tg-capitulo-394
TG - Capítulo 394
29657
472

Mundo de la fama.

Capítulo 394: Mundo de la fama.

Las grabaciones terminaron, y tal como había mencionado Amber, las escenas de este día no eran tan importantes.

Aurora no sabía cuan larga era la película, pero no pudo evitar estar curiosa al ver como una película era grabada.

Ver las películas en cine no era lo mismo que ver el ‘detrás de cámara’ y todo el equipo que se necesitaba.

Desde maquilladores, vestimenta, camarógrafos, magos de ilusión e incluso había magos de otro tipo para darles efectos diferentes.

La película trataba de dioses entre mortales y la mejor forma de representar los poderes de deidades era por medio de las magias que actuaba como efectos especiales.

En el caso de Amber, fue perfecta para su papel, ya que ella de verdad podía afectar a las personas con su voz y era increíble cantando.

Ahora Aurora estaba mirando al Director Hermes, Amber y Cithrel conversar mientras todos los demás guardaban el equipo.

Amber ya había grabado sus escenas y debido a que todo el equipo era bueno en su trabajo, terminaron bastante rápido y decidieron grabar otras escenas en las que solo necesitaban a esa psiónica.

“¿De verdad Cithrel quiere participar?” Dudó Aurora al ver a Cithrel conversando con el director.

Esa psiónica mencionó a Cithrel y el director la acepto bastante rápido, mientras ahora hablaban del papel que se le podría dar.

¿De verdad era permisivo como decía Amber o el Director Hermes estaba aceptando a esa elfa por otra razón?

“A Su Majestad… A Cithrel le gustan estas cosas.” Respondió Venali que estaba a su lado, corrigiéndose a la mitad de camino.

Como siempre estaba vestido con ropa masculina dando la impresión de que era un guapo elfo masculino y por las miradas que venían a este lugar, estuvo claro que era admirado.

“Si parece emocionada.” Murmuró Aurora al ver a esa princesa sonreír y asintiendo suavemente, añadió. “No importa demasiado. La película tiene que ser grabada antes de ser llevada a los cines y no creo que nadie la reconozca cuando aparezca.”

Tal vez había dejado de ser la guardaespaldas de Cithrel y entendía que era fuerte, pero su identidad podía traerle problemas.

No obstante, primero necesitaba ser reconocida y las personas comunes le resultaría difícil.

Viendo que el trío que estaba charlando se acercaba, Aurora pudo ver que el Director Hermes miraba por sus alrededores.

“Alice mencionó que esperaría en el aparcamiento.” Reveló Aurora en voz alta.

“Yo también voy a ese lugar, las acompañó.” Respondió Hermes con una sonrisa casual.

Amber le dio una mirada, pero Aurora asintió como si no hubiera problema y en grupo se movieron.

A pesar de que Aurora parecía no darle importancia, en realidad le presentaba atención y vio que el director utilizó su reloj holográfico antes de dar charla.

No habló de Alice y centró su tema de conversación en el trabajo o contando historias del cine y de los estudios por donde pasaban.

“¿Cómo se conocen con Alice?” Preguntó Cithrel con una sonrisa.

Esa princesa no tenía curiosidad y estuvo claro que hizo la pregunta por ella… Quién estaba vigilando a ese hombre de cerca.

“En realidad no nos conocemos…” Respondió Hermes y al ver que todos le daban una mirada obvia, detalló. “Trabajo para Comedus Pictures, que es de la Empresa Apicius.”

Simple y claro, no tuvo que dar más detalles y Aurora asintió entendiendo.

Trabajaba para Comedus Pictures que era de la Empresa Apicius que a su vez tenía a Alice como la primera accionista.

Amber fue la única que no entendió, pero se mantuvo al margen.

A pesar de que fue una respuesta con sentido… ¿Por qué sentía que solo era una respuesta superficial?

Aurora simplemente continuó caminando y mientras escuchaba al grupo charlar, mantuvo su curiosidad al margen.

Estaba claro que Alice no deseaba hablar del tema y como su hermana, Aurora lo aceptó… Mantendría su curiosidad al mínimo y no se inmiscuiría en el primer tema personal de su hermana.

Con esa idea en su mente, avanzaron a donde estaba el aparcamiento dentro del estudio.

Todo el estudio estaba amurallado y tenía una barrera para que fans excesivos no trataran de entrar o incluso los famosos paparazzi se mantuvieran fuera… O personas peores.

A la vez que evitaba que drones o personas volando también pudieran ver con claridad el interior, especialmente a las personas.

Alice estaba en el aparcamiento, esperando y cuando vio a Hermes, su expresión se hizo fría… Más fría de lo normal.

Por su parte, Hermes utilizó su reloj holográfico y un auto de lujo que estaba cerca empezó a moverse a esta dirección.

Al ver como un secretario salía del auto y le daba la llave, estuvo claro que Hermes no estacionaba en este lugar.

Aurora con su grupo fue a su auto y mientras informaba a los demás guardaespaldas de Amber que estaban por salir, Alice se acercó a ella.

“Tengo un asunto que atender, luego iré al departamento.” Informó Alice con seriedad.

Por la forma que su amiga le dio una mirada a Hermes, estuvo claro que le decía con la mirada que no se atreviera a irse y ese individuo, dio una sonrisa y esperó.

“Entiendo. Avísame cualquier cosa.” Respondió Aurora y se contuvo de no bromear con su hermana.

Alice no dijo nada más y se fue al auto de Hermes, quien le abrió el asiento de acompañante para que su amiga subiera y luego rápidamente fue al asiento de conductor y empezó a conducir.

El auto de lujo dejo el lugar por completo.

“Vamos. Ya he informado a los demás guardaespaldas que estamos saliendo y que volveremos a tu departamento.” Informó Aurora con una expresión seria mirando a Amber.

Era cierto que la jefa de seguridad que también era jefa del club de fans dejo que Amber saliera libremente con ellas, pero siempre con la condición de mantenerla al tanto.

Aurora, aunque técnicamente todo esto era una farsa, estaba cumpliendo con su obligación.

No era como si fuera un trabajo oficial o le pagaran, pero la jefa de seguridad le dejo el trabajo, conociendo su historial oficial que tras el portal abismal fue más público.

Había ido a dos portales abismales y había salido a salvo… Era imposible que menospreciara su capacidad y Aurora deseaba estar a la altura del trabajo.

Amber con una risa, entró al asiento trasero acompañado de Venali, pero Cithrel se quedó mirándola.

“¿No estás preocupada?” Preguntó Cithrel dando una mirada de reojo a la salida en donde había desaparecido Alice con el Director Hermes.

Aurora conoció hoy a ese individuo y era imposible saber qué clase de persona era.

¿Podía poner en peligro a su hermana? ¿Ser una mala influencia? ¿O incluso tratar de hacerle algo?

“No, no estoy preocupada. Alice no es ingenua y no creo que deje que nadie le haga nada.” Respondió Aurora con total confianza.

Dejando de lado la fuerza que claramente tras el séptimo portal abismal había cambiado, Alice no era para nada ingenua y tampoco era una presa fácil.

Como una persona que conocía a su hermana desde que eran pequeñas, Aurora siempre tuvo confianza en su hermana en todo tipo de asunto.

“¿Alice? No. Estoy preocupada por el Director Hermes. Has dejado al pobre hombre a solas con tu hermana.” Dijo Cithrel como si le pareciera incoherente su respuesta y al verla, declaró. “De él, es de quien deberías estar preocupada.”

Aurora al escuchar esas palabras, por un momento abrió su boca, tratando de ver que podía decir y…

“No creo que haga nada malo…” Murmuró y al ver que tanto Cithrel como Amber estaban preocupadas, añadió. “Creo.”

¿Era posible que su hermana hiciera algo malo?

Estaba hablando de esa glotona que en el primer portal abismal fue enojada por una persona e informó que lo iba a asesinar, tan solo para al final terminar haciéndolo, todo mientras lo veía morir con una sonrisa.

Con ese hombre parecían conocidos, pero… ¿Era posible que una escena sangrienta sucediera?

“Si, no creo que haga nada malo…” Murmuró Aurora tratando de poner su esperanza en voz alta.

******

Dentro de un auto que estaba conduciendo por las calles de la ciudad, un hombre dio una sonrisa.

“¿Te gusta mi auto? Es muy rápido, tiene barreras de seguridad y hasta le he instalado artefactos para que pueda ocultarse… Es una maravilla.” Dijo Hermes con una sonrisa animada y mientras conducía, comentó. “Pero lo que más me gusta son los asientos. Cuero real de una bestia mágica y está confeccionado de tal forma, que puede emanar calor o frío para un viaje más cómodo.”

Como un niño que estaba mostrando su juguete, Hermes dio una sonrisa mientras hablaba de forma orgullosa de su auto.

No estaba mintiendo, era un auto de lujo cuyo valor era bastante alto y las modificaciones lo hicieron aún más valioso, sin embargo, su acompañante permaneció sin cambio de expresión.

“Dime una razón para que no te asesine.” Pidió Alice con una calma y serenidad única.

Tan tranquila que sus palabras parecían una broma, pero si alguien la conocía, sabía que entre más tranquilidad y calma tuviera, más seriedad habría en sus palabras.

Y ante esas palabras, la respuesta fue…

“Ensuciarás el auto con mi sangre.” Dijo Hermes y al instante siguiente hizo hacia atrás su asiento, esquivando una lanza negra y al verla, exclamó. “Estoy hablando seriamente. ¡Este cuero es caro y cuesta limpiar!”

La lanza que se había detenido antes atravesar la ventana, se desvió al cuello de Hermes.

Se había convertido de una lanza con filo en la punta, a una espada y todo había salido de la espalda de Alice, quien permanencia mirando hacia adelante.

Sin intención asesina, la espada empezó a cortar de forma superficial y la sangre cayó por el cuello de Hermes, quien, en vez de estar asustado, trataba de mover su cuello para que la sangre no manchara el asiento.

“Oh, ya fue manchado… Una pena.” Murmuró Hermes cuando las gotas de su sangre cayeron a su asiento y al darse cuenta de que la espada estaba profundizando, agregó. “¡Alice! ¡Somos conocidos! También estoy conduciendo, si me matas, ¡ambos chocaremos!”

“Saldré viva.”

“Pero mi auto no.”

Una respuesta instantánea que hizo que Alice se girara para mirar a Hermes, quien rápidamente cerró su boca.

“No hice nada malo…” Murmuró Hermes tras un momento, al ver la expresión indiferente de Alice.

Por la mirada que daba estaba claro que eso era lo que él creía.

“Hiciste que mi hermana creyera que eras mi ex.” Reveló Alice y con una mirada indiferente, añadió. “Como si yo quisiera estar con alguien tan desagradable e idiota como tú…”

Tono indiferente que no ocultaba su desprecio y el desagrado en el tono.

“Ahí va mi autoestima.” Murmuró Hermes en voz baja y al sentir que el corte profundizaba, confesó. “Está bien, asumo la culpa, pero es demasiado excesivo para que trates de asesinarme… Además, ¿no es tu hermana la que piensa cosas raras?”

La espada se retiró y Hermes sintiendo que la sangre estaba saliendo, se limpió con su ropa y dio un suspiro aliviado que claramente era falso.

¿Fue por qué había hablado de su hermana? Alice pareció más calmada y Hermes, aprovechó su oportunidad.

“¿Cómo es que alguien tan insignificante como yo podría salir contigo? Wow. Tiene una imaginación increíble.” Murmuró Hermes con un tono y mirada sorprendida.

¿Estaba tratando de alagar a Alice o lo decía honestamente?

La forma que se menospreciaba fue tan real que fue imposible saber la verdad, excepto para Alice quien apartó su espada y volvió a mirar al frente de forma indiferente.

Nadie podía saber lo que pensaba.

“Todavía no me has dado una razón para mantenerte vivo.” Dijo Alice y sin cambiar de expresión, su sombra empezó a moverse.

Fue intangible, pero al momento siguiente empezó a volverse una masa negra que comenzó a extenderse por el interior del auto.

Hermes que tenía una mano en la caja de cambios la quitó, al ver la masa negra y se tocó el cuello que ya había terminado de curarse.

“Fui obediente y te deje de molestar y me aleje, justo como me pediste… Incluso cuando te veo desde lejos, solo te saludo y no me acerco. Sin embargo, ahora tú viniste a mi trabajo, así que no es mi culpa.” Dijo Hermes con una pequeña risa y al ver que Alice no cambiaba de expresión, añadió. “Bien, tengo una razón. Es posible que lo sepas. En fin, trata de tu hermana.”

Esta vez la expresión de Alice se desvió de inmediato a él y Hermes al ver seriedad en los ojos negros de esa jovencita, se dio cuenta de que no deseaba bromas.

No, si él bromeaba su carne seria devorada de una forma lenta… Eso entendió con una sola mirada y dio una suave sonrisa.

Una sonrisa que normalmente haría sonrojar a una mujer, fue tomada de forma indiferente.

“El otro día fui a un bar… Oye, oye, espera, tengo que contar todo o si no se entiende.” Dijo Hermes que tuvo una lanza en su cuello y en su costilla apenas empezó, tras ver que Alice se calmaba, murmuró. “Tendré que volver a empezar.”

Tosiendo suavemente continuo.

“Este bar no era normal. Estaba lleno de maleantes, lunáticos y especialmente bastante asesinos. Estaba buscando alguien para mi obra, quería asustar a una actriz en una escena y deseaba que sintiera miedo real. Ya sabes, por el bien de la película.”

¿Era normal? Asustar a una actriz de forma real, no solo era extremo, sino que ya cruzaba la línea de lo legal para cualquier contrato normal.

Sin embargo, en este auto, Alice que era la única que escuchaba, solo le hizo una señal para que continuara.

“Entonces mientras estaba coqueteando… Digo, trabajando, una nueva misión llego al bar.” Dijo Hermes y con una expresión seria, reveló. “Treinta millones por la cabeza de la Primera Heroína. Un contrato que haría que la República de África Occidental estuviera agradecida.”

“Raiden…” Murmuró Alice entendiendo.

Su sed de sangre vino de inmediato y la oscuridad se retrajo al instante… Le acababa de dar información que desconocía y por la mirada que daba Hermes, había esperado que ella ya lo supiera.

Un rango SS necesitaba vengarse y si bien podría ser interés propio, era posible que fuera por pura imagen.

La Primera Heroína destruyó un laboratorio y ahora andaba por esta zona sin ninguna preocupación… Como si no hubiera intervenido en los negocios de un Gran Señor de la Guerra de rango SS.

Un individuo con gran fuerza, prestigio y autoridad necesitaba hacerle ver a sus oponentes que aquellos que se metían con él, necesitaban pagar las consecuencias.

“Si bien es un pequeño monto, el problema es que desde que esa princesa llegó a la ciudad, hay muchos lunáticos en la zona.” Contó Hermes y al recibir la mirada de Alice, señaló. “No la siguen a ella por el valor de su título, sino que por su búsqueda… Hay algunos que no tienen ni idea, pero hay rumores que dicen, que, si la sigues, podrás encontrar un gran tesoro.”

La Princesa Cithrel del Imperio Falion comenzó una búsqueda y según lo que Alice recordaba hubo muchos que la siguieron apenas inicio… Ahora dejo en claro que esos seguidores todavía continuaban.

¿Tal vez pensaban que esa princesa se acercaba a su búsqueda o era otra razón? Al final, esa princesa agitó el avispero y las abejas ya estaban en movimiento.

“Desde que Amber me pidió el favor que siguiera su juego con la Primera Heroína, investigué un poco y me di cuenta de que estaba conectado con esa princesa.” Explicó Hermes y con una sonrisa, añadió. “Las búsquedas de tesoros son geniales, pero en vez de seguirla, yo atraparía una persona importante para la buscadora y entonces le cambiaría la vida de su ser querido por el tesoro.”

Había rumores de que la Primera Heroína iba a participar en la película y hasta supuestamente se realizó un trato, estuvo claro que, como el director, Hermes sabía del asunto.

A lo que Hermes estaba apuntando era a la supuesta conexión de esa princesa con la famosa cantante y Alice frunció el ceño ante esa idea sin sentido.

“No creo que nadie sepa que Cithrel está relacionado con Amber y menos que sepan que es una princesa.” Dijo Alice de forma honesta.

Era cierto que Cithrel se presentó en fiestas y en eventos como en el torneo internacional del emperador, pero las personas que asistían entendían que hablar demasiado era malo.

La Princesa Cithrel estaba andando por este mundo como si en realidad estuviera en un viaje de excursión y para Alice, eso era evidencia que esa princesa tenía la confianza para superar cualquier peligro.

“Puede ser que no sepan sobre lo de princesa, pero Alice… ¡Estamos en el mundo de la fama!” Exclamó Hermes tratando de generar una gran impresión y al ver que no funcionaba, abrió su reloj holográfico y reveló. “Aquí nada permanece oculto por demasiado tiempo.”

La proyección dejó ver un artículo de una web mediática que hablaba de rumores de estrellas.

‘¿Compañeras de trabajo o amantes? La relación de Serafín con una elfa.’

Un título de llamativo con un artículo exagerado, que estaba llena de explicaciones y suposiciones astutas que buscaban conectar a Serafín con esa elfa en algún tipo de relación.

Las imágenes aparecían tanto Cithrel con Amber en diferentes áreas y era posible que fuera del momento que ambas estaban preparando todo o se estuvieran conociendo.

La última imagen fue la que se sacó Serafín en el estudio con unos jóvenes, solo que fue recortada para dejar a Amber y en el fondo a Cithrel.

“Serafín está conectado a la Primera Heroína de forma oficial y a la vez a Cithrel, quien está realizando una búsqueda de un tesoro.” Dijo Hermes y con una sonrisa, supuso. “Tal vez ambas tengan alta seguridad, pero otros no.”

Con esas palabras amplió la imagen original que estaba en otros canales de noticias sobre famosos.

Unas horas pasaron desde que la foto fue sacada y ahora estaba en varios medios por completa, mostrando no solo a Cithrel, sino que a Venali, Aurora y Alice.

Hermes estaba apuntando a la posibilidad de que fueran a por otros que estuvieran conectados de alguna u otra manera a Amber que a su vez estaba conectada a la Primera Heroína y a Cithrel.

“Además, quien sabe… Hasta es posible que se unan por diferentes objetivos.” Añadió Hermes con una sonrisa.

Era posible que algunos fueran por la recompensa de la Primera Heroína y aquellos que estaban siguiendo a Cithrel por la búsqueda que esa mujer había comenzado, pero ambos objetivos no chocaban y había una posibilidad que concordaran para que todos obtuvieran lo que deseaban.

¿No todas estaban en el mismo grupo?

“Detén el auto, me bajaré.” Ordenó Alice con un tono serio.

No esperaba que pusieran una recompensa por la cabeza de su amiga y si bien, treinta millones era ‘poco’ para alguien que arruinó el laboratorio de un rango SS, era algo que tener en cuenta.

Y más ahora que Cithrel como la ‘falsa heroína’ estuvo haciendo una reunión como si de verdad apareciera en la película del individuo que estaba a su lado.

Era necesario encargarse de este asunto antes de que fuera demasiado problemático.

“Puedo llevarte a donde quieras.” Dijo Hermes con una sonrisa.

Alice mencionó la dirección y luego fue tragada por su propia sombra, dejando a Hermes parpadeando en blanco.

“Eso estuvo cerca.” Murmuró y arreglando su corbata, añadió. “Casi mis tripas ensucian mi auto nuevo.”

Riéndose con cierta diversión sabiendo que esa glotona podía estar oculta en algún lugar del auto escuchando, siguió conduciendo a la dirección que le habían señalado.

En ningún momento, su sonrisa tonta disminuyó.


mode_commentComentario de Evil_Warlord

Mañana viene el último capítulo antes de volver a la historia paralela.


Comentarios del capítulo: (0)


tg-capitulo-395
TG - Capítulo 395
29662
473

Sera divertido.

Capítulo 395: Sera divertido.

En el departamento en donde residía Amber, tanto Cithrel Como Aurora miraban la última proyección.

Un artículo formulado de tal forma que hizo parecer que las fotos antiguas de Serafín junto a Cithrel, en realidad era la prueba de una relación secreta.

La famosa cantante Serafín tenía una relación con una elfa de otro mundo y Aurora que estaba observando el artículo, vio que esa princesa y la psiónica se miraron.

“Estoy saliendo con una mujer encantadora.” Dijo Cithrel con una risa entretenida para aliviar la atmosfera y luego dando una media sonrisa, añadió. “Lo siento, debe ser molesto.”

Sus primeras palabras buscaban relajar a Amber, y su disculpa fue sincera.

Un rumor para una persona tan famosa podía ser muy dañino y ‘Serafín’, era literalmente una celebridad de fama mundial.

Era posible que su imagen fuera dañada, pero…

“En realidad, entre todos los rumores que he tenido a lo largo de mi carrera, este es el más agradable.” Dijo Amber y sin poder contener su risa, exclamó. “¡Soy la amante de una gran princesa!”

Estaba emocionada de verdad.

Tal vez eran por las fantasías de caballeros y princesas o quizás porque de Terra nova se escuchaban muchas historias, pero Amber estaba sonriendo entretenida.

“¿Para cuándo nuestra boda?” Preguntó Amber y con cierta mirada curiosa, dudó. “Cuando te conviertas en emperatriz, ¿me llamaran ‘emperatriz’ o seré una ‘concubina’?”

Si su primera pregunta era una broma, su última duda era algo sincera.

No obstante, para Aurora que observaba, no pudo evitar tener una expresión temblorosa.

¡Serafín con sus bromas sin saberlo estaba entrando a la boca de un lobo feroz!

“En realidad, podrías llamarte como desees e incluso inventar un nuevo título.” Respondió Cithrel y dando una sonrisa coqueta, murmuró. “Aunque te aviso que tengo otras amantes en mi vida.”

El caballero galante que había despertado le dio una mirada a Venali, que hizo que esa disciplina guardaespaldas se volviera completamente roja y entonces luego dio una mirada a Aurora.

“Ohhh…” Exclamó Serafín con mejillas completamente rojas y dando una mirada, murmuró. “Lo siento, solo estaba bromeando.”

Amber se estaba disculpando con Aurora y Venali.

“No. Yo no soy su pareja, ni amante, solo su amiga, aunque…” Respondió Aurora, dándole una mirada a Venali.

Básicamente estaba desviando toda la atención de sí misma a Venali, quien dio una mirada seria.

“Su Majestad puede tener las parejas que desee. Yo soy solo su sirvienta.” Respondió Venali con un tono tan solemne, que impresiono incluso a Aurora.

Luego todas se miraron y se rieron entretenidas.

Amber que estaba animada fue a la heladera a buscar unas cervezas y las trajo para todos, preguntando si deseaban vaso o deseaban beberla directamente.

“Como dije esta no es la primera vez que me ocurre.” Dijo Amber y con una sonrisa, empezó a proyectar otras noticias.

Una aventura con un fan, una aventura con un famoso actor, actriz, un guardaespaldas y el número de personas continuaba.

“Últimamente llama más la atención si estoy con mujeres. La razón es que estoy bastante con mi jefa de seguridad y mi manager u otras mujeres. Ya me ha dejado de afectar y no le doy importancia.” Comentó Amber con un tono simple mientras bebía y dando una sonrisa, alabó. “Aunque esta vez, la persona que creo este artículo fue un experto.”

Aurora que estaba leyendo algunos de esos artículos de aventuras no pudo evitar suspirar.

La imagen de Amber era bastante buena y no solo por las canciones sobre heroísmo, sino que por sus actividades recurrentes con organizaciones internacionales o conciertos de beneficencia.

A ella la conectaron con demasiados individuos y algunos hablaban de rumores que la conectaban con personas ricas para llegar a su posición.

Sin embargo, ninguno llego demasiado lejos y este nuevo artículo estaba llamando la atención bastante rápido por la forma que fue formulado.

“Esta es la primera vez que alguien habla de mí en este mundo.” Dijo Cithrel y con una sonrisa, reveló. “En Terra nova si alguien dice algo de la familia imperial es considerado delito. Es una ley vieja, pero sirve para mantener la ‘autoridad real’.”

¿Por eso estaba emocionada?

Si la persona que escribió este artículo supiera que la ‘elfa’ de la cual escribió, era la Princesa Heredera del Imperio Falion… ¿Cómo lo tomaría?

“¿Quieres encender aún más las redes?” Preguntó Amber animada.

Estaba viendo la sonrisa entretenida de Cithrel y estuvo claro que ella se estaba dejando llevar, pero a la persona que le acababa de preguntar, era nada más que el caballero galante.

Resultaba obvio que se uniría y fue por eso que asintió emocionada.

“Ven, vamos a sacarnos una foto. ¡Haremos que este rumor encienda las redes!” Anunció Amber y Cithrel se acercó rápido, pero esa psiónica miró a Venali y a Aurora y añadió. “Vengan, entre más mejor.”

Cithrel le hizo una señal a Venali, quien obedeció y se sentó a su lado, pero solo Aurora quedo dudosa.

“¿No creará problemas con tu manager?” Preguntó Aurora de forma curiosa.

No deseaba ser la persona aguafiestas, pero no quería que Amber se metiera en problemas por su culpa.

¿La estaba cuidando demasiado?

Le daba cierta importancia al trabajo y para alguien famosa, su ‘imagen’ era parte de su trabajo.

“No. Mi manager me ayuda en muchas tareas y se encarga de varios asuntos, pero con las redes sociales puedo hacer lo que desee.” Confesó Amber y ver que su preocupación era sincera, detalló. “Desde que comencé, la discográfica me trato muy bien. Aunque era una novata, me dieron un contrato de una gran estrella, me cuidaron y protegieron. Siempre sentí que alguien me cuidaba en secreto, pero ahora puedo protegerme sola.”

La estaba mirando de forma seria y está viendo a través de ella.

Pedirle a James que se encargara de una prometedora cantante no fue tan difícil y fue una de las pocas veces que utilizó la autoridad de la ‘segunda accionista’, pero ahora al verla lo entendió.

Ella había crecido en este ambiente y había madurado, hasta el punto de que había forjado su propia carrera y esa carrera estaba al nivel, que sería imposible ser derribada por algunos pocos rumores.

“Entiendo…” Murmuró Aurora dejándose llevar y acercándose a Serafín.

******

Un mensaje vino de repente a Alice que estaba en el ascensor.

Ya hace una hora había dejado atrás al idiota molesto que había estado quejándose todo el viaje de que su auto fue ensuciado con sangre.

Un auto que tal vez cambiaria a los días.

Había estado hablando con James para ver de dónde venía el contrato por la cabeza de la Primera Heroína y si era posible cancelarlo, pero ahora a leer las últimas noticias, dio un suspiro.

“De verdad son problemáticas.” Murmuró Alice sin poder evitarlo

Si el artículo de internet bien escrito podía causar un poco de revuelo, que imágenes y fotos de Serafín con esa misma elfa aparecieran, fue explosivo.

Una foto de Serafín siendo besada en la mejilla por Cithrel y al otro lado por su hermana, era una de las tantas fotos que estaba siendo tendencia en las redes.

Primero empezó abrazándose con Cithrel, con el título de ‘un amor entre mundos’ y luego una foto con Venali y esa misma princesa, diciendo ‘dos son mejores que uno’.

Tan solo para finalizar con la foto de su hermana y Cithrel besando cada lado de la mejilla, sin ningún título y con una canción.

‘Explorando’.

Una canción que hablaba de un par de mujeres que exploraban su sexualidad con la persona que le gustaba hasta que ambos aceptaban sus gustos y finalmente terminaban juntas… No era una canción muy seria y en este caso fue utilizada para darle ambigüedad a las fotos.

A una hora de subir las fotos, una de las publicaciones había obtenido más de diez millones de ‘me gusta’ y se había vuelto virales en la mayoría de las redes sociales.

Era normal para Serafín que en una de sus redes sociales había superado los mil millones de seguidores internacionales.

Con la bendición de la Diosa del Conocimiento, que permitía que los terrícolas entendieran todos los idiomas no era muy difícil que una estrella obtuviera una fama mundial.

“Si son un problema.” Murmuró Alice al salir del ascensor.

Ahora se estaba dirigiendo al departamento de Amber que estaba en el penúltimo piso de un edificio y al ver la seguridad en el área, su expresión se relajó un poco.

Debido a que ella era parte del grupo de Amber, la dejaron pasar hasta la puerta del departamento y tocó la puerta.

Tal vez el rumor de relación no tuviera importancia, pero el problema era que cualquier persona se daría cuenta de que Amber, estaba en una buena relación con las personas que estaban en la foto.

Y eso era debido a que esa cantante no tenía una ‘amiga’ con la cual bromeaba de esta forma.

Aurora tal vez pensó que esa psiónica había seguido con su vida, pero para Alice, no había avanzado demasiado.

“¿Ellas están aquí?” Preguntó Alice al ver que Venali era quien abría la puerta y al ver que esa elfa estaba vestida de mayordomo dio una expresión extraña.

“Si, ellas han estado bebiendo y divirtiéndose.” Respondió Venali sin cambiar de expresión y abriendo camino, añadió. “Puedes pasar.”

Alice se contuvo de preguntar la razón por la cual estaba vestido de mayordomo y entró al departamento, escuchando las risas que venían de la sala.

“Estoy impresionada, hay cientos de miles comentarios apoyando tus múltiples amoríos.” Bromeó Cithrel y viendo su reloj holográfico, contuvo su carcajada y leyó. “‘¿Alguien ha visto mi heterosexualidad? Acabo de perderla.’ Otro dice; ‘¿Es posible enamorarse de múltiples personas?’.”

Al escuchar esos mensajes, las tres se rieron a carcajadas y Alice vio a su hermana siendo una de ellas.

Había algunas botellas de cerveza mágica en la mesa cercana y tanto Amber como Aurora tenían las mejillas rojas.

Si bien Cithrel estaba un poco mejor, igualmente se estaba riendo a carcajadas.

Cada una de ellas se estaba dejando llevar por la atmosfera y estaban perdiendo sus restricciones.

“¿Alice quieres unirte?” Preguntó Amber con una sonrisa animada y haciéndole una señal para que se acercara, invitó. “Eres la última que me falta.”

¿Esa mujer sabía quién era ella?

Tal vez al saber la identidad de su hermana, entendía que ella era la sombra que siempre estuvo oculta bajo la Primera Heroína.

Después de todo, Aurora en esos tiempos había hablado con ella cuando la requería.

“No, gracias. No deseo crear problemas.” Respondió Alice con una excusa que seguramente usó su hermana.

“Es tímida.”

“Definitivamente es tímida.”

El comentario de Cithrel fue confirmado por Aurora, logrando que todas se rieran a carcajadas y Alice diera otra mirada a su hermana, tan solo para suspirar.

Su hermana se veía bastante feliz como para arruinarle el humor ahora, así que simplemente, lo dejo pasar y agitó su cabeza de forma evidente.

Sacando una bolsa papitas mientras escuchaba la risa de ese trío que se estaba dejando llevar, Alice buscó un lugar para sentarse.

“Creo que esto ni siquiera puede llamarse un escándalo.” Dijo Amber y con un tono pensante, confesó. “Mi mayor escándalo fue cuando algunos dijeron que me acostaba con el dueño de la Empresa Apicius… Lo dijeron debido a que Comedus Pictures y la empresa me ayudaban demasiado.”

Aurora tosió casi ahogándose con la botella de cerveza ante esa revelación y luego redirigió su mirada a Alice, quien dio una expresión extraña a su hermana que estaba imaginando cosas.

“Debió haber sido difícil.” Dijo Alice con calma.

Su hermana al escuchar ‘dueño de la Empresa Apicius’, apunto a ella, pero Alice sabía que no se trataba de ella, al menos de quien hablaba.

“Un poco, pero es normal. Hay demasiada malicia en este mundo y en ese escándalo, hubo afirmaciones maliciosas de otras estrellas. Todas terminaron despedidas y entraron a la lista negra de Comedus Pictures.” Reveló Amber y con una sonrisa, murmuró. “En realidad, el CEO James siempre que visitaba las instalaciones de la discográfica me preguntaba como la pasaba y si deseaba dar un concierto en Zerzura. Luego los rumores pasaron de amantes a que era su hija ilegítima.”

Otra vez Aurora fue quien se atragantó.

Su hermana intentó proteger a Amber, tratando de que no la pasara tan mal en este mundo de espectáculos y si algo tenía James, era que cumplía bien su trabajo.

Sin embargo, en el mundo del espectáculo, esa protección podía iniciar rumores de todo tipo y crear rivales o individuos celosos.

Era posible que James se encargara de ese escándalo sobre que era el amante de Serafín y lo hizo de una forma tal que nunca había llegado al oído de Aurora y para Alice, el segundo rumor también lo debió haber iniciado él.

Si había rumores de que ella era la hija ilegítima del CEO de la Empresa Apicius, nadie se atrevería a hacerle algo o cuestionarían la razón por la cual era favorecida.

“Por cierto, ¿te trató bien la empresa o hubo gente desagradable en Comedus o la Empresa Apicius?” Preguntó Alice con una mirada seria.

Hubo un pequeño silencio y tal vez debido a la seriedad con la cual preguntó, Amber lo pensó detenidamente.

“Cuando era novata, pero siempre termino bien para mí.” Respondió Amber de forma honesta y dando una mirada curiosa, cuestionó. “¿Por qué preguntas?”

Su pregunta había sido muy específica y solo apuntaba a todos lo que tuvieran en la Empresa Apicius, estuvo claro que Amber se dio cuenta.

“Porque mi humor ha sido pésimo hoy y deseaba desahogarme.” Respondió Alice y recibiendo una llamada, vio el nombre y añadió. “Si me disculpan, tengo que atender.”

James estaba llevando una empresa a su nombre y si bien por lo general no le gustaba relacionarse demasiado en ese asunto, ahora estaba lo suficiente malhumorada como para ‘limpiar’ la suciedad de esa empresa si era necesario.

Retirándose a un cuarto desocupado, ella dio una expresión seria al ver quien era la persona que llamaba.

“¿Qué deseas?” Preguntó Alice al ver al idiota proyectado dando una sonrisa.

“Alice... ¿Recuerdas lo que dije antes? Bueno, sucedió. Fueron a por un eslabón débil y ahora estoy en problema.” Contó Hermes y con una sonrisa, reveló. “Me dijeron que, si no atraía a alguien relacionado con Serafín, me cortarían el cuello… Alice, tengo miedo.”

¿Alguien ya se había movido?

Mirando la expresión de ese idiota que daba una mirada de temor y suplica de ayuda, Alice le dio una mirada y… Termino la llamada.

Silenciando su reloj holográfico, ella se giró para ver a su hermana en la entrada de la habitación.

“Vi tu mirada seria por la llamada.” Dijo Aurora y mirando atentamente, preguntó. “¿Sucedió algo?”

Había cortado antes de que su hermana pudiera escuchar lo que sucedía.

“Si, pero luego podemos hablarlo. No pasará nada con que sea luego.” Dijo Alice con una expresión simple y al recibir la mirada seria de su hermana, añadió. “Puedes seguir divirtiéndote.”

Su respuesta tan confiada y directa, hizo que Aurora diera una sonrisa.

“Entiendo. Vamos a la sala. Amber se le ocurrió unas ideas para algunas fotos y si bien tenemos el mayordomo, necesitamos la fotógrafa.” Pidió Aurora con una sonrisa.

¿Qué estaban planeando? Por la sonrisa infantil de su hermana estuvo claro que ni ella lo sabía.

Incluso ahora que se estaba divirtiendo por su cuenta, seguía pensando en no dejarla sola y por eso buscó darle el trabajo de ‘fotógrafa’, sabiendo que no aceptaría tomarse fotos con los demás.

“Ahora entiendo por qué Venali estaba vestido de mayordomo.” Murmuró Alice con cierto entendimiento.

Era posible que su hermana se arrepintiera una vez que dejara de ser afectada por la atmosfera, pero sería divertido ver ese momento.

Igual de agradable que escuchar que un director fue asesinado.

******

En el departamento de uno de los edificios más altos y prestigiosos de Los Ángeles, todo estaba en silencio.

“Lo intenté.” Murmuró un joven hombre mirando a los dos maleantes.

Musculosos y altos, esos individuos le dieron una mirada fría y al ver su expresión, la intención asesina emanó.

“Esperen. Ustedes me vieron. La llamé, le supliqué y ella me corto.” Dijo Hermes en voz alta y al ver que esos dos individuos se detenían, murmuró. “A diferencia de lo que el público cree, no pudo llamar a Serafín y solo a la encargada.”

Un murmullo dicho con una expresión honesta y tranquila, que hizo que ambos maleantes se miraran entre ellos.

Les estaba mintiendo descaradamente y él se rio de forma evidente al ver que esos dos grandullones creían en su palabra.

La ira cubrió el rostro de ambos y antes de que hicieran algo Hermes caminó a su heladera y sacó tres cervezas, dándole una a cada una.

Esos individuos con rápidos reflejos la aceptaron desconcertados de que sus cuerpos lo tomaran por reflejo.

“Por cierto, ¿qué hacen dos rangos A buscando a Serafín? ¿Y por qué vinieron a por mí?” Preguntó Hermes abriendo su cerveza y observando como esos dos maleantes dudaban, añadió. “Les di una cerveza, al menos respondan esa pregunta antes de torturarme o golpearme.”

¿Sus palabras tenían sentido para esos dos maleantes? ¿O era por otra razón?

Ambos se volvieron a mirar y dieron un suspiro al unísono, abriendo sus cervezas.

“Escuchamos que Serafín puede contactar con la Primera Heroína. Queríamos atraerla para matarla y ganar los treinta millones.” Confesó uno de los maleantes y tomando un trago, señaló. “Como la seguridad de Serafín es alta, se nos ocurrió la idea que de vez de ir a por ella directamente, ir por la persona con la cual trabajaba. Ya que eres el director, pensamos que puedes llamar y traer a Serafín a nosotros. Luego la usamos a ella como rehén para atrapar a la Primera Heroína.”

Sería muy problemático tratar de ir a por Serafín y más cuando tenía una alta seguridad a su alrededor.

Este plan era bastante intrigante y bueno.

Iban a por el director lo atrapaban y usaban para traer a Serafín y luego una vez que también la capturaran, la utilizaban para traer a la Primera Heroína.

“Escuchamos que eras un mujeriego que se la pasa en bares y que ni siquiera tienes guardaespaldas, así que no iba a ser tan difícil.” Añadió el otro hombre con un tono simple.

Se veían orgullosos, pero…

“¿Es posible que ustedes puedan pensar esa clase de plan? Digo, son dos idiotas que ni siquiera saben lo que les está ocurriendo ahora.” Dijo Hermes y viendo que ambos idiotas se miraban entre ellos sin entender, dio un suspiro y preguntó. “Hacen esto por dinero, ¿no? Si hacen un trato conmigo, les daré todo lo que necesitan.”

Un trato que los alejaría de la muerte y los haría que dejaran de ser usados por quien sea que fue la persona que los guio para ir a por él, usándolos como carne de cañón para tantear su seguridad.

No sabía lo que esperaba la mente maestra y era posible que pensara que él como todo famoso tenía una alta seguridad y, por ende, estos idiotas fallarían.

Sin embargo, independientemente de lo que la persona que lo guio pensaba, él dio una sonrisa.

“Será divertido.” Murmuró riéndose de forma malvada.

Ya se estaba aburriendo de este mundo de espectáculos y ahora que ‘ella’ estaba aquí, sin duda todo volvería a ser divertido.


mode_commentComentario de Evil_Warlord

Mañana vienen los capitulos de la historia paralela. Viene bastante agitado.


Comentarios del capítulo: (0)