tg-capitulo-576
TG - Capítulo 576
35376
765

Bienvenida.

El antiguo campamento principal de la expedición estaba en movimiento.

Los equipos se preparaban y si bien había cierta tensión, todos continuaron moviéndose y organizándose.

Había varios rangos S.

Los dos rangos S de la familia Sun y el mismo Sun Liang, luego las dos gemelas y el hombre de la familia Kong y los hermanos Tao.

Para Xu Long, que observaba mientras caminaba por el campamento, apenas podía contener una sonrisa.

Todos estaban tensos.

Los civiles o los usuarios de habilidades… Era una tensión visible.

No venía de los gruñidos de los monstruos o de las criaturas que de vez en cuando llegaban de otras islas y tampoco provenía de las supuestas nubes grises que de vez en cuando se acercaban desde las islas desiertas.

Esas nubes asustaban a la gente y daban la impresión de que pronto vendría una tormenta de nubes con esas criaturas y los mataría a todos.

Una idea estúpida, ya que Alice podía devorar esas nubes con facilidad.

La tensión verdadera provenía de enterarse de la muerte de Xu Long, la huida de Kong Tian y mayor que toda la traición de la Reina Lacusmina y sus hijas.

Los miembros femeninos fueron sorprendidos por la traición de Kong Tian y lo que hizo con la máquina y la muerte de Xu Long por manos de Lacusmina.

No obstante, los miembros masculinos fueron impactados al darse cuenta de las mujeres con la cuales se acostaron y tuvieron relaciones sexuales, los querían consumir… Era divertido de ver para Hermes.

Al final la tensión de todos provenía de que la única rango SS en esta expedición era la misma que todos ellos traicionaron y no dieron un paso adelante cuando Xu Long trató de asesinar.

Alice era la última rango SS.

“Necesitamos movernos. ¡Los rangos S están dando los últimos retoques al plan!” Ordenó Hermes y al ver que la gente lo miraba, anunció. “Estamos por salir de este portal. No se olviden de nada… Y vayan al baño, es difícil hacer una parada a mitad de camino.”

Fue una broma en medio de un momento tenso y la gente que lo miraba dieron sonrisas y algunos se rieron por la broma.

Aunque fuera tonta, fue suficiente para esta gente que estaba ansiosa de que Aurora y Alice estuvieran al mando.

Temían que Aurora o Alice decidiera que ellos no podían ser salvados y fueran dejados atrás, sin darse cuenta de que posiblemente las hermanas ni siquiera le prestaba atención.

Aurora los iba a salvar porque podía y porque parecía una mujer que se movía por lo que deseaba y no por algún sentido de gratitud o recompensa.

Esa mujer no era vengativa por las acciones que ellos tomaron.

“Usen sus anillos espaciales, no dejen nada. Si quieren lleven alimentos y la comida local, preferiblemente semillas.” Ordenó Hermes mientras caminaba por el área.

La gente obedecía, pero lo miraba raro, ya que él estuvo del lado de Xu Long y Lacusmina mientras que ahora estaba al lado de las hermanas.

Solo los avispados se dieron cuenta de que él los salvó.

Cuando la batalla con Xu Long iba a comenzar, él se encargó de enviarlos lejos y les dio diversas tareas que los mantuvo ocupados hasta que Lacusmina terminó con el trabajo.

Aunque ninguno de ellos sabría que fue él quien ordenó que las hijas de la reina se retiraran cuando controló a Lacusmina.

Sin embargo, estuvo bien que no supieran los pormenores del espectáculo.

Un director estaba detrás de cámara y ellos como personajes de fondo debían seguir las órdenes.

“…”

Al acercarse a la entrada, Hermes notó a Sun Liang sentado con las manos en el rostro mientras daba la impresión de estar preocupado.

“¿Sucede algo?” Preguntó Hermes dando una sonrisa.

Sun Liang lo miró y frunció el ceño molesto, preocupado, agotado y ligeramente enojado.

Se mordió los labios unos segundos y luego gruñó.

“No llevarán a las hijas de la Reina… Se acaba de decidir entre todos.” Dijo Sun Liang en voz baja.

Por supuesto, que no las llevaría, ya que nadie deseaba tener mujeres que querían consumirlos a sus lados.

¿Quién en su sano juicio llevaría a las hijas de la reina a la tierra luego de saber que ellas consumían a otra raza? Solo un lunático, demente y que le gustaban las secuelas lo haría.

“Es una buena decisión. Yo estuve presente cuando Lacusmina asesinó a Xu Long… Yo casi término de esa misma manera si no fuera porque ella empezó a mutar.” Murmuró Hermes mientras palidecía y se sentaba al lado del joven.

Nadie podría decir que mentía cuando su expresión dejaba ver asco, miedo, impresión y terror por un recuerdo que no deseaba repetir.

Controlar su cuerpo se había vuelto demasiado fácil.

“¿Crees que ellas te aman?” Preguntó Hermes y mirando a Sun Liang que temblaba, cuestionó. “¿Crees que ellas pueden cambiar por ti?”

Observó seriamente a ese joven y…

“Si… Creo que nuestro momento fue… Único.” Murmuró Sun Liang.

Hermes no se rio.

Era fácil ver que el joven había tenido su primer enamoramiento en este momento y quizás hasta era su primera vez con mujeres.

Sonaba como un adolescente que tuvo su primer enamoramiento de verano y creía que ese amor duraría para toda la vida.

Que fuera engañado de esa manera era la prueba.

Incluso Tao Wei que se había acostado con una de esas mujeres, supo de inmediato que era algo rara y probablemente todos los otros hombres fueron iguales, pero siguieron disfrutando del placer carnal pese a las rarezas.

Sin embargo, Sun Liang se involucró sentimentalmente y apartó las rarezas dejándola de lado, quizás atribuyendo esas rarezas a alguna diferencia cultural.

“Xu Long también estaba enamorado y creo que Lacusmina también le gustaba… Ella se podía enamorar.” Dijo Hermes y mirando hacia adelante, mientras expresaba decenas de emociones digna de grandes premios, murmuró. “Y Lacusmina declaró su amor mientras le arrancaba la carne, desgarraba los músculos y bebía la sangre de Xu Long. Ese es su amor.”

Estaba señalando que ellas sentían amor, un amor distorsionado que no concordaba con el sentimiento humano.

“Me gustaría creer que ese era el amor que mostraban. O si no, entonces ellas actuaron del principio mostrando lo que cada uno queríamos, para engañarnos y que bajáramos la guardia para consumirnos.” Murmuró Hermes esquivando la mirada del joven.

Estaba actuando y estaba guiando al joven a la idea principal.

Las hijas de la reina actuaron desde el principio queriendo consumirlos y se volvieron lo que sus parejas querían.

No había amor, solo hambre reprimida por la Reina Lacusmina que evitaba que las hijas de la reina se convirtieran en bestias y animales llenos de hambre… Evitando a que volvieran a ser lo que eran.

Quizás no era al nivel de alguna raza de mente colmena, pero la conexión mental les daba personalidades a las hijas de la reina.

“Algunas cosas no tienen arreglo, pero si modificaciones.” Dijo Hermes y girándose al joven, preguntó. “¿Crees que si la llevas las curarás? ¿O las convertirás en lo que quieres?”

Las hijas de la reina eran salvajes por naturaleza y si bien tenían cierta inteligencia mientras el salvajismo era suprimido por Lacusmina, en el fondo eran más bestias que una raza con razón.

Si las llevaba no las curaría, porque lo que tenían no era una condición que curar, era la naturaleza.

Así que lo que terminaría haciendo era cambiarla y convertir esas mujeres en lo que él deseaba.

Sun Liang se quedó en silencio durante unos segundos y Hermes dejó pensará mientras veía que Aurora y los demás salían del templo en donde se reunieron.

La expedición dejaría el portal y no necesitaban a un joven insistiera sobre el tema de las hijas de la reina cuando prácticamente él fue atacado y ellas trataron de consumirlo.

¿Debería mostrarle como Xu Long fue devorado por la Reina Lacusmina? No lo grabó, pero con magia mental podía sacar sus recuerdos de esa escena y mostrar totalmente lo sucedido.

“Hermes.”

Mientras él estaba pensando, escuchó su nombre y observó a Aurora que lo estaba mirando detenidamente.

La expresión de esa mujer era seria y esos ojos negros mantenían una solemnidad única que empujaba a que las otras personas se volvieran igual de serias.

“¿Alice no ha vuelto?” Preguntó Aurora y mirándolo detenidamente, comentó. “Escuche que te iba a hacer un favor mientras exploraba un camino seguro.”

A pesar de que la pregunta era simple, ella trató de ver a través de él, queriendo averiguar qué favor él le había pedido.

Alice no estaba y si bien oficialmente fue a buscar un camino seguro en dirección del portal, en realidad también le estaba haciendo un favor.

Así que Alice le contó a su hermana sobre el favor, pero por la mirada curiosa de Aurora no le contó de que se trataba.

“No, no ha vuelto. En cuanto al favor es minúsculo, deberías preguntarle a ella cuando vuelva.” Dijo Hermes sonriendo como si el favor no fuera nada.

Se trataba de la futura secuela, pero si le contaba a Aurora que él trataba todo como un espectáculo era probable que pensara mal de él.

Y no le gustaba la idea de que Alice se distanciara una vez que él le desagradara a Aurora.

Sin embargo, no le importaba que Alice le contara los detalles de lo que él quería.

“Es solamente llevar algunos suvenires.” Dijo Hermes y mirándola con calma, señaló. “Por cierto, las almas de los núcleos dorados de rango SS son libres. Aunque Xu Long debe tener otras personas que haya usados núcleos menores.”

Cuando se iba de viaje era bueno llevar un recordatorio del lugar al cual fueron y si bien esto no era vacaciones, para él si lo fueron.

Sus últimas palabras buscaban cambiar de tema y le estaba confesando que los núcleos dorados de rango SS del Sexto Portal Abismal finalmente fueron destruidos.

Específicamente, las almas de la raza que formaba el núcleo fueron liberadas cuando Lacusmina consumió los núcleos dorados.

“Entiendo.” Respondió Aurora y dándole una mirada decidió retirarse.

Hermes al observar de la distancia simplemente dio una sonrisa como si nada hubiera sucedido.

Pronto saldrían de este portal y la verdad era que con Alice a su lado no era tan difícil.

******

Era de día y el sol estaba en lo alto iluminando las islas llenas de criaturas y Aurora que estaba en el cielo se concentró en la isla en donde estaba el portal.

El portal estaba entre medio de una montaña partida y ahora estaba literalmente desgarrando toda la isla lentamente como si la estuviera devorando.

Incluso si el Portal Abismal estaba sellado, fue obvio que la inestabilidad estaba provocando a los monstruos.

Aurora observó mientras estaba arriba de la oscuridad sólida de Alice.

Estos portales fueron creados por Zabathza conocido como el Dios Celestial y Señor de la Purificación que priorizaba el equilibrio.

El portal no sería destruido y permanecería indemne sin importar el daño, pero no significaba que no fuera afectado.

Si no que, todo lo contrario.

Zabathza creo un portal que no sería destruido, pero que podía ser afectado en ambas direcciones y esa era la forma de mostrar el equilibrio que ese dios pregonaba.

Era bueno que el portal abismal no pudiera ser destruido y el único inconveniente era que podía ser manipulado tanto por los terrícolas o por lo que fuera que estuviera del otro lado.

El duodécimo portal cambiaria totalmente la situación mundial de la tierra y las autoridades tendrían que poner una mayor seguridad para proteger los portales o si no terminarían con un evento como el que sucedió esta vez… O incluso peor.

“No necesitamos usar las islas para movernos. Puedo llevar a la gente en mi sombra hasta el portal. Lo único que tenemos que hacer es eliminar las pocas criaturas que aparecen.” Dijo Alice mientras abría una bolsa de papitas.

Las islas estaban llenas de criaturas y muchas de ellas eran las bestias que la pareja utilizaban como ejércitos y ellos estaban luchando en contra la fauna local.

Las arañas que vio cuando llegó a este mundo se estaban moviendo por varias islas y luchando para acercarse al portal abismal.

Más allá, a lo lejos se podían ver nubes grises que estaban siendo derrotadas por varias bestias y las bestias que la pareja creaba.

Ir al portal no iba a ser tan complicado.

“El portal fue afectado por una máquina. Supongo que es la misma que usaron los sectarios. Lamentablemente, ya fue destruida por la inestabilidad alrededor del portal.” Murmuró Alice y mirándola a ella, preguntó. “¿Sucede algo?”

Fue Kong Tian quien dejó una máquina antes de irse, quizás tratando de retrasarlos.

A pesar de que Aurora no había sido informada de su madre como fue todo en el exterior, no tenía importancia cuando pronto podrían volver.

Sin embargo, a pesar de que ese sentimiento siniestro del portal era fuerte y atraía a las criaturas desde cientos de kilómetros, Aurora sintió que no había tantas criaturas y monstruos como esperaba.

“¿No se ve demasiado fácil?” Preguntó Aurora mirando curiosamente a su hermana.

Alice podía tragar a las personas para ocultarla en su sombra y llevar toda la expedición a la ubicación del portal y como era un rango SS que sobresalía luchando en contra múltiples oponentes, la misión era fácil.

Sin embargo, no había tantos monstruos y criaturas, al menos no tanto como Aurora esperaba y aún más cuando ese sentimiento que el portal emanaba atraía las criaturas.

Para decirlo de otra manera, la huida del Décimo Portal Abismal fue más difícil que ahora, aunque en ese portal no estaban llevando a una diosa en una semilla.

“Se siente como…”

“¿Si alguien estuviera deteniendo la oleada de criaturas por nosotras?” Cuestionó Alice en voz alta.

Aurora le dio una mirada a su hermana que estaba revelando una sonrisa ligeramente altiva y divertida.

“Iba a ser decir que se siente como una trampa, pero supongo que estoy siendo demasiada paranoica.” Murmuró Aurora dándose cuenta de que había algo más y observando a su hermana, cuestionó. “¿Se trata del favor de Hermes?”

Hermes… El director que se vio involucrado en el portal porque Xu Long quería afectar de alguna manera a Alice.

Ese director fue dejado con Xu Long y Lacusmina en la expedición principal y de alguna u otra manera él se encargó de ambos.

También fue ese hombre el que permitió que ambas pudieran descubrir al tercer individuo que estaba involucrado.

Esa vez, cuando siguieron a David, ella vio un portal y sintió algo raro, pero fue Alice con sus agudos sentidos la que descubrió que el portal era una ilusión y que todo era una trampa.

Ellos decidieron caer en la trampa mientras preparaban sus propios movimientos y por eso el grupo principal con Akira fue a por el portal, mientras que ella se encargaba de la mujer-mariposa y Alice del escorpión.

Aurora no esperaba matar a la mujer-mariposa, pero si esperaba estar muy malherida y cuando escapara, ella creía que la persona que le apuntaba se revelaría.

La situación cambió cuando ella asesinó a la mujer-mariposa, no obstante, el asesino se reveló totalmente queriendo terminar el trabajo que esa mujer-mariposa no pudo y Alice intervino.

Porque quien se encargó del hombre-escorpión no fue Alice, sino que fue Lacusmina que fue controlada de algún modo por Hermes y la ocultó disfrazándola de la oscuridad de su hermana.

Aurora estaba curiosa, pero se resistió y en vez de hurgar sobre el tema, se centró en lo principal, que era el favor que le pidió Hermes.

¿Qué le pediría el Director que logró controlar a Lacusmina y que asesinó a Xu Long?

“Si en parte. El idiota hizo que las hijas de la reina se movieran alrededor del portal para asesinar a las criaturas que se acercaban. Son útiles para algo.” Respondió Alice y sacando más papitas, levantó la ceja y preguntó. “¿Curiosa?”

Estaba sonriendo a que ella estuviera curiosa por saber de qué se trataba el favor y si bien parecía divertida, también daba la impresión de que no quería revelar demasiado.

Era un poco tarde el no querer revelar demasiado de Hermes cuando Aurora había visto lo que había hecho y si lo relacionaba con lo que le mencionó Amnestria cuando se encargaron del asunto de los Zarquianos en el bosque mágico, tenía de que pensar.

Un hombre desconocido con la fuerza de un rango SS quizás más y que utilizaba algún tipo de magia mental que era capaz de disfrazar el agua de Lacusmina como la oscuridad de su hermana.

Todo mientras engañaba a un rango SS.

Los rangos SS no era tan raros, al menos no comparado con los rangos S y aún más cuando se trataba de magos mentales y si bien Aurora no conocía a todos los rangos SS de la tierra, tuvo algunas ideas.

Había preguntas más importantes… ¿Cómo Alice conoció a esa clase de persona? ¿Cómo se relacionaron? ¿Desde cuándo se conocieron?

Aurora tenía bastantes preguntas, pero al final dio una sonrisa.

“Sí. Pero no te preocupes. No tienes que contarme todo.” Dijo Aurora y sonriéndole de manera malvada, comentó. “Después de todo es a ti a quien le gusta.”

Si sus primeras palabras relajaron a Alice, el segundo comentario cambió totalmente la expresión.

Ese desagrado, tan natural que ella emanaba combinado con cierto asco y disgusto, logró que Aurora se riera a carcajadas.

¿Cuántas personas podían hacer que Alice mostrara tantas expresiones y tantas emociones?

Y su risa consiguió que Alice se sintiera incómoda y luego se avergonzara mientras las mejillas se volvían rojas.

“¿Sabes que puedo dejar a todos aquí?” Amenazó Alice dando una mirada seria.

Estaba poniéndose a la defensiva y Aurora se rio aún más y le hizo una señal para que bajaran.

Si estuviera bromeando con cualquier otra persona, probablemente Alice mantendría una expresión indiferente, pero aquí era afectada con facilidad.

Aurora fue tragada por la oscuridad y cayó por un par de metros mientras sentía la oscuridad empujándola de los lados, dando un sentimiento incómodo.

La venganza de su hermana era bastante infantil.

Luego de unos segundos salió en medio del campamento cuidado por todos y las miradas fueron a ambas.

“Entren a la sombra de mi hermana. Ella llevará a los no combatientes y aquellos de bajo rango al portal. Los demás la seguiremos directamente.” Dijo Aurora en un tono simple.

Todo estaba organizado, así que cuando Alice movió la oscuridad creando algún tipo de puerta, la gente que estaba observando entró uno tras otro hasta que únicamente quedaron los rangos S.

Las miradas que algunos le daban como las gemelas o Sun Liang eran complejas, pero Aurora continuo.

Quería salir de este portal que fue más complicado de lo que esperaba y lo fue por la gente que vino con ella.

Así que cuando terminaron con Hermes entrando a la sombra al final, ella lideró el grupo y se movieron por el cielo mientras creaban plataformas.

En vez de ir isla por isla decidieron moverse por el cielo y si bien algunas nubes grises de vez en cuando se acercaban o las bestias voladoras se movían, no eran difíciles de eliminar.

Con Alice en la delantera y esos brazos negros fue fácil deshacerse de cualquier enemigo que se acercaba.

Y se movieron sin dudar, eliminando a todas las criaturas hasta que llegaron a la isla del portal y Aurora balanceó la espada cortando a algunas bestias.

La mayoría eran de rango A y con algunas de rango S, pero el aura roja de su espada era densa y si bien no era similar al aura sólida con la cual asesinó a la mujer-mariposa, fue suficiente para cortar a esas criaturas.

Una ventaja de luchar en contra criaturas que no usaban barreras o tenían artefactos para protegerse.

Los demás avanzaron por la isla eliminando a cualquier criatura que pudiera suponer un peligro para los demás y luego de cinco minutos se posicionaron para evitar que otras bestias saltaran de otras islas.

Las islas estaban separadas, pero las bestias podían moverse entre islas, algunas saltando lo suficiente alto, mientras que otras como las arañas creaban sus propios caminos.

Aurora se acercó al portal y lo vio sellado y ligeramente inestable, pero era obvio que se estaba estabilizando con rapidez.

“¿Crees que terminamos con la enseñanza?” Preguntó Tao Wei a su hermana Tao Mei.

“No lo sé. Yo solo quiero salir de aquí.” Murmuró Tao Mei y en voz baja, comentó. “El bastardo de Kong Tian será problemático.”

Aurora, que estaba cerca de ellos escuchando la conversación, se quedó en silencio.

Le había avisado a su madre que saldrían y por esa razón el portal se estaba estabilizando visiblemente.

Del otro lado, su madre se estaba encargando de estabilizar el portal y de esa manera estabilizaba este lado.

La pregunta de Tao Wei era importante y Aurora no tenía respuesta.

¿Este mundo trataba de mostrar que no todos debían ser salvados? ¿Qué para avanzar en fuerza se necesitaba consumir a los rivales y aliados?

Lo único que Aurora había aprendido era que alguien la quería muerta y podía movilizar a rangos SS.

Llevando a que esas personas estuvieran dispuestas a desencadenar un portal abismal para eliminarla.

Luego esperar media hora defendiendo la isla, el portal finalmente se estabilizó y Alice sacó a las personas, quienes se prepararon para entrar.

Sun Liang se demoró en cruzar, pero a diferencia de lo que Aurora esperaba, finalmente atravesó el portal y luego lo siguieron los demás rangos S.

Como Tan Bai estaba en la sombra de Alice atrapado, no había necesidad de moverlo con los demás.

Al final entraron Shao Du y los hermanos Tao, entonces Aurora siguió a Alice dejando atrás este mundo sin mirar atrás.

El viaje fue estable comparado a cuando vinieron, aunque para Aurora fue comprensible y más cuando el primer viaje fue inesperado.

El espacio era estable y tras un par de segundos, Aurora dio varios pasos siguiendo a Alice que estaba a su lado y luego caminó por el portal.

La luz vino de repente de los focos que iluminaban en su dirección y tras un breve momento notó a las diferentes autoridades que las esperaban junto a su madre y padre que estaban presente.

Sin embargo, pudo percibir cierta tensión en el aire y Aurora se acercó a su madre y padre.

“¿Qué sucede?” Preguntó Aurora con un tono serio.

Su madre dudó un momento, pero al final suspiró y señaló el edificio que parecía estar rodeado de una barrera de piedra.

“Kong Tian ha tomado rehenes.” Dijo Agatha en voz alta.

Aurora pudo ver de reojo que Alice miraba a Hermes, quien había levantado la ceja.

Ninguno de ellos esperaba esta bienvenida.


Comentarios del capítulo: (0)


tg-capitulo-577
TG - Capítulo 577
35393
766

Improvisación.

Capítulo 577: Improvisación.

Ruidos de batallas eran escuchados por Érica que estaba concentrada en el reloj holográfico.

La noticia de que la expedición salió del portal y que el Duodécimo Portal Abismal fue cerrado fue publicada.

El inconveniente era que a pesar de que pasaron unas horas desde lo sucedido, las autoridades no informaron abiertamente que ocurrió.

Había muchos muertos, ya que ese portal tragó a mucha gente, pero no revelaron nada, aun así…

“Luego pagó la cena y les cuento lo sucedido. Aunque nosotras estamos bien.” –TheSimplicityOfLife

Ese fue el último mensaje de Aurora que abiertamente le revelaba que ella, Akira y Alice salieron ilesas de ese portal.

No había enviado más mensajes, pero…

“Deberían pagar ustedes la cena.” –AliceSacredPapitas.

Alice seguía comunicándose enviando varios mensajes y aunque todos dijeran que esa glotona era indiferente, Érica sabía que le enviaba mensajes para relajarlos a todo.

Algo estaba sucediendo.

Por tal razón, las autoridades chinas no comunicaban detalles de lo sucedido y nadie hablaba abiertamente, a pesar de que técnicamente ya era hora de hablar de lo que fuera que ocurrieron en el portal. 

Los paranoicos suponían que las autoridades chinas trataban de ocultar algo, pero Érica fue informada de la situación en la que estaba Aurora y Alice junto a la Familia Shao y Xu.

Sintiendo que su energía mágica se drenaba con mayor rapidez, Érica escuchó unos pasos a su espalda.

“Ese es un excelente hechizo.”

Érica levantó la mirada al ruido de la batalla y vio el lancero de hielo luchando en contra de Noah Munk el espadachín mágico de la academia Merlín.

Los antiguos estudiantes de rango A de la academia atrajeron la atención de la Reina, quien les brindo las herramientas para ascender de rango y ahora el grupo que fue de temer en el torneo internacional eran rangos S.

Ese espadachín mágico se estaba enfrentando al lancero y a diferencia de lo uno esperaría, cuando un lancero de hielo se enfrentaba a la magia de fuego de un espadachín estaban empatando.

Érica había mejorado el lancero de hielo y le había dado una mejor armadura a la vez que pulió todo lo necesario, logrando que ahora su lancero fuera no solo fuerte y resistente, sino que económico a la hora del gasto de energía mágica.

Como tenía la réplica del Capitán de la Guardia Real de la Reina, el lancero tenía una experiencia que consiguió suprimir a Noah.

“¿Necesitas ayuda?” Preguntó Spencer, el mago de oscuridad, mientras se burlaba de su compañero.

Ese joven fue golpeado por Sasha la maga de luz que lo acalló mientras animaba al espadachín mágico.

Cerca de ambos estaban Gabriel y Dennis hablando con el Príncipe Artorius sobre el combate que estaba sucediendo.

El mago espacial Dennis, la maga de luz Sasha, el espadachín mágico Noah, el mago de oscuridad Spencer y el mago de maldición Gabriel conformaban los primeros cinco miembros del grupo.

Luego estaba el príncipe Artorius y ella.

La Directora de la Academia, Merlín Meredith y Cécile Leroux conformaban los nueve miembros del grupo y faltaba uno.

Érica se giró en dirección a la voz que le había hablado de repente y se encontró con una joven en sus veintitantos años.

Una mujer de cabello negro y ojos celestes y un rostro agradable a la vista.

Estaba usando una túnica ajustada de maga de múltiples colores que enfatizaba las curvas y le estaba sonriendo mientras daba la mano.

“Morgan Bourdon. Maga de elementos.” Saludó la mujer con una sonrisa.

“Érica Reynolds, maga de hielo.” Dijo Érica en calma.

A los otros miembros los conocía ya fuera que luchó contra ellos en el torneo internacional o como los rangos SS que era altamente conocidos.

No obstante, de todo el grupo la única persona que no conocía era la mujer que estaba al frente de ella.

Conocida por ser una maga de elementos similar a la Reina Margaret, había una que otra hazaña en nombre de esta joven de rango S.

“Es un buen hechizo. La réplica que lo controla es muy hábil.” Dijo Morgan centrándose en la lucha del lancero de hielo en contra de Noah.

Érica no se sorprendió que supiera cómo funcionaba el hechizo, ya que la idea no era innovadora, pero si la aplicación.

El lancero estaba mejorado con todo lo que ella había aprendido y los movimientos que podía realizar era similar a lo que el cuerpo real podía hacer a pesar de que era un cuerpo de hielo.

Y por tal razón, Noah no podía vencerlo, aunque usara magia de fuego.

“Lo es. Aunque puede mejorar.” Murmuró Érica distrayéndose de vuelta.

Había leído las notas, pero lamentablemente situaciones como esta la estaban fastidiando, aunque comprendía que los demás miembros necesitaban ver sus capacidades para tener confianza.

Estas reuniones les permitiría conocerse mejor para de esa manera cuando estuvieran en el interior del portal pudieran cooperar.

Así que lo tenía que aguantar y más ahora que una de sus preocupaciones había disminuido.

Esperaba que Aurora, Alice y Akira salieran rápido de cuarentena para de esa manera ponerse al día.

Después de todo, era agradable tener consejos de unas expertas.

******

Alice, que estaba respondiendo mensajes para calmar aquellos que compañeros que estaban preocupados, escuchó una caminata de ida y vuelta.

Cuando quiso abrir una bolsa de papitas, los pasos se detuvieron.

“¿Por qué estás tan relajada?” Preguntó Akira revelando una expresión preocupada y molesta.

“¿Por qué debería preocuparme?” Cuestionó Alice honestamente.

“¡Porque Shao Ya y Santiago son rehenes del demente de Kong Tian!” Replicó Akira enfadándose por su honesta duda.

Alice al escuchar el enfado levantó la mirada y observó a esa jovencita que parecía tensa por la situación.

Cuando salieron se encontraron que Kong Tian había enloquecido y había tomado rehenes luego de que su huida fracasara.

Entre los rehenes se encontraba Shao Ya y Santiago que la estuvo acompañando y ahora ambos y otro grupo estaban metidos en el edificio con Kong Tian.

Que según su madre no estaba bien mentalmente.

“Lo siento… Estoy preocupada.” Murmuró Akira cuando recibió su mirada.

Se dio cuenta de que estaba ansiosa y que estaba gritando dirigiendo sus emociones hacia ella, que parecía indiferente.

“Lo entiendo.” Respondió Alice y levantándose, se acercó y le dio dos palmaditas en el hombro y ordenó. “Ve a descansar. Mi madre y padre están aquí. Ambos son rangos SSS y solucionarán todo sin que ocurra nada preocupante.”

Akira la observó detenidamente y Alice devolvió la mirada con una confianza única.

Era la confianza que buscaba para que pudiera descansar.

Habían salido del portal y sin tener tiempo entraron en cuarentena mientras que no sabían lo que ocurría.

Aurora en este momento estaba con las demás autoridades informando del tema de Tang Bai y buscando una solución para lo de Kong Tian.

Sus padres estaban con ella y ambos podían moverse cuando fuera necesario.

Lo único que necesitaban era que las autoridades dieran el permiso final y su madre estaba siguiendo el camino diplomático, porque tenía todo en control.

Ella podría rescatarlos antes de que Kong Tian hiciera algo… Tal era la confianza en su madre y ahora Akira lo sintió.

“Yo… Lo siento. Y gracias.” Murmuró Akira y evitando su mirada, bajó la cabeza y murmuró. “Eres buena para consolar.”

¿Por qué unas palabras dichas así no más? Alice que la observaba se dio cuenta de que esa mujer tenía confianza en ella, lo suficiente como para calmarse cuando le hablara.

Habían pasado varias horas esperando en cuarentena y recién en este momento la calmó.

“En realidad debes pagarme. Así que tienes que pagar varias cenas.” Respondió Alice de inmediato.

“Varias cenas, ¿eh? Bastante caro.” Murmuró Akira mientras los labios se inclinaban en una sonrisa.

“¿Soy buena o no?” Cuestionó Alice y al ver que Akira se reía divertida por su respuesta, le señaló el sofá de la sala y ordenó. “Ve a dormir. Estás cansada y no has dormido bien anoche.”

Esta era la primera vez de Akira en un portal y la dificultad aumentó en gran medida y más por los traidores que estaban involucrados, así que fue obvio que estaba cansada.

Se notaba en su rostro y lo peor fue que cuando volvió a la tierra se enteró de que Shao Ya y Santiago estaban en peligro, preocupándola aún más.

“Si no fuera porque me estás cobrando, creería que alguien te remplazo…” Murmuró Akira y mientras se iba al sofá, agregó. “La Alice que conozco no es tan amable.”

Alice se detuvo al oír los murmullos de Akira y levantó su ceja, pero agitó la cabeza y salió de la habitación.

Antes tuvo que encargarse de comunicarse con los estudiantes para tratar de tranquilizarlos y si bien no le contó todo, buscó una manera de que no se preocupara.

No era su trabajo, pero ella lo tomó como una manera de ayudar a su hermana que ahora estaba ocupada.

¿Estaba siendo más amable?

Alice revisó el reloj holográfico y leyó los mensajes del grupo, entonces también leyó un mensaje que no había respondido.

Arwa el-Hossain, la hija del Rey de Arabia, le envió un mensaje corto preguntando como le fue.

Alice la había encontrado en Ankara y fue de ayuda, pero no le había dado su número y ella supuso que el idiota se lo había dado.

Había cambiado… Tal idea apareció en su mente y si bien era inevitable, no pensó que el cambio fuera tan grande.

Esperaba que el cambio de su cuerpo en oscuridad pura fuera lo que sorprendiera, pero ahora se daba cuenta de que el verdadero cambio era emocional.

Ella no era de consolar a las personas, al menos no del modo tranquilizador que había utilizado con Akira.

También el cambio iba más allá.

Arwa era una de las pocas personas que ella conocía fuera de aquellos que conoció por su hermana y eso incluía a todos los estudiantes o al grupo de Akira.

“…”

Antes de que se diera cuanta, Alice respondió el mensaje y luego al obtener muchas respuestas creyó que fue un error responderle a esa mujer.

“Es habladora…” Murmuró Alice en voz baja.

La mayoría eran preguntas, pero no sobre el portal, al menos no sobre lo que ocurría o porque las autoridades no informaban al mundo sobre el supuesto éxito.

Se trataban de preguntas curiosas sobre fauna o temas sin importancia y era la prueba de que Arwa no quería averiguar nada importante y simplemente quería hablar.

Que fuera tan habladora chocaba con ella que era más del tipo silencioso y…

“Tomate tu tiempo para responder…”

Alice leyó el último mensaje y una sonrisa se deslizó en sus labios por un segundo.

A pesar de que se habían visto pocas veces, esa mujer parecía comprender cuáles eran sus límites y siempre actuaba en ese límite sin ser demasiado molesta, pero siendo curiosa.

Justo cuando estaba por responder, levantó la cabeza y vio al idiota mirándola desde el final del pasillo.

Estaban en el mismo centro de cuarentena en habitaciones apartadas y ahora es la primera vez que se reencontraban.

“¿Y?” Preguntó Alice dejando el reloj holográfico y entonces mirando a ese hombre que se acercaba, cuestionó. “¿Alguna solución para el fracaso?”

¿Cómo era posible que Kong Tian se volviera loco y reaccionara tomando rehenes?

Había una posibilidad que se tratara de la gente que le pagó o lo contrato le hiciera algo, pero un rango SS no era para nada débil y se protegería bien en esa clase de negocios.

Alice había esperado que se iniciara un juicio, ya que creía que Kong Tian actuaria por ese medio en donde tendría mayores oportunidades.

Y, sin embargo, Kong Tian terminó tomando rehenes, sorprendiendo incluso a sus padres.

La única razón que ella podía encontrar era el hombre que estaba delante de ella.

“A todos le gusta un poco de improvisación, ¿no?” Respondió Hermes y al ver que ella no sonreía, murmuró. “No te preocupes, me encargaré de todo.”

Había querido aligerar el humor y no lo consiguió.

“Estoy dudando en dejar que un novato se encargue de todo.” Dijo Alice observando a ese hombre.

La manera que él frunció el ceño revelando esa molestia tan natural antes de suspirar sin ni siquiera quejarse, mejoró su humor más que un tonto chiste.

Fue aún mejor, ya que el idiota ni siquiera se excusó.

Él hizo algo en contra de Kong Tian que llevó a ese hombre a un estado complejo y ahora había tomado rehenes.

Específicamente a dos personas que ella conocía y para alguien que supuestamente tenía todo en control, tal error era una prueba del fracaso como novato.

“Lo solucionaré.” Dijo Hermes y luego de dar un suspiro, señaló. “Solo necesito tu ayuda.”

Alice observó la seriedad de ese hombre y luego asintió.

Esperaba que estaba vez no lo arruinara.

******

Agatha escuchó la reunión principal mientras estaba aburrida.

“Han escuchado la confesión de Tang Bai. ¡Kong Tian fue quien organizó todo! ¡Él fue el asesino de cientos de personas!” Gritó Tao Cheng en voz alta.

“No pueden tomar la confesión de él como verdad. No sabemos lo que verdaderamente ocurrió y no hemos escuchado la otra parte de la historia.” Dijo el representante de la familia Kong.

“¿Te refieres que necesitamos escuchar a la persona que tiene secuestrado a inocentes y que no quiere hablar?” Cuestionó Shao Fen elevando su voz.

“Calma. Debemos mantener la calma.” Dijo Sun Jian queriendo controlar la atmosfera.

Y la discusión volvió a iniciar otra vez mientras la familia Kong hacía lo que podía para resistir la embestida de la Familia Tao que perdió a gente por el portal y la Familia Shao cuya heredara estaba en atrapada con Kong Tian.

Todo mientras el jefe actual de la Familia Sun, Sun Jian trataba de mantener cierta paz.

Todos escucharon la confesión de Tang Bai y la razón por la cual no se estaban moviendo era por Sun Zhong que estaba en una esquina frunciendo el ceño.

Perdió a Xu Long un rango SS y también perdería a Tang Bai el otro rango SS nacional y ahora estaba por perder a Kong Tian.

Tang Bai iba a ir preso y Agatha se iba a encargar de que Kong Tian también vaya preso.

“No vamos a ir a ningún lado de este modo.” Dijo Antón interviniendo y caminando a la mesa, expuso. “Lo primero que necesitamos hacer es rescatar a esas personas.”

Aurora también estaba presente en esta reunión y su esposo intervino, ya que notó que su hija estaba molestándose cada vez más.

No le gustaba la manera que la Familia Sun y Kong retrasaban todo, uno porque no deseaba que la situación escalera y perdiera otro rango SS y la otra porque deseaba proteger a su rango SS.

La Familia Tao estaba enojada porque la gente muriera, pero estaba hablando de usuarios de habilidades y no de las personas normales.

Cada parte protegía sus intereses y si bien Sun Zhong buscaba los intereses de la nación, seguía apuntando para su propio lado.

“Necesitamos evitar un combate y…”

“Lo evitaremos.” Intervino Antón y observando a los presentes, reveló. “Lo hemos hecho antes.”

Se estaba refiriendo a la batalla en Los Ángeles, en donde él luchó en contra del gigante que vino del otro mundo y en donde si bien la batalla inicio, no hubo daño real para la ciudad.

Hubo un silencio y Agatha que había extendido sus sentidos para revisar los rehenes y que nadie entrara, se detuvo.

Vio a alguien moviéndose.

“Entiendo. Nos moveremos.” Dijo Sun Zhong finalmente decidido.

Lamentablemente…

“Alguien se nos ha adelantado.” Murmuró Agatha en calma.

Alguien quería terminar lo que había comenzado.


Comentarios del capítulo: (1)


Cuando se juntan varios días sin capítulo empiezo a morderme las uñas. Me falta mi droga de The Guardian jajaja.

1