historia-la-caida-capitulo-46
Historia La Caída Capitulo 46
35861
783

Historia Paralela La Caída Capítulo 46: Un mal inicio.

Historia Paralela La Caída Capítulo 46: Un mal inicio.

En una sala de conferencias, varios periodistas de Francia y de otras partes del mundo estaban presente.

Esta sala de conferencia estaba en el Palacio de Eliseo en París, Francia, y hoy los periodistas franceses y de otras partes del mundo estaban reunidos para la conferencia del nuevo presidente.

El nuevo presidente Fabien Piaget, conocido por ser un supremacista de las habilidades, obtuvo la victoria gracias a su política a favor de los usuarios de habilidades.

Había ganado apoyo entre los usuarios de habilidades y la gente común, que no deseaba que algo como la guerra civil estadounidense volviera a suceder.

Y ese hombre se había convertido en el nuevo presidente.

“Tomen asiento. El Señor Presidente está por venir.” Dijo el secretario del presidente.

Los periodistas obedecieron y se sentaron en las diferentes sillas que estaban en el interior de la sala mientras observaban la plataforma principal.

Esta era la primera conferencia oficial del presidente y muchos tenían los ojos puestos en esta nación.

La atención era mayor desde que el Sumo Pontífice Adrián, que investigaba secretos europeos, fue asesinado junto a sus más allegados.

Desestabilizó por completo a la Iglesia del Orden y obligó a la iglesia a entrar en un estado de alerta.

Algunos periodistas conocedores hablaban de que el asesinato al Sumo Pontífice fue perpetrado por una secta en modo de advertencia.

Aunque nadie podía estar seguro y lo que estaba claro era que la tensión se podía sentir en el aire y Europa estaba envuelta en una niebla de preocupación y tensión.

Entonces el nuevo Presidente de Francia llegó.

Fabien Piaget llevaba un traje de color negro y era joven, con un cabello marrón claro bien cuidado y un físico entrenado raro entre los magos de rango S.

“Bienvenidos a todos y gracias por estar aquí.”

Con ese saludo, Fabien habló agradeciendo al apoyo de los votantes y luego detalló los planes que tenía con su equipo y los objetivos.

Habló de los usuarios de habilidades y de los cambios que deseaba traer, de los nuevos superhéroes que estaban surgiendo y que lo apoyaron durante su campaña y luego también de la seguridad de Francia.

Entonces se acercó al tema más importante.

“En estos momentos de tensión, cuando gente importante ha sido cruelmente asesinada, nosotros debemos estar unidos. No solamente como nación, sino que como europeos.” Dijo Fabien y en voz alta, reveló. “Mi objetivo es cooperar con otros políticos de otras naciones para estrechar lazos y unirnos como uno.”

Los periodistas sacaron fotos y algunos anotaron mientras escuchaban la declaración de unión y ambición del hombre.

La Unión Europea seguía vigente en este momento, pero no era tanto como antes y las naciones tenían problemas en sus propios países, lo que hizo que se apartaran entre ellos.

Sin embargo, el hombre estaba hablando de estrechar los lazos con las naciones vecinas y de la región europea, buscando profundizar la unión.

No era raro cuando políticos de otras naciones también buscaban lo mismo y muchos de ellos cooperaban o tenían alguna relación con Fabien.

Entonces, mientras el hombre hablaba de su ambición, un teléfono de un periodista vibró y luego otro y otro hasta que todos los teléfonos vibraron.

Fabien que estaba hablando lo notó… No, en este punto todos notaron como la expresión de los periodistas cambiaban y aquellos que leyeron los mensajes revelaron expresiones serias, casi atónitas.

“¿Señor Presidente, usted tiene un plan para gobernar Europa?” Preguntó uno de los periodistas y…

“¿Es verdad que se vio involucrado en asuntos ilegales?”

“¿Quiere iniciar una guerra para gobernar?”

“¿El ejército francés que lo apoya es corrupto?”

“¿Cooperó con sectarios?”

“¿Su equipo ocultó los crímenes de los nuevos superhéroes?”

“¿Trabaja junto a otras naciones para controlar Europa?”

Las preguntas surgieron al instante una tras otra y la expresión de Fabien Piaget quedo en blanco mientras era bombardeado por preguntas de todo tipo.

Los periodistas se amotinaron y levantaron queriendo respuesta, pero los miembros de seguridad se acercaron y sacaron al nuevo presidente que todavía seguía aturdido.

El Presidente Fabien que salía escoltado observó a su gente y uno de ellos se acercó.

“Un extenso informe ha sido filtrado… El plan de unir Europa fue filtrado.”

Tales palabras lo dejaron impactado por un segundo, pero Fabien era un hombre ambicioso que buscaba unir Europa bajo el poder de los usuarios de habilidades.

El futuro evolutivo de la raza humana y como un hombre decidido respondió de inmediato.

“Haz que todos empiecen.”

Una orden clara y decisiva… Que iba dirigida a todos los militares no solamente de Francia, sino que de varios países en toda Europa.

Había que iniciar el plan para unir Europa antes de tiempo.

******

Un crucero de guerra, acompañado de dos fragatas y tres destructores, guiaban un portaviones.

Todos tenían la bandera francesa y en el frente estaba el crucero altamente equipado y actualizado con las últimas mejoras mágicas disponibles.

Runas, círculos mágicos y otras defensas mágicas estaban instaladas por todo el armazón del crucero, mientras que las armas estaban encantadas para dar una mayor potencia de disparo.

Era lo último en tecnología y la Almirante de Francia estaba en el puente de mando del crucero dirigiendo.

Era una mujer de cabello rubio que fue ascendida a este puesto y que estaba al mando de la armada francesa a las órdenes del presidente Fabien.

“¿Cómo se filtró?” Cuestionó la mujer en voz alta.

Estaba leyendo el informe que se filtró y lo que la hizo mover los buques a sus órdenes.

Un informe extenso que incluía los planes del Presidente Fabien y detallaba los nombres de todos los involucrados, no solamente de Francia, sino que de varias naciones, y entre todos los nombres ella estaba incluida.

Entre los detalles sobre ella estaban como ella se hizo en control de varios buques navales y tenía el control de una parte de la marina francesa.

Y era cierto.

Cada barco que la estaba siguiendo en este momento estaba en su total control y cada uno de los marineros y militares que estaban presentes eran partes del plan que Fabien llevaba.

Ese hombre era el líder de Francia, pero en otras naciones otras cooperaban y ya se habían filtrado en el ejército y en la armada.

Muchos querían hacer un nuevo mundo para los usuarios de habilidades y algunos estaban dispuestos a ser extremos.

“Almirante, los barcos españoles y portugueses se unirán a nosotros.” Informó el capitán del crucero de guerra.

La Almirante levantó la cabeza y notó cinco destructores españoles y cuatro fragatas portuguesas que se acercaban.

Enviadas por aquellos que buscaban el mismo objetivo de unir Europa con los usuarios de habilidades a la cabeza.

No estaban tan actualizados como los de ellos, pero el objetivo de hoy eran individuos que no requerían tanta fuerza.

“Creo que esto es suficiente para controlar la ciudad Atlántida y la Empresa Cosmos.” Murmuró la Almirante dando una sonrisa.

¿Y que si el plan se había filtrado? Ellos seguirían con el plan, incluso si tenían que iniciar una guerra en toda Europa.

La situación estaba tensa por los informes y nadie quería hacer el primer movimiento, queriendo respuesta, pero ella iba a ser quien iniciara la mecha de lo que estaba por estallar.

Iba por la Ciudad Atlántida que la Empresa Cosmos estaba construyendo en medio del mar y el objetivo principal era la tecnología que esa empresa tenía a su disposición.

“Ellos han comprado varios buques de guerras viejos a Estados Unidos. Así que no creo que haya problemas.” Dijo el capitán.

La Empresa Cosmos tenía una alta tecnología y estaba construyendo una ciudad en medio del mar.

Ellos compraron buques de guerra a Estados Unidos, pero no estaban tan actualizados como los de Francia y aunque contrataron antiguos militares de diferentes naciones para manejarlos, no iba a ser un problema.

Una vez que ella consiguiera la tecnología, podría distribuirla entre aquellos relacionados con su organización y si estallaba un conflicto en las diferentes naciones, podría salir ganando.

Había países que la organización no controlaba totalmente, sino que parcialmente e incluso Francia era un ejemplo de eso, ya que, si bien tenía a su control parte del ejército francés, no era a todo.

No importaba si uno de ellos era el Presidente, había otros individuos molestos que tratarían de resistirse y ellos tenían que aplastarlos.

La tecnología y especialmente el Sabio de la Tecnología y la Ciencia les daría una ventaja si un conflicto estallaba.

“¿Cuánta falta para llegar a la Ciudad Atlántida?” Preguntó la Almirante al capitán.

“Ya estamos cerca y…”

El capitán se detuvo de repente cuando notó el radar y entonces otros de los encargados le dio una mirada.

“¡Señor hemos detectado señales de los barcos de la Empresa Cosmos!” Avisó el encargado de los radares.

La Almirante que escuchaba tomó un binocular y observó a la distancia en donde podía ver tres fragatas en medio del mar.

Ella no podía notar armas instaladas y sonrió.

“Ni siquiera han tenido tiempo de instalar armas.” Murmuró la Almirante y observando al capitán, ordenó. “Acérquense y cuando estén cerca envíen al equipo de usuarios de habilidades. No queremos que la información se filtre.”

No había necesidad de disparar a esos barcos y enviando un equipo de asalto iba a ser suficiente para hacerse con el control de los barcos y mayor que todo evitar que los barcos delataran lo que ellos estaban haciendo.

Necesitaban tomar la ciudad y atrapar al Sabio Lucius, así que tenían que moverse sigilosamente.

“Estas aguas están restringidas a todos los barcos armados. Si deciden continuar responderemos militarmente.”

El mensaje de advertencia vino por el sistema de comunicación y la Almirante quedo perpleja, entonces soltó una risa que otros la acompañaron.

¿Esa gente no veía lo que sucedía?

“El equipo se ha acercado lo suficiente. Han cortado las comunicaciones mágicas y tecnológicas. No podrán dar aviso de nuestra llegada.” Informó el encargado del sistema de comunicación.

El equipo que enviaron tenía artefactos y se ocultaban debajo del agua, así que podían atacar sin ser notados.

También serían ellos quienes serían enviados para capturar al Sabio Lucius una vez que se acercaran a la isla.

“Den un disparo de aviso.” Ordenó la Almirante.

Los cañones de una fragata apuntaron a los tres barcos del otro bando y dispararon a varios metros, causando una explosión en el agua.

“Diles que se rindan o…”

Antes de que la Almirante pudiera ordenar que iban a matarlos a todos si no se rendían, ella notó movimientos en el barco.

Observando con el binocular, vio que la parte media del barco, una plataforma, se elevaba y entonces un cañón cuadrado, tomó forma y les apuntó a ellos.

En los otros barcos fue similar mientras armas extrañas aparecían, algunas dando la sensación de que eran sacadas de algunas imágenes futuristas.

Cañones que brillaban extrañamente o que no tenían sentido como ese cañón cuadrado.

“…”

El cañón cuadrado disparó de repente, creando una línea azul que cortó el mar a la mitad con un grosor de diez metros.

Esfumando el agua del mar y agitando a los barcos cuando el láser gigantesco paso a más de cien metros de ellos.

No le dieron a ningún barco, pero fue un disparo de aviso y los demás cañones les apuntaron a ellos.

Todos quedaron sorprendidos y la Almirante impactada.

La Empresa Cosmos decía que no había dedicado tiempo para desarrollar armas, pero fue obvio que era una mentira y aquí estaba la prueba.

“¡Tómenlo! ¡Tomen esos buques!” Ordenó la Almirante sin retroceder.

Le estaba diciendo que su equipo de asalto de rango S se encargara de controlar esos barcos y la Almirante estaba pensando que podría controlar los mares con esas armas láseres.

¡Cañones láseres que podrían cortar un portaviones por la mitad!

El encargado del sistema de comunicación que estaba pálido abrió la boca y la observó a ella…

“Nuestro equipo… No responde.”

Junto a esa respuesta, otro cañón disparó al cielo y una esfera gigante voló al cielo en donde estaban ellos y entonces explotó desencadenando una onda eléctrica.

Todos los sistemas del barco dejaron de funcionar, al igual que los sistemas de comunicación… Un pulso electromagnético había destruido los sistemas de los barcos, prácticamente haciéndolos inútiles.

La Almirante se quedó con la boca abierta sin saber cómo reaccionar.

Habían iniciado mal.


Comentarios del capítulo: (0)


historia-la-caida-capitulo-47
Historia La Caída Capitulo 47
35873
784

Historia Paralela La Caída Capitulo 47: Europa.

Historia Paralela La Caída Capitulo 47: Europa.

Aarón Vincent, con su máscara de viento cubriendo su rostro, suspiró mientras miraba las noticias.

Los informes filtrados dejaron al mundo impactado y en vilo.

Nadie había esperado que políticos lograran elevarse en tantas naciones y filtrarse con tanto buen recibimiento.

Apoyaron criminales, protegieron los nuevos superhéroes y tenían un plan para gobernar Europa y unirla teniendo como base los usuarios de habilidades.

Un día había pasado del informe y todos esperaban que los políticos y esos hombres en el poder salieran a decir que era mentira.

Vincent, que estaba en un orfanato en Ámsterdam y que vino de visita, también estaba esperando en la oficina junto a los cuidadores del orfanato.

“¿Usted cree que el informe es cierto?” Preguntó el encargado.

Antón le había enviado un mensaje confirmando lo que sucedía y ahora Vincent no supo qué responder.

Sentía que cada hora que pasaba sin que no se informara nada era como el reloj de una bomba… Una bomba que podría tragar toda Europa.

Antes de que pudiera responder, Vincent notó que el periodista levantaba su mano a su oído recibiendo un aviso.

“Nos acaba llegar noticias de España. El Arcángel Miguel, que asistió a una recaudación de fondos en Madrid, ha sido atacado.”

Junto a ese aviso, se reveló un video directo de un hombre volando por el cielo con alas blancas mientras balanceaba su espada.

Lo estaban persiguiendo cinco rangos S y Vincent se levantó de inmediato.

“Las autoridades de Italia han detenido a Logan Harris, el fundador del gremio de aventureros. Según el informe, fue detenido en Venecia donde…”

Vincent, al escuchar esas palabras y ver el video, de inmediato se movió y salió del edificio.

Saliendo hacia la sala, notó a los niños jugando y hablando entre ellos y entonces se dirigió a la puerta principal.

El orfanato estaba a las afueras de la ciudad de Ámsterdam y este orfanato tenía un patio delantero lo suficiente grande como para que los niños pudieran jugar.

“¿Señor, ya se va?” Preguntó un niño y observándolo, murmuró. “Pensé que nos enseñaría magia. Mis profesores dicen que soy talentoso.”

Vincent se detuvo y observó al pequeño.

Cabello castaño claro y ojos celestes, el niño tenía una expresión ligeramente sería mientras preguntaba y lo observaba expectante.

Vincent controló su expresión mientras extendía una onda de viento para buscar por los alrededores cualquier rastro de presencias.

“Volveré pronto. Tengo algo que solucionar.” Dijo Vincent en calma y dándole una palmada en los hombros, salió volando.

Pasando por algunos edificios voló más rápido mientras la tensión aumentaba.

Archibald fue atacado… Ese tipo no tenía enemigos y no tenía sentido que alguien lo atacara tan de repente.

Archibald les había mencionado que había ido para recaudar fondo para los daños que creaban los superhéroes en España, pero que lo atacaran era inaudito.

Y que Logan fuera detenido era aún más extraño.

Se estaba hablando del fundador de los aventureros, el hombre que prácticamente legalizó una nueva profesión y la estaba extendiendo por todo el mundo.

Había algo raro… Vincent al tener esa idea percibió como el aire a unos metros golpeaba algo invisible y se detuvo.

“…”

En ese mismo instante un auto de la calle voló hacia él con personas en el interior y Vincent tuvo que crear un torbellino para mover el auto de vuelta al suelo.

Al instante que estaba haciendo eso, notó de reojo que una mujer con guanteletes se acercaba para golpearlo y él levantó una barrera.

“Ugh…”

El golpe fue detenido, pero la fuerza del golpe lo empujó y lo envió estrellándose en la calle, incrustándose en el suelo.

“¡Tengan cuidado!”

“¡Corran!”

“¡Llamen a las autoridades!”

La gente en la calle gritaba mientras que aquellos en autos trataban de huir o buscaban esconderse en los nuevos bunkers debajo de los edificios.

Vincent con dolor en sus músculos frunció el ceño y notó al hombre y la mujer que lo atacaron.

“¡El Señor del Metal está aquí para detener al criminal! ¡Por favor, no intervengan!” Dijo el hombre en voz alta.

Ese hombre llevaba una máscara plateada y el tono jovial en su voz era notable.

Lo iban a matar… Era imposible no percibir la sed de sangre de la otra parte.

¿Por qué? No tenía sentido que alguien lo atacara ni que atacara a Archibald o que detuvieran a Logan.

El Señor del Metal estaba entre los nombres del informe que se filtró y no fue difícil para Vincent darse cuenta lo que sucedía.

“Sabía que ustedes bastardos eran unos jodidos imbéciles.” Dijo Vincent mientras se levantaba.

Tenía equipado su túnica y había sacado su varita, mientras que el viento surgía a su alrededor influenciado por sus emociones.

Sus emociones cambiaban el clima y daba la impresión de que un tornado se formaría en cualquier momento mientras las nubes se agitaban en el cielo.

Vincent antes había tenido un conflicto con el Señor de Metal y era ese hombre quien buscaba problemas… Y para él siempre fue obvio que era un lunático.

“El Señor de Metal se siente injuriado, pero ignorará a la rata que estaba escapando y que dejo niños indefensos.” Dijo el hombre y soltando una risa, agregó. “El Señor del metal está cooperando con personas que no le agradan los niños.”

¿Iban a atacar al orfanato? Vincent se había alejado queriendo que lo siguieran, pero no esperaba que, aunque él se alejara, siguieran yendo por el orfanato.

Vincent, en vez de esperar, actuó de inmediato y balanceando la varita provocó cientos de cortes que los dirigió al hombre y a la luchadora.

El hombre de metal levantó las farolas de la calle conformando un muro de metal y cuando la mujer trató de contraatacar, Vincent ya estaba volando.

Era un mago de aire y su velocidad era extremadamente rápida, lo suficiente para dejar atrás a una luchadora, que lo perseguía corriendo.

Preparando su hechizo mientras volaba por el aire, notó de vuelta el orfanato y en el jardín, esta vez estaban dos mujeres.

Los encargados del orfanato ya estaban muertos y sus cuerpos en el suelo sangrando mientras los niños que estaban cerca lloraban a cántaros.

Vincent se movió de inmediato y en su vuelo se dirigió al centro del patio y cayó con su varita en la mano.

“…”

Al instante en el que tocó el suelo, el hechizo que tenía preparado fue lanzado y una explosión de aire fue creada.

Estaba diseñada por él y la onda explosiva empujó a una de las mujeres prácticamente lanzándola lejos, mientras que evitaba a los niños y a los cadáveres de los encargados.

Sin embargo, la otra mujer reaccionó al instante y formó una barrera de fuego, que la protegió.

Vincent puso una mayor fuerza en su tormenta, buscando sobrepasar la barrera de fuego de la mujer.

Si la mujer se desconcentraba por un segundo, sería enviada a volar.

Este era un hechizo defensivo de viento y Vincent no podía desconcentrarse de lanzarlo… Así que utilizó su energía mágica en toda potencia.

Justo en el momento que él lo estaba dando todo, un pequeño relámpago voló por el aire lento y tembloroso, pero constante.

Y ese relámpago golpeó la barrera de fuego de la mujer.

El golpe fue minúsculo, pero fue lo suficiente como para inclinar la balanza y Vincent puso una mayor energía mágica en su barrera y expulsó a la mujer, superándola totalmente.

La mujer voló a lo lejos y se perdió en los vientos huracanados que empezaron a rodear el orfanato.

Vincent observó a quien lanzó ese relámpago y vio al niño que le había hablado antes con una expresión sería y ligeramente cansada.

Su dedo desde a donde había sido lanzado el relámpago estaba ligeramente quemado… Un niño de seis o siete años acababa de lanzar un relámpago sin necesidad de una varita que ayudaba a controlar la energía mágica.

Vincent movió la varita otra vez fortaleciendo el viento y luego convirtiéndola en una barrera.

“Buen trabajo, chico.” Dijo Vincent y acercándose al niño que estaba aturdido por los cadáveres, preguntó. “¿Cuál es tu nombre?”

Había dado la pregunta mientras cubría la visión del niño con su cuerpo, evitando que viera los cadáveres de los encargados que todavía sangraban.

Eran esas personas quienes habían cuidado al niño y ahora estaban muertos.

Lo bueno para Vincent era que los demás niños huyeron al interior de la casa y no estaban presentes, así que no tuvo que tratar de calmarlos.

“Mi nombre… Mi nombre es Edward… Edward Palmer.” Murmuró el niño en voz baja.

Si su voz temblaba al inicio, luego fue cambiando mientras la seriedad aumentaba y hasta que su visión era estable.

Esta no era la primera vez que veía gente muerta… Los ojos del niño eran esa clase de mirada de alguien que había visto a gente morir delante de él.

¿Fueron sus padres? Este mundo era cruel y la muerte fue algo normal, siendo los niños quienes más sufrían la perdida de sus seres queridos.

Quedando a la deriva sin que nadie los cuidara.

Sin embargo, entre todos los orfanatos que había visitado, Vincent no podía recordar ningún niño tan fuerte mentalmente como este.

Así que tuvo que pedirle algo que un adulto no debía pedirle a un niño.

“Puedes ayudarme, ¿Edward?” Preguntó Vincent y viendo al niño temblar de miedo, se quitó la máscara de viento y explicó. “Necesito que encuentras a todos tus compañeros y quiero que huyas cuando yo te dé la oportunidad.”

Si el niño estaba nervioso por el pedido de ayuda, cuando vio su rostro y Vincent reveló su identidad, obtuvo calma.

“Hay gente mala que viene a por mí. Sin embargo, los usarán a ustedes y pueden hacerle cosas malas. Necesito que me ayudes a guiar a tus compañeros… A llevarte a todos.” Dijo Vincent y observando al niño a los ojos, preguntó. “¿Puedes hacer eso por mí?”

Había cuatro personas que lo estaban siguiendo… Cuatro rangos S y ahora ellos estaban al otro lado de la barrera esperando.

Vincent podía huir con un artefacto espacial o volar con su magia de aire, alejándose de cualquier persona.

Como un mago de aire podría viajar más rápido y lejos que cualquier otro, pero esos bastardos no iban a dejarlo.

Lo atacaron en el orfanato, ya que quería que se quedara a luchar y Vincent se quedaría.

Sin embargo, necesitaba que alguien guiara y alejara a los demás niños.

Esta era la única manera para que él pudiera luchar libremente sin tener que preocuparse por otros, aunque darle la tarea a un niño que apenas tenía siete años no era lo más indicado.

“Yo… Lo haré.” Respondió el niño en voz baja.

Vincent sonrió y le dio una palmada en la cabeza.

“Ve. Te daré tiempo.” Instó Vincent y al ver que el niño corría hacia el orfanato, él observó la barrera.

El viento huracanado estaba protegiendo toda la mansión, pero del otro lado podía sentir las presencias que empezaron a atacar, queriendo derribarlo.

Vincent fortaleció la barrera sabiendo que tenía una larga lucha por delante.

******

Antón aplastó la cabeza de un sectario.

Su cuerpo estaba tenso por la batalla y listo para seguir luchando, a pesar de que a sus alrededores se encontraban los cadáveres de los bastardos que lo atacaron.

Cerca de diez rangos S de diferentes partes del mundo lo atacaron en el día que iba a una recaudación de fondos en Berlín, Alemania.

“Hoy Europa debe cambiar. Los usuarios de habilidades son el futuro… Nosotros somos el futuro evolutivo de la raza humana y como humanos superiores debemos estar al mando. Es nuestro legítimo derecho y debemos tomarlo. Por una Europa unida… ¡Por el futuro de la tierra!”

La grabación del Presidente Fabien de Francia vino de un teléfono cercano y Antón, al tomar el teléfono, notó las notificaciones

Francia, España, Portugal, Bélgica, Países Bajos, Italia y Alemania estaban en estado de crisis, siendo los primeros los que estaban en una peor situación.

El ejército francés estaba actuando y todos los países estaban en un estado de crisis.

Suiza era el lugar que estaba en mayor calma de todos, pero la situación era agitada y probablemente enviaron asesinos para eliminar las figuras que estabilizaban esos países.

Al igual que enviaron asesinos para eliminarlo a él.

Antón, al revisar su teléfono, leyó el mensaje de Archibald que le decía que había ganado y luego de Logan que había escapado, entonces notó que de todas las personas no había mensajes de Vincent.

“Oh, dios…”

Al instante en el que se puso a rezar, hubo una respuesta y el Dios del Tiempo y el Espacio torció el espacio a su alrededor.

Su esposa le envió un mensaje que tenía asuntos que solucionar, así que él necesitaba encargarse de sus propias tareas, antes de volver a la iglesia para empezar a moverse como un todo.

El Dios del Tiempo y el Espacio lo había enviado a Ámsterdam y Antón vio la destrucción que lo rodeaba y entonces fue al centro del área.

Sus pasos fueron apresurados y entonces al acercarse vio la figura de Vincent de rodilla mientras respiraba pesadamente.

A su alrededor estaban varios cadáveres y uno de ellos era el hombre que se hacía llamar Señor del Metal.

“Ellos no le importaba destruir todo, Antón.” Dijo Vincent en voz baja.

Apenas estaba consciente luego de gastar toda su energía mágica y tenía graves heridas por todo el cuerpo.

Antón se acercó de inmediato usando un par de pergaminos de curación que su esposa le había dado en caso de emergencia.

“Guarda silencio. Necesitas recuperarte.” Dijo Antón mientras sostenía al hombre y le daba de beber una poción.

Vincent bebió la poción y tosió sangre mientras apenas estaba consciente.

“Ellos no le importan nada… No le importa la destrucción que han causado ni a quienes ponen en peligro… Ellos no son héroes… Son lunáticos.” Murmuró Vincent en voz baja.

Entonces el cansancio de la batalla lo abrumó y cayó inconsciente.

Antón lo dejó en el suelo y al levantarse notó que un niño de cabello castaño se acercaba cuidadosamente.

“¿El señor está bien?” Preguntó el niño en voz baja.

No le importaba los cadáveres y su vista estaba fija en Vincent dando una expresión preocupada.

“Sí. Lo está.” Respondió Antón en calma.

Vincent había ganado, pero Antón sentía que era solamente el inicio de un conflicto de grandes proporciones.


Comentarios del capítulo: (0)