btth-capitulo-1-528
BTTH - Capítulo 1 528
31802
1528

Volviendo a Casa

Traductor: DeadEnd

BTTH - Capítulo 1 528: Volviendo a Casa

La repentina carcajada hizo que el interior de la Sala se apagara. Un instante después, todas las miradas dentro de la gran Sala se dirigieron repentinamente a la entrada. La luz del sol se dispersó desde el cielo en ese lugar mientras una figura delgada aparecía lentamente en los ojos de todos.

"¡Xiao Yan!"

Feng zun-zhe, el Ancestro Huo Yun, y los demás dentro de la gran Sala temblaron en el momento en que apareció esa figura. Sus rostros estaban llenos de incredulidad. Un grito de sorpresa fue emitido involuntariamente desde sus bocas.

"¿Xiao Yan? ¿Es el discípulo directo del Jefe de la Alianza?"

Debido al crecimiento de la Mansión del Cielo, algunos escalones superiores actualmente sentados dentro de esta Sala poseían una impresión borrosa de la cara de Xiao Yan. Aunque su apariencia era indistinta, todos eran claramente conscientes de qué tipo de posición tenía Xiao Yan dentro de la Mansión del Cielo. Si Yao Lao era descrito como el Jefe de la Alianza de la Mansión del Cielo, Xiao Yan era el líder espiritual de la Mansión del Cielo...

"¡Bang!"

La boca de Yao Lao se abrió ligeramente. Sus ojos miraron fijamente a la figura que entraba lentamente. El vasto y poderoso Dou Qi dentro de su cuerpo estalló debido a la fluctuación de su corazón, convirtiendo la silla en la que estaba sentado en polvo. Sin embargo, lo ignoró por completo. Tembló mientras se levantaba y sus ojos se humedecieron un poco. Se había preocupado constantemente por Xiao Yan durante estos dos últimos años. Nunca había tenido una esposa ni un hijo en su vida. Xiao Yan era la persona más cercana a él. Si hubiera sabido que dejar el Reino de la Llama Demoníaca en aquel entonces le habría obligado a tolerar esta espera que le dolía el corazón, ni siquiera habría dudado en quedarse atrás...

Los otros altos cargos de la Mansión del Cielo se sintieron algo sorprendidos en sus corazones después de ver a Yao Lao. A lo largo de los años, Yao Lao sólo había mostrado una calma de pozo antiguo. Incluso cuando se enfrentaba a un ser gigante como la Sala de Almas, Yao Lao no mostraba la más mínima fluctuación emocional. Este arrebato emocional era la primera vez que no lo habían visto tranquilo después de todos estos años.

El cuerpo de Xiao Yan se balanceó suavemente frente a los muchos pares de ojos de la gran Sala. Después, apareció frente a Yao Lao. Miró al anciano, que estaba tan emocionado que sus lágrimas empezaban a caer. Una disculpa surgió dentro del corazón de Xiao Yan. Su ausencia de dos años había hecho que Yao Lao se preocupara.

"Maestro, he vuelto..."

Algunas emociones surgieron dentro de los corazones de ambos cuando el Maestro y el discípulo se encontraron. Finalmente, se emitió una voz suave que hizo que uno se sintiera extremadamente emocionado.

"Ja, ja, es bueno que hayas vuelto. Es bueno que hayas vuelto..."

Yao Lao se secó las lágrimas. Ese viejo rostro, que había estado tenso durante los últimos dos años, finalmente reveló una sonrisa. Su mano arrugada siguió acariciando el hombro de Xiao Yan mientras repetía las mismas palabras una y otra vez.

"Ja ja, Viejo Yao, he dicho muchas veces que este pequeño no experimentaría una vida tan corta. ¿Me crees ahora?" El Ancestro Huo Yun se rió. Exhaló profundamente después de ver que Xiao Yan había regresado con éxito

Este pequeño compañero parecía poseer una fuerza demoníaca que calmaba su corazón. Su corazón, que había estado sufriendo bajo la presión del Sala de Almas, se relajó inmediatamente en el momento en que vio a Xiao Yan.

"Ja, ja, el Jefe de la alianza junior es realmente oportuno. Eres capaz de ayudar a aliviar parte de la presión con la que la alianza está lidiando al salir de tu retiro. Si los dos unimos nuestras manos, deberíamos ser capaces de retener al Jefe de la Sala de Almas". El Primer Anciano de la Torre de la Píldora Pequeña se rió de alegría.

"Dada su fuerza actual, no debería ser un problema para él enfrentarse solo al Jefe de la Sala de Almas". Xiao Chen, que estaba sentado en un rincón rió débilmente e hizo una declaración después de que sonaran las palabras del Primer Anciano.

El Primer Anciano, Yao Lao y los demás se sobresaltaron al escuchar estas palabras. Sus ojos miraron a Xiao Yan con cierta sorpresa. Xiao Chen era la persona más fuerte presente. Desde que había pronunciado estas palabras, nadie aquí dudaría de él.

"Tú... ¿has refinado la Llama Purificadora del Loto Demoníaco?" Yao Lao fue el más rápido en reaccionar. Se sobresaltó por un momento antes de exclamar involuntariamente.

"Por suerte..." Xiao Yan sonrió.

"Este... este pequeño compañero..."

El Ancestro Huo Yun y el resto inhalaron una bocanada de aire fresco después de escuchar que Xiao Yan no negaba esta afirmación. Intercambiaron miradas entre ellos y fueron capaces de ver el shock en los ojos de los demás. La mayoría de ellos habían entrado en el Reino de la Llama demoníaca y entendían claramente lo aterradora que era la Llama Purificadora del Loto Demoníaco. Era una existencia aterradora contra la que incluso el Ancestro de la Torre Píldora era incapaz de ganar la mano. Todos habían pensado que Xiao Yan había tenido mucha suerte al escapar con éxito del Reino de la Llama demoníaca. Honestamente hablando, ninguno de ellos había pensado en el asunto de someter a la Llama Purificadora del Loto Demoníaco cuando Xiao Yan había aparecido antes.

Esto se debía a que la Llama Purificadora del Loto Demoníaco era demasiado aterradora. No faltaban expertos mucho más fuertes que Xiao Yan que habían intentado someterla durante estos miles de años. Sin embargo, todos ellos habían regresado en el fracaso sin excepción.

"¡Bien, ja, ja, bien!"

Yao Lao se recuperó después de su shock inicial. Su viejo rostro se llenó de una alegría que no se podía ocultar. A los ojos de muchos alquimistas, una Llama Celestial como la Llama Purificadora del Loto Demoníaco era un objeto divino que no podían esperar alcanzar. Nadie había subyugado esa Llama desde que el Santo Purificador del Loto Demoníaco la había subyugado entonces, sin embargo, Xiao Yan había creado otro milagro. Con la Llama Purificadora del Loto Demoníaco, ¡Yao Lao no dudaba de que Xiao Yan sería capaz de luchar solo contra el Jefe de la Sala de Almas sin ser derrotado!

"Con la ayuda del Joven Jefe de la Alianza, deberíamos ser capaces de hacer frente a este ataque de la Sala de Almas. Esto es realmente un asunto alegre". El Primer Anciano se rió. Era extremadamente bueno que Xiao Yan fuera capaz de enfrentarse solo al Jefe de la Sala de Almas. De esta manera, sería capaz de liberar las manos del Primer Anciano y reducir en gran medida la presión que la alianza enfrentaba.

"Ja, ja, el Jefe de la alianza junior es una bendición para la alianza".

Los muchos miembros de los escalones superiores dentro de la Sala se apresuraron a reír y gritar respetuosamente. Aunque sus palabras tenían cierto peso dentro de la alianza, entendían claramente en sus corazones que había una brecha inconmensurable entre ellos y el estatus actual de Xiao Yan. La Alianza de la Mansión del Cielo era algo que Xiao Yan había establecido. Había gastado mucho esfuerzo en crearla. Aunque Yao Lao era el Jefe de la Alianza, algunos de los verdaderos miembros del núcleo, como el Ancestro Huo Yun, entendían que Yao Lao estaba simplemente ayudando a Xiao Yan a gestionar esta facción incomparablemente grande. Toda la alianza en realidad pertenecía a una persona y esa persona era Xiao Yan.

Xiao Yan no mostró una expresión fría e indiferente cuando vio que estos rostros algo extranjeros se llenaban de calidez y respeto. Sonrió charlando con todos, haciendo que muchos de los individuos usualmente arrogantes se sintieran halagados.

"Ja, ja, el asunto de hoy terminará aquí. Todos, por favor, vuelvan y organícense. Observen cada acción de la Sala de Almas. Ya que están planeando entablar una batalla decisiva con nosotros, ¡utilizaremos la realidad para demostrarles que la alianza actual no tiene el menor miedo a la Sala de Almas!"

"¡Entendido!"

Todos sintieron que su sangre hervía dentro de sus corazones mientras Yao Lao gritaba apasionadamente por recibir esta batalla. Había habido demasiados conflictos entre las dos facciones durante los últimos dos años. Las diferencias entre las dos estaban creciendo, y ya no podían luchar despiadadamente entre ellas. Esto coincidía con lo que muchos pensaban en sus corazones, ya que esta batalla decisiva determinaría realmente el señor de las Llanuras Centrales.

Esta lucha que se avecina entre una vieja facción, la Sala de Almas, y una alianza recién surgida, la Alianza de la Mansión del Cielo, hará que las Llanuras Centrales se conviertan en un caos.

Tras el final de la reunión en la Sala, Xiao Yan charló con el emocionado Yao Lao sobre algunos de los grandes y pequeños asuntos que habían ocurrido en la Mansión del Cielo durante estos años. Después de esa charla, volvió a su tranquilo patio, un lugar en el que no había estado durante dos años.

"¡Papá!"

Un grito familiar lleno de alegría sonó inmediatamente después de que Xiao Yan entrara en el patio. Una figura sonriente salió rápidamente disparada hacia él desde lejos, haciendo un arco en el aire.

"Ja, ja, esta niña ha crecido bastante..."

Xiao Yan sonrió mientras extendía su mano y abrazaba firmemente esa delicada figura. Xiao Xiao reveló rápidamente su rostro feliz y tierno, haciendo que su corazón se llenara involuntariamente de una calidez. Este era su hogar. Independientemente del peligro que experimentara, sería capaz de expulsar rápidamente la fatiga de su corazón después de volver a casa.

"Ella ha estado esperando pacientemente después de escuchar que habías regresado..." Una voz cálida y suave apareció frente a Xiao Yan mientras abrazaba amorosamente a Xiao Xiao. Xiao Yan levantó la cabeza y vio a la Pequeña Hada Doctora vistiendo una túnica formal. Ella lo miraba con una sonrisa. Ella irradiaba más calidez que hace dos años. La gentileza que ella emanaba se filtró en el corazón de uno, haciendo que uno sintiera que florecía una adicción.

"¿Te has convertido en un Dou Sheng?" Xiao Yan continuó abrazando a Xiao Xiao mientras miraba a la Pequeña Hada Doctora y preguntaba con una sonrisa. Con su vista, era naturalmente capaz de sentir su fuerza Dou Sheng de una estrella. Ella ya había roto esa barrera en dos años, saltando más allá de la clase Ban Sheng para alcanzar la primera estrella de la clase Dou Sheng. Esta velocidad era bastante impresionante.

"Todo es gracias a esa gota de Esencia de Sangre del Santo Demonio..." La Pequeña Hada Doctora sonrió. Vio los ojos de Xiao Yan y se rió involuntariamente: "Cai Lin no ha salido desde que entró en ese Manantial de los Nueve Serenos de entonces. Sin embargo, no debes preocuparte. Qing Lin y yo nos dirigimos al territorio de la Tribu Pitón de Tierra Profunda Nueve Serenos de vez en cuando. Ella debe haber tenido un encuentro afortunado en el fondo del manantial. Podemos sentir su aura, pero no podemos entrar en el fondo del manantial..."

La expresión de Xiao Yan cambió involuntariamente al escuchar esta noticia. Si uno contaba el tiempo, ¿no significaba que Cai Lin había permanecido en el fondo del manantial durante casi tres años? Él también había estado cerca del fondo del manantial, pero no había percibido nada raro...

"¿Podría estar en la región aún más profunda?" https://www.skynovels.net/

Xiao Yan frunció el ceño. El Manantial de los Nueve Serenos estaba conectado a las profundidades de la tierra. La fuerza oscura y fría de esas profundidades eran lugares que le causaban miedo incluso a él. Si realmente experimentaba un encuentro afortunado, sólo podía pensar en esa región. Como Pitón Devora Cielos de Siete Colores, estar en contacto con esa energía extremadamente oscura podría ser realmente un encuentro afortunado.

"Parece que tendré que apresurarme a la Tribu Pitón de Tierra Profunda Nueve Serenos después de resolver los asuntos de la alianza..."

Xiao Yan sacudió la cabeza. Suprimió temporalmente la preocupación en su corazón. ¡Actualmente, lo más importante era resolver el problema de la Sala de Almas!


Comentarios del capítulo: (1)


Finalmente me he puesto al día...

0

btth-capitulo-1-529
BTTH - Capítulo 1 529
31815
1529

¡Carta de Desafío!

Traductor: DeadEnd

BTTH - Capítulo 1 529: ¡Carta de Desafío!

La noticia del regreso de Xiao Yan a la Alianza de la Mansión del Cielo se extendió con la velocidad de un rayo. En menos de un día, esta noticia se había abierto camino a través de todos los territorios que la Alianza Mansión del Cielo poseía. En un instante, la Mansión del Cielo se había calentado de forma inusual. Nadie podía dudar de la reputación que Xiao Yan tenía dentro de la alianza...

Aunque la alianza había entablado ardientes batallas con la Sala de Almas durante estos dos últimos años, la ausencia de Xiao Yan había hecho caer la moral de la alianza, especialmente para algunos discípulos del Pabellón Estrella Caída. Esa figura había descendido como un ser divino cuando toda esperanza se había perdido en su hora más desesperada. Posteriormente, revirtió la sombría situación con su propia fuerza. La conmoción que se había creado al ser rescatado una y otra vez había ido calando en lo más profundo del corazón de todos con el paso del tiempo, haciendo que sintieran un sincero respeto y temor por esa persona. https://www.skynovels.net/

Aunque Yao Lao seguía presente mientras Xiao Yan estaba ausente y no había sucedido nada caótico, las altas esferas de la Mansión del Cielo aún eran capaces de percibir los problemas que el destino desconocido de Xiao Yan había generado. Afortunadamente, los asuntos que les habían dado dolor de cabeza desaparecieron automáticamente tras el regreso de Xiao Yan. La alianza actual podría finalmente liberar su aterradora fuerza de combate bajo el liderazgo de este líder espiritual...

Mientras la noticia del regreso de Xiao Yan se extendía salvajemente dentro de la Alianza de la Mansión del Cielo, la Sala de Almas se hundió en el silencio. Ni siquiera se mencionó el asunto de que Xiao Yan había destruido una sala filial de pasada. Parecía como si la Sala de Almas se hubiera tragado tranquilamente este incidente.

Esta situación era relativamente emocionante desde el punto de vista de los miembros ordinarios de la Alianza Mansión del Cielo. Naturalmente, relacionaron este asunto con Xiao Yan, que acababa de regresar. En un instante, la reputación de Xiao Yan en la alianza se disparó una vez más. Confiar en su propia fuerza para suprimir la dominante Sala de Almas sólo podía describirse como algo aterrador.

Por supuesto, estos pensamientos estaban naturalmente limitados a los miembros ordinarios de la Mansión del Cielo. Los de las altas esferas comprendían que esto no era más que la calma que precede a la tormenta. La Sala de Almas estaba definitivamente reuniendo expertos y preparándose para asestar un golpe fatal a la Alianza de la Mansión Del Cielo...

La presión generada por la calma que precede a la tormenta hizo que Yao Lao elevara las defensas de la alianza a su máximo nivel. Innumerables espías salieron en tropel como langostas. Cualquier acontecimiento menor dentro de las Llanuras Centrales sería transmitido de vuelta a la Alianza de la Mansión del Cielo tan rápido como fuera posible.

El silencio un tanto presionante continuó durante cinco días completos. El número de conflictos entre la alianza y la Sala de Almas había disminuido extrañamente durante estos cinco días. Parecía que ambas partes se contenían y no tomaban la iniciativa de atacar. Ambas protegían sus propios territorios y mantenían una extrema precaución.

Mientras ambas partes se enfrentaban, algunas otras facciones percibieron que algo iba mal. Por ello, innumerables pares de ojos vagaban entre la Alianza de la Mansión del Cielo y la Sala de Almas. Algunos de los individuos sensibles detectaron en silencio un flujo oculto. La Sala de Almas y la Alianza de la Mansión del Cielo habían luchado durante muchos años. Aunque la lucha era extremadamente intensa, aún no habían despachado a sus verdaderos expertos máximos. Todos sabían que la batalla final entre las dos grandes facciones comenzaría en el momento en que los expertos máximos se enfrentaran. Una derrota significaría que la lucha entre la Alianza de la Mansión del Cielo y la Sala de Almas había terminado con un vencedor.

Si la Alianza de la Mansión del Cielo salía victoriosa, el señor de las Llanuras Centrales probablemente cambiaría. Si la Alianza de la Mansión del Cielo perdía, en última instancia sería más débil cuando se enfrentara a la Sala de Almas en el futuro. Esto podría no parecer un gran problema en la superficie, pero destruiría la alianza.

Todos los miembros de la Alianza de la Mansión del Cielo se sentían orgullosos de que la alianza pudiera enfrentarse a la Sala de Almas. Después de todo, sólo la Alianza de la Mansión del Cielo podía luchar contra la Sala de Almas incluso después de todos estos años. Si llegara un día en que este orgullo desapareciera, perderían su creencia espiritual. Esto era un asunto relativamente serio para una facción tan grande.

Por lo tanto, algunas personas fueron capaces de detectar la tormenta que se avecinaba en medio de esta extraña atmósfera. La lucha entre ambas partes esta vez sí que sería un temblor de sacudiría la tierra...

Mientras el mundo exterior se anticipaba a las acciones de la Mansión del Cielo y la Sala de Almas, Xiao Yan se había encerrado. Vigilaba un patio tranquilo y escuchaba la clara risa de Xiao Xiao. Su corazón se llenó de una calidez. Sin darse cuenta, había estado alejado de su hija durante dos años. Si uno tuviera que hablar de ello, era realmente un padre irresponsable. Era muchas veces peor comparado con la forma en que Xiao Zhan le había criado.

Xiao Xiao había crecido mucho durante estos dos años. Había pasado gradualmente de ser una niña pequeña y ruidosa a una joven. A pesar de ser joven, había heredado el aspecto encantador de su madre. Todo su ser irradiaba una belleza perfecta. Una vez que creciera, definitivamente sería el tipo de chica cuya belleza podría generar un desastre.

Crecer permitió que la fuerza de Xiao Xiao creciera a pasos agigantados. Su alma había sido incomparablemente fuerte desde su nacimiento. Además, dentro de su cuerpo estaba la Pitón Devora Cielos de Siete Colores. Era imposible utilizar la velocidad ordinaria para medir su entrenamiento. Además, lo que sorprendió a Xiao Yan fue que el ancestro Xiao Chen, usualmente callado e inexpresivo, que era anticuado y extraño, era extremadamente cálido con Xiao Xiao. Por lo que la Pequeña Hada Doctora le había dicho, Xiao Chen había transmitido todo lo que sabía a Xiao Xiao durante los dos años que Xiao Yan había estado desaparecido. Parecía que sólo le faltaba un paso para pasarle todo su Dou Qi...

Xiao Yan sonrió amargamente por Xiao Xiao. Ella había sido bendecida con una gran cantidad de amor. Era realmente muy deprimente compararse con otro. Su entrenamiento durante estos años había sido incomparablemente duro. El joven de entonces había cargado con una pesada regla, salió de la Ciudad Wu Tan y recorrió la mayor parte del Imperio Jia Ma. Siguió su camino y finalmente llegó aquí. Había invertido una cantidad indescriptible de esfuerzo en el proceso. Sin embargo, los logros que había conseguido a través del trabajo duro fueron fácilmente obtenidos por Xiao Xiao. Ella fue tratada de forma completamente diferente...

Mientras Xiao Yan acompañaba a Xiao Xiao y hacía de padre durante estos días, Xiao Yan se había encontrado con Qing Lin y Tian Huo Zun-zhe. La actual Qing Lin también había alcanzado la primera estrella de la clase Dou Sheng. Había alcanzado una posición extremadamente alta en la alianza, pero no se preocupaba realmente de los asuntos cotidianos de la alianza. Por otro lado, cuando se encontró con Tian Huo zun-zhe, los dos acabaron suspirando un poco. En este momento, la fuerza de Tian Huo zun-zhe había recuperado su pico anterior y algo más. Había alcanzado la cima de la clase Dou Zun con la ayuda de las píldoras medicinales que Yao Lao había refinado. Aunque sólo quedaba un paso hasta la clase Ban Sheng, no sabía si sería capaz de dar ese paso en su vida.

Sin embargo, Tian-Hou zun-zhe no se vio afectado por este dilema. Se suponía que ya estaba muerto. Si Xiao Yan no lo hubiera rescatado del mundo de magma debajo de la Academia Jia Nan en aquel entonces, ya se habría desvanecido, pero no sólo había logrado ganar un cuerpo físico de nuevo, incluso su fuerza había superado con creces su pico anterior. Ya estaba muy satisfecho y no sentía el impulso de desafiar a Qing Lin, a la Pequeña Hada Doctora y a los demás de la generación más joven.

Xiao Yan sólo pudo asentir tranquilamente con la cabeza mientras Tian Huo zun-zhe expresaba sus pensamientos libres y fáciles. Recordó en silencio este asunto en su corazón. Desde que había rescatado a Tian Hou zun-zhe en aquel entonces, Tian Huo zun-zhe había sido un buen maestro y amigo. Su rica experiencia había guiado a Xiao Yan por muchos desvíos. Aunque posteriormente había ayudado a Tian Hou zun-zhe a refinar un cuerpo, era alguien que devolvería un favor muchas veces. Naturalmente, trataría de encontrar una manera de permitir a Tian Huo zun-zhe avanzar a la clase Ban Sheng. Aunque esto sería difícil, no era una tarea completamente imposible con sus habilidades de alquimia.

Los pocos días de paz fluyeron tranquilamente de esta manera. Xiao Yan se sintió extremadamente relajado durante estos pocos días. Debido a alguna razón desconocida, su yo actual estaba disfrutando de pasar tiempo con su familia. De alguna manera pensó que la razón por la que estaba disfrutando era porque estaba envejeciendo.

Sin embargo, estos días cálidos y pacíficos terminarían. Después de que el silencio Reinara entre la Mansión del Cielo y la Sala de Almas durante siete días, una carta de desafío de color rojo sangre que fue entregada a la alianza, rompió el silencio. La carta de desafío fue entregada por la Sala de Almas...

Xiao Yan estaba de pie con sus manos detrás de él bajo un pabellón de piedra dentro del patio. La carta de desafío de color rojo sangre estaba en silencio sobre la mesa de piedra frente a él. Había un denso olor a sangre que se emitía vagamente de ella.

"La Sala de Almas es finalmente incapaz de soportar más tiempo..." La mano de Yao Lao frotó suavemente la mesa de piedra mientras se ponía al lado de Xiao Yan. Su expresión era un poco extraña mientras decía: "Sin embargo... esta carta de desafío va dirigida a ti".

"Xiao Yan se jacta de tener una reputación extremadamente grande dentro de la Alianza de la Mansión del Cielo. La moral de la alianza se derrumbará si es derrotado". Xiao Chen respondió con una voz débil.

Xiao Yan sonrió ligeramente. Movió suavemente su dedo y la carta de desafío de color sangre en la mesa de piedra se abrió. Un vapor sangriento salpicó antes de convertirse en algunas palabras de color sangre. Estas palabras estaban llenas de un aura severa mientras flotaban en el aire frente a él.

"¡Mansión del Cielo, Xiao Yan, lucharemos a muerte en la Montaña Caída dentro de tres días!"


Comentarios del capítulo: (0)