tg-capitulo-336
TG - Capítulo 336
28036
390

Orgullo del Sabio.

Capítulo 336: Orgullo del Sabio.

Los movimientos se sintieron desde la entrada y Aurora caminó al centro para interceptarlo, sin querer afectar a Kairos de su batalla.

Lo que apareció desde el interior fue lo que ella llamaría como un extraño pulpo robótico… Era difícil de describirlo, pero era una gran esfera robótica que estaba conectado con varios tentáculos robóticos y flotaba en el aire.

“…”

A penas la vieron, la otra parte levantó uno de esos tentáculos y disparó de inmediato.

Aurora utilizando sus reflejos e instinto lo repelió con su espada, pero no pudo evitar estar sorprendida.

Le acababan de disparar una bala, pero fue diferente a todas las armas que antes había enfrentado y esta vez no solo la velocidad fue alta, sino que la potencia del disparo fue mayor.

“Ten cuidado. Parece un arma electromagnética.” Dijo Kairos por medio de la red informática y al ver que otros robots salían, detalló. “Sus proyectiles son acelerados magnéticamente logrando que los disparos sean más veloces que las armas de fuego normal.”

Aurora entendió de inmediato a lo que se refería y observó a los robots que estaban saliendo.

Eran cinco robots de cabeza esférica con tentáculos que flotaban en el aire y también estaba saliendo un robot de cuatro patas con dos poderosos cañones en su espalda.

Su tamaño a diferencia de esos robots voladores, era mayor y media un metro de alto, pero dos de longitud.

Aurora estaba segura de que esos cañones no era algo fácil de enfrentarse.

Fue por tal razón, que atacó de inmediato sin dudarlo y a una alta velocidad se acercó a uno de los robots voladores y lo trato de cortar con su espada.

“Enemigo identificado. Raza desconocida. Peligro desconocido.”

Con tales palabras que se entendían claramente en sus oídos, Aurora observó con cautela.

Su espada no lo había cortado debido a que la otra parte había activado una barrera, pero no mágica, sino que tecnológica y tal barrera impidió que su espada avanzara.

Al instante siguiente los demás robots apuntaron sus tentáculos y Aurora se retiró de inmediato.

Los disparos empezaron a llegar y Aurora balanceó su espada a alta velocidad para golpear las balas, entonces cuando vio que el robot más grande preparaba su cañón, activó su aura celeste para que la barrera se extendiera de su espada.

*BOOM*

La barrera celeste de su espada pudo soportar el ataque láser, pero la empujó hacia atrás y Aurora siguió observando analizando la potencia de los oponentes.

“Recibiendo ataque. Priorizando protección. Primer nivel de seguridad destruida. Activando tercer y cuarto nivel de seguridad.”

La voz de Minera sonó en sus oídos y Aurora mantuvo su calma.

Los robots no habían descubierto a Minerva y a Kairos, pero eso no significaba que sus ataques se detuvieran.

El láser se potenció y Aurora pudo ver que los robots trataban de rodearla para dispararle por la espalda.

Ella deseaba averiguar la capacidad de estos robots y poder detallar su nivel de fuerza, pero si continuaba era posible que descubrieran a Kairos o un ataque impactara en la barrera que lo protegía.

Decidiendo su movimiento, Aurora pateó el suelo con fuerza mientras su concepto de luchadora se activaba dándole una mayor fuerza de velocidad.

Avanzando a uno de los robots, la otra parte le disparo sin dudarlo y Aurora utilizó su instinto para esquivar logrando acercarse a su objetivo y utilizando su aura roja cortó al robot por la mitad.

La barrera era fuerte y resistió gran parte de su aura roja, pero esa aura estaba diseñada para cortar las defensas y esta vez no fue diferente.

Los disparos volvieron a llegar otra vez a su posición y Aurora empezó a correr a alta velocidad y lanzó cortes verdes para distraer a sus objetivos.

En el momento que ellos activaban sus barreras para protegerse, ella dio una sonrisa y volvió a avanzar.

*BOOM*

Esquivando el cañón láser con un salto, desvió varias balas y le cortó los tentáculos a uno de sus objetivos, tan solo para parpadear atrás de que disparaba ataques láseres y clavar su espada con su aura roja.

*BOOM*

Antes de que ella pudiera retroceder, el robot que había derribado se autodestruyo y ella recibió la explosión de forma directa.

Su barrera personal la protegió, pero incluso tras eso, el daño a su cuerpo no fue alto.

La resistencia y la fuerza de un luchador, no era algo de lo que había que subestimar.

“Segunda, tercera y cuarta capa de seguridad ha sido derribada. Activando ‘Orgullo del Sabio’.”

La voz de Minerva volvió a sonar en su oído por medio de sus auriculares y cuando ella estuvo por eliminar a sus objetivos lo más rápido posible, otros robots con tentáculos salieron de la entrada.

“Liam si has logrado derribar la seguridad de mi pequeña creación, te felicito. En caso de que fuera otro, te destruiré.”

Lo que sin duda era una grabación del Sabio Lucius se escuchó en voz alta y del lugar de donde vino fue de donde estaba Kairos dando un suspiro.

Los drones que lo estaban protegiendo habían dejado de funcionar y por la luz en rojo, dejaba en claro que la otra parte había avanzado bastante a la hora de tomar el control de Minerva.

¿Era demasiado tarde?

Antes de que pudiera responder su duda y actuar, Kairos levantó su mano y desde su reloj holográfico pequeñas placas cubrieron su brazo, dando la sensación de un brazo robótico.

“...”

Al instante siguiente, varios disparos láseres concentrados fueron disparados al mismo tiempo desde ese brazo robótico.

La velocidad fue alta y como si fuera poco, el láser estaba tan concentrado que penetró la barrera de los robots que estaban saliendo y atravesó su armazón por completo.

Aurora actuó de inmediato y cuando los robots restantes se estaban girando para mirar a Kairos, ella ya estaba a su lado para cortarlos sin contenerse.

“‘Orgullo del Sabio’ activado. Aumentando capacidad de aprendizaje, desactivando límites.”

Ante esas palabras de Minerva los drones que antes protegían a Kairos cambiaron de una luz roja a la luz parpadeante, tan solo para volver a la normalidad al momento siguiente.

Lo que fuera que Minerva hubiera activado le permitió protegerse y ya no perder el control de los drones que manejaba.

“Es mejor que nos retiremos. La otra parte ha activado los métodos de destrucción de la nave.” Dijo Kairos y mirando la entrada metálica, declaró. “Minerva es capaz de defenderse, pero no podrá detener la destrucción y solo puede retrasarla.”

Tal información era sin duda sorprendente.

Minerva era una inteligencia artificial diseñada por el Sabio de la Tierra y si bien ese individuo daba la sensación que la limito en gran medida, seguía siendo una poderosa inteligencia artificial.

Aurora conocía la capacidad de Atenea que estaba a cargo de Zerzura y si bien con el tiempo aprendía cada vez más, seguía siendo impresionante.

Su oponente le había ganado a la creación humana y si bien luego Minerva paso a una siguiente fase, todavía no pudo ganar.

La Inteligencia Artificial de la otra parte era aterradora y si se agregaba esos robots, era considerado una fuerza a tener en cuenta.

“Bien, vámonos.” Dijo Aurora con seriedad.

Podía sentir una gran concentración de energía en el interior de la nave y si bien sentía que tenía un tiempo para adentrarse y sacar objetos, no entendía de tecnología.

Y no iba a dejar que Kairos se arriesgara.

Ese joven asintió y guardando los robots de sus oponentes en su anillo espacial ambos se movieron utilizando un artefacto espacial.

No sabía si la otra parte era capaz de atacarlo cuando salieran volando y por esa razón fue mejor moverse de forma espacial.

Pudo sentir que fue una buena decisión cuando la concentración de energía se elevó, pero antes de que pudiera afectarlos, su visión se distorsionó.

*BOOM*

Estaban a más de un kilómetro y tras llegar, pasaron varios segundos y la explosión sucedió, elevando una nube de polvo y humo en donde antes habían estado.

La onda expansiva llegó a ellos y Aurora dio un suspiro.

Era posible que la otra parte estuviera retrasando la explosión para que ellos cayeran en la trampa y se quedaran.

“Espero que la Cardenal Najjar tenga suerte…” Murmuró sabiendo que esa poderosa mujer se estaba dirigiendo a su objetivo.

******

El espacio se distorsionó y la Cardenal Brousseau apareció a miles de kilómetros del campamento.

Al ver por su reloj holográfico que estaba lejos, ella se volvió a mover.

El espacio se distorsionaba a su voluntad y ella recorrió una enorme distancia en menos de un segundo, antes de volver a aparecer en donde deseaba.

Su velocidad fue nada más que impactante y aterradora, pero esa era la ventaja de tener su capacidad.

La Cardenal Najjar sabía que no tenía madera de líder y tampoco era buena en muchas otras tareas, pero en algo era mejor que muchos otros.

El espacio se distorsionó otra vez ante su sola voluntad y al instante siguiente alcanzó la posición más cercana.

Al aparecer de vuelta, la Cardenal Najjar escaneó el espacio alrededor de varios kilómetros y pudo ver que, en diferentes partes de las montañas, se levantaban torretas.

Este lugar no tenía tan alta naturaleza y estaba rodeado de grandes montañas, lo que dio la sensación de que era una parte que no fue conquistada por la naturaleza.

Sin embargo, el lugar no era tan simple como parecía… Para decirlo de otra manera, este lugar era una fortaleza.

“…”

Las torretas dispararon decenas de misiles que volaron gran velocidad en dirección de la cardenal.

Las estelas que dejaban a su paso era impresionante y ver esos misiles aterraría a cualquiera… Le estaban disparando con armas de guerra.

Sin embargo, la Cardenal Najjar solo agitó su mano.

El espacio a cientos de metros a su alrededor se volvieron cuadrados cortados y los misiles cuando avanzaron, fueron cortados sin explotar.

Como si alguien estuviera controlando los ataques, los misiles se movieron tratando desviarse y tras encontrar algunos huecos avanzaron.

*BOOM*

La Cardenal Najjar continúo moviéndose sin mirar los ataques y el misil que estaba por golpearla, al momento siguiente explotó en una montaña.

Derribando la torreta de misiles del cual había salido.

Acelerando su vuelo, los misiles siguieron llegando en mayor cantidad como si la otra parte deseara probar su capacidad por completo.

¿Por qué fue ella la que vino a este lugar?

Era simple, porque era quien controlaba el poder de su Señor con mayor capacidad… El poder de un Dios Primordial que era considerado el ‘espacio’ mismo.

*Boom*

*BOOM*

*¡BOOM!*

Los misiles que se acercaban desaparecían sin explotar cerca de ella y llegaban directamente a donde habían salido, logrando que explosiones brillantes resaltaran por los alrededores.

También otros misiles golpeaban áreas de naturaleza destruyendo todo a su paso.

Al acercarse, pudo ver a lo lejos el lugar que ella buscaba.

Solo el techo de metal era visible en la cima de la montaña, pero estaba claro que había una gran construcción oculta en el interior de esa montaña.

A diferencia de lo que esperaba, no salieron robots, sino que en otras secciones de la montaña y en el suelo, aparecieron torretas que empezaron a disparar de forma constante.

Ella se encontraba muy alto en el cielo, pero esas torretas parecían ser equipo antiaéreo y a diferencia de las armas de la tierra, la diferencia de velocidad era enorme.

Y el número de torretas también era elevado hasta el punto de que ella tuvo que detenerse frunciendo el ceño.

Las balas golpeaban su barrera espacial, aun así, lograban convertirse en una molestia a la hora de volar.

Sintiéndose molesta por tal interferencia, ella agitó su mano y se desconectó del espacio.

Sus barreras desaparecieron y los disparos atravesaron su cuerpo sin tocarla mientras que los misiles pasaban sin hacerle daño.

Era visible, pero en otra medida, no estaba en el mismo ‘espacio’ lo que significaba que ataques de este tipo no podían afectarla.

Al acercarse, la Cardenal Najjar extendió sus sentidos para escanear el lugar en donde sus objetivos estaban ocultos y cuando su voluntad se adentró por la pared metálica, ella retrocedió de inmediato.

“Larzura…” Murmuró la Cardenal Najjar con un fruncir de ceño.

El ‘espacio’ alrededor que estaba en el control de la Cardenal Najjar fue liberado a través de la ‘autoridad’ de ‘Libertad’ que esa Diosa Malvada dominaba.

Entonces gran parte de la montaña desapareció por completo y antes de que la Cardenal Najjar pudiera tratar de seguirlos, las torres de misiles empezaron a disparar.

No a su persona, sino que literalmente a las áreas llenas de plantas.

Las explosiones brillantes aparecieron por todo el terreno y la destrucción en la naturaleza fue enorme, entonces cuando todo acabo, la Cardenal Najjar frunció el ceño.

Las plantas que quedaron empezaron a liberar un gas extraño que a una velocidad enorme conformó una nube.

Lo peor era que en cuanto más se alejaba ese gas que había conformado una nube, la naturaleza de otra parte empezaba a expulsar gas y era posible que las plantas que estaban aún más lejos también se unieran.

Sabiendo qué usar el ‘tiempo’ para retroceder el movimiento de la fortaleza no iba a funcionar por causa de la Diosa Larzura, la Cardenal Najjar decidió retroceder.

Asumiendo su pérdida de hoy.


Comentarios del capítulo: (0)


tg-capitulo-337
TG - Capítulo 337
28038
391

La naturaleza…

Capítulo 337: La naturaleza…

Alice observó los pasillos de metal siguiendo al Rey de Mombasa.

“Esto parece una construcción tecnológica.” Murmuró Guzmán con un fruncir de ceño y dando alguna mirada a las habitaciones arruinadas, declaró. “La raza que vivió en este lugar parece ser grande y alta. Las puertas, los pasillos y las habitaciones son la prueba de ello.”

“Es posible que sigan vivos. Aurora y Kairos fueron atacados por medios tecnológicos. Y si bien el otro grupo del gremio Tower se nos adelantó, la tecnología debe estar controlada por alguien local.” Opinó Abdellah con cierta seriedad.

Alice solo observo las ruinas con calma.

Los informes de Minerva eran constantes para detallar la situación que ocurrió con Aurora y Kairos, si bien ellos lo superaron, las advertencias a los otros grupos fueron dadas.

Su objetivo era investigar para verificar si no había un lugar peligroso parecido como el que se había encontrado Aurora.

Estaban preparados para retirarse, pero tras que la Cardenal Najjar informara de que no pudo capturar a sus oponentes y que Aurora y Kairos se retiraron, ellos decidieron priorizar su investigación.

“Sería maravilloso obtener esta tecnología.” Murmuró Guzmán y al ver que era mirado por Abdellah, se encogió de hombros y declaró. “Parece que están más avanzados que la Empresa Cosmos… Al menos, más de lo que esa empresa muestra públicamente.”

Su tono no sonaba como alguien codicioso, sino que fue directo con su deseo y no trató de ocultarlo.

A pesar de que sabía que si la tecnología era extraída sería repartida por la Empresa Cosmos y Zerzura.

“Es inútil pensar en algo que ninguno tenemos.” Dijo Alice comiendo unas papitas.

El Rey Guzmán estuvo de acuerdo.

La tecnología era muy atractiva, ya que una vez que pudieran replicarla o entenderla podría ser de gran ayuda.

En este lugar había muchos objetos rotos, pero se encontraba paneles de controles, maquinarias extrañas y elementos que desconocían por completo.

Tal vez debido al poco mantenimiento dejaron de funcionar, pero sus componentes podían ser muy valiosos.

Siguiendo su camino hasta el final del pasillo se encontraron con un área de paneles de controles que tenían diferentes pantallas.

Los asientos eran bastante similares a los humanos y si bien solo podían suponer de cómo era la raza, se podía definir que era humanoide de gran tamaño.

“Advertencia se acerca una tormenta desconocida a gran velocidad. Se recomienda volver al campamento.”

El aviso de Minerva llegó al reloj holográfico de los tres.

“La tormenta avanza a gran velocidad. Desconocemos de lo que está compuesta, pero al parecer inicio durante la batalla de la Cardenal Najjar. La otra parte lo inicio.” El mensaje de Aurora sonó en el sistema de comunicación.

Los tres miembros se miraron al mismo tiempo.

“Llevemos todo lo que podamos. Al menos podemos hacer que Kairos lo investigue.” Recomendó Abdellah y todos empezaron a moverse.

Habían traído anillos espaciales cuyos interiores eran muy espaciosos y tales artefactos eran capaces de guardar objetos de gran tamaño, permitiendo que ellos ahora pudieran llevar bastantes objetos que desconocían.

El panel de control de este lugar estaba activo y esa era la señal que habían sentido.

Como no sabían utilizarlo, se llevó la batería que le daba energía y al ver que nada sucedía, Guzmán dio un suspiro de alivio antes de retirarse.

Saliendo del lugar y mirando en su reloj holográfico como en el mapa avanzaba una enorme tormenta, las expresiones de todos cambiaron.

“¿Es a nivel planetario?” Murmuró Guzmán sorprendido.

Todo el planeta se estaba cubriendo con esa tormenta de color púrpura que se extendía a una velocidad sobrenatural.

Al salir del lugar en donde se encontraba, llegaron a un antiguo observatorio en ruinas y tras alejarse del lugar, Abdellah empezó su hechizo.

Alice dejo sus papitas al sentir cierta sensación de ser observada.

Girándose dirigió su mirada al área de naturaleza que estaba cerca.

El lugar de investigación estaba cerca de lo que parecía ser un bosque de girasoles gigantes y Alice al mantener su mirada, lo pudo ver.

Los girasoles en vez de girarse en dirección del sol, ellos se estaban girando para observar a su grupo.

De la espalda de Alice un brazo negro salió y fue disparado a uno de esos girasoles más cercanos.

Cuando el brazo golpeó el girasol lo devoró lentamente hasta que no quedo nada de la planta y al mismo tiempo lo asimilo a su oscuridad.

La sensación de vigilancia a su grupo en total cambio y ahora la mirada se dirigió a ella, marcándola claramente como una enemiga.

Alice dio una sonrisa entretenida mientras el espacio se distorsionaba a su alrededor y su brazo volvía a su espalda.

El hechizo espacial que realizó Abdellah fue uno a larga distancia y le permitió llegar al campamento al instante a pesar de que ese hombre se puso pálido debido al enorme gasto de energía mágica.

En el campamento ya estaba la Sumo Sacerdotisa Xaali y la Cardenal Najjar, siendo ellos quienes llegaron al último.

Los drones y robots de construcción estaban asegurándose de que el satélite y las diferentes maquinarias estuvieran resguardadas al mismo tiempo que desplegaban pequeñas barreras para protegerlos.

“Necesitamos protegernos la situación parece peligrosa.” Advirtió la Cardenal Najjar con un tono serio.

Seguramente ella había verificado de que se trataba y su seriedad logró que todos se pusieran a ayudar.

******

Aurora observó el domo que era golpeado por una nube gaseosa purpura.

“La nube empezó cuando la otra parte lanzó misiles por los alrededores y golpeó a la naturaleza.” Dijo la Cardenal Najjar con seriedad.

Todos miraron otra vez la tormenta que golpeaba la barrera.

El domo era grande y lo mejor era su barrera que impidió que nada entrara y mantenía el oxígeno estable en el interior.

Era básicamente un domo capaz de soportar vida y mantenerla en condiciones inhóspitas, justo como ahora.

“Entonces nos enfrentamos a una fuerza desconocida que posiblemente tiene una alianza con los que entraron antes y su fuerza está al nivel de tener armas de guerra junto a robots.” Declaró Andrea con una seriedad que logró que todos quedaran en silencio por un momento.

Solo estaba expresando a lo que se enfrentaban y al mismo tiempo el peligro que representaba la otra parte.

“Enfrentarse a misiles a nuestro nivel no es tan peligroso. Las barreras lo soportan, sin embargo, una cosa es enfrentarse a unos pares de misiles y otra muy diferente es a un bombardeo aéreo.” Señaló el Rey Guzmán y dando una expresión difícil, declaró. “Tales enfrentamientos no están al nivel de lo que un rango S puede aguantar.”

Un rango S podía cortar un edificio, soportar el disparo de un tanque antiguo e incluso causar una gran destrucción.

Era capaz de soportar un ataque de misil promedio, pero si los ataques se volvían consecutivos y aumentaban en frecuencia, tal cosa no era algo que cualquiera pudiera soportar.

En cierto sentido resultaría similar a soportar decenas de ataques de magos y la situación volvía a cambiar cuando se hablaba de la capacidad destructiva de los misiles.

Aurora que escuchaba esas palabras estuvo de acuerdo al admitir que la situación era peligrosa.

“Los robots que me enfrente son fuertes, pero la potencia llega a rango A. Tal vez la capacidad de los láser es más alta.” Dijo Aurora y al recibir las miradas, agregó. “Sin embargo, desconocemos el número de la otra parte.”

¿Qué sucedía si la otra parte estaba fabricando los robots en masa?

Era posible que se enfrentaran a un ejército y si bien cada uno de los miembros era fuerte, había un límite en lo que la fuerza personal podía hacer.

“Como si fuera poco, los demonios de la otra parte tienen respuesta de Larzura cuya ‘autoridad’ llega a este mundo.” Murmuró Lennart con un tono bajo.

Todos habían escuchado el informe de la Cardenal Najjar y sabía que la influencia de la Diosa Larzura estuvo presente.

Eso significaba otro aumento de la dificultad.

“En batallas de dioses, nosotros obtendremos la ventaja.” Declaró Amanda dando una expresión solemne.

No era solo fanatismo ante su dios, sino que también era la confianza en el poder de tal deidad.

Aurora estuvo de acuerdo.

Ella también tenía lo que le había dado Cithrel y si llegaba el momento de necesidad lo iba a usar.

“Creo que ustedes no están viendo el verdadero peligro.” Dijo Alice observando como la tormenta púrpura se agitaba golpeando la barrera del domo.

La fuerza era abrumadora y el color si bien a veces era intenso, otras veces era como una tormenta de arena que dejaba ver a través de ella de forma superficial.

“La tormenta al parecer está compuesta por un tipo de gas. También lleva esporas para que la naturaleza se extienda.” Explicó Kairos con seriedad siguiendo el informe del análisis y proyectando un mapa satelital, declaró. “Ha cubierto al mundo entero y si bien el inicio fue durante la batalla de la Cardenal Najjar. En realidad, diferentes ataques a gran escala sucedieron en todas partes del planeta, destruyendo la naturaleza y dando inicio a esta nube.”

La proyección reveló diferentes grabaciones satelitales en donde misiles destruían la naturaleza y esta dejaba salir la nube purpura.

Extendiéndose entre las plantas a una gran velocidad todas las plantas del planeta empezaron a liberar el gas y tales acciones crearon la tormenta purpura que los golpeaba ahora.

“La otra parte lo hizo a propósito para escapar.” Dijo la Cardenal Najjar y mirando la tormenta, dudó. “Esta situación debe ser un método de autoprotección de la naturaleza de este mundo.”

Tal asunto era posible, pero Aurora observó a su amiga quien estaba sonriendo al mirar la tormenta.

“Todavía siguen sin darse cuenta.” Dijo Alice agitando su cabeza.

Desde su espalda un brazo negro salió y lo lanzó afuera de la barrera.

Como la barrera impedía que nada entrara, pero que todos salieran, el brazo negro salió del lugar y todos se quedaron boca abierta.

Afuera el brazo negro se extendió por varios metros y la tormenta de los alrededores reacciono de inmediato para carcomer el brazo negro de inmediato.

Esa nube púrpura se reunió alrededor del brazo, solo dejando una vista purpura y cuando Alice retrocedió, el brazo negro estaba carcomido en gran intensidad.

“Vengativa y agresiva. Sabe cómo guardar rencor y marcar a sus enemigos. Incluso cuando mi oscuridad no tiene ‘vida’, me ha atacado.” Detalló Alice y dando una sonrisa al grupo, cuestionó. “Imagínense lo que le haría al cuerpo humano.”

Todos se quedaron tiesos antes esas palabras.

La tormenta púrpura fue más destructiva de lo que todos habían pensado y lo que Kairos podía analizar.

Era posible que Alice no solidificara su oscuridad por completo, pero ella con su brazo dejo a la vista que esta tormenta púrpura era sumamente peligrosa y también dejo en evidencia otro hecho.

“Esa es la forma por lo cual seguramente los animales, insectos y criaturas terminaron muriendo. La naturaleza lo devoró.” Dijo Alice y al ver que la barrera era golpeada con fuerza, anunció. “Como nos quiere devorar a nosotros.”

Al ver como la barrera era carcomida y se regeneraba, sus palabras consiguieron que todos sintieran otra clase de peligro.


mode_commentComentario de Evil_Warlord

Recuerden que si en uno de estos días falta un capítulo, no lo subiré y deberé como antes. (Trato de mantener cierta distancia de lo publicado con lo que tengo escrito).


Comentarios del capítulo: (0)