tg-capitulo-379
TG - Capítulo 379
28652
452

Nos encontraremos pronto.

Capítulo 379: Nos encontraremos pronto.

“¡Gracias!”

Esas fueron las primeras palabras que Aurora dejo salir cuando Cithrel fue proyectada en su llamada.

Estaba sola en su propia habitación y en la proyección del reloj holográfico, Cithrel también estaba sola dando una expresión de sorpresa ante su repentino agradecimiento.

“Creo que las conversaciones comienzan con un saludo.” Respondió Cithrel y dando una suave sonrisa, señaló. “No fue nada.”

Aurora dio una mirada atenta a esa respuesta tan tranquila, como si de verdad la ayuda que le dio no fuera ‘nada’.

Gracias al altar, las notas y prácticamente la importancia de esa princesa, la ayuda que recibió de la Diosa del Conocimiento fue mucho más allá de lo que había imaginado.

“¿No preguntarás sobre la abuela?” Dudó Cithrel y al ver que Aurora agitaba su cabeza rápidamente, se rio y comentó. “Es difícil de creer, pero algunas deidades antes de ‘ascender’ han sido mortales. Mi abuela es esa clase de deidad y no es alguien que nació como un ‘dios’.”

Ella estaba tratando de señalarle, que algunas ‘deidades’ entendían a los mortales, porque en algún momento lo fueron.

Aun así, escuchar como Cithrel la llamaba ‘mi abuela’, era algo que resultaba difícil de asimilar para Aurora, pero al final dio un largo suspiro.

“¿Vendrás a la fiesta? Casi todos los estudiantes están aquí y el grupo de Akira debe estar por llegar.” Dijo Aurora, cambiando de tema e ignorando la sonrisa de Cithrel, detalló. “Todos quieren quedarse por todo el mes de julio y disfrutar la fiesta de aniversario.”

La sonrisa de Cithrel se debía a que ella no había preguntado sobre la diosa o su relación con esa deidad.

Aurora sentía curiosidad, no lo negaría y podía entender que era posible que hubiera alguna relación más profunda de lo que podía imaginar, pero Cithrel no parecía querer contarlo.

Terra nova era otro universo y de cierta forma, era aún más distante que los mundos a los cuales los portales abismales llevaban.

Lo único que podía hacer era respetar ese deseo de no hablar y ofrecer su ayuda, cuando la otra persona quisiera alguien con el cual abrirse.

“Me encantaría ir, pero no puedo.” Respondió Cithrel sonriendo y al verla sorprendida, detalló. “Me he reunido con la persona que tiene la llave final para mi búsqueda y ella me dio una misión para encontrar a alguien… Yo creo que lo he hecho.”

“¿Es así?” Preguntó Aurora emocionada por el avance de su amiga, pero al sentir la mirada de Cithrel, dudó. “¿Y eso es algo bueno?”

La mirada de Cithrel era profunda y estaba fija en ella, pero la forma que ocultaba las emociones era difícil para Aurora entenderla.

Si tenía la llave final para su búsqueda, significaba que tenía una pista clara para encontrar a su tía.

Aurora dudó al ver esa mirada, ya que no sabía si Cithrel estaba preocupada por el ‘Enemigo de la Humanidad’ que podría estar al lado de su tía o era porque no sabía si lo que encontraría le gustaría.

Si era como ese rumor que decía, sobre que el ‘Enemigo de la Humanidad’ se retiró del público, la llave final llevaría a una casa solitaria en medio de la nada, en donde se encontraba un genocida viviendo.

La búsqueda de Cithrel era por su tía, Rodwen Falion que era aprendiz del ‘Enemigo de la Humanidad’ y según lo poco que Aurora entendía, era que tanto maestro y aprendiz estaban muy conectados.

Una parte de ella imaginó un escenario en donde esa antigua emperatriz estaba al lado de un genocida, viviendo en una cabaña en medio de la nada y cuando ese escenario tan poco creíble vino a su mente, ella…

“Mierda…” Maldijo Aurora abriendo sus ojos y viendo que Cithrel la miraba curiosa, dudó. “Ellos no deben estar escondidos en este mundo, ¿cierto? ¿O crees que él está en este mundo?”

Sus dudas algo alarmadas salieron y Aurora volvió a parpadear, tratando de detener su imaginación.

¿Era posible que el ‘Enemigo de la Humanidad’ buscara ocultarse en este mundo y trajo su aprendiz con él? Era poco realista cuando uno pensaba que la energía mágica no era tan alta tras ‘Terra nova’ y el conocimiento que era necesario para abrir un portal a otro universo, debía ser inimaginable.

Terra nova fue conectado a la tierra por un dios, un humano no podría imitarlo… ¿O sí? Recordando como ese hombre usaba magia antes de que incluso la energía mágica entrara en este mundo, Aurora tuvo un frenesí de posibles escenarios.

“No sé lo que piensas, pero no necesitas preocuparte. Karzhal… El ‘Enemigo de la Humanidad’ no está en la tierra.” Aseguró Cithrel y al verla dudar, explicó. “Si lo estuviera, sería imposible ocultarse y más cuando… Cosas suceden a su alrededor.”

La confianza en su voz fue demasiado alta, pero su explicación fue nada más que deficiente… Aurora estaba imaginando el escenario en donde sacaban a un genocida de su retiro y cuando pensaba en esa situación, no podía evitar sentirse alarmada.

No había pensado demasiado antes, debido a que la búsqueda de Cithrel no parecía avanzar tanto y que las historias de ese individuo, sonaban poco creíbles, pero ahora era diferente.

“Estoy en la tierra para buscar a mi tía, pero me conformaré con una pista de su estado.” Señaló Cithrel y al sentir su mirada, detalló. “Y créeme, sé que aquí, mis respuestas serán respondidas.”

¿Por qué vino a la tierra si sabía que posiblemente el ‘Enemigo de la Humanidad’ no estaba en este lugar?

Era posible que ella buscara a su tía en Terra nova y encontrara algo que le apunto que las respuestas que buscaba estarían en este lugar y estaría relacionado con el ‘Enemigo de la Humanidad’.

“Así que si te preocupas de que despierte algún tipo de ‘jefe final’ no deberías hacerlo… Te aseguro que hay peores individuos que él.” Añadió Cithrel con una suave sonrisa.

Aurora se avergonzó.

Que Cithrel llamara a ese individuo como ‘jefe final’ estaba apuntando a la idea que ella tenía… Un individuo poderoso, con hazañas pocos creíbles, pero que era real.

Le gustaría creer que todas sus acciones fueron exageradas, pero al final, pensar en el peor escenario era algo normal en ella.

“Entiendo… ¿Necesitarás ayuda? Por ahora, estoy desocupada así que puedo ayudarte.” Señaló Aurora con una suave sonrisa y sintiéndose un poco avergonzada por la mirada constante de esa princesa, murmuró. “Tal vez podamos terminar rápido y podemos reunirnos todos.”

Ese murmullo dejaba ver su deseo y Cithrel se rio suavemente ante sus palabras.

Todavía faltaba definir qué harían con las semillas de los Quoarianos y la educación que le darían, pero Kairos le recomendó que hablara con el Sabio Lucius.

Para Aurora era algo bueno hablarlo con un experto y a pesar de que ese individuo era excéntrico, durante su reunión dejo en claro que era alguien con un conocimiento abrumador.

Sin embargo, aparte de la reunión, ella no tenía muchas cosas que hacer.

“No es necesario. Me disculpo por no asistir, pero estoy segura de que nos encontraremos pronto.” Declaró Cithrel y riéndose, añadió. “Estoy ocupada, así que te dejo.”

Solo dándole la oportunidad para que ella asintiera, Cithrel terminó la llamada.

Estaba actuando un poco extraña y Aurora solo pudo suspirar.

Si Cithrel lograba su objetivo y encontraba las respuestas que quería, significaba que ya no tendría nada que la atara a este mundo.

Era normal pensar, que eventualmente tendría que volver a Terra nova y más cuando Cithrel era la Princesa Heredera y de cierta forma, parecía enorgullecerle querer heredar el imperio de su padre.

“Es una pena.” Murmuró Aurora agitando su cabeza.

Los grupos que instaban una conexión bilateral con Terra nova o que investigaban conectarse a ese otro universo, no habían logrado mucho durante los últimos tiempos.

Agregando que ahora viajeros de Terra nova podían venir para hacer turismo, aquellas familias separadas durante el cierre del ‘juego’, se estaba reuniendo con sus seres queridos.

Estas reuniones calmó la presión a la Iglesia del Tiempo y el Espacio de aquellos que deseaban volver a ‘Terra nova’.

Aurora volvió a levantarse queriendo dejar de pensar en todas esas cosas y al salir de su habitación, pudo ver a Alice hablando con su madre.

“Madre dice que luego la llames.” Dijo Alice cuando Aurora estuvo por irse.

En realidad, ya la había llamado cuando volvió, pero ella solo dio una media sonrisa y asintió.

Por dentro estaba un poco nerviosa, no le preocupaba lo que su madre dijera sobre su ida al portal, ya que Aurora le había avisado y estaba decidida a avanzar por su camino.

Sin embargo, una situación era muy diferente a todas y esa era Kairos… ¿Qué haría su madre o su padre cuando se enteraran de que ella tenía un pretendiente?

Además, Kairos no era un pretendiente cualquiera, sino que era el poderoso dueño de una empresa que ocultaba secretos y cuyo historial era imposible de obtener.

Si Alice, que normalmente era indiferente fue clara con su desagrado y desconfianza, Aurora no deseaba pensar lo que harían sus padres.

Entrando al ascensor para bajar a la sala del primer piso y escapar, Aurora dio un suspiro al ver que la puerta se cerraba.

“Ya no soy una niña.” Murmuró Aurora en solitaria.

Eso fue lo que se dijo para animarse al pensar sobre los posibles escenarios, pero en el fondo sabía que, el problema no lo tendría ella, sino que Kairos.

Sus padres no podrían prohibirle nada y si bien le gustaba creer que ella siempre fue obediente, la verdad era otra.

Si podía arriesgar su vida metiéndose en un portal o luchando a muerte con algún lunático, podía elegir a su pretendiente.

El problema lo iba a tener Kairos.

“Que familia complicada.” Murmuró Aurora al ver que el ascensor estaba llegando a la sala.

Alice dio su advertencia clara de lo que haría si Kairos la dañaba, pero esa glotona, aunque excesiva, tenía más límites que sus padres, específicamente su madre.

Una maga poderosa que, tras una sonrisa y una belleza deslumbrante, ocultaba alguien más peligrosa que su hermana que sabía que eran los límites.

Escuchando los ruidos que venían desde el primer piso, Aurora dejo de pensar en eso y dio una sonrisa.

“¡¿Cómo puede alguien tan encantadora y delgada tener la fuerza de un rango S en estos lindos brazos?!”

Al abrirse la puerta del ascensor, Aurora vio a Akira abrazando a Nicole mientras sostenía los brazos de esa luchadora.

Nicole no estaba molesta, estaba extremadamente roja ante el abrazo cariñoso de esa psiónica de hielo.

La sonrisa de Akira era extremadamente animada y al ver que Nicole seguía siendo tan fácil de ‘intimidar’, provocó a esa psiónica.

Clémentine se estaba riendo y por su parte Leslie estaba conteniendo su carcajada.

“Capitana no la avergüence de esa forma.” Intervino Shao Ya separando a esa psiónica y cuando Nicole le dio una mirada de agradecimiento, declaró. “¡Felicidades por alcanzar el rango S!”

Oscar empezó a aplaudir y de inmediato lo siguió Aeko junto a Santiago, tan solo para que Leslie soltara un grito de apoyo.

La estaban felicitando, pero también la estaban avergonzando aún más y la expresión de Nicole cambiaba entre una sonrisa feliz y vergüenza.

Volverse un rango S a tan joven edad era complicado… Por una parte, otros podían mirar con celos y envidia mientras que otras veces la propia persona cambiaba al sentir que era más fuerte.

“Bien, dejen de intimidarla.” Intervino Aurora y al ver que Nicole la miraba como una salvadora, detalló. “Si siguen molestándola, dejaré que ella los golpee… Sus puños duelen de verdad.”

Como alguien que había probado la fuerza de Nicole, aunque de forma superficial, entendía que esa jovencita era aún más feroz que antes y mucho más capaz.

“Por favor, no sigan. Todavía tengo mucho que aprender y quiero entrenar aún más.” Declaró Nicole y mirándola directamente, preguntó. “Mientras me quedo para el aniversario, ¿puedo tomar algunas misiones? También me gustaría entrenar con César o Rupert si alguno de ellos viene. También con Alice.”

Rupert no era tan adicto a las batallas, pero César era alguien que no rechazaría un buen combate y Alice era alguien que no ‘entrenaba’, luchaba de forma tan seria que daba miedo.

“Creo que debo limitarme…” Murmuró Akira huyendo a la cocina.

Hubo unas pequeñas risas ante ese murmullo, pero nadie pudo negarlo.

Atreverse a luchar con Alice, era algo que ni siquiera esa psiónica que llevaba tiempo como rango S, se atrevía.

Solo César podía ser temerario como Nicole.

“Sí, puedes tomar todas las misiones que quieras. Ya me encargaré de darle prioridad para misiones acorde a sus rangos y capacidad.” Respondió Aurora asintiendo ante la honesta emoción de Nicole y pensando en sus compañeros, comentó. “La ceremonia de la tribu de los gorilas atronadores sucederá estos días, así que es posible que César o Rupert vengan de visita.”

Todavía no había recibido la llamada anual del Anciano Kernen, pero ya estaban en las fechas que la ceremonia anual de los gorilas empezaba.

Era posible que esta vez terminara siendo más grande que antes debido a que los gorilas estaban reunidos con otras tribus de primates, pero ella no estaba tan informada.

“En cuanto a Alice… Debes preguntarle a ella, aunque recomiendo que lleves algún aperitivo cuando se lo pidas.” Añadió Aurora y al ver que Nicole estaba animada, preguntó. “¿Érica y Andrés vendrán?”

Eran los únicos que faltaban de sus compañeros, ya que prácticamente el grupo de Akira estaba presente y los demás también.

“Creo que Érica fue a visitar a sus conocidos en la ciudad.” Respondió Leslie y dando una sonrisa, precisó. “En cuanto a Andrés, ha estado queriendo terminar con su trabajo antes de venir y descansar.”

Fue bastante precisa… Aurora ante ese hecho simplemente dio una sonrisa.

“¿Entonces que quieren hacer hasta la fiesta de aniversario?” Preguntó Aurora animada.

Faltaba cerca de una semana y media para que el aniversario de la Ciudad Zerzura llegara y la fiesta a gran escala se realizara.

Todo el grupo había decidido que no habría un día particular para festejar y simplemente disfrutarían todo este mes juntos, antes de que el deber volviera a llamar.

Aunque Aurora tenía trabajo, no pudo evitar amar esa idea y al ver sonrisas, estuvo claro que no era la única.


Comentarios del capítulo: (0)


tg-capitulo-380
TG - Capítulo 380
28659
453

Perspicaz.

Capítulo 380: Perspicaz.

En la oficina principal del Gremio de Héroes Rumano, Edward dio una mirada seria ante el último informe.

La caída de una pandilla muy problemática en la capital rumana y que controlaba parte del bajo mundo, estaba causando bastante revuelo.

Algunos políticos estaban criticando sus acciones tan directas y si bien Edward se respaldaba en el tratado internacional sobre héroes que permitía la intervención, no pudo evitar pensar sobre el futuro.

Si fuera otro país normal, era posible que los intereses de otros individuos, estuvieran muy en su contra y él no tendría la libertad que tenía en este lugar.

La primera razón era que las pandillas no solo representaban un control del bajo mundo, sino que sus tratos estaban relacionados con intereses de muchos individuos.

Incluyendo políticos, fuerzas policiales, comerciantes o autoridades públicas… Rumania estaba corrupta y eso significaba que había muchos intereses en juego en actividades criminales.

Esta vez la queja era mínima debido a que Edward estaba usando a la Heroína Nacional Adala como estandarte y no solo la gente estaba a su favor, sino que la popularidad del gobierno actual, dependía de ella.

“Si quiero que el gremio crezca, necesitamos tener funciones específicas.” Murmuró Edward con seriedad.

Dejando de lado la reforma interna del gremio de héroes y su clasificación interna y externa de miembros activos o voluntarios, el tema era definir las obligaciones con el gobierno en donde estarían.

Si seguían actuando independientes como ahora sin al menos tener un diálogo con las autoridades gubernamentales, sería imposible pensar que esta forma de organización de héroes pudiera extenderse a otro lado.

Después de todo, nadie quería una organización independiente que causara problemas en sus tierras.

“Además, el gremio de héroes ha estado muy tranquilo. Se benefician de nuestros logros, pero estoy seguro de que ellos no desean verme tener éxito.” Murmuró Edward golpeando su escritorio con sus dedos.

El Gremio de Héroes era una gran organización internacional, pero en este mundo su poder no era total y tenía muchas limitaciones.

Esas limitaciones eran más fuertes en países con gobiernos más autoritarios o con mayor control, como lo era Sudamérica.

A diferencia del Gremio de Aventureros o Mercenarios que básicamente eran organización que buscaban beneficios y ganancias, los héroes eran algo más voluntario… O al menos esa era la impresión que se deba.

Los logros de encargarse de las mafias y los pandilleros peligrosos, hizo ver al gremio en su totalidad como una esperanza, para la limpieza de la ‘mala hierba’.

Quitando la mirada pública de las acciones que causaban rechazo como la venta de los títulos de ‘héroe’ o la imagen negativa de los ‘héroes urbanos’.

No obstante, Edward sentía la negatividad de los altos mandos y a pesar de que no sabía lo que le esperaba, creía que eventualmente lo molestarían.

“Que molesto.” Declaró Edward de forma solemne.

Los de arriba seguían manteniendo un presupuesto prácticamente nulo para ellos y si bien no enviaron a nadie para intervenir, tampoco le estaban ofreciendo apoyo.

Si no fuera por la Empresa Apicius que nadaba en dinero y era capaz de mantener su sistema, todo se hubiera desbaratado.

“Necesito encontrar otros patrocinadores hasta que al menos nos estabilicemos.” Pensó Edward en voz alta.

Más apoyo económico significaba tener la capacidad de moverse más libremente o acelerar algunos planes.

Él atrajo a estudiantes con el idealismo a través del ‘llamado a los verdaderos héroes’ y lo gracioso era que los héroes que estaban llegando no solo eran de la academia, sino que de otros países.

No fue inesperado, él mismo hizo que ese ‘mensaje’ que había dado en la academia, se trasmitiera al público en general y era imposible que la gente no viniera.

Incluso los héroes que le importaban la propia imagen y se presentaban como los ‘héroes ideales’ no podía rechazar este llamado.

Sin embargo, Edward no era idealista y la prueba estaba en que aquellos miembros ‘internos’ de su nueva organización, recibían un salario según sus funciones y posición.

A diferencia de antes, que los héroes recibían el título y eran dejados por su cuenta para que encontraran trabajo, ahora él mismo le estaba dando un trabajo con responsabilidades directas.

Con esta clase de cambio, se estaba ‘presentando’ la organización que buscaba crear y la reforma que estaba haciendo.

Ser un héroe era un trabajo, no un ideal y como todo trabajo tenía responsabilidades.

“Edward, Andrés está aquí.”

La voz de Rachael sonó por el comunicador de secretario y Edward ordenó que lo hicieran pasar.

Dejando los documentos de lado, esperó en el asiento principal y pudo ver que Andrés entraba.

Vestido de traje, su expresión se notaba cansada y tras darse cuenta de que lo estaban observando, tosió y arregló su expresión.

“Parece que no has dormido nada.” Dijo Edward tras saludar con una sonrisa y sacando una bebida energética, le sirvió en una copa.

Le gustaría tener una secretaria oficial para que hiciera esta pequeña tarea y mostrara un poco más de ‘elegancia’, pero era difícil contratar individuos cuando había tantos asuntos que atender.

“En realidad, es como dices. No he dormido nada.” Respondió Andrés con calma, sin ni siquiera importarle demasiado la imagen y sacando un dron del tamaño de un puño, señaló. “Estuve trabajando bastante y hace unas horas intercepté un mensaje importante.”

El dron brilló y Edward recibió información en su reloj holográfico.

Seguía recibiendo informes de cada héroe rumano que estaba registrado y que actualmente se encontraba en Rumania, pero también estaban los detalles de héroes interesantes que estaban en los países vecinos.

Serbia, Croacia, Montenegro, Bosnia y Kosovo eran los países en la península balcánica que estaban más cerca de la Unión Europea y que no se unieron a esa poderosa nación.

También era un área con diferentes problemas y principalmente bastante crimen y una baja fuerza en general, pero había héroes locales que buscaban cambiar sus naciones por algo mejor.

A esos héroes apuntaba Edward para sus siguientes planes y al ver el mensaje que Andrés había interceptado dio una sonrisa.

“Tuve que controlar los dispositivos de los familiares de los mafiosos, por medio de actualizaciones falsas para los relojes holográficos. Luego esperar a que se comunicaran con la persona que me interesaba y luego recién tratar de infiltrarme más profundo…” Murmuró Andrés y dando un largo suspiro agotado, precisó. “Recién en ese punto, pude captar ese mensaje.”

La mafia a la cual se enfrentaba debido a los recientes ataques del gremio de héroes y la falta de apoyo en Rumania, estaban queriendo retirarse a los países vecinos.

Edward había esperado un contraataque y era normal que lo hiciera cuando Oliver y los demás héroes estaban trabajando duro para localizar y detener mafiosos.

El golpe que dieron fue mortal y la mayor razón estaba en frente de él.

“No me arrepiento haberlos contratado. ¿En dónde debo dejar mis cinco estrellas?” Preguntó Edward con cierta sonrisa.

Un cumplido escondido en una broma… Una forma de no ser tan directo y que en las negociaciones se utilizaba bastante.

La Red de Información ‘Di Matteo’ había logrado no solo encontrar las guaridas de los criminales, sino que pudo darle información confidencial sobre ellos y le había dado la posibilidad de actuar.

Una ventaja de información precisa y clara fue abrumadora para sus planes y fue gracias a ellos, que Edward ahora podía decir que ahora dio un gran paso.

Era cierto, que todavía faltaba bastante y los peligros estaban presentes, pero ahora que demostraron que eran capaces, los errores no lo derribarían tan fácilmente.

Tenían una posición más estable, ahora que podían decir que desde que él vino, el gremio no solo cambio, sino que también lo hizo Rumania.

“Te voy a ser sincero. Esto no fue mucho problema, pero no confíes completamente en nosotros. No somos infalibles.” Respondió Andrés y cuando Edward le dio una mirada curiosa, explicó. “Rumania cuando llegamos estaba hecho un desastre. Los gremios de aventureros debilitados o en mudanza. Las redes de información también se fueron con sus antiguos ‘patrones’. Este fue un trabajo fácil por la poca resistencia, pero las mafias en sus respectivos países estarán más preparadas.”

Rumania tras lo sucedido con el portal abismal se volvió un desastre.

Debilitada en fuerza ante la caída de los principales gremios y luego aún más debilitada ante la mudanza de otros gremios presionados por las nuevas regulaciones, Rumania era un desastre y una tierra de oportunidades.

Las redes de información al perder sus clientes no pudieron quedarse por completo y muchas de esas redes acompañaron a sus antiguos clientes para buscar nuevas oportunidades.

Por esa razón vino Edward aquí y era posible que la red de información ‘Di Matteo’ también fuera similar.

Ahora Rumania parecía estar prosperado y las consecuencias siendo mermadas, pero de cierta forma la ventaja de la oportunidad estaba acabando.

La mafia que ahora se estaba retirando, se iba a preparar en los países de los cuales venían y era posible que, desde ese punto, trataran de extender su influencia en Rumanía.

En ese momento iban a estar más preparados para defenderse en lo virtual y el gremio de héroes no iba a tener la ventaja como ahora.

“¿Entonces qué pasaría si actuamos desde ahora?” Preguntó Edward con seriedad.

“¿Disculpa?” Dudó Andrés aturdido.

“Entiendo a lo que te refieres. La mafia buscará contratar redes de información, cambiar sus métodos de comunicación y hasta es posible que utilicen cristales de comunicación mágica, aunque su eficacia se reduzca.” Detalló Edward y de forma solemne, señaló. “Es por eso que me gustaría estar preparado desde ahora.”

Usar cristales de comunicación era un método bastante seguro debido a que las comunicaciones mágicas no eran tan fáciles de interceptar, pero la eficacia en la organización disminuía.

Edward suponía que las mafias contratarían extranjeros o fortalecerían sus redes de seguridad, buscando no caer tan fácil en el ámbito virtual.

Por esa razón, era mejor moverse ahora y aprovechar este momento.

“Las personas se unen cuando encuentran una amenaza… El Gremio de Héroes Rumano para los maleantes es una amenaza. Una organización idealista que busca detener criminales y es tan activa que no pueden corromper o detener.” Dijo Edward y al ver que la expresión de Andrés temblaba, aseguró. “Se unirán para defenderse.”

“No pensé que fueras tan ambicioso…” Rumoreó Andrés, entendiendo sus palabras y dando un suspiro, murmuró. “Lo hablaré con mi jefe, pero yo durante este mes estoy fuera. Iré a Zerzura de vacaciones y no trabajaré en nada.”

¿Por qué estaba pidiendo información sobre héroes de los países balcánicos? Era porque esos países serían el siguiente objetivo.

No solo eligió Rumania porque iba a tener un inicio más ‘fácil’, sino que estaba rodeado de otras oportunidades… Esos países balcánicos que no estaban unidos a la Unión Europea, eran el perfecto objetivo para extender su nueva organización.

Andrés entendió por qué deseaba prepararse desde ahora y era porque eventualmente iría en contra la mafia de esos lugares.

“Entiendo.” Respondió Edward a pesar de que Andrés perdió su compostura de negocios y viendo que estaba exhausto, dudó. “¿También vas a Zerzura?”

Recordaba que Érica le pidió tiempo para ir de vacaciones y como sabía que Aurora y Alice habían salido del séptimo portal abismal, lo permitió.

“Sí... Más que nada como vacaciones y para juntarme con mis compañeros.” Respondió Andrés suspirando agotado y al ver su mirada, preguntó. “¿También vas?”

¿Le preguntaba si iba a visitar a Aurora y Alice o dudaba de si fue invitado como ellos?

“Asistiré al aniversario, tal vez me dé una pasada por lo de Aurora.” Respondió Edward con una voz tranquila.

Si fuera sincero, estaba seguro de que a Alice no le agradaba y en cierta forma que ella fuera su inversora, resultaba ser algo problemático.

Aurora por su parte lo invito a pasarse por allá y como James le dio una invitación para la fiesta de aniversario, estaba pensando en pasar a saludar.

“Eso es bueno. Va a ser divertido.” Comentó Andrés con una risa.

******

“Ugh… Esto no es divertido…” Murmuró Érica mientras salía del baño.

Tenía un gran dolor de cabeza debido a la resaca y su cuerpo estaba un poco adolorido debido al entrenamiento nocturno.

Anoche no salieron a un bar o algo por el estilo, pero se reunieron y disfrutaron divertirse con sus compañeros y…  Una cosa llevó a otra y terminaron entrenando mientras bebían un poco, que debido al sabor se volvió bastante.

No fueron todos los que bebieron, pero Érica estaba animada y si fuera sincera, le encantaban este tipo de fiestas, así que se dejó llevar.

Ahora estaba hecha un desastre.

“Creo que voy a tomar algo para recuperarme.” Murmuró a la vez que agitaba su mano.

Una suave brisa fresca cubrió su cuerpo y Érica dio un largo suspiro cómodo a pesar de que esa brisa congeló un poco la pared.

Su cuerpo tenía una gran afinidad al hielo y la resistencia natural ante este ‘elemento’ era bastante alto.

Sintiéndose un poco más aliviada, bajo al segundo piso y se dirigió al laboratorio.

No era una alquimista experta, pero todo mago comprendía lo básico de la alquimia y ahora estaba pensando en hacer un brebaje que la animara.

Las bebidas mágicas afectaban incluso el cuerpo de una fuerte luchadora y que fuera deliciosa, hizo que fuera demasiado agradable de beber.

Entrando al laboratorio, pudo ver a Alice preparando varios brebajes y Érica al ver las plantas mágicas que utilizaba, pudo captar que era para la resaca.

“Pensé que usabas este lugar para hacer salsas.” Murmuró Érica, recordando lo que una vez mencionó Liam.

“Si, las salsas están aquí.” Respondió Alice levantando su mano para mostrar el anillo espacial.

La expresión de Érica tembló ante esa respuesta honesta.

Usar algunos ingredientes especiales podían dar un nuevo sabor a algunas comidas e incluso darle algunos efectos muy especiales como la recuperación del cuerpo o curar heridas.

“Gracias.” Murmuró Érica al recibir una botella con el brebaje y tras tomarlo, frunció el ceño ante el sabor a cereza y dudó. “No pensé que supieras alquimia.”

No la recordaba que fuera alguna clase de alquimia durante la academia y si bien había oído que era una teóloga que recibía la admiración de la Profesora Santulli, no participo en otras clases.

“Esta era una de las pocas actividades que hacía con madre. A ella le gustaba llevarme a su laboratorio y mientras me alimentaba, me enseñaba una que otra cosa.” Respondió Alice guardando los materiales.

Érica trató de recordar el historial de ambas, pero no recordaba que sus padres fueran individuos conocidos… Aunque si fuera sincera, ya no confiaba en ese informe.

Después de todo, en ese informe decían que ambas eran normales y ellas estaban lejos de ese punto.

Mirando Alice que arreglaba todo con una gran calma, Érica no pudo evitar pensar que esa jovencita se sentía diferente.

No era la actitud o que se abriera un poco, pero era una curiosa atmósfera en su alrededor y al mirarla, Érica pudo sentir cierto sentimiento de… Que no debería mirar demasiado.

Apenas sintió ese sentimiento, una sonrisa apareció en Alice como si ella entendiera sus emociones.

“Perspicaz.” Murmuró Alice y manteniendo su sonrisa, preguntó. “¿No quieres entrenar conmigo y Nicole? Tal vez pueda ayudarte a dar ese paso.”

Esa mirada dejaba en claro que le daría la oportunidad de ascender y Érica estaba segura de que le iba a dar una paliza de muerte, hasta que sus instintos más primitivos buscaran salvarse a sí misma por medio del ascenso.

Una muy buena oferta, pero esta vez Érica mantuvo su mirada.

“Quiero terminar mi hechizo... Y quiero ascender al lanzarlo.” Declaró Érica de forma honesta.

Ella misma sentía que cada vez mejoraba más, pero lo que le faltaba no era una oportunidad, era el conocimiento que deseaba hacer de base para su desarrollo.

Había leído el informe que había entregado Cécile y la forma con la cual había logrado ascender.

Al lanzar su mayor hechizo había logrado romper esa brecha entre el rango S y el rango SS, logrando de cierta forma una comprensión mayor en su propio hechizo.

En Terra nova los magos podían volverse fuertes subiendo niveles, pero ningún mago se centraba en subir de nivel y cada uno de ello, creaba la base por medio de su conocimiento y hechizos.

Ahora ella trataba de imitar a esos grandes magos.

“Eso es bueno. Tal vez te sea útil cuando busques avanzar aún más.” Señaló Alice, riéndose suavemente.

Haciendo algo muy similar a esa nueva Gran Archimago que utilizó su hechizo como la base para su ascenso al rango SS… Érica a pesar de que deseaba imitar a Cécile, no había pensado tan lejos.

Solo pudo parpadear al darse cuenta de una posibilidad que no había visto.

“¿Uhm? Al parecer hay una misión de emergencia.” Murmuró Alice, al mirar el mensaje de su reloj holográfico.

Al momento siguiente, Érica recibió el mensaje y leyó sobre la misión.

Un monstruo de rango A del tipo volador atacó un pueblo y si bien fue repelido, todavía seguía suelto.

Que pudiera volar fue uno de los peores enemigos que podían enfrentarse aquellos de bajo rango y que fuera un monstruo, lo volvió extremadamente peligroso.

Al ver que Alice abría un portal, Érica lo siguió y al llegar al sótano, pudo ver a Aurora, Akira, Nicole y Leslie armadas.

“¿Vienes? Es una misión de caza.” Señaló Aurora, recibiendo la bebida de resaca.

Alice había compartido esos brebajes y por la mirada agradecida de Akira y Leslie, estuvo claro que ellas lo necesitaban.

“No gracias…” Respondió Érica al ver que ellas se preparaban.

¿Tanto deseaban trabajar? Lo único que estaba deseando Érica era ir a visitar a la casa de Okello y usar a la pequeña Ashanti como un oso de peluche abrazable.

Todo mientras se recuperaba de su resaca y se preparaba para la siguiente noche.


Comentarios del capítulo: (0)