tg-capitulo-557
TG - Capítulo 557
35113
738

Fui yo.

Capítulo 557: Fui yo.

Aurora caminó por el pequeño pueblo en dirección a la carpa principal.

Era mediodía y el sol estaba en lo alto iluminando los alrededores.

Los civiles estaban lavando sus ropas, ayudando a las hijas de la reina con nuevos huertos o reparando armas e incluso revisando artefactos.

A pesar de que la mayoría no era un usuario de habilidad o era alguien de bajo rango, algunos tenían estudios o eran especialistas en diferentes campos y ellos trataban de aportar algo de ayuda.

No sabía si entre el grupo había algún perezoso que no trabajaba, pero si alguien como esa persona estaba en el grupo, entonces sería obligado a trabajar.

“…”

La razón era simple.

La atmosfera tensa que si bien para algunos era asfixiante, para otros era lo suficiente pesada como para obligarlos a moverse y ayudar, queriendo pasar desapercibido.

No era un aura o una presión real de alguien, sino que era ese sentimiento de que algo iba a ir mal y Aurora lo sintió mejor que nadie.

Era el peligro y tal idea se fortaleció cuando vio que en la entrada de su carpa estaban dos mujeres con varias hijas de la reina y un par de los hombres de Xu Long.

La entrada de la carpa estaba cerrada y del otro lado nadie respondía… Alice no quería responder y los ignoró.

“¿Sucede algo?” Preguntó Aurora al acercarse.

Las gemelas que eran parejas de David la miraron y Aurora pudo diferenciar Subin, quien estuvo con ellos desde antes, y la reciente rescatada Chiyong.

A pesar de que ambas en este momento estaban serias y daban miradas punzantes, casi peligrosas.

“El Joven Maestro exige la presencia de ti y tu hermana.” Dijo la gemela llamada Chiyong.

Ella mostraba esa intención asesina oculta y la presión de alguien amenazante que Aurora recibió con una sonrisa.

“¿Es así?” Dudó Aurora y viendo que la entrada de la carpa se abría, revelando a Alice y Akira armadas, explicó. “Lo siento. No tengo tiempo. Seremos el segundo grupo de expedición para explorar los alrededores y necesitamos movernos. No queremos dejar a Kong Tian trabajando solo.”

Ignorando a los presentes, ella se equipó la armadura del combate en calma.

Kong Tian estaba explorando con Shao Du, los rangos S de la Familia Sun, y también fue con Hermes, quien fue enviado a fuera.

Y justo ahora que no estaba el único rango SS que podía detener a Xu Long, él actuó.

Había llegado el momento.

“No es un pedido. Es una orden.” Dijo Chiyong liberando un aura de rango S mientras los ojos dorados brillaban.

Esos ojos dorados eran la prueba de que había usado el núcleo dorado y si bien el aura presionaba y era fuerte, Aurora soltó su propia aura.

Un aura afilada y más certera y precisa que antes y la diferencia a su aura anterior era enorme.

Antes dio la impresión de ser una espada afiliada y peligrosa, pero ahora alguien esgrimía la espada y ese alguien tenía la fuerza de una luchadora que aplastaba con su fuerza.

“¿Te opones a las órdenes del Joven Maestro?” Cuestionó Subin sacando dos dagas en silencio.

La expresión seria era similar a la otra gemela y pusieron tal expresión porque se dieron cuenta de que ellas no eran su rival.

Aurora, en vez de mirarlas a ellas, observó cómo los rangos A que vinieron estaban pálidos y luego le dio un vistazo a las hijas de la reina que ocultaron sus colmillos que salieron de manera instintiva.

Las personas de los alrededores se acercaron a ver lo que sucedía cuando las auras de dos rangos S chocaron, Aurora, al ver a las personas, sonrió.

“¿Oponerme? Solo quiero ir a trabajar.” Respondió Aurora ocultando su aura en un instante y sonriendo, comentó. “Quejarme y encerrarme en un templo no es mi punto fuerte.”

Xu Long se encerró durante un par de días en el templo y no salió a ninguna parte o incluso fue visto por los alrededores.

Aurora dio la comparación evidente provocando que Alice soltara una risa que enfureció aún más a esos dos rangos S y a los rangos A.

“Vamos a terminar con esto rápido. Luego estaremos ocupados.” Dijo Alice en calma.

Luego de que fueran a ver a Xu Long estarían ocupados, no había duda de esa idea.

Aurora, al ver que los Hermanos Tao y Sun Liang se acercaron a ver, asintió y siguió a las gemelas.

La tensión aumentó y fue más evidente cuando el grupo los rodeó, ya no pareciendo amistoso, sino que extremadamente cauteloso.

La expresión de Akira era solemne y si bien ella ocultaba todas sus emociones, fue evidente que estaba tensa y Aurora le guiñó el ojo con una sonrisa para calmarla.

No todos podían ser como Alice que actuaban tan indiferente con una confianza única y era normal que Akira estuviera tensa cuando Xu Long estaba por actuar.

En cuanto a ella… Aurora golpeó el mango de su espada en calma.

“…”

Golpe tras golpe, ella sintió un picor en sus manos y apenas pudo resistir, sostener su espada y liberar su aura para actuar.

No podía ser ella quien actuara primero y por eso necesitaba actuar y para hacerlo, requería llamar la atención y ahora que prácticamente todos los miembros de la expedición la estaban siguiendo, había logrado lo que quería.

Los hermanos Tao y Sun Liang captaron lo que estaba sucediendo y si bien no se le fue avisado abiertamente lo que sucedía, le dieron suficientes pistas para entender lo que estaba por suceder.

Caminando por los escalones del templo entraron a la sala y la expresión de Aurora tembló al ver que al final de la sala instalaron un trono.

En ese trono estaba Xu Long sonriendo mientras dos hijas de la reina estaban a sus pies sentados, acariciando sus piernas, y otras dos estaban a su lado, en cada brazo, mientras que la Reina Lacusmina estaba parada al lado.

¿Los estuvo esperando con esa posición? Para Aurora, él no pareció alguien que mostraba autoridad o poder al estar sentado en un trono.

Si no que parecía un imbécil, uno que apenas tomaba la corona era corrompido por la autoridad y se convertía en un tirano.

“Oh, han venido.” Dijo Xu Long haciendo una señal para las hijas de la reina se apartarán y ese hombre las miró.

Aurora percibió la mirada en ella y era una mirada que mostraba lujuria, observándola de pie a cabeza mostrando deseo y fue lo mismo con Akira, antes de centrarse en Alice.

Ahí él reveló la lujuria, el deseo y la perversión extrema mientras sé lamia los labios, logrando que Aurora sintiera ira… Y sed de sangre.

No le importaba que la miraran a ella y si bien le molesto que alguien le diera esa mirada a su amiga, la enfureció que miraran de tal manera a su hermana y lo peor era que el imbécil ni siquiera se contuvo.

Disfrutó mirar la figura de Alice desde sus pechos hasta sus caderas.

“¿Qué quieres?” Cuestionó Aurora conteniendo perfectamente la sed de sangre.

La idea de atacarlo de inmediato y dejar de lado la actuación estúpida que estaba llevando a cabo apareció, pero no era lo ideal.

A pesar de que no estaban en la tierra, aquí mismo estaban diferentes personas que recordarían lo que sucedió y llevarían a causarle problemas en el otro lado si ella actuaba primero.

La mirada de Xu Long se mantuvo en Alice, prácticamente ignorándola a ella.

“Alice… Desde el momento en que perdí ante ti, las cosas se volvieron imposibles para mí. Perdí popularidad en China, fui regañado por mi padre y lo decepcioné.” Murmuró Xu Long y sin apartar la mirada, continuó. “La Empresa Apicius nos empezó atacar de la nada al ver debilidad y la Familia Shao decidió unirse como hienas que buscan un animal herido. Fuimos presionados, eliminados uno por uno y casi derrocados.”

La ira, el rencor y esa locura vengativa en su interior estaba presente más fuerte que nunca y Aurora mantuvo la mirada.

Estaba culpando a Alice de su desgracia y tal vez estaba en lo cierto.

La Empresa Apicius y James no se moverían por nada y actuarían mostrando ese lado que Aurora no conocía completamente… El lado de un leal sirviente que era vengativo.

“Sin embargo, las desgracias que provocaste también me dieron oportunidades. En el Sexto Portal Abismal obtuve la fuerza para levantarme y si bien tuve que hacer algunos sacrificios menores, todo lo fue para el beneficio mayor.” Dijo Xu Long y sonriendo animado, anunció. “Mi familia creció. Golpeamos duramente a la Familia Shao que trató de levantar sus armas en contra de nosotros y presionamos a la Empresa Apicius. A pesar de mis desgracias, mi destino es demasiado brillante para ser opacada por cosas menores.”

Se le subió el poder a la cabeza.

La manera con la cual hablaba del destino generaba el sentimiento de que él creía que era el elegido, aquel que tendría éxito a pesar de las miserias y penurias que podría sufrir.

Un tipo que tuvo todo y que nunca le falto nada, creyó que tras recuperarse de un mal momento se convirtió en un elegido.

Aquí la culpa no fue de Alice para que terminara de esta manera, sino que, de él mismo, por ser lo suficiente idiota como para desafiar a su hermana en el torneo internacional y provocar problemas.

“¿El punto es?” Preguntó Aurora molesta por la conversación sin sentido.

“Ahora que estoy en la cima, en lo alto del poder, puedo mirar hacia atrás y todavía no puedo olvidar. Alice, todavía no puedo olvidarte.” Dijo Xu Long y mientras su expresión se tornaba lasciva y maliciosa, murmuró. “Pero hoy te daré la oportunidad de que compenses tus malas acciones.”

El aura que emanaba de rango SS fue sutil, pero lo que logró sorprender a los presentes, fue la mirada de deseo, extasiado por su propio poder y esa ambición de cumplir todas sus fantasías.

La mirada llena de malicia y animosidad fue intensa.

“Si te sometes a mí y obedientemente me complaces, te perdonaré.” Dijo Xu Long sorprendiendo a todos los espectadores y sonriendo lleno de deseo, añadió. “Pese a que tengo alguien mejor. Todavía no olvido lo que le hiciste a mi cuerpo y ahora quiero hacértelo al tuyo.”

La lujuria, el deseo y la perversión de ese imbécil fue asquerosa y desagradable.

Aurora estaba asqueada y más que todo ella estaba furiosa, lo suficiente como para que la sed de sangre se filtrara y no fue la única, ya que el frío emanó de Akira.

La única que estaba indiferente era Alice, quien ni siquiera tuvo un cambio de opinión.

“Les dije era un imbécil.” Murmuró Alice como si estuviera feliz que ellas se dieran cuenta.

A pesar de que era un murmullo fue alto y todos lo escucharon, pero Xu Long no se enojó, sino que se rio divertido y confiado.

“Todavía sigues manteniendo esa actitud tan arrogante. Me gusta. Quiero ver esa actitud cuando juegue con tu cuerpo y rompa tu orgullo cruelmente.” Gruñó Xu Long observando viciosamente y luego sonriendo aún más, murmuró. “Luego iré a por tu hermana y por tu amiga… Las romperé delante de tus ojos.”

Aurora desenfundó su espada de inmediato mientras el aura se volvía escarlata, el suelo se agrietó por la desbordante y extrema ira que alimentaba su concepto de luchadora.

Estaba furiosa a un extremo más allá de lo que ella había estado en mucho tiempo y a sus ojos el imbécil se convirtió en un objetivo, que necesitaba asesinar antes de dejar este portal.

“¿Reina Lacusmina permitirá todo esto?” Preguntó Aurora en voz alta.

Era su último vestigio de racionalidad que le impedía atacar directamente a matar y la Reina le dio una sonrisa provocando que Xu Long diera una mirada despectiva.

“Por supuesto. Mi amado desea algo, yo como su mujer lo complaceré.” Dijo la Reina y sonriendo magnánimamente, advirtió. “Es mejor que se rindan. No están en condiciones para actuar.”

Ella reveló una pizca de su aura de rango SS y las hijas que la rodeaban también cambiaron de actitud mostrando una mayor agresividad.

Tal respuesta fue suficiente para Aurora y las hijas pasaron de una raza que podía necesitar ayuda a un enemigo y como todo enemigo podía ser asesinado.

No hubo demasiados pensamientos, ni tampoco se preguntó si estaban siendo manipulada, compradas, guiadas o tenía alguna razón para ayudar a Xu Long, para Aurora que alguien aceptara al imbécil y lo apoyara era un enemigo.

Cuando se trataba de su hermana y sus seres queridos no había grises… Solamente amigos y enemigos.

“Joven Maestro Xu Long creo que debería parar esta broma.” Dijo Tao Wei mostrando una expresión solemne.

Sun Liang, que estaba impactado, dio una mirada sorprendida ante lo que estaba sucediendo… Le costaba darse cuenta de que el conflicto ya había iniciado.

Tao Wei trataba de calmar las aguas, queriendo a pasar tontamente todo como una broma, sin darse cuenta de que ni Xu Long ni ellas lo dejarían pasar.

Y fue Xu Long quien habló.

“Respetó a la Familia Tao y a la Familia Sun. Sin embargo, si dan un paso más, significa que se pondrán en mi contra y serán mis enemigos.” Anunció Xu Long en voz alta.

Los presentes sintieron la seriedad de las palabras y todos se acallaron sin querer hablar por el miedo a enfrentarse a un rango SS.

Ni tampoco dieron una palabra para cubrirlos, solo apartaron las miradas y entre ellos lo hicieron personas que Aurora había ayudado como el primer grupo que protegió o las personas que ayudó cuando fueron atacados por la pareja.

Desviaban la mirada con vergüenza y miedo, pero Aurora ni siquiera sintió algo.

No podía estar decepcionada por gente de lo cual nunca esperó nada y a pesar de que ella los salvos, no lo hizo porque quería que le agradecieran o le debieran algo, sino que lo hizo porque de esa manera actuaba ella.

Sin embargo, las personas mostraban sus colores en el peor momento y desde ese punto se definía que clase eran.

“¡Que te den bastardo! ¡Imbécil de mierda!” Maldijo Tao Mei, como si le hubiera costado resistir y acercándose a su grupo mientras se equipaba un conjunto de batalla y las garras, murmuró. “Antes de que muera te cortaré tus pequeñas canicas.”

Tao Mei sonaba seria, sin miedo y agresiva.

¿Fue por qué Aurora la ayudó antes cuando se enfrentó a la pareja? Incluso devolver un favor por salvar la vida a veces no alcanzaba este punto en donde literalmente pusiera en riesgo su propia vida.

A los ojos de la gente que lo rodeaban, ellos estaban en desventaja y el único que le deparaba a su resistencia era la muerte.

Por tal razón desviaban las miradas y apartaban sus ojos guardando en silencio, quizás excusándose ellos mismos de que morirían en vano.

Sin embargo, había algunos que no andaban con rodeos.

“Eres una estúpida, hermana.” Murmuró Tao Wei al equiparse y sacar su bastón de mago y encogiéndose de hombros al recibir sus miradas, explicó. “Ese imbécil se le subió el poder a la cabeza y una vez que acabe con ustedes, ira por sus rivales y enemigos. O todos los que crea que son un peligro.”

Lo dijo en voz alta y no era una explicación para ellas que estaban metidas en todo, era para los demás, tratando de cambiar las tornas.

Xu Long estaba furioso y controlando esa molestia, dirigió la mirada a Sun Liang, que estaba dudoso.

“No lo hagas. No vale el riesgo.”

“Será nuestro enemigo… No quiero luchar contigo.”

Cuando Sun Liang dio un paso, dos hijas de la reina se adelantaron y lo sostuvieron en cada brazo, deteniéndolo para que no se acercara.

Los brazos del joven fueron apretados por los cuerpos de las hijas de la reina y él miró hacia su grupo y Aurora recibió la mirada.

Entonces…

“Hahaha…”

Sun Liang apartó la mirada y se detuvo sin moverse, provocando que Xu Long se riera entretenido.

Fue decepcionante para Aurora y era normal cuando había chocado espadas con el Anciano Sun y había imaginado que su nieto había heredado algo del anciano.

Aunque no importó demasiado y Aurora reveló el aura de rango S en su espada.

“Cualquiera que se interponga en nuestro será un enemigo.” Anunció Aurora en voz alta.

Había pensado que la Reina Lacusmina y sus hijas podían ser influenciadas o convencidas por Xu Long, pero ahora se dio cuenta de que incluso si lo fueron, no cambiaba el hecho de que se pusieron de lado de un imbécil y un enemigo.

Y ahora ella estaba dando la advertencia final.

Si cualquiera se interponía en su camino era un enemigo y lo iba a asesinar, no importaba si eran un rango C o un rango S.

Era la última advertencia para aquellos que miraban como Sun Liang y tal advertencia era la única que daría Aurora.

Aunque no le gustaría matar al nieto del Anciano Sun, si se unía a Xu Long le cortaría la cabeza.

“Oh, estoy impresionada.” Murmuró Tao Mei y mirando a Sun Liang, gritó. “¡Una mujer tiene más huevos que otros!”

“¿No sería ovarios? De igual manera estamos jodidos.” Dijo Tao Wei y a pesar de que sonaba derrotado, daba miradas a ellas.

Le estaba diciendo que haría algo para escapar, pero Aurora sonrió lentamente emanando su aura, la sed de sangre y la intención asesina.

Entonces miró hacia adelante con su espada en su mano en dirección a Xu Long, que sonreía lleno de confianza junto a la Reina Lacusmina.

“¿Crees que tu insignificante aura hará algo?” Cuestionó Xu Long revelando su aura mientras sus ojos se volvían dorado.

La presión era alta de alguien que podía presionar a la pareja, que a ella casi la mataron y Aurora resistió con su aura, sin temblar o mostrar miedo.

No iba a ganarle, lo pudo sentir instintivamente y, aun así, por más decepcionante y molesto que fuera, ella no necesitaba ganar.

Después de todo…

“Sigues siendo tan patético, insignificante y decepcionante como en el Torneo Internacional.” 

La voz de Alice sonó y entonces el aura de esa glotona finalmente se reveló.

El aura siniestra que ella ocultaba.

Siniestra y terrorífica, la sensación que vino de la espalda de Aurora fue extremadamente peligrosa de alguien que devoraba todo lo que se encontraba, pedazo a pedazo arrancando la carne.

Un depredador que devoraría todo a su paso si no era detenido… Un rango SS.

Y Alice siempre dejaba una marca en aquellos a los cuales enfrentaba y asustaba, profundamente oculta en ellos y al igual que Akira que tembló con miedo, la palidez cubrió el rostro de Xu Long.

Incluso al ser un rango SS, sintió el miedo al percibir la fuerza de Alice.

******

El techo del templo explotó y los pedazos saltaron a las casas y al lago, mientras que Alice salía desde el interior.

Lo que la impulsaba era un gigantesco brazo que la levantó en el cielo y que estaba siendo desintegrado y quemado por un Xu Long cuyos ojos dorados estaban llenos de rencor.

Al verlo que Xu Long la estaba atacando a toda velocidad, Alice rodeó su brazo con la oscuridad, convirtiéndolo en un brazo de un gigante y dio un puñetazo.

*BOOM*

¿Fue por qué estaba atónito o que todavía no podía asumir que ella era un rango SS? Xu Long recibió el golpe y voló a la isla siguiente estrellándose en el centro.

Alice, por su parte, destruyó el brazo y dejó que la oscuridad cayera al suelo, extendiéndose por toda la isla y el templo.

Por medio de esa oscuridad pudo ver como los civiles huían totalmente atónitos y luego como el grupo de Aurora, Akira y los hermanos Tao se enfrentaban a las hijas de la Reina y las gemelas.

La Reina Lacusmina observaba en silencio como un depredador sorprendido de que una de sus presas fuera un rango SS y Alice, al darse cuenta de que Xu Long volvía a levantarse, dejó una forma de guerrero autónomo al lado de su hermana.

Mientras que en secreto movía su oscuridad tragando la carpa principal y dirigiéndose para robar suministro para que pudieran mantenerse por ellos mismos cuando huyeran.

“Eres… Un rango SS.” Murmuró Xu Long al manifestarse al frente de ella.

El aura que emanaba era intensa y la electricidad distorsionaba sus alrededores en un estado de agresividad absoluta.

“¿Qué? ¿Tuviste que soportar un golpe para darte cuenta?” Preguntó Alice y concentrando su atención en ese hombre, dudó. “¿Eres imbécil?”

La sonrisa despectiva que dio provocó que Xu Long se enfureciera y apenas pudo contener su ira antes de mostrar una sonrisa.

Alice flotó mientras la oscuridad volvía a cubrirla y bajo sus pies la gente corría alejándose de la batalla principal.

—Tengan cuidado. La Reina Lacusmina está esperando para atacar. —Dijo Aurora por el sistema de comunicación que activaron.

¿Fue el supuesto sistema? Probablemente, el sistema utilizó drones para crear un sistema de comunicación silencioso y como ella estaba preparada, logró escucharla.

Este sistema podía ajustarse al equipo que los hermanos Tao tenían, así que probablemente era una advertencia para ellos.

La idea en este momento no era escapar, era identificar a los enemigos y definir qué clase de tipo de personas eran quienes las rodeaban.

Por como las hijas de la reina atacaban junto a las gemelas, fue obvio que ellas eran enemigos.

“Tienes derecho de ser arrogante.” Dijo Xu Long y mirando hacia abajo, amenazó. “Pero quienes te rodean son débiles… Ríndete y las perdonaré.”

No solo era un imbécil, sino que era un mal mentiroso.

¿Perdonaría a su hermana y a Akira? Era una broma y más cuando el rencor en los ojos de él era evidente.

Sin embargo, ahora mismo era un imbécil, no por creer que ella aceptaría, sino que por ignorar a su hermana.

Y la batalla empezó.

*BOOM*

Fue Lacusmina que movió su mano lanzando un cañón de agua directamente al grupo con intenciones de aplastar a todo el grupo y la respuesta fue de Aurora que clavó su espada en el suelo creando un domo que desvió el agua.

La barrera celeste era aún más fuerte que antes y pudo protegerse de tal desenfrenado cañón de agua, y luego Akira liberó su aura congelando el agua en un instante y lanzó el mismo hielo en contra de los atacantes.

Entonces Aurora se abalanzó hacia la Reina, le cortó la garganta a un rango A y al esquivar, le cortó el estómago a una de las gemelas, entonces le dio una patada en el pecho a la Reina enviándola a volar.

¿También estaba sorprendida? O fue por la aceleración de Aurora, que podía mantenerse firme en contra de un rango SS.

Aurora resistió en contra de dos rangos SS porque era alguien que estaba en el límite del rango S, rompiéndolo, pero sin atravesarlo.

“¿Tu novia es tan débil?” Preguntó Alice riéndose despectivamente.

La respuesta de Xu Long fue abalanzarse sobre ella queriendo darle un puñetazo.

Era tan rápido que Alice solo pudo convertir su mano en oscuridad que la protegió y, aun así, voló a toda potencia y se estrelló en contra otra isla, rompiéndola a la mitad.

Ella al estar acostada se levantó mientras que por las heridas a su espalda salía oscuridad y se convertía en brazos negros.

No hubo dolor por su piel rota, ni tampoco huesos rotos o músculos desgarrados… Después de todo, lo único que quedaba en el interior de su cuerpo era oscuridad y una vez que se rompiera el caparazón que la cubría, ella perdería los últimos límites que tenía.

Sería la oscuridad… Sería el monstruo que algunos temían y a pesar de tal idea, ahora sonrió alegremente.

¿Y cómo no sonriera cuando vio a Xu Long mirarla con cierto temor? Y la respuesta de Alice fue extender la oscuridad para devorar la naturaleza de la isla y cubrir toda la isla de oscuridad.

Entonces fue tragada por completo y ella sintió que se convertía en toda la oscuridad y se levantó primero la cabeza enorme de un gigante, luego los brazos y hasta la cintura.

Cubría la mayor parte de la isla y al ver al diminuto Xu Long ella sonrió.

“¿Tienes miedo? Ocultas el miedo detrás de esa arrogancia… Que patético.” Murmuró Alice desde la gigantesca forma de guerrero.

Xu Long estaba sorprendido y sus ojos dorados brillaban con miedo y tal como ella esperaba al escuchar sus palabras, ocultó el miedo.

“Cállate… ¡Cállate!” 

Él soltó enormes esferas de electricidad que golpearon el cuerpo de la forma gigantesca de guerrero y la destrozaron, mientras que Alice movía su brazo para golpear al hombre.

*BOOM*

Xu Long expulsó una enorme cantidad de energía eléctrica y desintegró el brazo, entonces Alice volvió a mover el otro brazo, solo que esta vez con una mayor densidad de oscuridad y el imbécil retrocedió sorprendido al no poder desintegrarlo por completo.

La mitad del brazo fue destruido y la respiración de Xu Long se hizo más pesada mientras el miedo se filtraba.

¿Estaba recordando lo que sucedió en el torneo internacional? ¿Cuándo él la atacó usando la droga y la electricidad desintegró la oscuridad, para luego ser repelido?

Esta vez fue similar.

“¡HAAA!”

La luz dorada salió del cuerpo de Xu Long y la energía eléctrica fue aún más densa, esta vez él voló hacia la isla y chocó con la base.

*BOOOM*

La isla se hizo pedazo y a diferencia de lo que él esperaba, la base que le permitía a Alice sostenerse en su gigantesca forma de guerrero no cayó.

La oscuridad estaba conectada con el espacio en donde toda la oscuridad era guardada y al estar conectado le permitió sostenerse en el cielo.

—Alice. ¿Tienes todo? Es hora de retirarnos. —Dijo Aurora por el sistema de comunicación

Alice volvió a concentrarse a la isla principal y vio que una tormenta de hielo y nieve cayó sobre la isla, debilitando sutilmente a las hijas de la reina, todo mientras Lacusmina revelaba una expresión solemne.

El agua que usaba Lacusmina no pudo ser usada más porque empezó a congelarse y tuvo problemas al enfrentarse a Aurora que atacaba a matar.

—Si tengo todo. —Respondió Alice.

“¡HAaa!”

Ignoró como Xu Long atravesaba su pecho desintegrando la oscuridad que conformaba al gigante.

Estaba tan furioso combatiendo el miedo natural que sintió por los recuerdos que en vez de concentrar su energía eléctrica para desintegrar la oscuridad, atacaba como si el gigante fuera su verdadero cuerpo.

En parte lo era, pero también lo era toda la oscuridad que ella podía sacar y aunque desapareciera una parte no la heriría.

Al final estuvo bien y Alice sonrió mientras usaba la forma de guerrero autónomo para tragarse a los hermanos Tao, Akira y finalmente a Aurora, ocultándolos en el espacio de su sombra.

La forma de guerrero autónomo desapareció y volvió a surgir a una isla a dos kilómetros y Alice, que trataba de mantener el control de la oscuridad a la distancia, le costó cada más.

Sería más fácil si la carcasa que llamaba cuerpo finalmente era destruida y ella finalmente surgiera, pero si ella actuaba por sí misma no sería divertido.

Así que mantuvo su control y fortaleció la voluntad que le permitía mantenerse en dos lugares al mismo tiempo controlando toda la oscuridad.

Y en ese estado, la forma de guerrero gigantesca disminuyó, siendo tragada lentamente por la misma oscuridad mientras que Xu Long la miraba.

“Dijiste que yo era la causa de tu desgracia. Estás en lo correcto.” Dijo Alice sonando divertida.

Su voz salía por cada trozo de oscuridad que rodeaba a Xu Long y de la parte principal que se estaba empequeñeciendo.

Ese imbécil mencionó que ella era la causa de la desgracia y estaba en lo cierto.

“Que la Empresa Apicius atacara tu familia. Que la Familia Shao se uniera… Todo fue por mí. Hay personas que se molesta por lo que me sucede y a veces actúan sin mi consentimiento, pero al final… La causa fui yo.” Murmuró Alice y riéndose divertida al ver que la expresión de Xu Long mostraba ira, preguntó. “Ahora que no estás en la tierra… ¿Qué crees que harán esas mismas personas?”

¿Qué estaba haciendo James en este momento en la tierra?

La familia Xu perdió a su rango SS en un evento cuya situación era desconocida y antes fueron atacados.

¿Qué sucedería con esa familia? Alice se rio divertida al ver la ira del imbécil y su conciencia volvió a controlar la oscuridad principal de la forma de guerrero autónomo, entonces ahí fue tragada otra vez.

Moviendo su oscuridad de isla a isla por pedazos de oscuridad que dejo inactivo y que ahora volvía a retomar el control una vez que entró a su alcance.

Y por medio de esa capacidad huyó, moviéndose lo más lejos de ese imbécil que estaba furioso.


Comentarios del capítulo: (0)


tg-capitulo-558
TG - Capítulo 558
35132
739

Un hombre de palabras.

Capítulo 558: Un hombre de palabras.

Luego de que Alice recorriera una distancia considerable y se alejaran de la base de la Reina Lacusmina, pudieron finalmente salir al interior de una cueva.

Aurora con su espada en una mano respiró aliviada al finalmente escapar tras darse cuenta de todo lo que sucedió.

No iba a negar que estaba aliviada y lo estaba porque antes al estar con la expedición tuvo que estar siempre en guardia, esperando a que la traicionaran.

Dudando de si las hijas de la reina o la misma Reina eran enemigas o preguntándose cuál miembro de la expedición sería un enemigo.

Al final, esa parte acabo.

“Eso fue… Inesperado.” Murmuró Tao Wei en voz baja mirando a Alice y luego a ella, comentó. “Ahora entiendo cómo pudieron ir a los portales.”

No solo se refería a Alice, que era un rango SS, sino que también a ella que pudo resistir en contra de la Reina Lacusmina.

Aurora no iba a estar contenta por ese último logro y fue porque Lacusmina no fue con todo y siempre se mostró demasiado cautelosa y si bien atacó para derrotarlos cuando tuvo la oportunidad, ella siempre se retuvo por cautela.

“¿Entonces somos enemigos de la expedición, de las hijas de la reina y posiblemente de la pareja?” Dudó Tao Mei y en voz baja, comentó. “No vimos a Kong Tian y a su gente, así que…”

“No confiemos demasiado.” Interrumpió Alice y al recibir las miradas de todos, señaló. “Es mejor pensar que la mayoría es nuestro enemigo.”

Kong Tian estuvo afuera con Shao Du y Hermes, al igual que otros individuos.

Todavía no sabían cómo reaccionaría y cuál sería su respuesta, no obstante, ese individuo estaba más relacionado con Xu Long que con ellas.

Además, era más probable que se uniera a dos rangos SS a que se uniera a ellas o a los Hermanos Tao.

“Ya hemos dado aviso a Shao Du para que se mueva solo y se retire. Luego de que vayamos a buscarlo, veremos qué hacer.” Dijo Aurora y pensando en las posibilidades, anunció. “Sin embargo, el objetivo principal es encontrar al portal.”

Por medio de objetos de comunicación, su sistema dio un aviso a Shao Du para que se moviera y escapara, antes de que volviera a la base y fuera usado por Xu Long.

También fue lo mismo con Hermes, aunque ese hombre tenía sus propios planes que Aurora desconocía.

“Así que el único camino es escapar por nuestra cuenta.” Murmuró Tao Wei y dudando un momento, finalmente preguntó. “¿Y los demás?”

Se estaba refiriendo a los civiles que apartaron la mirada y que no dijeron nada, por temor o por otras razones.

También se estaba refiriendo que deberían hacer con Xu Long y su gente, con los cuales estaba enemistados.

Ambos hermanos se pusieron de su lado y en cierto modo estaban en el mismo barco, así que no estaba mal revelar lo que harían.

“Si encontramos el portal y los civiles, no tengo problema en que se vayan.” Respondió Aurora siendo específica.

No hizo referencia con aquellos como Xu Long o relacionados con él y eso era simple… Todos eran enemigos y al igual que la otra parte buscaría asesinarlos, ella respondería de la misma manera.

Decir en este punto de su vida que no era una asesina era engañarse a sí misma y Aurora no tenía necesidad de mentir.

Porque era alguien que podía asesinar con facilidad, que no iba a negar, que quería eliminar a Xu Long.

“Prioricemos el portal.” Dijo Alice en apoyo y sin contener la sonrisa, murmuró. “En cuanto a los demás… Ellos tendrán sus problemas.”

Se estaba refiriendo al grupo de Xu Long y parecía que era incapaz de ocultar su diversión.

Los hermanos Tao no entendieron, pero Aurora si… Y lo dejó estar.

Ahora más que nunca esperaba que el bastardo de Xu Long tuviera problemas.

******

Sacando fotos con su reloj holográfico a la isla cuya cascada caía al abismo, Hermes miró hacia abajo y silbó a la oscuridad en el fondo.

¿Cómo se podría explicar científicamente lo que estaba sucediendo con este planeta? Él no tenía respuesta y tampoco le importaba demasiado.

Dejando de sacar las fotos, se movió al centro de la isla en la que se encontraba y vio a Kong Tian al lado de uno de los miembros de rango S de la familia Sun.

“Shao Du ha desaparecido. Y no podemos encontrarlo.” Dijo el rango S y dudando, preguntó. “¿Cree que la pareja nos está cazando?”

Sonaba serio y preocupado.

Un rango S había desaparecido de repente y lo hizo sin decir nada ni informar.

Era nada más que demasiado extraño y Kong Tian en respuesta frunció el ceño.

“Únete con los demás y búscalo. No se arriesguen y si no lo encuentran, vuelvan. Manténganse en contacto.” Ordenó Kong Tian, entonces cuando se fue le dio una mirada y activó un artefacto de sellado.

La mirada del hombre era solemne y esos ojos llevaban una pizca de entendimiento a lo que estaba sucediendo.

“Puedes irte.” Dijo Kong Tian finalmente.

“¿Disculpa?” Preguntó Hermes dando una expresión sorprendida.

“¿Xu Long finalmente actuó?” Cuestionó Kong Tian y sin esperar respuesta, murmuró. “Ese tipo… No sé lo que piensa ni lo que planea. Espero que las hermanas Campbell estén bien y hayan escapado con su compañera. Aunque si vemos su historial y que Shao Du huyera, puede que lo hayan hecho.”

Sonaba agotado al hablar de Xu Long y si bien actuaba amigable como si le deseara lo mejor a Aurora y Alice, en realidad eran solo palabras.

Daba la impresión de que no pudo detener a Xu Long a pesar de que sabía lo que estaba por venir y tal idea mostraba que era un hombre de palabras… Puras palabrerías.

¿Y la sorpresa? Era que el Director Hermes también lo era.

“No sé de lo que habla.” Respondió Hermes actuando inocente y entonces ambos se quedaron en silencio.

Ese hombre estaba protegiendo su mente con varios artefactos y era tan cauteloso como siempre.

Sin embargo, el ‘Director Hermes’ era un simple director sin habilidades y si bien tuvo ayuda de la Empresa Apicius que lo patrocinó en el mundo de los espectáculos, la verdad era que consiguió todo con palabras.

Actuando y hablando.

“¿No preguntarás nada más?” Dudó Kong Tian curioso.

“¿Qué debo preguntar?” Respondió Hermes seriamente.

El tipo esperaba que le preguntaran por qué no detuvo a Xu Long cuando pudo predecir que esto iba a suceder y la respuesta seria…

“Todos tenemos obligaciones y responsabilidades que van más allá de nosotros mismos. A veces no podemos hacer lo correcto, incluso si pesa sobre nosotros.” Dijo Hermes con un tono lamentable.

La Familia Kong y la Familia Xu tenían alianzas y tratos que impedirían que Kong Tian actuara… Tal sería la respuesta que daría y ahora sería la excusa.

Él dio la impresión que comprendía tales hechos y que por eso lo entendía.

Aun así, había mucho que dudar, como, por ejemplo, aunque decía que esperaba que las hermanas escaparan, daba la impresión de que ya sabía que habían escapado.

Y no sería raro que le informara uno de sus hombres por medio de los artefactos de comunicación.

“¿Y por qué no te fuiste con Shao Du?” Preguntó Kong Tian en calma.

Estaba en calma y lo estaba analizando queriendo buscar una respuesta y tratando de descubrir todo lo que ocultaba.

¿Sabía quien de verdad era, tenía una idea o se sintió cauteloso de él? Al final Hermes dio una media sonrisa.

“A diferencia de lo que Xu Long cree, no soy tan cercano a Alice. Si yo muero, lo único que hará esa mujer es comer mientras agonizo. Aun así, no es alguien que pueda ignorar, no con su respaldo.” Respondió Hermes agitando la cabeza.

La manera que sonaba tan serio cuando se refería a lo que haría Alice en caso de que él muriera no era un chiste, tampoco un engaño o una falsedad.

Era la verdad y la probabilidad de que si Alice lo viera agonizando lo hiciera sufrir aún más era tan alta como la probabilidad de que terminara devorando su cadáver.

Así de indiferente era Alice y él como ‘director’ no podía ignorar el respaldo que tenía esa mujer.

¿Y cómo podría ignorarla? La Empresa Apicius prácticamente era la que financiaba a la empresa con la cual él trabajaba en el mundo de los espectáculos.

Llevarse mal con Alice era como ponerse un cartel para que no le financiaran películas y como ‘director’ era una perdida.

“Y otra razón más importante. Si yo también me voy, Xu Long te verá a ti como un enemigo.” Dijo Hermes y viendo que tenía la atención de Kong Tian, cuestionó. “¿Por qué crees que me envió a mí a esta misión? Que Shao Du escapara es normal, pero si alguien como yo, también huye. Entonces sospechará no de mí, de ti.”

Shao Du estaba relacionado con Aurora, Alice y Akira, y escaparía cuando se le fuera avisado de que algo sucedió.

Nada raro y Kong Tian podía decir que no le prestó atención.

No obstante, era diferente si él que no era un usuario de habilidad y que tenía que correr creando plataformas con un artefacto escapaba, entonces Xu Long sospecharía de Kong Tian.

“Creo que crear más divisiones en este momento en la expedición es lo más estúpido que podemos hacer y usted es el único que puede hacer recapacitar a Xu Long.” Dijo Hermes y dando un suspiro ocultando ese temor natural, murmuró. “A veces tenemos que hacer algunas cosas que no deseamos incluso con el riesgo.”

¡El director que estaba arriesgando su vida por la esperanza de que la expedición no se dividiera aún más! ¡Qué brillante y agradable persona!

Kong Tian reveló una sonrisa sorprendida y admirado por sus acciones.

“Comprendo. Trataré de hacer que Xu Long recapacite. No puedo asegurar nada, pero lo intentaré, al igual que trataré de que no te ocurra nada.” Dijo Kong Tian y poniendo la mano en su hombro, añadió. “Confía en mí.”

Hermes relajó su cuerpo de la misma manera que una persona normal que estaba arriesgando su vida se relajaría cuando alguien confiable le decía que confiara.

Los músculos, la tensión mental, el cansancio y cada diminuto proceso corporal físico de alguien que estaba tenso disminuyó.

Y aun así… Kong Tian ni siquiera disminuyó sus defensas mentales y cautelas, como si todo fueran palabras.

Al final esperaron y luego de que los demás no encontraran a Shao Du y les hablaron de los mensajes que recibieron de la gente de la base, decidieron volver.

Las hijas de la reina estaban cerca y volvieron con el barco de nubes que ellas diseñaban.

Entonces, cuando se acercaron, sintieron la presión de Xu Long liberada y vieron que no había una isla cercana y la otra estaba destruida, revelando que aquí sucedió una batalla.

Los mensajes por los cristales de comunicación contaron que Alice reveló un aura de rango SS y gracias a ella los demás escaparon.

También hablaron superficialmente de las exigencias de Xu Long y la razón del conflicto, pero todo fue muy superficial y recién en este momento que veía la destrucción fue que Kong Tian tuvo un cambio real de expresión.

Seriedad y una pizca de sorpresa por Alice, de la cual seguramente no imaginó que era un rango SS.

Entonces el barco se movió lentamente y desde el templo destruido, vinieron varias presencias, mientras que muchos miembros de la expedición salían a ver.

Al bajar del barco de nubes, el grupo de Xu Long con las gemelas, una de las cuales estaba vendada en el estómago, se acercaron con la Reina Lacusmina.

“¿Qué sucedió aquí?” Cuestionó Kong Tian con seriedad.

“El conflicto inevitable.” Respondió Xu Long y mostrando ira, gruñó. “El grupo de las hermanas Campbell y los hermanos Tao nos traicionaron. Alice Campbell ocultó su fuerza engañándonos a todos.”

Que ocultara la fuerza lo hizo ver como un ‘engaño’ cuando la razón por la cual ellas eran cautelosas era por Xu Long.

“¿Y Shao Du huyó?” Preguntó Xu Long y al ver que asentían, sonrió y murmuró. “Ellas estaban preparadas para traicionarnos. Para apuñalarnos en la espalda primero.”

Estaba dando la impresión de que ellas eran quienes actuaron primero y el inconveniente era que Xu Long lo sintió de esa manera.

Que estuvieran preparadas a sus acciones, que alguien viera a través de él, le molestaba y enfurecía, dañando su pequeño orgullo.

Y como el orgullo era tan pequeño, cualquier golpe por más diminuto que fuera era demasiado.

Xu Long dirigió la mirada hacia él y la sonrisa apareció en su rostro, era una que mostraba ese desprecio natural, que antes oculta.

“¿Al parecer te abandonaron?” Preguntó Xu Long sonriendo.

“No sé de lo que habla, Joven Maestro.” Dijo Hermes y agitando la cabeza, murmuró. “Mi relación con ellas nunca fue tan estrecha como usted pensó.”

“¿Es así?” Dudó Xu Long en voz alta.

Lo estaba mirando seriamente, como si lo cuestionara sobre sus palabras, y quizás estaba pensando en probar si él era tan insignificante para Alice como decía.

Aunque ese probar significara ponerlo en peligro o tener que actuar más bruscamente y…

“Está bien.” Intervino Lacusmina y sonriéndole a Xu Long, comentó. “Tenemos muchos de que agradecerle.”

La idea de que fue gracias a él que ambos pudieron terminar juntos no fue un asunto que solo Xu Long tenía, sino que Lacusmina afirmaba.

Y fue suficiente como para que Lacusmina interviniera y Xu Long sonriera, como si estuviera de acuerdo.

“Es cierto.” Respondió Xu Long y mirándolo detenidamente, declaró. “Aunque tendremos que vigilarle. No me gustaría descubrir que me has mentido. Así que no fuerces mi mano.”

Era una amenaza directa y en cuanto a lo de vigilar era tanto para que no hiciera nada como para vigilarlo y utilizarlo en caso de que Alice dudara.

Al final…

“Está bien, Joven Maestro.” Respondió Hermes en voz baja.

La actuación fue de un hombre que entendía en qué posición estaba y si bien revelaba miedo, también mostraba ese entendimiento e inteligencia de alguien que sabía actuar.

La idea de sumisión y para un imbécil arrogante como Xu Long fue agradable verlo actuar de esa manera.

Y mientras se empezaban a mover, Hermes, que estaba en silencio, mantuvo la calma.

Después de todo, iba a hacer que le durara poco la sonrisa a ese bastardo.


Comentarios del capítulo: (0)