tg-capitulo-333
TG - Capítulo 333
27903
382

¿Que había de temer?

Capítulo 333: ¿Que había de temer?

Edward caminó por el pasillo de la sede principal del Gremio de Héroes que se encontraba en la Ciudad Atlántida.

La ciudad era el perfecto punto para instalar las sedes principales y la mayor razón era que esta gran metrópolis era considerada una de las ciudades más importantes del mundo.

Avanzada tecnológicamente, con una alta seguridad y un control sistemático, el esfuerzo que se ponía para mantener el lugar seguro era alto.

Llevando algunos documentos en sus brazos, la expresión de Edward se mantuvo seria en todo momento.

Tal vez por eso los jóvenes héroes que pasaban y los diferentes funcionarios que estaban presente no lo saludaban.

Su seriedad lograba repeler a las otras personas y la verdad era que él, no podía evitarlo.

Estaba tenso.

En los documentos a su mano llevaba su proyecto para presentarlo a uno de los altos mandos del gremio de héroes, quien era su superior directo.

Edward era miembro del gremio y su posición se mantuvo medio baja durante la academia y si bien en términos generales era una posición que destacaba, él sabía que tenía dificultades.

Los altos mandos conocían sus objetivos de querer cambiar las cosas y el problema era que esos mismos altos mandos le gustaba el statu quo.

No obstante, el problema era que mantenerse en esta misma posición al final llevaría a que el gremio se volviera diferente a lo que representaba el título de ‘héroe’.

Edward no era un idealista, pero si trabajaba en un gremio de héroes, era normal que representara lo que dictaba su título.

Incluso si fuera falsamente.

Sin embargo, el gremio no estaba representando tales valores y era hasta el punto de que se estaba distorsionando.

Su jefe directo al cual se estaba dirigiendo ahora mismo era ese tipo de persona.

Joseph Wasserman líder del área administrativa y presupuesto, era la persona que llevaba todos los negocios.

Se encargaba de conseguir una gran cantidad de dinero y apoyo para el gremio y era excelente haciendo su trabajo, pero sus métodos estaban volviéndose cada vez un mayor problema y era hasta el punto de que Edward pensaba que estaba envuelto en corrupción.

La venta de títulos era lo principal.

¿Para qué los estudiantes de la academia de héroes pasaban años estudiando todo para que algún idiota que le gustaría ser llamado ‘héroe’ comprara el título?

Algunos individuos lo merecían, no había duda de ello.

Ya sea por su capacidad, su fuerza o valores, eran merecedores de tales títulos y no había necesidad de que pasaran por la academia para recibirlo.

Pero otros lo compraban por dinero cuando ni siquiera aparentaban ‘valores’.

Tal punto era algo que su maestro no entendía.

Él como director estaba educando a los estudiantes como héroes, imponiendo valores típicos de héroes y conectándolo con héroes profesionales cuyos valores eran alto, pero luego no se inmutaba cuando un idiota problemático se llamaba a sí mismo ‘héroe’ tan solo por comprar el título.

Sin logros, sin capacidad, sin fuerza, ni valores o aptitud… Solo por dinero.

Tal fue la razón por la cual Edward logró atraer a bastantes estudiantes que ingresaron en su mismo año.

Había descontento y él lo utilizó para lograr su objetivo.

Edward se detuvo en la entrada de la oficina de su superior y dudó por un segundo.

¿Qué pasaría si fallaba en este lugar?

¿Si le rechazaban su pedido?

¿Si no lograba lo que deseaba?

Tales preguntas aparecieron en su mente y él tocó la puerta.

No podía fallar y si fallaba tenía que pensar en otro método.

No podía detenerse en este momento y necesitaba avanzar y más cuando ella estaba avanzando cada vez más rápido.

“Pase.”

La voz del otro lado vino y Edward paso con una expresión totalmente calmada.

El hombre que estaba sentado detrás de su escritorio, era Joseph Wasserman.

Joseph era un hombre regordete que daba una sonrisa amistosa, que en realidad ocultaba su profunda avaricia y arrogancia.

Esta vez Edward pudo ver molestia que ese hombre ocultó casi perfectamente.

“¿Director Joseph ha leído el proyecto que le envié?” Preguntó Edward con un tono serio y algo simple.

Estaba tratando de mostrar una inexperiencia de un novato que apenas salió de la academia y eso llevo a que ese hombre pusiera una mirada irritada.

“No, no he tenido tiempo.” Respondió Joseph y antes de que pudiera rechazarlo, Edward dejo los documentos en el escritorio.

“Solo le tomará un momento leerlo.” Dijo Edward y al ver que su tono no era tan creíble, declaró. “Una vez que lo haga me retiraré de inmediato.”

Su comportamiento y su tono daba la sensación de ser un novato, pero a la vez dio la sensación de ser un idealista molesto.

Y eso era lo que representaba en el Gremio de Héroes ante los ojos de muchos… Un idealista con un sueño que no concordaba con los valores de statu quo de la organización en general.

Un problema que se le fue dejado a Joseph para que no molestara.

Ahora ese hombre abrió la primera parte del proyecto y frunció el ceño.

“¿Quieres hacerte cargo del gremio de héroes rumano?” Cuestionó Joseph con frialdad y dando una mirada, declaró. “Rumania tras el portal ha mejorado, pero el gremio de héroes es débil en esos lugares, al igual que en los países vecinos que no se han unido a la Unión Europea.”

Leyendo un poco más del informe, su expresión fue cambiando y lo hizo para peor.

No era por los cambios bruscos que proponía, sino que la información al inicio era un resumen sobre diferentes situaciones dentro del gremio de héroes de Rumania.

El Gremio de Héroes de Rumania no tenía tanto control sobre sus héroes y su poder era muy bajo.

La mayor razón no solo fue por la poca inversión que obtuvieron de la sede, sino que durante años los gremios de aventureros predominantes trataron de reducir su poder.

Ante los ojos de los aventureros los héroes eran competencia y en este caso el gremio de héroe, fue un rival que fue derrotado hasta que solo dejaron ruinas.

Desde esas ruinas se encontraron varios problemas y no solo de corrupción, sino que también de actividades ilegales, incluyendo sobornos y mantener silencio.

Otras de las funciones del gremio de héroe era vigilar a los héroes y encargarse de que ellos no realizaran actividades ilegales.

También servía como un medio para investigar las fechorías de diferentes héroes y exponerlos.

Básicamente otra de las funciones era limitar las actividades de los héroes y en cierta manera eran funciones que todas organizaciones internacionales tenían.

Incluso el gremio de mercenarios debía quitar el título de mercenario a individuos cuando fueran descubiertos realizando fechorías o realizando misiones que dañaran la reputación de los mercenarios.

Ser héroe al igual que ser un mercenario era un negocio y el negocio en Rumania se había ensuciado.

Estaba claro que era muy posible que no fuera el único país que estuviera así de sucio, y en otros gremios de héroes locales de diferentes países podría ser peor, pero Rumania fue perfecto para Edward.

“Necesitamos encargarnos ante de que tales eventos se revelen. No podemos dejarlo de esa manera y es por eso que estoy aquí para pedir que me seda el liderazgo del gremio de héroes rumano.” Declaró Edward y dando una mirada a Joseph, agregó. “Mientras tenga la autoridad, me encargaré de solucionar estos problemas y si no es posible, asumiré la responsabilidad de mi falla.”

Era un miembro de un rango medio bajo, pero siempre tuvo la capacidad para ascender.

No solo se trataba de fuerza, sino que también de logros y capacidad.

Tal vez el equipo administrativo tenía una mala imagen de él, pero era diferente entre los héroes de ‘campo’ que pasaban luchando.

Ahora dio la sensación de ser alguien idealista que deseaba borrar todos los males, pero Edward nunca se vio como idealista.

Era alguien que actuaría de la manera que fuera necesaria para moverse y si ahora tenía que actuar como un idealista para que la otra parte bajara la guardia, entonces lo haría.

“Que molesto. Eres el aprendiz del Director Vincent, pero te has convertido en alguien demasiado molesto.” Dijo Joseph y dando una mirada arrogante, dudó. “¿Crees que es fácil hacer este trabajo? Tomar el liderazgo no es simple y las condiciones de Rumania no son aptas. Si tomas este trabajo, el gremio de héroes no te puede brindar apoyo económico ni ninguna ventaja en otra área.”

Básicamente estaba diciendo que le darían solo un cascarón vacío sin ninguna capacidad financiara para realizar ningún cambio.

La forma en lo que las personas de altos mandos se mantenían en poder en un lugar como el gremio de héroes era aplastando a otros.

Ahora lo que Joseph buscaba era aplastar esa semilla de cambio que Edward deseaba sembrar y por eso le estaba dificultando la tarea.

“Cumpliré mis objetivos, lo aseguro Director Joseph.” Declaró Edward en su actuación del joven ideal el cual ese hombre estaba pensando.

Un ideal era grandioso y un cambio sonaba impresionante, pero ante la realidad un ideal no era fácil de llevar.

La forma que Joseph le dio una mirada demostró ese hecho y ese hombre firmó el proyecto.

“Vete. Te harás cargo de Rumania y eso significa que te harás cargo de las responsabilidades de fallar.” Declaró Joseph con una mirada molesta.

Era gracioso.

No había ‘tareas’ a la cual fallar debido a que prácticamente solo le estaban entregando un cascarón vacío, pero, aun así, lo harían asumir las consecuencias de las acciones pasadas del gremio rumano.

Acciones de la cual él informó… Solo se lo querían ‘limpiar’, pensando que un idealista iba a ser molesto.

Pero Edward no era un idealista.

Abandonando la oficina, él abrió su reloj holográfico y le envió a su compañero la orden para que enviara toda la información que había recopilado.

Se demoraron bastante tiempo conseguir tal información debido a que no conocían una red de información importante que englobaba toda Rumania, pero finalmente lograron conseguirlo.

Joseph seguramente estaba esperando que fallara y él seguramente lo culparía por las actividades de sus predecesores, pero Edward solo estaba limpiando la mugre del cascarón vacío antes de asumir.

Antes de la llegada del nuevo líder del gremio de héroes rumano, el anterior sería acusado junto a sus compinches.

¿En cuanto a la mala reputación que le daría al gremio en general?

Eso era lo mejor, para realizar un cambio en el gremio, primero esa organización debía tambalearse.

******

“Las fechorías de las autoridades rumanas pertenecientes al gremio de héroes, serán reivindicadas. Joseph Wasserman miembro de las altas esferas del gremio, me ha designado como el siguiente líder del gremio de héroes rumano y ante tal honor, prometo realizar un cambio.” Anunció Edward Palmer un antiguo estudiante que lideró su academia en el torneo internacional, ahora estaba dando un discurso.

Cécile dio una mirada curiosa a la televisión mientras acariciaba a un felino de seis patas, cuya raza ella denominó ‘Ónix’.

No tenía pelo como los felinos normales y ellos tenían una piel negra que cambiaba de color para adaptarse a los alrededores.

Pero le gusto llamarla por ese hombre y la verdad era que ahora su casa estaba llena de esas criaturas.

Volviendo a dar una mirada al estudiante del Director Vincent, Cécile no pudo evitar sonreír.

“Hizo un movimiento bastante complicado.” Murmuró entretenida.

Era conocido que Joseph era alguien que apoyaba el statu quo, pero también era alguien que jugaría sucio llegado el momento.

Estaba claro que no apoyaría a alguien como Edward que representaba a la nueva generación que buscaba un cambio diferente en el gremio y eso significaba, que seguramente ese joven le jugó sucio para conseguir lo que tenía ahora.

Sin embargo, ya era demasiado tarde para que alguien tratara de devolver el golpe.

Edward estaba presentando a su equipo, luego habló de la cooperación con la Empresa Apicius y el apoyo que obtuvo, rematando con la cooperación de Adala la Heroína Nacional Rumana.

Su forma de moverse demostró una gran cantidad de preparación y eso significaba que Joseph tendría que aceptar dejarlo en ese lugar.

Adala con su discurso sobre heroísmo levantó un gran furor entre el público y no era algo fácil de reducir.

“Se le reducirá el apoyo del gremio principal, pero tendrá una mayor libertad de movimiento… Si Vincent está en lo correcto, entonces tratara de cambiar el gremio y está empezando con una parte.” Murmuró Cécile con una media sonrisa.

Últimamente se había comunicado bastante con Vincent y si bien era por su cooperación que empezó en ese ‘grupo de amigos’ de Víctor, ambos se conocían desde antes.

Acariciando a su Ónix, Cécile frunció el ceño de forma inevitable.

Era una bestia mágica de rango A que tenía una inteligencia animal decente.

Si bien la comunicación no era a nivel de bestia mágica inteligente, se podía considerar como una inteligencia elevada.

El problema era que las bestias mágicas que trajo eran muchas y si bien se dio a la Unión Europea una parte, las otras estaban bajo su mando.

Y si fuera sincera, ellos estaban creando un enorme agujero en su billetera.

La Reina Margaret a la cual servía, le dio apoyo de forma oficial y extraoficial, pero, aun así, no podría generar gastos a Gran Bretaña.

Ella era una profesora, al menos oficialmente y eso significaba que no tenía conexiones con la Realeza.

Si bien su riqueza era alta debido a su fuerza general, ahora tenía que mantener a miles de bestias mágicas.

Necesitaba encontrar un lugar fuera de la Unión Europea quienes se inclinaban hacia las bestias mágicas debido a la Bestia Santa en Suiza y también necesitaba que el área fuera grande para dejar a las criaturas.

Ahora mismo esas criaturas estaban en una reserva en Francia y ella estaba utilizando a sus invocaciones para que se encargaran de imponer un orden.

Aun así, eventualmente debería mudarse y más si deseaba realizar negocios con ellas.

La reproducción de la especie para que no se extinga, era una prioridad y también tenía que mantener su fuerza de combate en un estado decente.

Gran parte de esas criaturas eran sus invocaciones y entre ellas había rangos A de gran fuerza, que en caso de necesidad serian ‘re-invocadas’ y utilizadas para protegerla.

Ahora era un Gran Archimago capaz de invocar cientos de bestias mágicas y si bien era agradable, a nivel económico era un gran problema.

“Ya es la hora de la reunión.” Murmuró Cécile y activando las barreras de su mansión, todo el lugar quedó sellado a un gran nivel.

Luego ella se dirigió al sótano y abriendo un pasadizo, un círculo mágico la envío a un área secreta, en el cual nadie conocía.

Era un miembro del Servicio de Inteligencia Secreto que servía directamente a la Reina Margaret, su prioridad siempre fue mantenerse encubierta.

Resguardada en ese pequeño lugar secreto, ella se adentró a la sala de reuniones que le había dado Víctor y luego de activarla se sentó en su lugar.

El Director Vincent y Víctor quienes eran los únicos que no se ocultaron aparecieron, mientras que los otros miembros con sus respectivas máscaras también llegaron.

“Necesito un gran terreno natural para guardar mis bestias mágicas.” Dijo Cécile mirando a Víctor.

Los saludos fueron dados al inicio y ella directamente habló de su petición.

“¿Eso no se puede negociar normalmente?” Dudó la figura negra que no tenía máscara y luego de un momento, comentó. “Supongo que ahora que eres considerada una invocadora masiva, necesitas un gran territorio. Y más cuando puedes traer invocaciones permanentes de forma ilimitada.”

Esa figura negra sin máscara identificó sus razones y si bien también preciso parte de la información, en realidad sobreestimo sus capacidades.

“Tengo un límite para invocar criaturas de algún rango, pero puedo invocar animales comunes de forma ilimitada.” Corrigió Cécile de forma honesta.

A pesar de que estaba revelando su capacidad, fue sincera porque durante las reuniones esa figura negra daba la sensación de ser alguien muy conocedor sobre la magia.

“Oh, pensé que habías logrado imitar el estilo de él, por completo.” Murmuró la figura negra y agitando su cabeza, declaró. “Es una pena.”

Estaba hablando del ‘Enemigo de la Humanidad’ cuyas notas Cécile obtuvo y si bien su capacidad había aumentado y su hechizo de ‘Puerta del Infierno’ era impresionante a su manera, no había llegado hasta el punto de ese individuo.

Básicamente no podría invocar calamidades al azar y si bien tenía algo de control en sus invocaciones de bajo rango, todo lo que tuviera rango tenía un número límite para invocar y controlar.

No podía invocar un número mayor de su límite incluso si rompía su control sobre esa bestia y solo cuando la bestia moría, le daba la oportunidad de invocar.

Eran limitaciones de su propia magia que sin un conocimiento abrumador no podría romper y le mostraba que no era todopoderosa.

Si bien el límite aumentó al ser rango SS con respecto a su rango anterior, no era como si pudiera traer cientos de miles de bestias mágicas de rango A.

La magia tenía límite y esos límites estaban presentes por el conocimiento que tenía… En este caso, su conocimiento la limito a este punto.

“¿Te convertirás en una granjera o empezarás a robar ganado?” Preguntó Víctor de forma bromista y dando una risa, declaró. “Está bien, podemos charlarlo luego. No obstante, me encantaría ver cuantos animales puedes invocar.”

Bromeo con lo de granjera por su capacidad ilimitada de invocar animales comunes y Cécile no se pudo tomar eso como una broma.

Tras verificar sus propios límites como rango SS pudo invocar a varias vacas y la vaca estaba marcada con el estilo terrícola… Estaba claro cuál era el problema.

La magia de invocación no creaba algo de la ‘nada’, sino que ‘traía’ algo que ya existía… Y en ese caso era posible que le estuviera robando la vaca a alguien.

Que, si bien podía ser de otro mundo, también podía ser de la tierra.

“Bien, hablemos de otro tema.” Dijo Víctor y mirando a la figura de máscara roja, dudó. “¿No quieres hablar del séptimo portal abismal? Me gustaría tener un poco de información directa.”

La expresión de Cécile se mantuvo seria, pero su mirada dio a parar a la figura con máscara roja.

Los presentes no se revelaban, pero tampoco se trataban de ocultar por completo.

Ellos hablaban con bastante claridad y si bien solo los nombres se censuraban, era posible identificar a tales personas escuchando lo que decían.

En este caso que la figura de máscara roja tuviera información directa daba a entender que era posible que se tratara de alguien cercano al séptimo portal abismal.

“Ha ido bien. La máquina de la Empresa Cosmos permite que las autoridades de este lado se comuniquen con el otro lado. Eso sí, hasta ahora no hay buenas noticias. Están esperando que el satélite entre en funcionamiento para ver cómo se moverán.” Detalló la figura de máscara roja y con un tono aburrido, declaró. “Lo curioso no es el interior, sino que el exterior.”

Tales palabras lograron atraer a Víctor y a los demás quienes escucharon con curiosidad.

“Kairos Cosmos ha exigido influencia en Kenia y básicamente ha declarado que desea influir en el nuevo reino junto a Zerzura. Algo sobre una alianza, pero dudo de que esa sea la razón.” Dijo la figura de máscara roja y riéndose, comentó. “Como si fuera poco, no hay dos rangos SS protegiendo el portal, sino que tres… El secretario de la Empresa Cosmos, no se ha retirado.”

La información que estaba dando era de primera mano y era algo que ni siquiera ella había logrado obtener todavía.

La Empresa Cosmos era de temer con su tecnología y cualquier país serio, se daría cuenta de que eran peligrosos.

La Ciudad Atlántida los ató con responsabilidades y limitaciones, pero de otra forma, le dio una capacidad mayor de la que como empresa tenían.

Su tecnología era incierta y sus capacidades también.

Solo conocían a dos rangos SS entre su gente, y uno de ellos trabajaba como secretario… Un rango SS de gran poder era un secretario.

Tal hecho demostraba lo aterrador que podía ser la empresa, después de todo, era muy extraño tal situación.

“¿Están planeando extender su dominio? África sería un buen lugar para conquistar si quiere jugar a ser conquistador.” Dudó la figura con la máscara de diamantes y dando una mirada a los presentes, declaró. “Hasta es posible que en Kenia se encuentre un metal que nosotros desconozcamos y por eso quiera extenderse para conseguirlo. Si fuera así, no sería la primera vez que sucede.”

La Empresa Cosmos dominaba el comercio informático, pero a su mando tenían el Sabio de la Ciencia y la Tecnología, Lucius.

El desarrollo de la empresa también abarcaba el campo de la medicina, agricultura, informática, ingeniería, militar, servicios y decenas de otros campos, incluyendo la metalurgia.

Empujaron la ciencia y tecnología como desearon y entre ellos el descubrimiento de metales o elementos químicos, no fue raro.

Su tecnología le permitiría descubrir minas con facilidad y era por eso que podían soportar inversiones al campo aeroespacial cuyos beneficios actualmente eran nulos.

“Esa es una buena teoría, pero al final, ***** no te ves tan preocupado.” Dijo la figura con máscara dorada observando a quien había dado la información y cuando la figura con máscara roja se rio, él declaró. “Yo tengo una mejor noticia… Es un rumor, pero me pareció curioso.”

Cécile volvió a prestar atención.

Que ella solo pudiera ver a los miembros como figuras con máscara no era agradable y era por eso que trataba de descubrir quiénes eran.

También los secretos que guardaban.

“Hace unas horas los demonios atacaron Pakistán con una gran cantidad de monstruos y fueron aplastados por los nigromantes, pero algo curioso sucedió.” Dijo la figura de máscara dorada y al ver que todos estaban atentos, comentó. “Cuando fuimos a devolver el golpe, logre captar un rumor.”

Tal ataque era sorprendente, pero no era raro que los demonios perdieran.

Los nigromantes estaban presentes y todos conocían la capacidad que tenían tales individuos para formar ejércitos y ni hablar que en ese lugar también estaba la India y el Rey de Arabia.

Que otra vez se detuviera sin ser directo, consiguió que Víctor pusiera una mirada exasperada y agitara su mano para que hablara. 

Ese hombre dio una gran risa y luego observó a los presentes.

Cécile no podía ver su expresión, pero estaba claro que era posible que estuviera sonriendo.

“Dicen que el Dios del Tiempo y el Espacio no puede ver el futuro…” Expuso la figura con máscara dorada.

La expresión de Cécile tembló al escuchar esas palabras.

¿Era posible que un Dios Primordial que se decía que era el ‘Tiempo’ mismo no pudiera ver el futuro?

“Bueno, eso es obvio. ¿Cómo no impidió que Malik activara sus portales demoniacos a pesar de que luego impidió que esos mismos portales no funcionaran?” Cuestionó Víctor y dando una risa entretenida, declaró. “Algunos pueden pensar que hay un plan mayor, otros dicen que deseaba demonios, pero yo creo que no lo vio venir.”

“Eso o no le importamos demasiado.” Señaló la figura negra de forma simple.

Tales palabras eran una posibilidad.

La incongruencia entre la ayuda a la humanidad y el poder ‘primordial’ de tal entidad estaba presente.

¿En vez de crear una máquina de realidad virtual que conectaba a Terra nova porque no dio conocimiento? ¿O por qué no revelo la verdad sobre que no era un juego?

Se trataba de un dios primordial que habló en la mente de toda la humanidad cuando quiso informar sobre la situación de la tierra.

Era cierto que apoyaba a la humanidad y a su iglesia de forma directa, pero todos recordaban que esa deidad era un Dios Primordial que en Terra nova permaneció sin moverse por miles de años.

Había algo raro.

Tal vez buscaba algo, quizás actuaba por un plan mayor o quizás… No veía el futuro y estaba actuando por circunstancias en la que se encontraba.

Sin embargo, esa última posibilidad daba miedo y causaba pánico.

¿Cuál sería la razón por la cual un Dios Primordial de inconmensurable poder no podía ver el futuro?

“¿Otra deidad de igual poder lo impidió? Según la mitología, el Dios Primordial del Tiempo y el Espacio es el tercer hijo en nacer… Tras el ‘fuego’ y el ‘caos’, el ‘tiempo y el espacio’ tomó forma.” Murmuró la figura negra.

La mitología de Terra nova detallaba como todos los universos y dimensiones comenzaron a existir.

Se hablaba de la misma ‘existencia’ a nivel total y entre los Dioses Primordiales que nacieron primeros, el Dios Primordial del Tiempo y el Espacio fue el tercero.

La Diosa Primordial de la Destrucción y del Fuego fue la primera y el Dios Primordial del Caos fue el segundo, pero ellos murieron por su hija, la Emperatriz del Infierno.

Si se hablaba técnicamente el Dios Primordial del Tiempo y el Espacio sería más fuerte que la misma Diosa Primordial del Orden.

La figura con máscara dorada se rio al ver a los miembros discutir con seriedad.

“Ustedes no están entendiendo algo.” Dijo la figura con máscara dorada y dando una mirada, señaló. “Los demonios actuaron por ese rumor. Ellos literalmente tras escuchar el rumor, se movieron para causar problemas.”

Tales palabras dejaron a todos en silencio.

La razón de por qué una deidad de gran poder no podía ver el futuro cuando se decía que esa deidad era literalmente el ‘tiempo’ mismo, no podía ser descubierta al menos que esa misma deidad lo revelara.

No obstante, ellos si podían ver la consecuencia.

Todos temían y respetaban a los dioses en alguna medida, incluso los no creyentes.

Era ser inteligente y tener sentido común al saber que los mortales ante los dioses eran menos que hormigas.

El Dios Primordial del Tiempo y el Espacio era poderoso y todos conocían la posibilidad de su poder.

No obstante, durante Terra nova y las veces que actuó en toda la historia registrada, fueron unas pocas veces.

Y solo la que eran conocidas por completo.

Sin embargo, con la tierra actuó más veces de lo que nadie podía imaginar y era hasta el punto de que esa deidad, había utilizado una red social.

Tales interferencias dieron la sensación de que el Dios del Tiempo y el Espacio estaba protegiendo a la humanidad o relacionándose con ella de alguna extraña manera.

Que viera el futuro era una de las mayores basas para que algunas personas se abstuvieran a algunas actividades.

Era cierto que algunos pensaban que ellos mismos eran hormigas y que literalmente tal deidad no lo miraría, pero aquellos ambiciosos que tenían objetivos mayores, le temían y se limitaban.

Sin embargo, ahora era diferente.

“Así que señores y señoras… ¿Quién está preparando algo grande? Ahora pueden hacerlo y ‘Él’ no lo podrá ver.” Declaro la figura con máscara dorada riéndose a carcajada.

Era cierto que ahora era un rumor, pero tal rumor obtenía veracidad cuando uno miraba las acciones del pasado de esa deidad.

Algunos idiotas lo creerían de inmediato, pero otros lo pondrían en duda hasta que lo confirmaran y si llegaba ese momento... Todo cambiaria.

Después de todo, si esa deidad no podía ver el futuro… ¿Qué había de temer?


mode_commentComentario de Evil_Warlord

Capítulo del día. Espero que lo disfruten y no se olviden de dejar su reseña o comentario.


Comentarios del capítulo: (0)


tg-capitulo-334
TG - Capítulo 334
27910
383

Respuestas

Capítulo 334: Respuestas

En el interior del dormitorio de unas de las casas que se encontraban dentro del domo, Aurora tras despertar dio un suave suspiro.

La casa era grande, había baño, cocina, comedor, el dormitorio y un área de living con algunos medios de entretenimiento.

Desde consolas de videojuegos, a equipo de música y otros juegos.

El lugar era literalmente enorme comparado con lo pequeño que era la casa exterior y la sensación que dio era como estar en hotel.

Un hotel bien equipado y reforzado para resistir ataques externos.

No sabía si las otras expediciones llevaban estos elementos, pero de lo que si podía estar segura era que la comodidad resultaba ser alta.

Aun así, había algo que la estaba molestando.

Saliendo de su habitación pudo ver a su glotona amiga mirando una película en la sala de living y Aurora solo pudo sonreír al verla estar tan cómoda.

“¿Todavía no amanece?” Preguntó Aurora desanimada al acercarse a la ventana.

Podía ver que estaba oscuro afuera y si bien preguntar era inútil, era una de esas preguntas que igualmente se hacía a pesar de la respuesta.

Afuera estaba oscuro pese a que ya había pasado más de diez horas y era hasta tal punto de que era posible que en la tierra, ya estuvieran en el día siguiente.

Aun así, ellos continuaban en la ‘noche’ de este lugar.

Ver las tres lunas era maravilloso.

Dos lunas era pequeñas y la tercera era mediana y verlas con tanta claridad en un cielo completamente puro, junto a miles de estrellas resultaba ser una maravilla.

Sin embargo…

“No podemos hacer nada.” Murmuró Aurora con un tono molesto.

Era cierto que se realizaban guardias para mantener cierta vigilancia junto a los drones, pero en cierta forma de noche no podían hacer demasiado.

Era su primer día… O al menos habían superado las primeras veinticuatro horas y lo primero que debían hacer era vigilar.

¿Cómo actuaba la naturaleza de noche? ¿Cuán oscuro llegaba a ser todo?

¿Había algún peligro nocturno o todo era pacífico?

Tales preguntas necesitaban ser respondidas antes de decidir si podían o no moverse de noche o terminaría siendo demasiado arriesgado.

Dependiendo de la respuesta, los siguientes movimientos se planearía en consecuencia.

“Estresarte por eso, es inútil.” Dijo Alice dándole una mirada y cuando vio que Aurora suspiraba, señaló. “La noche parece que será larga. Es mejor tomar todo con calma.”

La situación en este lugar no parecía tan complicada.

Dejando la naturaleza de lado, no había monstruos y durante toda la noche no hubo ningún ataque o se vio algún problema por medio de los drones.

Tampoco de día se presentaban monstruos o algo de ese estilo, simplemente parecía un lugar paradisiaco densamente natural.

Normalmente las personas bajarían su guardia, pero ahí estaba el problema.

Era un portal abismal y estaba claro que no iba a ser normal.

En este lugar habría una enseñanza, una consecuencia y un gran problema junto a los temas de ‘bondad y maldad’… Eso era si esa deidad que conectaba los portales estaba actuando de tal manera.

“No podemos ser imprudentes ahora. Los demonios han entrado primero y han estado durante un poco más de una semana con una diferencia de tiempo importante. No sabemos si han logrado encontrar el problema, solucionarlo o empeorarlo.” Dijo Alice y con un tono serio, advirtió. “Tampoco conocemos a los demonios. Sabemos que son rango S, pero desconocemos su capacidad, su fuerza o identidad. Es mejor actuar con calma.”

Alice no era de ponerse seria, pero su advertencia fue precisa y consiguió que Aurora se calmara y suspirara otra vez.

El Gremio Tower entró al portal abismal y eran cinco miembros de su lado, de los cuales dos eran rango S.

Conocían a los miembros humanos, pero a esos dos demonios no lo conocían.

¿Eran demonios corruptos? ¿Demonios puros? ¿Demonios menores? La diferencia y la capacidad desconocida podía ser un problema.

Avanzar imprudentemente en una exploración durante la noche porque pensaban que no había demasiado tiempo, era peligroso.

En este lugar el peligro no solo era la naturaleza, sino que lo desconocido que estaba en este mundo y los demonios.

Como si fuera poco en este mundo el ‘día’ completo parecía ser un poco menos que el doble del día en la tierra.

Eso significaba que, si bien había pasado un poco más de una semana desde que se descubrió el portal, aquí había pasado un poco más de dos semanas.

Para identificar las horas exactas de diferencia, tenía que consultar a Kairos, pero que la noche durara más de diez horas era evidencia, de que el tiempo también resultaba muy diferente.

Tenían la ventaja de números y en este momento, su grupo necesitaba actuar con cautela y utilizar su ventaja de forma moderada.

Sentándose en el sofá, Aurora se tranquilizó y su glotona amiga le dio palmaditas en su cabeza como si la estuviera felicitando por recuperar su calma.

Era imposible que no se pusiera nerviosa.

Todavía no tenían ninguna información.

“Kairos está despierto. Iré a ver cómo ha ido la recopilación de información.” Murmuró Aurora al ver que su reloj holográfico informaba de Kairos activo.

El reloj holográfico se activaba cuando se dormía o con las condiciones de su compañero, lo que hizo posible detectar con facilidad su estado.

Tal medida era para verificar quienes estaban despierto o cuando los que realizaban guardia nocturna se dormían durante su guardia.

Alice solo asintió y siguió viendo la televisión mientras comía sus papitas.

Por su parte Aurora salió del edificio y llegando a la pequeña calle, pudo notar que algunas luces estaban encendidas en el interior de esas pequeñas casas.

La base del domo era de metal y la barrera que conformaba el domo siempre estaba activa y solo permitía la entrada y salida a los miembros de la expedición.

Era otra carta de seguridad en caso de que la guardia no fuera suficiente.

Aurora se dirigió a un pequeño taller cuadrado.

El lugar era pequeño, y daba la sensación de que era una sola habitación de tamaño mediano y en cierta forma era igual que todas las casas que se veían pequeñas.

Sin embargo, cuando abrió la puerta pudo ver como el pasillo se extendía hasta una gran sala en el fondo.

“¿Estás ocupado?” Preguntó Aurora en voz alta.

Se podía escuchar ruido desde el fondo y si bien este lugar no era un área ‘privada’, Aurora se sintió un poco tímida al tener que molestar a Kairos.

Antes de que pudiera dar un paso, un dron que parecía un ojo se acercó a ella volando.

“Bienvenida Aurora Campbell. El maestro está actualmente ocupado, pero usted puede acceder.” 

Era una voz robótica femenina y Aurora entendió que era la Inteligencia Artificial conocida como Minerva del que había hablado el Sabio Lucius.

Tras caminar unos pasos, Kairos escuchó el ruido y se acercó.

“Cambia el trato preferencial de ‘maestro’ a ‘jefe’, por favor.” Pidió Kairos viniendo desde el fondo de la sala y dándole una sonrisa a Aurora, señaló. “Te estaba por llamar. Estoy a punto de responder tu pregunta.”

¿A dónde dirigen los portales?

Esa fue la pregunta que le dejo su maestro y Aurora como no sabía cómo responderla, le pidió ayuda a Kairos… Y él parecía contento al responderla.

Aurora no pudo ocultar su emoción y acercándose al joven lo acompaño.

La sala principal era grande y en este lugar estaban almacenados varios drones nodrizas y también torretas automáticas, junto a varias armaduras de poder.

También se encontraba dos motos voladoras cuyo diseño futurístico resultaba ser atractivo a la vista.

Kairos la dirigió a la sala de operaciones en donde diferentes pantallas estaban desplegadas organizando toda la información.

Entre ellos los escáneres del satélite ensamblado estaba funcionando y estaba escaneando parte del planeta.

En una de esas pantallas se mostraba un enorme planeta cuyos colores eran curiosos y vividos.

Había verde en algunas áreas, pero también morado e incluso purpura a nivel general.

Era difícil decir si era la naturaleza que se veía de esa forma desde el espacio o debido a algunas condiciones científicas que Aurora desconocía, los colores eran esos.

Sin embargo, gran parte de este mundo desde la vista espacial estaba rodeado de naturaleza.

Aurora se sintió pequeña al ver todo ese mundo.

El primer portal era una isla rodeada de un mar negro y si bien estaba claro que estuvo en un gran mundo, la sensación que tuvo era que el escenario era pequeño.

El segundo portal francés era una isla voladora que fue muy parecido al primer portal y el tercer portal era el más grande, pero nunca se vio el mundo desde el exterior.

Nunca nadie pudo ver cuán grande era el mundo y a la vez, el peligro en cuál tal mundo se encontraba.

¿Si ella viera visto el primer mundo desde el espacio hubiera visto un mundo corrompido por el ‘Caos’? ¿Consumido por la oscuridad y la corrupción?

Ahora la sensación que obtuvo fue que la naturaleza era la predominante y si bien no se pudo ver puntos de agua, la sensación no fue tan mala como ver corrupción.

“Luego reuniré a todos para informar lo que he encontrado hasta ahora, pero estoy seguro de que les sorprenda.” Dijo Kairos y cambiando las pantallas al satélite, declaró. “Ahora vamos con tu pregunta.”

Aurora controló su curiosidad y le dio una mirada al verlo utilizar un panel de control.

El panel de control holográfico le permitió mover las pantallas rápidamente y encargarse de diferentes tareas, verificando la actividad en general.

Ella no pudo entender lo que estaba haciendo, pero él no solo lo entendía, sino que también le parecía agradar la tecnología.

“¿Eh?” Aurora dudó cuando por se cambió a otra pantalla en el cual estaba el satélite y del cual lo que ella consideraba una nave espacial salió.

El tamaño era pequeño comparado al enorme satélite, alrededor de unos tres metros, pero el diseño sin duda era curioso.

Daba la sensación de ser una punta de flecha con una cubierta completamente lisa.

“No es una nave espacial, es una sonda espacial. Dedicada a explorar el universo.” Dijo Kairos sabiendo lo que ella estaba pensando y dando una mirada, detalló. “Tenemos la capacidad para ir al espacio, pero no lo hemos hecho porque no deseamos iniciar una carrera espacial.”

Tales palabras no sonaban arrogantes y eso era porque para Kairos era un hecho simple y evidente.

¿La Empresa Cosmos y la Ciudad Atlántida tenía la capacidad para llegar al espacio?

Aurora desconocía la respuesta por completo, incluso muy seguramente los países grandes tendrían duda de tales palabras.

Sin embargo, entendió a lo que se refería como carrera espacial.

¿Qué sucedía si de repente una nación era capaz de llegar al espacio con facilidad o acercarse a la luna e incluso a otros planetas? Era simple, la inversión y el presupuesto aeroespacial aumentaría para tratar de no quedarse atrás.

Hasta era posible que se iniciara una carrera espacial cuyos gastos fueran enormes y cuya recompensa fuera nula y antes de que se dieran cuentas, muchos problemas de la tierra serian dejados de lado.

La expresión de Aurora se volvió seria observando como Kairos chequeaba los módulos de esa sonda espacial que tenía la forma de una nave espacial.

“Chequeo completo. Estado de la sonda espacial en excelentes condiciones. Receptores espaciales del satélite activados. Almacenamiento espacial interno verificado. Comenzando procedimiento.” Avisó Minerva de forma indiferente.

Aurora esperó para ver volar la nave espacial, pero lo que sucedió, fue muy diferente.

Esa nave espacial tenía la forma de una punta de flecha todo liso y en la parte trasera estaba lo que ella pudo ver como propulsores.

No obstante, la nave no voló a alta velocidad, sino que literalmente el espacio se distorsionó y esa nave espacial desapareció.

“Los receptores no han captado señal alguna. Esperando… Recibiendo señales, captando información, analizando.”

Una de las pantallas empezó a parpadear a alta velocidad junto a la voz de Minerva y Aurora que sabía lo que estaba sucediendo, solo pudo parpadear.

“Decodificando información. Proyectando.” Avisó Minerva.

Una proyección apareció en forma directa como una grabación y la nave espacial que Kairos denominó sonda, abrió sus cajuelas y pequeños drones aparecieron en el espacio vacío.

“Están recargando los motores. Manipular el espacio para tales viajes cuesta demasiado. También dejan una sonda para recibir y enviar señal.” Informó Kairos con una media sonrisa.

¿Qué clase de fuente de energía se utilizaba? ¿Cómo era capaz de viajar tal distancia?

¿A qué nivel tecnológico estaba la Empresa Cosmos? ¿Qué más ocultaban?

Aurora tuvo decenas de preguntas en el mismo momento, pero una fue mayor que todas.

“Estamos… ¿En el mismo universo?” Preguntó Aurora con una voz temblorosa.

Ella misma sintió que era una pregunta extraña y descabellada.

Era cierto que Terra nova existía, pero todos concordaban que era otra dimensión completamente diferente… Otro universo.

Los portales abismales también fueron marcados como otros universos.

Algunas teorías decían que eran planetas abandonados en universos destruidos, otros hablaban que estaban habitando partes de ‘planos independientes’ y en ese lugar se encontraban esos mundos.

Hasta había Archimagos que creían que se trataban de universos independientes, de menor tamaño, pero, aun así, apartado de ellos mismos.

Nadie pudo decir que en realidad los portales abismales no llevaban a otro universo, otra dimensión u otro plano, sino que a otro planeta del mismo lugar que ellos.

“¿Lo sabías?” Preguntó Aurora a Kairos.

“La máquina que dimos para comunicación tenía una capacidad de comunicación dimensional. Sabemos que funciona para la comunicación, pero hubo fallas que no concordaban con nuestros datos. Y la idea de que no estamos en diferentes dimensiones fue propuesta.” Explicó Kairos con una media sonrisa y mirando la pantalla, señaló. “Y esta es la respuesta.”

La nave espacial tras dejar un dron nodriza con un pequeño sonda trasmisora de señales, volvió a desaparecer acortando una distancia que Aurora no podía determinar.

Nunca pensó sobre el espacio y carecía completamente del conocimiento sobre el tema, ahora solo pudo mirar con la boca abierta.

Era difícil saber si utilizaban magia espacial o tecnología, pero lo que estaba claro era que la nave no volaba, sino que rasgaba el espacio a su siguiente posición.

El tiempo de espera de vuelta aumentó y luego la señal finalmente fue recibida.

¿Cómo era que se enviaba la información?

Tal pregunta era inútil, la Empresa Cosmos creó una máquina para enviar información a nivel dimensional no había duda de que era capaz de enviar y recibir información a nivel interestelar.

La expresión de Aurora al final tembló otra vez y dio un suspiro, cuando una imagen que no era del espacio fue recibida del otro lado.

“Hola… Interferencia… Arreglando la interferencia… Hola, ¿me escucha jefe?” Preguntó Lucius con una sonrisa apareciendo en pantalla.

No sabía cuánto la nave había viajado o cuán lejos estaba este planeta del planeta tierra, pero lo que ahora entendió, era que estaba en el mismo universo.

Tal realización hizo que Aurora se sintiera aún más pequeña que antes y fue estremecedor.

Kairos solo terminó la llamada de Lucius dejando a Minerva que se encargara del siguiente procedimiento.

“En este universo existe vida alienígena...” Murmuró Aurora.

“Bueno, Terra nova existe y como si fuera poco, la humanidad enfrentó demonios de otro mundo… Esa pregunta ya ha sido respondida.” Respondió Kairos con una media sonrisa.

“Hay dioses en gran parte de los mundos a los cuales hemos ido.” Declaró Aurora como un hecho.

“Teológicamente hablando nacieron de las creencias de todos los miembros de su raza y son una amalgama de creencias conjuntas. Si existe ‘fe’, existen dioses para protegerlos.” Replicó Kairos.

“Estamos en el mismo universo… Donde hay galaxias… Millones de estrellas y posiblemente civilizaciones muy avanzadas. O tal vez deidades poderosas.” Tartamudeó Aurora cuando todas sus dudas vinieron a su mente.

“Hasta ahora no hemos detectado señal de una civilización avanzada. Tal vez es posible que una civilización de este tipo exista, pero nuestros sensores no han captado una civilización abrumadoramente avanzada.” Respondió Kairos con confianza y cuando ella le dio una mirada, él dio una suave sonrisa y comentó. “En cuanto a las deidades… Ya las hay.”

¿Cómo era posible que en cada planeta existiera una deidad?

La creencia de la raza le dio ‘vida’ a tales entidades, tal respuesta tenía sentido, pero si era así la duda de que podría haber un ‘Dios’ extremadamente poderoso en algún mundo estaba presente.

No obstante, esa duda fue dado por ella en pánico.

Después de todo, ya existían esas deidades.

Zabathza literalmente estaba creando portales abismales desde la tierra a diferentes mundos en el mismo universo, hasta era posible que estuvieran en diferentes galaxias.

Y ese dios era de otro mundo, pero era capaz de realizar tales hazañas.

Si bien era posible que los dos Dioses Primordiales estuvieran de acuerdo, el poder que demostró era aterrador.

¿De qué eran capaces los dioses?

La barrera dimensional protegida por los guardianes de la tierra también mantenía lejos a otros seres de gran poder y evitaba que ellos utilizaran toda su capacidad.

Solo Aurora ahora entendió la importancia de la barrera dimensional y a la vez entendió el peligro de las deidades externas.

Y con ese entendimiento el peligro se volvió extremo y demasiado tangible.

“El Gran Cataclismo sucedió en la tierra… ¿O en el universo?” Preguntó Aurora con seriedad.

¿La energía mágica filtrándose por la barrera dimensional sucedió en la tierra o en todo el universo?

Esa pregunta no necesitaba respuesta, ya la tenía.

El primer portal abismal, los goblins contaron su historia de cómo el ‘Caos’ se filtró hasta que su mundo fue destruido.

“No hay energía mágica en el espacio, y por ende tal resultado significa que la barrera dimensional en esa área es impenetrable.” Detalló Kairos para calmarla y dándole una mirada, explicó. “Al igual que en la tierra en donde hay áreas en donde la barrera dimensional es más débil, en el universo es lo mismo. Solo que tales debilidades suceden en planetas con vida.”

Trataba de reducir uno de los mayores miedos de las personas que escucharan este secreto.

La barrera dimensional no solo protegía al mundo, sino que protegía el universo entero… O para decirlo de otra forma, la barrera de la tierra era una parte de la barrera dimensional a nivel universal.

Pero al igual que en la tierra en donde a veces lugares podían tener un área mejor protegida que otra, el universo era lo mismo.

Esos lugares no eran nada más que los planetas… Como el destino del primer, segundo y tercer portal abismal.

Al igual que todos los siguientes portales abismales, como el séptimo portal abismal en el que se encontraba ahora.

“El daño de la filtración del ‘Caos’ a nivel universal solo es una moto de polvo. Efímera.” Dijo Kairos y al ver que su tono sonaba indiferente, dio un suspiró y detalló. “No obstante, a nivel planetario es desastroso.”

Una grieta en la tierra podía ser aterradora, pero una diminuta grieta en un planeta de un universo enorme, era efímera.

Aunque tal grieta destruyera planetas y sistemas solares enteros.

“Si tienes preguntas te daré acceso a la base de datos espacial, tal vez puedas obtener respuestas.” Dijo Kairos y al verla a ella en silencio, dudó un momento y, declaró. “Pero no necesitas pensarlo demasiado. El universo no se enfrenta a la destrucción, solo los planetas.”

¿Trato de consolarla o reducir su temor?

Su ‘solo los planetas’ fue tan casual, tan tranquilo y tal tono no vino porque no era algo que no le sucedía a la tierra, tampoco fue por indiferencia o que no le importaba, sino que verdaderamente era un tema efímero… Demasiado minúsculo ante sus ojos.

Aurora le dio una mirada y él se dio cuenta de que su tono había cambiado, pero en vez de esconderlo solo dio un medio suspiro.

Ella respiró hondo tratando de traer calma a sus pensamientos tan desordenados y luego exhaló con fuerza.

La verdad era que las palabras de Kairos traían calma.

Pensar a nivel ‘universal’ era inútil.

Incluso si hubiera un problema de ese tipo era algo que estaba más allá de su capacidad y para Aurora era imposible pensar en algún punto en donde al menos, tuviera la capacidad para hacer algo.

Si enfrentarse a los portales abismales y a la supuesta prueba de esa deidad se sentía pequeña, ir más allá, le haría sentir aún menos que insignificante, prácticamente inexistente.

La pregunta que su maestro le dio para responder, causó bastantes preguntas en su mente y todavía seguía aturdida.

“Si deseas puedes ir a descansar. En unas horas cuando amanezca, realizaré un informe sobre la misión, detallando los datos que he logrado recolectar.” Dijo Kairos con una media sonrisa.

Aurora asintió todavía aturdida y al verla, Kairos dio un suspiro.

“No necesitas asumir todo esto por tu cuenta. Tales asuntos no solo te conciernen a ti y no necesitas cargarlo sola. Es algo que concierne a la humanidad.” Declaró Kairos y dándole una mirada, murmuró. “No obstante, te apoyaré no importa cuán lejos desees ir.”

Aurora deseaba ir más lejos de lo que antes había pensado, pero ahora al escuchar esas palabras, ella no pudo evitar sonreír entretenida ante su propio aturdimiento anterior.

“Deseo ir lejos, pero no creó que pueda ir tan lejos.” Respondió Aurora y recuperando un poco de su expresión, murmuró. “Gracias por tu ayuda. Esta respuesta es aturdidora, pero eventualmente será esclarecedora.”

Kairos solo dio una media sonrisa que señalaba que lo dudaba, pero Aurora solo se rio y se alejó.

Necesitaba tomarse un tiempo para pensar en muchas cosas.


Comentarios del capítulo: (0)