tg-capitulo-556
TG - Capítulo 556
35111
737

Imparable.

Capítulo 556: Imparable.

Aurora golpeó el reposabrazos del sillón mientras miraba al visitante que vino a la tienda.

En un lado estaba Alice con una expresión indiferente y del otro lado estaba Akira, mientras que las tres observaban al visitante, quien sonreía amistosamente.

“¿Entonces estás diciendo que nos traicionaran?” Preguntó Akira de vuelta.

Estaba por finalizar el segundo día desde que rescataron a los rehenes y si bien no fue demasiado tiempo y la expedición se había puesto de objetivo buscar los portales y encontrar a la pareja para derrotarlos, las cosas estaban tensas.

Xu Long seguía queriendo mostrar su valía al derrotar a la pareja y por la manera que actuaba era obvio que quería ganarse a la Reina Lacusmina.

La tensión estaba en la idea de que todavía no encontraban el portal de salida y la molestia de Xu Long al fallar junto a la soltura que mostraban la mayoría de los hombres en esta expedición.

Algunos estaban acercándose a las hijas de la reina y eran acercamientos muy estrechos.

En esta misma situación, Hermes vino de repente, ocultó en la sombra de Alice, quien lo trajo oculto y le acababa de dar un anuncio.

“Sí. Traición. Al estilo de apuñalar por la espalda.” Respondió Hermes y sonriendo, contó. “Seguí a la pareja cuando todo terminó hace dos días y lo encontré cooperando con David Pearson. Puede que sea una traición unilateral, pero él dio aviso a la pareja de nuestra emboscada.”

Sonriendo ante la seriedad que ella y Akira mostraba continuo.

“David tenía una pareja en la expedición quien participó en el asalto y luego de todas las personas que podían salvarse, la única rango S que fue salvada fue una de las dos novias.” Detalló Hermes y dando un suspiro, comentó. “Lamentablemente, la pareja tiene excelentes protecciones mentales y David estaba protegiéndose bien, al igual que sus amantes.”

¿Protecciones mentales? Si alguien hablaba de tales protecciones, entonces esa persona estaba relacionada con lo mental.

Era un mago mental o era un mago de ilusión o alguna magia relacionado con la mente… Tal revelación no fue una sorpresa para Aurora, aunque tuvo varias preguntas.

¿Por qué era un director y como era que nadie se enteró de que era un usuario de habilidad? Era una figura pública y para ocultarse necesitaba no solo buenos artefactos, sino que también contactos.

Y como era una figura pública en el gigante del norte americano, él necesitaba tener una influencia más allá de la de un director famoso para poder ocultarse.

“Así que crees que la mujer que sobrevivió no lo hizo por suerte, sino que gracias a David. Tiene sentido.” Murmuró Akira sacando a Aurora de sus pensamientos y dudando, cuestionó. “Pero supongamos que Xu Long sabe todo lo que sucede. ¿Crees que la actuación de perder a la pareja es falsa? ¿Y por qué ayudar a la pareja cuando está saliendo con la Reina Lacusmina?”

Aurora se distrajo de lo que hablaba Hermes, porque pensó que la traición estaba grabada en piedra.

No, una traición era cuando alguien iba en contra de su palabra y Xu Long nunca mencionó que no lucharía o que ni iría en su contra.

Aun así, prestó atención sintiendo a lo que apuntaba Akira.

Xu Long estaba enfadado por perder a la pareja y si era una actuación para ocultar que él tenía contacto con David por medio de una de las mujeres de ese hombre, entonces Aurora admitiría que él era un buen actor.

No obstante, no tenía sentido que él mismo delatara la propia emboscada que él quería que fuera exitosa.

“David y sus amantes podrían estar actuando solos.” Murmuró Aurora en suposición.

Akira le había contado de David y las dos gemelas y mencionó que ese hombre usaba un aura dorada.

Lo que significaba que usaba un núcleo dorado que podría haber sido dado por Xu Long y si era así, entonces debería haber un contrato o ser de confianza.

La traición en este caso fue para Xu Long y no era raro pensar en que David lo traicionó y más cuando él y la amante fueron capturados por la pareja.

Alguien en esa posición trataría de convencer a sus capturares para sobrevivir.

“Si no sería sorprende.” Afirmó Hermes y observándola a ella, preguntó. “¿No crees que es demasiada coincidencia?”

¿A qué se refería con coincidencia? ¿A qué las personas que terminaron avisando sobre la emboscada a la pareja fuera alguien relacionado con Xu Long?

Lo que estaba claro hasta ahora, si le creían a Hermes, era que David advirtió a la pareja sobre la emboscada y que, advirtiera, significaba que cooperaba con alguien del campamento y esa persona podrían ser su pareja que se unió a todos en el inicio.

La posibilidad de que David actuara con sus dos parejas era alta, pero incluso de esa manera no significaba que Xu Long no pudiera cooperar con esos traidores.

Todo dio la impresión de que…

“¿Crees que alguien está inculpando a Xu Long?” Dudó Aurora en voz alta.

Todo apuntaba a que Xu Long sería el traidor o cooperaba de alguna manera con los traidores y si lo pensaban aún más, entonces la posibilidad de que él fuera la persona que cooperó u organizó con los sectarios, el asunto del portal estaba presente.

Lamentablemente, Aurora todavía no recibió ninguna información certera de su madre, excepto que alguien que estuvo en el sexto portal abismal con Xu Long estuvo involucrado con la Secta de Larzura.

Hasta ahora todo estaba apuntando a Xu Long y la impresión que estaba dando Hermes era que había más de lo que parecía.

“Decir que lo están inculpando es como creer que es inocente.” Replicó Hermes riéndose ante su idea y entonces manteniendo la sonrisa, señaló. “Xu Long las traicionará es inevitable. La pregunta es… ¿Lo hará solo?”

Tal pregunta apuntaba a la persona que la atacó a Aurora antes del entrar al portal y a la misma persona que se encontró Hermes y Alice.

Había alguien más aquí, cuya fuerza, capacidad e identidad era totalmente desconocida.

A pesar de que Aurora sintió que apuntaba a ese individuo desconocido, Hermes dio la impresión de que había más.

“Mi advertencia es honesta.” Agregó en calma.

Estaba siendo honesto con la advertencia y si bien dio la idea de David y las gemelas con la cual estaba saliendo como ‘prueba’, reveló que él no era un humano normal.

Quizás no mostró el límite de las habilidades, pero sí que su capacidad estaba relacionada con la mente y que no asegurara toda la información, dejaba en evidencia que no estaba utilizando sus capacidades al extremo.

“¿Qué dices?” Preguntó Aurora a Akira y Alice.

Dio la pregunta delante de Hermes y lo hizo porque ese hombre dio la impresión de que vino aquí para informarle a ella.

Como una tarea aparte o como si él se ajustara a sus ideales, cuando la verdad era que se ajustaba a lo que Alice quería.

Aurora no conocía a ese hombre, pero era imposible no darse cuenta de que era cercano a Alice y que ambos se conocían más bien de lo que ella hubiera esperado.

“No lo sé. Me gusta creer que nadie puede ser tan idiota, pero Alice tiene razón. Xu Long no es un idiota, es un imbécil y esperaría cualquier cosa de ese imbécil.” Respondió Akira frunciendo el ceño.

Dividir la expedición en este momento era lo más estúpido que alguien podía hacer y si bien Xu Long tenía el apoyo de la Reina Lacusmina y sus hijas, todavía no había derrotado a la pareja de rango SS.

Crear divisiones era agrietaría la unidad de la expedición de manera irreparable.

“Prefiero prepararme para lo peor.” Respondió Alice y sacando una bolsa de papitas le dio una mirada a Hermes, y señaló. “Por más que parezca un idiota. Sabe de traiciones.”

Le estaba apuntando a Hermes y que fuera directa con llamarlo idiota provocó que la sonrisa de ese hombre temblara sutilmente un poco decaído.

Sin embargo, para Aurora las palabras de Alice, aunque punzantes, mostraba que confiaba en Hermes.

Era un voto de confianza y era posible que fue ella quien le permitió que él se acercara y si era así, entonces Alice aceptó revelar un poco más del conocido que supuestamente no conocía.

“Bien. Nos prepararemos para eso. Contaremos con las personas más confiables. Aunque trataremos de no revelar demasiado. No quiero que nos inculpen diciendo que somos los primeros en conspirar.” Respondió Aurora y pensando en las peores posibilidades, anunció. “Dependiendo de lo que suceda, actuaremos en consecuencia.”

Su voz salió con un toque de sed de sangre inevitable.

Ella había entrado para desafiar sus límites y actuar tratando de alcanzar el rango SS, pero desde el principio quiso que fuera con un voto que asegurara la lealtad.

La situación no fue como quiso y ahora mismo estaba cooperando con individuos con los cuales tenía conflicto que podrían terminar convirtiéndose en un altercado y un enfrentamiento directo.

Para Aurora la respuesta a tal situación era simple… Respondería en la misma medida en que los otros actuaran.

No esperaba que todo se volviera de este modo, pero en ese sentido ella no esperó que alguien usara una máquina extraña para desestabilizar el portal.

Así que tenía que actuar según la situación que en la que se encontraba.

“Creo que Xu Long actuara abiertamente. Tiene la confianza, el poder y es lo suficientemente arrogante, como para moverse abiertamente. Aun así, tenemos que ver en quienes confiamos.” Murmuró Aurora dando un suspiro inevitable.

Por la forma que Hermes miraba a Alice, dio la impresión de que él no se esperaba que ella tomara sus palabras al pie de la letra como lo estaba haciendo.

Sin embargo, Aurora no confiaba en Hermes, confiaba en Alice y en la idea de que Xu Long era un imbécil.

Uno que tenía todas las ventajas, siendo la fuerza una de ellas.

Y dependiendo de lo que hiciera, era difícil que alguien se opusiera abiertamente a Xu Long, así que necesitaba cooperar con aquellos de los cuales confiaba totalmente.

Como lo era Shao Du, quien de por sí era enemigo de Xu Long y más cuando fue su hija quien terminó muriendo durante el Sexto Portal Abismal.

En cuanto a las demás personas como los hermanos Tao o Sun Liang, Aurora no estaba totalmente segura y aún más con el último que estaba relacionándose con las hijas de la reina.

Al final, lo mejor era prepararse para lo peor y estar listas para un conflicto directo.

Aunque Aurora no le gustaría que sucediera, en este punto tal idea se sentía como una esperanza inútil.

******

Xu Long caminó por el pasillo del templo y entró a una de las habitaciones aledañas que fue preparada para él.

En el interior estaba una cama matrimonial que trajo del edificio destruido y en esa cama estaba Lacusmina, que al verlo entrar se levantó.

Él se sorprendió y no era porque Lacusmina estuviera desnuda, sino que, todo lo contrario, llevaba un vestido ligero que cubría su cuerpo sutilmente.

Un vestido también robado desde el edificio y Xu Long la observó al ver que le quedaba bien.

“¿Te gusta?” Preguntó Lacusmina y al balancear el vestido sutilmente, le dio una sonrisa y comentó. “Te vi de mal humor recientemente y pensé que usar ropa de los terrícolas te gustaría.”

Dio una pequeña sonrisa provocando que Xu Long diera un suspiro más tranquilo a diferencia de la molestia con la cual había llegado.

“Lo siento, no pude encontrar a la pareja.” Dijo Xu Long observando a Lacusmina.

Esa mujer dio una sonrisa y se acercó a su lado, provocando que Xu Long no pudiera apartar la vista del cuerpo de la mujer.

Era malditamente guapa y la figura tan perfecta resultaba atractiva y exótica.

Tal vista atrajo recuerdos de las noches con ellas y él la empezó a mirar con una mayor atención.

No le importaba el cabello con tentáculos, sino que disfruto lo exótico de la figura que estaba delante de él.

“Está bien. Si ellos fueran fáciles, no estarían vivos durante tanto tiempo.” Respondió la mujer y apoyándose en él para mirarlo, dudó. “¿Por qué estás molesto? Te recompensé por tu brillante actuación.”

El susurro fue erótico y ella acarició la mejilla, provocando a Xu Long, lo suficiente como para que él la abrazara, apretando el cuerpo de ella con su pecho.

Era demasiado seductora y a él le encantaba, pero no se dejó llevar por tal seducción.

“Me pareció un premio de consuelo.” Respondió Xu Long y sin ocultar la molestia, murmuró. “Te prometí ayudarte y eso haré.”

Sonó decidido y ya fuera la mirada que dio o sus palabras consiguieron que Lacusmina se riera y ella lo besara.

Ambas lenguas se entrelazaron y él sintió el tacto de Lacusmina en su espalda tan sutil como provocativo.

La lengua bípeda fue encantadora en un sentido único y generaba un placer, que nada en la tierra podría igualar.

En ese beso ella mostraba una pasión y un deseo profundo y Xu Long respondió llevando a que el beso durara varios minutos.

Luego de que ambos terminaran, ella se acercó a su oído mientras lo abrazaba.

“Yo también quiero ayudarte.” Susurró Lacusmina y mordiendo el lóbulo de la oreja, murmuró. “Ayudarte a cumplir tus sueños, tus objetivos y fantasías. Desde las más simples a las más oscuras.”

Xu Long respiró pesadamente al escuchar la voz y sus pensamientos se descontrolaron.

¿Ella sabía lo que quería? ¿Lo que buscaba lograr? ¿Sus fantasías? ¿Era una provocación? Se sentía como si ella lo aceptara y lo apoyara para lograrlo y tal sentimiento, llevó a que Xu Long activara un artefacto de seguridad inconscientemente.

“Es… Mejor no hablar tan abiertamente. No sabemos lo que sucederá y Kong Tian es… Recto.” Dijo Xu Long dudando con una voz temblorosa.

¿Qué era lo que ella sabía? Todavía no podía estar seguro, pero no quiso mostrar demasiado y Lacusmina se rio.

Como si pudiera comprenderlo.

“Conmigo a tu lado seremos imparables.” Dijo Lacusmina seriamente y al verlo a él dudando, se acercó a su oído y susurró. “¿Quieres vengarte de esa mujer que tiene algo en contra de ti? O no te gustaría…”

Sin decir lo que podía hacer, ella soltó un gemido encantador en su oído, excitándolo de tal manera que Xu Long apenas podía controlar sus instintos más primitivos.

Junto a ella, que era un rango SS, podía lograr todo lo que quisiera sin tener pensar en cualquiera otro que se opusiera.

Dar rienda suelta a sus ambiciones y a sus más oscuros deseos.

“¿No me crees?” Preguntó Lacusmina sonriendo tiernamente y observándolo, agregó. “Dime algo que pueda cumplir. Confía en mí y déjame también ayudarte.”

Le estaba pidiendo que le fuera sincero en algo que él quisiera y que ella aceptaría sin importar lo que fuera.

Tal idea emocionó a Xu Long y él se acercó a ella, susurrándole algunas palabras de lo que era su deseo, uno que en este momento era cada vez más intenso.

“Oh… Puedo cumplirlo.” Murmuró Lacusmina lanzando lo que parecía un hechizo y tras un par de minutos, ella fue a la puerta y abrió la entrada.

Desde la entrada pasaron tres hijas de la reina desnudas.

Hubo un silencio y las hijas de las reinas al mirarlo a él sonrieron pareciendo tímidas y curiosas, tan encantadoras como atractivas.

La respiración de Xu Long se aceleró y Lacusmina se acercó.

“Nos encargaremos de ti.” Susurró Lacusmina al abrazarlo.

La sonrisa de esa mujer revelaba esa fortaleza, lealtad y apoyó por lo que él fuera a pedir y también una pizca de aceptar todo lo que hiciera.

Entonces Xu Long vio como las hijas de la reina se acercaban para abrazarlo y sintiendo los cuerpos, él sonrió dándose cuenta de que Lacusmina tenía razón.

Con ella a su lado eran imparable… Y él podría hacer lo que deseara.


Comentarios del capítulo: (0)


tg-capitulo-557
TG - Capítulo 557
35113
738

Fui yo.

Capítulo 557: Fui yo.

Aurora caminó por el pequeño pueblo en dirección a la carpa principal.

Era mediodía y el sol estaba en lo alto iluminando los alrededores.

Los civiles estaban lavando sus ropas, ayudando a las hijas de la reina con nuevos huertos o reparando armas e incluso revisando artefactos.

A pesar de que la mayoría no era un usuario de habilidad o era alguien de bajo rango, algunos tenían estudios o eran especialistas en diferentes campos y ellos trataban de aportar algo de ayuda.

No sabía si entre el grupo había algún perezoso que no trabajaba, pero si alguien como esa persona estaba en el grupo, entonces sería obligado a trabajar.

“…”

La razón era simple.

La atmosfera tensa que si bien para algunos era asfixiante, para otros era lo suficiente pesada como para obligarlos a moverse y ayudar, queriendo pasar desapercibido.

No era un aura o una presión real de alguien, sino que era ese sentimiento de que algo iba a ir mal y Aurora lo sintió mejor que nadie.

Era el peligro y tal idea se fortaleció cuando vio que en la entrada de su carpa estaban dos mujeres con varias hijas de la reina y un par de los hombres de Xu Long.

La entrada de la carpa estaba cerrada y del otro lado nadie respondía… Alice no quería responder y los ignoró.

“¿Sucede algo?” Preguntó Aurora al acercarse.

Las gemelas que eran parejas de David la miraron y Aurora pudo diferenciar Subin, quien estuvo con ellos desde antes, y la reciente rescatada Chiyong.

A pesar de que ambas en este momento estaban serias y daban miradas punzantes, casi peligrosas.

“El Joven Maestro exige la presencia de ti y tu hermana.” Dijo la gemela llamada Chiyong.

Ella mostraba esa intención asesina oculta y la presión de alguien amenazante que Aurora recibió con una sonrisa.

“¿Es así?” Dudó Aurora y viendo que la entrada de la carpa se abría, revelando a Alice y Akira armadas, explicó. “Lo siento. No tengo tiempo. Seremos el segundo grupo de expedición para explorar los alrededores y necesitamos movernos. No queremos dejar a Kong Tian trabajando solo.”

Ignorando a los presentes, ella se equipó la armadura del combate en calma.

Kong Tian estaba explorando con Shao Du, los rangos S de la Familia Sun, y también fue con Hermes, quien fue enviado a fuera.

Y justo ahora que no estaba el único rango SS que podía detener a Xu Long, él actuó.

Había llegado el momento.

“No es un pedido. Es una orden.” Dijo Chiyong liberando un aura de rango S mientras los ojos dorados brillaban.

Esos ojos dorados eran la prueba de que había usado el núcleo dorado y si bien el aura presionaba y era fuerte, Aurora soltó su propia aura.

Un aura afilada y más certera y precisa que antes y la diferencia a su aura anterior era enorme.

Antes dio la impresión de ser una espada afiliada y peligrosa, pero ahora alguien esgrimía la espada y ese alguien tenía la fuerza de una luchadora que aplastaba con su fuerza.

“¿Te opones a las órdenes del Joven Maestro?” Cuestionó Subin sacando dos dagas en silencio.

La expresión seria era similar a la otra gemela y pusieron tal expresión porque se dieron cuenta de que ellas no eran su rival.

Aurora, en vez de mirarlas a ellas, observó cómo los rangos A que vinieron estaban pálidos y luego le dio un vistazo a las hijas de la reina que ocultaron sus colmillos que salieron de manera instintiva.

Las personas de los alrededores se acercaron a ver lo que sucedía cuando las auras de dos rangos S chocaron, Aurora, al ver a las personas, sonrió.

“¿Oponerme? Solo quiero ir a trabajar.” Respondió Aurora ocultando su aura en un instante y sonriendo, comentó. “Quejarme y encerrarme en un templo no es mi punto fuerte.”

Xu Long se encerró durante un par de días en el templo y no salió a ninguna parte o incluso fue visto por los alrededores.

Aurora dio la comparación evidente provocando que Alice soltara una risa que enfureció aún más a esos dos rangos S y a los rangos A.

“Vamos a terminar con esto rápido. Luego estaremos ocupados.” Dijo Alice en calma.

Luego de que fueran a ver a Xu Long estarían ocupados, no había duda de esa idea.

Aurora, al ver que los Hermanos Tao y Sun Liang se acercaron a ver, asintió y siguió a las gemelas.

La tensión aumentó y fue más evidente cuando el grupo los rodeó, ya no pareciendo amistoso, sino que extremadamente cauteloso.

La expresión de Akira era solemne y si bien ella ocultaba todas sus emociones, fue evidente que estaba tensa y Aurora le guiñó el ojo con una sonrisa para calmarla.

No todos podían ser como Alice que actuaban tan indiferente con una confianza única y era normal que Akira estuviera tensa cuando Xu Long estaba por actuar.

En cuanto a ella… Aurora golpeó el mango de su espada en calma.

“…”

Golpe tras golpe, ella sintió un picor en sus manos y apenas pudo resistir, sostener su espada y liberar su aura para actuar.

No podía ser ella quien actuara primero y por eso necesitaba actuar y para hacerlo, requería llamar la atención y ahora que prácticamente todos los miembros de la expedición la estaban siguiendo, había logrado lo que quería.

Los hermanos Tao y Sun Liang captaron lo que estaba sucediendo y si bien no se le fue avisado abiertamente lo que sucedía, le dieron suficientes pistas para entender lo que estaba por suceder.

Caminando por los escalones del templo entraron a la sala y la expresión de Aurora tembló al ver que al final de la sala instalaron un trono.

En ese trono estaba Xu Long sonriendo mientras dos hijas de la reina estaban a sus pies sentados, acariciando sus piernas, y otras dos estaban a su lado, en cada brazo, mientras que la Reina Lacusmina estaba parada al lado.

¿Los estuvo esperando con esa posición? Para Aurora, él no pareció alguien que mostraba autoridad o poder al estar sentado en un trono.

Si no que parecía un imbécil, uno que apenas tomaba la corona era corrompido por la autoridad y se convertía en un tirano.

“Oh, han venido.” Dijo Xu Long haciendo una señal para las hijas de la reina se apartarán y ese hombre las miró.

Aurora percibió la mirada en ella y era una mirada que mostraba lujuria, observándola de pie a cabeza mostrando deseo y fue lo mismo con Akira, antes de centrarse en Alice.

Ahí él reveló la lujuria, el deseo y la perversión extrema mientras sé lamia los labios, logrando que Aurora sintiera ira… Y sed de sangre.

No le importaba que la miraran a ella y si bien le molesto que alguien le diera esa mirada a su amiga, la enfureció que miraran de tal manera a su hermana y lo peor era que el imbécil ni siquiera se contuvo.

Disfrutó mirar la figura de Alice desde sus pechos hasta sus caderas.

“¿Qué quieres?” Cuestionó Aurora conteniendo perfectamente la sed de sangre.

La idea de atacarlo de inmediato y dejar de lado la actuación estúpida que estaba llevando a cabo apareció, pero no era lo ideal.

A pesar de que no estaban en la tierra, aquí mismo estaban diferentes personas que recordarían lo que sucedió y llevarían a causarle problemas en el otro lado si ella actuaba primero.

La mirada de Xu Long se mantuvo en Alice, prácticamente ignorándola a ella.

“Alice… Desde el momento en que perdí ante ti, las cosas se volvieron imposibles para mí. Perdí popularidad en China, fui regañado por mi padre y lo decepcioné.” Murmuró Xu Long y sin apartar la mirada, continuó. “La Empresa Apicius nos empezó atacar de la nada al ver debilidad y la Familia Shao decidió unirse como hienas que buscan un animal herido. Fuimos presionados, eliminados uno por uno y casi derrocados.”

La ira, el rencor y esa locura vengativa en su interior estaba presente más fuerte que nunca y Aurora mantuvo la mirada.

Estaba culpando a Alice de su desgracia y tal vez estaba en lo cierto.

La Empresa Apicius y James no se moverían por nada y actuarían mostrando ese lado que Aurora no conocía completamente… El lado de un leal sirviente que era vengativo.

“Sin embargo, las desgracias que provocaste también me dieron oportunidades. En el Sexto Portal Abismal obtuve la fuerza para levantarme y si bien tuve que hacer algunos sacrificios menores, todo lo fue para el beneficio mayor.” Dijo Xu Long y sonriendo animado, anunció. “Mi familia creció. Golpeamos duramente a la Familia Shao que trató de levantar sus armas en contra de nosotros y presionamos a la Empresa Apicius. A pesar de mis desgracias, mi destino es demasiado brillante para ser opacada por cosas menores.”

Se le subió el poder a la cabeza.

La manera con la cual hablaba del destino generaba el sentimiento de que él creía que era el elegido, aquel que tendría éxito a pesar de las miserias y penurias que podría sufrir.

Un tipo que tuvo todo y que nunca le falto nada, creyó que tras recuperarse de un mal momento se convirtió en un elegido.

Aquí la culpa no fue de Alice para que terminara de esta manera, sino que, de él mismo, por ser lo suficiente idiota como para desafiar a su hermana en el torneo internacional y provocar problemas.

“¿El punto es?” Preguntó Aurora molesta por la conversación sin sentido.

“Ahora que estoy en la cima, en lo alto del poder, puedo mirar hacia atrás y todavía no puedo olvidar. Alice, todavía no puedo olvidarte.” Dijo Xu Long y mientras su expresión se tornaba lasciva y maliciosa, murmuró. “Pero hoy te daré la oportunidad de que compenses tus malas acciones.”

El aura que emanaba de rango SS fue sutil, pero lo que logró sorprender a los presentes, fue la mirada de deseo, extasiado por su propio poder y esa ambición de cumplir todas sus fantasías.

La mirada llena de malicia y animosidad fue intensa.

“Si te sometes a mí y obedientemente me complaces, te perdonaré.” Dijo Xu Long sorprendiendo a todos los espectadores y sonriendo lleno de deseo, añadió. “Pese a que tengo alguien mejor. Todavía no olvido lo que le hiciste a mi cuerpo y ahora quiero hacértelo al tuyo.”

La lujuria, el deseo y la perversión de ese imbécil fue asquerosa y desagradable.

Aurora estaba asqueada y más que todo ella estaba furiosa, lo suficiente como para que la sed de sangre se filtrara y no fue la única, ya que el frío emanó de Akira.

La única que estaba indiferente era Alice, quien ni siquiera tuvo un cambio de opinión.

“Les dije era un imbécil.” Murmuró Alice como si estuviera feliz que ellas se dieran cuenta.

A pesar de que era un murmullo fue alto y todos lo escucharon, pero Xu Long no se enojó, sino que se rio divertido y confiado.

“Todavía sigues manteniendo esa actitud tan arrogante. Me gusta. Quiero ver esa actitud cuando juegue con tu cuerpo y rompa tu orgullo cruelmente.” Gruñó Xu Long observando viciosamente y luego sonriendo aún más, murmuró. “Luego iré a por tu hermana y por tu amiga… Las romperé delante de tus ojos.”

Aurora desenfundó su espada de inmediato mientras el aura se volvía escarlata, el suelo se agrietó por la desbordante y extrema ira que alimentaba su concepto de luchadora.

Estaba furiosa a un extremo más allá de lo que ella había estado en mucho tiempo y a sus ojos el imbécil se convirtió en un objetivo, que necesitaba asesinar antes de dejar este portal.

“¿Reina Lacusmina permitirá todo esto?” Preguntó Aurora en voz alta.

Era su último vestigio de racionalidad que le impedía atacar directamente a matar y la Reina le dio una sonrisa provocando que Xu Long diera una mirada despectiva.

“Por supuesto. Mi amado desea algo, yo como su mujer lo complaceré.” Dijo la Reina y sonriendo magnánimamente, advirtió. “Es mejor que se rindan. No están en condiciones para actuar.”

Ella reveló una pizca de su aura de rango SS y las hijas que la rodeaban también cambiaron de actitud mostrando una mayor agresividad.

Tal respuesta fue suficiente para Aurora y las hijas pasaron de una raza que podía necesitar ayuda a un enemigo y como todo enemigo podía ser asesinado.

No hubo demasiados pensamientos, ni tampoco se preguntó si estaban siendo manipulada, compradas, guiadas o tenía alguna razón para ayudar a Xu Long, para Aurora que alguien aceptara al imbécil y lo apoyara era un enemigo.

Cuando se trataba de su hermana y sus seres queridos no había grises… Solamente amigos y enemigos.

“Joven Maestro Xu Long creo que debería parar esta broma.” Dijo Tao Wei mostrando una expresión solemne.

Sun Liang, que estaba impactado, dio una mirada sorprendida ante lo que estaba sucediendo… Le costaba darse cuenta de que el conflicto ya había iniciado.

Tao Wei trataba de calmar las aguas, queriendo a pasar tontamente todo como una broma, sin darse cuenta de que ni Xu Long ni ellas lo dejarían pasar.

Y fue Xu Long quien habló.

“Respetó a la Familia Tao y a la Familia Sun. Sin embargo, si dan un paso más, significa que se pondrán en mi contra y serán mis enemigos.” Anunció Xu Long en voz alta.

Los presentes sintieron la seriedad de las palabras y todos se acallaron sin querer hablar por el miedo a enfrentarse a un rango SS.

Ni tampoco dieron una palabra para cubrirlos, solo apartaron las miradas y entre ellos lo hicieron personas que Aurora había ayudado como el primer grupo que protegió o las personas que ayudó cuando fueron atacados por la pareja.

Desviaban la mirada con vergüenza y miedo, pero Aurora ni siquiera sintió algo.

No podía estar decepcionada por gente de lo cual nunca esperó nada y a pesar de que ella los salvos, no lo hizo porque quería que le agradecieran o le debieran algo, sino que lo hizo porque de esa manera actuaba ella.

Sin embargo, las personas mostraban sus colores en el peor momento y desde ese punto se definía que clase eran.

“¡Que te den bastardo! ¡Imbécil de mierda!” Maldijo Tao Mei, como si le hubiera costado resistir y acercándose a su grupo mientras se equipaba un conjunto de batalla y las garras, murmuró. “Antes de que muera te cortaré tus pequeñas canicas.”

Tao Mei sonaba seria, sin miedo y agresiva.

¿Fue por qué Aurora la ayudó antes cuando se enfrentó a la pareja? Incluso devolver un favor por salvar la vida a veces no alcanzaba este punto en donde literalmente pusiera en riesgo su propia vida.

A los ojos de la gente que lo rodeaban, ellos estaban en desventaja y el único que le deparaba a su resistencia era la muerte.

Por tal razón desviaban las miradas y apartaban sus ojos guardando en silencio, quizás excusándose ellos mismos de que morirían en vano.

Sin embargo, había algunos que no andaban con rodeos.

“Eres una estúpida, hermana.” Murmuró Tao Wei al equiparse y sacar su bastón de mago y encogiéndose de hombros al recibir sus miradas, explicó. “Ese imbécil se le subió el poder a la cabeza y una vez que acabe con ustedes, ira por sus rivales y enemigos. O todos los que crea que son un peligro.”

Lo dijo en voz alta y no era una explicación para ellas que estaban metidas en todo, era para los demás, tratando de cambiar las tornas.

Xu Long estaba furioso y controlando esa molestia, dirigió la mirada a Sun Liang, que estaba dudoso.

“No lo hagas. No vale el riesgo.”

“Será nuestro enemigo… No quiero luchar contigo.”

Cuando Sun Liang dio un paso, dos hijas de la reina se adelantaron y lo sostuvieron en cada brazo, deteniéndolo para que no se acercara.

Los brazos del joven fueron apretados por los cuerpos de las hijas de la reina y él miró hacia su grupo y Aurora recibió la mirada.

Entonces…

“Hahaha…”

Sun Liang apartó la mirada y se detuvo sin moverse, provocando que Xu Long se riera entretenido.

Fue decepcionante para Aurora y era normal cuando había chocado espadas con el Anciano Sun y había imaginado que su nieto había heredado algo del anciano.

Aunque no importó demasiado y Aurora reveló el aura de rango S en su espada.

“Cualquiera que se interponga en nuestro será un enemigo.” Anunció Aurora en voz alta.

Había pensado que la Reina Lacusmina y sus hijas podían ser influenciadas o convencidas por Xu Long, pero ahora se dio cuenta de que incluso si lo fueron, no cambiaba el hecho de que se pusieron de lado de un imbécil y un enemigo.

Y ahora ella estaba dando la advertencia final.

Si cualquiera se interponía en su camino era un enemigo y lo iba a asesinar, no importaba si eran un rango C o un rango S.

Era la última advertencia para aquellos que miraban como Sun Liang y tal advertencia era la única que daría Aurora.

Aunque no le gustaría matar al nieto del Anciano Sun, si se unía a Xu Long le cortaría la cabeza.

“Oh, estoy impresionada.” Murmuró Tao Mei y mirando a Sun Liang, gritó. “¡Una mujer tiene más huevos que otros!”

“¿No sería ovarios? De igual manera estamos jodidos.” Dijo Tao Wei y a pesar de que sonaba derrotado, daba miradas a ellas.

Le estaba diciendo que haría algo para escapar, pero Aurora sonrió lentamente emanando su aura, la sed de sangre y la intención asesina.

Entonces miró hacia adelante con su espada en su mano en dirección a Xu Long, que sonreía lleno de confianza junto a la Reina Lacusmina.

“¿Crees que tu insignificante aura hará algo?” Cuestionó Xu Long revelando su aura mientras sus ojos se volvían dorado.

La presión era alta de alguien que podía presionar a la pareja, que a ella casi la mataron y Aurora resistió con su aura, sin temblar o mostrar miedo.

No iba a ganarle, lo pudo sentir instintivamente y, aun así, por más decepcionante y molesto que fuera, ella no necesitaba ganar.

Después de todo…

“Sigues siendo tan patético, insignificante y decepcionante como en el Torneo Internacional.” 

La voz de Alice sonó y entonces el aura de esa glotona finalmente se reveló.

El aura siniestra que ella ocultaba.

Siniestra y terrorífica, la sensación que vino de la espalda de Aurora fue extremadamente peligrosa de alguien que devoraba todo lo que se encontraba, pedazo a pedazo arrancando la carne.

Un depredador que devoraría todo a su paso si no era detenido… Un rango SS.

Y Alice siempre dejaba una marca en aquellos a los cuales enfrentaba y asustaba, profundamente oculta en ellos y al igual que Akira que tembló con miedo, la palidez cubrió el rostro de Xu Long.

Incluso al ser un rango SS, sintió el miedo al percibir la fuerza de Alice.

******

El techo del templo explotó y los pedazos saltaron a las casas y al lago, mientras que Alice salía desde el interior.

Lo que la impulsaba era un gigantesco brazo que la levantó en el cielo y que estaba siendo desintegrado y quemado por un Xu Long cuyos ojos dorados estaban llenos de rencor.

Al verlo que Xu Long la estaba atacando a toda velocidad, Alice rodeó su brazo con la oscuridad, convirtiéndolo en un brazo de un gigante y dio un puñetazo.

*BOOM*

¿Fue por qué estaba atónito o que todavía no podía asumir que ella era un rango SS? Xu Long recibió el golpe y voló a la isla siguiente estrellándose en el centro.

Alice, por su parte, destruyó el brazo y dejó que la oscuridad cayera al suelo, extendiéndose por toda la isla y el templo.

Por medio de esa oscuridad pudo ver como los civiles huían totalmente atónitos y luego como el grupo de Aurora, Akira y los hermanos Tao se enfrentaban a las hijas de la Reina y las gemelas.

La Reina Lacusmina observaba en silencio como un depredador sorprendido de que una de sus presas fuera un rango SS y Alice, al darse cuenta de que Xu Long volvía a levantarse, dejó una forma de guerrero autónomo al lado de su hermana.

Mientras que en secreto movía su oscuridad tragando la carpa principal y dirigiéndose para robar suministro para que pudieran mantenerse por ellos mismos cuando huyeran.

“Eres… Un rango SS.” Murmuró Xu Long al manifestarse al frente de ella.

El aura que emanaba era intensa y la electricidad distorsionaba sus alrededores en un estado de agresividad absoluta.

“¿Qué? ¿Tuviste que soportar un golpe para darte cuenta?” Preguntó Alice y concentrando su atención en ese hombre, dudó. “¿Eres imbécil?”

La sonrisa despectiva que dio provocó que Xu Long se enfureciera y apenas pudo contener su ira antes de mostrar una sonrisa.

Alice flotó mientras la oscuridad volvía a cubrirla y bajo sus pies la gente corría alejándose de la batalla principal.

—Tengan cuidado. La Reina Lacusmina está esperando para atacar. —Dijo Aurora por el sistema de comunicación que activaron.

¿Fue el supuesto sistema? Probablemente, el sistema utilizó drones para crear un sistema de comunicación silencioso y como ella estaba preparada, logró escucharla.

Este sistema podía ajustarse al equipo que los hermanos Tao tenían, así que probablemente era una advertencia para ellos.

La idea en este momento no era escapar, era identificar a los enemigos y definir qué clase de tipo de personas eran quienes las rodeaban.

Por como las hijas de la reina atacaban junto a las gemelas, fue obvio que ellas eran enemigos.

“Tienes derecho de ser arrogante.” Dijo Xu Long y mirando hacia abajo, amenazó. “Pero quienes te rodean son débiles… Ríndete y las perdonaré.”

No solo era un imbécil, sino que era un mal mentiroso.

¿Perdonaría a su hermana y a Akira? Era una broma y más cuando el rencor en los ojos de él era evidente.

Sin embargo, ahora mismo era un imbécil, no por creer que ella aceptaría, sino que por ignorar a su hermana.

Y la batalla empezó.

*BOOM*

Fue Lacusmina que movió su mano lanzando un cañón de agua directamente al grupo con intenciones de aplastar a todo el grupo y la respuesta fue de Aurora que clavó su espada en el suelo creando un domo que desvió el agua.

La barrera celeste era aún más fuerte que antes y pudo protegerse de tal desenfrenado cañón de agua, y luego Akira liberó su aura congelando el agua en un instante y lanzó el mismo hielo en contra de los atacantes.

Entonces Aurora se abalanzó hacia la Reina, le cortó la garganta a un rango A y al esquivar, le cortó el estómago a una de las gemelas, entonces le dio una patada en el pecho a la Reina enviándola a volar.

¿También estaba sorprendida? O fue por la aceleración de Aurora, que podía mantenerse firme en contra de un rango SS.

Aurora resistió en contra de dos rangos SS porque era alguien que estaba en el límite del rango S, rompiéndolo, pero sin atravesarlo.

“¿Tu novia es tan débil?” Preguntó Alice riéndose despectivamente.

La respuesta de Xu Long fue abalanzarse sobre ella queriendo darle un puñetazo.

Era tan rápido que Alice solo pudo convertir su mano en oscuridad que la protegió y, aun así, voló a toda potencia y se estrelló en contra otra isla, rompiéndola a la mitad.

Ella al estar acostada se levantó mientras que por las heridas a su espalda salía oscuridad y se convertía en brazos negros.

No hubo dolor por su piel rota, ni tampoco huesos rotos o músculos desgarrados… Después de todo, lo único que quedaba en el interior de su cuerpo era oscuridad y una vez que se rompiera el caparazón que la cubría, ella perdería los últimos límites que tenía.

Sería la oscuridad… Sería el monstruo que algunos temían y a pesar de tal idea, ahora sonrió alegremente.

¿Y cómo no sonriera cuando vio a Xu Long mirarla con cierto temor? Y la respuesta de Alice fue extender la oscuridad para devorar la naturaleza de la isla y cubrir toda la isla de oscuridad.

Entonces fue tragada por completo y ella sintió que se convertía en toda la oscuridad y se levantó primero la cabeza enorme de un gigante, luego los brazos y hasta la cintura.

Cubría la mayor parte de la isla y al ver al diminuto Xu Long ella sonrió.

“¿Tienes miedo? Ocultas el miedo detrás de esa arrogancia… Que patético.” Murmuró Alice desde la gigantesca forma de guerrero.

Xu Long estaba sorprendido y sus ojos dorados brillaban con miedo y tal como ella esperaba al escuchar sus palabras, ocultó el miedo.

“Cállate… ¡Cállate!” 

Él soltó enormes esferas de electricidad que golpearon el cuerpo de la forma gigantesca de guerrero y la destrozaron, mientras que Alice movía su brazo para golpear al hombre.

*BOOM*

Xu Long expulsó una enorme cantidad de energía eléctrica y desintegró el brazo, entonces Alice volvió a mover el otro brazo, solo que esta vez con una mayor densidad de oscuridad y el imbécil retrocedió sorprendido al no poder desintegrarlo por completo.

La mitad del brazo fue destruido y la respiración de Xu Long se hizo más pesada mientras el miedo se filtraba.

¿Estaba recordando lo que sucedió en el torneo internacional? ¿Cuándo él la atacó usando la droga y la electricidad desintegró la oscuridad, para luego ser repelido?

Esta vez fue similar.

“¡HAAA!”

La luz dorada salió del cuerpo de Xu Long y la energía eléctrica fue aún más densa, esta vez él voló hacia la isla y chocó con la base.

*BOOOM*

La isla se hizo pedazo y a diferencia de lo que él esperaba, la base que le permitía a Alice sostenerse en su gigantesca forma de guerrero no cayó.

La oscuridad estaba conectada con el espacio en donde toda la oscuridad era guardada y al estar conectado le permitió sostenerse en el cielo.

—Alice. ¿Tienes todo? Es hora de retirarnos. —Dijo Aurora por el sistema de comunicación

Alice volvió a concentrarse a la isla principal y vio que una tormenta de hielo y nieve cayó sobre la isla, debilitando sutilmente a las hijas de la reina, todo mientras Lacusmina revelaba una expresión solemne.

El agua que usaba Lacusmina no pudo ser usada más porque empezó a congelarse y tuvo problemas al enfrentarse a Aurora que atacaba a matar.

—Si tengo todo. —Respondió Alice.

“¡HAaa!”

Ignoró como Xu Long atravesaba su pecho desintegrando la oscuridad que conformaba al gigante.

Estaba tan furioso combatiendo el miedo natural que sintió por los recuerdos que en vez de concentrar su energía eléctrica para desintegrar la oscuridad, atacaba como si el gigante fuera su verdadero cuerpo.

En parte lo era, pero también lo era toda la oscuridad que ella podía sacar y aunque desapareciera una parte no la heriría.

Al final estuvo bien y Alice sonrió mientras usaba la forma de guerrero autónomo para tragarse a los hermanos Tao, Akira y finalmente a Aurora, ocultándolos en el espacio de su sombra.

La forma de guerrero autónomo desapareció y volvió a surgir a una isla a dos kilómetros y Alice, que trataba de mantener el control de la oscuridad a la distancia, le costó cada más.

Sería más fácil si la carcasa que llamaba cuerpo finalmente era destruida y ella finalmente surgiera, pero si ella actuaba por sí misma no sería divertido.

Así que mantuvo su control y fortaleció la voluntad que le permitía mantenerse en dos lugares al mismo tiempo controlando toda la oscuridad.

Y en ese estado, la forma de guerrero gigantesca disminuyó, siendo tragada lentamente por la misma oscuridad mientras que Xu Long la miraba.

“Dijiste que yo era la causa de tu desgracia. Estás en lo correcto.” Dijo Alice sonando divertida.

Su voz salía por cada trozo de oscuridad que rodeaba a Xu Long y de la parte principal que se estaba empequeñeciendo.

Ese imbécil mencionó que ella era la causa de la desgracia y estaba en lo cierto.

“Que la Empresa Apicius atacara tu familia. Que la Familia Shao se uniera… Todo fue por mí. Hay personas que se molesta por lo que me sucede y a veces actúan sin mi consentimiento, pero al final… La causa fui yo.” Murmuró Alice y riéndose divertida al ver que la expresión de Xu Long mostraba ira, preguntó. “Ahora que no estás en la tierra… ¿Qué crees que harán esas mismas personas?”

¿Qué estaba haciendo James en este momento en la tierra?

La familia Xu perdió a su rango SS en un evento cuya situación era desconocida y antes fueron atacados.

¿Qué sucedería con esa familia? Alice se rio divertida al ver la ira del imbécil y su conciencia volvió a controlar la oscuridad principal de la forma de guerrero autónomo, entonces ahí fue tragada otra vez.

Moviendo su oscuridad de isla a isla por pedazos de oscuridad que dejo inactivo y que ahora volvía a retomar el control una vez que entró a su alcance.

Y por medio de esa capacidad huyó, moviéndose lo más lejos de ese imbécil que estaba furioso.


Comentarios del capítulo: (0)