tg-capitulo-348
TG - Capítulo 348
28341
407

Sinsentido.

Capítulo 348: Sinsentido.

En medio un torbellino de oscuridad, Clémentine sintió que estaba en medio de un vórtice de pensamientos y recuerdos.

No podía controlar tales pensamientos, pero podía controlar su cuerpo y guiarlo.

Algunos recuerdos eran del joven en su infancia, con su madre o con su novia.

Clémentine podía verlos literalmente repetirse y en ese punto en vez de mirar por esos lugares, se dirigió al centro del vórtice.

Su verdadera conciencia estaba en lo profundo de sí misma y la conciencia secundaria que controlaba como su títere tenía una mayor facilidad para moverse.

Avanzando por el vórtice, los recuerdos empezaron a hacerse más oscuros.

Traumas, miedo y escenarios de pesadillas se repitieron de forma constante.

Este lugar era desordenado y no había ningún tipo de orden en los recuerdos.

Algunas veces se podía ver algunos recuerdos y otras veces se escuchaban pensamientos indeseados o emociones descontroladas.

Ira en algún tipo de recuerdo en alguna situación, deseos que no deberían aparecer en algún escenario e incluso miedos profundos que ocultaba o que no sabía que tenía.

Hundiéndose aún más profundo, sus alrededores empezaron a cambiar y Clémentine manejando su títere empezó a prestar atención.

Había llegado a lo profundo de la conciencia y este lugar, empezó a solidificarse como un escenario creado mágicamente.

Paredes empezaron a aparecer, a la vez que se revelaba un pasillo y diferentes edificios que entremezclaba grises con tonos oscuros comenzaron a levantarse.

“Eres una decepción… Un inútil… Una basura… Un tonto… No lograrás nada…”

En medio de un patio de lo que parecía un colegio, se encontraba un joven rodeado de figuras sin rostros.

Era el joven que estaba afuera, pero ahora era diferente.

En vez de parecer un adolescente parecía un niño en sus once o doce años, que se acurrucaba en el suelo, cubriéndose los oídos y tratando de hacerse lo más pequeño posible.

Las figuras que lo rodeaban lo provocaban con palabras maliciosas, una y otra vez, empujando a que el joven tratara de ocultarse.

Insultaban su apariencia, sus logros, su capacidad, inteligencia, su forma de relacionarse y su inutilidad.

Le decían que nunca conseguiría nada, que sería mediocre toda su vida y que jamás podría cambiarlo.

Y el joven solo se acurrucó aún más fuerte, queriendo dejar de escuchar.

Clémentine sintió simpatía y eso demostró su títere, pero ella oculta en el fondo de su títere podía ver algo más.

Sentía que la intimidación que se repetía una y otra vez, era algo que fue preparado.

Era cierto que representaba temores y miedos del joven, no obstante, aquí estaban potenciados y Clémentine entendió la forma con las cual esas entidades se movían.

¿Cómo controlaban los cuerpos de las otras personas?

Simplemente traumaban a las conciencias, elevando sus peores miedos y potenciando sus temores hasta que la ‘conciencia’ del dueño, trataba de cerrarse por completo.

Esta era la razón por la cual el joven no despertaba.

En lo profundo de su mente, él estaba siendo afectado por todos sus miedos.

También podía ver algo más…

“Es hora de traer calma.” Declaró el títere como si fuera alguna clase de heroína.

Clémentine podía ver que había un remanente de la entidad que había controlado el joven.

Estaba ocultó profundamente y en este momento, si miraba a través de su ‘títere’ no podría notarlo, pero al estar oculta, fue diferente.

Podía ver esa figura oscura en el límite del escenario que creaba toda esta situación.

Era un remanente y no la figura principal, sin embargo, el control y la capacidad fue tan notable que consiguió que el títere no pudiera sentirlo o verlo.

Si hubiera entrado con su conciencia indefensa, muy posiblemente la otra parte igualmente la afectaría y ella solo vería a un joven encerrado por su miedo.

Utilizando su títere para controlar la energía psiónica que era bastante densa en este lugar, Clémentine empujo a su títere para que diera pie a un efecto mental.

El títere estaba dominado por una conciencia secundaria y debido a que se controlaba de forma superficial fue lenta, pero esa lentitud dejo ver ‘debilidad’.

La suficiente debilidad como para que la figura oscura observara de más cerca.

No podían ver detalles en su figura, pero si un contorno humanoide, aunque Clémentine sintió que no era completamente humano.

“¿Quieres dejar de ser una basura? ¿De cambiar tu destino? ¿De despertar y volverte el humano más poderoso?”

Mientras preparaba su movimiento, una voz fue escuchada alejando las figuras que rodeaban al joven y logrando que él levantara la cabeza como si viera algo.

El títere demostró pánico, pero la verdadera Clémentine se dio cuenta de lo que la figura oscura trataba de hacer.

Ese ‘remanente’ no solo era para observar y prestar atención a quienes venían, sino que ‘dirigiría’ a aquellos que lo buscaban.

“Solo debes rezarme… Adorarme y realizarme sacrificios… Y yo, te daré todo lo que deseas.”

Como un diablo susurrando desde la oscuridad, el joven levantó su mirada y tras pasar tanto tiempo siendo intimidado, ahora fue tentado.

Si Clémentine no pudiera ver al remanente, hubiera pensado que esa ‘voz’ que venía de la oscuridad, era la representación de algún demonio o dios maligno, que buscaba tentar al joven.

Y de esa forma se explicaría la razón por la cual no deseaba ir a la iglesia.

Era un buen plan y si ella no hubiera venido preparada o si un mago mental realizaba el trabajo, era posible que tuviera éxito.

Sin embargo, ahora fue diferente.

“¡No dejaré que lo hagas!” Declaró el títere con un fuerte grito.

Era el ataque mental que era capaz de realizar en la realidad solo que tras usar su energía psiónica lo modificó para que no aturdiera, sino que trajera calma.

A la vez que lanzo su gritó y la onda psiónica se extendía alejando la oscuridad, el títere demostró un gran potencial y a la vez inexperiencia.

El objetivo de Clémentine al manejar al títere era reducir la guardia de ese remanente para que creyera que estaba a salvo ante una inexperta.

Sin embargo, otro evento ocurrió.

El remanente se acercó mientras el títere forzaba a traer buenos recuerdos para que el joven se sintiera aliviado.

“Eres un buen hijo… Eres una buena persona… Eres mi mejor amigo…”

Desde el cariño de su madre, un alago honesto de un conocido y la confianza de un amigo… Tales recuerdos lograron que el joven recuperara su estabilidad mental y levantara su cabeza, sintiéndose refrescado.

El títere sonrió de forma amable, como si no viera la figura oscura literalmente a su lado.

Clémentine no podía ocultar una parte de su miedo, pero también una emoción natural a lo desconocido y en esa mezcla de emociones, ella forzó al títere para que usara toda su capacidad.

Unos pocos recuerdos se transformaron en decenas de buenos recuerdos que empezaban a lograr que el joven se levantara del lugar y lo empujaban a dejar de ocultarse, llevándolo a que se despertara.

Todo mientras el títere parecía aún más indefenso ante el gasto de su energía psiónica y a la vez ante la concentración que utilizaba.

Y dio la sensación de estar indefensa.

Cuando ocurrió eso, la figura oscura literalmente saltó a ella y Clémentine pudo sentir como pequeñas semillas empezaban a extenderse por su conciencia secundaria.

Algunas de esas ‘semillas’ eran pensamiento y en algunas partes eran pequeños hilos, que empujaban a que el títere alimentara a ese remanente.

Clémentine se ocultó aún más profundo y dejo que el títere siguiera con su misión mientras veía su estado.

Estaba aterrada… Su títere que era una conciencia secundaria con todas sus capacidades y sentidos, no era capaz de sentir lo que le estaba ocurriendo.

Cuando el remanente la parasito por completo, la visión de Clémentine cambio de forma sutil.

Esa figura oscura se conectó tal vez con la principal y en esa conexión, aunque la otra parte no lo vio, ella si lo vio a él.

Vio a una jovencita japonesa y mientras el remanente avisaba de un excelente cuerpo para ocupar, otros detalles aparecieron de forma superficial.

Alguien estaba ‘mirando’ para este lugar y como siempre, ‘mirar’ daba la posibilidad de ser ‘mirado’.

La conexión terminó con la emoción de la otra parte y todo acabo.

Clémentine sentía temor y se dio cuenta de lo indefensa que estaba antes de aprender el truco de crear su títere, pero ahora en vez de solo tener miedo, dio una sonrisa.

Su conciencia secundaria tras ayudar a que el joven se recuperara y traer estabilidad a lo profundo de la mente, empezó a salir.

Si alguien mirara desde lejos, podría ver una luz brillante de la figura de Clémentine y cuando se acercaba para mirar, notaria que, a su espalda, pequeños hilos negros se extendían por todas partes.

La conciencia principal que estaba oculta en lo profundo del títere, se mantuvo en silencio y cuando salieron al mundo real, dejando la conciencia del joven que se había calmado, recién actuó.

“Ugh…”

Ella al salir y estar en este mundo mental, literalmente se desconectó de la conciencia secundaria justo en el momento en el que Song se movió.

Pudiendo ver que su conciencia secundaria parasitada era capturada por Song, ella sintió náuseas y cuando su visión se volvió borrosa, volvió a su cuerpo de forma natural.

“Uggh…”

Volviendo a hacer una arcada como si deseara vomitar, Clémentine respiró pesadamente.

Había vuelto a su cuerpo, pero su estado era pésimo.

No solo sentía esa náusea como si hubiera viajado por primera vez en avión o en barco, sino que literalmente tuvo la impresión de que alguien la había ‘batido’.

Como si fuera poco, estaba sudorosa y la sangre estaba cayendo por su nariz junto a un dolor de cabeza horrible.

“¿Estás bien?” Preguntó Akira arrodillándose delante de ella.

Tenía una poción en su mano y dejo salir una pequeña y refrescante brisa helada que la ayudo a que se recompusiera.

“Estoy… Bien.” Murmuró Clémentine limpiándose la nariz y dando una mirada a Song, comentó. “Solo siento que estoy en una resaca tras beber durante meses.”

No estaba bromeando.

Era una psiónica de rango A y su cuerpo no solo era más fuerte que el promedio, sino que su mente era mucho mejor que cualquier otro rango A.

Sin embargo, ahora sentía que su visión se tambaleaba y su mente funcionaba más lento, a la vez que el dolor de cabeza daba la impresión de que su cabeza era atravesada por miles de agujas.

“Tuve que cortar mi conciencia secundaria, pero… Creo que hemos tenido éxito.” Murmuró Clémentine con profesionalismo.

Akira dio una media sonrisa al verla tan profesional y ocultó su preocupación, redirigiendo su mirada a Song.

El monje abrió sus ojos y dio una sonrisa que raramente daba.

“Brillante actuación.” Dijo Song y al verlas curiosas, comentó. “He atrapado a la conciencia secundaria y el remanente de nuestro objetivo. Lo hice de tal forma que el verdadero no nos descubrirá. Tras una revisión podemos tratar de cazarlo si controlamos al remanente para que se conecte con el verdadero.”

Las conexiones eran bilaterales, así que era posible conectarse para tratar de localizarlo.

Sin embargo, ya había algo mejor.

“Sé dónde está.” Dijo Clémentine y con un tono serio, señaló. “Antes se conectó y pude ver algo. Está en el interior de una joven japonesa.”

Rememorando lo que había visto, ella frunció el ceño.

“Creó que se trata de una estudiante. Recomiendo investigar las relaciones del joven y ver si podemos encontrarla de ese modo.” Declaró con seriedad y dando una sonrisa, añadió. “Además, ya he sido marcada y tal vez venga a por mi cuerpo.”

El remanente creyó que los había engañado con esa ‘voz’ y esa información junto a la idea de que había encontrado un excelente cuerpo fue lo que trasmitió.

Si la otra parte deseaba poseerla era posible que viniera a por ella.

Además, podían usar el escenario que el remanente había preparado e investigar a aquellos cercanos al joven, pensando que se trataba de un suceso ritualista de alguna clase de dios maligno.

Y de esa forma su oponente bajaría la guardia creyendo que todo iba como él deseaba.

Aunque el riesgo a enfrentarse al verdadero era mayor, era un riesgo que debían tomar y que ella estaba dispuesta a hacerlo.

******

“¿Has escuchado? La expedición del cuarto portal se está preparando. El gigante del norte al parecer consiguió más beneficios. Ellos envían seis de los diez miembros y el rango SS.”

“A pesar de que cooperaron para derrotar a las mafias, ambas naciones se llevan como perros y gatos.”

“El cuarto portal es tranquilo. ¿Nadie ha escuchado noticias del quinto portal? El Rey de Arabia está en el lugar y da confianza, pero la cercanía con los demonios preocupa.”

“Cierto. Ellos están aumentando la seguridad, he escuchado rumores de que ha habido conflicto con algunos demonios y las sectas se está moviendo. Aunque el Rey de Arabia debe estar acostumbrado a enfrentarlo.”

“Suenas como una fanática, ¿no me digas que sueñas con ser una de sus esposas?”

Ante esa burla, Érica solo bebió un trago de vino al ver que la joven que había hablado se sonrojaba.

Estaba en medio de una fiesta de ‘elite’ aristócrata en donde estaban la mayoría de las personas importantes de Gran Bretaña.

Precisamente las hijas e hijos de tales personas, al menos en esta área.

“No está mal ser la esposa de uno de los magos más poderosos de la tierra…” Respondió la joven que había hablado y cambiando de tema le dio una mirada y preguntó. “Érica no tienes relaciones con África. ¿Has escuchado algo del Séptimo Portal?”

“Yo también estoy curiosa. El sexto portal que parecía el segundo portal más peligroso, ya está en manos de la Familia Xu de China y ellos enviaran a su rango SS e incluso el heredero de la familia participara, pero ahora todos los ojos están en el séptimo portal.” Comentó otra jovencita con una mirada curiosa.

Todos los portales abismales tenían sus circunstancias alrededor, pero cada uno de ellos se estaba resolviendo.

En el cuarto portal se solucionaron el conflicto de intereses de ambos gigantes y ellos tras solucionar ese tema, se han preparado a un nivel increíble.

Hasta el punto de que estaban por estar listo para adentrarse.

Por otra parte, el quinto portal abismal que estaba cerca de los demonios y una tierra bastante peligrosa, fue tomado por un rango SSS… El Rey de Arabia conocido como el ‘Titán’ no dejaría a nadie pasar.

El sexto portal, tras la reunión de los países oriénteles se determinó lo que iba a suceder y la Familia Xu de China logró obtener el liderazgo.

No solo enviaban a su rango SS, sino que también el heredero de la familia iría.

Sin embargo, todas esas circunstancias se trataban de la tierra y el verdadero conflicto sucedía del otro lado.

“Tengo conocidos, pero desconozco las circunstancias y solo sé lo que dicen las noticias.” Respondió Érica y bebió un trago de su copa, ignorando las miradas de esas mujeres.

Había mentido descaradamente, pero nadie pudo notarla.

Recibía informes de lo que sucedía al otro lado del portal y todo eso era gracias a que Aurora se había encargado de que les enviara la información para que no se preocuparan.

Sabía que Aurora tuvo un conflicto con los demonios y había logrado ascender de rango, también entendía que ahora estaban esperando descifrar la información para ver qué era lo que sucedía en ese mundo.

Sin embargo, toda esa información era algo que no se había hecho pública por completo y solo se avisaba de asuntos superficiales.

La conversación se desvió y Érica solo dio un chasquido de lengua silencioso, al escuchar la charla.

Esta gran fiesta atraía a muchas personas y los grupos de mujeres y hombres estaban divididos, algunas veces venían para invitar a bailar, pero mayormente hablaban de negocios.

Los jóvenes herederos de algunas poderosas empresas o algunos gremios charlaban entre ellos para conectarse con otros o hacer negocios y algunos de ellos se acercaban a las hijas de los poderosos, para entablar relaciones.

Tal vez buscando una esposa con un respaldo importante.

A pesar de que Gran Bretaña estaba unida a la Unión Europea, el ideal de alta ‘alcurnia’ y la ‘aristocracia’ estaba presente más fuerte que antes, al igual que la ‘nobleza’.

La Realeza no solo era rica, sino que verdaderamente poderosa.

Un poder tanto de autoridad como fuerza y todo se debió a la Reina Margaret.

Sin embargo, para Érica esto era aburrido y exasperante.

Antes le gustaban las fiestas de este tipo, ya que ella se podía considerar una persona importante, pero ahora lo único que podía pensar era cuando podía irse.

Deseaba estar en su laboratorio pensando en cómo podía hacer funcionar su hechizo y alcanzar el rango S.

Tales preguntas estaban consumiendo todo su tiempo y si no fuera por su padre que le pidió que la viniera a esta clase de fiesta, era posible que ya estuviera trabajando en su hechizo.

Al menos su padre no le interesaba usar a su hija para que se casara con alguien rico que apoyara el gremio… En ese sentido, Érica entendía que su libertad era alta a pesar de que eventualmente tendría que tomar el gremio de su padre.

Escuchando varios ruidos, la charla banal de esas jovencitas se detuvo y todas miraron a una mujer que estaba llegando.

Caminaba de forma dominante y con su vestido elegante que resaltaba sus curvas, hizo que todos redirigieran su mirada a ella.

Por supuesto, lo más impresionante era la actitud que llevaba… Digna de ser un rango SS.

Ella era la nueva rango SS de Gran Bretaña, Cécile Leroux.

“Es increíble. Me encantaría ser como ella.” Murmuró una de las jovencitas entré en el grupo.

Esa mujer se dirigió a donde estaban las personas más poderosas de la fiesta, quienes se acercaron para hablar con ella.

“Escuche que rechazo unirse al príncipe mayor.” Susurró una joven de repente y cuando todas las miradas estuvieron en ella, comentó. “Al parecer deseaba que se uniera para mostrar que era digno de heredar el trono de la reina, pero fue rechazado. Ella dijo que era una profesora de la Academia Merlín y se iba a mantener de esa forma.”

Érica dio una sonrisa ligeramente despectiva al escuchar esas palabras, pero rápidamente la oculto.

¿Por qué debería una poderosa mujer como Cécile unirse a esa clase de conflicto que la reina había creado entre sus hijos?

“Yo creo que tiene algo raro… Escuche que logró ascender de rango gracias a las notas del ‘Enemigo de la Humanidad’.” Murmuró una jovencita y dando una mirada preocupada, declaró. “Es mejor que el príncipe heredero no se una a tal persona. Todos conocen las fechorías del ‘Enemigo de la Humanidad’ y está claro que su conocimiento puede transformar a esa mujer en alguien igual.”

Las primeras palabras eran verdad, Érica lo había escuchado, pero las últimas palabras solo buscaban esparcir rumores maliciosos.

“El conocimiento no es ‘malo’ ni ‘bueno’, son las personas que lo usan quienes le dan esas connotaciones.” Declaró Érica y dando una mirada aburrida, se fue sin despedirse.

Le parecía un sinsentido pensar que el conocimiento del ‘Enemigo de la Humanidad’ podría cambiar una persona.

El conocimiento era conocimiento y quien lo usaba definía de sí utilizarlo para el bien o para el mal.

Con su humor arruinado, ella solo quiso trabajar en su hechizo.


Comentarios del capítulo: (0)


tg-capitulo-349
TG - Capítulo 349
28351
408

Yo no los subestimaría.

Capítulo 349: Yo no los subestimaría.

En una oficina, Edward recibió varios documentos de Jordán.

Era literalmente una pila de documentos en una fecha en donde todos tenían relojes holográficos capaces de servir como computadoras portátiles.

“Lo siento, el anterior líder del gremio de héroes, utilizaba estos documentos. Al parecer porque era más difícil que descubrieran sus fechorías.” Dijo Jordán con una mirada de disculpa.

“Entiendo.” Murmuró Edward solo dando un suspiro agotado.

Jordán se veía con ojeras en los ojos y era posible que exigirle que pasara todos esos documentos a un formato virtual, fuera demasiado para él.

El Gremio de Héroes de Rumania estaba en un pésimo estado.

Faltaba personal capacitado para la organización y gestión de todo el gremio, lo que hizo que todos aquellos que eran bueno en el ‘papeleo’ tuvieran que trabajar horas extras.

Los héroes de Rumania también eran un problema, ya que había algunos que eran una molestia o llevaban tratos sucios bajo la mesa y no eran controlados.

O para decirlo de otra manera, sobornaron al gremio de héroes para que no dijeran e hicieran nada.

Edward entendía que había que mantener un ‘equilibrio’ entre el ‘ideal’ y la ‘realidad’, no obstante, era complicado.

Podía aplicar lo que el ideal de ‘héroe’ representaba, pero era posible que muy pocas personas entraran en ese concepto, era por eso que había que ser realista.

Entender que todos no podrían entrar en ese concepto y como eran necesarios, había que usar a otra clase de héroes.

Aquellos ‘héroes urbanos’ que actuaban para las cámaras era un ejemplo, pero los héroes que realizaban actividades ilegales eran un ‘no’ definitivo.

“Algunas de los tratos no tienen fundamento o parecer superficiales.” Dijo Edward observando los documentos y con un fruncir de ceño, declaró. “Con esto podemos empezar a investigar, pero no podemos juzgarlos.”

El castigo que podría dar el gremio de héroes eran bastante extensos.

No solo revocando el título de héroe y haciendo públicas las fechorías, sino que también llevar el proceso judicial a través de los medios de justicia locales.

Un ‘héroe’ dependía de su título y su valor en ‘imagen’, perder su título era perder los beneficios y una vez que su imagen caía, también lo haría sus patrocinadores.

Eso era mayor en héroes urbanos.

En esto documentos se describían algunos de los tratos que algunos de los héroes tenían.

“¿Podemos investigar? Hay demasiadas cosas que necesitamos pruebas fehacientes y no la tenemos. Si queremos mostrar al pueblo rumano que podemos cambiar el gremio, necesitamos sacar las malas hierbas.” Declaró Edward con seriedad.

Cuando llegaron se había denunciado públicamente a las autoridades que antiguamente controlaban el gremio y esos individuos estaban siendo juzgados.

No obstante, los héroes y aquellos conectados con ellos, estaban ocultando sus pruebas y fechorías para no caer.

Necesitaban moverse e investigarlos ahora antes de que las pistas fueran borradas y ellos no tuvieran nada.

Y más importante, arrancar las ‘malas hierbas’ iba a mostrar que la anterior organización era corrupta, ineficaz y que necesitaba ser reformada… Una reforma que la nueva organización estaba llevando.

“Es imposible.” Respondió Jordán con una sonrisa abatida y con un suspiro agotado, explicó. “No tenemos la mano de obra necesaria y es hasta el punto de que nos faltan héroes en el campo. Incluso cuando hemos invitado a otros estudiantes para que vengan. Hasta ahora solo Cristian Cortés y algunos de sus compañeros aceptaron.”

Edward se detuvo, pero Jordán continuó.

“Oliver ha estado trabajando durante horas enteras. Rumania ha perdido varios de sus gremios de aventureros y ahora carecen mano de obra. Como si fuera poco, varios héroes insatisfechos por tu ascenso, se han negado a realizar misiones.”  Informó Jordán y con una mirada exhausta, señaló. “Estamos en el límite de nuestro ingenio. Y ya es imposible encargarnos de la investigación.”

¿Cuánto trabajo tenían?

Aquellos encargados de la administración solo podían permanecer en sus escritorios mientras que los ‘héroes’ de campo pasaban luchando de forma constante.

Rumania golpeó duramente a los gremios de aventureros hasta el punto de controlarlos, pero tal acción provocó que los poderosos gremios se retiraran.

Los aventureros también se fueron a lugares mejores en busca de obtener mayores beneficios y si bien estaba el ejército, su utilidad estaba en otra parte.

Eran los gremios, los héroes y los mercenarios quienes se encargaban de las mazmorras temporales y naturales.

Ellos eran lo que mantenían la seguridad en contra de los monstruos.

“No podemos permitir que suceda un desbordamiento o que un monstruo cause estragos si aparece repentinamente. Tal evento sería una mancha que aquellos que nos quieren ver caer usaran.” Dijo Edward y con un tono serio, declaró. “Contactaré con la Academia de Héroes para ver si podemos atraer más estudiantes. Primer, segundo o tercer año, no importa.”

La Empresa Apicius ya le había dado el apoyo económico que deseaba y fue bastante elevada.

Ellos fueron cautelosos y lo patrocinaron dando una pequeña porción del total cada periodo de tiempo determinado y esa forma no solo era para no llamar la atención de los altos mandos del Gremio de Héroes.

Principalmente era un aviso de que en caso de que Edward fallara o ‘alguien de arriba’ le quitara su puesto en Rumania, ellos dejarían de financiar de inmediato.

Edward engañó a su jefe y era posible que ese hombre devolviera el golpe cuando tuviera la oportunidad.

Sin embargo, el dinero era suficiente para contratar estudiantes y si seguía los procedimientos correctos, entonces podría obtener muchos novatos.

Definir a Rumania como un área de trabajo de ‘practica real’ o como ‘pasantía’ haría que muchos vinieran y si mezclaba la publicidad con el idealismo de heroísmo que tenían muchos de los estudiantes, entonces el número aumentaría aún más.

“¿Qué haremos con respecto a recolectar la información?” Preguntó Jordán y con un tono serio, declaró. “Niels es bueno para ocultarse y seguir, pero incluso si es un rango A, será complejo si lo descubren y lo conectan con nosotros.”

¿Enviar a uno de sus miembros para seguir a sus objetivos?

Dejando de lado el riesgo de ser descubierto y que se enteraran de que la nueva administración del gremio realizaba tales actividades, el problema era la ineficacia.

Había demasiadas personas para investigar y encontrar sus fechorías.

Frotando su sien, Edward no pudo evitar preguntarse de como Aurora era capaz de hacer este trabajo desde hace años.

Ella controlaba a las personas, dirigía y organizaba las misiones a la vez que revisaba todos los asuntos… Al menos, eso era lo que hacía cuando Edward estuvo en áfrica y ahora en vez de quedarse atrás, estaba dentro de un portal abismal, muy posiblemente al mando de forma secreta.

“Cristian es amigo de Andrés, ¿cierto?” Preguntó Edward y a pesar de que Jordán no entendió lo que deseaba asintió y él al ver eso, señaló. “Si está aquí invítalo a que venga.”

Ahora mismo estaban en la sede del gremio de héroes y era en donde la mayoría de héroes se reunían y en donde los administrativos se encontraban.

“En cuanto a la falta de mano de obra. Vamos a contratar a personas, así que solo aguanta un tiempo.” Avisó Edward y Jordán con un suspiro asintió antes de irse.

Todavía estaba comenzando y si dejaba que tal situación lo desbordara, iba a ser patético.

No iba a caer ahora.

Organizando y verificando el presupuesto disponible para contratar personal administrativo y luego encargándose de preparar el aviso de reclutamiento en la Academia de Héroes, Edward pudo ver como Cristian entraba tras tocar la puerta.

Era un estudiante joven y tal vez por su tiempo de práctica en el ejército, mostraba bastante disciplina.

“¿Líder necesita algo?” Preguntó Cristian con la seriedad de un soldado.

“Primero déjame agradecerte por venir a apoyarnos. Independientemente de tus razones, es innegable que una mano extra es agradable y útil.” Respondió Edward y dándole una mirada seria, preguntó. “Seré sincero con el asunto. ¿Sabes si Andrés está trabajando?”

Conocía a Andrés, pero no era lo suficiente como para saber sobre su trabajo o sus deberes.

Aurora posiblemente no llevó a nadie mediocre a la ‘práctica’ que tuvieron durante el primer año de la academia y era posible, que todos los estudiantes que estuvieron bajo ella, fueran excelentes.

Al menos esa ‘excelencia’ demostraron durante el torneo internacional y Andrés dejo ver una capacidad abrumadora para dominar la sección de tecnología y en el campo de batalla, reveló una capacidad única al infiltrarse a las redes de sus oponentes.

Eso era lo que necesitaba Edward en este momento.

Un equipo tecnológico que le ayudara a recopilar información sobre sus objetivos y que investigaran todo lo que el gremio necesitaba.

“Sí. Ha estado trabajando bastante últimamente.” Reveló Cristian y con un tono simple, comentó. “En realidad la empresa de seguridad Dolloway para la cual trabaja, lo envió aquí. Supongo que debe tener trabajo que hacer.”

Fue tranquilo al responder y lo hizo de forma simple, pero estaba claro que él sabía algo más y Edward no necesito una explicación mayor.

No solo conocía a la ‘Empresa Dolloway’ sino que sabía cuál era el otro tipo de trabajo que esa empresa aceptaba y él no pudo ocultar su sonrisa.

Fue mejor de lo que esperaba y si Andrés estaba aquí, significaba que la red de información de la Ciudad Atlántida llegaba a Rumania.

Para él era una excelente noticia.

“¿Puedes ponerme en contacto con él? Será para una reunión de trabajo.” Pidió Edward sin ocultar su sonrisa.

Si las cosas iban bien, era posible que pudiera investigar a sus objetivos antes de que la otra parte eliminara todas las pistas.

******

Entrando a la sala de reuniones, Cécile pudo ver que los miembros de la organización estaban presentes.

Entre todos aquellos con máscaras, los únicos que podía distinguir de verdad era Víctor y el Director Vincent, quienes estaban descubiertos.

Los demás estaban con sus máscaras puestas y ya estaban charlando.

“¿Qué se siente ser acosado tanto?” Preguntó Víctor con una sonrisa entretenida.

“No estoy bromeando. Que vuelvan a molestar, rebuscando las notas, no solo es inconveniente, sino que desesperante.” Respondió el Director Vincent y con un tono serio, declaró. “Son pequeños trucos lo que utiliza, pero sé que ocultan algo.”

“¿Te refieres a un vagabundo entrando a tu despacho? ¿No es excesivo creer que hay algo oculto?” Preguntó la figura con máscara gris.

Sin entender lo que conversaban, Víctor puso al día a Cécile, quien a su vez dio una mirada extraña al Director Vincent.

Un vagabundo había entrado a la Academia de Héroes para rebuscar las supuestas notas.

Se lo dejo para que hiciera todo lo que debía hacer y solo causó desorden sin ni siquiera entrar a la biblioteca secreta.

Cuando fue interrogado se dejó en claro que era un lunático que buscaba la razones por la cual alguien como el Director Vincent alcanzó el rango SS.

“Así comenzó la primera vez. Con pequeños trucos sin sentido. Tal vez están probando las aguas o quizás hay un plan mayor. Sin embargo, están presentes.” Declaró el Director Vincent con una expresión solemne.

No solo sonaba molesto, sino que también parecía que le desagradaba la situación.

“Si las cosas empeoran, podrán a los estudiantes en peligro y no sabemos que más puedan hacer.” Agregó sin poder evitarlo.

Todos conocían que el Director de la Academia de Héroes priorizaba su academia y héroes, pero esa prioridad para muchos sería una debilidad.

Por supuesto, aquellos que se atrevan a atacar a la Academia de Héroes tenían que tener bastante coraje para enfrentarse a un rango SS y luego si deseaban atacarla de forma directa, tenían que ser lo suficientemente poderosos como para hacerlo en la Ciudad Atlántida.

En donde no solo estaba todas las autoridades atlantes, sino que la sede de la Iglesia del Tiempo y el Espacio al igual como la de otros gremios de aventureros.

Ahora el Director Vincent estaba señalando la idea de que había una mente maestra que todavía continuaba oculto jugando pequeños juegos.

“Tal vez estés en lo correcto o quizás te estás volviendo paranoico. Independientemente de la razón, es inevitable. Las notas que compraste vinieron de Malik quien abrió los portales demoniacos y que a su vez pertenecían al ‘Enemigo de la Humanidad’.” Señaló la figura con una máscara de diamantes y dando una mirada a Cécile, advirtió. “Subestiman a los lunáticos si creen que ellos no desearían algo relacionado con tal hombre.”

¿La estaba advirtiendo a ella?

Cécile asintió ante tales advertencias y estuvo de acuerdo.

Ya había avisado que su ascenso fue posible gracias a las notas del ‘Enemigo de la Humanidad’ y las miradas que le dieron cambiaron.

Tal suceso fue más notable en la Academia Merlín en donde muchos magos se fascinaban por el conocimiento a un nivel que superaba la obsesión.

“Con respecto al favor que me pediste. Lo hice y entre aquellos con los que he hablado, solo una persona me ha preguntado de las notas.” Dijo Cécile y cuando tuvo la atención del Director Vincent, señaló. “El hijo mayor de la Reina Margaret, el Príncipe Heredero se me acercó para que me uniera a él. Dejando las promesas de lado, fue bastante insistente y directo con respecto a las notas. Sus palabras en vez de un pedido para que entregara el conocimiento para el reino, fue más una exigencia.”

Víctor al escuchar esas palabras dio una sonrisa entretenida, pero la reacción más notable fue de otra persona.

“Que niño más inútil. Vivir con todos los beneficios de la realeza lo volvió estúpido.” Declaró la figura con máscara de diamantes.

Su tono y forma de hablar demostró que esa figura conocía al príncipe o al menos sabía de las circunstancias.

¿Era alguien con contacto estrecho con Gran Bretaña? ¿O alguien que pertenecía a ese lugar? Cécile se guardó esas dudas.

“Yo diría que es la falta de crianza. La culpa también la tiene la madre.” Dijo la figura con máscara dorada, dando una risa llena de desprecio.

“También estoy de acuerdo.” Respondió la otra parte, logrando que todos se rieran.

Cécile fue la única que dio una media sonrisa, sintiéndose desconectada de la situación.

Ese era el problema de desconocer las identidades de las otras partes y si bien podía definir qué era lo que se necesitaba para entrar al grupo de amigos, no era fácil identificar los individuos que estaban detrás de tales máscaras.

Como si fuera poco, no le agrado que insultaran de cierta manera a la Reina Margaret a quien servía.

Sin embargo, esa parte no salió en su expresión y ella permaneció imperturbable.

Como alguien que oficialmente solo era una profesora en la Academia Merlín había escuchado bastantes palabras negativas ya sea en contra de la reina o de la realeza.

“También, aunque indirectamente la princesa ha estado curiosa sobre las notas.” Agregó Cécile tras recordarlo y al ver que recibía miradas, declaró. “Últimamente invocó pájaros y pequeños animales para soltarlos. Ellos son buenos exploradores… Y fuentes de información.”

No era como si pudiera leer la mente de un animal o hablar con ellos, no obstante, podía ver y oír a través de ellos.

Por lo general las personas eran bastante sueltas para hablar delante de animales y era lo mismo cuando realizaban algunas acciones.

“No sé si es de ayuda.” Añadió para terminar.

El Director Vincent le pidió que confesara sobre las notas, para ver quién era la persona que se acercaba a preguntar sobre el tema.

Al ser notas del ‘Enemigo de la humanidad’ que era un reconocido invocador era posible que fuera deseada por la misma persona que quería las notas de Vincent.

No obstante, hasta ese punto, la única persona que se dignó a preguntar fue el príncipe heredero y en cuanto a la princesa, utilizó métodos más indirectos y por lo que sabía, usó a su hermano mayor para averiguar sobre el tema.

“Gracias tendré en cuenta tu amabilidad. Solo ten cuidado. No sabemos quién está detrás de todo esto y nosotros, no somos los únicos que se mueven en la oscuridad.” Dijo el Director Vincent con un tono serio.

Algunos asintieron en acuerdo y otros no parecieron preocupados.

“El número de tales personas son muchos, pero aquellos que pueden hacernos daño, solo pueden ser contados con los dedos.” Declaró la figura con máscara dorada dando una risa arrogante.

Ese hombre daba bastante información de Pakistán y por su tono junto a la forma de expresarse estaba claro que era alguien muy poderoso.

Cécile pensó por un momento sobre los individuos poderosos de esa área, pero se detuvo cuando vio a Víctor con una mirada seria.

“Yo no los subestimaría. Nadie sabe si algunos de esos que se ocultan en secreto, es algo más aterrador de lo que todos podemos imaginar.” Declaró Víctor y sin explicar, dirigió su mirada a la figura con máscara roja y cuestionó. “¿Tienes información del séptimo portal? Me gustaría escuchar sobre ello.”

Víctor tenía un especial interés en el séptimo portal y Cécile entendió que no era al nivel de simple curiosidad.

No obstante, ella se quedó en silencio mirando a la figura con máscara roja quien asintió.

Esa figura con máscara roja estaba bastante conectado con el Séptimo Portal y era hasta el punto de que él conseguía información más antes que todos los demás.

Estaba claro que estaba metido entre las autoridades del portal y si uno pensaba el rango que ella tuvo que lograr para entrar al grupo de amigos, los individuos con esa capacidad y que se encontraban en Kenia eran muy pocos.

“Las cosas se están poniendo más interesantes de lo que ustedes pueden imaginar.” Declaró la figura con máscara roja y dando una mirada a todos, anunció. “Aunque es posible que sea más complicado para ellos.”

Tales palabras lograron atraer a todos los presentes.


Comentarios del capítulo: (0)