tg-capitulo-591
TG - Capítulo 591
35909
788

Dibujo.

Capítulo 591: Dibujo.

La Primera Mansión en la Ciudad Atlántida era tan tranquila como siempre a pesar de que estaba en el centro de la ciudad.

Aurora al entrar con su hermana notó que los círculos mágicos seguían funcionando.

El interior de la sala estaba completamente limpió e incluso el aire interior no estaba estancado.

Sus padres no se quedaron aquí cuando vinieron, así que la limpieza se debía a los círculos mágicos que seguían manteniendo el edificio perfectamente.

“¿Me veo bien?” Preguntó Aurora mientras miraba a su hermana.

“Por quinta vez, te ves bien.” Respondió Alice agitando la cabeza y abriendo una bolsa de papitas, señaló. “No entiendo por qué estás tan nerviosa.”

Aurora le dio una mirada extraña a la calma de su hermana y…

“Vamos a conocer a una Primordial. Conozco suficiente de teología como para saber que ella es extremadamente poderosa.” Respondió Aurora y dando una mirada a su hermana, murmuró. “Y no quiero dar una mala primera impresión.”

Si fuera antes, ella se pondría a la defensiva y haría lo que fuera para evitar venir a este sitio y conocer a una Primordial.

Esa primordial podría revelar secretos o hablar demasiado, así que averiguar un poco era para Aurora descubrir más de lo que la rodeaba.

Sin embargo, en este momento, ella quiso venir y si bien estaba nerviosa, no era hasta el punto de estar a la defensiva, como la vez que conoció al Dios Celestial Zabathza.

A diferencia de conocer a ese Dios que tuvo que hacerlo prácticamente obligada, aquí ella estaba viniendo voluntariamente y si bien técnicamente no la conocería por primera vez, ya que la vio antes, seguía siendo una presentación formal.

“Como digas.” Murmuró Alice dando una pequeña sonrisa.

Su hermana estaba controlándose para no burlarse de lo nerviosa que estaba y Aurora, en vez de prestarle atención, continuó al sótano.

El sótano estaba silencioso y si bien ella encendió la luz, no había nada destacable aparte de los círculos mágicos que estaban instalados aquí.

Sin embargo, esta vez una puerta apareció de repente y Aurora dándole una mirada a su hermana, tragó y abrió la puerta.

Había venido aquí antes hace ya tiempo y ahora estaba volviendo para encontrarse posiblemente con una Primordial.

Lo que estaba al otro lado de la puerta fue el pasillo a la sala principal y Aurora caminó hasta el cuadro que estaba colgado a mitad del pasillo.

Ella le dio una mirada de reojo, pero al no notar la niña grabada en el cuadro se relajó un poco antes de mirar al hombre que estaba pintando.

El hombre que estaba pintando llevaba una túnica antigua y estaba al frente de un trono, mientras que a su alrededor muchas personas lo rodeaban.

Uno de ellos era el Duque Kristoph, pero también muchas otras personas que Aurora suponían que eran importantes.

“No es guapo.” Dijo Alice de repente y cuando Aurora se giró para mirarla, señaló. “Tu hermano, Karzhal. No es guapo. No entiendo como una Primordial… Una Diosa se enamoró de él.”

La mirada de Alice era seria y honesta, llevando a que Aurora diera otra mirada al cuadro.

Su hermano tenía cabello negro y ojos negros, pero en cuanto a las facciones, estaba más del lado promedio de que de alguien guapo.

Era un hombre masculino y tenía facciones similares a su padre bien marcadas, pero en cierta forma su padre estaba del lado promedio en la apariencia.

“También es tu hermano.” Dijo Aurora y viendo que Alice fruncía el ceño, agregó. “Y tiene la mirada de madre. No es algo que yo haya heredado.”

El hombre estaba dando una sonrisa casual y ligera, no dando una sensación de poder o de grandeza, sino que de normalidad y parecía amigable si no fuera por los ojos negros.

Los ojos negros daban la impresión de que brillaban con una indiferencia extrema y eran ligeramente siniestros… Similar a su madre.

“¿Crees ella que se enamoró de los ojos de madre?” Preguntó Alice mirándola extrañamente.

Aurora le dio una mirada al cuadro otra vez, ignorando la ambigüedad en la pregunta de Alice.

“Supongo que cuando te enamoras la apariencia importa la primera vez, pero la personalidad atrapa.” Respondió Aurora y observando a su hermana, cuestionó. “¿Crees que ella es demasiado para él?”

¿No era una pregunta obvia?

Su hermano no era guapo y estaba saliendo con una diosa… Ciertamente, no sedujo a la mujer con su apariencia, sino que la actitud y personalidad, algo que Aurora podía encontrar atractivo.

Aurora le gustaba Kairos y el hombre era malditamente guapo, pero era alguien que se avergonzaba con cosas pequeñas y que era entusiasta con la idea de acercarse a ella y esa fue la razón por la cual ella quiso acercarse.

Y cada vez que lo conocía más y ambos se acercaban, a ella le gustaba más.

“Sí. ¿No es obvio?” Respondió Alice levantando la ceja como si la pregunta le pareciera tonta y observando el cuadro, declaró. “Ella es una Diosa.”

Esta vez no se estaba refiriendo a que la Primordial era una Diosa literalmente, sino que se refería a la apariencia.

Aurora reflexionó sobre la belleza de esa niña y como solamente la había visto en una forma infantil, dudó un poco.

“Diría que es linda y encantadora, pero es demasiado llamarla Diosa… Incluso sí la imagino adulta.” Murmuró Aurora y con curiosidad, preguntó. “¿Has visto como es de adulta? ¿Hay alguna imagen o algo así?”

Ella solamente tenía en mente la figura de la niña y no iba a negar que la niña era linda, encantadora y daba la impresión de inocencia.

Aunque cuando uno se encontraba con los ojos de la niña todo cambiaba.

Así que estaba curiosa por saber que se consideraba ser una ‘diosa’ en la mente de su hermana.

Alice tenía un cuerpo bastante atractivo y su piel blanca, suave y bien cuidada, era única ni hablar de los labios tan suaves o las pestañas largas… Si su hermana usaba un vestido que mostrara una mayor piel, podría dejar idiotizado a los hombres y mujeres.

“¿Imagen? Si ella es pintada, grabada o incluso recordada, aparecerá directamente. Solo puede ser pintada cuando ella lo desee.” Dijo Alice como si fuera obvio y al darse cuenta de que estaba hablando con un entusiasmo y fervor único, agregó en calma. “Y solo se muestra adulta cuando lo desea.”

Aurora recordaba algo de eso en su clase y ahora se puso a pensar tratando de imaginar a la niña comiendo un helado y… Tembló de pie a cabeza cuando la niña apareció en su mente comiendo y le guiño un ojo.

Fue todo tan realista que ella volvió a temblar.

Alice levantó una ceja y la observó, entonces dio un suspiró similar a los padres que suspiraban por un niño ingenuo y le palmeó el hombro.

Fue un suspiro de resignación bastante extremo.

“Ten cuidado. Sus creyentes no se toman bien que ella sea profanada.” Dijo Alice y empujándola para que se moviera a la sala, murmuró. “No te preocupes, te cuidaré.”

El murmullo era similar a una madre que cuidaba a su hijo más problemático y que hacía todo lo contrario a lo que le advertían.

Aurora se puso roja y avanzó a la sala.

¡Había tenido curiosidad! No era como si todos los días pudiera poner en práctica la idea de que una Primordial aparecería independientemente si estaba pensando en ella o la estaba dibujándola.

La forma que Alice se burlaba de ella aumentó su vergüenza y Aurora caminó a la sala, tosiendo para tratar de controlar su vergüenza.

“Siempre fui una niña un poco despistada.” Murmuró Aurora en excusa.

“Lo sé. Despistada, problemática y curiosa.” Replicó Alice de inmediato.

La sonrisa de Aurora tembló y ella prefirió ignorar a su hermana y centrarse en la sala.

Al igual que la mansión principal, la sala estaba bien arreglada, con los sillones en el centro y el televisor al frente y no había rastros de que alguien hubiera entrado o de la presencia que buscaban.

“Vengan niños, hoy les contaré una historia.”

Una voz sonó de repente y Aurora que se asustó y parpadeó sorprendida mientras desenfundaba su espada.

La voz vino del televisor que se había encendido y que estaba mostrando una caricatura hecha con dibujo.

El dibujo era increíble y Aurora volvió a parpadear al ver una llama flotando en unas antiguas pirámides y un desierto.

“Había una vez un alma que reencarnó en la tierra con todos sus recuerdos. Esta alma tenía el conocimiento de su anterior vida y se apoderó de la civilización y la ayudó a avanzar.”

En la imagen apareció un dibujo de un alma traslúcida que cayó en la panza de una mujer y luego de un túnel de oscuridad, aparecieron parteras recibiéndolo, mientras que de fondo se escuchaba el llanto del bebe y las órdenes de la partera.

El dibujo del bebe cambió rápidamente al igual que sus alrededores y paso de un niño inteligente, a un joven maduro y se convirtió en un hombre que introdujo avances a una civilización atrasada y la ayudó a progresar.

Tuvo muchas aventuras y luchó en contra de ambiciosos por poder hasta que se convirtió en un hombre que gobernó las antiguas tierras de Egipto… Se convirtió en un faraón.

“En ese momento en donde la barrera dimensional estaba debilitada, ese faraón podía usar magia y controló la vida y la muerte de sus más leales servidores con su magia nigromántica.”

Revivió a los muertos, ayudó a curar enfermedades y enseñó a sus discípulos magia nigromántica, permitiéndole extender su dominio e iniciar guerras para expandir su territorio.

Se convirtió en un Faraón adorado como un dios de la muerte.

Entonces el dibujo paso del hombre dibujado infantilmente y se extendió a la vista aérea de la capital, expandiéndose hasta el cielo en donde estaban varias figuras mirando desde arriba.

Las figuras tenían diferentes formas, algunas eran elementos naturales como tierra, fuego, aire, viento, otros tenían distintas formas que representaban conceptos como espadas, monedas y formas de herramientas.

Entre todas esas figuras y objetos estaban figuras de animales y una con la forma de gato en particular.

“Los guardines del mundo estaban débiles y un bicho entró a su casa en su momento de debilidad trayendo cambios. Ellos debatieron y aquella que representaba a las bestias, decidió que era un buen cambio y descendió por su cuenta.”

Una bestia en forma de gato descendió y conoció al ‘bicho’… Al faraón que tenía los recuerdos de su vida pasada y que gobernaba esas tierras.

Ambos se conocieron y se relacionaron, el faraón descubrió quien era la bestia y ambos se acercaron y se hicieron más que amigos.

En la caricatura se podía ver al faraón y a la gata yendo para todas partes, caminando, conociendo y… Acostándose en la misma cama mientras las sabanas se agitaban y se escuchaban maullidos.

Aurora levantó la ceja al ver que el hombre salía de las sabanas completamente desnudo, en una escena demasiado evidente.

Y entonces, esa noche, el faraón apuñaló la bestia.

“El poder que el faraón había tenido en su vida anterior era alto… Y lo quería de vuelta, buscando controlar la esencia de una de las Guardianas de la Tierra, y para hacerlo no le importó recurrir a métodos violentos.”

El hombre apuñaló a la bestia en el momento de menor guardia y lo hizo varias veces con un arma hecha de almas y sangre, que tenía resentimientos de los miles de muertos y logró herirla.

La Diosa Bastet huyó en su forma de animal herida mientras su esencia era carcomida lentamente y debilitada por el arma.

Un arma que lastimó a una diosa… Aurora vio como la bestia mítica que tenía una forma de gato cayó al desierto, herida y enfurecida.

“Ella maldijo al faraón y a su gente antes de que su esencia desapareciera para advertir lo sucedido. Y los dioses debilitados que se dieron cuenta de que uno de ellos cayó, tomaron la decisión de unirse… Se volvieron uno.”

Todas aquellas formas que miraban desde arriba se unieron en una masa de diferentes conceptos y deidades, entonces cuando se convirtieron en una sola criatura grotesca, decidieron reforzar la barrera dimensional con su nuevo poder combinado.

Y la tierra volvió a perder su magia, llevando a que el faraón se diera cuenta de que fue descubierto.

La maldición de la diosa cayó sobre el faraón y su civilización, trayendo pestes y enfermedades que arrasaron las aldeas del poderoso faraón.

A pesar de que el faraón estaba ayudando con su magia y sus miles de adeptos, cuando la barrera dimensional se fortaleció, la magia empezó a desaparecer.

El faraón en el dibujo entró en pánico, trató de recordar como abrir una brecha, buscó y rebuscó por todas partes, pero la gente se levantó en su contra, queriendo asesinarlo.

Entonces tomó una decisión… Se resguardó a él mismo y su gente en pirámides subterráneas.

Forzó todo su imperio a construir enormes pirámides subterráneas y él aprovechó la magia para momificarse con su gente, esperando el momento en el que la energía mágica volviera.

Sus almas fueron resguardadas en un mural que el faraón había preparado y los cientos de miles y miles de almas que fueron utilizadas para construir la ciudad quedaron atrapadas.

Entonces el tiempo pasó rápidamente y la civilización fue olvidada, pero otros vinieron, tomaron sus ideas y la hicieron suyas.

Sucedieron guerras y catástrofes arriba de las pirámides que esa antigua civilización construyó, y todas las almas que murieron en esas tierras no iban al Río de la Reencarnación, sino que eran tragadas por los murales.

Todo mientras la grotesca criatura en el cielo observaba preocupado.

Entonces llegaron a los tiempos modernos y se dibujó las calles de Egipto, mientras que en el fondo una pantalla revelaba un torneo del juego de Terra nova, y en ese escenario un hombre con una expresión simple descendió de un taxi.

Ese hombre, con su varita mágica que le permitía usar magia y con una esfera de fuego que lo seguía, buscó entre las antiguas tierras y encontró la pirámide subterránea y se adentró a ella.

Al adentrarse a la pirámide, encontró las antiguas barreras y círculos mágicos que tragaban las almas y las destruyó.

Sin embargo, había miles de almas en los murales y el hombre, al verlo, tuvo una idea y un foco se encendió arriba de su cabeza.

El dibujo del hombre tomó los murales con millones y millones de almas para luego llevarlo a su torre mágica y la instaló, asintiendo cuando todo terminó.

Y entonces el hombre desapareció y el escenario cambió a donde estaba la criatura grotesca y la animación de dibujo dio un pulgar en alto y mostró como las almas que morían en esas tierras finalmente iban al Río de Reencarnación.

El hombre y la entidad grotesca se dieron la mano como si el trabajo hubiera terminado.

“El hombre cooperó con los Dioses de la Tierra, quienes estaban preocupados y limpió la tierra de un peligro latente que terminaría despertando, entonces cuando la energía mágica apareció…”

La voz no tuvo que seguir, ya que Aurora sabía lo que seguía, pero lo que continuó la sorprendió.

Varias figuras con máscaras cubriéndose entraron en la misma entrada y cuando salieron, algo cambio y tiempo después los no-muertos aparecieron.

Los antiguos cadáveres momificados surgieron y se levantaron, matando a la gente y para sorpresa de todos, aquellos que murieron, volvían a levantarse.

Sus almas iban al río de reencarnación, pero sus cuerpos quedaban como carcazas vacías, similar como aquellos cadáveres de la antigua civilización.

“Cuando la energía mágica apareció, otros desencadenaron lo que el increíble hombre había evitado hasta este momento. Despertando una calamidad de muerte.”

El dibujo volvió a pasar rápidamente y esta vez fue la entrada de la torre mágica en donde estaban los murales y ahí aparecieron malhechores cubiertos por un aura siniestra y ellos se llevaron un mural en donde estaba el alma de ese antiguo faraón.

Momentos después, una niña somnolienta que bostezaba despertó y vio la gente muerta por murales y abrió su boca asustada y con miedo antes de correr y escribir una nota.

Aurora ya sabía todo lo que sucedía después y como la niña fue avisarle.

La pantalla se apagó de repente y el silencio volvió a surgir, pero Aurora de inmediato se dirigió al pasillo hacia la puerta trasera.

Empujó la gran entrada doble y notó el pasillo con los murales egipcios y también percibió la frialdad y el sentimiento siniestro.

A pesar de que no lo podía ver, sus instintos le advertían del peligro y ella igualmente caminó hasta que encontró una pared vacía.

Ahí faltaba un mural… El mural que contenía el alma del faraón y gran parte de su gente.

¿Cuántas almas estaban en estos murales? Aurora no podía entender la magnitud.

“La única forma para darle libertad es purificarlas, ya que si son liberadas vagarán por la tierra, trayendo muerte y absorbiendo la vitalidad de los vivos.” Dijo Alice en voz baja y luego, agregó. “Igualmente, si son purificadas, quedará el rencor y vestigios de esas almas, lo que será una defensa decente.”

Aurora, al escuchar el tono tan indiferente de su hermana, se movió al final del pasillo y encontró los pasillos a diferentes habitaciones en donde estaban los círculos mágicos.

No era que alguien se hubiera enterado de que esta mansión era de su hermano y hubiera querido entrar por la entrada de ‘principal’, sino que alguien vino por aquí y robó el sistema de seguridad.

La niña no se despertó, porque no era que alguien tocó la puerta y vino a robar algo de adentro, sino que robaron el mismo sistema de seguridad… Un robo algo extraño.

Aunque ese sistema de seguridad era altamente peligroso.

“Ya no necesitaremos esa seguridad.” Dijo Aurora en un tono serio.

No tenía sentido dejar esos círculos mágicos y era preferible desactivarlo para que nadie volviera otra vez.

Era cierto que la voluntad de una Primordial estaba en la torre, pero estaba protegiendo solamente la torre y era obvio que no estaba totalmente concentrada en la tarea.

“Entiendo.” Respondió Alice y observándola, preguntó. “¿Y qué haremos con lo demás?”

¿Qué harán ahora que se enteraron de muchos asuntos cuestionables? Aurora no tuvo que pensar demasiado.

“Movernos.” Respondió en calma.

No sabía que iban a hacer los ladrones con el mural, pero lo que fuera que hicieran, Aurora quería evitarlo.

Después de todo, no quería que la calamidad no-muerta verdaderamente despertara.


mode_commentComentario de Evil_Warlord

Al menos cuatro capitulos esta semana. Gracias por leer.


Comentarios del capítulo: (0)


tg-capitulo-592
TG - Capítulo 592
35942
789

Quedarse atrás.

Capítulo 592: Quedarse atrás.

Clémentine al pie de la montaña en donde estaba el templo de los monjes, leyó los últimos mensajes.

Ella les había mencionado a todos sus conocidos que iba a estar ocupada por un tiempo y si bien contó un poco sobre que era ser un viajero, no reveló cuál iba a ser su siguiente misión.

Si Clémentine era sincera, la sola idea de que ella iba a viajar a otro mundo era, de por sí, extraordinariamente irreal.

Si uno de sus compañeros le decía que iba a viajar a otro mundo, ella no le creería, así que prefirió no contar demasiado.

También estaba la idea de que esta era una misión personal del Fénix y Clémentine no quería hablar demás.

En su tiempo en Zerzura aprendió a que había que tener cuidado con la información clasificada, incluso cuando se trataba de sus compañeros.

Más importante que todo, no quería asustar a sus compañeros por esta misión y prefirió mencionar que se iba a quedar a entrenar sin salir del templo y sin tener contacto.

Clémentine había leído varios libros en el templo y las advertencias tanto de su padre como de otros monjes siempre fueron claras… El Plano Astral era peligroso.

Hacer que sus compañeros se preocupen no era lo ideal y más cuando esto era algo que ella quería hacer.

Leyendo los últimos mensajes de despedida de todos sus compañeros y luego de su padre y hermano, Clémentine cerró su reloj holográfico y sus alrededores se distorsionaron al instante.

Entrando a un mundo de color púrpura ilimitado, viajó por los alrededores con su verdadero cuerpo y luego se adentró a una torre, dirigiéndose a una habitación privada.

En el interior estaba la pluma de fuego y ella se acercó a un espejo.

Este mundo era creado a partir de poder mental, pero la habitación no era ilusoria o algo de ese estilo, la cama era de algodón siendo bastante cómoda y agradable mientras que la decoración era exquisita.

Dentro de la torre, ella podía oler el perfume de limpieza de la habitación y podía escuchar ruido de afuera mientras que podía acostarse y dormir en el interior.

Todo fue creado por el poder del Fénix que daba forma a una nueva realidad en este mundo y ella ahora se miró en el espejo.

Llevaba un traje ajustado de una sola pieza con líneas púrpuras que le permitían activar barreras de emergencia en caso de que algo sucediera.

Era un traje puramente psiónico, ya que lo mágico no funcionaba bien en este mundo y era un traje hecho en la Empresa Agmar de su padre que se dedicaba lo psiónico.

Ella también llevaba aretes, brazaletes y su reloj holográfico similar a los nuevos que se usaban para los portales abismales.

Clémentine estaba lo más equipado posible para esta misión y para lo que fuera a venir, hasta había llevado comida y suministros.

Al viajar con su propio cuerpo significaba que tenía necesidades y si bien había formas de evitar alimentarse o ir al baño, gracias comidas o pergaminos que nutrían el cuerpo, ella llevaba comida normal y mágica por si acaso.

“¿Lista?” Preguntó el Fénix que la estaba esperando.

“Sí.” Respondió Clémentine en un tono serio.

Sus alrededores fueron quemados totalmente por llamas púrpuras y entonces una figura de fuego gigantesca apareció delante de ella.

Clémentine la observó.

El ave era gigantesca, con cerca de cincuenta metros de envergadura, con sus alas abiertas y cerca de veinte metros de longitud, desde su gigantesco pico hasta su cola.

Las plumas eran creadas por llamas púrpuras que parecían fusionarse con este mundo y Clémentine sintió la presión mental y física, que la agobiaba.

La cabeza de la criatura descendió y la observó con el gigantesco ojo detenidamente, entonces bajó la cabeza.

“Sube.” Ordenó el Fénix.

Su voz femenina era dominante y clara.

La estaba invitando a subir a la cabeza y Clémentine observó esas plumas púrpuras que parecían arder y luego de tragar con dificultad flotó a la cabeza.

Al pisar la cabeza sintió la suavidad de las plumas y una fuerza externa a ella, la mantuvo afirmada en la cabeza.

Las llamas púrpuras no la quemaron, sino que parecían protegerla, purificando tanto su alrededor como eliminando cualquier influencia.

Entonces la gigantesca ave, abrió sus alas aleteando en este Plano Astral causando olas en la energía púrpura y dio vuelo.

Clémentine volaba por este mundo púrpura, pero ella no se podía comparar con Fenghuang, quien parecía volar por el cielo abierto.

No había direcciones en este mundo, excepto el velo que cubría el Plano Astral de la tierra y el Fénix voló directamente y a pesar de que no había distancia, el velo se acercó y luego de un momento lo cruzaron.

Sin romperlo o destrozarlo, dando la impresión de que tenía la llave para salir y entonces en el otro lado abrió las alas.

Cruzaron el velo… Tal idea sorprendió a Clémentine y ella sintió la pureza de la energía psiónica que componía este mundo.

Un púrpura ilimitado la cubría y el sentimiento era más fuerte que antes, generando una presión, similar a los que los magos sentirían al estar en un área con alta densidad de energía mágica.

Y Clémentine observó el exterior del Plano Astral de la tierra, viendo un ilimitado color púrpura sin fin, y en su visión, notó ruinas de palacios y estructuras tan misteriosas como extravagantes.

Un edificio hecho de lo que parecía carne, una estructura de miles, escaleras y puertas que no tenían sentido alguno o agujeros negros que parecían absorber a todo lo que tocaban.

Fenghuang voló en medio de todo esto, sin temor.

Pareciendo que había nacido para esto.

******

Leslie en la ciudad Atlántida se acercó a un restaurante y se adentró al área, notando en una esquina a la persona con la cual se vino a reunir

“Lo siento por la tardanza.” Dijo Leslie y al sentarse, sonrió. “Tenía algo de tiempo libre y el trabajo se ha detenido mientras siguen con la investigación, espero que no importe que te haya invitado hoy.”

El joven la observó y desvió la mirada al mozo para que se acercara.

Andrés estaba bien vestido, pareciendo ligeramente formal, con el cabello negro corto, bien peinado.

“No te preocupes. Yo también tenía tiempo libre, así que es bueno relajarse.” Respondió Andrés y…

“¿De verdad?” Preguntó Leslie con una sonrisa.

Era fácil darse cuenta de que Andrés mentía, ya que desviaba la mirada y no la miraba a los ojos y cuando ella hizo su pregunta, él suspiró.

“Me atrapaste. En realidad, estoy trabajando, pero quería darme un descanso.” Respondió Andrés.

Esta vez fue un poco más sincero que antes y Leslie lo dejó pasar al ver que venía el mozo para tomar sus órdenes.

Ella pidió la comida y una bebida para luego observar al joven.

“¿Es duro trabajar con Cesar?” Preguntó Andrés con calma.

Hizo la pregunta antes de que ella pudiera preguntar y Leslie reflexionó sobre su trabajo.

Estaba en la Academia Cernunnos con su grupo, actuando como cazadores de bestias mágicas peligrosas y mayormente grupos de rescate para bestias mágicas.

El entrenamiento era intenso y los enfrentamientos de vez en cuando eran peligrosos, permitiéndole a ella probar sus habilidades.

Cesar era el capitán que dirigía las misiones y técnicamente era su jefe.

Leslie lo había mencionado antes en la reunión y Cesar había hablado del tema, pero ahora Andrés estaba preguntando sinceramente.

“Aunque no lo creas, Cesar es más cauteloso de lo que puede parecer. No le gusta tomar riesgos.” Respondió Leslie.

Cesar era alguien feroz y un gorila atronador conocido por gustarle las batallas, pero era cauteloso y le gustaba investigar mucho antes de empezar sus misiones.

En este momento estaba investigando sobre los cazadores de bestias que llevaban las bestias a Egipto y quería tener toda la información antes de empezar la siguiente misión.

Tal característica era rara cuando uno pensaba lo feroz que era en las batallas y lo directo que llegaba ser.

“Bueno. Estuvo con Aurora, así que posiblemente aprendió a ser cauteloso de ella y lo feroz debe ser de Alice.” Supuso Andrés y entonces ambos se miraron.

Tanto Cesar como Rupert estuvieron con Aurora y Alice y era normal que aprendieran de ellas, aunque en este punto habían tomado sus propios caminos, empezaron ahí.

Era similar con todos los del grupo que iniciaron en sus prácticas a mitad de año y que ahora cada uno recorría sus propios caminos.

Sin embargo, había un punto que los seguía sorprendiendo…

“Alice es un rango SS.”

Ambos murmuraron al mismo tiempo y luego dieron sonrisas.

“¿Has visto el grupo de la academia de nuestro año? Están hablando de ella. Dicen que los novatos que entran también están hablando de ella. Tenemos un rango SS.” Dijo Andrés en calma.

“¿La han tratado como una heroína? Solamente fue un año.” Murmuró Leslie y agitando la cabeza, señaló. “Y he visto el grupo. Nadie puede creerlo.”

Alice era fuerte y siempre lo fue.

Sin embargo, el rango SS era considerado un rango en el cual muy pocos podían llegar y con solamente comparar el número de rango S con los rangos SS era fácil darse cuenta de la diferencia.

Y Alice había alcanzado ese rango.

En el grupo en donde estaban los compañeros que fueron en su año estaban sorprendidos y deslumbrados, al igual que las redes de la academia.

Lamentablemente, Alice no era de darle importancia y no era de hablar demasiado por esos grupos.

Si bien había dejado la academia, Alice no era de seguir en contacto.

“Aurora seguramente le seguirá.” Murmuró Leslie en voz baja.

“¿Tú también lo crees?” Preguntó Andrés y al verla asentir, señaló. “Ellas llevan años en el rango S.”

Literalmente años en el mismo rango y si bien para muchos significaba estar estancado, ellos sabían que antes Aurora no era de usar su espada.

Al menos, no como ahora y si bien no la habían visto luchar con todo, las grabaciones cuando luchó en contra de Cithrel seguían estando.

Era más, Leslie tenía el video de la batalla guardado.

¿Cuánto faltaba para que Aurora ascendiera? Siendo un rango S era capaz de luchar en contra de un rango SS y todos se preguntaban qué haría cuando alcanzara ese rango.

“Todos están avanzando.” Murmuró Leslie otra vez y ambos se miraron en silencio.

El mozo les trajo la comida y la bebida mientras el silencio seguía, entonces cuando se fue ambos comieron.

“Somos los únicos rangos A.” Dijo Andrés y Leslie asintió con una media sonrisa.

Ellos dos eran los últimos rangos A del grupo que fue a África en las prácticas hace mucho tiempo.

Leslie dio una sonrisa al ver que Andrés le servía la bebida y luego de tomar la copa, brindó con él.

“Para nada decepcionado, supongo.” Dijo Leslie.

“Por supuesto. Soy bueno en lo que hago.” Respondió Andrés y viendo que ella sonreía, señaló. “Y quiero ser mejor.”

Andrés no era simplemente bueno en lo que hacía, era excelente en su trabajo.

Sin embargo, nunca fue alguien que mostrara arrogancia abiertamente o que fuera tan directo con sus capacidades y en cierta forma era humilde.

Sus últimas palabras fueron lo que le llamaron la atención a Leslie.

“¿Así que tienes algo preparado?” Preguntó Leslie con curiosidad.

Era una pregunta que no necesitaba una respuesta detallada y Andrés respondió con una sonrisa.

No era que ellos fueran mediocres comparados a sus demás compañeros, simplemente que sus profesiones eran más difíciles de avanzar.

Leslie conocía algunos maestros de armas de rango S, pero el número de rango S con talentos relacionados con la tecnología era aún más bajo.

Existían, no obstante, no era fácil avanzar… Al menos no tan fácil como las demás profesiones y ahora Andrés dejó ver que quería avanzar.

“¿El motivo?” Preguntó Leslie sonriendo al ver al joven.

Andrés estaba mirando la copa mientras jugaba agitándola y estaba perdido en sus pensamientos, pero Leslie podía sentir la seriedad que emanaba.

El modo en el que quería mejorar no era una broma y era algo serio… Quizás Andrés no luchaba y ponía su vida en riesgo, pero sus trabajos no eran simples.

Así que Leslie quería saber la razón por la cual deseaba mejorar.

“Quiero poner a prueba mis habilidades.” Respondió Andrés y mirándola directamente, murmuró. “¿Qué tan fuerte soy? ¿Hasta dónde he llegado? Quiero ponerme a prueba y conocer mis límites.”

Quería ver cuáles eran sus capacidades que logró obtener hasta ahora y que tan lejos había llegado.

Leslie no pudo evitar perderse por unos segundos en los tan serios ojos de sus compañeros y sonrió sin poder controlarlo.

“Cuando lo descubras me encantaría saberlo.” Respondió Leslie levantando la copa para brindar.

Andrés no era de mostrar arrogancia y a veces se podía tomar como falta de confianza, pero él era bueno… Solamente tenía que ver lo increíble que era por sí mismo.

¿Y en cuanto a Leslie? Ella, al ver que el joven chocaba la copa con ella con una sonrisa, no pudo evitar tener ciertos pensamientos.

Ella se estaba quedando detrás de todos sus compañeros, quienes eran cada vez más fuertes y Leslie no quería quedarse atrás.

Al menos, no cuando Andrés quería avanzar.


Comentarios del capítulo: (0)