historia-la-caida-capitulo-47
Historia La Caída Capitulo 47
35873
784

Historia Paralela La Caída Capitulo 47: Europa.

Historia Paralela La Caída Capitulo 47: Europa.

Aarón Vincent, con su máscara de viento cubriendo su rostro, suspiró mientras miraba las noticias.

Los informes filtrados dejaron al mundo impactado y en vilo.

Nadie había esperado que políticos lograran elevarse en tantas naciones y filtrarse con tanto buen recibimiento.

Apoyaron criminales, protegieron los nuevos superhéroes y tenían un plan para gobernar Europa y unirla teniendo como base los usuarios de habilidades.

Un día había pasado del informe y todos esperaban que los políticos y esos hombres en el poder salieran a decir que era mentira.

Vincent, que estaba en un orfanato en Ámsterdam y que vino de visita, también estaba esperando en la oficina junto a los cuidadores del orfanato.

“¿Usted cree que el informe es cierto?” Preguntó el encargado.

Antón le había enviado un mensaje confirmando lo que sucedía y ahora Vincent no supo qué responder.

Sentía que cada hora que pasaba sin que no se informara nada era como el reloj de una bomba… Una bomba que podría tragar toda Europa.

Antes de que pudiera responder, Vincent notó que el periodista levantaba su mano a su oído recibiendo un aviso.

“Nos acaba llegar noticias de España. El Arcángel Miguel, que asistió a una recaudación de fondos en Madrid, ha sido atacado.”

Junto a ese aviso, se reveló un video directo de un hombre volando por el cielo con alas blancas mientras balanceaba su espada.

Lo estaban persiguiendo cinco rangos S y Vincent se levantó de inmediato.

“Las autoridades de Italia han detenido a Logan Harris, el fundador del gremio de aventureros. Según el informe, fue detenido en Venecia donde…”

Vincent, al escuchar esas palabras y ver el video, de inmediato se movió y salió del edificio.

Saliendo hacia la sala, notó a los niños jugando y hablando entre ellos y entonces se dirigió a la puerta principal.

El orfanato estaba a las afueras de la ciudad de Ámsterdam y este orfanato tenía un patio delantero lo suficiente grande como para que los niños pudieran jugar.

“¿Señor, ya se va?” Preguntó un niño y observándolo, murmuró. “Pensé que nos enseñaría magia. Mis profesores dicen que soy talentoso.”

Vincent se detuvo y observó al pequeño.

Cabello castaño claro y ojos celestes, el niño tenía una expresión ligeramente sería mientras preguntaba y lo observaba expectante.

Vincent controló su expresión mientras extendía una onda de viento para buscar por los alrededores cualquier rastro de presencias.

“Volveré pronto. Tengo algo que solucionar.” Dijo Vincent en calma y dándole una palmada en los hombros, salió volando.

Pasando por algunos edificios voló más rápido mientras la tensión aumentaba.

Archibald fue atacado… Ese tipo no tenía enemigos y no tenía sentido que alguien lo atacara tan de repente.

Archibald les había mencionado que había ido para recaudar fondo para los daños que creaban los superhéroes en España, pero que lo atacaran era inaudito.

Y que Logan fuera detenido era aún más extraño.

Se estaba hablando del fundador de los aventureros, el hombre que prácticamente legalizó una nueva profesión y la estaba extendiendo por todo el mundo.

Había algo raro… Vincent al tener esa idea percibió como el aire a unos metros golpeaba algo invisible y se detuvo.

“…”

En ese mismo instante un auto de la calle voló hacia él con personas en el interior y Vincent tuvo que crear un torbellino para mover el auto de vuelta al suelo.

Al instante que estaba haciendo eso, notó de reojo que una mujer con guanteletes se acercaba para golpearlo y él levantó una barrera.

“Ugh…”

El golpe fue detenido, pero la fuerza del golpe lo empujó y lo envió estrellándose en la calle, incrustándose en el suelo.

“¡Tengan cuidado!”

“¡Corran!”

“¡Llamen a las autoridades!”

La gente en la calle gritaba mientras que aquellos en autos trataban de huir o buscaban esconderse en los nuevos bunkers debajo de los edificios.

Vincent con dolor en sus músculos frunció el ceño y notó al hombre y la mujer que lo atacaron.

“¡El Señor del Metal está aquí para detener al criminal! ¡Por favor, no intervengan!” Dijo el hombre en voz alta.

Ese hombre llevaba una máscara plateada y el tono jovial en su voz era notable.

Lo iban a matar… Era imposible no percibir la sed de sangre de la otra parte.

¿Por qué? No tenía sentido que alguien lo atacara ni que atacara a Archibald o que detuvieran a Logan.

El Señor del Metal estaba entre los nombres del informe que se filtró y no fue difícil para Vincent darse cuenta lo que sucedía.

“Sabía que ustedes bastardos eran unos jodidos imbéciles.” Dijo Vincent mientras se levantaba.

Tenía equipado su túnica y había sacado su varita, mientras que el viento surgía a su alrededor influenciado por sus emociones.

Sus emociones cambiaban el clima y daba la impresión de que un tornado se formaría en cualquier momento mientras las nubes se agitaban en el cielo.

Vincent antes había tenido un conflicto con el Señor de Metal y era ese hombre quien buscaba problemas… Y para él siempre fue obvio que era un lunático.

“El Señor de Metal se siente injuriado, pero ignorará a la rata que estaba escapando y que dejo niños indefensos.” Dijo el hombre y soltando una risa, agregó. “El Señor del metal está cooperando con personas que no le agradan los niños.”

¿Iban a atacar al orfanato? Vincent se había alejado queriendo que lo siguieran, pero no esperaba que, aunque él se alejara, siguieran yendo por el orfanato.

Vincent, en vez de esperar, actuó de inmediato y balanceando la varita provocó cientos de cortes que los dirigió al hombre y a la luchadora.

El hombre de metal levantó las farolas de la calle conformando un muro de metal y cuando la mujer trató de contraatacar, Vincent ya estaba volando.

Era un mago de aire y su velocidad era extremadamente rápida, lo suficiente para dejar atrás a una luchadora, que lo perseguía corriendo.

Preparando su hechizo mientras volaba por el aire, notó de vuelta el orfanato y en el jardín, esta vez estaban dos mujeres.

Los encargados del orfanato ya estaban muertos y sus cuerpos en el suelo sangrando mientras los niños que estaban cerca lloraban a cántaros.

Vincent se movió de inmediato y en su vuelo se dirigió al centro del patio y cayó con su varita en la mano.

“…”

Al instante en el que tocó el suelo, el hechizo que tenía preparado fue lanzado y una explosión de aire fue creada.

Estaba diseñada por él y la onda explosiva empujó a una de las mujeres prácticamente lanzándola lejos, mientras que evitaba a los niños y a los cadáveres de los encargados.

Sin embargo, la otra mujer reaccionó al instante y formó una barrera de fuego, que la protegió.

Vincent puso una mayor fuerza en su tormenta, buscando sobrepasar la barrera de fuego de la mujer.

Si la mujer se desconcentraba por un segundo, sería enviada a volar.

Este era un hechizo defensivo de viento y Vincent no podía desconcentrarse de lanzarlo… Así que utilizó su energía mágica en toda potencia.

Justo en el momento que él lo estaba dando todo, un pequeño relámpago voló por el aire lento y tembloroso, pero constante.

Y ese relámpago golpeó la barrera de fuego de la mujer.

El golpe fue minúsculo, pero fue lo suficiente como para inclinar la balanza y Vincent puso una mayor energía mágica en su barrera y expulsó a la mujer, superándola totalmente.

La mujer voló a lo lejos y se perdió en los vientos huracanados que empezaron a rodear el orfanato.

Vincent observó a quien lanzó ese relámpago y vio al niño que le había hablado antes con una expresión sería y ligeramente cansada.

Su dedo desde a donde había sido lanzado el relámpago estaba ligeramente quemado… Un niño de seis o siete años acababa de lanzar un relámpago sin necesidad de una varita que ayudaba a controlar la energía mágica.

Vincent movió la varita otra vez fortaleciendo el viento y luego convirtiéndola en una barrera.

“Buen trabajo, chico.” Dijo Vincent y acercándose al niño que estaba aturdido por los cadáveres, preguntó. “¿Cuál es tu nombre?”

Había dado la pregunta mientras cubría la visión del niño con su cuerpo, evitando que viera los cadáveres de los encargados que todavía sangraban.

Eran esas personas quienes habían cuidado al niño y ahora estaban muertos.

Lo bueno para Vincent era que los demás niños huyeron al interior de la casa y no estaban presentes, así que no tuvo que tratar de calmarlos.

“Mi nombre… Mi nombre es Edward… Edward Palmer.” Murmuró el niño en voz baja.

Si su voz temblaba al inicio, luego fue cambiando mientras la seriedad aumentaba y hasta que su visión era estable.

Esta no era la primera vez que veía gente muerta… Los ojos del niño eran esa clase de mirada de alguien que había visto a gente morir delante de él.

¿Fueron sus padres? Este mundo era cruel y la muerte fue algo normal, siendo los niños quienes más sufrían la perdida de sus seres queridos.

Quedando a la deriva sin que nadie los cuidara.

Sin embargo, entre todos los orfanatos que había visitado, Vincent no podía recordar ningún niño tan fuerte mentalmente como este.

Así que tuvo que pedirle algo que un adulto no debía pedirle a un niño.

“Puedes ayudarme, ¿Edward?” Preguntó Vincent y viendo al niño temblar de miedo, se quitó la máscara de viento y explicó. “Necesito que encuentras a todos tus compañeros y quiero que huyas cuando yo te dé la oportunidad.”

Si el niño estaba nervioso por el pedido de ayuda, cuando vio su rostro y Vincent reveló su identidad, obtuvo calma.

“Hay gente mala que viene a por mí. Sin embargo, los usarán a ustedes y pueden hacerle cosas malas. Necesito que me ayudes a guiar a tus compañeros… A llevarte a todos.” Dijo Vincent y observando al niño a los ojos, preguntó. “¿Puedes hacer eso por mí?”

Había cuatro personas que lo estaban siguiendo… Cuatro rangos S y ahora ellos estaban al otro lado de la barrera esperando.

Vincent podía huir con un artefacto espacial o volar con su magia de aire, alejándose de cualquier persona.

Como un mago de aire podría viajar más rápido y lejos que cualquier otro, pero esos bastardos no iban a dejarlo.

Lo atacaron en el orfanato, ya que quería que se quedara a luchar y Vincent se quedaría.

Sin embargo, necesitaba que alguien guiara y alejara a los demás niños.

Esta era la única manera para que él pudiera luchar libremente sin tener que preocuparse por otros, aunque darle la tarea a un niño que apenas tenía siete años no era lo más indicado.

“Yo… Lo haré.” Respondió el niño en voz baja.

Vincent sonrió y le dio una palmada en la cabeza.

“Ve. Te daré tiempo.” Instó Vincent y al ver que el niño corría hacia el orfanato, él observó la barrera.

El viento huracanado estaba protegiendo toda la mansión, pero del otro lado podía sentir las presencias que empezaron a atacar, queriendo derribarlo.

Vincent fortaleció la barrera sabiendo que tenía una larga lucha por delante.

******

Antón aplastó la cabeza de un sectario.

Su cuerpo estaba tenso por la batalla y listo para seguir luchando, a pesar de que a sus alrededores se encontraban los cadáveres de los bastardos que lo atacaron.

Cerca de diez rangos S de diferentes partes del mundo lo atacaron en el día que iba a una recaudación de fondos en Berlín, Alemania.

“Hoy Europa debe cambiar. Los usuarios de habilidades son el futuro… Nosotros somos el futuro evolutivo de la raza humana y como humanos superiores debemos estar al mando. Es nuestro legítimo derecho y debemos tomarlo. Por una Europa unida… ¡Por el futuro de la tierra!”

La grabación del Presidente Fabien de Francia vino de un teléfono cercano y Antón, al tomar el teléfono, notó las notificaciones

Francia, España, Portugal, Bélgica, Países Bajos, Italia y Alemania estaban en estado de crisis, siendo los primeros los que estaban en una peor situación.

El ejército francés estaba actuando y todos los países estaban en un estado de crisis.

Suiza era el lugar que estaba en mayor calma de todos, pero la situación era agitada y probablemente enviaron asesinos para eliminar las figuras que estabilizaban esos países.

Al igual que enviaron asesinos para eliminarlo a él.

Antón, al revisar su teléfono, leyó el mensaje de Archibald que le decía que había ganado y luego de Logan que había escapado, entonces notó que de todas las personas no había mensajes de Vincent.

“Oh, dios…”

Al instante en el que se puso a rezar, hubo una respuesta y el Dios del Tiempo y el Espacio torció el espacio a su alrededor.

Su esposa le envió un mensaje que tenía asuntos que solucionar, así que él necesitaba encargarse de sus propias tareas, antes de volver a la iglesia para empezar a moverse como un todo.

El Dios del Tiempo y el Espacio lo había enviado a Ámsterdam y Antón vio la destrucción que lo rodeaba y entonces fue al centro del área.

Sus pasos fueron apresurados y entonces al acercarse vio la figura de Vincent de rodilla mientras respiraba pesadamente.

A su alrededor estaban varios cadáveres y uno de ellos era el hombre que se hacía llamar Señor del Metal.

“Ellos no le importaba destruir todo, Antón.” Dijo Vincent en voz baja.

Apenas estaba consciente luego de gastar toda su energía mágica y tenía graves heridas por todo el cuerpo.

Antón se acercó de inmediato usando un par de pergaminos de curación que su esposa le había dado en caso de emergencia.

“Guarda silencio. Necesitas recuperarte.” Dijo Antón mientras sostenía al hombre y le daba de beber una poción.

Vincent bebió la poción y tosió sangre mientras apenas estaba consciente.

“Ellos no le importan nada… No le importa la destrucción que han causado ni a quienes ponen en peligro… Ellos no son héroes… Son lunáticos.” Murmuró Vincent en voz baja.

Entonces el cansancio de la batalla lo abrumó y cayó inconsciente.

Antón lo dejó en el suelo y al levantarse notó que un niño de cabello castaño se acercaba cuidadosamente.

“¿El señor está bien?” Preguntó el niño en voz baja.

No le importaba los cadáveres y su vista estaba fija en Vincent dando una expresión preocupada.

“Sí. Lo está.” Respondió Antón en calma.

Vincent había ganado, pero Antón sentía que era solamente el inicio de un conflicto de grandes proporciones.


Comentarios del capítulo: (0)


historia-la-caida-capitulo-48
Historia La Caída Capitulo 48
35877
785

Historia Paralela La Caída Capitulo 48: Desastre.

Historia Paralela La Caída Capitulo 48: Desastre.

Un hombre movió un par de garras cortando el pecho de una mujer que lo había intentado atacar.

Las garras eran afiladas y el aura que la cubría permitió que el corte atravesara el metal de la armadura y cortara la carne al otro lado, casi dividiendo a la mujer.

La sangre surgió manchando el rostro del hombre, quien tosió mientras se arrodillaba.

El piso nevado estaba manchado de sangre y por el reflejo de la sangre, el hombre se observó.

Ojos y cabello marrón, en este momento tenía heridas por toda su cara y desde su boca salía sangre.

Finn Ackermann apretó los dientes mientras apenas mantenía la consciencia con solo su fuerza de voluntad.

Se había involucrado en la política europea y con su dinero había podido influenciar cambios buenos para toda la región.

Era uno de los hombres más ricos de Europa y tenía todo a su disposición, pero su madre siempre le inculco un sentido de responsabilidad y de ayudar a quienes lo necesitaban.

Actuó como un héroe enmascarado en secreto y como un filántropo a la luz, siempre llevando a cabo distintos proyectos que traían un cambio.

Había querido cambiar lo que lo rodeaba… Y ahora estaba tirado en el suelo, vomitando sangre y apenas resistiendo el no desmayarse.

“Son unos bastardos… Hijos de puta.” Murmuró Finn escupiendo sangre al cadáver de la mujer.

Ella era una de sus ayudantes y alguien con el cual había cooperado con la idea de mejorar el mundo.

Sin embargo, ella lo había traicionado.

Respirando hondo para calmarse, Finn se volvió a levantar y observó los cadáveres.

Cerca cuatro rangos S y un par de rangos A lo habían atacado todos juntos en una emboscada.

Esos bastardos habían usado la excusa de que su madre estaba en peligro para traerlo a Suiza y lo habían apuñalado por la espalda.

Si no fuera porque era un rango S habilidoso y lo había ocultado de todos, no hubiera sobrevivido.

“Debo moverme.” Murmuró Finn tomando una poción y usando un pergamino de curación para reducir las heridas.

Estaba a un par de kilómetros de la casa de su madre.

Desde que el Presidente Fabien de Francia dio un anuncio mundial, las cosas se volvieron agitadas y las noticias de diferentes naciones hablaban de que algunas personas importantes eran atacadas.

Los que lo atacaron a él, usaron como excusa de que iban a por su madre… Y tenía sentido.

Julia era una mujer que, a pesar de que decía que se retiró, seguía teniendo una enorme influencia en Suiza y que en el informe que se reveló no hubiera tantas autoridades de esta nación involucradas, era la prueba de que su madre seguía trabajando.

Quien había estado trabajando en secreto para dirigir a la gente y mover los hilos trayendo cambios a Suiza de una manera silenciosa y precisa.

Apretando los dientes para soportar el dolor, Finn se movió paso a paso y luego empezó a acelerar.

Sus huesos crujían, las heridas que se abrían mientras sangraban y el dolor muscular era intenso, lo suficiente como para cansar su mente, pero Finn se movió.

Necesitaba ir a por su madre, que se había ido a una casa de campo al pie de la Montaña Jungfrau.

A su madre siempre le gustaba estar sola y lejos de la gente, al igual que le gustaba el frío… Finn nunca la había entendido.

“Mierda…”

Al saltar desde una colina, él cayó al suelo hundiéndose en la nieve y maldijo cuando el dolor volvió a surgir.

Usando otra opción para curarse, supo que sus heridas eran lo suficiente graves como para que las pociones no pudieran ayudarlo demasiado.

Aun así, necesitaba continuar.

Su madre dijo que se iba a retirar, pero era mentira y la mujer se había involucrado en todo… Si había personas desconocidas apuntando a alguien, su madre sería una de esas personas.

Al igual que lo había sido él.

Finn apretó los dientes y se levantó de vuelta mientras se sostenía el estómago que sangraba y caminó moviéndose entre la nieve y los árboles.

Su cuerpo se sacudía y Finn no sabía si era un temblor del frío o de las heridas penetrantes y la pérdida de sangre.

Moviéndose entre los árboles nevados y dirigiéndose a la casa de campo de su madre, él notó que se acercaba.

A pesar de que no había visitado a su madre desde unos años, recordaba la casa donde vacacionaba en su infancia.

Recordaba el olor de la bebida caliente que su madre preparaba y también los regaños de la mujer cuando él jugaba con la nieve.

También las noches que pasaba mirando películas y series… Todos esos recuerdos vinieron lentamente y eran barridos por la realidad a la cual se enfrentaba.

Árboles destruidos, mucha nieve y entonces la casa de campo de su madre destruida.

La respiración de Finn se volvió entrecortada y la ira surgió a borbotones.

No le importó si las heridas se volvían a abrir, él se equipó sus garras y se dirigió al fondo de la casa en donde su madre tenía algunos animales de granja.

También en ese sitio podía sentir una presencia y el olor a sangre.

Entonces vio un cadáver y luego otro y otro, entonces en medio del patio trasero y entre los cadáveres estaba un bestia humanoide de espalda.

Media un metro de alto y tenía un pelaje blanco con un cuerpo grande y en sus brazos estaba sosteniendo a Julia mientras las manos estaban ensangrentadas.

Su madre estaba con los ojos cerrados en silencio y su cuerpo no tenía vida… Finn jadeó.

¿Los atacantes trajeron a una criatura para matar a su madre? No tenía sentido que vinieran muchas personas y menos usuarios de habilidades, así que tenía menos sentido que trajeran a una bestia.

Sin embargo, Finn no tuvo tiempo para reflexionar, no cuando la ira estaba carcomiendo su mente y él se acercó a la espalda de la criatura con sus garras.

Listo para balancear sus garras y partir a la criatura a la mitad.

Estaba herido y ni siquiera trató de ocultar sus pasos, simplemente se movió guiado por la ira hacia la espalda de la bestia.

Entonces, cuando levantó sus manos con las garras, lo escuchó.

“Perdón… Perdón… Solo fui a jugar… Lo siento, por no haber estado… Perdón…”

La voz sonaba joven, similar a un niño y el dolor era inconfundible.

Finn recordó la última llamada con su madre en la que se escuchaba una voz de un niño y ella se quejaba en voz alta.

La mujer mencionó que era el hijo de un vecino y que ella estaba cuidando y él se burló recordándole las veces que ella mencionaba que no trajera nietos, ya que ella no los cuidaría… Fue una charla amena de bromas sobre nieto que no pensaba tener y él lo había pasado de largo.

Sin embargo, ahora se daba cuenta de que quizás no era el niño del vecino al cual estaba cuidando… Y ni siquiera era un niño humano.

“¿Gazí?” Preguntó Finn y la bestia se giró observándolo detenidamente.

Sorprendido y a la vez mostraba una expresión agresiva, como si creyera que era otro de los atacantes, hasta que lo vio.

¿Fue por las fotos que su madre tenía de él en casa? ¿O era que su madre le había mencionado quién era? La bestia lo reconoció.

Y Finn se relajó sutilmente.

“Está todo bien, chico… Todo estará bien, Gazí.” Murmuró recordando el nombre que su madre mencionaba por el teléfono.

La bestia simplemente lloró desconsoladamente.

******

A las afueras de la Ciudad de Luxemburgo estaba un edificio que estaba rodeado de una niebla oscura que estaba extendiéndose por los alrededores.

Estaba rodeado por autoridades de la Iglesia del Tiempo y el Espacio.

El sentimiento siniestro que emanaba el edificio daba a entender que en el interior se estaba realizándose un ritual.

Agatha que observaba desde lejos, dio una orden para que los paladines se prepararan.

No podía perder el tiempo y menos cuando la situación se estaba agitando con los ataques masivos que hubo en contra de diferentes figuras importantes de toda Europa.

“Su Excelencia no han avisado que Julia Ackermann ha sido asesinada… Su hijo Finn Ackermann que estuvo desaparecido, se encontraba en la escena y mencionó que se iba a hacer cargo de la bestia.”

Antes de que ella entrara una sacerdotisa se acercó y le dio ese aviso silencioso, llevando a que Agatha frunciera el ceño.

Ella había enviado paladines para proteger a diferentes personas desde que todo inicio, pero era imposible estar en todos lados.

Lo peor era que Julia era una de esas mujeres que había rechazado la vigilancia… Agatha asintió en calma.

“También nos llega noticias de conflicto armado entre las fuerzas militares de Francia en contra de otro grupo del ejército francés… Y también de militares franceses que han ido a apoyar a militares españoles en la frontera para atacar a otras tropas españolas.” Dijo la mujer.

Los malditos políticos estaban infiltrados en lo profundo de los gobiernos de distintas naciones y la gente que quería un nuevo mundo con los usuarios de habilidades a la cabeza eran numerosos.

Y mayormente estaban en el ejército.

No eran antiguos militares, sino que nuevos militares y usuarios de habilidades que durante estos años estuvieron haciendo un lugar y eran ellos quienes dirigían a las tropas.

Esto no era una guerra civil, en este punto había ejércitos de distintas naciones luchando entre ellos y en algunos casos, como este, ejército yendo para apoyar a facciones en otras naciones.

Prácticamente un desastre.

“Voy a entrar.” Dijo Agatha y sin esperar la orden se adentró a la neblina de oscuridad.

El protocolo para estos casos era esperar a que todo el equipo estuviera listo y rodearan el área del ritual, pero Agatha no quería perder el tiempo.

Al atravesar la neblina, mientras las barreras la protegían, entró al interior del edificio y desde el primer instante notó que era innecesario ser tan cautelosos.

El interior del edificio estaban varios cuerpos tirados en el suelo desangrándose, mientras que un círculo mágico estaba cubriendo toda la sala.

La expresión de Agatha se volvió seria mientras trataba de descifrar el círculo mágico.

“Usar las almas y la sangre de los seres mortales…” Murmuró Agatha al entender una frase en el grabado del suelo.

Su expresión se volvió cada vez más seria hasta que se dio cuenta de lo que se buscaba hacer.

Este no era el principal ritual, sino que simplemente uno pequeño que formaba parte de un ritual más grande.

Un ritual que usaría las almas y la sangre de las personas… Y no había mejor momento para obtener sangre que esté en el cual los países estaban en conflicto.

¿Cuál era el objetivo de la secta? ¿Qué buscaban? Agatha le había dejado todo a Jezabel, pero ahora estaba preocupada.

¿Para qué iban a usar todas las almas y la sangre de esta magnitud? No era solamente sangre lo que reunía, sino que emociones, miedos y dolor.

Este círculo mágico era un nodo que reunía las emociones de los alrededores y luego los trasmitía a otro sitio.

A Agatha le recordó los rituales demoniacos que las sectas usaban en Terra nova para traer a los dioses a la tierra…

“Jezabel.” Murmuró Agatha esperando que su nuera estuviera presente.

Y la respuesta fue…

“Yo estoy en ello.”

La voz de repuesta fue clara y precisa, mientras que a su mente llegaba información sobre puntos de rituales que estaban en toda Europa.

El grupo que había estado moviéndose por toda Europa buscaba conseguir algo grande… Lo suficiente grande como para que Agatha se sintiera pequeña y lo había estado por lograr sin que ella se diera cuenta.

Solamente ahora se enteraba de la magnitud de los movimientos y planes que se llevaron a cabo durante quien sabe cuánto tiempo.

Sin embargo, no entró en pánico… No cuando una Primordial estaba encargándose de todo.


mode_commentComentario de Evil_Warlord

Disfruten del capitulo de hoy.


Comentarios del capítulo: (0)