tg-capitulo-392
TG - Capítulo 392
29636
470

Un gran estudio.

Capítulo 392: Un gran estudio.

La Empresa Apicius era la segunda empresa más grande del mundo.

Siempre se decía lo mismo y era algo que todos sabían, pero para algunos era difícil conocer los límites de que cuán grande era la empresa.

‘Comedus Pictures’ era una gran compañía productora y distribuidora de cine con sede en Hollywood.

Bajo su control había desde empresas menores de revistas, canales televisivos, estudios de diferentes tipos, y una lista bastante grande de diferentes empresas centradas en el entretenimiento.

Tal masiva empresa era uno de los más grandes estudios de entretenimiento no solo de Estados Unidos, sino que a nivel mundial y tal estudio pertenecía a la Multinacional Apicius.

Aurora que observaba, no pudo evitar estar nerviosa al caminar por el enorme estudio de esta gigantesca empresa y ver los carteles de programas televisivos importantes.

Estaba en la parte de los estudios de canales televisivos conocidos y dentro de cada edificio, que estaba encantado con magia espacial se encontraban set de grabación de programas en vivo o estaba comenzando las grabaciones de diferentes series.

“La magia ha revolucionado el entretenimiento. Ahora no es necesario viajar a otro país, con magia de ilusión pueden crear escenarios de cualquier lugar. Es por eso que los magos de ilusión son muy solicitados.” Contó Amber mientras caminaba por el área y con una sonrisa, murmuró. “Este estudio es uno de los más grandes. Cada edificio está encantado con magia espacial y sus espacios internos son extendidos. Permitiendo que se pudiera grabar de múltiples formas.”

¿Cuánto se gastaba para crear este enorme estudio?

Esa pregunta no era importante cuando estuvo claro que por lo gigantesco que era este lugar, que las ganancias eran enormes y el problema era que Aurora no se podía quitar la idea de incomodidad.

Comedus Pictures pertenecía a la Empresa Apicius y ella era la segunda accionista de esa empresa… Todavía seguía creyendo que era una broma y si fuera sincera, prefería ignorar todo ese tema.

Hace tiempo que la convirtieron en la segunda accionista de una forma, que sin duda era extraña y de una manera tan tranquila, que las personas normales dudarían al escucharla.

“Hay muchas personas.” Murmuró Cithrel bastante impresionada y notando que Venali observaba a una elfa caminando con una bestia mágica, añadió. “Y bastante diverso.”

¿Qué hacia una elfa en este lugar? Aurora estuvo seguro de que había visto esa mujer en algún anuncio de una serie conocida.

El problema era que esa bestia mágica también le parecía conocida.

“¿No es el acompañante en una serie de policía?” Dudó Aurora con cierta seriedad, al recordar de donde venía.

La bestia mágica era un lagarto, tan alto como un humano y de unos tres metros de longitud, pero con escamas de color negro y blanco… Era imposible no reconocer a una bestia mágica tan especial.

“Je… Sí, estás acertada.” Respondió Amber y caminando un poco más, señaló un cartel de la entrada de uno de los estudios.

La elfa estaba vestida como policía y se encontraba sosteniendo una pistola, mientras que a su lado el lagarto llevaba un chaleco especial grabado con el logo de policía.

La portada de una serie policiaca que incluía bestias mágicas en las fuerzas.

“En los últimos años ha habido una tendencia de añadir bestias mágicas. Tal vez es porque la Empresa Apicius tiene buena relación con el bosque mágico. Dicen que esta serie es bastante famosa en Zerzura.” Reveló Amber y dándole una señal para que la siguieran, añadió. “Yo he trabajado con una banda de gorilas y bonobos. Mi próximo concierto será con ellos, así que si quieren pueden venir a verlos.”

Aurora que sintió la mirada y la emoción de esa mujer no pudo evitar dar una sonrisa y asentir.

Hace tiempo la recordaba cómo alguien más tímida y callada, pero ahora estaba actuando animada y se dejaba llevar.

También era diferente a cuando actuaba en público, en este momento se podía decir que era un poco infantil y eso era agradable.

Volviendo a caminar, los guardias de seguridad patrullaron el área y otras veces los drones sobrevolaban el estudio, dejando en claro que la seguridad era alta.

Amber introdujo varios estudios de diferentes series o programas de televisión y tal como mencionaba, en algunas de ellas había bestias mágicas en el reparto.

La mayoría de ellas eran bestias mágicas que tenían una gran inteligencia como los bonobos, pero otras veces eran de otro tipo de bestia mágica.

Y lo increíble era que esos individuos eran tratados como actores y tenían su propio ‘séquito’; un grupo de personas que estaba para ayudarlos.

“Cuando llegue me mencionaron que el ‘séquito’ es una muestra de autoridad. Algunos prefieren la cantidad y otros la ‘calidad’. Algunos actúan como guardaespaldas, como en mi caso.” Contó Amber y bajando la voz, murmuró. “También hay que tener cuidado, si una mujer lleva muchos hombres… Digamos que los rumores son muy dañinos.”

Amber volvió a dar una sonrisa y avanzaron.

La industria del entretenimiento no era algo tan agradable y no solo había rivales maliciosos, sino que individuos ricos que tenían poder o poderosos usuarios de habilidades que creían que podían hacer lo que desearan.

“Debes haber soportado bastante.” Dijo Cithrel con un tono calmado.

¿Estaba curiosa? Por la mirada de esa princesa, estaba claro que ella estaba deslumbrada por este nuevo ‘mundo’.

No solo queriendo saber todo lo bueno y lo brillante, sino que deseando conocer la oscuridad.

“En realidad, no. Mi discográfica pavimenta el camino para mí e incluso cuando fui una novata en este mundo, ellos quitaron todas las piedras en mi camino y evitaron que pasara malos momentos.” Respondió Amber con un tono algo serio y dando un suspiro, añadió. “Pero he escuchado que las novatas la pasan mal.”

Aurora desvió la mirada ante las primeras palabras y dio un suspiro para sí misma.

Recordaba que había visto películas bastante crudas de este mundo y de lo que las mujeres y hombres jóvenes que deseaban entrar a esta industria, hacían o eran obligados a hacer.

Así que estuvo algo alegre de que Amber no la hubiera pasado tan mal y ella estaba pensando en agradecerle a James, que, en su momento, cumplió su petición para cuidar a su conocida.

“¿No es mejor ir set de grabación? ¿El director no te regañará por llegar tarde?” Preguntó Aurora cambiando de tema.

Esa jovencita le estaba dando una guía y la estaba acompañando por todo el estudio explicando detalle a detalle, pero Aurora no había olvidado que en realidad estaban para acompañarla al trabajo.

“Le dije al Director que llegaría tarde. Además, mis escenas pueden ser realizadas al final, hoy no se grabará algo importante.” Reveló Amber con calma y al sentir la mirada de Aurora, dio una media sonrisa y murmuró. “Pero podemos ir.”

¿Había visto su expresión algo seria? Esto podía ser una farsa, pero Aurora no podía evitar tomarse en serio su trabajo y no deseaba crearle problemas a Amber.

No obstante, esa psiónica continúo caminando, tomando la delantera y por sus hombros temblorosos estuvo claro que estaba aguantando su risa.

Aurora también dio una sonrisa dándose cuenta de que su preocupación estaba saliendo de forma inconsciente.

“Por cierto, aunque es tarde para preguntar… ¿De qué se trata la película en la que actúas?” Preguntó Cithrel con una mirada curiosa y sin contener su emoción, cuestionó. “¿Cuál es tu papel?”

Para alguien que venía de visita de otro mundo y que había estado durante un tiempo en este lugar, estuvo claro que el mundo del entretenimiento le llamaba la atención y no era la única.

Enanos, humanos y elfos se habían convertido en actores y actrices, mientras que otros entraban en el mundo del modelaje o de la música.

Tras la guerra europea-demoniaca, los terranovense en general se habían convertido en el foco de atención y para algunos negocios, era indiscutible el atractivo.

Los terrícolas deseaban ver elfos dentro de sus películas y los terranovense les interesaba toda esta industria, ahora Cithrel estaba mostrando esa emoción e incluso Venali que siempre estaba en silencio, daba una mirada curiosa.

“Se llama ‘Entre Nosotros’, trata de dioses que están en la tierra conviviendo con los mortales.” Reveló Amber de forma clara.

Esa premisa hizo que Cithrel diera una mirada sorprendida y parpadeara bastante atraída, pero quien fue cautivada con mayor fuerza fue Alice.

Si antes estaba actuando como una observadora silenciosa que solo comía papitas, ahora no pudo evitar dar una mirada a Amber.

“Una idea curiosa.” Murmuró Alice con una expresión honesta.

“Lo es. El Director ha dirigido algunas películas antes, pero su anterior película fue un éxito desde el estreno y ha sido nominada para varios premios.” Contó Amber bastante animada a causa de que Alice hablara y con una sonrisa, reveló. “En esta película no soy la protagonista, mi papel es de una diosa benevolente que tiene la autoridad de la ‘Música’.”

El papel de una diosa… Aurora estuvo segura de que sus fans iban a amar este papel de ella.

“La trama se trata de una mujer que escucha la voz de otra persona en su cabeza. Esa voz se presenta como su sirvienta y viene a despertarla, ya que resulta que la protagonista es una diosa que ha sido sellada y al no recordar su vida pasada, convive con los mortales.” Narró Amber y sin contener su emoción, preguntó. “¿Le gustaría participar? El Director es bastante amigable y permisivo, un poco estricto en las escenas de actuación y bastante excéntrico, pero creo que le agradara tener algunos ‘extras’.”

Aurora negó de inmediato con la cabeza y Alice se hizo la despistada como si no estuviera escuchando, dejando a Cithrel y Venali.

La princesa tenía una gran sonrisa en su expresión y estuvo claro que estaba emocionada, pero se controló.

“Aunque estoy curiosa, prefiero no crear problemas en tu trabajo.” Respondió Cithrel, siendo bastante respetuosa.

Sabía que si aceptaba podría crearle problemas a Amber e incluso molestando a sus compañeros en el trabajo.

Si bien Aurora y Alice estaban como guardaespaldas, esa princesa y Venali estaban como visitantes, una cosa era ver los alrededores y otra era inmiscuirse en la obra.

“Comprendo lo que piensas.” Replicó Amber y dando una sonrisa, añadió. “Igualmente no tienen que preocuparse. Mi manager avisó de que vendría con unas amigas… O conocidas.”

Se avergonzó un poco al decir ‘amigas’, pero inmediatamente se corrigió con algo de timidez e hizo una señal para que se movieran.

Aurora se rio en voz baja y pudo ver que Amber se ponía más nerviosa.

Esa forma de actuar o la forma que se avergonzaba, le recordaba un poco al pasado y no fue de una mala manera como había esperado.

Caminando con un mayor ánimo, en grupo pasaron las diferentes secciones y en un momento, varios jóvenes se atrevieron acercarse y se tomaron unas fotos con Amber, antes de retirarse y ser advertidos por esa famosa cantante sobre las fotos.

“Ellos parecen ser novatos, así que tuve que advertirle sobre las fotos. En este lugar está prohibido que los trabajadores de cualquier grado, se saquen fotos con las estrellas.” Explicó Amber y al ver curiosidad, detalló. “Esta regla fue puesta, ya que algunas veces las fotos son vendidas, pero yo creo que se debió por algunas estrellas… Cuyas actitudes son ‘peculiares’.”

El grupo se miró entre ellos ante esas palabras y Amber, se dio cuenta de lo que podían pensar.

“Oh, no se preocupen por nosotros. Tenemos pase ‘VIP’ y cualquier famoso mantendrá su imagen pública delante de ustedes.” Añadió antes de instarlos a que la siguieran.

Imagen pública… Dejaba en evidencia que en lo personal esas ‘estrellas’ podrían ser muy diferente.

Para Aurora no era tan extraño cuando había héroes que le gustaba mantener una imagen pública que resultaba ser muy diferente a la vida personal y de cierta forma era normal… Era su trabajo mantener y crear sus imágenes.

Caminando por los diferentes edificios, pasaron los almacenes y luego se encontraron con una entrada a otra sección del estudio.

Esta vez la entrada tenía el logo de ‘Entre Nosotros’ y tras entrar, vieron decenas de escenarios diferentes y mixtos.

Algunas eran calles famosas replicadas con sus edificios, otros eran acantilados montañosos y cada uno de ellos estaba excelentemente diseñado y estuvo claro que era de un gran valor.

Aurora pensó en que no era mentira de que la Empresa Apicius y especialmente ‘Comedus Pictures’, le estaba concediendo bastante libertad al director.

Los diferentes escenarios que estaban por el área eran impresionantes y si bien el número de personas no era tan alto, cuando llegaron al centro Aurora dio una mirada sorprendida al gran escenario principal.

Habían replicado una escuela, convirtiéndola en un gran escenario y gracias a sus partes móviles, era capaz de grabar en diferentes lugares solo teniendo que mover algunas paredes o pasillos.

“Al parecer ahora están grabando una escena en la escuela…” Murmuró Amber y con una sonrisa, señaló. “Ahí está el director.”

Llevando un traje de alta calidad, un hombre de cabello negro estaba observando una cámara de grabación y estaba hablando con los otros trabajadores.

En ese momento que todos miraron, ese individuo levantó su mirada y Aurora pudo ver los ojos rojos de ese individuo observando a Cithrel, Venali, Amber y luego un poco a ella.

Era posible que alguien pudiera confundirlo con un modelo o un actor famoso y eso era debido a la atmosfera que liberaba y su figura… Incluso Aurora no pudo negar que en cuanto a apariencia resaltaba entre todas las personas que había visto.

La mirada en ella duró un breve momento, pero ese hombre al mirar a la última persona del grupo que tenía una bolsa de papitas en sus manos, dio una gran sonrisa.

Y…

“¡Alice!” Gritó el director con una gran sonrisa y sin importarle la gente, empezó a correr a este lugar.

La sonrisa, la atmosfera animada que emanaba y su mirada divertida dejaba ver que conocía a la glotona y el problema era que resultaba imposible relacionarla con la persona que saludaba.

Alice no llevaba ninguna de esas emociones y ella hizo crujir la bolsa de papitas mientras que sus ojos y su aura revelaban… Molestia.

No, era más que molestia.

Tras la sorpresa, la molestia estuvo, pero al ver a ese individuo dejo ver ira y Aurora pudo sentir una pizca de sed de sangre.

Al instante siguiente, esa glotona trató de ocultar todas las emociones, pero incluso en este punto, la molestia fue visible para Aurora que la conocía demasiado bien.

Nunca la había visto de esta manera y para Aurora, esta era la primera vez que una persona hacia que su hermana sintiera tantas emociones en tan poco tiempo.

Y ella no pudo ocultar su curiosidad.


mode_commentComentario de Evil_Warlord

Capítulo de hoy, mañana sin falta viene el otro… Estará interesante. Psdt: Ayer no hubo un capítulo y la razón es simple: Escribo un capítulo por día y a veces esos capítulos pueden ser tan largos que es imposible terminarlo en un día, lo que hace que el otro día lo complete. Si publico uno, ustedes se acercan a mi reserva y en algún momento me atraparan, así que para evitar ese problema no subo. En fin, disfruten el capitulo de hoy.


Comentarios del capítulo: (0)


tg-capitulo-393
TG - Capítulo 393
29639
471

La venganza si era dulce.

Capítulo 393: La venganza si era dulce.

La atmosfera fría y siniestra emanada por una glotona que devoraba papitas, no hizo nada para cambiar la actitud del director, quien, en vez de huir aterrado, se acercó con una sonrisa.

Aurora no sabía si no podía sentirlo o le gustaban las emociones fuertes, al final ni siquiera ella se atrevió a decirle a su hermana que se controlara… Después de todo, era posible que esto fuera ‘controlarse’.

“Amber pensé que llegarías más tarde. Te hubieras tomado un tiempo para explorar el estudio y guiarlos por el lugar.” Dijo el director con una sonrisa animada.

El ambiente se estaba volviendo siniestro y era hasta el punto de que Amber estaba con una expresión rígida en su rostro.

“Les presento al Director Hermes. Recientemente muy conocido en la industria.” Presentó Amber y luego presentando a Cithrel, Venali de forma simple, paso a Aurora y por último miró a la glotona y presentó. “Ella es Alice Campbell. Aunque supongo que no es necesario la presentación, ya que ustedes se conocen.”

“No, no lo conozco.”

“Claro que la conozco.”

La respuesta de Alice tan fría fue primero y su negación fue completamente destruida por la respuesta del Director Hermes.

Una profunda intención asesina emanó de inmediato de Alice y por su mirada, Aurora se dio cuenta de que deseaba destrozar a ese hombre.

La sed de sangre también brotaba generando una presión precisa que apuntaba a solo ese hombre y cualquiera sentiría que Alice estaba por cortarle el cuello de inmediato.

“Vamos, Alice. No seas tan mala.” Dijo el Director Hermes y…

“…” Fue observado con una ira que se desbordaba y que estaba haciendo difícil respirar en esta situación.

“Está bien, no la conozco.” Murmuró el Director y con una expresión apenado, murmuró. “Ahora sé que se siente que te usen y se aprovechen de ti… Tal vez pueda representar mi dolor en mi obra.”

Un murmullo fuerte que ni siquiera intentó ocultar y que claramente fue dicho de forma deliberada, hizo que Alice lo mirara con los ojos abiertos con una ira e indignación tan fuerte que Aurora jamás había visto en su hermana.

La oscuridad de su amiga apareció bajo a sus pies y empezó a retorcerse cuando pequeñas puntas de lanzas empezaron a salir y…

“Oh, me llaman. ¡Disculpen y disfruten la zona!” Dijo el Director Hermes retirándose con una risa entretenida y cuando estuvo a una distancia segura, se dio vuelta y gritó. “No la conozco, pero me gustaría volver a conocerla.”

La forma que huyó tan casual y animada fue impresionante, pero ese hombre incluso desde lejos continúo provocando a la glotona, que claramente estaba furiosa.

¿Si decía que no lo conocía, porque quería ‘volver a conocerla’?

“Lo voy a matar…” Murmuró Alice con una voz fría y una intensa intención asesina que hizo palidecer a Amber.

Aurora que estaba aturdida ante la escena, dio un paso adelante y le puso la mano en el hombro buscando calmarla.

Estuvo claro que la causa por la cual esa glotona deseaba matar a ese individuo fue por sus descaradas palabras, que sabiendo que enojaban a la otra parte, las termino diciendo.

“Estamos en público, será difícil esconder el cadáver.” Bromeó Aurora con una sonrisa casual.

Cuando Alice le devolvió una mirada se dio cuenta… Que no era una broma.

Para ella estuvo claro que su hermana conocía a ese individuo y aunque esa glotona lo negara, a sus ojos ambos tenían una historia.

Estaba curiosa, pero si esa historia era algo que a Alice le desagradaba o ese hombre le causo dañó de alguna forma… Ante los ojos de Aurora, no importaba cuál fuera la razón del odio, apoyaría a su hermana.

¿Así era como Alice se sentía cuando le decía que tuviera cuidado con los pervertidos?

Ante su tonta pregunta en su mente, Aurora pudo ver como Alice daba un suspiro dejando salir todas sus emociones.

Esa reacción la sorprendió por completo, ya que siempre que se ponía un objetivo, Alice lo lograba… Sin importar quien fuera o las consecuencias de sus acciones.

Pero ahora… ¿Lo dejo ir?

“Yo creo que tengo cosas que atender…” Murmuró Amber sintiendo que la atmosfera desaparecía.

“Te acompañó.” Dijo Cithrel y junto a Venali, siguieron a la psiónica.

Pasos rápidos y apresurados ambas escaparon, pero…

“Eso fue un alivio, pensé que moriría.” Murmuró Cithrel cuando estaba a unos metros y…

“¿Es su ex? Lo debe odiar mucho.” Musitó Amber de forma aturdida.

Las dos se lo tomaron bien y estuvo claro que deseaban dejar salir sus nervios lo más rápido posible, pero que hablaran a unos metros, cuando literalmente todos eran usuarios de habilidades con agudos sentidos, no fue la mejor acción.

Aurora vio como la ira volvía en la mirada de su glotona amiga y al ver la bolsa de papitas aplastada en sus manos, mantuvo su curiosidad en control.

“Vamos al lugar de comida. Parece que hay un bufet.” Dijo Aurora y al ver que su glotona amiga le costaba calmarse, declaró. “Tal vez te anime.”

Estaba curiosa… Demasiado curiosa.

No tenía ni la menor idea de quien era ese individuo y estaba impresionada de que ese hombre pudiera enojar a su amiga, pero a la vez que Alice dejara la idea de matarlo, de forma tan rápida.

Sin embargo, ahora más importante era calmar a su hermana con cualquier cosa comestible.

******

La película ‘Entre Nosotros’ se trataba de deidades que estaban en el mundo mortal conviviendo con humanos, pero a diferencia de lo que uno pensaba no se revelaban y tenían vidas normales.

Esta historia trascurría en una escuela como escenario principal y con la protagonista que, tras encontrarse con su sirvienta, se da cuenta de que los dioses estaban entre los mortales.

Literalmente entre ellos.

Amber tomaba el papel de una estudiante del club de música que cantaba muy seguido y que en realidad era la ‘Diosa de la Música’.

La película era una aventura llena de comedia y lo que destacaba era la muestra del poder de los dioses.

Un equipo de magos de ilusión hacía que el escenario cambiara ante la cámara, creando efectos deslumbrantes y magníficos para mostrar los ‘poderes’ de los ‘dioses’.

A pesar de que Aurora estaba viendo solo una escena con Amber, los efectos visuales eran muy agradables.

En vez de usar imagen generada por computadora o ‘CGI’, los magos de ilusión daban realismo a la imaginación del director, permitiendo que los actores desarrollaran su actuación a la perfección.

La escena que grababa Amber, solo era una charla estudiantil y dando impresión de que esa supuesta deidad, estaba viviendo una vida mortal.

Viendo esa escena, Aurora redirigió su mirada al director.

Hermes… El nombre de una deidad griega como seudónimo, su nombre real desconocido al menos para búsquedas simples, era un director bastante nuevo, pero famoso.

Su anterior película trató de un romance entre una deidad inmortal y un hombre mortal, pero acabó en una película de terror, que mostraba un lado retorcido de lo que una entidad de gran poder era capaz de hacer.

Ahora estaba dirigiendo una obra de comedia y era difícil ver si estaba cambiando de estilo o probando cosas nuevas.

Sin embargo, su dedicación en su trabajo era bastante único y tal como mencionó Amber, era bastante estricto.

Desde como deseaba que fuera la escena, que era lo que buscaba y como debía hacerse, él era directo con lo que pedía y no temía decirlo, pero a la vez tampoco era un tirano que deseaba que todo se hiciera a su manera sin importarle los actores.

Hablaba con Amber que era la principal estrella en la escena y luego se comunicaba con los extras, diciéndolo que era lo que debían hacer incluso en el trasfondo, como si quisiera demostrar que incluso los extras tenían una historia.

Hoy no estaba la primera protagonista ni la segunda protagonista y solo se trataba de la escena con Amber.

Aurora dio un suspiro al ver como Cithrel observaba de cerca junto a Venali y luego girando su cabeza dirigió su mirada a donde estaba el bufet.

Su glotona amiga hizo de una mesa, su propio puesto de comida y estaba comiendo todo lo que había, prácticamente ignorando por completo la mirada de cualquier persona.

Desde los actores y extras que se preguntaban quién era ella, los encargados de diferentes tareas o incluso los meseros que trajeron otros platos de comida.

Aurora no fue quien pidió esa comida y Alice tampoco, quien lo hizo fue el director.

“…”

Volviendo a dar un suspiro para sí mismo, Aurora se acercó a su amiga, usando un artefacto para crear una barrera personal que las cubriera a ambas.

“¿Mejor?” Preguntó Aurora con curiosidad.

Trataba de mantener su expresión y su curiosidad en control, pero le estaba siendo difícil.

Hermes conocía a Alice y no era de forma superficial, sabía hacerla enojar y no le temía, pero a la vez también sabia como calmarla.

Que pidiera más comida fue la prueba de que entendía a su hermana, pero Aurora… No sabía quién era ese hombre.

Comprendía que su hermana tenía secretos, pero nunca había visto ese hombre, ni había escuchado de Alice hablar sobre él o a cualquier otro.

“Si quieres puedes preguntar.” Murmuró Alice con un suspiro mientras dejaba sus cubiertos de lado.

Había sentido su curiosidad y la forma que trataba de contenerse, para no preguntar.

“Un conocido que no es conocido… Eso es nuevo.” Murmuró Aurora en una broma que hizo que las cejas de Alice temblaran y al verla un poco más relajada, confesó. “Estoy sorprendida de que conocieras a un hombre y lo estuvieras escondido de mí.”

Aurora hizo lo mismo, ya que trató de mantener oculto a Kairos, pero su forma de hacerlo ni siquiera se pudo considerar profesional.

En este caso Alice lo ocultó por un tiempo incierto y lo hizo de forma perfecta.

Mirando el fruncir de ceño de esa glotona, Aurora pensó en los momentos que su hermana la avergonzó y especialmente en aquella vez que ordenó a unos mozos enviarle una caja que contenía, ‘protección’.

¿No era su oportunidad que tanto había estado esperando?

“Entonces… ¿Lo usaste y te aprovechaste de él?” Preguntó Aurora y con una expresión de falsa sorpresa, murmuró. “No sabías que eras esa clase de mujer… Me gusta.”

Alice al darse cuenta de que estaba comenzando su infantil venganza, le dio una mirada como si le preguntara, que de verdad lo haría.

¿Era infantil? Seguro. 

¡Pero era una oportunidad única que no perdería!

“No sé qué es lo que estás pensando, pero tus ojos están brillando de forma rara.” Dijo Alice y con una mirada seria, comentó. “Esto no es lo que piensas.”

Estaba tratando de actuar de forma madura y racional, pero lamentablemente su oponente ya no estaba a su nivel.

Aurora se rio como una niña malvada que encontraba la debilidad de su archienemigo.

“No tienes que ser tímida, Alice. Siempre pensé que solo te importaba la comida, las papitas y la familia, pero ahora veo que eras en secreto toda una pícara.” Dijo Aurora y viendo la temblorosa expresión de su hermana, añadió. “Ahora entiendo por qué me dabas tanta ‘advertencias’ de ese tipo… De verdad eres mi hermana mayor.”

Ante sus palabras Aurora dio una risa ambigua y divertida.

Como su ‘hermana mayor’, Alice tenía experiencias en esos temas personales… Aurora apuntaba a ese hecho y su amiga, que lo capto dio expresiones muy mixtas.

Esa glotona trataba de controlar sus emociones, pero la expresión intimidada no pasó desapercibida al igual que el rubor en las mejillas.

Su hermana estaba avergonzándose… ¡Su hermana estaba avergonzándose!

No era como si fuera la primera vez, pero que se avergonzara ahora, cuando la molestaba con un hombre… Aurora abrió y cerró su boca sorprendida.

“No me digas… ¿De verdad es tu ex?” Preguntó Aurora en una broma que dejaba ver su curiosidad real.

Hubiera preferido bromear sin preguntar nada real, pero fue imposible contenerse en este punto.

“¿Qué? No. No. ¡Definitivamente no!” Dijo Alice y mientras sus mejillas se volvían completamente rojas, murmuró. “Yo nunca he estado con nadie y nunca he hecho ‘eso’.”

Aurora al ver que su hermana bajaba su cabeza como si estuviera siendo intimidada, buscando ocultar su rubor ante su propia confesión forzada, ella fortaleció el artefacto para ocultar sus imágenes y no solo su voz.

Ver a su hermana sonrojada fue agradable, pero se dio cuenta de que fue demasiado lejos.

Su hermana con su murmullo que prácticamente era una confesión de su vida privada, trataba de corregir cualquier malentendido.

“Sabes, si pones esa mirada, más quiero intimidarte… No es fácil resistir la oscuridad que hay dentro de mí.” Dijo Aurora con una expresión exagerada y al ver que los labios de su hermana temblaban, comentó. “Y está bien tener novio o ex. O que te guste a alguien… Yo te apoyaré.”

Su hermana volvió a temblar, pero esta vez ella no buscaba molestarla con sus bromas, sino que estaba siendo honesta.

“Además, es guapo.” Dijo Aurora mirando al director a través de la barrera que lo cubría y observando detenidamente, señaló. “No tan guapo como mi pretendiente, pero tiene un aspecto superior.”

Extrañamente sacó pecho llena de orgullo ante sus palabras, pero lo único que recibió fue una mirada extraña de su amiga, que se había calmado.

Y eso fue suficiente para Aurora que buscaba animar a su hermana.

“Él es desagradable. Mentiroso, manipulador y molesto.” Dijo Alice mirando al director y como si ese individuo sintiera una mirada, levantó su cabeza dio una sonrisa, logrando que esa glotona, agregara. “Y un completo idiota.”

Hermes a pesar de que había una barrera en medio que evitaba que otros escucharan o vieran el interior, pudo ‘sentir’ la mirada.

Sin embargo, Aurora no se centró en ese individuo, sino que la forma que su hermana lo estaba describiendo.

A diferencia de lo que decía, lo conocía… Lo suficiente bien como para poder describirlo de forma detallada.

¿Cuántas personas en este mundo podían ser descritas de forma tan detallada como él? Era Alice quien lo estaba describiendo, alguien que no le interesaba los demás.

“Además… Yo no siento esa emoción a la que apuntas.” Dijo Alice indiferente.

¿Se estaba refiriendo a que le gustara otra persona? ¿Estar enamorada? ¿O sentir amor y cariño por una pareja?

Tal vez todas juntas.

Aurora al escuchar de esas palabras, dio una suave sonrisa al mirar a su hermana.

Como siempre daba la impresión de alejarse, de no sentir, queriendo mostrarse como alguien que no tenía emociones, pero como siempre se confundía.

“Excepto nosotros, ¿no?” Preguntó Aurora y riéndose suavemente al ver a su hermana, añadió. “Después de todo, quieres a padre y a madre y me adoras a mí. ¿No?”

Un tono arrogante al señalarse a sí misma como si ser ‘adora’ fuera algo ‘increíble’.

Quizás el cariño por una pareja no era el mismo cariño por un familiar, pero ambas representaban dos formas de cariño… Y un claro ejemplo de que sentía emociones.

“Excepto ustedes.” Respondió Alice riéndose al verla actuar de esa forma.

Aurora dio una suave sonrisa.

Era difícil decir si su hermana lo veía o no, pero no era alguien que no sentía emociones como quería mostrarse.

Se acercaba a las personas y a su propia manera se relacionaba con ellos hasta el punto de que le importaban.

Era posible que en el futuro también sucediera con una pareja y lo único que podía hacer Aurora, era apoyarla.

“No necesitas decirme quien es o como lo conoces. Tampoco preguntaré o me inmiscuiré en tus asuntos. Solo recuerda que te apoyaré.” Dijo Aurora y viendo que ya acabo la toma, se levantó de su asiento y antes de retirarse, se detuvo y advirtió. “Oh, y también usa protección.”

La expresión de su hermana que fue atrapada por su sorpresa tembló de múltiples formas y al final dio un suspiro.

“Me lo merecía…” Murmuró Alice en voz baja antes de seguir con su comida.

Aurora se rio de forma malvada.

¡La venganza si era dulce!


Comentarios del capítulo: (0)