circuito complejo".

"¿En qué sentido?".

Keo suspiró dejando la cuchara de un lado "Parece manejar conexiones a nivel molecular, es una inmensa red lógica que parecía sostener la forma del gran rojo. Al probar distintas señales eléctricas ha formado campos magnéticos extremadamente elaborados y con claras diferencias".

Beatrice colocó la taza de té sobre el plato tras dar un último sorbo, después observó la taza de café, difícilmente pasa de haber consumido una tercera parte.

"Entonces procesa información directamente... ¿Han probado la interacción directa?".

Keo tragó saliva antes de beber nuevamente de la taza "... Hemos prohibido la interacción directa, pues no sabemos lo que podría desatar".

Beatrice rió ligeramente ante aquella afirmación "Dirige el camino, quiero ver con mis propios ojos la investigación".

Keo bebió todo el café, colocó la taza en el plato y mostró una pequeña sonrisa "Claro...".

Atravesando los pasillos metálicos Beatrice suspiró mientras estiró sus brazos.

"..." Keo se encontró incómodo, no sabía qué pero algo estaba mal.

Deteniéndose frente a la entrada Keo respiró profundamente "Llegamos".

Se hizo a un lado de la entrada y esperó a que Beatrice diera el primera paso, después le siguió de cerca.

Beatrice observó el interior con poco menos que insatisfacción.

Los trozos se encuentran resguardados tras cajas de cristal de un grosor de 15 centímetros. Los pocos investigadores que interactúan con ellos lo hacen a través de guantes a los costados.

"... Tal vez demasiada protección, bajo lo que has dicho no responde a menos que se de una corriente eléctrica".

"No veo razón para descuidar la protección, después de todo apenas llevamos unas horas con este material".

"Podría ser... No niego la probabilidad de que sea peligroso" Beatrice recorrió el cristal "Pero prefiero comprobar lo que hace yo misma".

Las manos de Keo se movieron instintivamente en dirección a Beatrice intentando detenerla pero, suprimió esa inquietud en su cuerpo 「... Dios santo, no, no, no, no, no quiero quiero ver esto」 Cerró sus ojos.

Al tocar el fragmento su cuerpo se envolvió en una luz plateada.


Comentarios del capítulo: (0)