tg-capitulo-349
TG - Capítulo 349
28351
408

Yo no los subestimaría.

Capítulo 349: Yo no los subestimaría.

En una oficina, Edward recibió varios documentos de Jordán.

Era literalmente una pila de documentos en una fecha en donde todos tenían relojes holográficos capaces de servir como computadoras portátiles.

“Lo siento, el anterior líder del gremio de héroes, utilizaba estos documentos. Al parecer porque era más difícil que descubrieran sus fechorías.” Dijo Jordán con una mirada de disculpa.

“Entiendo.” Murmuró Edward solo dando un suspiro agotado.

Jordán se veía con ojeras en los ojos y era posible que exigirle que pasara todos esos documentos a un formato virtual, fuera demasiado para él.

El Gremio de Héroes de Rumania estaba en un pésimo estado.

Faltaba personal capacitado para la organización y gestión de todo el gremio, lo que hizo que todos aquellos que eran bueno en el ‘papeleo’ tuvieran que trabajar horas extras.

Los héroes de Rumania también eran un problema, ya que había algunos que eran una molestia o llevaban tratos sucios bajo la mesa y no eran controlados.

O para decirlo de otra manera, sobornaron al gremio de héroes para que no dijeran e hicieran nada.

Edward entendía que había que mantener un ‘equilibrio’ entre el ‘ideal’ y la ‘realidad’, no obstante, era complicado.

Podía aplicar lo que el ideal de ‘héroe’ representaba, pero era posible que muy pocas personas entraran en ese concepto, era por eso que había que ser realista.

Entender que todos no podrían entrar en ese concepto y como eran necesarios, había que usar a otra clase de héroes.

Aquellos ‘héroes urbanos’ que actuaban para las cámaras era un ejemplo, pero los héroes que realizaban actividades ilegales eran un ‘no’ definitivo.

“Algunas de los tratos no tienen fundamento o parecer superficiales.” Dijo Edward observando los documentos y con un fruncir de ceño, declaró. “Con esto podemos empezar a investigar, pero no podemos juzgarlos.”

El castigo que podría dar el gremio de héroes eran bastante extensos.

No solo revocando el título de héroe y haciendo públicas las fechorías, sino que también llevar el proceso judicial a través de los medios de justicia locales.

Un ‘héroe’ dependía de su título y su valor en ‘imagen’, perder su título era perder los beneficios y una vez que su imagen caía, también lo haría sus patrocinadores.

Eso era mayor en héroes urbanos.

En esto documentos se describían algunos de los tratos que algunos de los héroes tenían.

“¿Podemos investigar? Hay demasiadas cosas que necesitamos pruebas fehacientes y no la tenemos. Si queremos mostrar al pueblo rumano que podemos cambiar el gremio, necesitamos sacar las malas hierbas.” Declaró Edward con seriedad.

Cuando llegaron se había denunciado públicamente a las autoridades que antiguamente controlaban el gremio y esos individuos estaban siendo juzgados.

No obstante, los héroes y aquellos conectados con ellos, estaban ocultando sus pruebas y fechorías para no caer.

Necesitaban moverse e investigarlos ahora antes de que las pistas fueran borradas y ellos no tuvieran nada.

Y más importante, arrancar las ‘malas hierbas’ iba a mostrar que la anterior organización era corrupta, ineficaz y que necesitaba ser reformada… Una reforma que la nueva organización estaba llevando.

“Es imposible.” Respondió Jordán con una sonrisa abatida y con un suspiro agotado, explicó. “No tenemos la mano de obra necesaria y es hasta el punto de que nos faltan héroes en el campo. Incluso cuando hemos invitado a otros estudiantes para que vengan. Hasta ahora solo Cristian Cortés y algunos de sus compañeros aceptaron.”

Edward se detuvo, pero Jordán continuó.

“Oliver ha estado trabajando durante horas enteras. Rumania ha perdido varios de sus gremios de aventureros y ahora carecen mano de obra. Como si fuera poco, varios héroes insatisfechos por tu ascenso, se han negado a realizar misiones.”  Informó Jordán y con una mirada exhausta, señaló. “Estamos en el límite de nuestro ingenio. Y ya es imposible encargarnos de la investigación.”

¿Cuánto trabajo tenían?

Aquellos encargados de la administración solo podían permanecer en sus escritorios mientras que los ‘héroes’ de campo pasaban luchando de forma constante.

Rumania golpeó duramente a los gremios de aventureros hasta el punto de controlarlos, pero tal acción provocó que los poderosos gremios se retiraran.

Los aventureros también se fueron a lugares mejores en busca de obtener mayores beneficios y si bien estaba el ejército, su utilidad estaba en otra parte.

Eran los gremios, los héroes y los mercenarios quienes se encargaban de las mazmorras temporales y naturales.

Ellos eran lo que mantenían la seguridad en contra de los monstruos.

“No podemos permitir que suceda un desbordamiento o que un monstruo cause estragos si aparece repentinamente. Tal evento sería una mancha que aquellos que nos quieren ver caer usaran.” Dijo Edward y con un tono serio, declaró. “Contactaré con la Academia de Héroes para ver si podemos atraer más estudiantes. Primer, segundo o tercer año, no importa.”

La Empresa Apicius ya le había dado el apoyo económico que deseaba y fue bastante elevada.

Ellos fueron cautelosos y lo patrocinaron dando una pequeña porción del total cada periodo de tiempo determinado y esa forma no solo era para no llamar la atención de los altos mandos del Gremio de Héroes.

Principalmente era un aviso de que en caso de que Edward fallara o ‘alguien de arriba’ le quitara su puesto en Rumania, ellos dejarían de financiar de inmediato.

Edward engañó a su jefe y era posible que ese hombre devolviera el golpe cuando tuviera la oportunidad.

Sin embargo, el dinero era suficiente para contratar estudiantes y si seguía los procedimientos correctos, entonces podría obtener muchos novatos.

Definir a Rumania como un área de trabajo de ‘practica real’ o como ‘pasantía’ haría que muchos vinieran y si mezclaba la publicidad con el idealismo de heroísmo que tenían muchos de los estudiantes, entonces el número aumentaría aún más.

“¿Qué haremos con respecto a recolectar la información?” Preguntó Jordán y con un tono serio, declaró. “Niels es bueno para ocultarse y seguir, pero incluso si es un rango A, será complejo si lo descubren y lo conectan con nosotros.”

¿Enviar a uno de sus miembros para seguir a sus objetivos?

Dejando de lado el riesgo de ser descubierto y que se enteraran de que la nueva administración del gremio realizaba tales actividades, el problema era la ineficacia.

Había demasiadas personas para investigar y encontrar sus fechorías.

Frotando su sien, Edward no pudo evitar preguntarse de como Aurora era capaz de hacer este trabajo desde hace años.

Ella controlaba a las personas, dirigía y organizaba las misiones a la vez que revisaba todos los asuntos… Al menos, eso era lo que hacía cuando Edward estuvo en áfrica y ahora en vez de quedarse atrás, estaba dentro de un portal abismal, muy posiblemente al mando de forma secreta.

“Cristian es amigo de Andrés, ¿cierto?” Preguntó Edward y a pesar de que Jordán no entendió lo que deseaba asintió y él al ver eso, señaló. “Si está aquí invítalo a que venga.”

Ahora mismo estaban en la sede del gremio de héroes y era en donde la mayoría de héroes se reunían y en donde los administrativos se encontraban.

“En cuanto a la falta de mano de obra. Vamos a contratar a personas, así que solo aguanta un tiempo.” Avisó Edward y Jordán con un suspiro asintió antes de irse.

Todavía estaba comenzando y si dejaba que tal situación lo desbordara, iba a ser patético.

No iba a caer ahora.

Organizando y verificando el presupuesto disponible para contratar personal administrativo y luego encargándose de preparar el aviso de reclutamiento en la Academia de Héroes, Edward pudo ver como Cristian entraba tras tocar la puerta.

Era un estudiante joven y tal vez por su tiempo de práctica en el ejército, mostraba bastante disciplina.

“¿Líder necesita algo?” Preguntó Cristian con la seriedad de un soldado.

“Primero déjame agradecerte por venir a apoyarnos. Independientemente de tus razones, es innegable que una mano extra es agradable y útil.” Respondió Edward y dándole una mirada seria, preguntó. “Seré sincero con el asunto. ¿Sabes si Andrés está trabajando?”

Conocía a Andrés, pero no era lo suficiente como para saber sobre su trabajo o sus deberes.

Aurora posiblemente no llevó a nadie mediocre a la ‘práctica’ que tuvieron durante el primer año de la academia y era posible, que todos los estudiantes que estuvieron bajo ella, fueran excelentes.

Al menos esa ‘excelencia’ demostraron durante el torneo internacional y Andrés dejo ver una capacidad abrumadora para dominar la sección de tecnología y en el campo de batalla, reveló una capacidad única al infiltrarse a las redes de sus oponentes.

Eso era lo que necesitaba Edward en este momento.

Un equipo tecnológico que le ayudara a recopilar información sobre sus objetivos y que investigaran todo lo que el gremio necesitaba.

“Sí. Ha estado trabajando bastante últimamente.” Reveló Cristian y con un tono simple, comentó. “En realidad la empresa de seguridad Dolloway para la cual trabaja, lo envió aquí. Supongo que debe tener trabajo que hacer.”

Fue tranquilo al responder y lo hizo de forma simple, pero estaba claro que él sabía algo más y Edward no necesito una explicación mayor.

No solo conocía a la ‘Empresa Dolloway’ sino que sabía cuál era el otro tipo de trabajo que esa empresa aceptaba y él no pudo ocultar su sonrisa.

Fue mejor de lo que esperaba y si Andrés estaba aquí, significaba que la red de información de la Ciudad Atlántida llegaba a Rumania.

Para él era una excelente noticia.

“¿Puedes ponerme en contacto con él? Será para una reunión de trabajo.” Pidió Edward sin ocultar su sonrisa.

Si las cosas iban bien, era posible que pudiera investigar a sus objetivos antes de que la otra parte eliminara todas las pistas.

******

Entrando a la sala de reuniones, Cécile pudo ver que los miembros de la organización estaban presentes.

Entre todos aquellos con máscaras, los únicos que podía distinguir de verdad era Víctor y el Director Vincent, quienes estaban descubiertos.

Los demás estaban con sus máscaras puestas y ya estaban charlando.

“¿Qué se siente ser acosado tanto?” Preguntó Víctor con una sonrisa entretenida.

“No estoy bromeando. Que vuelvan a molestar, rebuscando las notas, no solo es inconveniente, sino que desesperante.” Respondió el Director Vincent y con un tono serio, declaró. “Son pequeños trucos lo que utiliza, pero sé que ocultan algo.”

“¿Te refieres a un vagabundo entrando a tu despacho? ¿No es excesivo creer que hay algo oculto?” Preguntó la figura con máscara gris.

Sin entender lo que conversaban, Víctor puso al día a Cécile, quien a su vez dio una mirada extraña al Director Vincent.

Un vagabundo había entrado a la Academia de Héroes para rebuscar las supuestas notas.

Se lo dejo para que hiciera todo lo que debía hacer y solo causó desorden sin ni siquiera entrar a la biblioteca secreta.

Cuando fue interrogado se dejó en claro que era un lunático que buscaba la razones por la cual alguien como el Director Vincent alcanzó el rango SS.

“Así comenzó la primera vez. Con pequeños trucos sin sentido. Tal vez están probando las aguas o quizás hay un plan mayor. Sin embargo, están presentes.” Declaró el Director Vincent con una expresión solemne.

No solo sonaba molesto, sino que también parecía que le desagradaba la situación.

“Si las cosas empeoran, podrán a los estudiantes en peligro y no sabemos que más puedan hacer.” Agregó sin poder evitarlo.

Todos conocían que el Director de la Academia de Héroes priorizaba su academia y héroes, pero esa prioridad para muchos sería una debilidad.

Por supuesto, aquellos que se atrevan a atacar a la Academia de Héroes tenían que tener bastante coraje para enfrentarse a un rango SS y luego si deseaban atacarla de forma directa, tenían que ser lo suficientemente poderosos como para hacerlo en la Ciudad Atlántida.

En donde no solo estaba todas las autoridades atlantes, sino que la sede de la Iglesia del Tiempo y el Espacio al igual como la de otros gremios de aventureros.

Ahora el Director Vincent estaba señalando la idea de que había una mente maestra que todavía continuaba oculto jugando pequeños juegos.

“Tal vez estés en lo correcto o quizás te estás volviendo paranoico. Independientemente de la razón, es inevitable. Las notas que compraste vinieron de Malik quien abrió los portales demoniacos y que a su vez pertenecían al ‘Enemigo de la Humanidad’.” Señaló la figura con una máscara de diamantes y dando una mirada a Cécile, advirtió. “Subestiman a los lunáticos si creen que ellos no desearían algo relacionado con tal hombre.”

¿La estaba advirtiendo a ella?

Cécile asintió ante tales advertencias y estuvo de acuerdo.

Ya había avisado que su ascenso fue posible gracias a las notas del ‘Enemigo de la Humanidad’ y las miradas que le dieron cambiaron.

Tal suceso fue más notable en la Academia Merlín en donde muchos magos se fascinaban por el conocimiento a un nivel que superaba la obsesión.

“Con respecto al favor que me pediste. Lo hice y entre aquellos con los que he hablado, solo una persona me ha preguntado de las notas.” Dijo Cécile y cuando tuvo la atención del Director Vincent, señaló. “El hijo mayor de la Reina Margaret, el Príncipe Heredero se me acercó para que me uniera a él. Dejando las promesas de lado, fue bastante insistente y directo con respecto a las notas. Sus palabras en vez de un pedido para que entregara el conocimiento para el reino, fue más una exigencia.”

Víctor al escuchar esas palabras dio una sonrisa entretenida, pero la reacción más notable fue de otra persona.

“Que niño más inútil. Vivir con todos los beneficios de la realeza lo volvió estúpido.” Declaró la figura con máscara de diamantes.

Su tono y forma de hablar demostró que esa figura conocía al príncipe o al menos sabía de las circunstancias.

¿Era alguien con contacto estrecho con Gran Bretaña? ¿O alguien que pertenecía a ese lugar? Cécile se guardó esas dudas.

“Yo diría que es la falta de crianza. La culpa también la tiene la madre.” Dijo la figura con máscara dorada, dando una risa llena de desprecio.

“También estoy de acuerdo.” Respondió la otra parte, logrando que todos se rieran.

Cécile fue la única que dio una media sonrisa, sintiéndose desconectada de la situación.

Ese era el problema de desconocer las identidades de las otras partes y si bien podía definir qué era lo que se necesitaba para entrar al grupo de amigos, no era fácil identificar los individuos que estaban detrás de tales máscaras.

Como si fuera poco, no le agrado que insultaran de cierta manera a la Reina Margaret a quien servía.

Sin embargo, esa parte no salió en su expresión y ella permaneció imperturbable.

Como alguien que oficialmente solo era una profesora en la Academia Merlín había escuchado bastantes palabras negativas ya sea en contra de la reina o de la realeza.

“También, aunque indirectamente la princesa ha estado curiosa sobre las notas.” Agregó Cécile tras recordarlo y al ver que recibía miradas, declaró. “Últimamente invocó pájaros y pequeños animales para soltarlos. Ellos son buenos exploradores… Y fuentes de información.”

No era como si pudiera leer la mente de un animal o hablar con ellos, no obstante, podía ver y oír a través de ellos.

Por lo general las personas eran bastante sueltas para hablar delante de animales y era lo mismo cuando realizaban algunas acciones.

“No sé si es de ayuda.” Añadió para terminar.

El Director Vincent le pidió que confesara sobre las notas, para ver quién era la persona que se acercaba a preguntar sobre el tema.

Al ser notas del ‘Enemigo de la humanidad’ que era un reconocido invocador era posible que fuera deseada por la misma persona que quería las notas de Vincent.

No obstante, hasta ese punto, la única persona que se dignó a preguntar fue el príncipe heredero y en cuanto a la princesa, utilizó métodos más indirectos y por lo que sabía, usó a su hermano mayor para averiguar sobre el tema.

“Gracias tendré en cuenta tu amabilidad. Solo ten cuidado. No sabemos quién está detrás de todo esto y nosotros, no somos los únicos que se mueven en la oscuridad.” Dijo el Director Vincent con un tono serio.

Algunos asintieron en acuerdo y otros no parecieron preocupados.

“El número de tales personas son muchos, pero aquellos que pueden hacernos daño, solo pueden ser contados con los dedos.” Declaró la figura con máscara dorada dando una risa arrogante.

Ese hombre daba bastante información de Pakistán y por su tono junto a la forma de expresarse estaba claro que era alguien muy poderoso.

Cécile pensó por un momento sobre los individuos poderosos de esa área, pero se detuvo cuando vio a Víctor con una mirada seria.

“Yo no los subestimaría. Nadie sabe si algunos de esos que se ocultan en secreto, es algo más aterrador de lo que todos podemos imaginar.” Declaró Víctor y sin explicar, dirigió su mirada a la figura con máscara roja y cuestionó. “¿Tienes información del séptimo portal? Me gustaría escuchar sobre ello.”

Víctor tenía un especial interés en el séptimo portal y Cécile entendió que no era al nivel de simple curiosidad.

No obstante, ella se quedó en silencio mirando a la figura con máscara roja quien asintió.

Esa figura con máscara roja estaba bastante conectado con el Séptimo Portal y era hasta el punto de que él conseguía información más antes que todos los demás.

Estaba claro que estaba metido entre las autoridades del portal y si uno pensaba el rango que ella tuvo que lograr para entrar al grupo de amigos, los individuos con esa capacidad y que se encontraban en Kenia eran muy pocos.

“Las cosas se están poniendo más interesantes de lo que ustedes pueden imaginar.” Declaró la figura con máscara roja y dando una mirada a todos, anunció. “Aunque es posible que sea más complicado para ellos.”

Tales palabras lograron atraer a todos los presentes.


Comentarios del capítulo: (0)


tg-capitulo-350
TG - Capítulo 350
28352
409

Esa era la desventaja.

Capítulo 350: Esa era la desventaja.

En la sala de reuniones se encontraron todos los miembros de la expedición mirando una gran pantalla que presentaba toda la información que se había recolectado gracias al virus.

El virus era manejado por Minerva quien estaba presionando para poder recopilar todo lo posible y deshabilitar los sistemas de su oponente.

No obstante, la otra parte no era para nada débil y ahora estaba claro la razón.

“Quoarianos… Ese es el nombre de la raza local de este mundo. Son un tipo de mamífero humanoide. Con rostros de búfalos, grandes y de cuatro brazos. Las mujeres son más ‘humanas’ en rostros y tienen cuernos de toros.” Detalló Kairos presentando varias imágenes y videos.

La mayoría de esas imágenes y videos eran de antes de que la naturaleza cubriera todo el planeta y las expresiones de todos cambiaron.

Incluso Aurora no pudo evitar estar un poco impactada.

Los videos mostraban una civilización altamente poblada y con enormes ciudades en los cuales residían y tal vista, era impensable de que se tratara de este mundo.

Era normal, la naturaleza en este lugar era extremadamente densa hasta un nivel aterrador.

Incluso las ruinas podían contarse en un número bastante pequeño, pero cuando uno miraba el material por lo cual las construcciones quedaban y la que estaban en el video podían entender la razón.

“¿La nube púrpura destruyó todos los edificios?” Preguntó Lennart con curiosidad.

Los edificios que quedaban en ruinas eran de un material que parecían resistir ser carcomido por la nube púrpura de la naturaleza, pero esos edificios que estaban en los videos no tenían tal capacidad.

“Posiblemente, pero para llegar a ese punto, necesito hablar de lo que le sucedió a este mundo.” Dijo Kairos y cuando todos observaron con extrema curiosidad, empezó a contar la historia.

Este mundo fue denominado por la raza que lo habitaba y su nombre era Quoaris.

Era un mundo altamente tecnológico en donde desconocían la magia y en donde predominaba la tecnología y la ciencia.

Básicamente era una ‘tierra’ antes del ‘Gran Cataclismo’ y ‘Terra nova’.

Fue más avanzado que la tierra e incluso era avanzado en algunas áreas con respecto a la tierra actual.

La mayor diferencia era que tal nivel tecnológico no fue alcanzado gracias a un ‘Dios’ que dio un ‘Sabio’, sino que por ellos mismos.

Era una raza que se consideraba que estaba por ir al espacio.

Sin embargo, a pesar de que desconocían sobre la magia, la energía mágica existía en menor cantidades y también sufrieron un ‘Gran Cataclismo’.

La barrera dimensional de este mundo era débil, pero tal vez la posición del planeta o por diversas razones, la cantidad de ‘energía mágica’ y ‘Caos’ que podía filtrarse era demasiado baja.

Eso no significaba que no entrara, sino que fue todo lo contrario, lo hizo de una manera que nadie podía imaginarse.

“Las primeras impresiones de esta extraña energía demostró que ocasionó un crecimiento desmesurado en la naturaleza, pero luego las cosas empezaron a cambiar más rápido.”

La energía mágica podía alterar la naturaleza y el bosque mágico en África era un ejemplo claro de tal capacidad.

No obstante, lo que se hizo en este lugar fue a un nivel muy diferente a cualquier otro.

La naturaleza ‘cambio’ por completo, volviéndose más frondosa y cambiando la composición de las plantas y en ese mismo sentido, volviéndose más mortal.

Plantas carnívoras que se devoraban entre ellas, otras plantas trataban de comer a los Quoarianos e incluso se fortalecían devorando la vitalidad de la tierra.

La naturaleza obtuvo fuerza para cambiar.

Un cambio que estaba más allá de la ‘energía mágica’, un cambio realizado por el…

“‘Caos’ es representado como cambio y entre ellos un cambio evolutivo. A diferencia del ‘Caos’ sin control, esta faceta de esa energía divina es imposible de discernir para simples mortales.” Dijo la Cardenal Najjar y dando un suspiro, declaró. “Algunos creen que la causa de que las bestias mágicas ‘evolucionaran’ y obtuvieran cualidades que antes no tenían, fue debido a esta faceta del ‘Caos’.”

¿Cómo los leones alados obtuvieron sus alas?

Un asunto era obtener afinidad a la energía mágica y de esa forma obtener un cambio en su apariencia como los Homotherium con su pelaje rojo o en inteligencia y tamaño como los gorilas atronadores.

Pero el cambio tan radical de tener alas, era algo difícil de explicar con solo la energía mágica.

Algunos estudiosos apuntaban a una fusión de la faceta del ‘Caos’ que representaba el ‘Cambio evolutivo’ con la energía mágica.

Tal hipótesis tenía sentido cuando uno pensaba que el ‘Caos’ podría transformar a un humano promedio en un asqueroso y atroz monstruo.

“Sin embargo, la naturaleza no fue quien provocó la caída de la raza, sino que fueron los mismos Quoarianos.” Redirigió Kairos mostrando más proyecciones.

Decenas que se transformaron en cientos y se volvieron en miles de videos de experimentación con la naturaleza.

Investigación tras investigación, la raza Quoariana era muy entregada a su tecnología y eso hizo que todos desearan investigar los nuevos cambios.

Encontrar las respuestas y darle explicaciones a lo desconocido.

También trataron de utilizar los resultados para todos los aspectos de la vida, incluyendo una investigación en busca de resultados útiles para la guerra biológica.

No era una raza totalmente unida y si bien no había ‘naciones’, si había ‘facciones’ no solo entre las diferentes profesiones como los investigadores, granjeros o militares, sino que entre las mismas facciones.

Tales conflictos y su constante competencia para obtener resultados, provocó una fuga de un virus relacionado con las plantas.

“Ese virus se esparcía demasiado rápido y se extendía por la misma naturaleza. Cambiaba el genoma de los Quoarianos y según las investigaciones el virus los afectaba a través de una metamorfosis.” Reveló Kairos y proyecto nuevos videos e imágenes.

Pudieron ver a un Quoariano con un cuerpo grande convirtiéndose en una planta… Tal era la única manera que se podía definir lo que estaban viendo.

El Quoariano tenía un brazo en donde se extendían raíces al suelo y la mirada de dolor y miedo, podía ser notada junto a la perdida de todo sentido.

“¿Cómo es posible?” Preguntó la Sumo Sacerdotisa Xaali completamente atónita.

El dolor y el sufrimiento que llevaba la metamorfosis era aterradora y a la vez incuestionablemente misteriosa.

“¿Por qué no lo sería? El Arcángel Miguel paso de un humano a un ángel gracias a su linaje. Lennart puede convertirse en una bestia… ¿Por qué no pensar en la posibilidad de que pueda convertirse en una planta?” Preguntó Alice y con una sonrisa abrió una bolsa de papitas y declaró. “La existencia tiene una infinidad de posibilidades… Y algunas son más aterradores que esa.”

Ella al ver el video no se sentía horrorizada por lo que sucedía, sino que era todo lo contrario, se estaba divirtiendo y era hasta el punto de que podía comer a pesar del video.

“Es correcto. Si quieren una explicación científica, esa sería que la metamorfosis cambio cada célula del cuerpo y muto su ADN para asimilarlo a la de una planta” Declaró Kairos con total seriedad.

“¿Este virus sigue entre nosotros? ¿Nos afectará?” Preguntó Aurora sin evitar su preocupación.

Tal respuesta era necesaria no solo para su propia seguridad, sino que para definir las medidas de seguridad si alguna vez llegaban a salir.

Por supuesto, lo que importaba ahora era saber si se estaban convirtiendo en una planta y aunque un miedo extraño, esos horribles videos preocupaban a cualquiera.

“Dejando de lado nuestros cuerpos con energía mágica. El virus se perfeccionó para el genoma de los Quoarianos y no para otro ser vivo. Y claro, es posible que la magia puede eliminarlo antes de que incube y comiencen los cambios.” Respondió Kairos con honestidad y mirando a los demás, declaró. “No obstante, esto todavía no termina.”

Las primeras palabras fueron un alivio para todos los presentes y cuando las segundas palabras llegaron todos volvieron a prestar atención.

El mundo Quoariano estaba cayendo, su gente se estaba convirtiendo en plantas y no había medios para remediarlo.

Como si fuera poco, entre las facciones de investigadores dos luchaban entre ellas buscando dos diversos métodos para su supervivencia.

Las investigaciones empezaron a perder los límites y sin control, la situación fue escalando.

El punto de no retorno fue cuando se enteraron de que lo que extendía el virus era la misma naturaleza y aquellos convertidos en plantas.

Una parte pensó en eliminarlos y se llevaron los procedimientos para erradicar a la naturaleza al menos hasta un punto de recuperar control de la situación.

Era cierto que dañarla iba a ser negativo para el planeta, no obstante, era necesario y ellos tenían la tecnología para sobrevivir incluso cuando las consecuencias de la baja naturaleza llegaran.

Tales acciones empujaron a que la naturaleza evolucionara y buscara sobrevivir a un más rápido.

Fue algo natural, al igual que las criaturas buscaban cazar y volverse fuerte para poder sobrevivir, la naturaleza actuó por instinto.

Ese instinto lo llevo a que se desarrollara de una forma inimaginable.

“Y de esa forma la naturaleza obtuvo conciencia.” Declaró Alice con una risa entretenida.

Tales palabras causaron una pequeña conmoción y todos miraron a Kairos para escucharlo de él y ese joven solo pudo asentir.

“La naturaleza obtuvo conciencia y asimilándose a los Quoarianos se puede considerar que ‘despertó’.” Respondió Kairos y con cierta duda, comentó. “Los mismos investigadores Quoarianos no saben cuál fue la razón. ¿Fue la naturaleza que obtuvo conciencia? ¿Fue un Quoariano que se volvió una planta y logró actuar de ese modo? Sin importar la razón, la naturaleza se unió.”

Todos dieron una mirada sorprendidos Alice, pero Aurora fue la única que permaneció imperturbable.

Alice antes de que se fuera a ‘devorar’ la naturaleza, le había contado de la posibilidad de que la naturaleza fuera consciente.

Sonaba alocado y demasiado descabellado, pero Alice lo reafirmó con historias de Terra nova en donde la naturaleza era consciente.

Árboles capaces de hablar y el mayor ejemplo de ello, era el ‘Árbol de la Vida’ que supuestamente tenía conciencia.

A diferencia de ella, Alice era alguien muy conocedora de los temas de Terra nova y aunque sus palabras eran difíciles de creer, si alguien buscaba encontraría que tal posibilidad existía.

“Eso no es todo. Falta la parte más interesante.” Instó Alice como si supiera toda la historia.

Ella fue quien estuvo más cerca de la naturaleza y aunque impresionante, sus sentidos eran algo que nadie podía imitar.

Aurora no pudo evitar dar una media sonrisa ante su amiga que parecía entretenida.

A diferencia de los demás que tenían expresiones serias ante esa idea, Alice desde que llegaron demostró cierta curiosidad por la naturaleza, viéndola como el mayor de los peligros.

“En medio de la evolución de la naturaleza y al asimilarse con los Quoarianos se convirtió en un solo ente.” Declaró Kairos y viendo que estaban todos aturdidos, detalló. “Se formó una ‘mente colmena’ o ‘mente colaborativa’, depende de qué punto lo vean.”

Entregando la individualidad se consolidó una entidad que buscaba la supervivencia del conjunto.

En este caso la naturaleza buscaba sobrevivir uniendo a otros de su misma clase y logrando que la naturaleza se uniera en un mismo objetivo.

Logrando que cada planta de este mundo pensara como uno.

“De esa forma provocan la nube púrpura.” Murmuró la Cardenal Najjar entendiendo la idea general.

Los Quoarianos que se transformaron en plantas, se unieron para su supervivencia formando una sola entidad… Cuando tal idea se combinaba con la naturaleza que seguía en constante evolución, todo lograba tener sentido.

¿Por qué no había edificios o animales?

En vez de una evolución instintiva e individual, se buscó una evolución en conjunto y el resultado fue la nube purpura que la naturaleza era capaz de controlar.

Dañaba no solo a aquellos que querían hacerle daño, sino que también permitía que la naturaleza se extendiera y protegiera.

Era un medio de defensa que solo podía definirse como un hito evolutivo.

Kairos empezó a mostrar videos afirmando lo que dijo la Cardenal Najjar.

Las nubes púrpuras golpearon pueblos pequeños, eliminando toda criatura viviente y llevando a la ‘civilización quoariana’ a la ruina.

La naturaleza recuperó el control y fue implacable hasta que se pudo expandir a todo el mundo.

“En ese punto los Quoarianos pensaron en dos opciones para sobrevivir. Algunos buscaban enfrentarse a la naturaleza y priorizaron su tecnología mientras que otro gran grupo se dio cuenta de que la naturaleza era consciente y buscó unirse a ella.” Declaró Kairos y al ver que las expresiones de todos se volvían serias, anunció. “Gran parte de los Quoarianos fueron asimilados a la naturaleza.”

Antes había mencionado ‘mente colaborativa’ y la razón fue porque los Quoarianos que buscaban unirse a la naturaleza creían que era algo para su propio bien.

Se trataba de dejar su individualidad para ser parte de algo mayor y a la vez obteniendo los beneficios de esa unidad.

La situación fue más compleja y hubo muchos eventos que presionaron para que esa idea se generalizara.

En este mundo no había dioses y las iglesias habían quedado atrás durante mucho tiempo, lo que hizo que cuando llegara el momento de desesperación, algunos dijeran que era el fin del mundo provocado por algún dios inexistente.

“Entonces si había dos opciones y gran parte se asimiló a la naturaleza. Aquel que debe quedar en el lado tecnológico y se enfrentó a la naturaleza, es un Quoariano. ¿Estoy en lo correcto?” Preguntó el Rey Guzmán con curiosidad.

Su pregunta también llevaba la duda principal de si enfrentarse a su enemigo tecnológico era algo correcto o incorrecto.

Para la humanidad este portal abismal era una prueba y eso significaba que tenían que tener cuidado al ‘fallar’.

No sabían si la ‘prueba’ traería una consecuencia en parte de la deidad que guiaba todo, pero incluso si no era algo directo, Aurora entendía que el peligro estaba presente de alguna u otra manera.

“Lo dudo. La información que hemos logrado encontrar deja en claro que no hay Quoarianos vivos y quien controla la tecnología es la conciencia activa de un Quoariano. Al parecer ha logrado pasar su ‘mente’ a un sistema, volviéndose lo que sería para nosotros una Inteligencia Artificial.” Reveló Kairos y al ver que estaban aturdidos, señaló. “Al parecer desde que se encontró con la súcubo demonio cuyo nombre es Elinarah ha deseado que la expedición llegara para tomar los cuerpos y poner sus conciencias en ellos. De esa forma, obtener cuerpos para él y su gente.”

Solo un Quoariano estaba activo y él era quien tenía el control de toda la tecnología que quedaba en este mundo.

Pero no estaba ‘viviendo’ de forma física, sino que su conciencia se podía describir como datos que conformaban una inteligencia artificial… O una vida artificial.

Su objetivo era pasar su ‘conciencia’ a un cuerpo humano y de esa forma volver a tener cuerpo real y no solo ser un conjunto de datos.

Las preguntas existenciales de tales acciones estaban presentes.

¿Ellos al realizar esa acción tendrían su ‘alma’ o solo eran los recuerdos y memorias en formas de datos? 

En ese mismo sentido, la duda de que era lo que importaba también estaba presente… ¿Eran lo que eran por su alma o por los recuerdos que tenían?

No obstante, tales preguntas eran insignificantes ante la idea de lo que les hubiera esperado si hubieran sido derrotados o atrapados.

“Es posible que desee ir a la tierra para hacer lo mismo. Al menos este Quoariano parecer ser muy extremista.” Agregó Kairos con una expresión seria.

Estaba señalando que negociar con tal individuo no solo era arriesgado, sino que extremadamente peligroso y llevarlo a la tierra, iba a ser un peligro latente.

“Hasta ahora el virus está siendo controlado para recopilar información primero antes de deshabilitar los sistemas. Es posible que haya otras ‘conciencias’ u otros Quoarianos y por tal razón ese individuo desea muchos cuerpos.” Avisó Kairos de antemano.

Era posible que todo fuera realizado por ese Quoariano y los demás no tuvieran demasiado que ver con la situación.

Si ese era el caso, había que tener cuidado para no deshabilitar algo que mantuviera vivo a esos Quoarianos.

Ya sea si habían transformado su conciencia en ‘datos’ para ser algo virtual como una Inteligencia Artificial o si tuvieran sus cuerpos resguardados por alguna extraña medida.

Quizás ese Quoariano que quedaba fue instigado por la súcubo quien posiblemente le habló de la tierra, tal vez instándolo a enfrentarse a la expedición.

“Incluso si la otra parte tiene algo de razón en sus acciones. Nuestra prioridad es tener el control y eso significa que tenemos que ganarle.” Anunció Aurora sin ningún cambio de expresión.

Durante el primer portal, los goblins que escapaban tenían razones para huir y para hacer la guerra, no obstante, los humanos también tenían sus razones para derrotarlos.

En este sentido ahora era lo mismo.

Resultaba difícil confiar en la otra parte y solo cuando la expedición tuviera el control de la situación podía decidir.

Aurora no iba a dejar que sus deseos se interpusieran en las obligaciones de liderar y lo primero antes de poner el deseo de ayudar, era la supervivencia de la expedición.

La Cardenal Najjar estuvo totalmente de acuerdo.

“Hasta ahora ese individuo ha estado tratando de resistir el virus y eliminarlo. Pero está claro que eventualmente se moverá cuando no le quede opciones.” Avisó Kairos con seriedad.

Varios días pasaron desde que pusieron el virus y fueron atacados por la súcubo.

Durante ese momento todo estuvo tranquilo y no hubo sucesos inesperados, sin embargo, la batalla en lo virtual estaba en marcha en todo momento.

Eventualmente se acorralaría a la otra parte y era posible que volviera a atacar.

“Incluso en este momento le estamos dejando un espacio para que se rinda y que no lo haya hecho, demuestra la posibilidad de que desee enfrentarnos.” Declaró Amanda y observando a todos, comentó. “Creo que lo ideal es prepararnos para lo peor.”

Era lo básico dejar un espacio de maniobra para no acorralar a los enemigos, ya que tales enemigos podían ser extremadamente peligrosos y su último ‘hurra’ podría ser mortal.

En ese sentido, el virus estaba recopilando información como prioridad y al hacer eso, estaba dándole un espacio al Quoariano, para que pensara en rendirse.

“Ya no tenemos que pensar solo en ese individuo, sino que tenemos que ver nuestro otro enemigo.” Intervino Alice y con una sonrisa, declaró. “Estoy segura de que la naturaleza de este mundo no desea visitantes y muy posiblemente le gustaría eliminarnos.”

Sus palabras lograron que un breve silencio se levantara y Aurora solo pudo suspirar.

La naturaleza demostró lo aterradora que era cuando la nube púrpura apareció, pero de otra manera no había demostrado demasiado.

¿Cuáles eran sus capacidades y a qué nivel era el peligro que representaba?

“Puedo enfrentarla si aparece, no obstante, deberíamos planear para evitar el enfrentamiento.” Comentó Alice y aunque Aurora la miró extraña, ella añadió. “Después de todo, nosotros solo venimos de pasada y no nos interesa este mundo.”

Aurora estaba algo sorprendida y por tal razón miró a su hermana de forma extraña.

Su amiga que antes dio la impresión de que se dejó llevar, ahora demostró que, si bien deseaba enfrentar a la naturaleza, también estaba dispuesta a buscar una paz.

¿Por qué se enfrentarían a la naturaleza que no deseaba que nadie se metiera con este mundo que claramente estaba tratando de poseer? Lo mejor era simplemente apartarse.

Todos estuvieron de acuerdo.

Había demasiado que planear y prepararse para cuando el momento eventualmente llegara.

******

“Nooo… ¡No! ¡¿Por qué me has traicionado?! ¡Perra!”

Un grito vino de otra habitación y Elinarah observó la proyección virtual de un Quoariano como se hacía llamar esa raza.

“Gracias por cederme a ese ‘humano’. Será un recipiente valioso.” Dijo el Quoariano, que se llamaba Quaren.

La proyección dejaba ver lo que para Elinarah era un humanoide peludo con cabeza parecida a la de un búfalo.

Corpulento, grande y con cuatro brazos, era sin duda una raza con una apariencia llamativa.

“No es nada. En este momento estábamos juntos en esto. Por supuesto, tú también me has ayudado.” Declaró Elinarah con un tono diplomático.

La persona que estaba gritando era el vice líder que la salvó y ayudó a escapar, pero como la situación era preocupante, ella también decidió ‘sacrificarlo’ para que le fuera de ayuda.

Se lo entregó a Quaren quien seguramente lo usaría para tratar de pasar su conciencia y si los resultados salían bien, entonces su fuerza de combate podría aumentar.

Además, ella ya había recibido bastante compensación por la ayuda y en cuanto a la dificultad para la expedición, si podía deseaba complicárselo aún más.

Esa niña que la dejo tan maltratada debía pagar para que se diera cuenta de que con ella no debían meterse.

Todavía seguía teniendo dolor en su cuerpo por los golpes y seguía recordando la ferocidad de la paliza.

Su furia se estaba retorciendo en su interior y necesitaba ser liberada, por tal razón… Dio una sonrisa.

“También puedo ayudarte a contactar con tu enemigo. Si las cosas salen bien podemos obtener bastantes beneficios para todos.” Dijo Elinarah con una sonrisa.

La respuesta fue unas coordenadas en el mapa.

Ella había leído todos los informes de Quaren y su ‘enemigo’, lo que hizo que entendiera que la posibilidad para que ambos bandos se unieran en contra los invasores, era alta.

Siempre fue de la misma forma… Esa era la desventaja de ser un ‘invasor’.


Comentarios del capítulo: (0)