The Guardian

Autor: Evil_Warlord

SkyNovels


tg-capítulo-1
TG - Capítulo 1
26713
1

Descuido.

Capítulo 1: Descuido.

El taxi se movió por medio de la carretera abarrotada de autos y en su interior una joven miró los altos y modernos edificios con una expresión de aburrimiento.

“Entonces, ¿la Academia de Héroes?” Preguntó el taxista con una expresión agradable, intentando dar conversación.

“Si, la academia de héroes…” Respondió la joven mirando los altos edificios mientras pasaban.

“Eso es genial. Nuestra academia ha estado llamando la atención de todo el mundo, es agradable tener visitantes que vienen para convertirse en héroes.” Comentó el taxista con una sonrisa.

“¿Y más trabajo?” Preguntó la joven con un tono en broma y el taxista sonrió como si hubiera sido atrapado.

“Bueno no es fácil para un taxista vivir en una ciudad en medio del océano atlántico… Antes del ‘Gran Cataclismo’ nunca hubiera pensado que una ciudad podía ser creada en medio del océano atlántico con magia.” Dijo el taxista con un suspiro y agitando la cabeza comentó. “El mundo cambia demasiado rápido.”

“¿Cambios para mejor o peor?” Preguntó Aurora en su mente con una expresión agotada.

Veinte años han pasado del ‘Gran Cataclismo’, la catástrofe de magnitudes mundiales que cambio el mundo.

Nadie hubiera pensado que el mundo se transformaría tanto cuando la energía mágica conocida como maná se adentró en este mundo a través de sus barreras dimensionales ligeramente debilitadas.

Los dioses que siempre protegieron la tierra manteniendo esas barreras no pudieron soportar la carga de ese gran trabajo y pidieron ayuda a otro Dios de un mundo lejano y ahora…

“Veinte años han pasado de ‘Terra nova’, y creo que la humanidad va progresando. Una academia de héroes para la nueva generación. Una ciudad segura para sus habitantes. Un mundo pacífico, sin guerras y una vida tranquila sin temer por nuestras vidas.” Comentó el taxista mientras rememoraba.

Aurora miró al taxista que parecía ser un hombre en sus cuarenta, y no dijo nada.

Él seguramente habría pasado por mucho luego de que ese ‘Dios’ advirtió sobre el ‘Gran Cataclismo’, los monstruos, la energía mágica… Y los miles de lunáticos que eran conocidos como los ‘jugadores’ dentro del juego ‘Terra nova’ que en realidad terminó conectando con otro mundo.

“No pongas esa mirada niña, la vida hubiera sido peor sin el Dios del Tiempo y el Espacio. Es cierto que crear una máquina virtual que permitía conectar a otro mundo como ‘jugadores’, en el cual nadie sabía que era real, fue una mala idea tras diez años de libertad creyendo que uno estaba dentro de un ‘juego’, pero eso nos permitió sobrevivir las primeras apariciones de monstruos tras el ‘Gran Cataclismo’.” Comentó el taxista notando que la expresión de Aurora temblaba.

“Y creo miles de lunáticos avariciosos de poder…” Agregó Aurora.

“Y miles de héroes para contrarrestarlos…” Refutó el taxista haciendo que el silencio ocupara el taxi.

Aurora soltó una ligera risa y asintió ante su optimismo.

“Eso es cierto.” Respondió Aurora sin poder negarlo.

“Tu dirección es…” Preguntó el taxista cambiando tema, pero no terminado sus palabras para dejar que Aurora le guiara directamente.

“A dos cuadras de aquí, en una mansión en el centro.” Informó Aurora señalando el lugar cómodamente.

“Oh, ¿vas a hacer turismo? La ‘Primera Mansión’ es muy conocida por los alrededores, aunque no es oficial es un puesto de turismo muy recorrido.” Informó el taxista con un tono alegre, seguro pensando en los pasajeros que había traído.

“¿‘Primera Mansión’?” Aurora sintió una mala premonición.

“Sí. Aunque lo llaman ‘La Primera Mansión’ en realidad se dice que es el primer edificio de toda Atlántida.” Informó el taxista mientras conducía lentamente.

La mala premonición de Aurora se hizo más evidente cuando de repente los altos edificios desaparecieron dejando a la vista una larga y alta muralla que no dejaba ver el interior.

Sin embargo, uno podía notar los árboles que crecían al otro lado tan alto que superaban la muralla.

Una vista extraña para una ciudad moderna llena de grandes y altos edificios.

"¿Dónde te dejo? Recomiendo la parte trasera, hay un restaurante y desde su balcón se puede ver el interior de la mansión." Comentó el taxista y como si recordara agregó. “Venías del aeropuerto, así que… Si vamos a una cuadra del restaurante hay un buen hotel decente y seguro.”

La expresión de Aurora tembló cuando miró a los turistas de diferentes nacionalidades sacando fotos a la muralla y a la entrada de la mansión, como si de verdad fuera un lugar turístico.

Arreglando su expresión y murmuró. “Déjeme en la puerta.”

El taxista sin molestarse por el rechazo de sus recomendaciones, asintió y aprovecho el aparcamiento en la entrada de la mansión, estacionándose cómodamente.

Aurora pagó al taxista y rápidamente abandonó el taxi, con una expresión extraña observó a los turistas que seguían sacando fotos y el líder del tour que estaba empezando a explicar.

“Se dice que la isla Atlántida fue creada alrededor de ‘La Primera Mansión’ y tomándola a esta como centro de la isla. No se sabe a quién pertenece, algunos dicen que fue del gran mago que creó la isla, otros dicen que un multimillonario tuvo suerte de que la isla fuera creada a su alrededor. Pero no importa la teoría, este es el primer edificio de la isla y el único que por más de veinte años ha permanecido intacto.”

Notando como los turistas aplaudían ante el líder del tour, Aurora puso una expresión aún más extraña.

Sacó una llave y… Entró apresuradamente a la mansión.

“…”

Antes de cerrar la puerta, ella pudo notar como el taxista la miraba incrédula y como algunos turistas sacaban fotos sorprendidos.

Con una expresión media enfadada, ella entró a la mansión.

Sin importarle que los muebles estaban limpios y muy bien mantenidos, sacó su teléfono y marcó un número.

“¿Cariño? ¿Cómo estás? ¿Ya llegaste? ¿Cómo fue el vuelo? ¿Tranquilo? ¿Llegaste a salvo a casa?” 

Las preguntas de una mujer adulta se escucharon al otro lado del teléfono y Aurora respiró hondo.

“Estoy bien. Ya llegué. El vuelo fue bien, no hubo problemas. Y ya he llegado a casa, pero me encontré con un grupo de turista afuera de la mansión, ¡y con la noticia de que esta mansión fue el primer edificio de la gran ciudad en medio del océano atlántico!”

“Hahahaha...”

Aurora escuchó como su madre se reía secamente al otro lado.

“Entonces madre, ¿eres la gran maga o la multimillonaria?” Preguntó Aurora con un tono sarcástico.

“Ninguna de los dos… En realidad, esta mansión es de tu hermano, ¿no habías preguntado por él antes?” Preguntó su madre y soltó una risa entretenida. “¿Qué tal? ¿Te sientes más cercano a tu hermano?”

Antes de que Aurora pudiera decir algo, su madre, continuó.

“Vamos, no puedes quedarte toda tu vida en una ‘tierra de nadie’. Debes descansar y hacer amigos. ¿Cuándo eras una niña no querías ser una heroína? La Academia de Héroes es mundialmente conocida, y ya te he inscrito… Ah, también va a asistir Alice así que no estarás tan sola cuando empieces.” Dijo su madre con un tono serio.

“... No es la tierra de nadie, es áfrica… ¿Y no temes que tu querida y débil hija se quede sola en una ciudad desconocida?” Preguntó Aurora con un tono deprimido y ‘asustado’.

Su tono normalmente hubiera cautivado a cualquier oyente, lamentablemente la persona que estaba al otro lado era su madre y…

“Eres muy graciosa cariño.” Dijo su madre sin un tono de preocupación, sabiendo que ella seguiría insistiendo rápidamente agregó. “Tu padre me está llamando, me debo ir. Adiós cuídate y manda saludos a Alice…”

“¿Amor me llamabas?”

Lo último que escuchó fue la voz de su padre al otro lado del teléfono…

“…”

Aurora se quedó mirando el teléfono incrédula y luego de unos minutos, finalmente suspiro exhausta.

Había preguntado sobre su hermano que, a pesar de ser nombrado desde que tenía memoria, nunca había conocido ni siquiera en fotos. Como un tema del que no se hablaba y no se revelaba nada, lo usó con su madre para que ella terminara la conversación sobre su vida y que no la obligara dejar las ‘tierras de nadie’, pero…

Al otro día se enteró de que tenía un pasaje para viajar a la ciudad en medio del océano atlántico y que ya estaba inscrita para ingresar a la ‘Academia de Héroes’ que empezaba solo al día siguiente y ahora...

Estaba en la mansión de su hermano desconocido, inscrita como una futura heroína en una ciudad que básicamente no conocía y con un futuro académico por delante como héroe, a pesar de que ya tenía veinte años, trabajo y una ‘buena vida’.

Había querido ser una heroína… Hacia 8 años.

A pesar de esa ocurrencia tan salvaje en su vida, Aurora solo agitó la cabeza sin verse perturbada.

Desde pequeña había estado rodeada de esta clase de situaciones… Situaciones extrañas o eventos repentinos, que una niña normalmente no tendría.

Como mudarse repentinamente a un lugar distante debido a la decisión de su madre o como un sistema que le daba una espada cuando por primera vez deseo tener una… Tras ver una serie animada por televisión.

—Ese fue mi único error.

Un texto apareció en la mente de Aurora proveniente de su 'sistema', pero ella con una expresión imperturbable preguntó. “Entonces cuando tenía ocho años y perdí el cuchillo favorito de madre, ese cuchillo mágico que imitaba cuchillos de mi memoria y que podía cortar el metal como si fuera tofu, ¿no fue tu culpa?”

—Ese fue un descuido…

Aurora no supo cómo responder ante tan descarada respuesta…


Comentarios del capítulo: (3)


Inicio inusual en las novelas, haber como sigue =))

1

Inicio inusual en las novelas, haber como sigue =))

1

Inicio inusual en las novelas, haber como sigue =))

1

tg-capítulo-2
TG - Capítulo 2
26714
2

Bienvenidos a la Academia de Héroes.

Capítulo 2: Bienvenidos a la Academia de Héroes.

Tras revisar la nueva mansión, Aurora se dejó caer en el sofá de la sala.

Está supuesta mansión que pertenecía a su hermano desconocido, no tenía nada notable más que algunos círculos mágicos de protección viejos y aún funcionales y otros que se dedicaban a limpiar la casa automáticamente.

—Deberías resignarte.

Las palabras de su sistema aparecieron en su mente y antes de que Aurora pudiera responder, las palabras continuaron.

—Desobedecer a su madre, le causará problemas. También, es necesario descansar y podría usar este momento para verificar el estado actual de las cosas.

Aurora leyendo esas palabras, asintió.

“Es verdad…” Murmuró resignando y pensando sobre su madre.

Su madre sabía que había estado trabajando durante algunos años en las ‘tierras de nadie’ –África-, aunque tenía su amiga y conocidos, la mayor parte de sus años estuvo trabajando arduamente olvidándose de la mayoría de cosas.

Era cierto que necesitaba unas merecidas vacaciones, además…

“Mientras voy a la Academia, me gustaría ver los entrenamientos y la calidad de los ‘héroes’ y si son buenos, contratarlos.” Comentó Aurora estirándose y dejando de pensar sobre el trabajo.

Trabajar en áfrica -un ambiente que era conocido por tener señores de la guerra, criaturas y monstruos por doquier-, no era algo que cualquier persona haría. Era necesario tener cierta mentalidad de ayudar y de resistir las penurias del ambiente del trabajo.

Incluso si el pago era bueno y la razón de ayudar era algo grandioso, nadie tomaría un trabajo difícil o peligroso.

—Eso sigue siendo trabajo…

Ignorando a su sistema como siempre, Aurora busco en la heladera ingredientes para empezar su almuerzo antes de dirigirse a la academia que debía empezar en unas horas.

Como no encontró nada, abrió su anillo espacial y saco algunos ingredientes para empezar a cocinar algo rápido y delicioso.

Podía parecer extraño que alguien llevara ingredientes de cocina en un anillo espacial, -que normalmente se utilizaba para almacenar objetos importantes- pero para Aurora era un gaje del oficio.

Terminando de cocinar un estofado de verdura que resultó simple, Aurora midió la hora que comenzaría el ingreso a la academia.

No sabía la razón, pero cuando le llegó la carta de la academia dejaba claro que era muy importante ser puntual, hasta el punto de que resultaría la expulsión inmediata si uno llegaba tarde el primer día o no llegaba.

Aurora se dio un baño y luego tras prepararse empezó a comer, notando que le quedaba un margen de tiempo suficiente para llegar a la academia de forma tranquila, se tomó su tiempo.

Cuando terminó su almuerzo, se escuchó el timbre de la mansión y Aurora mirando a la puerta traslúcida desde el comedor pudo notar quién era.

Con un medio suspiro se acercó a la puerta para darle la bienvenida a su ‘gaje del oficio’.

*Sniff* *Sniff*

Una joven olfateando como un perrito miró a Aurora.

“¿Queda almuerzo?” Preguntó Alice parpadeando inocentemente.

Aurora miró a su querida amiga…

Una joven demasiado hermosa que, a pesar de su alto atractivo, lo que resaltaba era una bolsa de papitas a medio terminar en sus manos… Que actualmente estaba devorando.

“Alice… ¿No te dije que deberías almorzar antes de ir a la academia?” Preguntó Aurora con una expresión extraña al ver que Alice estaba mirando la cocina con ojos de un depredador profesional.

“Si, y ya he almorzado, pero… Tengo hambre.” Murmuró Alice comiendo varias papitas a la vez dando por terminado esa bolsa y…

“…” Aurora miró como abría otra bolsa de papitas con una gran experiencia.

“Esto es un aperitivo, me gusta tu comida.” Dijo Alice con ojos brillantes.

Mirando esos ojos Aurora suspiró y dejo que entrara.

“Solo termina rápido no quiero llegar tarde.”

******

“¡Te dije que terminaras rápido!” Gritó Aurora mientras corría por unos callejones.

“¡Fue tu culpa! ¡¿Por qué haces comidas tan deliciosas?! ¡Tenías que haberte dado cuenta de que me terminaría toda la olla!” Rebatió Alice con una expresión injuriada.

Aurora no pudo responder… Debería haberse dado cuenta, ya que conocía la glotonería de su amiga.

Aun así…

“¡Maldición! ¡Deja las malditas papitas y corre!”

“¡No! ¡Las papitas me dan energía!” Gritó Alice abrazando su bolsa de papitas y sacando una para comer.

Aurora gruñó molesta y la ignoró.

Ambos corrieron por el callejón y Aurora maldijo al tráfico de la ciudad que a esta hora era demasiado denso y no le permitió al taxista llevarlo directamente a la entrada de la academia.

“¿Llegamos a tiempo?” Preguntó Aurora corriendo a una gran velocidad superando la de corredores profesionales.

—Es imposible. Ya es la hora y la entrada de la Academia ya ha cerrado.

Su sistema tan eficaz, inoportunamente rompió su esperanza.

Ambas corrieron por unos minutos y terminaron el callejón.

“¿Esa es la academia?” Preguntó Alice sin verse agotada mirando una gran muralla que dividía la zona de los grandes edificios y el interior de la academia.

“Si, esa es la academia…” Murmuró Aurora con una expresión seria al notar que las puertas estaban cerradas.

Miró a la decena de familiares que estaban presentes en el día de ingreso de sus hijos, a la policía que aseguraba que nadie entrara por la puerta y Aurora apretó sus dientes con decisión.

Estaba segura de que, si no entraba a la academia hoy, no sería expulsada y su madre haría que entrara por la ‘puerta trasera’ usando sus contactos… Su madre era una persona que la inscribió un día antes del ingreso de la academia, tenía la capacidad para inscribirla después.

Sin embargo, Aurora no tenía intención de llamar la atención y recibir las miradas molestas de aquellos que habían entrado ‘correctamente’.

Con todos esos pensamientos, tomó su decisión.

“Vamos a saltar.”

“¿Mn?” Alice la miró de forma extraña y luego observó la muralla que era bastante alta.

Parecía una muralla normal de piedra, pero una ‘Academia de Héroes’ no debía ser tan fácil… Eso era lo que pensaba Alice.

Aurora por su parte hizo una señal para que la siguiera.

Se dirigió por un costado de la muralla y cuando encontró que no había nadie mirando, le hizo una señal a Alice y luego pateó el suelo saltando hacia el otro lado.

Cuando estaba por cruzar la muralla sintió una barrera mágica que evitaba que alguien sobrevolara, sin embargo, Aurora reforzó su cuerpo con energía mágica y con su puño golpeo la barrera creando un agujero donde se adentró con movimientos ágiles.

Cayendo al otro lado del suelo en la parte trasera del edificio, respiro aliviada al no ver a nadie.

“¿Vamos?” Preguntó Alice que había llegado atrás de ella.

Aurora estaba por responder, cuando un hombre que parecía un profesor salió de la puerta trasera del edificio cercano.

“¿Qué sucedió?” Preguntó frunciendo el ceño, mirando la barrera que se estaba regenerando.

“Fue ella profesor, le dije que no debía golpear la barrera. Pero dijo que le encantaría probar la defensa de la academia de héroes entonces intentó golpearla…” Dijo Aurora con una expresión inocente apuntando a Alice que estaba a punto de comer una papita.

El profesor miró a Alice que parpadeaba inocentemente con una papita en la mano, y se rio.

“Está bien. De vez en cuando algunos héroes ingresantes dudan de nuestra academia.” Dijo el profesor al ver que Aurora ‘revelaba’ la verdad como una ‘buena estudiante’.

Escuchando el sonido del edificio cercano, el profesor las miró y declaró. “Vamos, el acto de ingreso está por comenzar.”

******

“Han pasado treinta años desde que la máquina virtual conocida como ‘Terra nova’ la cual supuestamente era un juego que permitía a los ‘jugadores’ explorar un nuevo mundo realista e ilimitado se hizo conocida. Han pasado veinte años desde que revelo públicamente que esa máquina en realidad conectaba a un mundo llamado ‘Terra nova’ y desde ese momento el mundo ha cambiado.” Anunció el Director de la Academia de Héroes mirando a los cientos de alumnos ingresantes de este año.

“La energía mágica transformó el mundo para bien y para mal. Comenzando catástrofes y atrayendo monstruos. La mitad de Japón se hundió, el Himalaya y la zona montañosa de su alrededor se expandió llegando hasta el oeste de China y la Cordillera de los Andes en Sudamérica se convirtió en un hábitat natural para elementales y criaturas de tipo hielo. ¡Pero aquí estamos!”

“Cientos de ‘jugadores’ usaron su conocimiento que obtuvieron en ‘Terra nova’ para el mal, ¡pero miles de otros lo usaron para el bien! ¡Superamos guerras, catástrofes y calamidades!” Declaró el Director, con una voz llena de emoción y fuerza, haciendo que los jóvenes alumnos miraran detenidamente con ojos brillantes.

“A pesar de la crueldad de mal, el bien siempre gana y los héroes siempre sobresalen.” Dijo el Director mirando a los alumnos de una forma extremadamente seria, agregó. “Ustedes serán esos héroes.”

“Héroes que no desean guerras, evitan catástrofes y derrotan calamidades.” El Director sonrió dejando su atmósfera pesada y declaró. “Bienvenidos a la Academia de Héroes.”


Comentarios del capítulo: (1)


Menos mal que se evitaron los grandes cliches, aunque algunos persisten

1