tg-capitulo-577
TG - Capítulo 577
35393
766

Improvisación.

Capítulo 577: Improvisación.

Ruidos de batallas eran escuchados por Érica que estaba concentrada en el reloj holográfico.

La noticia de que la expedición salió del portal y que el Duodécimo Portal Abismal fue cerrado fue publicada.

El inconveniente era que a pesar de que pasaron unas horas desde lo sucedido, las autoridades no informaron abiertamente que ocurrió.

Había muchos muertos, ya que ese portal tragó a mucha gente, pero no revelaron nada, aun así…

“Luego pagó la cena y les cuento lo sucedido. Aunque nosotras estamos bien.” –TheSimplicityOfLife

Ese fue el último mensaje de Aurora que abiertamente le revelaba que ella, Akira y Alice salieron ilesas de ese portal.

No había enviado más mensajes, pero…

“Deberían pagar ustedes la cena.” –AliceSacredPapitas.

Alice seguía comunicándose enviando varios mensajes y aunque todos dijeran que esa glotona era indiferente, Érica sabía que le enviaba mensajes para relajarlos a todo.

Algo estaba sucediendo.

Por tal razón, las autoridades chinas no comunicaban detalles de lo sucedido y nadie hablaba abiertamente, a pesar de que técnicamente ya era hora de hablar de lo que fuera que ocurrieron en el portal. 

Los paranoicos suponían que las autoridades chinas trataban de ocultar algo, pero Érica fue informada de la situación en la que estaba Aurora y Alice junto a la Familia Shao y Xu.

Sintiendo que su energía mágica se drenaba con mayor rapidez, Érica escuchó unos pasos a su espalda.

“Ese es un excelente hechizo.”

Érica levantó la mirada al ruido de la batalla y vio el lancero de hielo luchando en contra de Noah Munk el espadachín mágico de la academia Merlín.

Los antiguos estudiantes de rango A de la academia atrajeron la atención de la Reina, quien les brindo las herramientas para ascender de rango y ahora el grupo que fue de temer en el torneo internacional eran rangos S.

Ese espadachín mágico se estaba enfrentando al lancero y a diferencia de lo uno esperaría, cuando un lancero de hielo se enfrentaba a la magia de fuego de un espadachín estaban empatando.

Érica había mejorado el lancero de hielo y le había dado una mejor armadura a la vez que pulió todo lo necesario, logrando que ahora su lancero fuera no solo fuerte y resistente, sino que económico a la hora del gasto de energía mágica.

Como tenía la réplica del Capitán de la Guardia Real de la Reina, el lancero tenía una experiencia que consiguió suprimir a Noah.

“¿Necesitas ayuda?” Preguntó Spencer, el mago de oscuridad, mientras se burlaba de su compañero.

Ese joven fue golpeado por Sasha la maga de luz que lo acalló mientras animaba al espadachín mágico.

Cerca de ambos estaban Gabriel y Dennis hablando con el Príncipe Artorius sobre el combate que estaba sucediendo.

El mago espacial Dennis, la maga de luz Sasha, el espadachín mágico Noah, el mago de oscuridad Spencer y el mago de maldición Gabriel conformaban los primeros cinco miembros del grupo.

Luego estaba el príncipe Artorius y ella.

La Directora de la Academia, Merlín Meredith y Cécile Leroux conformaban los nueve miembros del grupo y faltaba uno.

Érica se giró en dirección a la voz que le había hablado de repente y se encontró con una joven en sus veintitantos años.

Una mujer de cabello negro y ojos celestes y un rostro agradable a la vista.

Estaba usando una túnica ajustada de maga de múltiples colores que enfatizaba las curvas y le estaba sonriendo mientras daba la mano.

“Morgan Bourdon. Maga de elementos.” Saludó la mujer con una sonrisa.

“Érica Reynolds, maga de hielo.” Dijo Érica en calma.

A los otros miembros los conocía ya fuera que luchó contra ellos en el torneo internacional o como los rangos SS que era altamente conocidos.

No obstante, de todo el grupo la única persona que no conocía era la mujer que estaba al frente de ella.

Conocida por ser una maga de elementos similar a la Reina Margaret, había una que otra hazaña en nombre de esta joven de rango S.

“Es un buen hechizo. La réplica que lo controla es muy hábil.” Dijo Morgan centrándose en la lucha del lancero de hielo en contra de Noah.

Érica no se sorprendió que supiera cómo funcionaba el hechizo, ya que la idea no era innovadora, pero si la aplicación.

El lancero estaba mejorado con todo lo que ella había aprendido y los movimientos que podía realizar era similar a lo que el cuerpo real podía hacer a pesar de que era un cuerpo de hielo.

Y por tal razón, Noah no podía vencerlo, aunque usara magia de fuego.

“Lo es. Aunque puede mejorar.” Murmuró Érica distrayéndose de vuelta.

Había leído las notas, pero lamentablemente situaciones como esta la estaban fastidiando, aunque comprendía que los demás miembros necesitaban ver sus capacidades para tener confianza.

Estas reuniones les permitiría conocerse mejor para de esa manera cuando estuvieran en el interior del portal pudieran cooperar.

Así que lo tenía que aguantar y más ahora que una de sus preocupaciones había disminuido.

Esperaba que Aurora, Alice y Akira salieran rápido de cuarentena para de esa manera ponerse al día.

Después de todo, era agradable tener consejos de unas expertas.

******

Alice, que estaba respondiendo mensajes para calmar aquellos que compañeros que estaban preocupados, escuchó una caminata de ida y vuelta.

Cuando quiso abrir una bolsa de papitas, los pasos se detuvieron.

“¿Por qué estás tan relajada?” Preguntó Akira revelando una expresión preocupada y molesta.

“¿Por qué debería preocuparme?” Cuestionó Alice honestamente.

“¡Porque Shao Ya y Santiago son rehenes del demente de Kong Tian!” Replicó Akira enfadándose por su honesta duda.

Alice al escuchar el enfado levantó la mirada y observó a esa jovencita que parecía tensa por la situación.

Cuando salieron se encontraron que Kong Tian había enloquecido y había tomado rehenes luego de que su huida fracasara.

Entre los rehenes se encontraba Shao Ya y Santiago que la estuvo acompañando y ahora ambos y otro grupo estaban metidos en el edificio con Kong Tian.

Que según su madre no estaba bien mentalmente.

“Lo siento… Estoy preocupada.” Murmuró Akira cuando recibió su mirada.

Se dio cuenta de que estaba ansiosa y que estaba gritando dirigiendo sus emociones hacia ella, que parecía indiferente.

“Lo entiendo.” Respondió Alice y levantándose, se acercó y le dio dos palmaditas en el hombro y ordenó. “Ve a descansar. Mi madre y padre están aquí. Ambos son rangos SSS y solucionarán todo sin que ocurra nada preocupante.”

Akira la observó detenidamente y Alice devolvió la mirada con una confianza única.

Era la confianza que buscaba para que pudiera descansar.

Habían salido del portal y sin tener tiempo entraron en cuarentena mientras que no sabían lo que ocurría.

Aurora en este momento estaba con las demás autoridades informando del tema de Tang Bai y buscando una solución para lo de Kong Tian.

Sus padres estaban con ella y ambos podían moverse cuando fuera necesario.

Lo único que necesitaban era que las autoridades dieran el permiso final y su madre estaba siguiendo el camino diplomático, porque tenía todo en control.

Ella podría rescatarlos antes de que Kong Tian hiciera algo… Tal era la confianza en su madre y ahora Akira lo sintió.

“Yo… Lo siento. Y gracias.” Murmuró Akira y evitando su mirada, bajó la cabeza y murmuró. “Eres buena para consolar.”

¿Por qué unas palabras dichas así no más? Alice que la observaba se dio cuenta de que esa mujer tenía confianza en ella, lo suficiente como para calmarse cuando le hablara.

Habían pasado varias horas esperando en cuarentena y recién en este momento la calmó.

“En realidad debes pagarme. Así que tienes que pagar varias cenas.” Respondió Alice de inmediato.

“Varias cenas, ¿eh? Bastante caro.” Murmuró Akira mientras los labios se inclinaban en una sonrisa.

“¿Soy buena o no?” Cuestionó Alice y al ver que Akira se reía divertida por su respuesta, le señaló el sofá de la sala y ordenó. “Ve a dormir. Estás cansada y no has dormido bien anoche.”

Esta era la primera vez de Akira en un portal y la dificultad aumentó en gran medida y más por los traidores que estaban involucrados, así que fue obvio que estaba cansada.

Se notaba en su rostro y lo peor fue que cuando volvió a la tierra se enteró de que Shao Ya y Santiago estaban en peligro, preocupándola aún más.

“Si no fuera porque me estás cobrando, creería que alguien te remplazo…” Murmuró Akira y mientras se iba al sofá, agregó. “La Alice que conozco no es tan amable.”

Alice se detuvo al oír los murmullos de Akira y levantó su ceja, pero agitó la cabeza y salió de la habitación.

Antes tuvo que encargarse de comunicarse con los estudiantes para tratar de tranquilizarlos y si bien no le contó todo, buscó una manera de que no se preocupara.

No era su trabajo, pero ella lo tomó como una manera de ayudar a su hermana que ahora estaba ocupada.

¿Estaba siendo más amable?

Alice revisó el reloj holográfico y leyó los mensajes del grupo, entonces también leyó un mensaje que no había respondido.

Arwa el-Hossain, la hija del Rey de Arabia, le envió un mensaje corto preguntando como le fue.

Alice la había encontrado en Ankara y fue de ayuda, pero no le había dado su número y ella supuso que el idiota se lo había dado.

Había cambiado… Tal idea apareció en su mente y si bien era inevitable, no pensó que el cambio fuera tan grande.

Esperaba que el cambio de su cuerpo en oscuridad pura fuera lo que sorprendiera, pero ahora se daba cuenta de que el verdadero cambio era emocional.

Ella no era de consolar a las personas, al menos no del modo tranquilizador que había utilizado con Akira.

También el cambio iba más allá.

Arwa era una de las pocas personas que ella conocía fuera de aquellos que conoció por su hermana y eso incluía a todos los estudiantes o al grupo de Akira.

“…”

Antes de que se diera cuanta, Alice respondió el mensaje y luego al obtener muchas respuestas creyó que fue un error responderle a esa mujer.

“Es habladora…” Murmuró Alice en voz baja.

La mayoría eran preguntas, pero no sobre el portal, al menos no sobre lo que ocurría o porque las autoridades no informaban al mundo sobre el supuesto éxito.

Se trataban de preguntas curiosas sobre fauna o temas sin importancia y era la prueba de que Arwa no quería averiguar nada importante y simplemente quería hablar.

Que fuera tan habladora chocaba con ella que era más del tipo silencioso y…

“Tomate tu tiempo para responder…”

Alice leyó el último mensaje y una sonrisa se deslizó en sus labios por un segundo.

A pesar de que se habían visto pocas veces, esa mujer parecía comprender cuáles eran sus límites y siempre actuaba en ese límite sin ser demasiado molesta, pero siendo curiosa.

Justo cuando estaba por responder, levantó la cabeza y vio al idiota mirándola desde el final del pasillo.

Estaban en el mismo centro de cuarentena en habitaciones apartadas y ahora es la primera vez que se reencontraban.

“¿Y?” Preguntó Alice dejando el reloj holográfico y entonces mirando a ese hombre que se acercaba, cuestionó. “¿Alguna solución para el fracaso?”

¿Cómo era posible que Kong Tian se volviera loco y reaccionara tomando rehenes?

Había una posibilidad que se tratara de la gente que le pagó o lo contrato le hiciera algo, pero un rango SS no era para nada débil y se protegería bien en esa clase de negocios.

Alice había esperado que se iniciara un juicio, ya que creía que Kong Tian actuaria por ese medio en donde tendría mayores oportunidades.

Y, sin embargo, Kong Tian terminó tomando rehenes, sorprendiendo incluso a sus padres.

La única razón que ella podía encontrar era el hombre que estaba delante de ella.

“A todos le gusta un poco de improvisación, ¿no?” Respondió Hermes y al ver que ella no sonreía, murmuró. “No te preocupes, me encargaré de todo.”

Había querido aligerar el humor y no lo consiguió.

“Estoy dudando en dejar que un novato se encargue de todo.” Dijo Alice observando a ese hombre.

La manera que él frunció el ceño revelando esa molestia tan natural antes de suspirar sin ni siquiera quejarse, mejoró su humor más que un tonto chiste.

Fue aún mejor, ya que el idiota ni siquiera se excusó.

Él hizo algo en contra de Kong Tian que llevó a ese hombre a un estado complejo y ahora había tomado rehenes.

Específicamente a dos personas que ella conocía y para alguien que supuestamente tenía todo en control, tal error era una prueba del fracaso como novato.

“Lo solucionaré.” Dijo Hermes y luego de dar un suspiro, señaló. “Solo necesito tu ayuda.”

Alice observó la seriedad de ese hombre y luego asintió.

Esperaba que estaba vez no lo arruinara.

******

Agatha escuchó la reunión principal mientras estaba aburrida.

“Han escuchado la confesión de Tang Bai. ¡Kong Tian fue quien organizó todo! ¡Él fue el asesino de cientos de personas!” Gritó Tao Cheng en voz alta.

“No pueden tomar la confesión de él como verdad. No sabemos lo que verdaderamente ocurrió y no hemos escuchado la otra parte de la historia.” Dijo el representante de la familia Kong.

“¿Te refieres que necesitamos escuchar a la persona que tiene secuestrado a inocentes y que no quiere hablar?” Cuestionó Shao Fen elevando su voz.

“Calma. Debemos mantener la calma.” Dijo Sun Jian queriendo controlar la atmosfera.

Y la discusión volvió a iniciar otra vez mientras la familia Kong hacía lo que podía para resistir la embestida de la Familia Tao que perdió a gente por el portal y la Familia Shao cuya heredara estaba en atrapada con Kong Tian.

Todo mientras el jefe actual de la Familia Sun, Sun Jian trataba de mantener cierta paz.

Todos escucharon la confesión de Tang Bai y la razón por la cual no se estaban moviendo era por Sun Zhong que estaba en una esquina frunciendo el ceño.

Perdió a Xu Long un rango SS y también perdería a Tang Bai el otro rango SS nacional y ahora estaba por perder a Kong Tian.

Tang Bai iba a ir preso y Agatha se iba a encargar de que Kong Tian también vaya preso.

“No vamos a ir a ningún lado de este modo.” Dijo Antón interviniendo y caminando a la mesa, expuso. “Lo primero que necesitamos hacer es rescatar a esas personas.”

Aurora también estaba presente en esta reunión y su esposo intervino, ya que notó que su hija estaba molestándose cada vez más.

No le gustaba la manera que la Familia Sun y Kong retrasaban todo, uno porque no deseaba que la situación escalera y perdiera otro rango SS y la otra porque deseaba proteger a su rango SS.

La Familia Tao estaba enojada porque la gente muriera, pero estaba hablando de usuarios de habilidades y no de las personas normales.

Cada parte protegía sus intereses y si bien Sun Zhong buscaba los intereses de la nación, seguía apuntando para su propio lado.

“Necesitamos evitar un combate y…”

“Lo evitaremos.” Intervino Antón y observando a los presentes, reveló. “Lo hemos hecho antes.”

Se estaba refiriendo a la batalla en Los Ángeles, en donde él luchó en contra del gigante que vino del otro mundo y en donde si bien la batalla inicio, no hubo daño real para la ciudad.

Hubo un silencio y Agatha que había extendido sus sentidos para revisar los rehenes y que nadie entrara, se detuvo.

Vio a alguien moviéndose.

“Entiendo. Nos moveremos.” Dijo Sun Zhong finalmente decidido.

Lamentablemente…

“Alguien se nos ha adelantado.” Murmuró Agatha en calma.

Alguien quería terminar lo que había comenzado.


Comentarios del capítulo: (1)


Cuando se juntan varios días sin capítulo empiezo a morderme las uñas. Me falta mi droga de The Guardian jajaja.

1

tg-capitulo-578
TG - Capítulo 578
35432
767

Rehenes.

Capítulo 578: Rehenes.

El interior del edificio de centro de mando estaba en silencio.

Los investigadores, científicos, guardias y todas las personas que estuvieron en el interior cuando Kong Tian enloqueció estaban sentados en la sala más grande del edificio.

Shao Ya era una de ellas y ella se movía revisando las condiciones de las personas mientras compartía comida que reunieron.

Fueron tomados de rehén por Kong Tian… Tal idea era sorprendente e inexplicable.

¿Por qué Kong Tian haría algo como eso? No tenía sentido.

¿Algo sucedió en el interior del portal abismal? ¿Alice, Aurora y Akira estaban bien? Shao Ya se mordió los labios por un segundo antes de sentir que alguien le tocaba el hombro.

Al girarse vio a Santiago tan serio como siempre, pero la fuerza y el apoyo que él emanaba era incuestionable.

Como un caballero la estaba protegiendo no solamente de enemigos, sino que también la apoyaba en contra de su ansiedad.

Para ser un hombre poco hablador, sus acciones decían mucho.

“Gracias.” Murmuró Shao Ya y mirando a la gente, pidió. “Mantengan la calma. Por ahora seguiremos distribuyendo la comida hasta esperar que todo se solucione.”

A diferencia de lo que uno esperaría de estar de rehén tan de repente por un hombre admirado por todos, la gente estaba en calma.

No se trataba de civiles y personas normales, sino que investigadores y miembros de las autoridades, así que tenían cierta resistencia a estos temas.

Fue agradable para Shao, Ya que sentía que le costaría controlar a un grupo inestable y si bien que fuera alguien de la familia Shao ayudaba, la autoridad en momentos de tensión no lo era todo.

“Si nos llega a faltar comida, trataré de hablar con Kong Tian.” Dijo Shao Ya y al darse cuenta de que la gente le agradecía mientras estaba más tranquila, se retiró a su esquina.

Santiago la siguió como siempre y ambos se volvieron a sentar mientras Shao Ya miraba a la gente.

Ella también estaba ansiosa por Kong Tian y lo que podría hacer.

No le agradaba ese hombre, ya que lo había conocido múltiples veces antes cuando ella estaba bajo al cuidado de su madre, pero nunca había esperado que hiciera algo como esto.

Y estaba aún más ansiosa al no saber qué había ocurrido con Aurora, Alice y Akira.

Se mencionó que estaban bien antes de que Kong Tian apareciera, pero luego de eso no hubo ninguna noticia y en este momento este lugar no tenía conexión con el exterior.

Kong Tian había sellado todo.

¿Estaban bien? O…

“…”

Shao Ya volvió a sentir la mano de Santiago entrelazada con la de ella dándole fuerza y él le dio una sonrisa suave llena de calma y calidez.

“No te queda esa sonrisa.” Murmuró Shao Ya al darse cuenta de que él trataba de copiarle.

Era ella quien daba esa clase de sonrisas y si bien Santiago se veía guapo, lo de él era ser un hombre silencioso y obediente.

“Lo sé. Solo trato de ver si te animaba.” Respondió Santiago y acercándose a ella, susurró. “Y no te preocupes por las tres. Tienen más experiencia que nosotros dos juntos.”

Al apartarse le dio una rara sonrisa honesta y animada.

Aurora y Alice tenían una experiencia abrumadora y un historial que superaba a expertos de su edad.

Akira se involucró con esas hermanas y desde que viajó a África hace ya tiempo, su historial también tenía una que otras misiones que una adolescente no debería haber hecho.

Preocuparse por ellas que eran más fuertes que ambos parecían no tener sentido, pero…

“Son imprudentes y corren riesgos.” Refunfuño Shao Ya logrando que Santiago sonriera aún más.

“Y tú eres una mujer sobre protectora.” Replicó Santiago y de inmediato recibió un codazo de ella por tratarla de esa manera.

Aun así, Shao Ya sonrió algo divertida por como ese hombre la animaba y estaba a su lado.

Lo estuvo cuando su madre la llamo para que volviera a la familia y la estaba apoyando en todo momento, siempre estando presente con los brazos abiertos para apoyarla.

Y a pesar de que él era tan agradable, no le exigía nada.

Aceptando que ella tenía obligaciones con su familia, obligaciones que tal vez los separaran y aun con tales obligaciones, él lo aceptaba y la acompañaba.

Ese lado de caballero que iba con ella hasta el final era encantador y aunque a veces le gustaría que él fuera más proactivo, le gustaba de esa manera.

Se enamoró de un caballero…

“¡Basta! ¡Cállate! ¡Cállate! ¡Somos uno!”

La voz de Kong Tian estalló y con esa voz vino una oleada de calor sofocante que provocó que la gente que no eran usuarios de habilidades gimiera de sorpresa.

Shao Ya lanzó un hechizo de magia de curación para reducir la presión del calor en los cuerpos.

“¡Silencio! ¡No! ¡NO! ¡Somos uno!”

La voz se elevó y con ello la presión que Kong Tian emanó y el calor provocó que otros empezaran a palidecer.

Incluso ella sintió que el calor aumentaba cada vez más rápido.

“¡Detente! Hablemos y… ¡Basta!”

Esta vez el aire desapareció de inmediato y a pesar de que ella intentó respirar no pudo hacerlo.

La gente también tuvo dificultades y Oscar se movió usando su escudo para crear una barrera que cubriera a la gente.

Evitó el calor, pero no la falta de aire, y Shao Ya tuvo que lanzar otro hechizo de magia de curación para darle al cuerpo el oxígeno que necesitaba.

No quería que mucha gente usara sus habilidades, ya que no deseaban atraer la atención de Kong Tian, pero la intensidad aumentó y los magos de la sala se movieron.

Un mago de aire lanzó un hechizo que generó aire para todos, mientras que otros se juntaban para instalar una barrera.

Era una barrera que habían planeado en caso de que algo sucediera y resistió la embestida del control de los elementales de Kong Tian.

Aunque la barrera tembló y la fuerza aumentó del otro lado.

“No sobreviviremos si sigue así.” Dijo un mago que sostenía la barrera.

En esta sala no estaban ningún rango S, ya que no era donde esos guardias se quedaban y la mayoría eran de rango A.

Soportar, aunque sea el descontrol emocional de un rango SS era imposible para ellos.

Kong Tian estaba enloqueciendo y su falta de control los iba a matar indirectamente.

“Hablaré con él.” Dijo Shao Ya y sintiendo la tensión de Santiago, señaló. “Necesitamos que consiga calmarse… O todos moriremos.”

Decían que los magos de rango SS podían crear un dominio del elemento que controlaba, pero Kong Tian como un elementalista parecía controlar los elementales en un instante.

Lo que significaba que si enloquecía podía terminar matándolos a todos.

Ella no sabía lo que estaban haciendo las autoridades, pero ella tenía que ayudar a la gente y evitar que murieran.

Santiago le dio una mirada y luego agitó la cabeza mientras se levantaba.

“Eres igual de imprudentes que ellas.” Murmuró Santiago cuando ambas salieron de la barrera.

Ese hombre levantó una barrera con su escudo evitando que el descontrol de los elementos los afectara y ambos salieron de la sala, moviéndose por el pasillo hacia la sala de control principal.

“Cálmate… Él nos hizo algo. El director era peligroso. Sí seguimos… Libertad…. No, no, ya somos libre… Libertad…”

En una misma voz se combinaron dos tonos como si fueran dos entidades diferentes y Shao Ya que recibió la mirada de Santiago, se dio cuenta de que la situación parecía grave.

¿Kong Tian tenía personalidades múltiples? Ella había estudiado medicina y tenía un título y si bien las enfermedades mentales no eran su campo principal, había estudiado del tema.

Aquellos que padecían un trastorno de personalidad múltiple podía ser afectados por hechizos y esa personalidad podía obtener conciencia propia.

Los magos de alto rango podían causar tales efectos y en otras medidas la magia demoniaca o el Caos podía hacer lo mismo.

La manera que gritaba ‘libertad’… Shao Ya esperaba que él no fuera un adorador de Larzura.

Acercándose mientras escuchaba los gruñidos, ella finalmente abrió la puerta y ambos fueron empujados hacia atrás por el viento del interior.

El fuego surgía, el viento se agitaba y a veces el agua se movía mientras que el suelo se agrietaba y en medio de esa sala ya destruida estaba Kong Tian cerrando los ojos.

Sus facciones cambiaban como si él estuviera en una batalla por el control de su propio cuerpo.

“Kong Tian estás lastimando a los demás.” Dijo Shao Ya luego de vacilar por un momento.

Kong Tian abrió sus ojos y una onda de viento involuntario fue lanzado hacia ella y antes de que la tocara, Santiago dio un paso adelante usando su escudo y barrera para protegerlos a ambos.

Fueron empujados, pero ese ataque de rango S pudo ser detenido por Santiago a pesar de que era un rango A.

“No está funcionando. No parará… Lo necesito a él. Él me hizo algo.” Murmuró Kong Tian hablando a la nada y mientras se levantaba le dirigió la mirada a ella y agregó. “Ese director está relacionado con Alice… Y tú estás relacionado con esa mujer.”

La mirada de ese hombre cambió y Shao Ya supo que estaba apuntando a ella.

El silencio surgió y entonces el ascensor que daba a esta sala funcionó distrayéndolos a ambos.

Segundo a segundo pasó y Shao Ya sintió la presión de estar atrapada con ese lunático cuyos sentidos parecían estar perdidos.

Entonces la puerta del ascensor se abrió y un hombre se reveló desde el interior.

Cabello negro y ojos rojos, los rasgos de ese hombre eran agradables a la vista y nadie podía negar que era guapo.

El traje de marca también resaltaba y más cuando el físico de ese hombre era bastante perfecto.

Sin embargo, lo que destacó no fue los ojos rojos, sino que la sonrisa juguetona que tenía en su rostro.

“¿Me buscabas?” Preguntó el Director Hermes sin ocultar la sonrisa en su rostro.

“Tú…” 

Kong Tian abrió los ojos y extendió su mano utilizando un elemental para condensar una mano de aire que atrapó al director y lo atrajo de inmediato.

Shao Ya escuchó el crujir de huesos y vio como Hermes escupía sangre por la fuerza aplastante, pero…

—Vete y llévate a todos de aquí.

Una voz apareció en la mente de Shao Ya y ella de inmediato se movió.

“¡¿Qué me has hecho?!”

Antes de irse vio como Kong Tian golpeaba en contra el suelo al director Hermes mientras le rompía los huesos y vomitaba sangre.

Sin embargo, ella se movió de manera automática y junto a Santiago se dirigió con rapidez a donde estaban con todos los demás.

Entonces, al abrir la puerta y entrar a la barrera, se giró viendo la oscuridad que se formó en la puerta.

“Entren.” Ordenó Shao Ya de inmediato a las personas que estaban aturdidas.

La gente estaba aturdida sin saber que sucedía y no reaccionaron ante su orden.

“¡¿Dime que me has hecho?! ¡AHORA!”

El rugido de Kong Tian fue escuchado en esta sala y esta vez no hubo descontrol de los elementales, sino que una onda que movilizó a la gente.

Todos entraron a la puerta de oscuridad que se había abierto, entonces Shao Ya fue la última con Santiago.

Lo ultimó que escuchó fueron los gritos y golpes, pero también escuchó una risa mezclada entre el dolor.

Y todo el grupo salieron afuera del edificio.

“¿Qué sucede? ¿Qué ocurre?” Cuestionó Sun Zhong en voz alta a la gente que aparecía desde la oscuridad.

Sin embargo, la respuesta vino del edificio cuando los elementales finalmente se mostraron.

Fuego, tierra, agua y viento… Shao Ya había visto elementales durante su vida, pero estos eran diferentes.

Eran como mezclas de muchos elementales y diferentes partes atadas entre sí y parecían enloquecidos mientras rodeaban el edificio.

El viento cubrió todo, la tierra surgió para proteger el edificio, bolas de fuego volaron amenazantes y el agua cortaba todo a su paso mientras giraba alrededor del edificio.

Todo junto formaba un tipo de defensa de rango SS que amenazaba a cualquiera que se atreviera a entrar.

Shao Ya recibió la mirada de ese anciano de rango SS y abrió su boca.

“No lo sé…” Respondió en voz baja.

¿Qué acababa de ocurrir? El Director Hermes entró a la sala y toda la atención de Kong Tian fue dirigida a él.

A pesar de que el Hermes se enfrentaba a un rango SS y fue sorprendido, no parecía asustado… Shao Ya todavía recordaba la risa.

Si bien había salido del edificio, podía sentir la tensión en el aire como si algo malo estuviera por suceder.

“¡Abran la barrera! ¡Ahora!” Gritó Sun Zhong.

También comprendió que algo iba a ocurrir, pero a diferencia de lo que todos esperaban, únicamente él y su gente fueron los únicos atacaron.

Mientras que la Luz de Plata y el Gigante de Acero permanecieron al lado de sus hijas y Akira.

Al ver a Aurora, Alice y Akira, Shao Ya sonrió… Sin que nada más importara.


mode_commentComentario de Evil_Warlord

Me disculpo por los retrasos.


Comentarios del capítulo: (0)