historia-paralela-capitulo-124
Historia Paralela Capítulo 124
32666
598

Era la decisión correcta.

Historia Paralela Nuevo Comienzo Capítulo 124: Era la decisión correcta.

La televisión seguía encendida justo como ella la dejo cuando se fue a la mañana y Akira dio un suspiro algo aburrida al entrar a la casa.

Aurora, Liam y a veces Alice venían a la casa para ver cómo le iba o para darle ‘tareas’, permitiéndole ir a entrenar con el Gremio Orisha Oko, el ejército o trabajar con mercenarios.

Siempre realizaba misiones acompañada y no sola, pero de cierta forma este par de días desde que había vuelto de Massawa, estuvo bastante sola en la casa.

Una parte de ella le parecía increíble que la dejaran sola en esta gran casa, pero conociendo Aurora era probable que fuera confiada en este tipo de asuntos.

Akira volvió a suspirar al apagar el televisor y se quedó mirando la pared durante varios minutos.

Había trabajo aquí en Zerzura y otros estudiantes que se quedaron, estaban realizando múltiples trabajos.

Los miembros de la Academia Cernunnos se encargaban de las reservas de bestias, buscando dar orden a las bestias mágicas utilizando sus habilidades para comunicarse y aquellos de la Academia Merlín estaban con los aventureros, poniendo en práctica sus habilidades.

Algunos pocos de la Academia Aetherium también estaba trabajando solos o con otros estudiantes en misiones bastante complicadas.

O lo más complicado que podía ser limpiar algunas mazmorras temporales y naturales junto a otros grupos.

Sin embargo, no era lo mismo… Akira sentía que estas misiones eran juegos de niños.

¿Y cómo podría no sentirlo de esa forma? Solo recordar lo cansada que termino cuando se dedicó a limpiar las mazmorras que estaban por desbordarse, era la prueba de que tan agitado podía resultar las tareas en esas áreas.

Si bien Aurora la vigilaba u ordenaba que la vigilaran en la tarea, eran misiones que no tenían ninguna restricción y que no estaban preparadas, siendo al azar.

Misiones reales.

“Mierda… Mierda…”

Maldiciendo dos veces seguidas, Akira se mordió los labios y luego dio un suspiro agotado al no atreverse a llamar a Aurora y decirle que deseaba volver.

Era difícil saber si Aurora la aceptaría, pero ella quería sentir que era capaz de realizar las tareas que le daban, de estar a la altura del peligro de tales de misiones.

De aceptar que, si bien tenía miedo, tenía la fuerza para enfrentarlo, pero no pudo… Todavía recordaba ese día, el dolor y el miedo a la muerte, llevando a que no pudiera atreverse a actuar.

No era como si tuviera pesadillas, pero era incapaz de atreverse a dar ese paso y el miedo que tanto le molestaba, era evidente.

¿Cuánto faltaba para que terminara las prácticas? Estaban en enero y era probable que pronto estas prácticas terminaran y Akira no podía quitarse la sensación, que, si no tomaba la oportunidad, la perdería para siempre.

Tal vez era un poco exagerada, pero tan solo con esa exageración se dejaba ver el estado que se encontraba.

Sin saber qué hacer, recostada en el sofá, Akira escuchó ruido de la cocina y se levantó rápido pensando que tal vez Aurora o Alice la habían venido de visita.

Dirigiéndose a la cocina, siguió escuchando los ruidos como si alguien estuviera preparando algo y al llegar, pudo ver una figura de espalda.

“Ocuparé su cocina un momento. Estoy preparando algo para una pequeña fiesta de té.” Dijo la figura y tras un momento, se giró y comentó. “Oh, pensé que era una de mis hijas.”

Era guapa… De por sí Aurora era bastante linda por su delicada apariencia y Alice era una joven cuya belleza resaltaba, pero la mujer que estaba al frente de ella, era muy guapa.

Con unos veintitantos, la mujer tenía cabello negro suelto y sus ojos negros brillaban mientras que la sonrisa que lograría atrapar a cualquiera, solo crecía al verla.

¿La hermana mayor de Aurora y Alice? Akira con esa pregunta en su mente y encontrándole parecido a otra persona, ella tembló de forma sutil.

Si se le agregaba unos años más, se cambiaba esa ropa cómoda por una túnica de maga y se les agregaba más frialdad a sus ojos negros, entonces…

“Agatha Campbell. Un gusto conocerte, Akira.” Saludó la mujer y con una sonrisa al verla aturdida, añadió. “No te sorprendas, leí tu nombre entre los informes de los estudiantes.”

“Usted… Ellas son…”

Akira tartamudeo abriendo y cerrando su boca de forma constante, sin saber que decir, logrando que la mujer sonriera entretenida al verla.

¡Era ella!

¡La famosa heroína! Miembro de la Iglesia del Tiempo y el Espacio, una de los fundadores del Gremio de Héroes y una de las fuerzas principales que participó en la guerra europea-demoniaca y llevo a cabo la paz con los demonios.

¡Tal vez estaba más joven que las últimas fotos que se tenía de ella, pero quien estaba al frente de ella era una leyenda!

“Usted y el Gigante de Acero son…”

“Una pena que mis hijas nos mantengan ocultos, pero sí. Tus pequeñas jefas son mis adorables hijas.” Respondió Agatha viendo que seguía aturdida y haciéndole una señal para que se acercara y se sentara, comentó. “Ven siéntate. Estoy preparado algunos aperitivos para una pequeña fiesta de té.”

Amable y agradable, esa mujer siguió trabajando y Akira se sentó tan solo para que al frente de ella apareciera una taza de té y un pequeño budín junto a otros platos como para que eligiera lo que deseaba comer.

Esa mujer utilizó magia espacial, sin ni siquiera detener sus movimientos en la cocina, permitiéndole que Akira pudiera asumir la situación en la que se encontraba.

Aurora y Alice ocultaron el hecho de quienes eran sus padres y para Akira era normal, cuando los padres eran dos leyendas de este peso.

Y ella recordó cuando bromeó diciéndole que Aurora podía ser la ‘Luz de Plata’ o la ‘hija’… Y resultó que había acertado.

“…” 

Bebiendo su té, saboreándolo y sintiendo que se relajaba, Akira pensó que ahora entendió la mirada rara que le había dado Aurora esa vez.

“¿Mejor?” Preguntó Agatha mirándola con una sonrisa y al ver que ella asentía avergonzada, añadió. “Es normal que sea una sorpresa. Aurora y Alice no hablan demasiado de mí o de su padre y es poco probable que nos relacionen… Digo, tan solo en la iglesia hay miles de ‘Campbell’ trabajando.”

Era de esa forma.

Tratar de relacionar por el apellido sería sin duda imposible y cuando uno pensaba en relacionar por la apariencia… Normalmente nadie creería que una mujer en su veintitantos era una madre de dos adolescentes.

Akira volvió a beber el té y tras un trago, soltó un largo suspiro que iba más allá de la sorpresa y sacó un poco de su cansancio anterior.

“Había escuchado de Alice que estabas trabajando con ellas, pero que estés aquí… ¿Sucedió algo, cierto?” Preguntó Agatha sentándose al frente de ella y con una sonrisa cómoda, añadió. “Si quieres alguien con quien hablar, puedo escucharte.”

La mirada que le daba llevaba calma, pero a la vez dejaba ver experiencia de una mujer mayor, que podría ayudarla a responder sus dudas.

“Usted es tan amable como todos dicen…” Murmuró Akira de forma honesta.

Había leído las historias en internet de la Luz de Plata y si bien había todo tipo de comentarios, muchos decían que ella era bastante amable.

“Dudo que esas personas me conozcan de verdad.” Respondió Agatha con una risa divertida y dándole una mirada a ella, comentó. “Eres la primera persona que Aurora deja acercarse a ella en bastante tiempo. Es imposible que no ayude a una amiga de mi hija.”

Sus palabras que salieron de su lado algo fanática por las historias de la Luz de Plata, llevaron a que leyenda se riera, pero Akira solo se centró en el comentario final.

“¿Cree que soy su amiga?” Dudó Akira de forma honesta.

Era muy difícil decir que era amiga de Alice y era normal, cuando esa jovencita a pesar de que hablaba, nunca se acercaba lo suficiente.

Por su parte, Aurora era difícil de definir, ya que a veces resultaba complicado pensar si se acercó o no a esa joven que por momentos actuaba con demasiada seriedad y era distante, justo como en estos momentos.

Era cierto que ella no se iba a rendir en intentar acercarse y fue porque le agradaba Aurora y principalmente porque Akira sabía que, dentro de las capas de seriedad y solemnidad de esa joven, se encontraba un lado que sería una amiga inigualable.

Sin embargo, que la dejaran en este lugar y la mantuvieran alejada, visitándola de vez en cuando mientras trabajaban, la hacían dudar de todo.

“Oh, lo eres. Créeme, Aurora es alguien complicada y no deja que nadie se acerque, pero desde hace mucho no se había soltado como en el tema de ser ‘directora’. Estoy segura de que le agradas.” Dijo Agatha y con una media sonrisa, señaló. “Si no lo hiciera, tú no te quedarías en este lugar.”

¿Soltarse? Akira ahora que conocía más a esa joven, pudo entender que era bastante seria y algunos dirían que hasta rígida.

En cuanto a lo de quedarse, era algo en lo que le costaba estar de acuerdo.

Una parte de ella pensó que Aurora la dejaba estar aquí, porque se sentía culpable de lo que le sucedió y otra pequeña parte, le decía que, si la quisieran lejos, ya se habrían encargado de sacársela de encima.

Y Akira ante tantos pensamientos volvió a suspirar agobiada.

“Cuéntame tal vez pueda ayudar.” Instó Agatha y dándole un guiño, comentó. “Pueda que me vea joven, pero es probable que sea mayor que tus padres y tengo la experiencia de los años.”

¿Era de esa forma? Akira sin pensar en la edad detrás de esa apariencia de juventud, se detuvo un momento y luego tras retorcerse dudando, decidió hablar.

“Tengo miedo a morir…” Murmuró Akira de forma honesta y algo avergonzada, añadió. “Tengo miedo a matar.”

Estaba avergonzada al decirlo frente a una leyenda como lo era la Luz de Plata que estaba al frente de ella, pero lo que recibió fue un asentimiento.

Sin burla y con calma, Agatha asintió como si fuera normal.

Tenía miedo a morir por eso no era capaz de hablar directamente con Aurora de que era capaz de volver al trabajo y tenía miedo a matar, llevando a que ese día que casi murió, no pudiera haber asesinado a ese maleante que casi la elimina a ella.

“No es una sorpresa.” Respondió Agatha y con calma, dándole una mirada solemne, precisó. “Las personas no están acostumbradas a asesinar a otros seres humanos y no lo deberían estar. Pasar la línea, se vuelve ‘fácil’, si no le das la importancia que debe tener el hecho de quitar una vida.”

Quitar una vida no era algo fácil ni debía convertirse en algo fácil… Reconocer la importancia de quitar una vida a la vez significaba reconocer el peso detrás de esa acción.

“No hay duda que en algún momento será necesario. En este mundo es fácil ser atrapada entre la espada y la pared, quedándote sin opciones y si deseas sobrevivir en esta clase de mundo cruel tendrás que hacerlo.” Añadió Agatha y mirándola con calma, señaló. “Pero quien debe decidirlo eres tú. ¿Qué estás dispuesto a hacer por tus creencias?”

Akira comprendió el ‘momento’ que se refería y ella en la situación de muerte por la cual atravesó, fue el ejemplo más claro de la necesidad de la cual hablaba.

Y era cierto, ella hubiera tenido más oportunidades de sobrevivir si hubiera eliminado a ese hombre que trató de matarla, cuando tuvo la oportunidad.

“Hay veces en donde solo tu vida está en peligro y otras veces en donde otras vidas estarán en peligro si mueres… Es en esa clase de momento en el que decides los límites que deseas superar.” Definió Agatha con calma.

Esa vez no solo su vida estuvo en peligro sino que también la de los rehenes… Sin embargo, Agatha solo ocultó un hecho que pensaba, pero no dijo y Akira comprendió.

Su propia vida tenía importancia y a la vez, si ella moría, afectaría a aquellos que la rodeaban.

Su familia, sus amigos… O la persona que la puso en el trabajo, creyendo que estaba lista.

A pesar de que le estaba diciendo que era su deber elegir, a la vez le estaba enseñando que en estas clases de misiones que se realizaba en estos lugares, la muerte de uno, podía significar la muerte de otro.

“No te diré que eres demasiado joven y no debes pensar en el tema. Yo te diré que la posibilidad existe si sigues tomando estos trabajos.” Dijo Agatha y poniendo su dedo en el mentón como si pensara, añadió. “En cuanto al miedo a la muerte… ¿Quién no tiene miedo?”

Akira que estaba pensante sobre su recomendación, se concentró en las últimas palabras de esa mujer, que dejo en claro que tuvo miedo a la muerte.

“Algunos temen por su propia muerte, otros por la muerte de sus seres queridos. La única verdad es que el miedo a la muerte está presente e incluso un Dios Inmortal tiene miedo.” Dijo Agatha y con una sonrisa, que daba la sensación de conocer sobre el tema, explicó. “Es incapaz de morir, pero sus seres queridos si lo son.”

Una parte de Akira se distrajo pensando en si se refería al ‘Diablo Inmortal’ del que tanto se hablaba en las clases de teología o se trataba de otro dios, pero ese pensamiento al azar solo ocultó sus verdaderas dudas.

Ya fuera una existencia que no podía morir o una persona común, ambas tenían miedo a la muerte, solo que por razones y de formas muy diferentes.

“Sin embargo, la clase de miedo al cual te refieres tú, hay formas de enfrentarlo.” Dijo Agatha y viendo que atrajo su atención en su totalidad, añadió. “Vence el miedo con otro miedo. Uno que puedas vencer, que te empuje a superarlo. Uno que haga la muerte, parecer un tema insignificante.”

Hay cosas peores a la muerte… Esa frase era dicha algunas veces por algunas personas.

Agatha le estaba señalando que buscara una de esas ‘cosas’, que se convertirá en un miedo, pero uno que la empujara a superarse tanto mentalmente como sus límites.

Un miedo que haga parecer a la muerte como un estado final, que podría liberarla de un terror mayor.

Vencer el miedo con miedo… Akira solo pudo captar ligeramente a lo que se refería y al final, dudó.

“¿Cómo encuentro esa clase de miedo?” Preguntó Akira con seriedad.

Tal vez para algunos era extremistas, pero Akira sintió que esa mujer la entendió… Entendió sus complejos pensamientos, comprendió sus miedos y dificultades, sabiendo que en este momento era incapaz de moverse.

Y por eso le aconsejó que enfrentara el miedo con miedo y que fuera este ‘nuevo’ miedo lo que la empujara para que finalmente se moviera, ya no temiendo a la muerte, sino a lo que le ocurriría si moría.

Por tal razón, hizo su pregunta honesta, queriendo utilizar este método para superar de forma rápido su situación actual.

“Hay muchas maneras. Aunque si tuviera que elegir una menos arriesgada, elegiría a Alice.” Respondió Agatha y con calma, explicó. “Mi hija puede ser muy peligrosa cuando lucha y puede ayudarte a enfrentar ese miedo, de una forma muy dolorosa. Pero ten en cuenta que, si le pides ayuda, ella puede ser muy cruel. Demasiado.”

Si seguía su consejo y le pedía Alice, no conseguiría un ‘entrenamiento’, sino que una batalla a muerte muy similar a los que altos rangos utilizaban para forzar sus ascensos.

Una batalla en donde la muerte, solo sería una misericordia, comparada al dolor. 

Esa era la sensación que estaba dando Agatha y la mirada seria, solo se hizo más intensa.

“Esa es una forma si quieres un método rápido y si quieres un método lento, deja que el tiempo pase. Eventualmente ese miedo mermará y desaparecerá, permitiéndote volver a salir a la batalla.” Agregó Agatha con calma.

La forma que parecía entenderla era como si pudiera leer su mente y Akira solo mantuvo su admiración oculta mientras sus dudas y pensamientos surgían, sintiendo que la idea de esa mujer era buena.

Podía dejar que el tiempo pasara, volver a la escuela y cuando estuviera lista, podría volver a realizar misiones arriesgadas.

Esa era la forma más ‘normal’ y tranquila posible, pero Akira no podía utilizar este método.

Si volvía, iba a perder su oportunidad de participar en las misiones importantes que realizaba Aurora y Alice.

Había una posibilidad de que tales oportunidades para hacer algo grande no volviera suceder y Akira no deseaba perderla.

“Gracias… Tendré en cuenta su consejo.” Dijo Akira de forma honesta.

Pensó en Alice y recordó la forma cruel que asesinaba, entonces al sentir un poco de miedo, lo supo… Era la decisión correcta.

******

Asesinato a sangre fría, lo suficiente aterrador como para darle miedo y lo suficiente sangriento, como para impactarla y tratar de no pensar en ello… Agatha solo dio una media sonrisa mientras volaba por el desierto, alejándose.

Esa niña pensó en su pequeña glotona cuando le dio su recomendación y era probable que pronto Alice tuviera un pedido de entrenamiento.

“Pobre niña, no sabe a dónde se mete.” Murmuró Agatha con honestidad.

“Bueno, le diste lo que deseaba obtener. ¿No era eso lo que quería?”

Una voz infantil sonó en su oído y a pesar de que no había nadie, la voz se sintió real como si alguien estuviera cerca de ella.

Agatha en vez de impactarse por esa voz, dio un asentimiento estando de acuerdo.

“De igual manera no fue necesario que me hicieras leer sus pensamientos.” Comentó Agatha aterrizando en el desierto.

Era un lugar al azar y al tocar el suelo, un agujero fue creado tragándola muy profundo bajo tierra mientras sus barreras la cubrían de la arena.

La razón por la cual supo que esa jovencita quería un método ‘rápido’ para superar sus miedos fue porque pudo leer sus pensamientos y eso fue gracias a la dueña de esa adorable voz.

“Pensé que iba a ser de ayuda y bueno, si escuchabas toda su historia, te iba a retrasar para la fiesta de té.” Respondió la voz infantil de forma indiferente.

Infantil, adorable y tan tranquila, la forma que mostraba cierto aburrimiento ante la idea de que la hicieran esperar mientras ella escuchaba la historia de la joven, llevo a que Agatha diera una mirada rara como si no le creyera.

Todo mientras el agujero se extendía formando una habitación con magia de tierra.

“Bien, me atrapaste.” Dijo la voz y con una pequeña risa infantil, añadió. “¿No dijiste que Aurora se había cerrado un poco y que esta joven la hizo actuar un poco más libre? Yo solo te ayudé para que se quedara.”

La ayudó… Tales palabras no sorprendieron a Agatha.

Había estado hablando con la dueña de la voz de su hija y de cierta forma permitirle leer los pensamientos de Akira, era para esa voz una forma de ayudarla.

Aurora se había cerrado, pero fue Akira quien la hizo abrirse un poco, no solo permitiendo que alguien trabajara a su lado, sino que soltándose más.

Tal vez era ligero, pero a la vez en la situación que se encontraba Aurora la forma que se ‘abrió’, dejo ver que de cierta forma trataba de avanzar de su pasado y Agatha sin duda deseaba ayudarla.

Aunque eso significara enviar a Akira a una situación complicada.

“Ciertamente. Aunque siento un poco de pena por esa joven.” Murmuró Agatha de forma honesta mientras creaba un círculo mágico de teletransporte, grabándolo en la piedra.

Gracias a que esa voz le permitió leer los pensamientos de la joven, Agatha se dio cuenta de lo que deseaba y ella le dio la forma de ‘liberarse’ de sus miedos.

Alice era la persona correcta si alguien deseaba un entrenamiento directo y era aún mejor si alguien deseaba quedar asustado… Su adorable hija podía ser muy aterradora y meticulosa a la hora de ‘asustar’ a las personas.

Tal vez era difícil saber qué sucedería, pero estuvo claro que Akira sufriría.

“Cierto. Aun así, le dijiste lo que deseaba escuchar.” Respondió la voz infantil y con calma, añadió. “No te preocupes, te entiendo… Aurora no debería soportar más cargas innecesarias.”

Los círculos mágicos brillaron y la visión de Agatha cambio, pero ella sin prestarle atención a los alrededores, salió al pasillo y empezó a moverse con un fruncir de ceño.

“No pongas esa cara. No es como si la estuviera vigilándola. Solo vi los eventos que sucedieron por medio de los recuerdos de esa jovencita y por tus palabras.” Reveló la voz y tras unos segundos, murmuró. “Me siento herida. ¿Crees que no soy capaz de mantenerme alejada de ellas? Mientras ambas no me necesiten abiertamente, yo no intervendré.”

Lo primero que pensó al escuchar sus comentarios de que su hija no debería tener más cargas, fue que esa voz la estuvo vigilando y eso no solo la puso cautelosa, sino que despertó su actitud algo agresiva.

Arreglándose el cabello mientras entraba a un pasillo con paredes egipcias, Agatha dio un suspiro inevitable. 

“Lo siento. En mi defensa, eres una persona que jugaría con las vidas de todos los que están a tu alrededor. ¿No hiciste lo mismo con tu ‘amado’?” Preguntó Agatha mientras abría la puerta al final del pasillo.

No le importó las estatuas, ni que en su visión se vieran miles y miles de almas resguardadas en las paredes, solo llegó al pasillo del otro lado.

Y avanzó a la sala con calma.

“Ahí te confundes. Es mi amado quien quiso jugar conmigo… ¿Y cómo podría evitar decirle que no?” Respondió la voz infantil, proveniente de la sala y mientras se escuchaba una risita divertida, añadió. “Y será lo mismo con tus hijas. Una vez que acepten jugar conmigo y me den su consentimiento… Me divertiré como nunca.”

El tono de las primeras palabras fue infantil, pero a un nivel de una niña enamorada por primera vez que se volvía ingenua cuando se encontraba su primer amor.

Las segundas palabras, llevaban una diversión profunda como una niña que estaba queriendo jugar con sus amigas.

El problema era, que para esa existencia ‘jugar’ era algo que solo ella hacía de forma unilateral y estaba al nivel de ser una niña que jugaba con muñecas… No, con hormigas y el tema era que sus hijas serian esas hormigas.

“Que feo que pienses eso de mí, Agatha. Pensé que habíamos dejado en claro que no veo a la familia de mi amado de esa forma.”

Esa voz vino de la sala y lo que Agatha vio fue una niña de cabello rubio, llevando un vestido colorido y zapatos con encaje mientras se ponía la mano en su corazón como si estuviera ‘herida’.

“Y pensé que dejamos en claro que no quiero que leas mis pensamientos.” Replico Agatha mientras agitaba su mano poniendo los dulces y el té en la mesa con magia espacial.

“Lo siento, es costumbre leer los pensamientos de mis muñecas.” Respondió la pequeña encogiéndose de hombros.

La linda sonrisa que daba solo causó que Agatha se riera provocando que esa pequeña también la acompañara en su risa.

Estaba siguiendo el hilo de sus pensamientos.

Una pequeña que veía a otros como muñecos con los cuales podía jugar y si bien sus palabras fueron algo bromistas, Agatha vio lo que ocultaba.

La idea de que no buscaba tratarla como una ‘muñeca’ o un ‘juguete’… De cambiar sus hábitos al mirar a aquellos cercanos a su amado, como simples formas de vida o como ‘actores’ para sus espectáculos y su propio entretenimiento.

Y de cierta forma lo estaba logrando, por tal razón sus hijas no se habían topado con unas de las locuras de la pequeña a su lado.

“¿Sabes que incluso si no me meto en tu mente, puedo seguir ‘leyéndote’?” Dudó la niña con una pequeña sonrisa extraña.

Leer sus cambios de expresión, las emociones que expresaba con la mirada y hasta era posible que comprendiera sus latidos de corazón o el aura que emanaba… Agatha asintió sabiendo que era imposible ocultarse de la pequeña al frente de ella.

Aun así…

“Lo sé, pero no sabes lo que pienso en su totalidad.” Respondió Agatha y tirándose al sofá cansada, no pudo evitar mantener su expresión en calma al ver como la pequeña hacia un lindo puchero.

Era una linda niña que llevaba un vestido colorido y que emanaba un aura inocente y muy adorable y fue ese pequeño y adorable puchero, lo que hizo que Agatha tuviera un pensamiento.

¿Su hijo se enamoró de verdad de una niña?

Se había prometido no juzgar a sus hijos, por sus acciones, no importa lo que hicieran, pero no esta era una de las pocas dudas que venía a su mente.

La pequeña que normalmente se hubiera reído a carcajadas y hubiera respondido orgullosa para afirmar su pregunta, ahora le dio una mirada mientras tomaba una taza de té.

Que actuara de esta forma, dejo en claro que no estaba leyendo su mente, pero igualmente le dio una mirada.

“Falta poco…” Murmuró la pequeña y tras tragar una galleta, dudó. “¿Nerviosa?”

Se dio cuenta del progreso de su estado con una sola mirada y para solo haber hablado de forma ligera estos meses, pudo captar sus emociones.

“No. ¿Cómo podría estar nerviosa con mi nuera a mi lado?” Respondió Agatha con una sonrisa descarada y viendo que la pequeña se reía, ella también sonrió y añadió. “Solo pienso como se sentirá cuando la energía mágica de este mundo no sea lo suficiente densa para mantenerme.”

Su esposo ya ascendió y como había estado trabajando en su magia, pudo lograr que su tamaño no pareciera notable, pero todavía faltaba ella.

Un ascenso inevitable que ahora solo estaba suprimiendo y que en cualquier momento se podría desencadenar.

Si bien había teorizado lo que sucedería y no lo había sufrido, si era correcto, entonces la energía mágica de este mundo no sería lo suficiente densa para mantenerla.

“Bah, si hubieras seguido mi idea de destruir la barrera dimensional, no tendrías que preocuparte de la falta de energía mágica.” Respondió la pequeña, como si su problema no fuera nada.

El tema no era que sus problemas no fueran ‘nada’, el punto aquí era que las soluciones de esa adorable niña, siempre eran extremas.

“Si hubiera seguido cualquiera de tus ideas, este mundo podría haber sido destruido… O convertido en una historia de superhéroes como los comics.” Replicó Agatha con calma.

Ambas se miraron… Y se rieron a carcajadas, disfrutando su pequeña fiesta de té.

Una de las tantas que tenían de forma habitual.


Comentarios del capítulo: (0)


historia-paralela-capitulo-125
Historia Paralela Capítulo 125
32667
599

Un intento.

Historia Paralela Nuevo Comienzo Capítulo 125: Un intento.

Un largo informe fue dado por Liam y Aurora escuchó.

Las misiones arcas de Eritrea y de Massawa, que estaban atrayendo a bastantes personas, los problemas que se encontraron y la situación general.

Incluso si ella participó en una misión arca, no podría participar en todas y se estaban llevando demasiadas misiones al mismo tiempo.

No solo en estas tierras, sino que, en el oeste, en las antiguas tierras controladas por el General McLean y que ahora estaban ‘desalojando’ o estaban quedando en control de Señores de la Guerra de ‘confianza’.

Miles y miles de personas llegaban a Jartum y luego se iban al oeste a Zerzura, tan solo para que los camiones volvieran y el proceso se repitiera.

“Ha habido algunas quejas de que nos estemos llevando la mano de obra de Massawa, pero nadie ha dicho demasiado. James se ha encargado de los problemas en los ‘negocios’ y la Cardenal Brousseau de las negociaciones diplomáticas.” Dijo Liam y cambiando de informe, añadió. “He escuchado que las autoridades del Reino de Arabia han ordenado a quienes controla, que nos dejen hacer lo que deseamos.”

Ella causó problemas en Massawa al eliminar a todo un gremio y si bien eran jugadores y criminales, era imposible que no se creara problemas.

Tal vez Massawa seguía estando en África, pero al ser una ciudad costera cerca de la civilización que estaba al otro del ‘Mar Rojo’, significaba que había más orden.

Un ‘Orden’ que se tambaleó por su culpa.

Ahí era el momento en el que James intervenía, atando intereses a Zerzura y a la Empresa Apicius de esa forma, evitando que aquellos con intereses económicos en la ciudad la molestaran.

Por otra parte, la Cardenal Brousseau era la persona perfecta para encargarse de negociaciones diplomáticas y buscar la manera de reducir las ‘asperezas’ entre los influyentes de Massawa y las fuerzas de Zerzura.

Las respuestas de ese dúo la llevaban a preguntarse si solo causaba problemas y dio un suspiro al pensarlo.

“En las tierras de África Occidental se han avistado movimientos políticos y de unificación. Hay rumores que algunos quieren replicar las hazañas de América del Sur.” Añadió Liam ignorando su suspiro.

Aurora levantó su mirada, viendo las imágenes que Liam proyectaba.

Publicidad de unificación eran vistas en las calles de algunas ciudades y ejércitos de milicianos que antes luchaban entre ellos ahora, se notaban moviéndose entre las fronteras de los territorios de diversos señores de la guerra.

Las reuniones que realizaban los ‘gobernantes’ de sus respectivos territorios, no pasaban desapercibidas y ya eran públicas.

Buscaban unificar las tierras como lo que sucedió con el Imperio Sudamericano con Víctor Pellegrini.

“…”

Aurora dio un golpeteo en la mesa, sin ocultar la seriedad en su rostro.

Una parte de ella le decía que era genial, que tal hecho estuviera sucediendo, ya que como los países americanos bajo el Emperador Víctor podrían encontrar algo de calma y paz, tal vez hasta prosperidad, pero otra parte no la pudo dejar que creyera eso.

Era la parte más cínica y la que había visto demasiada oscuridad como para creerse el eslogan de que unificar esas tierras traería paz, prosperidad y esperanza.

“¿Su ambición solo llega a esas tierras?” Preguntó Aurora sin ocultar su mirada solemne.

“Sí. Al menos por lo que sabemos, sus intenciones son pequeñas.” Respondió Liam y proyectando otras imágenes, precisó. “Algo similar parece suceder en la Isla de Madagascar con un Gran Señor de la Guerra llamado Ronald Einhorn.”

Al igual que en el oeste, había otros ‘Grandes Señores de la Guerra’ y Aurora solo podía mirar desde lejos a tales individuos.

Como un rango S, no podría hacerle nada y eso llevaba a que actuara con precaución, pero a la vez no significaba que se dejara intimidar por tales individuos.

Era imposible que pudiera estar a la altura de sus fuerzas a nivel personal y más cuando dejo de entrenar con su espada y como luchadora le estaba costando readaptarse, pero haría algo si era necesario.

“Mantenme informada. Por ahora solo miraremos. Lo mejor es dejar que lleven a cabo sus planes y solo espero que hagan las cosas bien.” Murmuró Aurora de forma honesta.

¿Estaba en su poder decidir si dejar que esos individuos hicieran lo que deseaban? Era una pregunta difícil, pero Aurora, aunque no le gustaba la respuesta, lo sabía.

Justo como ahora que hizo un desastre en Massawa y la apoyaran, era posible que también hicieran lo mismo con cualquier acción que hiciera y eso significaba que debía controlarse.

No necesitaba causar problemas a las personas que la rodeaban.

“Entiendo, trataré de mantener un ojo. Aunque solo será de forma superficial, mi alcance no es tan alto.” Dijo Liam de forma honesta.

“Está bien por mí.” Respondió Aurora despidiendo a ese hombre y al quedar sola en esta pequeña oficina, soltó un gran suspiro.

Estaba algo cansada, ya que, si bien era trabajo de ‘escritorio’, seguía siendo pesado.

Organizar las misiones arcas, seleccionar a los jefes, prestar atención a las necesidades y a la seguridad, encargándose de organizar los grupos de respaldo y luego mantener un ojo en todas las caravanas que estaban en movimiento a la vez que se preparaba para moverse a otras partes… Todo junto resultaba ser pesado.

Aunque era incapaz de decir que prefería el trabajo de campo y era normal, cuando era agobiante a su manera sostener su espada.

Dejándose caer en el sofá, pudo ver como alguien entraba y ella al enderezarse, pudo distinguir que era su hermana.

“¿Cansada?” Preguntó Alice con calma.

“Sí. Un poco.” Respondió Aurora y mirando a su hermana que tenía una bolsa de papitas en sus manos, dudó. “¿Y tú?”

“No. Tomó trabajos fáciles.” Respondió Alice de forma tranquila.

La mirada y su tono de voz dejo ver que no mentía, llevando a que Aurora diera una media sonrisa algo extraña.

¿Tomaba trabajos fáciles? Por lo que Aurora había leído, limpio dos mazmorras naturales y una mazmorra temporal de rango A por si sola en el transcurso de la mañana.

Eran mazmorras alejadas que normalmente no eran limpiadas, ya que las criaturas eran molestas o no daban ganancias que superaban las perdidas, pero, aun así, Alice se encargaba para evitar los desbordamientos.

Y sin duda no eran trabajos fáciles.

Viendo que su reloj holográfico vibraba, dando un informe de que una caravana estaba por partir y su líder necesitaba hablar, Aurora dio un medio suspiro.

“Si quieres ve a trabajar y yo visito a Akira para ver cómo se encuentra.” Dijo Alice de repente, llevando a que Aurora pensara en la joven.

Tenía demasiado trabajo para estar atento a esa jovencita y solo le había pedido a Abdellah y a Alima que le dieran algunos trabajos diferentes, para que no se aburriera y pudiera aprender algo, pero por lo demás, no se acercó demasiado.

Hoy era su turno de ir a visitarla y ver como se encontraba, lamentablemente tenía demasiado trabajo.

“Por favor. Si necesita algo, avísame.” Respondió Aurora de forma honesta.

Su hermana no era muy conversadora, pero su idea era que viera si Akira se encontraba bien o si necesitaba algo y esa glotona era suficiente para completar la tarea.

****** 

Alice viajo en taxi a su casa mientras miraba los edificios en construcción y las personas que paseaban por la ciudad.

Cuando se acercó vio un negocio cerca y ella detuvo al taxista, entonces tras pagar se bajó y entró al negocio para comprar algunos aperitivos.

Era una panadería que recién acababa de hornear y ella compró varios aperitivos, ignorando las miradas de los vendedores.

“No necesita pagar. Tómelo como un regalo.” Dijo el vendedor con una sonrisa.

Era un hombre adulto y la sonrisa que le daba era algo tranquila y amable, pero a la vez agradecida y llena de gratitud.

Tal mirada cada vez resultaba ‘normal’ y Alice la había visto incontables veces, pero ella ni siquiera devolvió la sonrisa.

“Le pagaré o mi hermana me regañará por aprovecharme de otros.” Respondió Alice con un tono plano.

No era una broma… Y fue eso lo que causó que el hombre diera una risa algo divertida y dejo que pagara, permitiéndole que ella saliera.

Si bien era cierto que su hermana la regañaría si se aprovechaba de otros, era probable que estas muestras de ‘gratitud’, Aurora las aceptara.

Gratitud… Eso era lo que mostraban las personas que vivían en esta ciudad.

Podía comprender que era normal, ya que ella estuvo al lado de su hermana para apoyarla, pero era Aurora quien verdaderamente tenía intenciones y deseos de ayudar.

Por su parte, solo lo hizo como un trabajo y si no fuera por su hermana, ella no vería diferencia si estuvieran muertos o siguieran vivos.

“Debo dejarlo pasar.” Murmuró Alice para sí misma.

Antes cuando su hermana quiso ser una heroína, ella la acompañó, pero estuvo en su sombra de forma literal y ese fue un gran lugar para mirar a su hermana.

La atención iba a esa heroína y su deber solo era apoyarla.

Sin embargo, ahora su hermana no necesitaba alguien que la apoyara, sino que una compañera que estuviera a su lado.

Y esa era la razón por la cual a pesar de que le molestaba un poco los actos de agradecimiento o las miradas de gratitud que las personas le daban, prefirió ignorarlos a todos.

Caminando con esos pensamientos en su mente, vio el edificio de su casa y entrando con calma, abrió la entrada.

El interior estaba todo limpio y ordenado, entonces tras cerrar la puerta, pudo escuchar pasos apresurados desde la cocina.

“¡Alice!”

Si primero Akira se mostraba curiosa por saber quién era la persona que entro, al ver que era ella no hubo decepción, sino que hubo emoción y esa jovencita se acercó.

Alice le dio una rara mirada al ver que estaba llevando una escoba para limpiar, pero Akira ignoró su mirada y se acercó sin ocultar una sonrisa.

“¿Estás ocupada? ¿Quieres ir a entrenar?” Preguntó Akira con emoción.

Parecía emocionada, pero supo controlarse para no abrazarla o invadir su espacio personal y Alice le dio una mirada atenta.

Los ojos marrones de la joven brillaban con fuerza, entre la emoción, algo de nervios y lo que pudo captar como audacia.

¿Se había sentido sola? Al final no importaba.

“Lo siento. No tengo interés en entrenar.” Respondió Alice de forma indiferente y pasando por su lado viendo que no esperaba esa respuesta, añadió. “Si quieres puedo conseguir alguien con quien entrenes. El ejército tiene varios soldados profesionales.”

¿No se esperaba su rechazo? Para Alice era normal rechazarla.

No estaba de humor para jugar e intercambiar golpes sin sentido y a diferencia de los gorilas, sintió que se iba a aburrir si entrenaba con esa jovencita.

Akira le dio una mirada algo dudosa ante su rechazo, pero luego tras pensarlo, dio un suspiro y se volvió a acercar.

“En realidad no es entrenar… Es luchar. No, no creo que pueda luchar contigo, pero quiero tu ayuda.” Murmuró Akira y respirando hondo, le dio una mirada y confesó. “Quiero superar mi miedo a la muerte y me recomendaron que un miedo puede superar a otro.”

¿Estaba nerviosa? La forma que retorcía sus manos al hablar, daba la impresión de estar nerviosa, pero estos nervios no eran por realizar el pedido y Alice lo pudo captar.

Era algo de nervios por el temor y eso significaba que sabía lo que estaba pidiendo.

“Quiero superar mi miedo y ver si puedo volver a las misiones. Creo que puedo ser de ayuda.” Dijo Akira y agitando su cabeza, declaró. “No. Quiero ser de ayuda. Deseo estar a la altura y si para eso, debo enfrentar estos miedos, lo haré.”

Esa determinación en su mirada logró que Alice le prestara atención.

¿Deseaba volver al trabajo solo por el trabajo? ¿Por qué quería estar a la altura de las expectativas que pusieron en ella? ¿Por un deseo de avance? ¿O solo porque quería estar al lado de su hermana? 

Sea cual fuera la respuesta, Akira estaba siendo honesta y estuvo claro que captaba de forma ligera lo que estaba pidiendo.

“Está bien.” Respondió Alice de forma simple.

¿Fue su madre la que le dijo que era lo que debía hacer para superar su miedo? Había escuchado que esa mujer había venido a la casa, pero no sabía que era lo que había hablado y no importaba demasiado.

Le agradaba la seriedad de Akira… Aunque en el fondo no creía que fuera suficiente, pero aceptó darle un intento.

“Lo probaré una vez. Si creo que me has hecho perder el tiempo, lo dejaré.” Avisó Alice con seriedad, viendo que Akira asentía sin ocultar su sonrisa alegre.

¿Cuánto era capaz de soportar para superar su miedo? 

Esa duda vino a la mente de Alice, pero hubo otra más importante… ¿Cuánto debía limitarse ella?

Después de todo, dependía de ella la intensidad con la cual actuaria y a la mente de Alice vinieron decenas de formas de actuar para ayudarla a superar el miedo.

Algunas de ellas eran más aterradoras que otras.


Comentarios del capítulo: (0)