historia-la-caida-capitulo-49
Historia La Caída Capitulo 49
35882
786

Historia Paralela La Caída Capitulo 49: Pulpo.

Historia Paralela La Caída Capitulo 49: Pulpo.

Víctor, usando la máscara de cerdo, caminó al lado de la mujer con máscara de cuervo.

Ella llevaba un vestido revelador como siempre y él simplemente caminó a su lado pasando entre los pasillos.

“Esta es tu primera reunión en la mesa. No tengo consejos para dar. Excepto que hoy están haciendo algo grande, así que no la cagues.” Dijo la mujer cuervo.

A pesar de que Víctor la había controlado por medio de contrato altamente restrictivo, ella seguía actuando con normalidad, mostrando lo aterrador que eran los contratos realizados a un Dios Infernal.

Él asintió en calma y siguió a la mujer y junto entraron a una habitación con un círculo mágico.

Al activarse, el espacio se torció y luego de un segundo llegaron a otra habitación desconocida.

Víctor frunció el ceño al sentir el espacio.

La mujer cuervo le había informado que la ‘mesa’ tenía un sitio secreto en el cual se reunían, pero verlo de primera mano era increíble.

Las paredes estaban grabadas con círculos mágicos, runas y mayormente el nombre de una deidad a la cual Víctor no deseo observar.

“Este lugar protege a la mesa de la mirada de los dioses. Al menos de los más despistados.” Reveló la mujer.

Era normal que las sectas o las organizaciones secretas en Terra nova usaran esta clase de guaridas para reunirse.

Podían ser planos, dimensiones o sitios secretos y sellados que eran usados para comunicarse con tranquilidad sin temor a que alguien los descubriera.

A veces eran creadas con técnicas y conocimiento, pero esta vez fue obvio que tenían la protección de un dios.

Ambos salieron de la habitación y se dirigieron por el pasillo, hasta que entraron a una sala.

La sala era grande y en el centro había una larga mesa con seis sillas a cada lado y una silla en la cabecera.

Mientras que en la otra punta estaba un velo que cubría todo, pero Víctor pudo percibir las ondas espaciales del otro lado.

En las mesas estaban sentados diferentes personas que usaban máscaras de animales.

“Bienvenido, nuevo.” Dijo un hombre con una máscara de león.

La voz estaba distorsionada al igual que la apariencia y ese hombre estaba sentado en un lado de la mesa.

Los otros miembros también dieron saludos o asintieron, mientras que algunos asentían aburridos.

Víctor siguió a la mujer y se sentó cerca de la cabecera en donde estaba la última silla.

Entonces un hombre de cabello plateado y ojos amarillos entró y se sentó en la silla de la cabecera.

“Escuché que tu segunda identidad fue asesinada.” Dijo el hombre con la cabeza de león.

“Sí. Lamentablemente, el Señor del Metal fue asesinado por Aarón Vincent. Aunque recibí algo de daño al estar controlando el cuerpo, no fue demasiado.” Respondió el hombre de ojos amarillos.

¿El Señor del Metal? Víctor había escuchado ese nombre y había estado cubriendo los rastros de ese tipo e incluso dándole dinero mientras trabajaba.

¿Ese superhéroe era una segunda identidad? 

El hombre de la cabecera parecía ser el jefe y ese individuo observó a los presentes.

“La situación en el mundo se ha vuelta tensa y muchos nos hemos reunido hoy.” Dijo el hombre de ojos amarillos y observando a todos, declaró. “Tenemos muchos objetivos. Unir Europa bajo el mando de usuarios de habilidades y traer un nuevo futuro al mundo.”

La mayoría con los cuales Víctor había trabajado no eran sectarios, sino que usuarios de habilidades que deseaban obtener el poder.

Por la forma que muchos de los presentes asentían, incluyendo a la cabeza del león, la mayoría apoyaba esa idea.

“Todo se ha descontrolado un poco desde el informe.” Mencionó el hombre y observando a los presentes, agregó. “Y algunas conexiones han sido reveladas.”

El informe, que detallaba a los hombres y mujeres que estaban involucrados con la organización secreta y si bien no se revelaron las identidades de los miembros de la mesa, era probable entre los nombres que fueron publicados estuviera uno de los presentes.

Aunque también era posible que fueran personas como ese hombre que estaba hablando que Víctor desconocía totalmente.

Las conexiones a las cuales se refería era las conexiones con sectarios que estaban surgiendo por Europa y las menciones que adoraban a un dios desconocido.

No se había revelado el hombre de ese dios, pero había dioses desconocidos que estaban apareciendo y algunos destacaron en la guerra civil estadounidense.

“Este grupo se reunió con la intención de ayudarlos.” Dijo el hombre y sonriendo, reveló. “Y que ustedes me ayuden a mí.”

Hubo un silencio por el tono extraño que el hombre usaba, pero continuó.

“Algunos de ustedes puede no saberlo, pero la principal razón por la cual organicé este grupo es para lograr mi objetivo.” Dijo el hombre y sonriendo, señaló. “Verán, soy alguien que trasmigró a este mundo durante el Gran Cataclismo.”

Víctor abrió los ojos por esa revelación.

¿Era posible? El Río de la Reencarnación limpiaba todas las almas que moría antes de reencarnarlas y al limpiarlas le quitaba todos los recuerdos.

La esencia era la misma, pero era difícil decir si la persona lo era… Sin embargo, había medios para evitarlo.

Algunos nigromantes y magos espirituales investigaron la manera de como protegerse y si bien Víctor no conocía a nadie que lo había logrado, no significaba que no existiera.

El mundo era increíble y los magos podían ser extremadamente poderosos y él mejor que nadie lo sabía.

Después de todo, su amigo fue un mago incuestionable.

Aun así, escucharlo era extraño.

“Vengo de otro mundo. Un mundo antiguo que fue devastada por el conflicto.” Dijo el hombre y sonriendo, reveló. “Y ese mismo ser que destruyó el mundo me ayudó a venir aquí con una condición.”

El silencio se volvió más siniestro y las miradas de las personas también cambiaron, tornándose más serias y complejas.

“El conflicto llama al conflicto. Las mentiras atraen las mentiras y el olor de los inmundos atraerá a mi señor.” Dijo el hombre y chasqueó los dedos.

En la mesa varias proyecciones aparecieron de repente.

La escaramuza de las tropas francesas leales al presidente Fabien en contra de otras tropas leales a antiguos militares que estaban protegiendo a los senadores y opositores.

Luego otra imagen de la frontera de España en donde se estaba luchando en una guerra sin fronteras.

Aviones y helicópteros de guerra sobrevolaban el área mientras usuarios de habilidades se movían masacrando a los soldados.

En Portugal se reveló una imagen de una batalla cerca del Palacio de Belém, la residencia presidencial que estaba siendo atacada por usuarios de habilidades que deseaban forzar el cambio.

En la frontera de Bélgica y los Países bajos, dos grupos de soldados guiados por militares leales a la organización se juntaban para derrocar los gobiernos.

En Italia, la nueva iglesia de los Dioses de la Tierra estaba derrotando a los miembros de la organización y en Alemania la Iglesia del Orden estaba respondiendo lenta, pero energéticamente, para estabilizar la nación.

Mientras que en diferentes partes la Iglesia del Tiempo y el Espacio estaba moviéndose encargándose de círculos mágicos extendidos por toda Europa.

Entonces los videos aparecieron de Fabien, de militares, senadores o ministros que hablaban de que todo está bien, limitando cualquier centro de información.

El mundo estaba en un conflicto de escalas inauditas y que no englobaban a una nación, sino que a prácticamente toda Europa.

Y ese conflicto, el miedo, la sangre y las almas de los inocentes estaban reuniéndose en círculos mágicos que estaban trasmitiendo toda esa energía a un lugar… A aquí.

“Estén felices. Ustedes han logrado traer un cambio. Han permitido que mi señor sea alimentado para descender.” Dijo el hombre mientras sonreía.

Entonces dos miembros de la última fila se movieron y bajaron el velo que cubría la parte trasera de la mesa y todos vieron un portal.

Era como un arco, pero las líneas y los grabados eran siniestros, mientras que una fina capa traslúcida de color negruzco estaba siendo alimentada por toda la energía negativa que se reunía.

Las almas, la sangre, vitalidad, el miedo e incluso la misma idea de conflicto estaban alimentando ese portal.

Abriendo un paso hacia otra dimensión… Hacia otro universo.

Jezabel. Aión. Diosa del Orden…

Víctor dijo los nombres que sabía de los Primordiales y luego trató con la diosa del Orden, pero no hubo nada.

No sabía si era el sellado de la sala o algo más, pero fue obvio que la situación se estaba complicando y él dudó si atacar o no.

“Estén agradecidos. Mi señor. Barmarak. El Dios de los Inmundos, el Señor de las Mentiras y el Conflicto descenderá gracias al esfuerzo de todos ustedes.” Anunció el hombre soltando una risa enloquecida.

El portal se activó y Víctor se dio cuenta de que la idea de que podía hacer algo simplemente era un chiste… Desde el principio no había podido hacer nada.

El portal negruzco tembló y entonces un tentáculo grotesco salió desde el otro lado y luego siguió otro y otro hasta qué decenas de tentáculos salieron.

La corrupción se extendió a la mente de Víctor y los demás, quienes gritaron de miedo y horror por la asquerosa monstruosidad que estaban viendo.

El monstruo que era la verdadera forma de un Dios.

En medio de la mesa, las escenas de batalla aumentaron y sin que nadie se diera cuenta, la idea de conflicto creció en este mundo, mostrando lo que el descenso de un verdadero dios podía hacer.

Víctor, que había visto las verdaderas formas de los dioses en Terra nova, pudo soportar la locura y corrupción y se alejó de la silla, cayendo al suelo y levantándose para retroceder.

Vio que unos tentáculos se estaban metiendo por la boca, nariz y prácticamente todos los orificios de los hombres y mujeres, hasta que llegó a la mujer cuervo y le sucedió lo mismo.

El terror y el miedo surgió y Víctor sintió deseos de matar y de luchar, queriendo pelear afectado por el concepto de ‘Conflicto’ que tomó una forma violenta.

Sin embargo, se mordió la lengua y al equiparse todo su conjunto de batalla para tratar de huir, lo notó.

“¡HAHAHAHAHA!”

Entre la risa del lunático que decía que había trasmigrado, los tentáculos se movieron buscando un cuerpo al cual poseer.

No queriendo tomar forma humana, sino que temblando y agitándose con desesperación… Como si estuviera huyendo de algo peor.

Y un tentáculo más grueso salió como si algo quisiera salir finalmente por el portal, entonces hubo un temblor y luego fuego vino desde el otro lado del portal.

Extendiéndose por los tentáculos, el fuego quemó el cuerpo totalmente hasta que el fuego quemó todos los tentáculos en un instante.

No hubo cenizas, el fuego prácticamente quemó todo sin dejar ningún rastro.

“…”

Hubo silencio y luego el portal se volvió rojo fuego y Víctor bajó la cabeza en el momento que una figura estaba pasando.

“¡HAAAAA!”

Varios gritos de dolor vinieron de repente de alguien cercano y Víctor sintió como alguien caía y luego vio el cuerpo en el suelo con los ojos quemados.

Las cuencas y los ojos estaban totalmente quemados y el fuego seguía ardiendo en las cuencas vacía.

El calor se elevó y Víctor tembló de pie a cabeza mientras sentía la gigantesca presencia flotando.

A pesar de que no podía verla, su cuerpo temblaba presionado por una inmensidad sin medida.

“No deberían mirar a un dios.”

La voz de una mujer vino de cerca y el calor se elevó dando la sensación de que quemaría todo.

Incluso si la presencia estaba contenida, el descenso de una verdadera Primordial no era una broma.

A diferencia del anterior Dios que necesitaba la energía para atravesar la barrera dimensional y crear un agujero para adentrarse, la Primordial de la Destrucción, el Fuego y el Caos no necesitaba nada de eso.

Su mera presencia podía destruir todo y Víctor no se atrevió a mirarla, no cuando ella estaba en su forma adulta.

Incluso si se estaba conteniendo para no quemar a todos los mortales que estaban en la sala, mirarla era fatal… Los hombres y mujeres con ojos quemados era la prueba.

“Es patético. ¿Ustedes insectos creen que pueden venir a este mundo a molestar? ¿Ese pulpo creyó que entrando a este universo podría gobernarlo? Incluso si hay una necesidad, mientras yo esté en este mundo, los insectos serán quemados.”

La voz sonaba molesta, no por la tarea o la dificultad, sino que la pérdida de tiempo… Como si alguien se estuviera enfrentando a una mosca molesta que era difícil de golpear en el aire.

Era un insecto insignificante, pero molesto.

Aun así, la sola voz era terrorífica y Víctor bajó aún más la cabeza mirando el suelo sin atreverse a observarla.

Víctor había visto a la Primordial en su verdadera forma cuando ella salía con su amigo, pero incluso en ese momento, la presencia de la mujer era extremadamente poderosa.

Ahora estaba sudando y sintiéndose sofocado pese a que la presión no estaba dirigida a él.

“Ya puedes levantar la cabeza, Víctor.”

La voz lo llamó y esta vez dejó de ser una voz adulta y se convirtió en una voz infantil, entonces al levantar la cabeza, él notó a la gente en el suelo sufriendo de dolor por los ojos quemados.

No estaban muertos, pero era probable que nunca volviera a tener ojos, incluso si conseguían que otro primordial tratara de curarlos.

El Dios del Tiempo y el Espacio era poderoso por su capacidad de torcer el tiempo, pero la Diosa más fuerte era la Primordial de la Destrucción, el Fuego y el Caos… Quienes era capaz de quemar todo a su paso.

Ella destruiría de tal manera que dejaría de existir.

“¿Qué?” Preguntó esa misma diosa.

Estaba en su forma de niña y llevaba un vestido rosa mientras flotaba en el aire.

Sus ojos eran fuego y su cabello estaba ardiendo, mientras parecía aburrida y molesta por todo lo que ocurría.

Ella acababa de asesinar a un Dios… Lo eliminó por completo y por la forma que llegó fue obvio que lo había ido a buscar al otro lado.

Sin embargo, no mostraba rastros de una batalla o agitación.

“¿Rastros de una batalla? No digas estupideces, Víctor. ¿A ti te cuesta matar una mosca? Incluso si es rápida, una vez que quemes el lugar donde vive es fácil.” Respondió la niña.

Soltó una risa infantil mientras flotaba y entonces varias pantallas de fuego se abrieron revelando a gente del otro lado.

El presidente y canciller de Alemania, la Reina Margaret de Gran Bretaña y el Primer Ministro, luego estaban los diferentes gobernantes de España, Portugal, Bélgica, Países Bajos, Italia y prácticamente varias naciones que tuvieron involucrados con esta organización.

En casos como Francia, no estaba el presidente, sino que el opositor que estaba tratando de traer calma a su nación.

Ellos eran quienes por descuido en algunos casos dejaron que estos bastardos se filtraran desencadenando un conflicto y llevando a esta situación en donde un Dios había tratado de entrar a este mundo.

“Quiero una Europa unida y si esto vuelve a suceder en el futuro, quemaré sus naciones hasta los cimientos.” Ordenó la niña en una voz simple y mirando a los presentes, agregó. “Y crearé mi propio reino.”

Las personas al otro lado estaban aturdidas por la orden y…

“Por supuesto, Su Majestad. Cumpliremos su pedido.” Respondió la Reina Margaret dando una sonrisa mientras se inclinaba formalmente.

Los demás asintieron y respondieron afirmativamente… No tenían otra opción, no cuando una Primordial les estaba dando una orden y menos cuando ellos obviamente sabían lo que casi estuvo por suceder a este mundo.

Si un dios descendía a este mundo… Nadie deseaba saber qué era lo que ocurriría a este planeta.

Y tampoco nadie quería que la Primordial conocida por ser más problemática, creara algún tipo de reino infernal en la tierra.

“Oh, también durante unos meses habrá una ola de calor algo extrema…” Avisó la niña antes de balancear su mano quitando las pantallas de fuego.

Entonces en silencio dio una mirada a las personas que todavía no estaban muertas y luego le dio una mirada él.

“Si te encargas de darle un final a este horrible espectáculo, puedes quedarte con todo lo que tienen.” Dijo Jezabel observando.

Quedarse con todo lo que la organización tenía… Dinero, negocios y prácticamente todo lo que tuvieran.

Todo para hacerse cargo de un espectáculo y darle un final a la organización.

Ella no se iba a molestar por pequeños asuntos, así que estaba dispuesta a dejar a otro que tomara el trabajo.

“Lo haré.” Respondió Víctor y observando a la mujer, pidió. “Pero quiero saber a lo que te refieres con la necesidad de este mundo.”

Jezabel hizo referencia a esa necesidad y Víctor quería saber lo que se refería.

Si el mundo tenía una necesidad, entonces era necesario conocerla y si bien Víctor no le importaba tanto la tierra, este mundo era en donde vivía.

En este momento no tenía ningún plan a futuro, excepto ganar dinero y sobrevivir, no obstante, seguía siendo un terrícola.

“Bien.” Respondió la niña antes de desaparecer.

Víctor quedó solo en la sala y observando a la gente sin ojos y entonces suspiró.

Tenía mucho trabajo que hacer… Aunque esta vez la recompensa que podría obtener era alta.


mode_commentComentario de Evil_Warlord

Espero que disfruten el capítulo y también espero que disfruten de la historia paralela. Recuerden que pueden unirse al Discord si lo desean.

Discord


Comentarios del capítulo: (0)


tg-capitulo-590
TG - Capítulo 590
35888
787

Fecha.

Capítulo 590: Fecha.

Clémentine observó la sala en la casa en París en donde su padre por lo general vivía.

Desde hace mucho tiempo no venía a esta casa en donde había vivido en su infancia.

Incluso como una psiónica con una alta fuerza mental, tenía dificultades para recordar los tiempos en esta casa.

Aunque era una niña cuando su madre estaba viva.

La sala tan hogareña era diferente a la elegancia fría de la casa en la Ciudad Atlántida, pero incluso con esa decoración hogareña no había calidez, solamente frialdad.

Ella se quedó observando y pensando sobre su madre y lo que le había contado Agatha sobre la misión en la cual su madre se vio involucrada y en la cual desapareció.

Tenía curiosidad para preguntar, pero esta vez tenía otro asunto sobre el cual preguntar.

La puerta se abrió y desde la entrada su padre vestido élegamente entró observándola.

“Ya fui a despedir a tu hermano.” Dijo el hombre llevando una expresión estoica.

Si le agrado tener un almuerzo con sus hijos, no lo mostró en su rostro y permaneció tan estoico como siempre.

El hombre era uno de los rangos SS psiónicos más poderosos de este mundo y era un hombre que mostraba poco sus emociones.

“Voy a viajar por el Plano Astral.” Reveló Clémentine en un tono serio.

Reflexionó sobre cómo hablar con el hombre y había estado titubeando en cómo decirle que viajaría por el Plano Astral más allá del velo, pero no había encontrado el modo.

Nunca le había pedido permiso para salir a fiestas o con amigos cuando era una adolescente y menos tener una cita… Siempre se trató de mejorar su capacidad.

Sin embargo, ella entendía que su padre se preocupaba y que ahora los ojos celestes del hombre se volvieran púrpuras por la energía psiónica dejó a la vista la preocupación.

La expresión del hombre estaba completamente seria y luego se sacó la chaqueta antes de deslizar su mano por su cabello rubio.

Clémentine quiso mantener la seriedad, pero no pudo evitar dar una sonrisa.

“Eres una hija problemática.” Murmuró el hombre y observándola, cuestionó. “¿No te pedí que viajaras cuando alcanzaras el rango SS?”

Fue una promesa hace tiempo y ella no había viajado por el Plano Astral más allá del velo, así que mantuvo su promesa.

Y ahora, en vez de ir por su cuenta, le estaba avisando.

“Viajaré con el Fénix. Ella me está prestando atención desde que Agatha lo mencionó.” Detalló Clémentine tratando de usar todas sus cartas posibles.

Iba a ir… Tal era un hecho para ella y era lo suficiente grande como para tomar sus propias decisiones, pero no deseaba pelearse con su padre antes del viaje.

“Agatha…” Murmuró el hombre levantando la ceja y luego golpeó con su dedo la silla en donde se afirmaba. “¿Crees que el Fénix te protegerá allá fuera? Eres un rango S. No sabes lo que puedes encontrarte o si puedes protegerte.”

Estaba cuestionando al Fénix, la bestia santa de China y uno de los únicos rangos SSS de este mundo… La criatura psiónica más misteriosa y fuerte de la tierra.

La manera en la que advertía daba la impresión de que conocía el peligro del Plano Astral, algo raro cuando mencionó que no era un viajero.

“Es verdad que no lo sé. Pero prefiero entenderlo al lado de un rango SSS que en solitario.” Respondió Clémentine y observándolo detenidamente, le dio una media sonrisa. “Soy una Viajera, padre. La facilidad de movimiento para mí es natural.” 

La facilidad para viajar era increíble para ella.

Tenía una alta capacidad para los viajes y también aprendía rápido sobre cómo moverse y ella era tan hábil que podía viajar con su verdadero cuerpo por ese mundo de conceptos e ideas.

Quería aprender con el Fénix, porque quería viajar y lo haría.

“Siempre me has contradicho. Cuando te mencioné que ir a la Academia de Héroes era una pérdida de tiempo, tú fuiste. Cuando decidiste realizar tus pasantías en Zerzura, lo hiciste.” Dijo el hombre mirando hacia adelante.

No era una queja o una crítica, era una mezcla de suspiro agobiado y cariño por alguien problemática.

Clémentine no pudo evitar sonreír.

A pesar de que su padre insistió en que entrara a la Iglesia del Orden, siempre aceptó sus decisiones.

“Ve y cuídate. También recuerda ignorar cualquier voz… No importa lo que veas o escuches.” Dijo el hombre y observándola, añadió. “Y también espero que tengas en cuenta la idea de entrar a la iglesia.”

La advertencia fue seria y Clémentine asintió solemnemente.

Incluso si iba a viajar con el Fénix, ella necesitaba estar cautelosa… Después de todo iba a ser su primer viaje.

******

En una torre mágica en alguna parte de Londres, Érica que estaba en el interior, escuchó el golpeteo de la puerta.

Al frente de ella estaba los últimos avances de su hechizo y al ser distraída, Érica chasqueó la lengua.

Estaba usando cada hora de su tiempo para desarrollar su hechizo y entrenar, dejándola básicamente sin nada de tiempo para otras tareas.

Para ella, las únicas vacaciones antes del Portal Abismal fueron su visita a Zerzura.

Por tal razón, le desagradaba que la interrumpieran en medio de su investigación.

Dirigiéndose a la entrada luego de ocultar su hechizo, frunció el ceño al sentir la presencia al otro lado.

“Bienvenida, madre.” Saludó Érica a la mujer que estaba al otro lado.

La mujer tenía un cabello rubio y ojos azules y a diferencia de ella no era lacio, sino que enrulado y la mujer tenía un peinado altamente preparado.

El vestido que ella llevaba destacaba de inmediato y cualquiera que la viera levantando una ceja de manera inquisidora, se daría cuenta de que tenía una atmosfera de aristócrata.

La Duquesa Josephine la observó seriamente.

“Estás hecha un desastre.” Dijo la mujer al fruncir el ceño. “¿Qué pasaría si otra persona era quien te llamaba?”

Érica que recibió la mirada fija de la mujer, giró su cabeza a un espejo cercano y se dio cuenta de que tenía el cabello desarreglado y algo de cansancio en sus ojos.

Sin embargo, este no era el peor estado en el que podría haber estado.

“No pasaría nada, madre. Quizás mencionara que soy guapa. Algo que heredé de ti, madre.” Respondió Érica permitiendo que la mujer entrara.

No le importó que su madre la cuestionara desde el principio, ya que esa clase de mujer era su madre… Alguien que le daba importancia a la apariencia y a la imagen.

Su alago relajo la expresión de su madre, quien entró y le dio un anillo espacial.

“He preparado algo para ti.” Dijo la mujer y en calma, explicó. “Todos los suministros que necesitaras.”

Érica tomó el anillo espacial y se dio cuenta de que era un anillo que podía guardar en otros anillos.

En el interior estaban muchos tipos de pociones y brebajes junto a ropa, comida y utensilio diarios.

Todo lo que Érica ya tenía estaba de vuelta aquí y ella sonrió al ver que la ropa era nueva y estaba encantada o tenía algunas funciones de defensa.

Era básicamente un regalo.

Su madre no era una persona que mostrara preocupación directamente, sino que lo hacía por estos medios.

“Gracias, madre.” Dijo Érica y guardando el anillo, observó los ojos azules de la mujer. “No tienes que preocuparte. He estado entrenando mucho y me han aconsejado bien.”

Había entrenado con Alice, Rupert, Cesar y Nicole en sus mini vacaciones en áfrica y tanto como las dos hermanas Campbell y Akira le dieron consejos.

Las hermanas también aconsejaron y si bien algunos consejos fueron algo extraños, luego Aurora le paso varios detalles a los que tenía que tener en cuenta.

No solamente se trataba de tener suministros, sino que sus ideas de los portales tenían un escenario limitado y algunos consejos que solamente alguien con experiencia podía dar.

Érica no iba a decir que tenía toda la confianza del mundo, pero estaba preparada hasta donde había podido.

“El portal ya tiene fecha.” Dijo su madre de repente.

Ya tenía fecha… Érica asintió.

Ya se había decidido el día en el cual partiría y no faltaba demasiado, por tal razón Érica estaba usando todo el tiempo que tenía para entrenar o mejorar su hechizo.

El libro de notas que obtuvo le permitió a ella progresar rápido, así que con cada momento que le daba a investigar podía avanzar un paso a la vez.

Quizás eran pasos pequeños, no obstante, se acumularían y eventualmente le permitirían dar un paso para avanzar aún más.

“Se ve que tienes confianza.” Murmuró su madre y observándola, titubeó y declaró. “Aun así, ten cuidado. Recuerda que es peligroso. Mantente cerca de la Directora Meredith o de Cécile.”

Debía mantenerse cerca de cualquiera de los dos rangos SS y aunque Érica no era muy cercana a esas mujeres, la había conocido antes.

Era normal tener contacto con tales individuos cuando su madre era una aristócrata prestigiosa y su padre lideraba el gremio más importante de Gran Bretaña.

“Lo tendré en cuenta, madre.” Respondió Érica dando una sonrisa.

Estaba nerviosa por ir al Undécimo Portal Abismal, pero lo quería hacer… Después de todo, no podía quedarse para siempre encerrada en una torre mágica, no cuando ella empezó como una maga de guerra.

******

Aurora en la sala principal en el edificio de Zerzura revisó su peinado y luego su ropa.

Llevaba una chaqueta y una camisa que estaba más cerca de estar del lado formal, que del lado cómodo y ligero.

Ella volvió a revisarse.

“Sabes que no tiene que ir si quieres, ¿cierto?” Preguntó Alice que la observaba desde atrás.

Ayer conoció a su cuñada… Tal idea era tan aterradora como la nota que le había dejado.

Algo había sucedido en la torre mágica de su hermano y aunque Aurora no pensaba demasiado del tema, su hermano era un mago reconocido mundialmente.

Todos se volvían loco por sus secretos y si alguien pudo hacer algo en la torre mágica delante de la mirada de una Primordial… Entonces era grave.

“¿Y qué quieres que haga? ¿Que ignore todo?” Preguntó Aurora levantando su ceja.

“Bueno, lo has estado haciendo hasta ahora.” Respondió Alice y dando una sonrisa, señaló. “No te preocupes, te acompañaré.”

Aurora observó la sonrisa burlona de su hermana.

Se estaba divirtiendo al verla a ella tan nerviosa y la manera que se preparaba, pero Aurora no dijo nada… Después de todo, le agradaba que Alice la acompañara y estuviera a su lado.

Su hermana tenía una actitud mucho más ligera cuando se trataba de estos asuntos y Aurora iba a ir, ya que necesitaba averiguar lo que sucedía.

Esta vez no podía ignorar todo como siempre estuvo haciendo y necesitaba enfrentarlo.

“¿Vamos?” Preguntó Alice en calma.

Aurora le dio una mirada seria y…

“¿Vas a ir de esa manera?” Preguntó Aurora frunciendo el ceño.

Alice llevaba ropa casual, pero nada formal y parecía que iba a comprar a la esquina en vez de visitar una torre en donde podía encontrarse una Primordial.

La respuesta de su hermana a su nerviosismo fue una risa descarada que se transformó en una carcajada.

Aurora se puso roja de vergüenza.


Comentarios del capítulo: (0)