tg-capitulo-578
TG - Capítulo 578
35432
767

Rehenes.

Capítulo 578: Rehenes.

El interior del edificio de centro de mando estaba en silencio.

Los investigadores, científicos, guardias y todas las personas que estuvieron en el interior cuando Kong Tian enloqueció estaban sentados en la sala más grande del edificio.

Shao Ya era una de ellas y ella se movía revisando las condiciones de las personas mientras compartía comida que reunieron.

Fueron tomados de rehén por Kong Tian… Tal idea era sorprendente e inexplicable.

¿Por qué Kong Tian haría algo como eso? No tenía sentido.

¿Algo sucedió en el interior del portal abismal? ¿Alice, Aurora y Akira estaban bien? Shao Ya se mordió los labios por un segundo antes de sentir que alguien le tocaba el hombro.

Al girarse vio a Santiago tan serio como siempre, pero la fuerza y el apoyo que él emanaba era incuestionable.

Como un caballero la estaba protegiendo no solamente de enemigos, sino que también la apoyaba en contra de su ansiedad.

Para ser un hombre poco hablador, sus acciones decían mucho.

“Gracias.” Murmuró Shao Ya y mirando a la gente, pidió. “Mantengan la calma. Por ahora seguiremos distribuyendo la comida hasta esperar que todo se solucione.”

A diferencia de lo que uno esperaría de estar de rehén tan de repente por un hombre admirado por todos, la gente estaba en calma.

No se trataba de civiles y personas normales, sino que investigadores y miembros de las autoridades, así que tenían cierta resistencia a estos temas.

Fue agradable para Shao, Ya que sentía que le costaría controlar a un grupo inestable y si bien que fuera alguien de la familia Shao ayudaba, la autoridad en momentos de tensión no lo era todo.

“Si nos llega a faltar comida, trataré de hablar con Kong Tian.” Dijo Shao Ya y al darse cuenta de que la gente le agradecía mientras estaba más tranquila, se retiró a su esquina.

Santiago la siguió como siempre y ambos se volvieron a sentar mientras Shao Ya miraba a la gente.

Ella también estaba ansiosa por Kong Tian y lo que podría hacer.

No le agradaba ese hombre, ya que lo había conocido múltiples veces antes cuando ella estaba bajo al cuidado de su madre, pero nunca había esperado que hiciera algo como esto.

Y estaba aún más ansiosa al no saber qué había ocurrido con Aurora, Alice y Akira.

Se mencionó que estaban bien antes de que Kong Tian apareciera, pero luego de eso no hubo ninguna noticia y en este momento este lugar no tenía conexión con el exterior.

Kong Tian había sellado todo.

¿Estaban bien? O…

“…”

Shao Ya volvió a sentir la mano de Santiago entrelazada con la de ella dándole fuerza y él le dio una sonrisa suave llena de calma y calidez.

“No te queda esa sonrisa.” Murmuró Shao Ya al darse cuenta de que él trataba de copiarle.

Era ella quien daba esa clase de sonrisas y si bien Santiago se veía guapo, lo de él era ser un hombre silencioso y obediente.

“Lo sé. Solo trato de ver si te animaba.” Respondió Santiago y acercándose a ella, susurró. “Y no te preocupes por las tres. Tienen más experiencia que nosotros dos juntos.”

Al apartarse le dio una rara sonrisa honesta y animada.

Aurora y Alice tenían una experiencia abrumadora y un historial que superaba a expertos de su edad.

Akira se involucró con esas hermanas y desde que viajó a África hace ya tiempo, su historial también tenía una que otras misiones que una adolescente no debería haber hecho.

Preocuparse por ellas que eran más fuertes que ambos parecían no tener sentido, pero…

“Son imprudentes y corren riesgos.” Refunfuño Shao Ya logrando que Santiago sonriera aún más.

“Y tú eres una mujer sobre protectora.” Replicó Santiago y de inmediato recibió un codazo de ella por tratarla de esa manera.

Aun así, Shao Ya sonrió algo divertida por como ese hombre la animaba y estaba a su lado.

Lo estuvo cuando su madre la llamo para que volviera a la familia y la estaba apoyando en todo momento, siempre estando presente con los brazos abiertos para apoyarla.

Y a pesar de que él era tan agradable, no le exigía nada.

Aceptando que ella tenía obligaciones con su familia, obligaciones que tal vez los separaran y aun con tales obligaciones, él lo aceptaba y la acompañaba.

Ese lado de caballero que iba con ella hasta el final era encantador y aunque a veces le gustaría que él fuera más proactivo, le gustaba de esa manera.

Se enamoró de un caballero…

“¡Basta! ¡Cállate! ¡Cállate! ¡Somos uno!”

La voz de Kong Tian estalló y con esa voz vino una oleada de calor sofocante que provocó que la gente que no eran usuarios de habilidades gimiera de sorpresa.

Shao Ya lanzó un hechizo de magia de curación para reducir la presión del calor en los cuerpos.

“¡Silencio! ¡No! ¡NO! ¡Somos uno!”

La voz se elevó y con ello la presión que Kong Tian emanó y el calor provocó que otros empezaran a palidecer.

Incluso ella sintió que el calor aumentaba cada vez más rápido.

“¡Detente! Hablemos y… ¡Basta!”

Esta vez el aire desapareció de inmediato y a pesar de que ella intentó respirar no pudo hacerlo.

La gente también tuvo dificultades y Oscar se movió usando su escudo para crear una barrera que cubriera a la gente.

Evitó el calor, pero no la falta de aire, y Shao Ya tuvo que lanzar otro hechizo de magia de curación para darle al cuerpo el oxígeno que necesitaba.

No quería que mucha gente usara sus habilidades, ya que no deseaban atraer la atención de Kong Tian, pero la intensidad aumentó y los magos de la sala se movieron.

Un mago de aire lanzó un hechizo que generó aire para todos, mientras que otros se juntaban para instalar una barrera.

Era una barrera que habían planeado en caso de que algo sucediera y resistió la embestida del control de los elementales de Kong Tian.

Aunque la barrera tembló y la fuerza aumentó del otro lado.

“No sobreviviremos si sigue así.” Dijo un mago que sostenía la barrera.

En esta sala no estaban ningún rango S, ya que no era donde esos guardias se quedaban y la mayoría eran de rango A.

Soportar, aunque sea el descontrol emocional de un rango SS era imposible para ellos.

Kong Tian estaba enloqueciendo y su falta de control los iba a matar indirectamente.

“Hablaré con él.” Dijo Shao Ya y sintiendo la tensión de Santiago, señaló. “Necesitamos que consiga calmarse… O todos moriremos.”

Decían que los magos de rango SS podían crear un dominio del elemento que controlaba, pero Kong Tian como un elementalista parecía controlar los elementales en un instante.

Lo que significaba que si enloquecía podía terminar matándolos a todos.

Ella no sabía lo que estaban haciendo las autoridades, pero ella tenía que ayudar a la gente y evitar que murieran.

Santiago le dio una mirada y luego agitó la cabeza mientras se levantaba.

“Eres igual de imprudentes que ellas.” Murmuró Santiago cuando ambas salieron de la barrera.

Ese hombre levantó una barrera con su escudo evitando que el descontrol de los elementos los afectara y ambos salieron de la sala, moviéndose por el pasillo hacia la sala de control principal.

“Cálmate… Él nos hizo algo. El director era peligroso. Sí seguimos… Libertad…. No, no, ya somos libre… Libertad…”

En una misma voz se combinaron dos tonos como si fueran dos entidades diferentes y Shao Ya que recibió la mirada de Santiago, se dio cuenta de que la situación parecía grave.

¿Kong Tian tenía personalidades múltiples? Ella había estudiado medicina y tenía un título y si bien las enfermedades mentales no eran su campo principal, había estudiado del tema.

Aquellos que padecían un trastorno de personalidad múltiple podía ser afectados por hechizos y esa personalidad podía obtener conciencia propia.

Los magos de alto rango podían causar tales efectos y en otras medidas la magia demoniaca o el Caos podía hacer lo mismo.

La manera que gritaba ‘libertad’… Shao Ya esperaba que él no fuera un adorador de Larzura.

Acercándose mientras escuchaba los gruñidos, ella finalmente abrió la puerta y ambos fueron empujados hacia atrás por el viento del interior.

El fuego surgía, el viento se agitaba y a veces el agua se movía mientras que el suelo se agrietaba y en medio de esa sala ya destruida estaba Kong Tian cerrando los ojos.

Sus facciones cambiaban como si él estuviera en una batalla por el control de su propio cuerpo.

“Kong Tian estás lastimando a los demás.” Dijo Shao Ya luego de vacilar por un momento.

Kong Tian abrió sus ojos y una onda de viento involuntario fue lanzado hacia ella y antes de que la tocara, Santiago dio un paso adelante usando su escudo y barrera para protegerlos a ambos.

Fueron empujados, pero ese ataque de rango S pudo ser detenido por Santiago a pesar de que era un rango A.

“No está funcionando. No parará… Lo necesito a él. Él me hizo algo.” Murmuró Kong Tian hablando a la nada y mientras se levantaba le dirigió la mirada a ella y agregó. “Ese director está relacionado con Alice… Y tú estás relacionado con esa mujer.”

La mirada de ese hombre cambió y Shao Ya supo que estaba apuntando a ella.

El silencio surgió y entonces el ascensor que daba a esta sala funcionó distrayéndolos a ambos.

Segundo a segundo pasó y Shao Ya sintió la presión de estar atrapada con ese lunático cuyos sentidos parecían estar perdidos.

Entonces la puerta del ascensor se abrió y un hombre se reveló desde el interior.

Cabello negro y ojos rojos, los rasgos de ese hombre eran agradables a la vista y nadie podía negar que era guapo.

El traje de marca también resaltaba y más cuando el físico de ese hombre era bastante perfecto.

Sin embargo, lo que destacó no fue los ojos rojos, sino que la sonrisa juguetona que tenía en su rostro.

“¿Me buscabas?” Preguntó el Director Hermes sin ocultar la sonrisa en su rostro.

“Tú…” 

Kong Tian abrió los ojos y extendió su mano utilizando un elemental para condensar una mano de aire que atrapó al director y lo atrajo de inmediato.

Shao Ya escuchó el crujir de huesos y vio como Hermes escupía sangre por la fuerza aplastante, pero…

—Vete y llévate a todos de aquí.

Una voz apareció en la mente de Shao Ya y ella de inmediato se movió.

“¡¿Qué me has hecho?!”

Antes de irse vio como Kong Tian golpeaba en contra el suelo al director Hermes mientras le rompía los huesos y vomitaba sangre.

Sin embargo, ella se movió de manera automática y junto a Santiago se dirigió con rapidez a donde estaban con todos los demás.

Entonces, al abrir la puerta y entrar a la barrera, se giró viendo la oscuridad que se formó en la puerta.

“Entren.” Ordenó Shao Ya de inmediato a las personas que estaban aturdidas.

La gente estaba aturdida sin saber que sucedía y no reaccionaron ante su orden.

“¡¿Dime que me has hecho?! ¡AHORA!”

El rugido de Kong Tian fue escuchado en esta sala y esta vez no hubo descontrol de los elementales, sino que una onda que movilizó a la gente.

Todos entraron a la puerta de oscuridad que se había abierto, entonces Shao Ya fue la última con Santiago.

Lo ultimó que escuchó fueron los gritos y golpes, pero también escuchó una risa mezclada entre el dolor.

Y todo el grupo salieron afuera del edificio.

“¿Qué sucede? ¿Qué ocurre?” Cuestionó Sun Zhong en voz alta a la gente que aparecía desde la oscuridad.

Sin embargo, la respuesta vino del edificio cuando los elementales finalmente se mostraron.

Fuego, tierra, agua y viento… Shao Ya había visto elementales durante su vida, pero estos eran diferentes.

Eran como mezclas de muchos elementales y diferentes partes atadas entre sí y parecían enloquecidos mientras rodeaban el edificio.

El viento cubrió todo, la tierra surgió para proteger el edificio, bolas de fuego volaron amenazantes y el agua cortaba todo a su paso mientras giraba alrededor del edificio.

Todo junto formaba un tipo de defensa de rango SS que amenazaba a cualquiera que se atreviera a entrar.

Shao Ya recibió la mirada de ese anciano de rango SS y abrió su boca.

“No lo sé…” Respondió en voz baja.

¿Qué acababa de ocurrir? El Director Hermes entró a la sala y toda la atención de Kong Tian fue dirigida a él.

A pesar de que el Hermes se enfrentaba a un rango SS y fue sorprendido, no parecía asustado… Shao Ya todavía recordaba la risa.

Si bien había salido del edificio, podía sentir la tensión en el aire como si algo malo estuviera por suceder.

“¡Abran la barrera! ¡Ahora!” Gritó Sun Zhong.

También comprendió que algo iba a ocurrir, pero a diferencia de lo que todos esperaban, únicamente él y su gente fueron los únicos atacaron.

Mientras que la Luz de Plata y el Gigante de Acero permanecieron al lado de sus hijas y Akira.

Al ver a Aurora, Alice y Akira, Shao Ya sonrió… Sin que nada más importara.


mode_commentComentario de Evil_Warlord

Me disculpo por los retrasos.


Comentarios del capítulo: (0)


tg-capitulo-579
TG - Capítulo 579
35434
768

Inesperado.

Capítulo 579: Inesperado.

Sonido de golpes retumbaban mientras en el interior de la sala de mando Kong Tian golpeaba a Hermes.

Lo golpeó con la mano de viento y mientras el director sangraba.

Golpe tras golpe, los brazos del director se torcieron, los huesos salieron y la sangre surgió.

“¿Dime que me has hecho?” Gritó Kong Tian con ira.

Libertad…

Antes de que pudiera actuar, la voz surgió en su mente y la segunda alma quiso surgir evitando que controlara los elementales.

El dolor fue intenso y Kong Tian rugió con ira mientras se acercaba y golpeaba a Hermes en el suelo, pateándolo incesantemente.

Lo siguió golpeando hasta que se dio cuenta de que ese hombre no soltaba ningún grito de dolor y fue entonces cuando se retiró.

La segunda alma a veces le impedía controlar los elementales y otras veces distorsionaba sus emociones imposibilitando que se calmara.

Sin embargo, en este momento la lucidez volvió y él se alejó, observando lo que había hecho.

“…”

El Director Hermes estaba tirado en el piso con las piernas rotas y los huesos saliendo mientras la sangre brotaba de las heridas viertas.

Su cabeza, espalda e incluso parte de sus brazos sangraba y parecía que fue arrollado por un camión, pero igualmente no soltaba grito de dolor o miedo.

“¿Qué me has hecho?” Cuestionó Kong Tian.

Era un elementalista de rango SS y tenía un cuerpo fuerte gracias a todas las mejoras que utilizó en su cuerpo, así que era suficiente para aplastar a ese hombre.

La ira se elevó de vuelta y la su segunda alma trató de surgir, pero lo aplacó en silencio.

El director se arrastró por el piso mientras dejaba manchas de sangre por el suelo y entonces se dio vuelta al apoyarse con la pared.

El cabello estaba manchado de sangre y las heridas en el rostro eran visibles, pero los ojos rojos seguían brillando con fuerza.

Todo mientras esbozaba una sonrisa como si estuviera viendo a través de él.

“Dime que me has hecho… Libertad… Libertad…”

Cuando Kong Tian trató de hablar otra voz salió de él y esta vez con mayor ímpetu, controlando su brazo que apuntó hacia Hermes como si buscara ayuda.

“Dos almas en un mismo ser… Qué cualidad tan única. No me había dado cuenta. Era de esperarse que algo inesperado sucediera contigo.” Dijo Hermes mientras sonreía.

La sangre salía a borbotones de sus heridas y al hablar prácticamente escupía sangre y aun con todas las heridas le sonreía.

La sonrisa de alguien que disfrutaba lo inesperado.

Un director que disfrutaría que sus actores improvisaran.

Kong Tian controló de vuelta su segunda alma y dio un paso atrás, cauteloso de la mirada de ese hombre.

“¿Quién eres?” Cuestionó Kong Tian mientras trataba de condensar un ataque.

No podía hacer que sus elementales se reunieran preparando un ataque y él vaciló manteniendo la guardia en alta.

Sin perder de vista al hombre que estaba al frente de él, Kong Tian abrió su boca y…

“¿Qué eres?” Preguntó de vuelta.

La mirada del hombre se volvió seria como si estuviera por hacer algo y…

“Por favor. No me digas que piensas que algo en el otro lado me cambio. Puede que haya tenido relaciones sexuales con una alienígena. Sin embargo, no me he contagiado con ningún bicho. Si es que sabes a lo que me refiero.”

La respuesta de ese hombre fue divertida y agitó la cabeza como si la pregunta le pareciera estúpida.

Todo mientras las heridas seguían sangrando y como si todavía no pudiera contenerse, continuó.

“Supongo que tu segunda alma se hizo cargo de varias neuronas para primero preguntar quién soy y más estúpidamente que soy…” Dijo el hombre con desprecio y revelando una sonrisa, señaló. “Deberías preguntar por qué lo estoy haciendo.”

La sonrisa, los ojos rojos llenos de diversión y el tono tan juguetón que usaba dejaba en evidencia que estaba jugando con él.

Divirtiéndose por sus reacciones, disfrutando ver sus respuestas y verlo sufrir.

Era peligroso… Sumamente peligrosa.

Kong Tian lo supo de inmediato y agitó su mano, forzando a los elementales para que lanzaran todos los ataques hacia ese hombre y…

“…”

Nada sucedió.

Los elementales se resistieron a su control, movidos por un deseo de liberación, como si este momento estuvieran dispuestos a todo para ser libres.

Durante todo el tiempo previo, los elementales permanecieron en silencio, obedientes y controlados, incluso cuando su alma luchaba por controlarlos.

Sin embargo, ahora fue diferente… Toda la fuerza que guardaron la estaban usando en este momento para escapar de su control.

El momento necesario.

“Tú…”

“Oh, por fin te das cuenta. Mis palabras nunca fueron para ti. Aunque no esperaba que tu segunda alma fuera afectada.” Dijo el hombre y sonriendo, murmuró. “Mis palabras fueron para aquellos que están atrapados, que fueron torturados y usados. Lo más bajo de lo más bajo… Para aquellos que han caído.”

La última palabra cambió todo.

Los elementales surgieron de su anillo, uno tras de otro, amenazante por querer escapar, por querer devorarlo, y aunque Kong Tian lo trató de detener, su segunda alma también amenazó por escapar, dejándolo inmóvil.

Todo mientras al frente de sus ojos veía como el cuerpo de Hermes se recuperaba.

Los huesos volvieron a ajustarse, las heridas se cerraron y ese hombre se levantó sacudiéndose la ropa sucia y frunciendo el ceño por la sangre y su traje roto.

“Era un traje de diseñador. Que decepción.” Murmuró y luego levantando la cabeza, preguntó. “¿Quién ordenó el asesinato de Aurora Campbell?”

Como un martilló la pregunta golpeó su mente, una y otra vez, destrozando sus defensas y aunque los artefactos de seguridad se activaron para protegerlo, la pregunta perforó en su mente.

Sus recuerdos se autodestruían mientras ese hombre avanzaba y en el fondo de su mente una fuerza mental escondida surgió para repelerlo.

“Oh. Psiónico. Curioso, muy curioso.”

Kong Tian gruñó cuando la fuerza psiónica fue destrozada y su mente quedo en blanco cuando los recuerdos y memorias desaparecieron de su mente antes de que ese hombre lo alcanzara.

Hermes no expresó ira al no poder identificar lo que sucedía, sino que sonrió como si lo inesperado lo divirtiera.

A pesar de que Kong Tian se resistía y trataba de quitar la influencia de su mente, la fuerza continuaba presionando, rebuscando y robando todo a su paso.

Él levantó la mirada y se encontró con los ojos rojos del director, que seguía mostrando una sonrisa divertida.

“Morirás. Y ni siquiera tus amigos que se ocultan detrás de tu espalda te salvaran. No te preocupes, lo haré lento para que sientas todo el dolor.” Dijo el hombre sonriendo divertido y entonces mirando a los anillos, agregó. “Han caído en lo más bajo, dominados y controlados. Convertidos en herramientas a las órdenes de un lunático. Usted los que nacen de la más pura naturaleza se han convertido en monstruosidades que van en contra de la propia naturaleza. Ahora pueden ser libre… Ahora es el momento. Luchen por su libertad y recuerden que entre más bajo caen, más alto se elevan.”

Al terminar sus palabras, los elementales rompieron los anillos desatándose por la fuerza de la voz que los empujaba a enloquecer y Kong Tian los vio volar a su alrededor.

Aquellos elementales que utilizó mientras lo alimentaban con otros elementales para fortalecerlos lo miraron y…

“HAAAA!”

Se dirigieron a él para asesinarlo.

******

“¡HAAAAAAAAAAAA!”

Un grito de dolor vino del interior del edificio y Sun Zhong se movió golpeando la pared con sus armas, queriendo abrir una brecha.

Algo sucedía… Algo estaba ocurriendo y era imposible no reconocer el grito de dolor de Kong Tian.

“¡Muévanse! ¡Ataquen! ¡Ahora!” Rugió Sun Zhong en voz alta.

Notó de reojo que su gente y los guardias atacaban, pero los paladines se mantuvieron estoicos, al igual que el Gigante de Acero y la Luz de Plata.

Ellos ya sacaron a quienes quería y lo que sucediera desde este momento no estaba relacionado con ellos.

También era una forma de decirle que no los hubiera hecho esperar tanto.

Sun Zhong se concentró y balanceó su espada varias veces, pero la tierra se levantó para defenderse y proteger el edificio.

Los elementales eran seres naturales y nacían de los mismos elementos, lo que significaba que su control sobre la magia era incuestionable… Y ahora la densidad de los elementos aumentaba apoyando a los elementales.

Sun Zhong se detuvo y balanceó otra vez la espada cortando la barrera de piedra lo suficiente para abrir una grieta y entonces entró al edificio y se dirigió al ascensor.

“¡HAAAAAA!”

Podía sentir el descontrol de los elementos y el grito de sufrimiento de Xu Long que lentamente disminuía en fuerza.

Era similar con la presencia que se reducía cada vez más y Sun Zhong saltó hacia arriba por el camino del ascensor y entonces al llegar al piso que buscaba abrió la puerta a la fuerza.

El interior, los elementales rodeaban a Kong Tian mientras el pobre hombre gritaba de dolor.

El fuego quemaba el cuerpo con un fuego tan abrumador que dio la impresión de que el elemental estaba furioso.

Luego el aire cortó la carne, destrozando la ropa y los artefactos, mientras cortaba profundamente, y entonces la tierra surgió, atravesándolo y empalándolo por todas partes.

Perforando cada órgano tan solo para que el agua se moviera inundando los órganos.

Y todo era visto por el Director Hermes, que mantenía una sonrisa en su rostro, disfrutando la escena.

“¡Aléjate!” Ordenó Sun Zhong y ese hombre se retiró levantando la mano como si nada sucediera.

Entonces, cuando él estuvo por acercarse para detener a Kong Tian los elementales se movieron al unísono.

Consumiéndose ellos mismos desgarraron el cuerpo de Kong Tian expulsando una onda que lo mantuvo lejos.

Kong Tian dejó de gritar y su cuerpo cayó al suelo muerto, tan solo para ser consumido por las últimas fuerzas de los elementales, antes de que se desvanecieran.

******

Agatha que había despedido a sus hijas para que volvieran a casa, bostezó y observó la noche, entonces se adentró al edificio principal que había rodeado el portal abismal ya desvanecido.

Los paladines de la Iglesia del Tiempo y el Espacio se llevaron a Tang Bai y Kong Tian murió... China perdió tres rangos SS en un periodo corto de tiempo.

Tres rangos SS era una perdida enorme y ella seguía aquí, ya que quería asegurarse de que nadie apuntara a sus hijas.

Kong Tian conspiró con Tang Bai y desencadenó el Duodécimo Portal Abismal cooperando con sectarios.

En el interior, Xu Long fue engañado por la raza que esperaba en el otro lado y fue devorado por una criatura.

Todo mientras Kong Tian fallaba en asesinar a su hija y Tang Bai al ser traicionado se rendía y contaba todos los detalles.

Y cuando Kong Tian escapó saliendo del portal y las autoridades lo quisieron detener, decidió tomar rehenes y secuestrarlos hasta que finalmente se volvió loco y fue consumido por sus propios elementales.

Elementales que había esclavizado y usado durante años y que le guardaban rencor y deseaban vengarse… Tal idea era la que se estaba extendiendo afuera.

Sin embargo, Sun Zhong fue el último que vio con vida a Kong Tian y había visto al hombre que estuvo con ese rango SS.

Por supuesto, ese no era su problema y Alice no le mencionó nada ni tampoco le dijo que hiciera algo, así que ella no iba a intervenir con respecto a ese supuesto director.

“¡Debes detenerlo! ¡Interrogarlo!”

“Ya está detenido y lo he interrogado. Mencionó que los elementales consumieron a Kong Tian… Y yo también vi lo mismo.”

La voz era del representante de la Familia Kong que estaba enfurecido por lo sucedido.

El único individuo que estuvo presente con Kong Tian era el Director Hermes, que fue detenido y estaba bajo arresto.

Sin embargo, ¿qué podría hacer un simple hombre que no era usuario de habilidades? No se trataba de que le creyeran, sino que lo revisaron y ese fue el resultado.

El representante de la Familia Kong únicamente buscaba alguien para echar la culpa y que recibiera la ira de que ellos perdieran un rango SS.

Agatha sin esperar, tocó la puerta y vio que Sun Zhong abría la entrada.

“Estamos esperando que van a decir.” Dijo Agatha desde el inicio y observando a ambos, se concentró en Sun Zhong y señaló. “La iglesia les dará esta concesión a ustedes.”

Le estaba diciendo que lo que fuera que ellos anunciaran al público lo apoyarían y era una concesión porque ella quería silenciar algunos temas.

El primero era que se diera a conocer que Kong Tian quiso asesinar a Aurora y la razón era que podía causar un escándalo y atraer a la gente que daría sus razones y teorías sin sentido, molestando a su hija.

También no quería que ellos le jugaran sucio y culparan a sus dos hijas de cualquier estupidez y si eso sucedía, Agatha respondería.

Incluso si su hija era culpable, era bastante fácil crear una ilusión realista y hacerla pasar por el pasado nombrando a Aión, aunque no quería llegar a ese punto.

“Xu Long fue en contra de mis hijas. Todos lo vieron y nadie dijo nada. Si Alice no fuera un rango SS probablemente él podría haber intentado asesinarla o algo peor.” Dijo Agatha observando a ambos.

La mirada que daba dejaba ver que estaba enfadada y enojada por ese asunto y la furia de alguien que tenía la Iglesia del Tiempo y el Espacio a su espalda no era una broma.

Quizás hace tiempo había dejado de aparecer y moverse tan abiertamente, pero aquellos que recordaban como trabajaba, sabría que nunca iba con rodeos.

Y ahora estaba apuntando de que quien inicio todo fue Xu Long y si bien murió por la raza del otro mundo, no quería que nadie se hiciera ideas raras.

“Sí, he escuchado de los demás lo sucedido. De eso hablaremos abiertamente.” Dijo Sun Zhong en calma.

“Sin embargo, todavía estamos en investigación sobre el asunto con el joven maestro.” Dijo el representante de la familia Kong y observando a Sun Zhong, declaró. “Ahora no está para defenderse y solo tenemos acusaciones vacías que dañan su reputación.”

La familia Kong continuaría incluso si no tenían un rango SS y lo último que tenían que hacer era proteger la reputación de Kong Tian.

La pérdida de un rango SS era un gran golpe para la familia que aumentaría si se anunciaba que ese mismo rango SS fue quien desencadenó el Duodécimo Portal Abismal y fue la causa de cientos de muertes.

Y eran cientos, ya que muchas personas desaparecieron en el portal y alrededor de treinta volvieron.

“Lo hablaremos luego.” Ordenó Sun Zhong dándole una mirada para que el representante se fuera.

No quería discutir los asuntos de la nación abiertamente y ese hombre asintió antes de retirarse.

Entonces, cuando quedaron solos, Sun Zhong se sentó suspirando totalmente exhausto.

“Hemos perdido tres rangos SS… Y uno murió al frente mío sin que pudiera hacer nada.” Murmuró Sun Zhong totalmente exhausto.

A Agatha no le importaba el estado mental de ese viejo.

Los rangos SS era una muestra de poder de las naciones y eran utilizados tanto para las negociaciones internacionales como para dar calma a la gente.

Y ahora mismo dos terminaron traicionando a la gente con el portal y uno de ellos se volvió loco de poder queriendo asesinar las personas del interior.

Lo peor era que Kong Tian era miembro de la Familia Kong y tenía una gran reputación en estas tierras.

¿Cómo se le diría a la gente?

“Te daré un consejo… No busques culpables o excusas.” Dijo Agatha mirando al anciano.

No era una amenaza, era un consejo honesto y le estaba diciendo que no apuntara a culpar a otro por las acciones de Kong Tian.

El único objetivo culpable de algún modo era el director Hermes y si la gente buscaba encontraría quien verdaderamente era, pero eso mismo era el problema.

Si lo culpaban podría terminar perdiendo más de lo que les había quedado.

“Te dejaré descansar. Luego comunícame lo que decidirán.” Dijo Agatha al salir.

Sun Zhong se notaba cansado y ella dejó que el viejo descansara.

Dándole tiempo para pensar antes de que cometiera un error del que se arrepentiría.


Comentarios del capítulo: (0)