tg-capitulo-466
TG - Capítulo 466
32516
574

Saliendo victoriosas…

Capítulo 466: Siempre imparable…

La magia abismal era bastante rara, no solo conocida por su capacidad de realizar ataques de tipo mentales, relacionado con el miedo y el terror, sino que también realizando poderosos hechizos físicos.

Cientos de látigos de magia abismal se balanceaban golpeando la oscuridad que se agitaban por el suelo, elevando nubes de polvo por los poderosos golpes y la criatura que creaba esos ataques, agitó sus manos.

“…”

Una gigantesca tormenta de tinieblas dejo caer cientos de criaturas abismales en el lugar, dejando ver la verdadera especialización de la criatura.

Invocación de criaturas abismales, esas ‘cosas’ que solo podían ser categorizados como monstruos horribles, atacaron la masa de oscuridad y en medio de eso, una gigantesca mano se levantó.

*BOOM*

Alice se levantó formando un puño que golpeó el suelo, creando un enorme cráter y luego la balanceó hacia la criatura, quien lanzó su hechizo.

Las tinieblas de la magia abismal rodaron su brazo buscando devorar la vitalidad por medio del complejo hechizo y lo único que obtuvo, fue desgarrar el brazo como si lo estuviera carcomiendo.

La oscuridad continuó y el brazo se volvió a fortalecer, golpeando el aire en donde había estado la criatura que había esquivado y aplastando a decenas de criaturas, que empezaron a ser devoradas, para aumentar la oscuridad.

Y la forma de guerrero se levantó, solo que esta vez con diez metros de alto y Alice, que había dejado que la oscuridad se filtrara de su sombra, empezó a cargar.

A diferencia de lo que uno pensaba, el tamaño no redujo su velocidad, sino que fue todo lo contrario, sus garras cortaron las criaturas, devorándolas al caer el suelo y los brazos a su espalda desgarraros a otros monstruos abismales.

“¡Maldición!” Rugiendo con fuerza la criatura extraña, liberó un gigantesco cañón solidificado que fue enviado a la oscuridad, golpeándola y repartiendo la oscuridad por todas partes.

*BOOM*

La explosión posterior levantó una enorme nube de polvo y los restos carcomieron todos los alrededores, pero la oscuridad se volvió a filtrar sin límites.

Entonces la criatura que antes había sido hecho trizas, volvió a surgir y Alice observó todo.

Si fuera algún mago de fuego o utilizara magia más destructiva, le hubiera causado mayor daño, pero esta criatura estaba centrada en la magia abismal del tipo apoyo e invocación.

Las criaturas abismales que utilizaba como ejército y que de vez en cuando dejaba salir dejaba ver de lo que era capaz y las bestias que ordenaba que la atacaran era la prueba de que le gustaba controlar a otros con su magia abismal.

Sus tinieblas que debían cubrir su vista, sería el perfecto apoyo para desorientar o causar miedo a su oponente mientras buscaba aplastarlo con la fuerza de su ejército, pero no para ella.

Las criaturas y bestias que la atacaban solo eran devoradas para convertirse en oscuridad que se extendía cada vez más lejos y era imposible desorientarla cuando podía ver por medio de su propia oscuridad, como si se hubiera convertido en ella.

¿Y en cuánto al miedo? Sería divertido si esto le causaba algo de miedo, cuando podía mantenerse en pie, sin cansarse o agotarse, devorando más y más.

“¡Has arruinado mi destino!” Gruñó la criatura utilizando sus garras realizando un poderoso corte que se extendió hacia la gigantesca forma de guerrero de diez metros.

Alice dejo que atravesara su cuerpo sin sentir dolor y solo hambre, que sació devorando las criaturas y la naturaleza a los alrededores.

“Patético.” Murmuró Alice con una risa despectiva.

Era solo un rango SS y su fuerza era alta, pero tal como antes había aprendido, no era invencible.

Un ataque espacial podía herirla de gravedad e incluso algunos individuos eran capaces de dañarla de forma directa, como lo podría ser su hermana si utilizara su aura verde que buscaría golpearla de forma directa.

Sin embargo, esta criatura no podría vencerla y la prueba fue el siguiente ataque.

“¡Muere!” Gritando de forma violenta, la criatura que no captaba que clase de oponente era, liberó una poderosa tinieblas.

Desde ellas cientos de criaturas abismales y monstruos corrieron hacia su gigantesca forma de guerrero y saltaron, mordiendo la masa negra.

Fueron demasiados hasta el punto de que empezaron a rodearla hasta que la tiraron al suelo y Alice viendo la sonrisa de la criatura, simplemente deshizo su forma de guerrero.

Aumentar el tamaño le dio una mayor fuerza, pero no podría golpear a la criatura con su velocidad actual y si bien era interesante luchar con esta forma, su verdadera capacidad era otra.

Y ahora la mostró cuando la forma de guerrero se convirtió en una masa de oscuridad, que tragó las criaturas, las devoró a su paso, sin importarle si estaban contaminadas, corrompidas o si trataban de explotar.

Atrapaba las criaturas cuando deseaban salir, devoraba su carne, sus órganos y los volvía parte de ella… Parte de la oscuridad en la que se estaba convirtiendo.

Más y más, ella solo devoraba.

“Hahaha…” La criatura extraña soltó una gran risa al verla con su único ojo y su expresión cambio lentamente, cuando las venas que deseaban corromperla, también fueron devoradas.

¿Pensaba que enviarles criaturas infectadas con esas venas se extenderían a ella?

“Eres patético.” Volvió a murmurar Alice.

Esa era la única forma que podía describirse, a la criatura que no se daba cuenta de que acababa encontrarse con un oponente que contrarrestaba sus ventajas.

Tal vez Alice no podía asesinarlo por su cuenta, pero esa criatura con voz femenina, al utilizar su ejército la alimentaba.

Para ella era demasiada coincidencia que esta criatura con estas capacidades llegara a este lugar de ‘repente’ y de forma ‘oportuna’.

Aunque en este punto podía decirse que estaba siendo algo paranoica.

*BOOM*

Justo cuando estaba viendo que la criatura volvía a crear un poderoso ataque para herirla, Alice pudo captar un gigantesco cañón de magia de oscuridad que golpeó a la criatura, enviándolo lejos.

Fue tan aterrador como para sacudir el espacio y llevar a que los desgarros aparecieran junto a una grieta que dejo caer gigantescas rocas desde el cielo.

“¡GRRAA!”

Alice al escuchar el gruñido de Amnestria, ella se movió.

Si antes pensaba en distraer a la criatura y luego tratar de empujarla de vuelta a una grieta utilizando su oscuridad, ahora cambio de planes al ver que esa gran bestia llegaba.

Utilizando la forma de guerrero más pequeña de cinco metros, solidifico la oscuridad lo máximo que pudo y al ser tragada por la oscuridad, al instante siguiente apareció cerca de la criatura desde otra porción de oscuridad.

“Uggg…”

Escuchando el gruñido bestial de esa criatura al esquivar el corte de sus garras, Alice al momento siguiente, sintió la mitad de su oscuridad pulverizada, por un ataque abismal, pero continuó.

“¡Asquerosa bestia!” 

Su distracción permitió que Amnestria saltara utilizando sus propias garras para cortar a la criatura, quien esquivó rodando por el suelo y se tuvo que topar con un agujero negro creado por magia de oscuridad.

*BOOM*

Esa criatura no fue débil y explotó el agujero con su magia abismal, causando que las tinieblas se extendieran y Amnestria retrocediera, sabiendo que ese aire buscaría corromperla con las venas.

Sin embargo, Alice fue diferente, ya que entró sin temor al interior y logró atrapar el cuerno de la criatura, quien le cortó el brazo.

“Golpea con todo.” Ordenó Alice en voz alta.

Dio la impresión de ser una amenaza, a la vez que una provocación para la criatura, quien creó una explosión abismal, destrozando el cuerpo de la forma de guerrero, no obstante, sus palabras no estuvieron dirigidas a esa criatura.

Si no que Amnestria, quien al ver que el brazo empezaba a liberar más oscuridad, extendiendo tentáculos, manos, garras para atrapar a la criatura, empezó a preparar su ataque.

Otras manos también vinieron de la oscuridad en el suelo, atrapando a la criatura, de sus cuernos, de sus brazos, sosteniéndola para que no huyera y Alice pudo sentir el miedo cuando esa criatura trataba de escapar.

Y la razón fue el poderoso cañón de magia de oscuridad que estaba preparando Amnestria que estaba a varias decenas de metros de su posición.

Un cañón visible desde su boca y…

“Grhh…”

Amnestria gruñó cuando una distorsiona apareció cerca de ella, desgarrando su pierna y enviando el cañón cerca de ellos.

Quien consiguió que su disparo se desviara no fue un desgarro espacial al azar, sino que fue creado por el Kaniatha que había aparecido en este lugar.

“¡GRAAA!”

La criatura que Alice trataba de retener, liberó un gruñido y una onda expansiva mientras las tinieblas se extendían carcomiendo la masa de oscuridad que la retenía, soltándose finalmente.

Alice que volvió a aparecer a una distancia considerable, dio una mirada a Amnestria cuya pierna se empezaba curar a alta velocidad y tras cruzar miradas, ella directamente cargó hacia el Kaniatha.

Fue un movimiento tácito y Amnestria por su parte fue a la criatura de rango SSS.

“Grrr…”

El Kaniatha gruñó cuando la forma de guerrero lo golpeó y ambos empezaron a cortarse, pero Alice a mitad de camino, literalmente deshizo su forma y trató de ahogarlo.

Podía ver las decenas de cortes de espadas recientes en su cuerpo y Alice se dio cuenta de quien había atacado.

“¡GRAAA!”

La criatura rugió cuando intentó extender una onda espacial para alejar la oscuridad, pero el idiota abrió su boca para hacerlo y Alice se introdujo al interior.

¿Su hermana estaba bien? Ese pensamiento llevó a que ella fuera aterradora al tratar de adentrarse por las heridas, por la boca y los orificios del Kaniatha.

Quien, a su vez, la trató de masticar, perdido en su furia y demasiado tarde se dio cuenta, de lo que estaba haciendo era suicida.

“…”

Alice ya había entrado por la garganta, profundizando por el interior de esa criatura, extendiendo más y más oscuridad, buscando cubrir el cuerpo en su totalidad antes de empezar a devorarlo desde adentro.

El espacio se distorsionó a su alrededor cuando el Kaniatha desesperado trató de escapar usando su magia espacial y Alice, sabiendo que dejaría este lugar, dejo una orden a la oscuridad restante para que apoyara a Amnestria.

Lo último que vio fue la forma de guerrero autónomo crearse cuando la oscuridad se reunió a varios metros y atacar a la criatura de rango SSS, entonces toda su visión se distorsionó.

El espacio tan inestable como estaba llevo a que la criatura recibiera daño, extendiendo aún más heridas, logrando que empezara a desesperarse cada vez más y entonces aterrizaron en una llanura.

El Kaniatha cayó al suelo, cuando desde sus orejas, ojos, nariz, boca y heridas, empezaba a salir oscuridad en forma líquida, mientras Alice lo devoraba desde adentro.

El interior era la parte más débil de la mayoría de las criaturas y una vez que alguien como ella era capaz de ser tragada, podía ser sumamente aterradora.

Órgano por órgano, las entrañas, la carne e incluso la misma sangre, Alice devoró todo y luego lo único que quedo del Kaniatha fue una masa de oscuridad, por donde ella apareció.

Había perdido la conexión con la oscuridad que estaba cerca de Amnestria y si bien había dejado una forma de guerrero autónomo, Alice dudó si tratar de volver.

La Reina del Bosque era fuerte y en la batalla ni siquiera se había soltado por completo, liberando su verdadero ‘dominio’ como Archimago.

No solo era una bestia depredadora en el pináculo de su existencia, sino que era una Archimago, estudiosa de la magia y tal combinación podía ser mortal.

Al final, no volvió… El Kaniatha con las heridas de espada todavía le causaban malestar y preocupación por su hermana.

******

Aterrizando a causa de varias criaturas que empezaban a lanzar escupitajos ácidos, la Sumo Sacerdotisa Xaali al rodar por el suelo, pudo ver las barreras de los Kaniatha y entonces notó a Zixin, moviéndose hacia unos sapos alienígenas.

Esa era la única forma de llamarlos y Zixin con una espada en cada mano, cortó a las criaturas, moviéndose antes de que explotaran.

La Sumo Sacerdotisa Xaali al sentir que el espacio se distorsionaba, movió sus manos, retrasando las grietas y los desgarros estabilizando el espacio.

“Vamos.” Ordenó Aurora que llegaba desde atrás, con su armadura llena de sangre de criaturas.

Los Zarquianos se volvieron a mover otra vez.

Estaban acercándose a los acantilados y ahora era visible a lo lejos, pero esta zona estaba demasiado inestable espacialmente.

Desgarros, grietas y distorsiones eran frecuentes, llevando a que tuvieran que moverse de forma cautelosa y que ella tuviera que retrasar todo utilizando el poder de su señor.

Agregar a las criaturas que estaban desesperadas a la mezcla, solo complicó aún más todo.

Antes de volar de vuelta la Sumo Sacerdotisa Xaali dio una mirada a su sombra antes de volver a moverse con el grupo.

Ella estaba en medio de la formación protegida por los Zarquianos mientras que Zixin y Aurora eran los miembros de ataque principal.

Temían que el Kaniatha volviera a aparecer y como era posible que ella volviera a ser su objetivo, la estaban protegiendo, justo como lo hizo Melgar.

La sombra había estado con César, Rupert y los otros Kaniatha y era probable que Melgar hubiera cambiado de posición, así que la Sumo Sacerdotisa Xaali estaba un poco tranquila, de que estuviera acompañado por si estaba muy malherido.

Retrasando otras grietas mientras se sentía algo cansada, el tiempo la rodeó en secreto y revitalizó su cuerpo.

El paso del tiempo no fue lo suficiente para ser notado de forma visible, pero debido a la constante batalla, fue acumulativo.

Viendo que los acantilados estaban a la distancia, la Sumo Sacerdotisa Xaali se detuvo, junto a todo el grupo.

No solo fue por la grieta que estaba forzosamente queriendo aparecer en esta parte del espacio y que ella estaba deteniendo para que no apareciera arriba del grupo, fue por un desgarro mayor.

“…”

A lo lejos pudieron ver como una gigantesca grieta se formaba dejando caer una inmensa raíz de varios kilómetros de largo y ancho.

La velocidad con la que cayó dio la sensación de ser lento, tal vez por la impresión que generaba.

“Necesitamos protegernos.” Esas fueron las palabras de Aurora, entendiendo que, en este momento, ella no era capaz de moverlos.

Si los movía con magia espacial, podrían terminar en el lugar que deseaba o incluso perderse de vuelta y terminar muy lejos, así de inestable estaba el espacio.

Los sacerdotes del grupo levantaron sus barreras lo más rápido que pudieron y tanto Aurora como ella pusieron las barreras de los artefactos, pero sin darle tiempo para más, la raíz golpeó la tierra.

*BOOOOOM*

La explosión de la caída fue aterradora levantando una gigantesca nube de polvo que fue visible desde su posición y si bien estaban a una distancia considerable, pudieron ver la onda expansiva que fue generada.

Destruyendo la tierra en su totalidad, Aurora levantó su espada en alto, generando una impresionante barrera celeste mientras que los Kaniatha guerreros utilizaron sus cuerpos y alas para protegerlos, pero el impacto llegó.

Las primeras barreras de los artefactos se hicieron trizas junto a las barreras de los sacerdotes y luego golpeó la barrera de Aurora, que duro un momento antes de que empezara a agrietarse.

“Ugh…”

Aurora cayó al suelo, tosiendo sangre por el impacto mientras ellos literalmente retrocedían y esa jovencita, con sus ojos rojos a causa del esfuerzo, sacó otra espada y la volvió a clavar en el suelo, buscando más resistencia al generar otra barrera celeste.

Ni siquiera duro un par de segundos antes de que la barrera empezara a crujir y llenarse de grietas.

La Sumo Sacerdotisa Xaali supo que debía actuar y así lo hizo.

“…”

Distorsionó el espacio a su alrededor, creando una poderosa barrera permitiendo que Aurora descansara y el impacto que recibió fue nada más que aterrador.

Un solo segundo parecía como un minuto y la Sumo Sacerdotisa Xaali sintió una gigantesca presión, tratando de hacerla añico, pero mordiéndose los labios, fortaleció aún más la barrera.

El cansancio y al agotamiento por utilizar el poder de su dios de forma desmedida trataron de golpearla, pero el tiempo a su alrededor se aceleró recuperándola.

Y envejeciéndola para que pudiera resistir, aunque fuera una pequeña porción extra de ese poder y luego la rejuveneció para que se recuperara. 

La Cardenal Najjar debería haber estado aquí y si supieran que Amnestria venía, seria ella quien dejaría su lugar a esa cardenal.

Sin embargo, ahora era ella quien estaba aquí y necesitaba resistir, aguantar y ayudar… Tan solo esos pensamientos la mantuvieron hasta que todo acabo y el polvo se elevó.

“…”

La Sumo Sacerdotisa Xaali cayó al suelo, agotada, cansada y no solo con su cuerpo adolorido, sino que con su espíritu y mente exhausto.

El poder del Dios del Tiempo y el Espacio, no era ‘magia’, era un dominio absoluto y para poder utilizar tal poder era necesario un espíritu fuerte y una mente capaz.

Incluso si los mismos poderes buscaban empujarla a que mejorara, envejeciéndola y rejuveneciéndola en un círculo, siempre había límites.

Entonces mientras escuchaba voces preocupadas a su alrededor, la Sumo Sacerdotisa Xaali pudo sentir el peligro y al ver que Aurora y los Zarquianos, estaban rodeándola, movió su mano.

Una onda los empujo hacia atrás lo máximo que pudo y la Sumo Sacerdotisa Xaali vio la expresión extraña de Aurora, casi enfadada, pero también vio su seriedad.

“…”

Y apareció lo que ella había sentido.

No fue premonición, fueron instintos de haber controlado el espacio durante tanto tiempo y eso le permitió notar la gigantesca grieta que se formaría con anterioridad y ella flotó cuando la fuerza la empezó a atraer.

Pudo notar que Zixin atrapaba a un par de Zarquianos mientras que otros utilizaban magia de naturaleza para tratar de retirarse y su cuerpo se giró en el aire, mirando el centro de la gigantesca grieta.

Era inmensa dejando en claro que el espacio antes debilitado, fue aún más dañado a causa de la raíz, llevando a que esta gigantesca grieta apareciera.

Y al ver ese gigantesco agujero que llevaba a un oscuro vacío, la Sumo Sacerdotisa Xaali pensó que su vida estuvo bien.

No solo hizo lo posible, sino que ayudó tal como había deseado la primera vez que llegó a Zerzura, queriendo buscar su manera de apoyar de forma directa.

Fue en ese momento que ella sintió una mano tomándola y cuando se giró pudo ver el rostro de Aurora, dentro de una armadura de poder que empezó a activar todos los propulsores cuando la tomó en sus brazos.

“¿Qué estás haciendo?” Cuestionó la Sumo Sacerdotisa Xaali mientras sentía que empezaba a volar.

“Solo guarda silencio.” Respondió Aurora con una voz que se notaba enfadada.

Sin embargo, ella no lo entendió, la grieta no era tan simple y su tamaño no solo era algo visual, era una prueba de lo aterradora que seria.

Lamentablemente sin poder avisar, una onda se extendió y la fuerza aumentó, lo suficiente como para que la expresión de los Zarquianos a lo lejos se volviera pálida y la armadura de poder se retrasara.

“¡Retirada!” Ordenó Aurora con una voz extremadamente fría.

Zixin dudando un segundo, empezó a retirarse mientras cargaba al sacerdote que empezaba a crear raíces a su paso.

La segunda presión no pudo alcanzarlo a ellos, pero si a Aurora y la armadura de poder se movió demasiado lento a pesar de los propulsores y esa joven aterrizó en un par de raíces.

Esas raíces creadas por el zarquiano estaban muy profundas y les permitió agarrarse durante unos segundos, antes de avanzar a la siguiente raíz y luego a la siguiente, pero la presión aumentó de vuelta.

“Deb…”

“Está bien.” Aurora interrumpió sus palabras que trataba de decir al reunir todas sus fuerzas y la Sumo Sacerdotisa Xaali, le dio una mirada a esa jovencita, que mostraba su expresión.

Llevaba un fruncir de ceño, pensante y seria, pero no había miedo… Y con esa expresión ella se movió hacia un lado, activando sus propulsores y su movimiento llevo a que golpearan una gigantesca roca, que detuvo la fuerza de atracción de ellos.

Que la roca se estuviera arrastrando hacia atrás, dejaba ver que no duraría demasiado y Aurora le dio una mirada.

“No te preocupes estarás bien.” Dijo Aurora con una sonrisa que buscaba calmarla.

Justo como la primera vez que esa jovencita la salvo, solo que era mucho más joven, más atrapada en su pasado y más cerrada, sin embargo, la calma y tranquilidad que trasmitía, era algo que nadie podía cuestionar… Incluso ella.

Y entonces abrió sus ojos cuando vio que la armadura de poder empezaba a desensamblarse y moverse hacia su cuerpo, cubriéndola.

“Sácala de aquí.” Ordenó Aurora cuando la armadura de poder la dejo en su totalidad.

La Sumo Sacerdotisa Xaali, trató de hablar, pero los paneles mostraron los signos de advertencia y luego la armadura con ella en el interior, empezó a moverse en su totalidad.

Aurora sacó su espada y la clavó en el suelo generando una poderosa barrera, que empezó a crecer con rapidez.

Estaba reteniendo la fuerza de atracción, justo como la piedra en el que estaban ocultos y si bien fue ligero, fue suficiente para la armadura de poder que activó todos sus propulsores.

Fue la misma velocidad de viaje que antes, solo que la diferencia fue que la fuerza de atracción se redujo en gran medida y fue lo suficiente como para que la armadura volara con la Sumo Sacerdotisa Xaali adentro, mirando a lo lejos la grieta y la barrera celeste, que se había extendido como una pared.

“¡Detente!”

Cuando la barrera se rompió, ella ya estaba lo suficiente lejos de la atracción principal y a pesar de sus órdenes, la armadura de poder no se detuvo y al notar a los Zarquianos escapando, aumentó el tamaño de sus brazos robóticos y tomó una raíz, en el que se estaban sosteniendo.

El mago de naturaleza cortó la raíz y todos los Zarquianos la tomaron, antes de que la armadura de poder lo llevara a lo lejos, hasta que golpearon el suelo cuando uno de los propulsores fallo.

Era una armadura que había resistido la atracción de una gigantesca grieta que podría atraer hasta un rango SS, resulto bastante impresionante que los propulsores se rompieran en este punto y pese a que se estaban reparando de vuelta, el grupo rodó por el suelo.

“Mierda…” 

Escuchando la maldición de Zixin que fue dada por la grieta y por la fuerza de atracción que continuaba aquí, la Sumo Sacerdotisa Xaali, notó que la oscuridad se filtraba por la sombra de ese zarquiano.

“¡Aurora está en la parte más profunda de la grieta!” Gritó la Sumo Sacerdotisa Xaali sin ocultar su preocupación y temor.

Los Zarquianos la miraron de forma extraña, pero Alice salió de la oscuridad conformando a su lado una forma de guerrero.

“Dolerá un poco.” Dijo Alice mientras saltaba a la parte más profunda del agujero en busca de su hermana.

La Sumo Sacerdotisa Xaali, entendió a lo que se refería cuando la forma de guerrero los sostuvo a todos en su mano y los lanzó con fuerza.

El poderío de un rango SS para arrojar cosas fue impresionante y la visión de la Sumo Sacerdotisa Xaali, giró hasta que cayó al suelo, sintiendo el dolor incluso a través de la armadura de poder.

Levantando su mirada sin sentirse contenta por sentir que estaba fuera de peligro, miró a la grieta a lo lejos y a pesar de que solo podía notar desgarros y grietas en la zona, volviendo borrosa su visión, mantuvo sus manos apretadas, viendo rastros de oscuridad a su alrededor.

Alice y Aurora eran un dúo, siempre imparable y enfrentándose a todo lo que se encontraran, saliendo victoriosas.

Esa reconocida glotona no solo ahora era fuerte, sino que siempre pudo utilizar su oscuridad para moverse, la Sumo Sacerdotisa Xaali la espero y…

“…”

La grieta creció cubriendo cientos de metros, tragando todo y llegando a unas decenas de metros de ellos, dejando un gigantesco cráter sin nada más a la vista.

La Sumo Sacerdotisa Xaali dio una mirada a la oscuridad, queriendo no creer en su visión, pero la oscuridad se derritió como si no hubiera existido.

Como si la fuente de dónde provenía los hubiera dejado.


Comentarios del capítulo: (0)


tg-capitulo-467
TG - Capítulo 467
32517
575

¿Por qué lo hizo?

Capítulo 467: ¿Por qué lo hizo?

Gruñidos bestiales y ruidos de batalla fueron captados por Alba y al momento siguiente sintió un gran dolor por todo su cuerpo.

Sus ojos se abrieron de inmediato, viéndose tirada en una pequeña cueva y también vio que una de sus patas delanteras no estaba.

El dolor venía de ese lugar al igual que desde su espalda y Alba al escuchar los sonidos de batalla, dejo que su fuego la cubriera, quemando las heridas para que dejara de sangrar.

El muñón de su pata seguía sangrando a pesar de que parecían haber intentado curarlo y su espalda dolía demasiado, llevando a que ese dolor se multiplicara cuando el fuego cerró las heridas, pero Alba mantuvo su boca cerrada.

Pudo ver en la entrada a Zrag, perforado en su costilla mientras retrocedía, asesinando a los engullidores que lo estaban atacando.

Estaba malherido, pero la espada de ese goblin no se dejó de mover y ella al darse cuenta de lo que sucedía, abrió su boca liberando una enorme llamarada.

“HYaa…”

Los chillidos de dolor vinieron de repente y el fuego no solo cubrió a Zrag, sino que se extendió más y más lejos, eliminando todo lo que se encontraba.

Controló su fuego para que no hiriera a Zrag, quien se afirmó en su gran espada enterrada en el suelo.

“Gracias…” Murmuró Zrag bebiendo una poción y arrancándose la púa enterrada en su costilla y luego se dejó caer un poco del líquido de la poción.

“Debería ser yo quien agradezca.” Respondió Alba levantándose y afirmándose en sus patas restantes.

No era la primera vez que perdía una parte de su cuerpo o era herida de gravedad.

Vivir en el bosque mágico significó que las batallas eran algo habituales y si bien todo cambio luego de que Amnestria trajera orden, los peligros eran normales.

Desde las mazmorras temporales, las criaturas salvajes o los peligrosos humanos, ahora simplemente se levantó, afirmándose y acercándose a Zrag.

Era normal que le agradeciera, cuando estuvo claro que la estaba protegiendo de esos engullidores mientras estaba inconsciente y a la vez, era posible que la trajera a este lugar.

“No hemos aparecido tan lejos de aquí y uno de los principales caminos para ir al portal está cerca.” Dijo Zrag viendo que algunas heridas no se cerraban debido a la corrupción de alguna bestia.

En vez de responder, ese goblin informó de la situación, dejando ver que no necesitaba estar agradecida.

¿Aparecieron cerca? Alba en vez de dudar, dio una mirada a ese goblin y luego asintió.

Ya fuera que aparecieron cerca o lejos, significaba que Zrag la cargó a este lugar y luego se mantuvo para protegerla y ahora ni siquiera lo hizo evidente.

Tener a esta clase de compañero del cual podía depender era bastante agradable para Alba.

“Quemaré tus heridas para que luego se regeneren.” Dijo Alba, respirando fuego que se movió por el aire como una serpiente.

Zrag asintió y mostrando sus heridas en su costado, Alba movió la serpiente quemando las heridas, deteniendo la corrupción de lo que parecía ser algún tipo de veneno.

Ese goblin apretó sus dientes y solo gruñó en silencio, hasta que acabo y luego se lanzó una poción y Alba utilizo un pergamino de curación.

“No pude encontrar tu pierna. Esa distorsión fue… Demasiado para mí.” Dijo Zrag con seriedad al volver ajustarse su armadura de batalla.

El desgarro que había aparecido golpeó la oscuridad de Alice principalmente, pero ellos terminaron siendo movidos y Alba tuvo que proteger a su compañero con su cuerpo durante el viaje, sabiendo que podría ser fatal.

Lamentablemente su pierna fue arrancada y su espalda sufrió bastante daño, provocando que quedara inconsciente a causa del dolor… Para luego despertar aquí.

“No importa. Volverá a crecer con un mago de curación.” Respondió Alba de forma natural, mientras le daba una señal para que se movieran.

Si tuviera su pierna, podría volver a unirla utilizando un pergamino, pero incluso si ese no era el caso, un mago de curación podría ayudar a que volviera a crecer.

A pesar de que tenía una pata menos, no significo que estuviera indefensa y ahora lo mostró cuando empezó a flotar y saliendo de la cueva, lanzas de fuego quemaron a las criaturas que la atacaban.

Eliminando a los atacantes, Zrag le hizo una señal a donde estaba la entrada principal para dirigirse al portal abismal y ambos se movieron flotando por el aire.

Las flechas siguieron siendo creadas a su alrededor, atravesando a las criaturas y quemándolas, hasta que pudieron escuchar ruidos de batalla a lo lejos.

En la entrada, que estaba cubierto por drones de ocultación, estaba César y Rupert, golpeando algunas bestias y criaturas.

Melgar también estaba en el lugar y cuando se acercaron, ese demonio lo saludo a pesar de que uno de sus ojos estaba sangrando, de forma extraña.

“¿Se encuentran bien?” Preguntó César con seriedad al verla herida.

“Sí. Al escapar el desgarro espacial, me hirió, pero gracias a Zrag estoy bien.” Respondió Alba y mirando al grupo, dudó. “¿Están esperando a que otros lleguen?” 

Su grupo estaba en la entrada del túnel principal y por los drones cercanos, estuvo claro que estaban esperando al grupo.

“Tal vez no todos vengan por aquí, pero también estamos evitando que las bestias se acerquen y reducimos la carga a la defensa del portal… Aunque no creo que sea necesario.” Respondió César con seriedad.

“El Gran Sacerdote Yulong y Minerva están protegiendo bien la zona. La semilla ya fue entregada.” Informó Melgar como un añadido, llevando a que Alba asintiera y al verlos, añadió. “Pueden moverse. El túnel está cubierto y podrán llegar de forma directa al portal. Allí pueden descansar.”

Este túnel estaba principalmente en la parte a donde ellos se dirigían y si bien era posible subir por los acantilados y moverse en esa dirección, la batalla principal de la defensa estaría en esa zona.

No se recomendaba moverse por ese lugar a causa de los drones destructivos de Minerva, que literalmente estaba utilizando todo su armamento.

“Me quedaré a esperar.” Respondió Alba y Zrag a su lado asintió queriendo también quedarse.

Entonces mientras descansaban, Alba escuchó lo que había sucedido con ellos.

Melgar informó que su ojo dañado fue causado por el Kaniatha que atacó al grupo de Aurora y él recibió un golpe dejándolo fuera de combate.

Si bien su verdadero cuerpo cambio de lugar con su sombra, permitiéndole sobrevivir, el daño fue bastante grave, llevando a que sucedieran cosas como su ojo sangrante.

También informó que Amnestria cuando había escuchado que Alice fue a luchar en contra de la criatura de rango SSS, también se movió para apoyarla.

Tras media hora de criaturas que llegaban de forma constante, buscando una abertura para adentrarse al lugar o buscando una forma de escalar para dirigirse al portal abismal, Melgar se detuvo.

“Al parecer mi sombra está cerca…” Dijo de repente y haciéndole una señal, empezó a moverse.

Alba lo siguió, junto a todo su grupo, dejando ocultó a los drones y el túnel, empezaron a volar por el área.

Las criaturas seguían llegando la mayoría de ellas agresivas, sin poder subir por el acantilado y Alba al ver que se dirigían a un ruido de batalla, empezó a lanzar su fuego quemando todo.

Tras más de quinientos metros, pudieron ver un grupo a lo lejos luchando contra todo tipo de criaturas hambrientas y Alba, se movió, utilizando su fuego.

Mientras que César y Rupert aterrizaban, apoyando a Zixin y su grupo de Zarquianos que estaba malherido y el cual uno estaba cargando a la Sumo Sacerdotisa Xaali que parecía haberse desmayado del cansancio.

“¿Y Aurora?” Preguntó Melgar con seriedad cuando la batalla terminó.

Los Zarquianos se miraron entre ellos y Zixin dio un paso adelante dejando ver en su expresión de lagarto, una seriedad mayor.

“Una grieta apareció de repente tras soportar el impacto de una porción de raíz… La Sacerdotisa nos expulsó lejos para que corriéramos, pero Aurora volvió a buscarla, para ayudarla, utilizando una de esas armaduras voladoras.” Dijo Zixin y sin contener su seriedad, añadió. “Lo logró, pero entregando su armadura y quedándose atrás. Pese a ello no fue suficiente para escapar ni siquiera para nosotros, hasta que la joven llamada Alice apareció, nos tiró lejos mientras ella saltaba por su hermana y luego… Fueron tragadas y todo desapareció.”

“¡¿Qué?!” 

El grito de Rupert fue estruendoso junto a su voz dudosa y César abrió sus ojos como si no lo creyera.

“La Sacerdotisa siguió buscando y utilizando sus poderes, para encontrarlas, pero no pudo y cayó desmayada. Nosotros tuvimos que volver.” Dijo Zixin y bajando su cabeza, añadió. “Lo siento por su perdida.”

Eran guerreros experimentados que estaban dispuestos a morir por la guardiana, tal como aquellos que se perdieron en las tinieblas y que no regresaron.

No obstante, consideraba que el significado era más pesado para aquellos que no tenían obligaciones con este mundo o con la guardiana.

Todos se quedaron aturdidos, incluso Alba, que no supo qué decir.

“Ellas no…”

“Ellas deben estar bien.” Interrumpió César a su compañero cuyos relámpagos estaban brotando de forma descontrolada y dándole unas palmadas, anunció. “Alice no haría nada de lo que no tenga confianza.”

Sus palabras llevaban una gran seriedad, pero para Alba dio la impresión de que era para animar a su compañero y a sí mismo.

Alba había visto esas grietas y no dijo nada, solo esperaba que Amnestria volviera a salvo.

No deseaba perder a nadie más hoy.

******

Miles de criaturas deformes y monstruosas salieron de las tinieblas dejando salir rugidos y chillidos enfadados.

Eran monstruos horribles, pero a la vez diferentes a las criaturas corrompidas por el ‘Caos’, múltiples ojos, piernas como tentáculos, sin rostros, humanoide o bestiales, su variedad era múltiple, pero cada uno de ellos era aterrador.

Amnestria había olvidado el número de oleada que era esta y como tantas veces antes, ella solo rugió.

“¡GRRAA!”

Junto a la oscuridad de sus alrededores, desde su boca salió un poderoso cañón de oscuridad que golpeó a la criatura, que ya estaba malherida.

Una bestia era poderosa por naturaleza y ella siempre fue hábil, luchando y peleando en el bosque mágico, pero cambio cuando conoció a Melorrill.

Esa supuesta ‘elfa’, le enseñó muchas cosas, una de ellas era aprender magia para cambiar de forma, pero con el tiempo se convirtió en el deseo de un mago y la afinidad de la magia de oscuridad de una bestia se fusionó con la experiencia, el poderío y la potencia aterradora de hechizos.

Ella era una bestia y una maga que estaría a la altura de los mejores magos humanos de la tierra.

Y como un todopoderoso Gran Archimago, tenía su propio hechizo prohibido, que ahora estaba siendo liberado.

Desde la oscuridad enormes serpientes fueron creadas a partir de magia de oscuridad, pero luego hubo panteras, gorilas, leones alados, goliathus y decenas de otras bestias mágicas frecuentes en su bosque.

Era su ‘Dominio de la Reina’, un hechizo del tipo ‘dominio’ de los magos, solo que aquí fue mejorado por la magia de oscuridad que los humanos eran capaces y perfeccionada durante un tiempo.

“¡MUERE!”

Y mientras la criatura abismal volvía a atacarla con su magia abismal, las bestias creadas con magia de oscuridad chocaron con las criaturas abismales, pero aquí la magia de oscuridad obtuvo la victoria.

A diferencia de las criaturas abismales que estaban vivas, las bestias mágicas de su dominio, en realidad eran creadas a partir de su energía mágica y Amnestria como un rango SSS, contenía una enorme cantidad de tal energía, permitiendo recrear tales bestias de formas continuas.

Esquivando el ataque de esa criatura, ella retrocedió varios pasos y luego utilizó sus garras y un salto rápido, desgarrando el brazo de la criatura.

La forma que el rostro se deformaba del dolor mientras trataba de retroceder dejo en claro que estaba sufriendo y Amnestria volvió a cargar.

“¡SUCIA BESTIA!” La criatura femenina volvió a rugir con ira, liberando una poderosa tinieblas concentradas que conformaron un gigantesco cañón.

Iba a ser un daño puro, que no solo heriría su cuerpo, sino que la corrompería con esas venas, afectando su mente y Amnestria en vez de detenerse, cargó con fuerza sin temor.

La razón fue simple…

“¡HAAA!” La criatura volvió a soltar un gritó cuando un gran brazo negro de la forma de guerrero lo sostuvo, llevando a que su ataque se desviara, sin golpearla a ella.

La oscuridad que había dejado Alice al irse se había fusionado y se había convertido en esa criatura de cinco metros que llamaban ‘forma de guerrero’.

Durante la batalla se había agotado más de seis veces, pero tras devorar las criaturas abismales y las bestias mágicas creadas de oscuridad, volvía a la batalla.

De cierta forma era similar como su ejército de bestias mágicas, pero aquí la oscuridad seguía la voluntad de su creadora, solo que de forma instintiva mostrando un ligero rastro de ser capaz de cooperar, justo como ahora.

*BOOM*

“¡AHHH!”

El ataque abismal distorsionó el espacio cuando se alejó a lo lejos y Amnestria, mordió el estómago de la criatura, que rugió de dolor.

Por un momento temió que la oscuridad de Alice, se adentrara en su boca, pero esa duda solo paso por su mente, ya que sus instintivos llevaron a que arrancara gran parte de la carne de la criatura y luego en vez de tragarla, utilizar su oscuridad para generar un poderoso cañón, que disparó.

*BOOOM*

Toda la sangre y carne fue escupida por el cañón, que golpeó tanto a la forma de guerrero autónomo como a la criatura, que golpeó el suelo, conformando un cráter por la caída.

“…”

Y esa criatura, continúo respirando, no solo mostrando la vitalidad de un rango SSS, sino que también la tenacidad.

Habían luchado durante un par de horas y la había dañado decenas de veces, al mismo tiempo que ella había salido herida.

La otra parte tuvo sus brazos, piernas e incluso una vez su torso cortado a la mitad, pero se volvió a unir de forma desagradable, hasta ahora.

No solo se debía al cansancio, sino que ya no podía absorber la vitalidad de los alrededores, ni de las criaturas abismales o las bestias que andaban por la zona.

Su cuerpo había llegado al límite y Amnestria, sin esperar ni un segundo, conformó dos gigantescos agujeros negros, sin importarle que el espacio a su alrededor estuviera haciéndose trizas.

Y lo lanzó a cada lado de la criatura, llevando a que la fuerza de atracción de dos polos opuestos, desgarrara su carne y sus órganos, pero a la vez consiguiendo que el espacio se desgarra.

Literalmente.

“…”

Las grietas aparecieron por todas partes, dando la impresión de un espejo roto y Amnestria utilizando el hechizo ‘salto de sombras’, llego a unos cientos de metros.

Mirando el lugar en donde había estado se dio cuenta… De que el fin del mundo la estaba alcanzando.

Los desgarros en el espacio eran tan numerosos y tan aterradores que volvían imposible la visión y como si fuera poco, enormes grietas, desgarraban la tierra, ya no solo creando cráteres, sino que, literalmente tragando kilómetros enteros de tierra, dejando enormes agujeros.

Amnestria empezó a correr con rapidez al portal y si bien dudó un poco por la forma de guerrero autónomo, pudo verlo siendo desgarrado mientras permanecía en su lugar.

Como si finalmente hubiera cumplido la orden que le fue dada.

Sintiendo que a su espalda todo era desgarrado, Amnestria empezó a correr más y más rápido.

El portal seguía activo y era capaz de sentirlo a causa del sentimiento de esperanza, que daba la impresión de ser tragado por el sentimiento de desesperanza y muerte que daba el gigantesco agujero negro en el cielo.

Sin embargo, no pudo ocultar su preocupación por su grupo y si bien no sabía si la criatura finalmente murió o logró sobrevivir, era probable que sus restos terminaran en el vacío, de donde había venido.

Debido a que no había nadie arriba de su espalda, que tuviera que cargar, ella no se limitó en la velocidad que era capaz de utilizar y sus giros para esquivar fueron bruscos mientras que a veces utilizaba su magia de oscuridad para huir ya fuera de las grietas que buscaban tragarla o de las enormes rocas.

A su espalda había dejado el límite de la destrucción de este lugar y tras más de quince minutos pudo ver la grieta y ella se dirigió a donde estaba el túnel principal y en donde se podía ver fuego.

Una vez que los principales túneles fueron ocupados o derrumbados por la expedición, la defensa del portal fue ligeramente fácil.

La mayor razón se debió a que los acantilados inmensos, impedían que criaturas terrestres pudieran subir y eso llevo a que solo se movieran por los alrededores buscando un túnel y al no conseguir nada, empezaron a luchar entre ellos.

No obstante, la batalla que estaba lo lejos fue fácil de reconocer para Amnestria, al ver que el fuego que cubría una gran zona.

Al acercarse, vio miles de cadáveres de criaturas de este mundo y entonces pudo ver a Alba, volando en el cielo sin una de sus patas.

¿Fue la distorsión espacial? ¿O algo más? Recordaba haber visto al Kaniatha siendo atrapado por Alice antes de que ambos desaparecieran y esa glotona tenía las de ganar.

Al acercarse, pudo ver algo de alegría en Alba y un poco de confort entre Rupert o César, pero las miradas que daban dejo en claro que algo sucedió.

“¿Alice llego?” Preguntó Amnestria.

Lo primero que pensó fue que Alice fue movida a otro lugar por el Kaniatha y tal vez sufrió algunas heridas a causa de la batalla.

Creía que ganaría, ya que no había peor enemigo que alguien capaz de regenerarse de forma ilimitada y aunque no luchó a su lado durante demasiado tiempo, la forma de guerrero que había estado ayudándola, dejo ver que Alice podría ser aterradora.

“Ella y Aurora fueron tragadas por una grieta y desaparecieron.” Informó Alba con seriedad.

Pudo ver las miradas difíciles de Rupert y César, la expresión solemne de Melgar y al igual que la seriedad de Alba, que empezó a informarle de la situación.

Sobre lo que sucedió con la Sumo Sacerdotisa Xaali y los Zarquianos, la aparición de Alice y luego la desaparición de ambas por la grieta.

Amnestria se quedó en blanco, pensando que era ‘imposible’ y luego parpadeo otra vez, con un solo pensamiento en su mente.

“Iré a buscarla.” Dijo sin saber la razón.

¿Qué era lo que estaba pensando? Ir a buscarlas, fue su primer pensamiento pese a escuchar todo lo sucedido y su cuerpo se giró, para moverse de vuelta, pero Alba la detuvo y se puso al frente de ella.

Y lo que sintió Amnestria fue ira… La suficiente para que su presión cayera de golpe a todos y la sed de sangre saliera en su máxima potencia, demostrando que ella era la depredadora definitiva del bosque.

“Muévete.” Ordenó Amnestria mostrando sus colmillos afilados.

Alba comparada a su tamaño, era medianamente pequeña y era normal cuando estaba en su forma verdadera de diez metros de longitud y ocho de alto.

Esa gran Homotherium conocida por su obediencia, se mantuvo en pie, al frente de ella, a pesar de que la única pata delantera que le quedaba temblaba.

No era el miedo, era el deseo de no querer ser rechazada, como una niña que no desea ser regañada por sus padres y a la vez, queriendo hacer lo que creía correcto.

“Lo siento… No la dejaré ir.” Murmuró Alba y con seriedad, añadió. “¿Y a dónde desea ir? Ellas fueron tragadas por una grieta.”

Ellas debían estar en algún lugar vivas… Ese fue la respuesta de Amnestria que no pudo decir.

¿Qué era lo que le daba confianza para decir tales palabras? ¿Tal vez la profundidad que Alice había demostrado hasta ahora? ¿La implacable confianza de Aurora y sus éxitos pasados? ¿O solo era su deseo de no creer en lo que le decían?

Vino a este mundo no por el bosque mágico, vino por la joven que consideraba su amiga, alguien que no la forzaba a tomar responsabilidades, justo como Alba estaba al frente de ella.

Imponiendo sus deseos de que no hiciera nada imprudente que le costara su vida.

Alba no lo hacía por el bosque mágico, sino que, por cariño, pero era ese cariño lo que creaba responsabilidades y cargas que, si no la tuviera, podría llevar a que se moviera sin preocupaciones.

“Por favor… Por favor… No se vaya.” Murmuró Alba, bajando la cabeza y cayendo arrodillada cuando su pierna no pudo soportar la presión.

A su espalda, una gruesa herida que estaba quemada fue visible para ella y la furia de Amnestria que la instaba a dejar todo, mermó.

Alice lo había dicho antes, que este túnel del vacío, era un camino seguro para salir y entrar al ‘Vacío’ y eso significaba que lo que fuera tragado, estaría allí afuera.

Era esa pequeña esperanza la que la instaba a moverse.

Viendo a esa felina arrodillada, cansada, adolorida y herida, Amnestria estuvo por dar un paso hacia adelante, cuando el agujero negro se agitó.

La tierra tembló y en lo alto, el agujero empezó a crecer, tragando las raíces y entonces… Todo se puso oscuro.

******

Abriendo sus ojos con cansancio, Nicole reaccionó de inmediato al darse cuenta de que había caído inconsciente y había una presencia acercándose.

“¿Molesto?” Preguntó el Emperador Víctor desde la entrada y con calma, añadió. “Vine a ver como estabas.”

Nicole dio una mirada a los alrededores dándose cuenta de que estaba en la habitación de invitado dentro del palacio de ese hombre, en donde había estado durante el tiempo que estuvo junto a Ersin.

“¿Cómo fue todo?” Preguntó sin ocultar su seriedad.

“Tu equipo pudo escapar y Linhares se detuvo en vez de seguirte. Ahora eres la gobernante del bajo mundo de la Ciudad de Río de Janeiro, aunque están un poco preocupados por el veneno. Al parecer Ye An no pudo curar el veneno y María te trajo conmigo.” Respondió Víctor y al recibir su mirada, cuestionó. “¿Qué? ¿Pensabas que no estaba informado? En este punto, ya deberías conocerme.”

La mirada que le dio fue algo sorprendida y seria, a que ese hombre supiera hasta los nombres de con quienes trabajaba y que estuviera tan bien informado de la situación, pero sus palabras, la dejaron en silencio.

El Emperador Víctor era la clase de hombre que le gustaba mantener todo vigilado y en control, a la vez de que seguramente tomó su objetivo como una forma de entretenerse.

Y por eso no se sorprendió o no enojo a pesar de que sabía de la situación.

“Ersin se encargó de tu veneno por si te preguntabas del tema.” Dijo Víctor y al ver que Nicole bajaba su mirada, anunció. “¡Felicidades por cumplir tu objetivo!”

Nicole había bajado la mirada debido a que ni siquiera se preocupó por el veneno… La estaba poniendo un poco avergonzada, de que no le diera la importancia que merecía a los venenos y casi fuera derrotado por eso.

Solo que al escuchar esas ‘felicitaciones’, ella tembló algo incómoda, pero Víctor ser río a carcajadas y continuó.

“Cuando te vi en el torneo internacional no pensé que terminarías de esta forma ahora. Eras algo inocente en ese momento y pensé que iba a ser divertido despertar la ferocidad de una luchadora y guiarte un poco, pero… No pensé que llegarías hasta aquí.” Dijo Víctor riéndose suavemente y sin ocultar la diversión en su rostro, murmuró. “Aunque no lo creas, estoy orgulloso y Ersin también lo está. Aunque es poco probable que lo diga. Pocas personas superan sus expectativas y más de alguien como ella.”

La voz de ese hombre y la mirada honesta que daba, dejo ver que no estaba mintiendo con su comentario.

Era sincero, como un maestro viendo a su aprendiz, crecer… Muy diferente a antes, que parecía enseñarle por aburrimiento habitual.

Para Nicole resultaba muy difícil descifrar las intenciones de alguien como él, pero al final lo dejo estar.

“Gracias. He aprendido mucho.” Respondió Nicole de forma honesta.

No fue una tarea fácil conquistar Río de Janeiro, pero con el paso del tiempo y con cada momento, se daba cuenta de la dificultad y a la vez, aprendió ver sus límites.

Que era lo que no podía soportar y que estaba dispuesta a dejar de lado.

Tal vez se alejó de su ideal de ser una heroína, pero al menos ahora tenía la fuerza para tratar de hacer lo que deseara o llevar a cabo cualquier ideal que tuviera.

Sin embargo, a pesar de que era honesta con su agradecimiento tanto a ese hombre que la ayudó a entrenar como a Ersin, que la empujo a un desafío extremo, no pudo decirle ‘maestro’.

Ersin la había traumado cuando se disfrazó de ese hombre y trato de coquetear con ella… Ahora que había pasado por tantas cosas, y lo miraba de forma retrospectiva se preguntaba si Ersin utilizó magia mental en ella, para grabar el disgusto con mayor fuerza y esa pregunta vino a causa de que era esa misma elfa, quien le ayudo con la máscara de Bastet.

Y a la vez la persona que le enseñó junto a Víctor a desconfiar de las acciones de otros.

“Es bueno escucharlo, pero si quieres puedes seguir aprendiendo de nosotros.” Añadió Víctor y cuando ella lo miró, se rio y declaró. “Aunque no me haré cargo de lo que aprendas con Ersin.”

Estaba señalándole que podía seguir aprendiendo lucha de él y aprender temas más profundos de Ersin o lo que fuera que esa elfa excéntrica tratara de enseñarle.

Cuando el reloj holográfico de Víctor vibró dejando ver que estaba algo ocupado con trabajo, él le dio una mirada y luego lo cerró, para dirigirle la mirada a ella.

“Por completar tu misión con éxito puedes obtener una recompensa de mi parte. Es probable que Ersin te dé algo, pero serán dos cosas diferentes.” Dijo Víctor y con calma, al ver que ella parpadeaba sorprendida, explicó. “Es una recompensa bastante libre. Por ejemplo, si pides un concierto privado de Serafín, puedo tratar de conseguírtelo.”

“No… Ya la conocí y algún día me conseguiré yo el concierto por mi cuenta.” Declaró Nicole con seriedad, sin deseo de ser ‘corrompida’ por tales palabras ‘viles’.

Sin embargo, al ver que Víctor se reía, se dio cuenta de que estaba bromeando y a la vez siendo honesto con la recompensa.

Nicole dudó un momento y recordó cuando le hizo una pregunta a Ersin, que a su vez le dijo que la tuviera que hacer directamente a Víctor.

“¿Por qué conquistaste Sudamérica? ¿Por qué creaste el Imperio Sudamericano?” Cuestionó Nicole con seriedad.

Le había hecho la misma pregunta a Ersin y esa elfa respondió, que no era un tema de ella tener que responderla y que le preguntara a Víctor directamente.

Dio la sensación que había algo detrás de todo, pero Nicole no pudo encontrar la razón.

¿Fue porque deseaba probar sus límites? ¿Ver si era capaz? ¿Le gustaba el poder y la autoridad? ¿Deseaba grabar su nombre en la historia? ¿O era algo más mundano, como el simple deseo de hacerlo?

Tal vez no conocía a Víctor en su totalidad, pero Nicole había estado al lado de ese hombre ya por casi un año y había entrenado con él, entendiendo que no era una persona que utilizaba su autoridad o poder y cuando lo hacía, solo cumplía un ‘papel’.

El Emperador Tirano, era un ejemplo claro, de un papel que tomaba para algo más y era ese ‘algo’, que le causaba intriga.

Víctor puso una expresión seria al escuchar su pregunta.

“¿Eso es lo que quieres?” Preguntó Víctor sin ocultar la seriedad de su tono y su voz, dejando ver que tal como había pensado, hubo una razón para crear este imperio.

Para llevar a que prospere, para cuidar a la gente y mostrarse tanto como el ‘Emperador Tirano’ que era imparable o como el Emperador Benevolente, que apoyaba a su gente.

Y Nicole asintió, sin ocultar su curiosidad.

¿Por qué lo hizo?

¿Poder? ¿Riqueza? ¿Autoridad? ¿Prestigio? ¿Fama?

“Por necesidad.” Reveló Víctor y mirándola con seriedad, especificó. “Una necesidad que va más allá de mí o de mis conocidos… Una necesidad de todo este mundo.”


Comentarios del capítulo: (0)