tg-capitulo-571
TG - Capítulo 571
35265
760

Perfecto.

Capítulo 571: Perfecto.

Xu Long bostezó mientras salía a la sala principal del templo.

En la sala principal del templo los demás ya habían terminado de comer y los pocos individuos que estaban se estaban retirando, dejando un área bastante vacía.

Se había levantado tarde porque estuvo divirtiéndose con varias hijas de la reina y no había almorzado.

“Tráeme algo.” Ordenó Xu Long a una de las hijas de la reina.

Curiosamente, ellas no tenían un nombre particular y si bien Xu Long no sabía si era un asunto cultural o algo de ese estilo, pensó que cuando volviera a la tierra debería ponerles nombres.

Que él eligiera los nombres debería ser un honor.

Tal idea lo hizo sonreír mientras la hija de la reina le traía varios platos de frutas y algunas de carne.

La manera que le servía arrimándose a él fue encantador y seductor.

Cuando le sirvieron la bebida, la hija de la reina se inclinó, dejando que sus pechos desnudos a la vista y Xu Long, al darse cuenta de que no había nadie, la nalgueó.

“Haa…”

El grito de respuesta provocó una sonrisa en Xu Long y él vio a la hija de la reina irse mientras bebía el jugo de frutas locales.

Las hijas de la reina eran bellezas y si era sincero estaba un poco molesto de que se acercaran a otros hombres cuando podían estar con él.

Como un rango SS con un núcleo dorado era fuerte y tenía una alta resistencia incluso en las noches más apasionadas.

Empezando a comer las frutas y la carne con cierta hambre, Xu Long se dio cuenta de que estaba solo.

Podía sentir varias presencias afuera del templo, pero en el interior estaba desolado y no veía a ningún miembro de la expedición.

¿Estaban trabajando? Dudó en su mente mientras cortaba un pedazo de la carne y lo comía.

Los miembros de la expedición estaban trabajando y ahora más que nunca no queriendo llamar su atención, temiendo lo que les podía suceder y eso le agradaba a Xu Long.

Esos bastardos que eran bocas que tenía que alimentar necesitaban trabajar para ganarse su lugar debajo de él.

Hermes se encargó de evitar las habladurías y si no fuera por ese director, Xu Long los hubiera asesinado a todos, para deshacerse de esas molestias.

Eructando luego de terminar de comer, jugueteó con el tenedor mientras deliberaba sobre a cuál hija de la reina debía darle el núcleo dorado de rango SS.

Ya se había decidido a entregarlo y aunque lo limitaba a futuro, lo aceptaba… Lacusmina y sus hijas lo valían.

A quien debía elegir sería una con las cuales se acostaba y estaba reflexionando sobre cuáles serían los estándares de elección.

¿Aquellas más apasionadas durante sus apasionadas noches? ¿La más atractiva? ¿O la más sumisa que aceptaba todo lo que pedía? ¿Tal vez la que aprendía más rápido? Había tantas buenas candidatas que le costaba elegir una.

“Creo que…”

Justo cuando estaba por hacer su elección, sintió como su panza gruñía y él frunció el ceño.

El gruñido fue similar a cuando era más joven y se sentía mal del estómago.

Algo que había dejado de suceder cuando más alto ascendía de rango y en este punto el núcleo dorado lo mantenía totalmente bien.

La vitalidad que le daba el núcleo y la resistencia no era una broma.

El ruido aumentó y luego él tosió.

“…”

Lo que salió junto a la tos fue sangre y Xu Long se quedó unos segundos, atónito al ver sangre, entonces volvió a toser y el dolor aumentó.

¿Fue envenenado? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Por quién? ¿Fue Kong Tian? ¿Alice y su grupo? 

“¡Hijos de puta!” Maldijo.

El núcleo dorado fue activado y una onda eléctrica se extendió por los alrededores desintegrando los muebles.

El núcleo dorado surgió para contener el veneno y la vitalidad que contenía el núcleo no era para nada simple y logró recomponerse, pero luego sintió un dolor en su pecho.

¿Qué estaba sucediendo?

El dolor se intensificó como si en su interior los órganos estuvieran siendo dañados por algún tipo de tóxica que devoraba sus órganos.

“Grah…”

El dolor aumentó en medidas que apenas pudo aguantar con un gruñido bajo y él se movió al interior del templo.

Necesitaba encontrar a Lacusmina, para que pudiera protegerlo mientras él se dedicaba a recuperarse.

En su interior había algo, que no era una tóxica, quizás un parásito que estaba comiendo sus órganos y a pesar de que el núcleo dorado estaba activo regenerándolo, el daño era más potente que la recuperación.

“Ug… Lac…”

Sus piernas fallaron cuando lo que fuera que estuviera en su interior se dirigió a su pierna, pareciendo comer los nervios e incluso los huesos y cayó al suelo, al perder el equilibrio.

Apretando los dientes, su poderosa mente lo mantuvo consciente mientras volaba con un artefacto.

Entonces, al girar para adentrarse al pasillo, vio de repente una pinza gigante y Xu Long apenas pudo protegerse al levantar sus brazos.

“Ugh…”

*Boom*

La fuerza detrás del golpe lo envió volando al medio de la sala y cuando la furia estaba surgiendo de vuelta, él vomitó sangre mientras caía al suelo.

El dolor se volvió más intenso y el daño a su interior aumentó exponencialmente.

Dando parte de su concentración en mantener el núcleo dorado regenerando su interior, Xu Long observó a su atacante.

Era un humanoide con una pinza de cangrejo en un brazo y en el otro brazo tenía varios tentáculos.

Era una criatura alta y escamosa con un físico lo suficiente grande como para ser intimidante.

También era desagradable, ya que estaba completamente desnudo mientras los tentáculos en la barbilla se agitaban.

“Como te…”

Estaba queriendo maldecir a ese bastardo cuando vio a una figura aparecer al lado de esa criatura.

A pesar de que el dolor era intenso y sus sentidos estaban embobados tanto por el dolor como por lo que fuera que lo consumía, era imposible no reconocer a Lacusmina.

Un pensamiento surgió en su mente y él lo aplacó a la fuerza.

“Alguien… Enveneno… Algo… Dentro mío.” Dijo Xu Long entrecortado.

El dolor era demasiado intenso, pero si se desconcentraba por segundos, lo que fuera que estaba devorando sus órganos avanzaría.

No necesitaba pensar en nada más y no quería que su mente se desconcentrara en otro asunto.

Quizás esa criatura era alguien que controlaba Lacusmina… Ese pensamiento mantenía su mente firme, alejándolo de la otra idea que estaba surgiendo.

La idea dada porque ella estuviera al lado de la criatura mirándolo mientras estaba sufriendo y…

“¿Por qué debería?” Preguntó Lacusmina revelando una sonrisa fascinante mientras revelaba sus colmillos.

Los ojos que siempre lo deseaban esta vez también mostraban ese deseo, solo que retorcido en un deseo de carne, hambre y sangre… Un deseo de quitarle su vida.

La respiración de Xu Long se volvió pesada y su corazón se apretó.

¿Fue por lo que lo estaba carcomiendo o por lo que estaba viendo?

Lacusmina sonrió aún más disfrutando ver como él se rompía emocionalmente y esa sonrisa lo volvió loco.

“Tú… Tú… Perra… Puta… Bastarda…”

Las maldiciones salieron de su boca junto a sangre y la electricidad se extendió por sus solas emociones todo mientras la ira surgía, volviéndose en un rencor furioso y endemoniado.

Que empeoraba aún más en cuanto más miraba la sonrisa de disfrute de Lacusmina.

Esa mujer estaba disfrutando sus maldiciones, su ira y el rencor… Disfrutaba verlo sufrir no solo físicamente, sino que lo emocional.

La sonrisa distorsionada llena de colmillos que revelaba mostraba que lo disfrutaba.

“Eres un monstruo…” Murmuró en voz baja.

Estaba en el suelo arrodillado en el dolor mientras la mayor concentración estaba puesta en la regeneración y estaba fallando.

Lo que fuera que estuviera carcomiendo su interior estaba devorándolo con mayor velocidad de lo que él podía regenerarse y avanzaba cada vez que él perdía la concentración.

Cada vez que sus pensamientos surgían en su mente.

Los recuerdos de ambos juntos, tanto durante las noches como cuando estaban en el día, los sueños que él tuvo al lado de esa mujer y la fantasía de mostrarla al mundo como su esposa de rango SS.

Todo estaba rompiéndose y mientras él trataba de luchar en contra de lo que fuera que lo estaba consumiendo, Lacusmina estaba sonriendo.

“Te enamoraste de mí. Sin darte cuenta de que ya tenía un Rey.” Dijo Lacusmina acariciando el brazo de cangrejo de esa criatura y sonriendo aún más, pidió. “Así ya que me amas tanto, por favor muere por mí.”

El pedido provocó que Xu Long riera mientras se afirmaba en el suelo, sintiendo que estaba perdiendo la batalla con lo que fuera que devoraba su interior.

En este punto él había desactivado los sensores de dolor usando la electricidad para estimularse, pero sabía que su fin se acercaba.

Sin embargo, él era el jefe de la Familia Xu, Xu Long.

¡Uno de los pocos rangos SS de la Tierra!

Su orgullo no le permitía morir y menos por una mujer desagradecida que lo traicionó y todo el odio que sentía la haría pagar por miles.

Lo único que necesitaba hacer era sobrevivir.

Xu Long levantó la mirada y abrió la palma de su mano mientras usaba parte de su concentración para sacar el núcleo dorado del anillo espacial.

Lo que estaba en su interior se movió con mayor rapidez tratando de avanzar a su corazón, pero Xu Long se concentró con todas sus fuerzas y sonrió al ver el núcleo dorado de rango SS.

Ese núcleo le daría tiempo, aunque tendría que conseguir el otro núcleo dorado antes de que muriera.

Sin embargo, no importaba y él podría solucionar ese problema una vez que eliminara a esa traidora mujer.

Acercando el núcleo a su boca, él sonrió viendo la expresión seria de Lacusmina y…

“No debería comer cosas que le hagan mal, joven maestro.”

Antes de que pudiera poner el núcleo en su boca, alguien más vino y lo tomó de sus dedos, entonces mientras él estaba aturdido, vio a Hermes sonriéndole amablemente.

¿Cómo llegó? A pesar de que su concentración estaba en la regeneración, todavía mantenía la guardia sabiendo que Lacusmina o esa criatura lo atacarían.

Y Hermes no había aparecido en sus sentidos… No lo sintió venir.

“También debería compartir.” Dijo Hermes mientras se alejaba.

Xu Long parpadeó atónito y vio como ese hombre se alejaba, entregándole el núcleo dorado de rango SS a Lacusmina, entonces se quedó al lado de esa mujer.

Ambos se sonrieron y Hermes, al darse cuenta de que él lo miraba, le sonrió y puso su mano en las nalgas de Lacusmina.

Como si dijera que todo era de él…

“HAAAAAA!”

La psique de Xu Long se quebró.

******

“HAAAAAAAA!”

Xu Long gritó con locura y saltó para moverse hacia ellos, pero la criatura cangreja que era llamado Rey se interpuso y lo empujó hacia atrás.

“¡MUERAN! ¡MUERAN! ¡MUERAN!”

Como un niño que estaba haciendo una rabieta, Xu Long lanzó electricidad para todas partes, destruyendo el suelo y parte del templo.

También apuntó a ellos, pero Lacusmina levantó una mano y controló la electricidad mientras sus ojos se volvían púrpuras.

De tantas veces de tener relaciones con Xu Long había logrado imitar la capacidad de ese psiónico y ahora ella controlaba la electricidad con una menor fuerza, pero igualmente útil.

Tan solo con mantener relaciones sexuales, ella logró imitar esa capacidad y adaptarla a su ser… Lacusmina era la prueba de un organismo que evolucionaba y se adaptaba.

Era de la misma clase que la pareja, pero a diferencia de ellos, Lacusmina no simplemente consumía la carne, sino que los aprovechaba totalmente.

Al mantener relaciones sexuales le permitía obtener material genético que lo adaptaba, permitiéndole obtener nuevas capacidades y entonces consumía a sus parejas.

Quizás este templo fue construido por la raza que Lacusmina consumió luego de aparearse con ellos.

Hasta era probable que la forma que ella tomó imitara a la de otra raza y la mezclara.

“Aunque me encanta que me toques de esa manera, deberías parar.” Dijo Lacusmina mientras él estaba perdido en sus pensamientos, entonces señaló al ‘Rey’. “O él se animará.”

Hermes se dio cuenta de que seguía apretándole las nalgas de esa mujer, cuya piel y forma se había adaptado a su mano sin que se diera cuenta.

Era perfecto, pero al mirar al Rey y ver como estaba excitado con su cosa al aire se contuvo.

Era un hombre de mente abierta… Y eso era todo.

Ni siquiera le disgustaba que la verdadera pareja de Lacusmina fuera una criatura desagradable, sino que seguía sorprendido de que esa mujer lo controlara.

Y esa criatura era la razón por la cual ella y sus hijas sobrevivieron a la pareja.

“¡HHHHHHHHAAAA! ¡MUERAN!”

¿Fue la erección de la criatura? ¿Las palabras de Lacusmina que evidenciaban que clase de relación tenía con ese Rey? ¿O era porque la mujer con la cual se había acostado y que había amado estuvo con un monstruo?

Fuera lo que fuera, Xu Long se volvió loco y reunió una gran cantidad de electricidad en una esfera, que de repente se disipó cuando el hombre cayó al suelo.

“El veneno es bastante efectivo.” Dijo Lacusmina observándolo a él, antes de acercarse a Xu Long.

La mirada que le dio fue ligeramente impresionada y algo curiosa por saber que más hizo con las plantas que le había dado para envenenar a Xu Long.

Hermes no respondió y observó como la mujer se arrodillaba al frente de Xu Long, cuyo interior probablemente era un desastre.

Estaba vomitando sangre y si bien estaba consciente, no podía mover su cuerpo y su mente no podía utilizar la energía psiónica.

Quien estaba en su interior devorando los órganos, nervios y la carne, lo torturó y lo dejó vivo para que sufriera hasta el final.

“¿Me amabas?” Preguntó Lacusmina sonriendo retorcidamente y mientras daba vuelta a Xu Long y le quitaba la ropa, ella sonrió. “Yo también te amo… Y por eso te volveré parte de mí.”

La Reina Lacusmina le quitó la ropa y lo dejó desnudo todo mientras Xu Long veía como la mujer cambiaba.

La boca creció aún más mientras que los colmillos aparecían en esa gigantesca boca y entonces los tentáculos en su cabeza se movieron y las protuberancias en la punta se abrieron, revelando otras bocas.

Y ella, al arrodillarse, mordió la costilla de su amado y empezó a comerlo mientras todavía Xu Long seguía vivo.

Una escena desagradable y asquerosa se desarrolló al frente de Hermes mientras él ni siquiera parpadeaba.

“…”

Hasta le fue difícil controlar la sonrisa que amenazaba con surgir al ver que Xu Long lloraba mientras era consumido por la mujer que amaba.

Que retorcido destino… Fue perfecto.

El núcleo dorado lo regeneraba mientras era consumido por dentro y por fuera, todo mientras Lacusmina se llenaba de sangre y comía los órganos, las entrañas, arrancando la carne y devorando cada parte de ese hombre con esos tentáculos que todos creyeron que era un tipo de cabello.

Xu Long en una tortura extrema murió y Lacusmina continuó con mayor fervor, locura y hambre, comiendo como un animal.

Revelando su verdadera naturaleza y Hermes controló su cuerpo para ponerse pálido ante la vista.

Todavía seguía en el espectáculo y no necesitaba distraerse.

“…”

El ruido de masticar carne no lo sorprendió demasiado y tampoco le causó disgusto, simplemente mantuvo su mirada fija en esa mujer, sabiendo que Lacusmina lo observaba.

A ella le encantaba que él la viera comiendo, revelando su verdadera naturaleza y disfrutaba aún más, ya que ese era el destino él sufriría… El destino que ella les daría a todas sus parejas.

Luego de consumir al Rey, él sería el siguiente

Aquí no estaba una ‘Reina’, aquí estaba una depredadora.

Un lobo en la piel de un cordero y alguien que deseaba alcanzar el nivel más alto al consumir los seres vivos.

Aquí estaba la amenaza de este mundo y también la enseñanza… El depredador definitivo que buscaba consumir todo, para evolucionar, para ascender.

Y algunas veces para lograr ese objetivo se necesitaba dejar de lado el amor y las emociones y estar dispuesto a todo.

“…”

Hermes vio como la mujer arrancaba el corazón del interior de Xu Long, quitando el núcleo dorado antes de comer el corazón.

Los ruidos de excitación y placer que esa mujer soltaba mientras la sangre manchaba su cuerpo y rostro dejaban en claro que estaba inmersa en su alimento.

Razón por la cual no se dio cuenta de las motas de oscuridad que ella estaba consumiendo y entraban a su cuerpo.

No había necesidad de veneno cuando había alguien aún más letal una vez que se encontraba en el interior de un ser vivo, pero tal como él había querido, ella no actuó.

“Delicioso…” Murmuró Lacusmina mientras se levantaba.

La sangre manchaba su cuerpo desnudo mientras trozos de carne podían verse en su estómago traslúcido detrás de la piel rosada.

Esa mujer se acercó mirándolo con un hambre y disfrutando el miedo que él mostraba y cuando estuvo al frente de él, lo besó.

A pesar de que Hermes luchó para apartarse, ella lo tomó a la fuerza, sin importarle compartir la sangre entre la saliva, disfrutando su asco y resistencia.

Ella estaba demente, pero no era la primera mujer demente con la cual Hermes se había encontrado y probablemente no iba a ser la última.

Y él no iba a quejarse en este momento crítico del espectáculo a pesar de que la sangre de un humano era asquerosa.

Había prioridades… Después de todo, el espectáculo todavía continuaba.

*****

El ruido de masticar fue escuchado mientras la Reina Lacusmina consumía al Rey.

Esa criatura era llamada Rey y era similar a ella con la capacidad de adaptarse, solo que, a diferencia de ella, el Rey fue guiado por ella para que adaptara las mejores cualidades para las batallas.

Era su arma que le permitió protegerse en contra de los ataques de la pareja y sobrevivir durante tanto tiempo.

Ahora se estaba convirtiendo en su comida mientras ella consumía y devoraba a esa criatura.

Los tentáculos se abrían, arrancando la carne y las escamas.

¿Cuánto dolor sufría? No podía decirlo, pero ella estaba segura de que estaba sufriendo y a pesar de que algo se retorcía en su interior, causándole rechazo, ella continuó.

Pedazo por pedazo mientras su Rey se dejaba consumir.

Pese a que no tenía una alta inteligencia y se había perdido en aparearse con ella y sus hijas para aumentar el número de sus hijas, seguía manteniendo esa pizca de devoción por ella hasta el final.

Y a pesar de que fue doloroso, ella lo consumió totalmente y se quedó cerrando los ojos en el centro de la sala en donde se encontraba.

La fuerza en su interior estaba aumentando a nuevos niveles, pero no fue suficiente.

Para alcanzar y lograr avanzar necesitaba consumir a dos rangos SS y su objetivo inicial antes de la llegada de esos ‘humanos’ era consumir a la pareja.

Por tal razón estaban en una batalla continua, pero ahora se le abrió nuevas posibilidades.

Xu Long no era totalmente un rango SS, ya que lo que le daba fuerza era el núcleo dorado.

Aun así, lo que él tenía era lo que ella buscaba, aquello que le abriría camino hacia adelante.

“Reina…”

La voz sonó desde afuera de la sala y Hermes entró al interior.

Llevaba un traje agradable mientras la observaba con una devoción única.

Había consumido a razas anteras para alcanzar esta posición, pero nunca se encontró alguien como él.

No se trataba de lo atractivo, eran las perfecciones en su rostro, que, si bien pasaban desapercibidos para individuos normales, no para ella que buscaba la perfección al consumir.

“He traído los núcleos.” Dijo Hermes sonriéndole encantadoramente.

El hombre llevaba una melancolía que expresaba entendimiento a lo que sucedería, pero igualmente estaba dispuesto a entregarse a ella.

A Lacusmina le gustaba esa actitud, la mirada, el cuerpo y fue localmente atrapada por la manera que él se apareaba y la hacía alcanzar nuevas alturas.

Era lamentable su perdida y…

“Está bien…” Dijo Hermes sacándolo de sus pensamientos y al acercarse puso la mano en su mejilla y le sonrió. “Debes continuar.”

Debería continuar y consumirlo a él luego de consumir los núcleos.

A pesar de que el hombre sabía cuál era su destino, lo aceptó y en vez de dudar, se movió.

Sacando los núcleos lo acercó a su boca y Lacusmina sin apartar la mirada de ese hombre, comió el primer núcleo dorado de rango SS.

“Haa…”

El poder abrumador se adentró en su interior, provocando que gimiera en una mezcla de placer y emoción.

La vitalidad contenida en estos núcleos era increíble y ella lo disolvió, asimilándolo mientras consumía el núcleo.

Cayó de rodillas mientras apenas controlaba su cuerpo y Hermes la ayudó a levantar su cabeza, sin importarle verla mutar y cambiar de rangos constantemente.

“Necesitas continuar…” Dijo Hermes usando otros núcleos dorados pequeños.

La alimentaba cuidadosamente poniendo los núcleos dorados en sus labios, dejando que ella lo tragara y a pesar de que ella babeaba queriendo consumirlo apenas controlando su razón, él continuó con el núcleo dorado de rango SS.

El núcleo que le arrancaron a Xu Long.

Cuando ese núcleo fue tragado, ella se sintió abrumada y sus sentidos fueron golpeados hasta que su visión se volvió oscura.

Podía sentir la vitalidad descontrolada de ambos núcleos chocando entre ellos y para estabilizar esa fuerza vital era necesario el tercer núcleo.

Sin embargo, ella no estaba consumiendo normalmente.

“Concéntrate… Consúmelo lentamente…”

En medio de la oscuridad, una voz surgió de su alrededor, guiándola a concentrarse y consumir la vitalidad antes de que los núcleos se fusionaran.

“Debes avanzar… Consumir y continuar…”

La voz volvió a motivarla, guiándola con fuerza, permitiendo controlar esa vitalidad y consumirla, aprovechándose de ella.

Avanzando cada vez más y más, ella continuó hasta que sintió que rompió una barrera que antes no había podido cruzar.

Que durante mucho tiempo había querido cruzar y en vez de detenerse continuó, sintiendo que este no era el final y había otra posición la cual podía alcanzar.

Entonces vio esa luz, tocando un velo que delimitaba un cambio que ella no podía entender, y al dirigirse hacia esa luz, Lacusmina fue cegada.

Entonces la luz se redujo y ella volvió abrir los ojos, sin comprender si estaba viendo la realidad o no.

¿Era turno del postre final?

Al ver la figura que apareció en su visión, ella trató de tocarlo y su mano fue sostenida por la figura que lentamente se revelaba.

Era una silueta de color negro con cuernos negros y ojos con formas de felinos que brillaban en rojo y cuando esa figura se dio cuenta de que ella lo estaba mirando, sonrió.

La boca se abrió hasta la mejilla y reveló decenas de colmillos.

“No deberías mirar lo que no debes.”

Esas fueron las últimas palabras que ella escuchó.


Comentarios del capítulo: (1)


Capítulo espectacular. Hubiera preferido que Xu Long muriera a manos de Alice, pero su muerte ha sido apoteósica.

Estoy deseando ver el desenlace de la función...

...Ver más
1

tg-capitulo-572
TG - Capítulo 572
35270
761

Duelo.

Capítulo 572: Duelo.

Alice se movió con su oscuridad por varias islas y entonces se conectó con la oscuridad en los brazaletes del grupo principal.

Una gota cayó el suelo antes de que la oscuridad brotara, permitiéndole a ella salir.

El grupo no se sorprendió al verla aparecer y cada uno de ellos llevaba una expresión seria.

Los hermanos Tao dejaron las bromas de lado y estaban totalmente equipados, al igual que Shao Du y Akira.

Siendo Aurora quien llevaba esa seriedad única que daba cuando estaban haciendo algo arriesgado.

“¿Todo listo?” Preguntó Aurora cuando recibió su mirada.

Que hiciera esa pregunta, dejaba ver que no estaba dudando y ella estaba preparada... Hoy iban a hacer algo arriesgado, pero ambas decidieron prepararlo luego de encontrar a David y ese portal abismal.

Era un movimiento que terminaría con todo y para eso tuvieron que prepararse bastante, no solo teniendo que estar este grupo preparado, sino que necesitaban mover todas las fichas.

Aunque el riesgo estaba presente y…

“No se preocupen, a veces se queda congelada de ese modo.” Dijo Aurora sacándola de sus pensamientos.

Se lo estaba diciendo a los demás y era una burla a que ella se quedara en silencio, al igual como Alice se había burlado antes de su hermana cuando hablaba con ese sistema.

También era una forma de mostrar que Aurora tenía confianza en el plan y lo aceptaba pese a los riesgos.

“Si está todo preparado. Empecemos cuando quieras.” Respondió Alice en calma.

Aurora sonrió y observó a sus compañeros, cuyas expresiones eran serias y todos asintieron al unísono.

Estaban a punto de ir a tomar ese portal abismal y terminarían enfrentándose a la pareja que seguramente los esperaba.

La batalla tendría que ser a muerte y como Aurora era la única entre los rangos S que podía estar en pie en contra de un rango SS, correría el mayor riesgo.

Sin embargo, tal riesgo no significaba que los demás no corrieran riesgos.

Al menos en el plan básico todos corrían peligros y en cuanto al plan más complejo… Había que tomar otros riesgos.

“Movámonos.” Ordenó Aurora moviéndose al límite de la isla, saltando mientras creaba plataformas.

Alice la siguió al igual que los demás y con la única diferencia que usaba la oscuridad para moverse.

Estaban usando artefactos para ocultarse y si bien faltaban unas horas para que anocheciera, el sol estaba débil y las nubes eran numerosas, permitiendo que pudieran esconderse.

Este portal tenía varias complejidades y no se trataba de la enseñanza o la amenaza de este mundo.

Lacusmina era fuerte y astuta, mientras que la pareja era algo problemática.

La complejidad no solo venía del imbécil de Xu Long que estaba apuntando a ella, sino que del tercero que atacó a Aurora y que ella encontró antes.

Y para Alice en este punto el objetivo no era salir del portal, sino que encargarse de esos bastardos que apuntaban a su hermana.

“…”

En silencio se movieron corriendo por el cielo usando las plataformas y avanzaron con rapidez a la isla en donde habían visto a David y ese portal abismal.

Como era la tarde todavía no vieron ninguna bestia, pero sabía que estaban en esta zona esperando.

Al avanzar, todo el grupo notaron la isla principal y a la vez vieron a la pareja esperándolos.

Literalmente esperándolos, sin ni siquiera ocultarse o emboscarlos.

El hombre-escorpión y la mujer-mariposa revelaban sonrisas de depredadores listos para jugar con sus presas.

Ellos mostraban confianza, pero que estuvieran aquí no solo se trataba de confianza, sino que de algo más… Como si alguien los hubiera empujado adelante para que probaran su fuerza de antemano.

Ya fuera que alguien ‘descubriera’ que ellas encontraron el portal o no, en realidad no importaba.

“Déjame la mujer mariposa.” Dijo Aurora y desvainando su espada mientras el aura roja aparecía, anunció. “Esta vez le cortaré las alas.”

La presencia que emanaba era la potencia de un rango S en su máximo esplendor, pero lo que destacaba era el aura roja que cubría la espada y que estaba emanando con intensidad.

Su voz llevaba una fuerza única y sus ojos brillaban con intensidad y era la sonrisa, lo que mostraba su confianza tanto en sus habilidades como en la espada que esgrimía.

Aurora había querido enfrentarse a la mujer mariposa en una batalla a muerte.

¿Fue por qué antes recibió una paliza? ¿Por qué se sintió menos al perder y huir antes? ¿O era simplemente el deseo de alguien que quería una batalla similar a lo que sentían los luchadores? Tal vez era la ambición de alguien que quería avanzar.

Al final dio lo mismo.

“Encárguense del portal.” Dijo Alice dándole una mirada a Akira y entonces ella inició.

La oscuridad se filtró de sus pies subiendo por sus piernas hasta que fue tragada por completo y cuando ella abrió de vuelta sus ojos se había convertido en la forma de guerrero.

Y Alice corrió hacia la pareja y a mitad de camino levantó su mano en lo alto creando una espada de más de treinta metros con la oscuridad y la dejó caer partiendo la tierra.

“¡Morirán como presas!” Anunció la mujer-mariposa al atacar a Aurora.

Fue obvio que esa mujer odiaba a Aurora y su hermana, en respuesta, esquivó el látigo y cortó parte de la isla con su aura incolora.

Alice se volvió a concentrar en el hombre-escorpión y avanzó directamente hacia la criatura, chocándola con su cuerpo.

Las pinzas apretaron la parte del estómago de la forma de guerrero, prácticamente destrozando la oscuridad y luego ella se recuperó de inmediato.

Alice empujó a la criatura a un agujero de oscuridad que había formado a la espalda de la criatura y entonces, tras avanzar, se movieron a otra isla a unos cientos de metros.

El hombre-escorpión la estaba acuchillando con sus manos, mientras que las pinzas buscaban destruir la forma de guerrero.

También aceptó el desafío de fuerza que ella parecía buscar, sin embargo, la criatura estaba confundido.

“¡GRAAAA!”

La criatura gritó cuando la oscuridad que conformaba el cuerpo de la forma de guerrero empezaba a adherirse a la piel del hombre-escorpión devorando la carne.

Y como cualquier depredador que se sentía como una presa, se enfureció y este depredador mutó.

Endureció su piel de su cuerpo principal con escamas para cubrirse completamente, evitando que la oscuridad lo devorara y luego las escamas se volvieron rojas emanando llamas que se extendieron por todas partes.

El calor era intenso, lo suficiente como para derretir la oscuridad, y Alice al ya tener el odio de esa criatura, se retiró apartándose.

El cuerpo de la forma de guerrero estaba derretido en partes y la oscuridad había ardido con intensidad por las llamas de las escamas.

Alice observó a la criatura enfurecida golpeando el suelo.

La parte superior de su cuerpo, que era la parte humanoide, ahora mismo, estaba cubierta por escamas rojas que estaban ardiendo por la alta temperatura que se encontraban.

Y Alice…

“¡No huyas!”

Huyó.

El hombre-escorpión gritó enfurecido al verla huir, pero Alice saltó hacia otra isla y luego volvió a saltar.

La criatura lanzó pilares, rocas y lanzas con algún tipo de magia de tierra y Alice, que seguía corriendo y moviéndose, giró la parte superior de su cuerpo mientras seguía corriendo.

Los dedos se convirtieron en lanzas que ella disparó en contra de la criatura para retrasarla.

Una táctica que molestó aún más al hombre-escorpio que saltó para seguirla.

Hicieron ese mismo intercambio durante más de diez islas antes de que Alice volviera a mirar hacia delante y al notar una isla específica, sonrió.

“!¡”

Desde aquella isla llena de árboles surgió una gran cantidad de oscuridad en un estado líquido y el hombre-escorpio que aterrizó a una isla cercana, se alarmó.

Alice en vez de detenerse se movió a esa oscuridad que era similar y a la vez tan distinta a la suya y se adentró a la oscuridad líquida que parecía un mar enfurecido.

Desapareciendo por completo.

******

Aurora esquivó el látigo de la mujer-mariposa y luego balanceó su espada logrando que la mujer se retirara.

Ambas cayeron a unas dos islas de donde estaba el portal abismal y hacia donde Akira con los hermanos Tao y Shao Du se estaban moviendo.

El intercambio que tuvo con la mujer fue corto y a pesar de que Aurora tenía algunos cortes en la piel por esquivar, las heridas eran superficiales.

Esta vez la mujer se puso una armadura de escamas que cubrió todo su cuerpo y cabeza, dando la impresión de alguna clase de armadura natural.

“…”

Ambas se miraron, Aurora se preguntó si podía cortar esa armadura y se movió.

La velocidad inicial fue impresionante, pero la respuesta de la mujer-mariposa también lo fue y si bien Aurora evitó el látigo y se acercó, la mujer retrocedió.

La mujer-mariposa usaba el látigo de tal manera que tuvo que protegerse de su espalda o de los giros bruscos que hacía el látigo que no seguían las reglas físicas.

Entonces, al ver su oportunidad, Aurora se acercó totalmente y levantando su espada, el aura roja brotó cubriendo su espada totalmente.

*BOOM*

Potenciado por la fuerza del luchador, el impacto fue explosivo y pese a que la mujer-mariposa se protegió usando un brazo con múltiples escamas acopladas como escudo, no pudo evitar el daño.

El aura roja cortó varias escamas y llegaron a la piel, haciéndole entender a Aurora que podía cortar a su objetivo.

“Presa…”

La mujer-mariposa gruñó y las escamas cambiaron a una tonalidad roja y Aurora retrocedió hacia atrás.

Las llamas surgieron de las escamas y fueron tan rápidas que quemaron la barrera que apenas tuvo tiempo de formarse antes de golpear el brazo.

Entonces Aurora, incluso mientras cerraba los ojos, movió su espada creando la barrera celeste y recibió el siguiente golpe de la mujer mariposa.

Había utilizado el látigo, pero esta vez la fuerza detrás del impacto la envió volando por el aire hacia atrás.

*Boom*

Aurora en vez de detenerse controló su cuerpo y usando su mano se empujó en el suelo aún más, esquivando el látigo que destruyó la zona en donde había aterrizado.

Era alguna clase de ataque mezclado con magia de tierra y usada por medio del látigo… La mujer-mariposa estaba mostrando todas sus armas.

Aurora esquivó realizando piruetas sin detenerse y a pesar de que apenas podía tener tiempo para observar, podía sentir el látigo moviéndose.

Cortaba el aire con una velocidad que superaba su visión, pero no sus agudos instintos, aunque estos eran abrumados cada vez más.

El látigo rozaba sus piernas, brazos, hombros y rostro de tal manera que con un roce ligero cortaba su carne e incluso la armadura que usaba.

La barrera en este punto era inservible y lo único que le quedaba para protegerse eran sus instintos y sus rápidos movimientos, que evitaron que le dieran un golpe preciso.

La mujer-mariposa estaba yendo a por todas al usar el látigo que parecía estar ardiendo y Aurora comprendía que, si recibía un corte en su ojo, esta vez podría llegar a su cráneo.

Y no importaba lo fuerte que fuera como una luchadora no iba a sobrevivir.

Sin embargo, a pesar del dolor y el peligro, ella sonrió… La sonrisa de alguien que todavía sentía que tenía posibilidades.

“¡!”

Entonces Aurora se detuvo y con su espada rodeada de aura celeste repelió el látigo mientras la barrera celeste repelía el fuego del hechizo contenido en el látigo.

Hubo un instante en el que ella sintió que podía cortar profundamente a la mujer, pero fue demasiado lenta al mover su espada y el corte rojo que lanzó cortó la carne de la pierna de la mujer-mariposa.

No fue suficiente para arrancarla.

“¡GRAAA!”

La sangre brotó de la herida y la mujer-mariposa rugió de ira mientras que sus alas cambiaban a una de plumas rojas que empezaron arder.

Cuando esa criatura agitó las olas, una ola de fuego se extendió hacia Aurora, quien tuvo que protegerse con su barrera celeste.

El peligro aumentó en gran medida y a pesar de que ella utilizó el aura celeste, fortaleciéndola con todo lo que tenía, el látigo vino de repente y esta vez golpeó su barrera.

El impacto solo la hizo retroceder, pero la escarcha que dejó el látigo fue lo que la hizo darse cuenta de lo que la mujer buscaba y Aurora parpadeó para alejarse.

“…”

El látigo que se volvió afilado al combinarse con algún tipo de magia de aire cortó la posición en donde había estado.

Todo mientras Aurora veía como su barrera celeste congelada caía a pedazos.

“Debes estar bromeando…” Murmuró cuando la mujer volvió a cambiar sus alas otra vez.

Esta vez fueron alas de mariposas traslúcidas que al aletear liberaron un polvo blanco que se movió con el viento.

Un polvo extraño que impedía el movimiento espacial… La mujer-mariposa tenía demasiadas cualidades y la mayoría de ellas eran desconocidas.

Si la batalla continuaba, Aurora se vería en desventaja hasta que eventualmente fuera derrotada.

Ella tenía una posibilidad minúscula de moverse, pero la mujer-mariposa podía aprovecharse de cualquiera de sus errores o incluso abrumarlas con todas las ventajas y mutaciones que tenía.

Así que ella preparó para buscar su posibilidad y esta vez no se iba a retrasar.

“…”

Tomando su espada con sus dos manos, controló su respiración mientras observaba a la mujer-mariposa preparando el látigo.

El látigo podía ser usado junto con varias magias y el daño se multiplicaría lo suficiente como para llevarla a su fin.

Así que concentró todos sus sentidos en el manejo de espada y se posicionó.

La mujer-mariposa movió el látigo a una velocidad que esta vez Aurora pudo captar y ella en respuesta movió su espada, desviando el látigo lo suficiente para que golpeara el piso, provocando una explosión cerca.

Aurora retrocedió y volvió a esquivar el látigo que trató de cortar sus pies, entonces sin sorprenderse de que el látigo cambiara de dirección, lo desvió con su espada.

Movimientos mínimos y simplistas, ella concentró toda su atención en esquivar mientras esperaba su oportunidad, desviando y esquivando con calma.

Los movimientos de la espada eran sutiles y ligeros, pero redirigían el látigo y evitaban cualquier herida que podría causarle.

Desde la manera en posicionarse, como la forma que usaba la espada para desviar, revelaba una técnica precisa e impecable.

La mujer-mariposa era una cazadora, pero de aquellas que siempre tenían éxito al atacar objetivos débiles y se impacientó al verla recibir ningún daño.

Fue luego del quinto ataque, que Aurora apenas pudo esquivar, el momento en el que ella vio la oportunidad que buscaba.

“¡Ha!”

Balanceando su espada con todas las fuerzas, ella se forzó a utilizar dos auras en menos un instante y funcionó.

El aura roja avanzó en un corte independiente al del aura incolora y si bien el aura roja cortó las escamas y la carne en el brazo de la mujer, el corte incoloro fue esquivado y cortó las alas.

El haber usado dos auras en un instante funcionó, pero su ataque, a pesar de impactar, no fue en donde ella creía que era el mejor lugar y el costo del fallo la alcanzó de inmediato.

La mujer balanceó el látigo a pesar de recibir el ataque y Aurora vio como el látigo cambió de dirección y se acercó a su pecho, atravesando la barrera personal de emergencia y golpeando el centro de la coraza.

“Ugh…”

La coraza evitó que el látigo la atravesara, pero la envió volando hacia atrás, abollando la coraza hacia adentro rompiendo varias costillas y provocando un daño aún mayor.

En medio del aire, ella perdió la conciencia durante un breve instante y volvió a reaccionar otra vez, cayendo al suelo, vomitando sangre.

El aura blanca de siempre brotó tratando de ayudarla y…

“Estoy bien…”

No, no lo estaba.

La respuesta fue de ella misma y fue instantánea al darse cuenta de que apenas podía afirmarse con su espada.

El daño interno a sus órganos fue alto y su caja torácica probablemente estaba dañada.

La resistencia de una luchadora era lo que le permitía seguir en pie y lo que mantenía su consciencia era la posibilidad que buscaba.

“Puedo seguir…” Murmuró Aurora en voz baja.

Era como animarse a sí misma, pero también era para aquellos que escuchaban.

Sus ojos no se apartaron de la mujer-mariposa que se regeneraba con rapidez y si bien su cuerpo dolía, ella forzó su concepto de luchadora y se levantó.

No iba a durar demasiado y posiblemente su cuerpo podría empujarse un par de minutos en este estado, ante de caer debilitada.

Cambiando su coraza que usaba por la coraza plateada del equipamiento de la Primera Heroína, Aurora volvió a levantar la espada de vuelta.

La respiración fallaba, su boca seguía cayendo sangre y el dolor abrumaba parte de su consciencia, aun así, su concentración fue absoluta.

Percibió los movimientos de su oponente.

La manera que la mujer-mariposa la miraba con hambre al verla sangrar, la sonrisa petulante de alguien que creía que tenía la ventaja y esa superioridad de un cazador arrogante.

En este mundo probablemente el único desafío que tuvo fue la Reina Lacusmina y por lo demás ella era lo más alto de la cadena alimenticia.

Similar a los terrícolas de alto rango que pasaban años sin luchar con sus iguales y si bien algunos entrenaban, otros se oxidaban y se dejaban llevar por sus ventajas.

Aquí estaba un enemigo que era tremendamente fuerte, con tantas ventajas, pero orgullosa y arrogante, lo suficiente como para que Aurora viera una oportunidad.

“…”

Y Aurora corrió hacia adelante, esquivó el látigo que cortó parte de sus hombreras y luego se desvió a un lado para esquivar los cortes de aire del látigo y una vez que alcanzó el costado de la mujer, se lanzó hacia adelante con su espada en la mano.

La mujer-mariposa se dio vuelta moviendo sutilmente el látigo para atacarla mientras las uñas crecían para usarlas si se acercaba.

Aurora a último momento cambió la dirección de su espada y en vez de cortar fue directamente a apuñalar el pecho de la mujer-mariposa, quien utilizó las manos para agarrar su espada.

“…”

A pesar de que el aura roja aumentaba en gran medida el filo de la espada, la mujer mariposa agarró la hoja de la espada antes de que le atravesara el pecho.

Había cambiado de alguna manera la textura de su mano permitiendo resistir el corte y esa mujer le sonrió al verla tan cerca.

El látigo se estaba acercando desde la espalda y Aurora tendría que retirarse y dejar la espada para retirarse… Tal era lo que cualquier oponente que estuvo esquivando haría, pero ella se mantuvo.

“¡HHAA!”

“UGHH!”

A pesar de que Aurora activó todas las protecciones de su armadura y artefactos para soportar el golpe de su espalda, pudo sentir como el látigo golpeaba prácticamente destrozando la armadura y su carne.

El dolor fue intenso y ella apretó los dientes, utilizando la fuerza de impacto para mover su espada aún más profundamente.

La mujer-mariposa se sorprendió al darse cuenta de que no esquivó y perdió el agarre, llevando a que la espada penetrara la carne y la atravesara.

Aurora, sin detenerse, se afirmó en el suelo y girando la espada con todas sus fuerzas, la arrancó por la mitad, cortando la carne y luego el brazo.

El aura roja se había vuelto escarlata y ella, en vez detenerse, se giró y trató de cortarle la cabeza.

Todo se volvió lento para ella mientras se daba cuenta de que la oportunidad que había tenido arriesgando su cuerpo se iba cuando la mujer-mariposa se movió un paso.

Un paso que fue involuntario iba a ser suficiente para esquivar el filo de su espada… Tal idea provocó su furia, queriendo al menos lanzar un corte con su aura roja.

Toda su concentración estuvo en ese movimiento y fue tanta que, al terminar el giro, ella perdió el equilibrio y cayó al suelo rodando por la tierra.

Necesitaba levantarse… Necesitaba terminar con su enemigo…

Ese pensamiento surgió en su mente, obligándola a abrir de vuelta sus ojos, viendo su espada a su lado.

Sin embargo, ese pensamiento pasó desapercibido cuando vio una grieta en su espada que la acompañó desde que su maestro se la entregó hace ya tiempo.

Entonces notó el aura roja, solo que esta vez era diferente y sólida, especialmente en la punta de la hoja de la espada, extendiéndola por unos centímetros, antes de desaparecer.

Aurora recordó que su maestro solidificó una espada con solamente su aura y ahora ella tocó ese límite.

Dirigiendo la mirada a la mujer-mariposa, la vio a ella parada, entonces cuando una ráfaga de viento vino, la cabeza se deslizó hacia adelante, dejando por completo el cuerpo.

Aurora se arrodilló abriendo sus ojos de sorpresa al ver lo que había logrado y tal sorpresa no duro demasiado cuando sintió una presencia a su espalda.

“Así que… Mataste a un rango SS. Pronto te convertirás en un rango SS también. Ahora comprendo por qué te quieren muerta.”

La voz sonó a espalda y Aurora al sentir la amenaza trató de levantarse, pero cayó de rodillas vomitando sangre.

Su cuerpo le gritaba que se detuviera, que ya no solo había superado el límite, sino que lo había sobrepasado por mucho.

Y esa voz vino para acabar el trabajo que había iniciado cuando desencadenaron esa máquina desestabilizadora.


mode_commentComentario de Evil_Warlord

Desde hace un buen tiempo quería hacer una batalla que pusiera a Aurora al límite y no había muchas oportunidades hasta ahora. Espero que hayan disfrutado el capítulo


Comentarios del capítulo: (0)